Está en la página 1de 6

Prostitución

Podemos entender a la ​moral pública como el conjunto de principios normativos internos de


la conducta humana, válidos en un tiempo y en un momento histórico determinado y
también en una determinada sociedad. La prostitución es un fenómeno social de gran
magnitud, que se practica en distintos estratos sociales. La prostitución que proliferó en los
primeros años de la época cristiana era de tipo peligroso debido a lo arraigado de la religión
en los pueblos de ese tiempo, conforme pasó el tiempo la prostitución se comenzó a dar en
otros lugares, en dónde las mujeres que la practicaban comenzaron a cobrar dinero como
pago a sus servicios prestados, y así, llegando hasta nuestros días (Camargo, 1991)
No existe una definición exacta de lo que es la prostitución ya que cada autor maneja
diferentes contextos, por ejemplo: En el libro Sociología de la prostitución se menciona que
las Naciones Unidas se reducen al análisis de la prostitución al de la mujer cuando la define
como “La mujer que se ofrece libremente a cambio de dinero al primero que llega, sin
elección ni placer, en forma cotidiana cuando no posee ningún otro medio de existencia es
una prostituta” (Gomezjara & Barrera, 1991).
Otra definición de prostitución más acorde a la actualidad sería: actividad por convicción
propia, realizada de forma consensuada entre mayores de edad. (Torres, 2018)
Históricamente, la prostitución ha estado ligada a atributos negativos, lo cual ha
generado situaciones de ​exclusión, desigualdad e inequidad​, hacia las mujeres y hombres
en los diferentes ámbitos y contextos sociales, además, esta situación ha estado
referenciada desde un escenario de la sexualidad para la satisfacción de terceros (Bermeo,
2017, p.8).
El ejercicio de la prostitución a través del tiempo se ha ido incrementando
sustancialmente; al mismo tiempo ​se acrecientan otros fenómenos sociales ​conexos a dicha
actividad como la drogadicción, enfermedades de transmisión sexual, trata de personas,
violencia sexual, entre otros. (Idem).
Si lo vemos desde una perspectiva económica se ha mencionado que la prostitución ha
sido considerada como una industria que es ​regida por la demanda de productos como
cualquier otra (Del Campo, 1991), esta me parece es una de las perspectivas más atroces
ya que muestra cómo se pierde el sentido humano de los individuos y que durante siglos las
personas dedicadas a la prostitución han sido tratadas como una simple mercancía, lo cual
solo nos habla de un estigma que prevalece hoy en día.
Se ha llegado a reconocer que este es un problema social que ​vulnera los derechos ​de
las personas que la ejercen, en tanto padecen el estigma y la exclusión por considerarse, en
la mayoría de las sociedades como una práctica inmoral, lo cual justifica los diferentes tipos
de violencia a las que son sometidas (Bermeo, 2017, p.10).
No obstante, es preciso analizar que el ejercicio de la prostitución también ha sido
concebido como una ​salida económica​, para algunas personas que no encuentran otra
forma de “ganarse la vida”. (Ibidem, p.11).
La mayoría de las investigaciones se han enmarcado en una mirada causal, basada en
cifras, restándole interés a la complejidad del fenómeno, donde se conciben unas
situaciones que anteceden y preceden a la prostitución y la posibilitan o agravan, la mayoría
de las miradas que se tienen de este fenómeno se han realizado desde la carencia y el
déficit, como ​producto de la exclusión, la inequidad, la falta de recursos, de educación, etc
(Ibidem, p. 13).
La realidad debe comprenderse desde un nivel micro, para luego pasar a un nivel meso,
exo y finalmente al macrosistema, ubicar de manera progresiva los espacios donde el ser
humano interactúa y construye su realidad; para el caso del fenómeno de la prostitución,
poder comprenderlo desde los distintos niveles que intervienen, significa trascender la
mirada lineal y rotuladora, por una más amplia y abarcadora, que permita comprender la
complejidad propia de los encuentros humanos (Bronfenbrenner, 1991 citado en Bermeo,
2017, p.23).
El hecho de ejercer una labor clandestina y calificada negativamente en nuestra
sociedad, también ​evidencia un discurso de doble moral desde el sistema patriarcal, puesto
que ​se culpabiliza a la mujer por el oficio ejercido, concibiéndola como aquella a quien la
sociedad quiere ocultar, pero al mismo tiempo ​se libra de toda responsabilidad al hombre​,
quien en últimas es el que mantiene el ejercicio de la prostitución desde su demanda
(Bermeo, 2017, p.28).
Las trabajadoras sexuales de la Ciudad de México han sido afectadas en tres ámbitos
principalmente: física, emocional y mentalmente. A la par, han sido víctimas de abusos,
discriminación, marginación, explotación y arrebatamiento de su identidad.
Recientemente, en el barrio de la Merced se ha propuesto el ​proyecto ​“Lady Meche”,​ un
proyecto impulsado por Paulina Flores (trabajadora social), una académica y un grupo de
alumnas de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la Universidad Nacional
Autónoma de México (UNAM), con el cual se busca reducir los daños psicosociales en las
trabajadoras a causa del comercio sexual. Además, dicho proyecto ofrecería a las
trabajadoras la posibilidad de elaborar y vender productos cosméticos artesanales, esto
como una opción para que ellas decidan en dónde quieren desenvolverse. Sin embargo,
hasta ahora no se ha podido obtener la financiación para este proyecto.

Análisis
Desde el punto de vista de la teoría de la complejidad de Edgar Morin, la problemática de la
ilegalidad de la prostitución abarca bastantes áreas que afectan no sólo a los involucrados,
sino que llega a ser un problema social, económico, político, humano y por supuesto moral.
Existen muchas aristas de disciplinas que podrían, mediante un trabajo transdisciplinario,
lograr un cambio o un mejoramiento en esta problemática, por ejemplo la psicología social,
la sociología, la economía, la medicina, el derecho, trabajo social y antropología.
El análisis va más allá de sólo el concepto de la teoría de la complejidad, se puede realizar
desde sus fundamentos:
● principio de recursividad: ​El problema no sólo afecta a las mujeres y hombres
participantes en la prostitución, sino que esta actividad logra modificar el ambiente
en el que se desarrollan, sin embargo la ilegalidad, las condiciones deplorables, la
falta de seguro médico y apego a la ley como una labor digna de ser reconocida
como un empleo también logran impactar y modificar las acciones de las y los
individuos.
● Principio de autoexplicación: ​No podemos explicar un fenómeno tan complejo sin
describir el entorno donde se desarrolla. Mayormente es en poblaciones de clase
media y baja, aunque últimamente el impacto en la clase alta ha aumentado. Se
desarrolla en sociedades con factores de riesgo muy remarcados: falta de empleo,
desigualdad social, pobreza, alcance a sustancias adictivas, abandono escolar, etc.
Por otro lado, aunque en menor medida, están también las personas que decidieron
por convicción dedicarse al trabajo sexual y por simple derecho fundamental,
debemos respetar su elección.

● Principio de emergencia: ​Generalmente se cree que la prostitución sólo se da en


factores de riesgo, en zonas aisladas y que involucra mayormente a gente de
escasos recursos o incluso a clase media. Sin embargo en esta relación de variables
se puede identificar que hay un gran grupo de clase alta que paga a sexoservidoras
para que acudan a fiestas masivas. Es aquí donde logra emerger otra arista de la
problemática.
Por otra parte, ya no se trata sólo de un problema moral, también la prostitución
podría generar problemas relacionados con el incremento de enfermedades de
transmisión sexual, sobre todo con la población joven que posee poca experiencia
en el trabajo y con aquella población de baja escolaridad que ignora los riesgos de
mantener relaciones sexuales sin usar protección.
● Principio hologramático: ​Sería algo ​imposible de pensar que podemos englobar
todos los aspectos y factores que están involucrados en la prostitución como
problemática, ya que hay tantos aspectos (tanto presentes como emergentes), y
variación en los casos que es en verdad imposible analizar así algo tan complejo, sin
embargo, es necesario que para poder entender la magnitud y el avance de ella
estudiemos cada una de las características y factores.
● Principio dialógico: ​Algo que identifica a algunas sociedades, y me atrevería a
decir que la mexicana, es una doble moralidad entre lo que se piensa y dice y lo que
en realidad se hace. Se le tacha de inmoralidad y hasta de pecado para muchas
personas el dedicarse a la prostitución, se les impone los adjetivos de impureza y
perdición, sin embargo las acciones para mejorar las condiciones laborales de las
sexoservidoras y sexoservidores son nulas por parte de la población, incluso por
entidades gubernamentales, se hace poco y nada por llevar a la legalidad este oficio
y al final se cierra en un círculo vicioso de rechazo e ignorancia.
Además, tanto se ha escuchado de la lucha por una igualdad y equidad de
oportunidades de desarrollo tanto para hombres y mujeres, pero ¿qué hay de la
equidad entre el mismo grupo de mujeres y el mismo grupo de hombres? No sólo se
trata de pensar en oportunidades iguales de estudiar y conseguir un trabajo, sino del
derecho a ser respetado y a formar una identidad libre, dejando a un lado los
estereotipos que sólo nos limitan en el actuar, pensar y sentir con el fin de cumplir
las normas sexistas que imperan.
Cuando se habla de prostitución, lo primero que nos puede llegar a la mente son
ideas implícitas que adoptamos de nuestro entorno, y que no por ser reproducidas
por la mayoría de la población quiere decir que son ideas correctas. Probablemente
nos vengan conceptos como: inmoralidad y enfermedades de transmisión sexual
que asociamos directamente con sentimientos como repudio y asco, lo hacemos tan
automáticamente que no nos damos cuenta que prostitución no necesariamente es
reductible a enfermedades de transmisión sexual o inmoralidad.
● Principio de reintroducción del cognoscente: ​La problemática, como ya se ha
mencionado anteriormente, no es sólo de las servidoras y servidores sexuales, ni de
los “clientes”, es un problema social, que va desde lo físico hasta lo moral, pasando
por otras características. Se debe de comprender como lo que es, un problema
complejo, y que no sólo cada disciplina, o ámbito afectante es el involucrado, los
individuos pertenecientes a la sociedad también somos partícipes y debemos de
introducirnos a la problemática como tal.
Puesto que el conocimiento es producto del sujeto sumergido en una cultura, no se
debe dar todo por perdido. El conocimiento y la interpretación de lo que percibimos
son dinámicos, por ende, debemos formular nuevas maneras de entender a la
prostitución, pensar en soluciones para quienes son afectados y dejar un lugar para
comprender a aquellas personas que llevan a cabo dicha actividad y no sienten la
necesidad o el deseo de cambiar de trabajo: alejarnos de nuestro sesgo para
comprender al sujeto en su ambiente.

Puesto que el pensamiento complejo propone reformar el pensamiento y con ello a las
instituciones educativas, debe renovarse la concepción reduccionista de que la prostitución
se ejerce como simple una fuente de ingresos para algunas mujeres. Habría que
considerarse otros motivos por los que se lleva a cabo esta actividad, los cambios sociales
que ha generado en el entorno que la circunscribe y el impacto psicológico que implica para
quienes la ejercen e, incluso, tomar en cuenta si la prostitución es considerada como un
trabajo cualquiera y que si a partir de nuestros prejuicios estamos dando por hecho que
daña a quienes la llevan a cabo. Podemos decir que nuestra perspectiva sobre la
prostitución ha cambiado, por ejemplo antes la mayor parte de las personas eran muy
apegadas a la religión por lo que veía a la prostitución como un pecado o un acto que debía
ser castigado, sin embargo en la actualidad se ve a la prostitución como un acto que no es
del todo correcto, pero no esta totalmente satanizado. Además ahora detectamos los
diferentes factores que pueden llegar a originar la prostitución y a partir de esto se tratan de
buscar soluciones para regular y prohibir la prostitución.

Por otro lado, las instituciones educativas deberías abrir paso a estudiar temas de
relevancia social, pero, sobretodo fomentar conciencia social y sensibilidad para abrir los
ojos a la realidad que nos influye y a la que influimos.

Desde la teoría de la cibernética que propone la causalidad circular podemos decir que los
factores que originan a la prostitución van a afectar a todas aquellas mujeres que se
encuentran dentro de la prostitución, ya que como consecuencia de su trabajo la sociedad
las cataloga como impuras, son rechazadas y devaluadas, las ofenden constantemente y
esto a la vez repercute sobre estas mujeres originando que ellas se sientan menos con
respecto a las demás personas, piensan que nadie más puede tomarlas en serio;
Garaizábal (200) menciona que la vida de todas mujeres que se dedican a la prostitución,
se reducirá a esta categoría y que todos sus actos serán juzgados desde esta perspectiva,
aplicándose varas de medir más estrictas y prejuiciadas para ellas que para otros sectores
sociales.

Respecto a la especialización de las disciplinas, se considera adecuado ver el fenómeno en


particular desde cada una de ellas, por ejemplo el derecho se ocupa aún en la actualidad de
definir si la práctica de la prostitución es legal o ilegal, hay un debate respecto a este tema;
el trabajo social se preocupa por informar a las mujeres y hombres de los derechos que
tienen, de la búsqueda de una mejor calidad de vida y de desarrollo personal; la economía
por su parte tendría que considerar que la prostitución es una actividad remunerada y que
muchas veces un ingreso insuficiente en las familias mexicanas es causa del fenómeno. Sin
embargo también es necesario que éstas disciplinas junten conocimientos para lograr una
visión más amplia de éste fenómeno tan complejo, no se puede comprender totalmente si
se ven las partes por separado, es necesario ver el todo en sus diferentes manifestaciones.
Otro aspecto importante es considerar al fenómeno dependiente del contexto
espacio-temporal, tomando en cuenta la evolución del fenómeno a lo largo del tiempo y de
su concepción en diferentes espacios. Un aspecto que ha estado presente hasta nuestros
días es la moralidad, que ha impactado no sólo en las mujeres sino en toda la sociedad. En
mayor o menor cantidad ha llevado a mujeres y hombres a ser juzgados, castigados, y
violentados.

El principio de borrosidad puede ayudarnos a entender que muchos de nuestros


pensamientos pueden estar mezclados o estar en medianía en cuanto a ideas correctas e
incorrectas y puede ayudarnos a ir más allá de las dicotomías entre lo bueno y malo,
también a permitirnos explorar la concepción que tenemos de ésta actividad tomando en
cuenta que muchas de nuestras ideas reproducidas socialmente hacia la prostitución son
equívocas y debemos considerar reconfigurar para asegurar la integridad de los
trabajadores sexuales.

Desde las características de la Teoría de los Conjuntos Borrosos, se puede entender:


1) Múltiple carácter de los elementos. E ​ n el fenómeno de la prostitución, hay diversas
concepciones circunscritas entre dos extremos: como una actividad inmoral y como un
trabajo (no cualquiera) que sostiene la economía de quien la practica. Es decir, dentro
de esas dos opciones hay otras maneras de entender y estudiar a la prostitución, donde
algunas otorgan mayor peso a la influencia social y otras a la influencia física y
psicológica de las trabajadoras.

2) Riqueza contextual. Como se ha dicho anteriormente, la prostitución se ha llegado a


conceptualizar por el contexto que la rodea, un contexto donde no sólo la necesidad
lleva a algunas mujeres a prostituirse, sino también este fenómeno ha sido producto del
engaño, de la mentira, del menosprecio hacia el valor de la mujer y, sobre todo, por la
demanda que se ha mantenido a través del tiempo. Así pues, se puede ver que el
contexto otorga a las propiedades de la prostitución y, por ello, habría que introducirse
en el fenómeno mismo para descubrir aún más lo que sucede en las relaciones
interpersonales entre trabajadoras, jefes, familiares y clientes.

3) Precisión. La borrosidad implica alejarse de la categorización y etiquetas de la


prostitución. Tendremos que tomar en cuenta las variaciones dinámicas que el contexto
otorga al fenómeno, conocer hasta dónde influyen desde en la situación económica de
la región o localidad hasta en la misma vida de la trabajadora, qué repercusiones tiene a
nivel macro y micro, las soluciones que se han implementado, su eficacia y las razones
de mantener el fenómeno ante una posible indiferencia o concepción de que esta
actividad no daña a la persona ni a terceros.
Por último debemos considerar que, aunque estemos trabajando por entender un poco de la
realidad desde nuestras disciplinas, es necesario e importante hacer un trabajo
transdisciplinario, ya que al final nos encontramos en el mismo contexto, que nos influye, al
que influenciamos y del que somos responsables. Es necesario comprender que se
necesita coordinar e integrar distintas disciplinas para reformular toda la serie de
conocimientos que tenemos de la prostitución y, así, modificar los ideales extremistas que
ignoran la intermediación de lo que se podría estar ignorando.

● Referencias:
http://www.aztecaamerica.com/notas/noticias/274786/lady-meche-el-proyecto-que-habla-de-
la-prostitucion-en-mexico

Bermeo, D. (2017). ​Intervención del trabajo social con mujeres en situación de prostitución
en Bogotá​ (tesis de pregrado). Universidad De La Salle, Bogotá, Colombia.

Camargo, J. (1991). ​La prostitución como delito (tesis de pregrado). Universidad Nacional
Autónoma de México, Estado de México, México.

Del Campo, X. (1991).​ La prostitución en México.​ Ciudad de México: Dossier.

Gomezjara, F., & Barrera, E. (1991). ​Sociología de la prostitución. Ciudad de México,


México: Fontamara.

Mingorance. L. (205). Los efectos del estigma de la prostitución en la mujer. UNIVERSITAT


DE LES ILLES BALEARS.

Torres, C. (2018). Prostitución S.A. de C. V. Recuperado de:


https://youtu.be/D3wG0A-5nwU