Está en la página 1de 7

Expansión colonial: época, áreas colonizadas, problemas conceptuales, características.

Ya desde el período arcaico los griegos comenzaron a formar nuevas colonias, creando así
un mundo de “ciudades” minúsculas, más o menos independientes, muchas de las cuales carecían
de recursos espaciales y basaban su subsistencia en una producción agrícola que debido a la
irregularidad de las lluvias era altamente impredecible. En un principio, las colonias se
establecieron por la necesidad de los griegos por conseguir recursos que en las tierras
continentales no se daban, de esa forma fueron más que nada una respuesta a la mala calidad del
suelo que les tocó habitar, por lo cual no podían cultivar una gran variedad de productos.

Desde la edad del bronce, los griegos, ya fueran continentales o de las islas egeas o jonias,
surcaron el mar para establecerse en otras regiones del Mediterráneo, en parte para asegurarse
condiciones más favorables para la agricultura: Sicilia es notablemente más húmeda que la Grecia
continental, y el asentamiento griego en Cirene se sitúa en una región de África con un buen
régimen de lluvias.

Luego el “colonizar” comenzó a cambiar de sentido, me explico, se creaban nuevas


colonias, con el fin de que quienes no eran ciudadanos, pudiesen habitar aquellos lugares, y de esa
manera no interrumpiesen la vida cívica griega. Es en este punto donde Osborne, le da vital
importancia al concepto de ciudadano y se comienza a cuestionar: Si las polis se constituyen, sobre
todo, a partir de sus ciudadanos, ¿Qué condiciones se requerían para ser uno de ellos?

Pero el momento preciso de la verdadera expansión colonial griega, ya estaba por llegar, y
ésta expansión se produjo movida por varios factores, entre los factores geográficos, podemos
contar con la sténochôria como causa principal de la colonización. La palabra griega sténochôria
significa « estrechez de tierras »; había un déficit grave de tierras explotables en Grecia, las llanuras
cultivables eran muy estrechas y bloqueadas entre el mar y la montaña. La única solución a largo
plazo era la salida de una parte importante de la población, a fin de aliviar la presión demográfica.
Al mismo tiempo existieron conflictos internos, como la conocida Stasis, que es una crisis interior,
conducente a la guerra civil, La colonización es una manera de evitar una guerra civil, del grupo
que se halla en minoría fundando una nueva ciudad. No se trata forzosamente de un conflicto
entre la aristocracia y el pueblo, sino sobre todo de las luchas por el poder entre grupos
aristocráticos, o de una posición en el interior del grupo dirigente. Los colonos tienen el deseo de
fundar una ciudad ideal. Esta decisión no se toma más que en una situación de extrema gravedad.

El aprovisionamiento de la ciudad es una necesidad vital para la metrópolis, sin embargo, la


realidad sobre las motivaciones comerciales es bastante compleja. Las motivaciones no son
siempre seguras, puesto que no se conoce siempre la situación de la metrópolis. Además, el
volumen de intercambios entre la colonia y la metrópoli era a menudo insuficiente para hacer vivir
a la colonia. Las colonias griegas fundadas por razones comerciales son bastante raras: se puede
citar las cleruquías de Atenas o Naucratis.
La partida de los colonos es siempre un momento de desgarro social. La colonia que era fundada
para evitarle a la ciudad una hambruna, no es mal entendida, a partir del momento en el que los
colonos abandonaban la ciudad, ya que ellos perdían el derecho a regresar. La metrópolis -

no les aportaba ninguna asistencia. El cuerpo cívico sufría una verdadera amputación entre una
décima y una cuarta parte de la población que partía, sin esperanza de regresar.

Una colonia no se fundaba a título privado (salvo raras excepciones), sino que resulta de una
decisión tomada por la ciudad. Para la fundación de una colonia, se presenta primeramente un
proyecto a la asamblea. En caso de acuerdo el consejo aristocrático toma a su cargo la elección de
las modalidades y las medidas concretas para designar quien va a partir.

Hay que designar, entonces, un jefe de la expedición, llamado oikiste, lo más a menudo elegido
entre la aristocracia. El oikiste elegía el nombre y el lugar preciso del nuevo establecimiento. Una
vez que llegan, establece y dota a la colonia de un sistema defensivo.

En el marco del pensamiento mítico donde se otorga una parte importante a los dioses, las
ciudades tienen necesidad de una sanción divina que sirva para confortar las decisiones humanas;
la fundación de una colonia era arriesgada, y suscitaba el dolor entre los que debían partir, sin
esperanza de regresar, y los que se quedaban. Se tiene la costumbre de ir a consultar el oráculo de
Apolo de Delfos. El oráculo da una orientación geográfica general y da su consejo sobre un
proyecto elaborado por la ciudad

Con respecto a los criterios de elección, podemos decir que; Son establecidos por el oráculo. Sin
embargo, se observa generalmente un buen sentido: evita a los países bastante estructurados en
el plano político como Egipto o la costa sirio-palestina, (Asiria y Fenicia), aconsejándose partir hacia
el oeste o el este.

Describe igualmente el lugar donde la colonia será establecida. Algunos elementos se encuentran
en todos los oráculos que describen un lugar donde será posible garantizar la soberanía y
autonomía de la colonia:

 el lugar será de fácil acceso por mar;

 el lugar será fácil de defender (en una isla próxima a la costa, sobre un promontorio o una
colina);

 el lugar estará rodeado de un territorio rico;

 el lugar dispondrá de un aprovisionamiento de agua permanente.


Estos criterios requieren algunos comentarios. Antes que nada, la facilidad de acceso por mar es
indispensable. Se trata pues de un turismo. En consideración de los factores que empujan a la
fundación de una colonia, la necesidad de aligerar la presión demográfica sobre el territorio de la
metrópoliEstos oráculos son pues una llamada de lo que será necesario para la colonia. Además la
reunión en el mismo lugar de tantos factores favorables sobre un sitio que no está ocupado es
imposible. Pues, cuando los colonos desembarcan, deben expulsar forzosamente a los
predecesores. Y bien que los relatos de fundación no evocan nunca un episodio violento en el
origen de la ciudad, las excavaciones muestran, cada vez que se desciende bajo del nivel griego, un
nivel de incendio que prueba que la instalación de la colonia no se ha hecho pacíficamente.

¿Dónde se establecieron las colonias?

Hubo colonias griegas en Europa y Asia, desde España hasta el Ponto, pasando por Tracia, la
costa del Adriático, Sicilia y en toda Italia meridional. Algunas de estas colonias llegaron a hacerse
-

incluso más ricas y poderosas que sus ciudades madres.

Colonias en Asia- Las colonias más antiguas fueron fundadas en Asia, luego de la invasión de
los tesalios y dorios, allá por el siglo IX, los colonos se establecían en Asia Menor y todas las islas en
las cercanías y las ciudades pronto llegaron a ser mucho más ricas y prósperas que las mismas
metrópolis griegas, estos colonos se dividieron en tres grupos.

Al norte estaban los eolios que ocupaban la costa desde el Helesponto hasta el río Hermes y la
gran isla de Lesbos. Formaron doce pueblos, que cada uno contenía una ciudad por capital. La
mayoría de las ciudades eolias adquirieron escasa celebridad, las más importantes fueron
Mitilente, Metimma en Lesbos, Cimé en la costa, y Esmirna cerca de la desembocadura del
Hermes.

Al sur de los eolios estaban los jonios que ocuparon las costas, las islas y las desembocaduras hasta
cerca de Rodas. Tuvieron importantes ciudades que fueron grandes centros culturales de los
griegos, entre ellas Mileto, Focaa, Éfeso en la costa, Chío y Samos en las islas.

Los dorios ocuparon las islas de Rodas y de Cos, la península rocosa de Cnido y Halicarnaso en la
costa de enfrente. No tuvieron más que cinco colonias en Asia pero habían ocupado muchas islas
del archipiélago, Tera, Melos al norte, Carpatos al sur y la isla de Creta. La isla de Chipre fue
probablemente poblada anteriormente, por gentes del Peloponeso, provenientes de la Arcadia,
por la similitud entre sus dialectos, ocuparon parte de la isla, que era compartida con los fenicios,
la gente de Chipre pronto cayó bajo dominio Asirio.

Los griegos también se aventuraron a colonizar la región que ellos llamaban Tracia, que es la actual
Turquía, había en la Tracia grandes llanuras, surcadas por ríos como el Hebro y el Estrimón, que
estaban rodeadas de montañas y cubiertas de bosques. Los pueblos tracios eran de bárbaros
guerreros que se tatuaban la piel y ofrecían sacrificios humanos a sus dioses, pero en las montañas
habían grandes yacimientos de oro y plata que impulsaron a los griegos a colonizar la región,
además se proveían de esclavos que eran facilitados por los tracios que llegaban a vender hasta a
sus propios hijos. Los griegos de las islas ocuparon las costas de Tracia, algunos venidos de la isla
de Andros fundaron varias ciudades en la costa entre el monte Athos y la desembocadura del
Estrimón. Los isleños de Paros eran rivales de Andros y se establecieron en la isla de Tasos, donde
cultivaron vino y extraían oro de las minas, Tasos fue pronto una ciudad muy rica.

El occidente de la Tracia fue ocupada por colonos procedentes de la isla de Eubea, al norte fueron
gentes de Calcis donde formaron unas treinta y dos aldeas, que más tarde se fusionaron en una
gran ciudad (Olinto), esta región se llamó Calcídica. La península al Este, estaba formada por
elevadas montañas y cubierta de árboles, fue dejada de lado por los griegos, por ser una región
temida por los marinos, habitaban aquí unas pequeñas aldeas semibárbaras.

Colonias de la Propóntide- Entre el mar Mediterráneo y el mar Negro, hay una masa de
rocas avanza como para ir al encuentro de Asia Menor, formando dos estrechos el Bósforo al norte
y el Helesponto al sur. Por estos estrechos había un gran tráfico de barcos principalmente griegos
que iban comerciar con colonias en el Mar Negro. Pronto se fundaron colonias en esta activa
región, Mileto fundó la ciudad de Abydos en la entrada del Helesponto, luego sobre la misma costa
se edificaron varias ciudades entre las más importantes fueron Cízico, que se enriqueció pronto por
el comercio de vino y atún. En el Helesponto frente a Abydos, los eolios fundaron -

Sestos. Megara hacía venir trigo del Mar Negro, también envió colonos a esta región,
primero a Selymbria y luego a las costas del Bósforo, a Calcedonia, a Asia y tiempo más tarde
fundaría Bizancio en la costa europea. Bizancio que más tarde fue Constantinopla, se enriqueció
rápidamente, debido a que estaba edificada en una bahía bien resguardada y transitada,
comerciaba principalmente con trigo y atún.

Colonias del Ponto Euxino- El mar Negro había sido temido por los primeros griegos que
se aventuraron a él, era una vasta extensión de agua sin ninguna isla, al Norte había una estéril y
brumosa costa de pantanos, tribus bárbaras de escitas cultivaban trigo en aquellas regiones, en el
lado Oriental habitaban tribus guerreras que siempre comerciaban con esclavos de guerra o con
sus propios hijos y al Sur habían minas de oro y plata, los griegos pronto se habituaron a comerciar
y a explotar esta región, le llamaron Ponto Euxino (mar hospitalario).

Mileto fue una de las ciudades que más colonias fundó en esta región, dícese que más de ochenta
a lo largo de las costas. En la costa meridional la más importante fue Sinope que producía hierro y
fabricaba armas de acero, también fabricaba barcos con madera, también se dedicó a la pesca. Fue
pronto una ciudad próspera que a su vez fundó varias colonias importantes, Trepizonda y Ceraso.

Al otro lado del mar Negro, Mileto tenía una serie de colonias, Istros edificada en la
desembocadura del Danubio, Tyras cerca del Dniéster, Olbía cerca del Bug, se comerciaba
principalmente con trigo, pieles y lana de carneros.

Al Norte se hallaba la Crimea o Quersoneso, región de clima muy inhospitalario, Herodoto la


describió como una zona horrible en la que el mar se hiela y donde ejércitos enteros escitas cruzan
con sus carros sobre el hielo, pero esta región era rica en trigo, lana y esclavos lo cual era suficiente
para los griegos. A la entrada del mar Azof, Mileto había fundado Panticapea, colonos de Teos
fundaron Fanagorias en las cercanías. Luego se llegó a los confines del Azof donde se fundó la
ciudad de Tanais en la desembocadura del Don.

Colonias del Adriático- Al Norte de Grecia, a occidente, hay un gran país cubierto de
montañas escarpadas y atravesados por grandes torrentes de agua. Vivían en estas regiones, tribus
bárbaras que se creían descendientes de los héroes griegos, los molosos por ejemplo creían que su
rey era un descendiente de Aquiles, mas los griegos nunca los consideraron de su misma raza.

Corinto fue una de las ciudades que más colonias estableció en estas regiones, la más importante
fue Corcira que fue construida en una isla frente al Épiro, Corcira compraba lana y trigo a los
montañeses, y les suministraba de armas, vinos, adornos y telas. En una ocasión la gente de
Corcira expulsó a naves corintias con el pretexto de que invadían su territorio comercial. En el siglo
VII los corintios bajo el mando del tirano Cipcelos, tomaron Corcira, pero la rica ciudad se libró
pronto de la dominación corintia, Cipcelos luego mandó fundar Ambracia, Anactorium y Leucade.

Colonias de África- En Egipto, los griegos comenzaron por establecer buenas relaciones con el
faraón Psametico, incluso este los tomó a su servicio y los estableció en un campamento en la
desembocadura del Nilo. Luego el faraón Amais les permitió fundar la ciudad de Naucratis, pero los
griegos no incursionaron mucho en estas regiones ya que las costas egipcias no tenían buenos
puertos, la colonia más importante fue Cirene, construida a quince kilómetros del mar. Cirene -

comerciaba con bueyes, carneros y caballos, la ciudad más tarde se hizo legendaria por los caballos
y sus triunfos en carreras de carro.

Colonias de Sicilia- Sicilia demoró en ser colonizada, ya que los griegos creían que en estas
regiones de extremo occidente habitaban cíclopes, gigantes, y otros monstruos terribles. Teocles
era un marino que por casualidad fue empujado por una tormenta hasta Sicilia, pronto vio que era
una tierra muy fértil, y que los habitantes eran incapaces de poner resistencia. Volvió a Grecia y
contó lo que había visto, luego regresó y fundó Naxos, la primera ciudad griega de Sicilia, Teocles
fundó también la ciudad de Leontini en medio de una gran llanura. Pronto se supo de los
excelentes recursos que ofrecía Sicilia y los corintios mandaron fundar una colonia en aquellas
regiones, una de ellas fue construida en una isla rocosa que tapaba parte de una gran bahía, la isla
se llamó Ortigia y estaba allí un manantial que fue muy conocido como la fuente de Aretusa,
tiempo más tarde la isla fue súbitamente poblada y los habitantes comenzaron a establecerse en la
costa, este barrio se llamó Acradina, y la ciudad pasó a ser conocida como Siracusa, fue la ciudad
más próspera y grande de Sicilia, más tarde se construyó un dique que unía la isla con la costa. Los
siracusanos corrieron la misma suerte que muchas otras ciudades griegas, primeramente fue
gobernada por las familias de los fundadores, más tarde el pueblo cansado del gobierno se
revolucionó y algunos tiranos subieron al poder.

En la costa sur de Sicilia había muy malos puertos, era una zona peligrosa para navegar, no
obstante colonos venidos de Rodas fundaron Gela, en la desembocadura del Gela, luego colonos
de esta misma ciudad fundaron la ciudad de Agrigento que luego de Siracusa fue la ciudad de más
importancia.

En Sicilia vivían nativos que se dedicaban a pastorear ganado y a cultivar trigo, los griegos los
sometieron y los que no fueron exterminados, continuaron viviendo como arrendatarios. Los
fenicios frecuentaron esta isla mucho antes que los griegos, pero cuando estos se comenzaron a
fundar colonias, los fenicios cedieron territorios y se establecieron en la costa Norte en la ciudad
de Panormus, actual Palermo.

La Magna Grecia- Colonos de la isla de Eubea fueron a establecerse frente a la bahía de


Nápoles en la isla de los monos primeramente, y más tarde pasaron al continente donde fundaron
la ciudad de Cumas, en honor a una ciudad Eubea ya destruida hacía tiempo, comerciaba esta
ciudad con trigo a los griegos del este, y vendía vasos a los habitantes de la región, más tarde los
colonos de Cumas fundaron en las cercanías a la ciudad de Nápoles que fue una de las productoras
de trigo más importante del mundo antiguo. En el año 720 se establecieron colonos en una gran
llanura pantanosa pero fértil, la ciudad se llamó Sibaris, comerciaba con Mileto y con los etruscos y
pronto fue tan rica, que pasó a ser legendaria. Los sibaritas fueron conocidos por su aversión al
trabajo, y su molicie, dicen que un noble sibarita accedió que se lo llevara en barco a Crotona con
la condición de que los remeros no levantaran una sola gota de agua. Un sibarita viendo a un
campesino como trabajaba le dijo “no levantes tanto los brazos, me cansas”. Los sibaritas llegaron
a prohibir que se establecieran herreros, ni caldereros, ni siquiera animales. Dicen que los niños
eran vestidos en trajes púrpuras y sus largos cabellos eran atados con cuerdas de oro.

Al poco tiempo de la fundación de Sibaris, una banda de aqueos fundó Crotona edificada cerca de
la primera, por esta época también fue fundada Tarento en una lengua de tierra que avanza hacia
el mar, formando una gran bahía. Tarento tuvo el mejor puerto de toda Italia meridional. Tarento
comerciaba con bueyes famosas por la finura de sus lanas, y mariscos púrpuras usados como tinta,
-

Tarento fue conocida por su lujo y esplendor. Este país situado en Italia se llamó Magna Grecia,
pero fue una región que pronto se vio agitada por guerras internas y la mayoría de las ciudades
fueron destruidas o reducidas a poblachos devastados. Sibaris fue destruida por la gente de
Crotona, incluso desviaron un río para evitar que la ciudad fuera reconstruida, Crotona misma se
debilitó por guerras internas, Tarento fue la que más se conservó hasta que cayó en poder de los
romanos.

Colonias en la Galia- La gente de Focea, eran en su mayoría piratas, que navegaban en


barcas de hasta cincuenta remeros, aunque provenían de Asia Menor, se aventuraron y llegaron
hasta Provenza. En el año 600 se fundó cerca de la desembocadura del Ródano, la ciudad de
Massilia (Marsella), producía solo viña y olivo pero fue centro de mercaderes, marinos y ricos
comerciantes. Los Marselleses mismos fundaron nuevas colonias a lo largo de la costa, desde los
Alpes hasta España, ciudades como Olbia, Antípolis, Niza y Agatha.

Colonias en España- Los fenicios conocían mucho tiempos antes, las costas de la península
ibérica, en una ocasión, un mercader griego de Samos viajaba a Egipto pero fue arrastrado por una
tormenta hasta España, allí vendió su mercancía en una comarca llamada Tarsis, le fue tan bien que
volvió rico a Samos y contó lo que había visto.

Más tarde al pie de los Pirineos se fundó en un islote la ciudad de Emporion, que significa
“almacen”, hoy Ampurias. Colonos de Emporion fundaron más tarde Rosas y Pyrene.
A modo de síntesis, se darán a conocer las etapas de la expansión colonial griega. En general, se
distinguen dos fases del movimiento colonial griego:

 Primera fase (775-675 a. C.):

o metrópolis poco numerosas (Calcis, Eretria, Corinto, Megara, Esparta, Rodas),

o algunas fundaciones aisladas,

o zonas reducidas (Sicilia, golfo de Tarento, estrecho de Mesina);

 Segunda fase (625-510 a. C.):

o amplificación y generalización de la marcha,

o instalaciones numerosas,

o desarrollo del comercio que permite un enriquecimiento excepcional.