Está en la página 1de 17

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN CRISTÓBAL DE HUAMANGA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN


ESCUELA PROFESIONAL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA
ESPECIALIDAD DE LENGUA ESPAÑOLA Y LITERATURA

Análisis y comentario crítico de la novela “La Ciudad y los Perros”

ASIGNATURA: LITERATURA PERUANA II

PROFESOR: GUTIÉRREZ HUAMANÍ, Felix

INTEGRANTES: SULCA FONSECA, Yency Lucero

VIVAR AYALA, Wendy Marina

SERIE: 400-I

AYACUCHO-PERÚ
2018
ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LA NOVELA “LA CIUDAD Y
LOS PERROS”
I. INFORMACIÓN INTERNA
1.1 Vocabulario
 Bayoneta. f. Arma blanca que usan los soldados de infantería,
complementaria del fusil, a cuyo cañón se adapta exteriormente junto
a la boca. Modernamente ha sido reemplazada por el cuchillo.
 Butifarras. f. Embuchado que se hace principalmente en Cataluña, las
Baleares y Valencia. || 2. coloq. Calza o media muy ancha o que no
ajusta bien.
 Brillantina. f. Preparación cosmética que se usa para dar brillo al
cabello.
 Capota. f. Cubierta plegable que llevan algunos vehículos. || 2. Tocado
femenino ceñido a la cabeza y sujeto con cintas por debajo de la
barbilla. || 3. Cabeza de la cardencha.
 Cerda. f. Pelo grueso, duro y largo que tienen las caballerías en la cola
y en la cima del cuello. || 2. Pelo de otros animales, como el jabalí,
puerco, etc., que, aunque más corto, es recio. || 3. Pelo de cepillo, de
brocha, etc., de materia animal o artificial.
 Chasco. m. Burla o engaño que se hace a alguien. || 2. Decepción que
causa a veces un suceso contrario a lo que se esperaba. Buen chasco
se ha llevado Mariano.
 Diana. f. Mil. Toque militar al comienzo de la jornada, para despertar a
la tropa. || 2. Toque de una agrupación musical que señala el comienzo
de un día festivo. || 3. Punto central de un blanco de tiro.
 Dócil. adj. Suave, apacible, que recibe fácilmente la enseñanza. || 2.
obediente. || 3. Dicho de un metal, de una piedra o de otra cosa: Que
se deja labrar con facilidad.
 Epónimo. adj. Se dice del nombre de una persona o de un lugar que
designa un pueblo, una época, una enfermedad, una unidad, etc. U. t.
c. s.
 Galpón. m. Casa grande de una planta. || 2. Departamento que se
destinaba a los esclavos en las haciendas de América. || 3. Am. Mer.
y Hond. Cobertizo grande con paredes o sin ellas.
 Garúa. f. Am. llovizna.
 Languidecer. intr. Adolecer de languidez. || 2. Perder el espíritu o el
vigor. ¶ MORF. conjug. c. agradecer.
 Lapa. f. Telilla o nata que diversos vegetales criptógamos forman en
la superficie de algunos líquidos.
 Litera. f. Cada una de las camas estrechas y sencillas que se usan en
los barcos, trenes, cuarteles, dormitorios, etc., y que, por economía de
espacio, se suelen colocar una encima de otra.
 Muchedumbre. f. Abundancia y multitud de personas o cosas.
 Reducto. m. Mil. Obra de campaña, cerrada, que ordinariamente
consta de parapeto y una o más banquetas.
 Salmuera. f. Agua cargada de sal. || 2. Agua que sueltan las cosas
saladas. || 3. Líquido que se prepara con sal y otros condimentos, y se
utiliza para conservar carnes, pescados, etc.
 Umbral. m. Parte inferior o escalón, por lo común de piedra y
contrapuesto al dintel, en la puerta o entrada de una casa. || 2. Paso
primero y principal o entrada de cualquier cosa.
 Vestíbulo. m. Atrio o portal que está a la entrada de un edificio. || 2.
En los grandes hoteles, sala de amplias dimensiones próxima a la
entrada del edificio.
 Zurcir. tr. Coser la rotura de una tela, juntando los pedazos con
puntadas o pasos ordenados, de modo que la unión resulte
disimulada. || 2. Suplir con puntadas muy juntas y entrecruzadas los
hilos que faltan en el agujero de un tejido.

1.2 Argumento
La obra narra las vivencias de los alumnos internos del Colegio Militar
Leoncio Prado en especial de Alberto Fernández “el Poeta”, el Jaguar,
Ricardo Arana “el Esclavo”, el serrano Cava, el Boa, el Rulos, el brigadier
Arróspide y el negro Vallano, los cuales cursan el último año de
secundaria, primera sección, y están deseosos de salir de una vez del
hoyo en donde se encuentran. De todos ellos, el más apocado es Ricardo
Arana, por lo que siempre resulta humillado por sus congéneres,
recibiendo por ello el apodo de “el Esclavo”; es el único que no logra
adaptarse y se siente ajeno a todo el colegio a pesar de convivir día y
noche con sus compañeros en las aulas y en las cuadras (dormitorios).

Todos los días los alumnos se levantan temprano para formarse y recibir
sus clases. El teniente Gamboa dirige la formación y castiga a los tres
últimos en alinearse. El estilo de vida de los internos es pesado y
denigrante para algunos. La narración se remonta a tiempo atrás, cuando
Alberto Fernández y sus compañeros recién ingresan al colegio para
cursar el tercer año de secundaria, y reciben "el bautismo" por parte de
los alumnos de cuarto, del que también participan los de quinto. Este
"bautismo" consistía en tratarlos de forma denigrante frente a los
miembros del colegio como a "perros", apelativo con que se les conocía
a los alumnos de grados inferiores. El Jaguar es el único al que no le
pueden “bautizar”, pues se opone con violencia e incluso vence en la
pelea a un alumno de cuarto. Como el “bautismo” duraba un mes, el
Jaguar y los alumnos de su misma sección deciden formar un "Círculo",
para defenderse y vengarse de los alumnos de cuarto año. El "Círculo"
es descubierto por el teniente Gamboa y toda la sección es castigada. No
obstante, el Jaguar mantiene el grupo, pero reducido a sus tres amigos
más cercanos: el serrano Cava, el Rulos y el Boa. Todos ellos, entre otras
“hazañas”, roban uniformes para revenderlos, organizan el ingreso de
licor y material prohibido en el Colegio (revistas eróticas, cigarrillos, etc.),
realizan juegos de dados y naipes, y planifican el robo de las respuestas
de los exámenes; la novela empieza precisamente en el momento en que
se realiza el robo del examen de química. Pero el serrano Cava, a quien
se le encarga tal misión, no tiene cuidado y rompe el vidrio de una
ventana, por lo que los del “Círculo” temen ser descubiertos. Sin
embargo, confían en que todos sean discretos y no delaten nada. Pero
esa misma noche, “el Esclavo” y Alberto se hallan de imaginarias
(guardias por turnos) y se enteran del robo.

Alberto y “el Esclavo” empiezan a hacerse amigos y se cuentan sus


intimidades. “el Esclavo” deseaba salir el fin de semana para visitar a una
chica llamada Teresa, vecina suya, de la que estaba enamorado, pero a
la que aún no se atrevía a declararse. Alberto, conocido como el Poeta,
era muy solicitado por los cadetes para escribir cartas de amor a las
enamoradas y novelitas eróticas, y el Esclavo le pide que le escriba unas
cuantas cartas. Durante el examen de química, un papel enrollado con
las respuestas del examen cae en la carpeta de Alberto, pero Gamboa lo
descubre y ordena al responsable ponerse de pie. El Esclavo se levanta
declarándose culpable y Gamboa le confina a no salir el fin de semana.
Ese mismo sábado Alberto decide aprovechar su salida para ir donde la
célebre “Pies Dorados”, una meretriz del jirón Huatica, en el distrito de La
Victoria; al mismo tiempo se ofrece para llevar una carta del Esclavo para
Teresa, quien vivía en el distrito de Lince. Alberto invita al cine a Teresa,
y empieza a enamorarse de ella, aunque en el fondo se siente mal por
faltarle así a su amigo. Regresa a casa, en Miraflores, a pasar la noche,
ya sin ganas de ir donde la “Pies Dorados”.

Como era de temer, se descubre el robo de las preguntas del examen de


química, y el teniente Gamboa confina a los alumnos que estaban de
imaginarias esa noche, es decir, al “Esclavo” y Alberto, impidiéndoseles
la salida hasta que descubriesen al responsable. “El Esclavo”, quien ya
tenía una seguidilla de confinamientos, no aguanta más el castigo y en
vez de “tirar contra” (salir furtivamente del colegio), prefiere delatar al
culpable, Cava; éste es degradado y expulsado. Dicho castigo era terrible
pues el alumno así expulsado perdía todos los años que había cursado.

El Jaguar y los demás del Círculo juran descubrir al soplón (delator) y


darle un merecido castigo. Mientras tanto, el Esclavo obtiene permiso
para salir del colegio esa misma tarde y poder así visitar a Teresa. Alberto
siente celos, porque también se ha enamorado de Teresa y escapa del
colegio para adelantarse al Esclavo. Cuando llega donde Teresa se
entera que aún no la había visitado el Esclavo. Alberto aprovecha la
ocasión para declarar su amor y Teresa le corresponde. El Esclavo no
llega a visitar ese día a Teresa pues sus padres le impiden salir de casa.
La vida en el colegio parece seguir su rutina habitual, pero ocurre
entonces un incidente trágico. Durante una salida de práctica de tiro,
hacia un descampado en las afueras del colegio, el teniente Gamboa
hace las formaciones para escalar una pequeña elevación de terreno,
pero en el momento de la maniobra, un alumno cae desplomado al suelo.
Era “el Esclavo”; nadie lo nota hasta momentos después, cuando lo
descubren gravemente herido. Una bala, al parecer de manera
accidental, le había impactado en la cabeza.

“El Esclavo” es llevado a la clínica del colegio, pero fallece poco después.
Se celebran sus exequias ante todo el colegio. Los oficiales del colegio
explican que el cadete fue víctima de su propio error, al enredarse con el
gatillo de su arma y caer al suelo, disparándose; en realidad ocultan el
hecho comprobado de que el disparo había venido de atrás. Sospechan
un error en las maniobras y responsabilizan a Gamboa y a los otros
oficiales por no ser cuidadosos, pero a fin de evitar un escándalo,
mantienen la tesis oficial del error del cadete.

Toda la sección queda impactada por el suceso. Alberto no cree en la


versión oficial de la muerte y empieza a sospechar que fue un acto de
venganza del Círculo, por lo de la delación del robo del examen de
química. El hecho de que El Jaguar se hallara inmediatamente detrás del
Esclavo al momento de las maniobras le hace convencer más en su
sospecha. Atormentado por esta idea sale del colegio y se dirige donde
Teresa, a quien cuenta el triste suceso; ella, confundida ante tal noticia,
se limita a responderle que conocía muy poco a Ricardo, pese a que era
su vecino, y trata de consolar a Alberto, preguntándole qué otra cosa más
le preocupaba. Alberto se molesta con Teresa, creyéndola indiferente
ante la muerte de su amigo, y ambos terminan peleando. Al final Alberto
se despide de Teresa, con el presentimiento de que ya no la volvería a
ver más.

Alberto visita al teniente Gamboa en su domicilio y acusa al Jaguar del


asesinato del Esclavo. A la vez, delata el tráfico de licor y cigarrillos, los
juegos de dados y el robo de uniformes que el Círculo realiza a
escondidas en las cuadras. Gamboa trata de llevar el caso a una real
investigación; por lo pronto empieza por encerrar al Jaguar en un
calabozo de la Prevención, y realiza una inspección en las cuadras,
donde comprueba lo dicho por Alberto, pero en cuanto a la acusación de
asesinato, esta no prospera por falta de pruebas concretas. Alberto
insiste en su denuncia; entonces el oficial de mayor graduación, un
coronel, le llama a su oficina y le exige que deje de insistir pues de lo
contrario su versión sería fácilmente rebatida, ya que la inspección
realizada en las cuadras sacó también a luz sus muy solicitadas “novelitas
eróticas”, lo que demostraría su gran imaginación y su nula confiabilidad
como testigo. Además, sería expulsado por pervertido sexual y ningún
colegio lo recibiría. Alberto declina entonces y no insiste más en su
denuncia. Por el momento es recluido en el calabozo donde estaba el
Jaguar, a la espera de la orden del teniente para enviarlo de regreso a la
cuadra. El Jaguar y Alberto discuten. En todo momento el Jaguar niega
ser el asesino del Esclavo; Alberto, por su parte, confiesa que él fue quien
le acusó ante el teniente. Ambos se agarran a golpes, llevando Alberto la
peor parte. Luego de pasar por la enfermería, regresan a la cuadra.

Toda la sección, encabezada por el brigadier Arróspide, cree que el


Jaguar fue quien delató lo del licor y los cigarrillos, y se vuelven en su
contra; varios alumnos lo rodean y lo golpean brutalmente. A pesar de
ello, el Jaguar no delata a Alberto como el verdadero soplón, pero se
siente muy mal al verse tratado así por sus compañeros a quienes desde
un inicio había enseñado a defenderse de los abusos de los mayores.
Debido a su insistencia en la investigación de la muerte del Esclavo, el
teniente Gamboa cae desgracia ante sus superiores, quienes deciden
enviarlo a una base remota en Juliaca, donde no podrá insistir más sobre
el caso. Antes de su partida, el Jaguar le entrega a Gamboa un escrito
donde confiesa que mató al Esclavo, creyendo que con esa confesión el
teniente sería rehabilitado, pero éste le responde que ya es demasiado
tarde, pues el ejército había ya decidido que la muerte de Ricardo fue
accidental a fin de evitar un escándalo mayúsculo. Antes de irse, Gamboa
le pide al Jaguar que cambie de actitud y saque algún provecho de lo
sucedido.

Más adelante, tiempo después de terminar el colegio, Alberto, quien ya


se ha olvidado de Teresa, se prepara para ir a los Estados Unidos a
medida que los recuerdos del Colegio Leoncio Prado van haciéndose
más distantes e impersonales. Conoce a una nueva integrante de su
barrio, Marcela y se enamora de ella. Por otro lado, el Jaguar consigue
un empleo y se reencuentra con su amor de la infancia, Teresa (la misma
que fuera enamorada fugaz del Esclavo y de Alberto), con quien contrae
matrimonio, cambiando así la imagen que hasta ese momento el lector
se había hecho del Jaguar, convirtiéndose en un personaje más complejo
de lo esperado. Lo singular del relato es que a lo largo de él se intercala
la historia del Jaguar previa a su entrada en el colegio militar, aunque sin
mencionar su apelativo; y solo al final el lector poco atento a los detalles
de la historia se entera que se trata del mismo.

II. INFORMACION EXTERNA


2.1 Título
El primer título que tanteó el escritor para su novela fue La morada del
héroe, que cambió luego por Los impostores, aunque sin quedar
satisfecho. Estando en Lima se encontró con su amigo, el crítico peruano
José Miguel Oviedo, a quien consultó sobre esta disyuntiva. Oviedo, que
ya había leído la obra con un grupo reducido de amigos, sugirió el nombre
de La ciudad y las nieblas, por alusión a la niebla que siempre cubre la
zona costera donde se halla el colegio militar y que es aludida
frecuentemente en la novela. Como no convencía a Mario, entonces
Oviedo se sacó de la manga otro nombre, La ciudad y los perros, por
alusión a los “perros” o cadetes de tercer año, personajes de la novela.
Mario, entusiasmado, exclamó entonces: «Ese es el título», y así fue como
quedó bautizada la primera novela del escritor.

a. Denotativo
La. Artículo femenino.
Ciudad. Conjunto de edificio y calles, regidos por un ayuntamiento,
cuya población densa y numerosa se dedica por lo común a
actividades no agrícolas.
Y. conjunción y se pronuncia como consonante cuando la palabra
anterior termina en vocal y la siguiente empieza también en vocal.
Los. Artículo determinativo masculino plural.
Perros. Mamífero doméstico de la familia de los Caninos. Tiene el
olfato muy fino, es inteligente y leal al hombre.

b. Connotativo
Después de haber leído “La ciudad y los perros”; nos dimos cuenta
que el título de la novela se dio en base al lugar donde se situaron los
hechos que es en la ciudad de Lima (Callao); y “los perros” alusivo a
los cadetes que se concentraban en aquel colegio; usualmente
realizaban el "bautismo" consistía en tratarlos de forma denigrante
frente a los miembros del colegio como a "perros", apelativo con que
se les conocía a los alumnos de grados inferiores. Es por eso que el
autor denuncia los maltratos que sufren los jóvenes por la dictadura
militar y también por sus mismos compañeros.

2.2 Biografía del autor

MARIO VARGAS LLOSA

MARIO VARGAS LLOSA, notable y fecundo novelista, autor teatral y


ensayista nacido en Arequipa el sábado, 28 de marzo de 1936.
Distínguesela como uno de los más altos valores de la Novela
Latinoamericana, y gran exponente del BOOM HISPANOAMERICANO.
Estudió la primaria en Cochabamba (Bolivia). Luego en el colegio “La
Salle” y en el Colegio Militar “Leoncio Prado” (Lima) en donde permaneció
dos años (hasta 1952), y después en Piura. En 1957, se graduó como
Bachiller en Filosofía y Literatura en la Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. En 1958, viajó becado a España y más tarde, estuvo en
Inglaterra (como profesor de Literatura) y en Francia (en el periodismo).
En 1962, obtuvo el premio “Biblioteca Breve” y el “Premio de la Crítica”
por su obra “Los Impostores” (La Ciudad y los Perros). En 1967, obtuvo
el premio Internacional de Literatura “Rómulo Gallegos” por su novela “La
Casa Verde”. Es un narrador prolífico y activo que llegó a tener 7 puestos
diferentes al mismo tiempo. Se hizo acreedor del premio “Leopoldo Alas”
por su obra “Los Jefes”. En 1976, es elegido presidente del PEN CLUB
INTERNACIONAL, distinguida institución cuya sede está en Londres
(Inglaterra) y se agrupa a los escritores más destacados del mundo. En
noviembre de 1994, fue galardonado con el premio “Miguel de Cervantes
Saavedra” con 120 000 dólares. El 23 de mayo de 1986 recibió el premio
“Príncipe de Asturias”. Según José Miguel Oviedo, compañero de nuestro
novelista, Vargas Llosa es un inventor de la realidad, practica el
neorrealismo, es decir, cultiva un neo naturalismo, basado en los
aspectos feos y conflictivos de la sociedad en que existimos; pero ese
mundo no es el que verdaderamente existe, sino uno que el propio autor
fabrica para poderlo describir a su modo. En el ambiente político, fue un
declarado opositor del Presidente Alán García y candidato a la
Presidencia de la República para el periodo 1990-1995.
Lamentablemente, no logró su anhelo; ya que resultó el Ing. Alberto
Fujimori. Octavio Paz, poeta y ensayista mexicano, Nobel de 1990, dijo
al respecto: “Menos mal que no ha ganado Mario Vargas Llosa, sino
habríamos perdido un gran escritor”.

2.3 Producciones literarias


Novelas
 Los jefes (1959)
 La ciudad y los perros (1963)
 La casa verde (1966)
 Los cachorros (1967)
 Conversación en la Catedral (1969)
 Pantaleón y las visitadoras (1973)
 La tía Julia y el escribidor (1977)
 La guerra del fin del mundo (1981)
 Historia de Mayta (1984)
 ¿Quién mato a Palomino Molero? (1986)
 El hablador (1987)
 Elogio de la madrasta (1988)
 Lituma en los Andes (1993)
 Los cuadernos de don Rigoberto (1997)
 La fiesta del chivo (2000)
 El paraíso en la otra esquina (2003)
 Travesuras de la niña mala (2006)
 El sueño del celta (2010)
Ensayos
 García Márquez: Historia de un deicidio (1971)
 Historia secreta de una novela (1971)
 La orgía perpetua: Flaubert y Madame Bovary (1975)
 Entre Sartre y Camus (1981)
 Contra viento y marea (1983)
 La santuosa abundancia (1984)
 La verdad de las mentiras (1990)
 A Writer´s Reality (1991)
 Un hombre triste y feliz (1992)
 El pez en el agua (memorias) (1993)
 Desafíos a la libertad (1994)
 La utopía arcaica: José María Arguedas y las ficciones del
indigenismo (1996)
 Cartas a un joven novelista (1997)
 El lenguaje de la pasión (2001)
 Diario de Irak (2003)
 La tentación de lo imposible (2004)
 Dictiomaire amoureux de l'Amérique latine (2005)
 Israel, Palestina: paz o guerra santa (2006)
 El viaje de la ficción (2008)
Teatro:
 La huida del inca (1952)
 La señorita de Tacna (1981)
 Kathie y el hipopótamo (1983)
 La Chunga (1986)
 El loro de los balcones (1993)
 Ojos bonitos, cuadros feos (1996)
 Obra reunida (2006)
 Odiseo y Penélope (2007)
 Al pie del Támesis (2008)
 Las mil noches y una noche (2009)
2.4. Contexto histórico- cultural
 El “Ochenio odriísta” (1948- 1956)
 La debilidad de los gobiernos democráticos y el intervencionismo
militar.
 Un experimento político original: la presidencia del General Velasco
Alvarado (1968- 1975)
 Aparición de Sendero Luminoso
 El APRA llega al poder.
 Del gobierno democrático al autogolpe: la dictadura de Alberto
Fujimori.
2.5. Género y especie
- Género literario
 Narrativo
- Especie literaria
 Novela
2.6. Escuela o corriente literaria
 Boom Latinoamericano. El boom latinoamericano fue un fenómeno
literario que surgió entre los años 1960 y 1970, que se generó a partir
de la segunda mitad del siglo XX cuando todo el trabajo de un grupo
de novelistas latinoamericanos relativamente joven fue ampliamente
distribuido en Europa y en todo el mundo.
Representantes del Boom latinoamericano
- En Argentina
 Julio Cortázar (1916-1984)
 Ernesto Sábato (nacido en 1911)
- En México
 Carlos Fuentes (n. 1936)
- En Perú:
 Mario Vargas Llosa (n. 1936)
- En Paraguay:
 Augusto Roa Bastos (1917-2005)
- En Colombia:
 Gabriel García Márquez (n. 1928)
- En Uruguay:
 Juan Carlos Onetti (1909-1994)
 Mario Benedetti (n.1920)
Otros autores consiguieron difusión mundial, aunque no son mencionados
estrictamente como integrantes del boom, como los chilenos Isabel Allende y
José Donoso, el peruano Manuel Scorza, los cubanos José Lezama Lima y
Guillermo Cabrera Infante, además del argentino Manuel Puig.
 La década del 60
III. ANÁLISIS:
3.1 Tema:
El sistema educativo autoritario y violento que se implanta en el Colegio
Militar Leoncio Prado.
3.2 Subtemas:
 El amor. Se frecuenta aquel tópico, indicando que los jóvenes están
en pleno crecimiento y comienzan a experimentar nuevos horizontes.
“él Bebe anda medio loco. Irse a la quinta de los Pinos y día domingo.
Si lo han visto los padres de Matilde, los matones le habrán roto el
alma. Y también a Pluto, que no tiene nada que ver con el asunto”
 La autoridad. en el libro la autoridad juega un rol importante, ya que
al final de la obra; esta se pone en contra del esclavo, Alberto y del
teniente Gamboa, hasta el punto de cambiar sus destinos.
 La traición. Alberto sabiendo que su amigo, El Esclavo, se ilusionó
con la muchachita; actuó de manera muy negativa haciéndola su
enamorada.
“si mi teniente. ¿Se acuerda cuando usted lo consigno por soplarme
en el examen? Tenía que ir con la muchacha al cine. Me dio un
encargo. Yo lo traicioné. La chica es ahora mi enamorada.
 La prostitución. Los jóvenes que conviven en el colegio; se le hace
curioso querer experimentar en el ámbito sexual, en algunos casos
con revistas pornográficas, y en otros, asistiendo a lugares donde
ofrecen sus servicios las mujeres por un poco de dinero.
“… un joven elegante camina por allí, fumando un Chesterfield. <<
Juro que hoy iré donde las polillas>>
 El militarismo. Abarca casi toda la novela, está implicado por la
misma razón que los hechos suceden en un colegio militar.
“no quería molestarlo, mi teniente-balbucea Alberto- oiga, ¿y este
brazalete?-dice el oficial, aproximando el hocico y los ojos dilatados-
¿está usted de imaginaria?- sí, mi teniente”
 La venganza. Cuando el Jaguar asesina al esclavo, este lo hace para
vengar a su amigo expulsado del colegio.
 La compasión. A pesar de todo existe un espacio para la compasión
por el animal, que es muy fiel a su amigo (Jaguar).
“Así que la cargue y la lleve hasta el descampado y la puse sobre la
hierbita y le rasque un rato el cogote y después me vine y esta vez no
me siguió”
3.3 Estructura
- Parte formal
La novela de largo aliento "La ciudad y los perros" está estructurada en
dos partes:
 Primera parte, subdividida en ochos capítulos rotulados con dígitos
romanos;
 Segunda parte, igualmente subdividida en ocho capítulos;
 Epílogo.
A la vez cada uno de los 16 capítulos (además del epílogo) está formado
por episodios independientes, que se distinguen gráficamente al estar
separadas por espacios en blanco.
3.4 Funcionamiento
a) Secuencialidad
 El cadete Cava roba un examen de química, el cual va a ser tomado
días después, obedeciendo el mandato de "El Círculo", agrupación
que crea terror e indisciplina en el colegio militar Leoncio Prado.
 Las autoridades del colegio descubren el robo del examen de
química por un vidrio roto y consignan a toda la sección.
 Ricardo Arana "el Esclavo" denuncia a su compañero de aula Cava,
quien es expulsado del colegio militar.
 La muerte del cadete Ricardo Arana causado por un balazo en la
cabeza.
 Alberto "el Poeta", quien es amigo de Ricardo, rompe el pacto con
el Círculo y lo denuncia al Jaguar como el asesino de Ricardo.
 La denuncia contra el matón Jaguar por asesinato impide que
prospere por el prestigio del colegio militar.
 Las autoridades del plantel amenazan a Alberto "el Poeta" con
mostrar a sus padres las novelitas pornográficas que escribía y
luego vendía a sus amigos de colegio. Ante este vil chantaje Alberto
desiste en su denuncia contra el Jaguar.
b) Personajes
b.1 Personajes principales:
 Alberto Fernández: "el Poeta": Cadete de 15 años y goza de una
buena posición económica, reside en el distrito de Miraflores.
Detesta la vida militar. Escribe novelistas pornográficas y cartas de
amor para las enamoradas de sus amigos, a cambio de dinero y
cigarrillos. Es novio de Teresa.
 Ricardo Arana: "el Esclavo": Cadete del quinto año que se
caracteriza por su timidez y su inseguridad. Su delicadeza no le
permite enfrentarse a los personajes de la obra. Él es un
muchacho de pocas palabras y que está en contra de la
violencia. Es asesinado de un balazo en la cabeza.
 Jaguar: Jefe del grupo de jóvenes violentos “el Círculo". Él se
caracteriza por ser una persona insociable, belicoso y de un
carácter hosco. Pertenece a la clase baja de la sociedad
limeña. Los cadetes del colegio militar le respetaban porque era
muy golpeador y atrevido.
 Porfirio Cava: "el serrano": Cadete del quinto año. Es integrante
del tenebroso grupo "el Círculo". Él es un personaje que se
caracteriza por ser negativo, atrevido e insolente, Por robar un
examen de química es expulsado del Colegio Militar Leoncio
Prado.
 Boa: Miembro de "el Círculo" y es un cadete que se caracteriza
por ser de un carácter altamente violento. Además es cruel,
perverso y sádico. Es el más temido después del belicoso Jaguar.
Tiene relación sexual con la perra “Malpapeada” con quien duerme
en su cama. Él vende bebida alcohólica y cigarrillos a los cadetes
del colegio.
 Teresa: Muchacha de 17 años de edad y carece de recursos
materiales. Ella no es bella físicamente, pero es noble de
sentimientos, estudiosa, inocente, honrada y muy ordenada.
Teresa representa el amor, la dulzura y la honradez. Fue
enamorada de Alberto "el poeta", de Ricardo Arana "el Esclavo" y
de Jaguar.
 Teniente Gamboa: Instructor de la Escuela Militar. Es casado y
tiene aproximadamente treinta años. El teniente se caracteriza por
su rectitud y por ser sumamente estricto. Él simboliza la honradez.
Fue trasladado a la Puna, como castigo, por defender las
declaraciones de Alberto "el Poeta" sobre la muerte de Ricardo
Arana "el Esclavo".
b.2 Personajes secundarios
 Teniente Remigio Guarina: Instructor del colegio militar y
simboliza al burócrata.
 Vallano: Cadete negro que se caracteriza por ser violento y
abusivo amigo del cadete Boa y enemigo de Alberto "el poeta".
 Arróspide: Brigadier y cadete del quinto año. Es un muchacho
pituco miraflorino y tiene la piel blanca.
 Capitán Garrido: "el Piraña": Oficial superior del teniente Gamboa.
 Mayor: Hombre rudo y enemigo del teniente Gamboa.
 Coronel: Director del colegio militar “Leoncio Prado”. Es de
contextura gruesa y de baja estatura.
 Los perros: Los alumnos de tercer año de secundaria que son
sometidos a humillaciones por los cadetes más fuertes y malvados.

b.3 Personajes referenciales

 Paulino: "el Injerto": Administra la Perlita. Es el que vende


cigarrillos y licor a los cadetes. Él presenta las siguientes
características físicas: Tiene ojos rasgados de japonés, ancha jeta
de negro, pómulos y mentón de indio, pelos lacios.
 Alberto: Hombre adultero, don Juan, frívolo y borracho.
 Emilio: Amigo y vecino de Alberto
 Pluto: Amigo y vecino de infancia y de juventud de Alberto.
 Helena: Hermosa chica que fue el amor imposible de la infancia
del cadete Alberto.
 Ana: Amiga de Helena y hermana de Emilio.
 Culete: Delincuente y amigo de Jaguar.
 Rajas: Avezado delincuente.
 Padrino: Hombre de mal vivir y protector de Jaguar.
 El flaco Higueras: Delincuente avezado.
 Mamá Domitila: Mujer indigente.
 Comandante Altuna: Hombre de elevada estatura y de contextura
fornida.
 Subteniente Varúa
 Subteniente Pezoa: "la Rata".
 Teniente Pedro Pitaluga: Compañero del teniente Gamboa desde
la escuela militar.
 Marcela: Hermosa chica que pertenece a una familia burguesa.
 Revilla: Cadete
 Urioste: Cadete
 Profesor de química: Hombre flaco que se caracteriza por su
timidez.
 El capellán del colegio: Cura rubio y de aspecto jovial.
 Fontana: Profesor de francés. Él presenta las siguientes
características físicas: es medio bajito, medio rubio; tiene los ojos
más azules que el Jaguar.
 Pies Dorados: Hermosa prostituta del burdel de Huatica que es
frecuentado por los cadetes del colegio militar Leoncio Prado.
 Perra Malpapeada: es una perra que vive en el colegio, la cual
hace amistad con Jaguar.
c. Espacio
- Macrocosmos
 Lima- Perú
- Microcosmos
La gran parte de la novela se desarrolla en el Colegio Militar
"Leoncio Prado" de la Perla, Callao. Otros ambientes que se
presentan en la obra son:
 La perlita
 Av. Nicolás de Piérola
 Av. Alfonso Ugarte
 Av. Salaverry
 Dos de Mayo
 El distrito de Lince, donde vive Ricardo Arana "el Esclavo"
 El distrito de Miraflores, donde vive Alberto Fernández "el
Poeta"
d. Tiempo
- Tiempo Histórico
 La novela fue escrita a finales del siglo XX (1959).
- Tiempo Cronológico
 El tiempo interno de la novela "La Ciudad y los Perros" es
complejo y no es constante ya que se unen el tiempo pasado y
el tiempo presente, debido a las narraciones que hacen los
personajes principales: Alberto Fernández "El Poeta”, Ricardo
Arana "El Esclavo", Porfirio Cava, Jaguar y Boa.
3.5 Técnica
a. Punto de vista del autor
Está escrita en su totalidad en tercera persona, ya que el narrador nos
cuenta la historia ajena a ella, él no es ninguno de los personajes, es
decir, no participa para nada en el desarrollo de la acción, simplemente
nos relata dichos acontecimientos.

b. Estilo
La obra tiene superficialmente rasgos de novela realista, con algunas
pocas derivaciones que podrían definirse como costumbristas. Pero
bajo los hechos reales subyace un sentido simbolista. También
contiene lapsos de notable tono poético en los monólogos interiores.

c. Lenguaje
El lenguaje utilizado en la novela es casi en su totalidad coloquial y
sencillo, aunque dependiendo del personaje varía el nivel del lenguaje
(sub estándar).

d. Figuras literarias
Los recursos literarios que utiliza magistralmente el escritor Mario
Vargas Llosa para escribir la novela "La Ciudad y los Perros", son los
siguientes:
 Símil o comparación:
"...las voces como balazos de los oficiales".
"Las manos del Jaguar vinieron hacia él como dos bólidos blancos".
 La metáfora:
"El edificio de la cuadra es una gran mancha inmóvil".
 Hipérbole:
"Trepó y saltó: el vidrio se hizo trizas bajo los botines, con mil ruidos
simultáneos".
"Teniente Gamboa no te veo desde hace varios siglos -dijo Jaguar".
 Personificación:
"Cuando el viento de la madrugada irrumpe sobre la Perla, empujando
la neblina hacia el mar".
 Sinécdoque:
"Basta con un paquete por cráneo"
 Metonimia:
"Escoltado por algunos carajos lejanos, la corneta se dirige a las
cuadras de cuarto año"
 Enumeración:
"El automóvil avanzaba ahora despacio: veía vagas casas, luces.
Árboles y una avenida más larga que la calle principal de Chiclayo".
"Ha olvidado también el resto de aquella noche, la frialdad de las
sábanas de ese lecho hostil, la soledad que trataba de disipar
esforzando los ojos para arrancar a la oscuridad algún objeto, algún
fulgor y la angustia que hurgaba su espíritu como un laborioso clavo".
 Reduplicación:
"En los ojos se le vio que es un cobarde como todos los negros, qué
ojos, qué pánico, qué saltos, lo mato al que me ha robado mi pijama..."
"Fontana es todo a medias; medio rubio, medio bajito, medio hombre.
Tiene los ojos más azules que el Jaguar, pero miran de otra manera,
medio en serio, medio en burla".
 Polisíndeton:
"Y si Huarina hubiera bajado la cabeza, y si me hubiera visto los
botines, y si el Jaguar no tiene el examen de Química, y si lo tiene y no
quiere y no quiere fiarme, y si me planto ante la Pies Dorados y le digo
soy del Leoncio Prado y es la primera vez que vengo..."
 Epítetos:
"Un cuerpo y una voz desmesurados, un plumero de pelos grasientos
que corona una cabeza prominente, un rostro diminuto de ojos
hundidos por el sueño".
 Sentencia:
"O comes o te comen, no hay más remedio"

IV. CONCLUSIÓN Y VALORACIÓN


La novela "La Ciudad y los Perros" está bien logrado literariamente. El
escritor Mario Vargas Llosa se vale de las técnicas narrativas
contemporáneas y de los recursos literarios y lingüísticos para escribir
su primera novela de gran envergadura literaria. La obra es muy
interesante ya que logra atrapar al lector desde el principio hasta el
final. Creemos que esta obra es cruda y realista, ya que refleja los
problemas sociales y políticos del Perú en esa época. La novela
representada esencialmente por el ámbito humano y social. El escritor
Mario Vargas Llosa nos a entender que la violencia, la hipocresía y el
crimen rompen todas las expectativas en busca de un nuevo Perú con
rostro humano.

En la obra, Mario Vargas Llosa se adentra en la situación social,


económica y política del país. Los personajes de la novela proceden
de distintos ámbitos sociales y reflejan el microcosmos de una
sociedad limeña y el Perú de los años 1950 bajo cuya fachada hierven
odios y prejuicios de todo tipo, especialmente el racial (“blancos”,
“indios”, “cholos” y “negros”, enfrentados entre sí), el regional
(costeños, serranos y selváticos) y el socio-económico. Se vislumbra
también en la obra la animadversión del escritor hacia el militarismo
brutal y antidemocrático. Como fiel escritor de la nueva literatura
latinoamericana, Vargas Llosa utiliza un lenguaje crudo y un humor
negro para lograr el efecto de crítica que pretende dejar en los lectores.

Pero indudablemente, la mayor ambigüedad de la novela radica en la


muerte del cadete Ricardo Arana, el Esclavo. A pesar de que el
Jaguar, al final de la novela, se responsabiliza de su muerte, queda
siempre un hálito de duda. Al respecto ha contado el escritor lo
siguiente:
Mario Vargas Llosa fue a México a ver a un crítico francés, que dirigía
la comisión de literatura de Gallimard. Él había leído su novela y le fue
a ver en su oficina de la Unesco. Le dijo que le gustó mucho el
personaje del Jaguar porque se atribuye un crimen que no cometió
para reconquistar su autoridad sobre sus compañeros. Pero el escritor
le comentó: “el Jaguar sí cometió ese crimen”. Entonces, le miró y le
dijo: “Usted se equivoca. Usted no entiende su novela. Para el Jaguar,
perder el liderazgo era una tragedia infinitamente superior a la de ser
considerado un criminal”. (Su versión) convenció al autor; aunque
cuando escribió la novela pensó que sí lo había matado.

El escritor rescató entonces la importancia de la verdad del lector


sobre la verdad del autor: «Un escritor no tiene la última palabra sobre
lo que escribe. Creo que es un gran error preguntarle a un autor cómo
es esto o lo otro», explicó. Es por eso que desde entonces ha tratado
de mantener la duda sobre la responsabilidad del Jaguar en el crimen,
aduciendo que sus personajes «tomaron su propia vida, y se me
fueron de las manos».

Finalmente, esta obra presenta una serie de paradojas donde la que


más resalta es la que después de que la obra se publicase, las
autoridades militares quemaron como castigo simbólico, en el patio del
colegio Leoncio Prado, mil ejemplares de la novela ya que el alegato
presentado era que la obra era antimilitarista pero lo cierto es que el
héroe más puro de esta novela es un militar.

Intereses relacionados