Está en la página 1de 2

Guerras Médicas

Las Guerras Médicas son un conflicto bélico que enfrentó a una serie de ciudades griegas con
el Imperio Persa, y se extendieron en el siglo V AC; la principal causa de esta confrontación
fue el rechazo de las ciudades jónicas al sometimiento persa, y la principal fuente de estudio
son los escritos de Heródoto.

Los griegos jonios comenzaron a sentirse desplazados desde que su territorio empezó a formar
parte del Imperio Persa
Ciro, rey de Persia, atacó el reino de Lidia, que estaba bajo la dominación del rey Creso, y que
hasta ese momento era un estado estratégico que señalaba el límite de las colonias griegas
con el imperio persa. Con la dominación de Lidia, los demás reinos griegos del Asia Menor,
fueron dominados por los persas, que les exigieron tributos y hombres para el ejército
Esta situación provocó el levantamiento de las polis, y en el año 499 a. de C. la ciudad de
Mileto. Aristágoras, tirano de Mileto interinamente, en nombre de su suegro Histieo, retenido en
la corte de Darío, lanzó el movimiento, renunció a su poder tiránico, proclamó la isonomía y
apoyó este proceso en las restantes ciudades.
Varias polis griegas, entre ellas Atenas, apoyaron a los rebeldes, ya que ellos mismos se
sentían amenazados ante el avance persa, sobre todo en el control de las rutas comerciales
que los comunicaban con las costas del mar Negro
La ofensiva griega del 499 condujo a la toma e incendio de la ciudad de Sardes, aunque no de
su ciudadela. Luego los griegos fueron vencidos cerca de Efeso, los atenienses volvieron a
casa y los jonios, decididamente poco unidos, se atrincheraron en sus respectivas ciudades; sin
jefes ni organización no pudieron resistir la contraofensiva persa.

El Rey Persa dio comienzo a una ofensiva sobre los territorios de Tracia y Macedonia, con el
objetivo de recuperar el control de estos dos pueblos, que habían sido conquistados en el año
512 a. de C. Darío envío una flota y un ejército al mando de su yerno Mardonio con la misión de
conquistar Grecia, y por mientras, a través de sus embajadores, solicitó a las polis griegas que
se rindieran. Las polis más pequeñas se sometieron, sin embargo, Atenas y Esparta no
cedieron y mataron a los emisarios del emperador.

Gracias a una segunda expedición Eubea fue tomada y su población, apresada para ser
llevada al Rey, desde allí la flota persa cruzó el golfo de Eubea y desembarcó sus fuerzas en la
llanura de Maratón, al norte del Ática. En esta ocasión, el ejército ateniense debió combatir en
solitario a los persas, comandados por Milcíades el Joven, derrotaron a unas fuerzas tres veces
superiores y evitaron la inminente invasión de Grecia

En Ateneas la figura de Temístocles (quien había sido arconte) luego de la primera Guerra
Médica aparece impulsando el desarrollo naval de la polis, quien convenció a los atenienses de
destinar ese dinero al equipamiento de una flota de hasta 200 trieras
Los atenienses esperaban una segunda acometida Persa, que llegó en manos de Jejes, el hijo
de Darío, en 481AC que pretendía conquistar Grecia.
En el istmo de Corinto se celebró un consejo el cual preparó la estrategia contra la acometida
Persia, y se creó la Liga Helénica, una alianza comandada por Esparta, la principal potencia
militar de Grecia.
La Liga preparó la defensa por mar y tierra de la entrada de Grecia central; por tierra en el paso
de las Termópilas y por mar, cerca del cabo Artemisia, en la costa de Eubea.
El ejército persa, dirigido por Mardonio, penetraba Grecia central, mientras que Temístocles,
interpretando las palabras del oráculo de Delfos, evacuó la cuidad “tras los muros de madera” y
prepararon el combate por mar.
La escuadra griega dio el primer paso hacia la victoria en los estrechos de Salamina, gracias a
los helenos, donde Jerjes reunió a los barcos supervivientes y emprendió la huida. No obstante
Grecia central permanecía bajo el control persa; la batalla definitiva en 479, ocurrida en la
llanura de Platea, venció a Mardonio y su ejército terrestre.
Si bien la victoria pertenecía a la Liga, y el triunfo de Platea era mérito principalmente de
Esparta, la batalla de Salamina fue ganada por Atenas; por consiguiente, Esparta tuvo que
empezar a compartir con la capital ática su posición de predominio militar.
Paz de Calias: 465-464, tratado que supuestamente negoció Calias, cuñado de Cimón. La paz
vedaba a los persas navegar con naves de guerra al occidente del golfo de Faselis, al sudoeste
del Asia Menor, la cláusula significaba así la prohibición de acercase al Egeo.

Consecuencias:
-Área central de Grecia libre de ataques
-Estabilidad y equilibrio no hay expansión
-Griegos vistos como grupo homogéneo -> panhelenismo
-Ciudades costeras vulnerables al contraataque
-Temístocles reconstruye las murallas de Atenas, sin consentimiento de Esparta, lo que lleva a
un desequilibro, creación de alianzas e imperios.