Está en la página 1de 6

Gestión y Política Pública

ISSN: 1405-1079
alejandro.campos@cide.edu
Centro de Investigación y Docencia
Económicas, A.C.
México

Gastélum, Carlos
Reseña de "Análisis y gestión de políticas públicas" de Joan Subirats, Peter Knoepfel, Corinne Larrue
y Frédéric Varone
Gestión y Política Pública, vol. XVIII, núm. 2, 2009, pp. 497-501
Centro de Investigación y Docencia Económicas, A.C.
Distrito Federal, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=13311978007

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Reseñas

................................................. ex­cesiva suponía la posibilidad de dise­


Análisis y gestión de políticas públicas, ños perfectos cuyas fallas se explicaban
de Joan Subirats, Peter Knoepfel, ya fuera por la perversidad o por la in­
Corinne Larrue y Frédéric Varone, competencia del procesamiento huma­
Barcelona, Ariel, 2008, 285 pp.
no. Acabado el mito de la racionalidad
por Carlos Gastélum total, nuevas reflexiones encaminaron
Egresado de la Maestría en Administración los esfuerzos para encontrar el modelo
y Políticas Públicas del Centro de
Investigación y Docencia Económicas (cide) o etapa de política que permitiera dar
coherencia a todo el proceso mediante

E l estudio de las políticas públicas


evoluciona de manera dinámica:
aquello que empezó por articular es­
la armonización de los elementos consi­
derados como clave.
Si bien es generalmente aceptado
fuerzos para incrementar la efectividad que no existe un modelo único que
del Estado en su intervención en el es­ pue­da resistir a cada una de las parti­
pa­cio público se matiza en la medida cularidades nacionales y locales, algo
en que el papel del Estado se transfor­ común existe en ese esfuerzo: el inten­
ma y la sociedad modifica sus relacio­ to por descubrir, a través de la expe­
nes frente a él. No es de sorprender que riencia y las aportaciones teóricas del
los estudiosos y profesionales del que­ mo­mento, las aristas analíticas no
hacer público busquen constantemen­ consideradas en modelos anteriores.
te encontrar el hilo negro que explique Análisis y gestión de políticas públi­
la buena elaboración de una política pú­ cas de Subirats et al. es la búsqueda
blica. Por un lado, la racionalización por aportar un modelo analítico que

VOLUMEN XVIII . NÚMERO 2 . II SEMESTRE DE 2009 Gestión y Política Pública 497


rese ñ as

per­mita comprender de manera prác­ Su análisis se centra en las llamadas


tica, pero a la vez profunda, el proce­ “ciencias de la acción”, en las que los
so de elaboración y gestión de las po­lí­ elementos principales provienen de
ticas públicas. Las reflexiones reunidas la so­ciología francesa de las organiza­
por los autores son el fruto tanto de cio­nes, la Escuela de Frankfurt, así
su experiencia académica como pro­ co­mo de algunas corrientes neomar­
fesional en Francia, Suiza y España. xistas.
La presentación del libro se reali­ Su marco teórico corresponde,
za en once capítulos divididos en tres pues, a un institucionalismo centra­
par­tes: marco teórico, claves del aná­ do en los actores, en el que, por me­
lisis y modelo de análisis. dio de la observación empírica, es
El presente documento es una in­ posible identificar estrategias, intere­
vitación a realizar una lectura deta­ ses y recursos que los actores son ca­
llada del texto que permita generar paces de movilizar a partir de su “po­
conclusiones propias. Para tal fin, la sición institucional.”
reseña se organiza de la siguiente ma­ La segunda parte del libro presen­
nera: primero, una descripción ge­ ta las claves del análisis, es decir, los
neral de los contenidos (a), segundo, distintos elementos que han de con­
las aportaciones y novedades de la for­mar las bases del modelo analí­
propuesta analítica (b), tercero, una tico. Estas claves corresponden a la
exposición sobre los límites del mo­ definición de qué es un problema pú­
delo (c) y cuarto, algunas reflexiones blico y cómo ha de plantearse en el
finales (d). espacio público; las reglas institucio­
a. Descripción de los contenidos. nales que han de tomarse en conside­
En la primera parte, consagrada al ración para legitimar de manera jurí­
mar­­­co teórico, Subirats et al. realizan dica la intervención del Estado y los
una amalgama de diversas corrientes distintos actores que deben entrar en
teóricas que han dominado el estu­ el juego, así como los recursos que tie­
dio de las políticas públicas, principal­ nen a su disposición para influir en
mente aquellas relacionadas con el el proceso de las políticas públicas.
aná­­lisis de las políticas públicas fren­ Finalmente, el modelo de análisis,
te a la teoría del Estado, la acción pú­ en la tercera parte, expone los seis pro­­
blica y la evaluación de resultados. ductos correspondientes al ciclo de

498 Gestión y Política Pública VOLUMEN XVIII . NÚMERO 2 . II SEMESTRE DE 2009


rese ñ as

políticas propuesto por los autores, teoría se utiliza como una herramien­
que son: la definición política del pro­­ ta para desmembrar las diferentes
blema público, el programa de ac­tua­ etapas del proceso de políticas, pero
ción político-administrativo (ppa), el no excluye la posibilidad de in­ter­pre­
acuerdo político administrativo (apa), tar los fenómenos específicos de cada
los planes de acción, los actos de im­ etapa del ciclo de políticas a par­tir de
plementación y los enunciados eva­ otras teorías.
luativos. Un modelo con coherencia interna.
b. Sobre las aportaciones del mode­ El modelo explica los pasos que se
lo. Ahora bien, ¿qué es posible decir ne­cesitan seguir para el desarrollo del
sobre las aportaciones del modelo análisis sin perder de vista la cohe­
analítico plasmado en Análisis y ges­ rencia sustantiva que ha de permane­
tión de políticas públicas? cer a lo largo del proceso de políticas
Un modelo analítico práctico. A pe­ públicas. El énfasis en la coordina­
sar de estar naturalmente incrustado ción, así como en el ajuste constante
en la realidad europea, el modelo sir­ de objetivos mediante la negociación
ve de guía práctica para ser adaptado de los actores involucrados presen­
a contextos particulares. De hecho, tan una advertencia pertinente sobre
los autores logran condensar las ten­ la atención que debe prestarse a los
dencias actuales del debate en políti­ diferentes actores, tanto públicos co­
cas públicas, resultado de un estudio mo privados, que intentan capturar
altamente documentado, para permi­ las etapas del ciclo de políticas.
tir los ajustes pertinentes según la rea­li­ Énfasis en la implementación de las
dad democrática del lugar. Además, el políticas. Alejándose de la tradicional
texto se explica a partir de numero­ idea de la ejecución automática de
sos ejemplos que permiten transmi­ las decisiones sobre cómo resolver el
tir con mayor claridad el sentido de pro­blema público, los autores iden­
sus reflexiones. tifican la etapa de implementación
Una marco teórico operacional. Una como el punto crítico donde las in­
de las virtudes de la propuesta es la suficiencias del diseño buscarán ser
ca­pacidad de articular distintas co­ ex­plotadas por los actores en busca
rrientes teóricas para desarrollar un de su propio beneficio. Esa arena de
análisis operativo. En este sentido, la conflicto es analizada profundamen­

VOLUMEN XVIII . NÚMERO 2 . II SEMESTRE DE 2009 Gestión y Política Pública 499


rese ñ as

te por los autores para centrar los ries­ nos, puede incluso destruirlas. El mo­
gos potenciales que han de llevar al delo centra demasiado su atención
fra­caso la intervención del Estado en en los actores privados cuyo compor­
el espacio público. tamiento es posible “corregir”.
c. Sobre los límites del modelo. To­ El supuesto de la acción privada.
do modelo implica una simplifica­ Los autores sobredimensionan la
ción de la realidad. Esta simplifi­ proactividad de los actores para en­
cación implica consecuencias que trar en conflicto en el juego de las po­
han de ser explícitas para dimensio­ líticas públicas cuando sus intereses
nar los límites del modelo. Algunas se vean evidentemente afectados por
de ellas se presentan a continuación. la intervención estatal. Este supuesto
El problema público como conse­ implica un límite evidente, sobre
cuen­cia exclusiva de actores privados. todo cuando se habla de ciudadanos
Los actores son definidos mediante que, por falta de interés, conocimien­
el “triángulo de base”, el cual está to, recursos o instrumentos jurídicos
cons­tituido por las autoridades polí­ para intervenir en una etapa de polí­
tico-administrativas, los grupos-ob­ ticas públicas, no participan.
jetivo y los beneficiarios finales. Para Un acercamiento “de arriba hacia
los autores, el grupo-objetivo –que abajo”. En sentido contrario al pun­
se compone exclusivamente de acto­ to anterior, el modelo carece de ins­
res privados– es “la causa directa (o trumentos suficientes para integrar
indirecta) del problema colectivo al análisis los modelos de iniciativa y
que la política pública intenta resol­ participación ciudadana en políticas
ver”. Es entonces cuando el poder públicas. El supuesto parte de que es
pú­blico debe emprender una “inter­ el Estado el que ha de tomar la ini­
vención concreta” para modificar sus ciativa en la solución del problema
con­ductas y resolver así el problema públi­co, mientras que los actores pri­
público. En este sentido, la exclusivi­ vados actúan sólo de manera contin­
dad de los actores públicos como ge­ gente frente al gobierno.
ne­­radores del problema pasa por en­ Más análisis, menos gestión. La pro­
ci­­ma aquellas condiciones creadas puesta de los autores sirve principal­
por el Estado, el cual, lejos de mejo­ mente para desarrollar las habilida­
rar las condiciones de los ciudada­ des para generar análisis pertinentes

500 Gestión y Política Pública VOLUMEN XVIII . NÚMERO 2 . II SEMESTRE DE 2009


rese ñ as

dentro de la esfera del modelo más ra aquellos cuyo interés sea profun­di­
que como un manual de cómo ges­ zar en el entendimiento práctico del
tionar las políticas públicas. El límite análisis de las políticas públicas. El li­
se hace evidente puesto que la premi­ bro presenta de manera esquemá­tica
sa de la gestión de los autores reside y organizada el proceso de las po­líti­
en la observación empírica del desa­ cas públicas, los actores que han de in­­
rrollo más que en una guía de cómo fluir en ellas y los ajustes con­tin­gen­tes
ac­tuar en una determinada situación. necesarios para el acomo­do de intere­
Si la evidencia empírica de un contex­ ses y la evaluación con­tinua de los re­
to particular ha de ser el fundamento sultados. Si bien lo original de la pro­
de la gestión de las políticas, enton­ puesta reside en la capacidad de
ces las habilidades deben construirse articulación de diversas teorías más
según la dinámica local del proceso que en descubrimientos re­ve­ladores,
de políticas. también representa un acercamiento
d. Reflexiones finales. Más allá de pertinente para refle­xio­nar como pun­
los límites de la propuesta de Subi­ to de referencia sobre la complejidad
rats et al., Análisis y gestión de políticas y los conflictos inherentes a lo largo
públicas es una referencia obligada pa­­ del ciclo de las políticas públicas. G

PP

VOLUMEN XVIII . NÚMERO 2 . II SEMESTRE DE 2009 Gestión y Política Pública 501