Está en la página 1de 1

Mecanismos de acción de los antihelmínticos:

Un antihelmíntico es un medicamento utilizado en el tratamiento de las helmintiasis,


es decir las infestaciones por vermes, helmintos o lombrices. Los antihelmínticos
provocan la erradicación de las lombrices parásitas del cuerpo de manera rápida y
completa, ya sea matándolos o incitando en ellos una conducta de huida que
disminuye la carga parasitaria y sin dejar complicaciones de la infestación. Un
sinónimo de antihelmíntico, ampliamente usado para los remedios tradicionales de
este tipo, es vermífugo.
Acción:
El mecanismo de acción de la mayoría de los antihelmínticos se basa en alteraciones
químicas del metabolismo a las que son sensibles las lombrices, como por ejemplo: la
inhibición de la fumarato reductasa de las mitocondrias, la disminución del transporte
de glucosa o el desacoplamiento de la fosforilación oxidativa.
Antihelmíntico comunes:
Antihelminticos según su orden y su respectiva efectividad contra los bichos.
1. Albendazol: Oxiuros (Enterobius), Ascaris (Ascaris lumbricoides), Céstodos
(Taenia), Tricocéfalos (Trichuris), Nemátodos (Toxocara canis y Toxocara cati)

2. Dietilcarbamazina: Wuchereria bancrofti, Brugia malayi, Brugia timori y


parásitos pulmonares tropicales como Eosinofilia y Loiasis.

3. Mebendazol: Oxiuros (Enterobius), Ascaris (Ascaris lumbricoides) y Uncinarias


(Ancylostoma, Necator), Nemátodos (Toxocara canis y Toxocara cati).

4. Niclosamida: Céstodos (Taenia).

5. Ivermectina: Muchas lombrices intestinales (excepto tenías)

6. Tiebendazol: Ascaris (Ascaris lumbricoides), Uncinarias (Ancylostoma, Necator),


Nemátodos (Strongyloides stercoralis).

7. Otros.