Está en la página 1de 3

Alicia Camilloni – Epistemología de la Didáctica de las Ciencias

Sociales
Introducción

Comienza planteando que si bien la ENSEÑANZA de las ciencias en general plantea a la


didáctica la resolución de una serie de problemas, esto se agudiza en el caso de las
CIENCIAS SOCIALES (producto de la problemática propia de los contenidos con los que
debe trabajar).

Hay una DOBLE COMPLEJIDAD para construir una didáctica de las ciencias sociales. A
la complejidad de su objeto (la enseñanza de las ciencias sociales) se añade el
controvertido carácter epistemológico de la didáctica misma como disciplina.

Para construir una DIDÁCTICA DE LAS CIENCIAS SOCIALES se debe responder, entre
otras cosas, a:

 Determinación del status epistemológico de las ciencias sociales.


 Posibilidad de integración de las diferentes ciencias sociales entre sí.
 Valor de verdad o certeza del conocimiento social.
 Límites de la objetividad o neutralidad.

Todo esto teniendo en cuenta que en las ciencias sociales, a diferencia de otras
ciencias, coexisten DIVERSOS ENFOQUES Y TEORÍAS, sin que exista un paradigma (al
interior de cada ciencia), o un programa de investigación que pueda considerarse
predominante y superador a los demás. SI PENSAMOS EN LA PSICOLOGÍA, EXISTEN
DIVERSAS ESCUELAS SIN QUE UNA PRESENTE UNA TEORÍA O PARADIGMA
SUPERADOR.

La Didáctica de las Ciencias Sociales como Disciplina

GILLES FERRY: “El discurso de la pedagogía es el discurso propio de un saber-hacer


complejo; es UN SABER SOBRE EL SABER-HACER. Este saber se caracteriza porque se
construye a través de un proceso de REFLEXIÓN-ACCIÓN-REFLECCIÑON.”

El DISCURSO DIDÁCTICO se construye en la permanente interacción entre teoría y


práctica pedagógica.

El texto presenta una serie de autores que discuten acerca de la “validez” y el STATUS
EPISTEMOLÓGICO DE LA DIDÁCTICA.

Algunos plantean que no puede tener carácter científico y por tanto no puede ser
sometida a los mismos controles que los que recibe una teoría científica. Para validar
el conocimiento pedagógico hay que demostrar que las conclusiones que ofrece valen
la pena llevarlas a la práctica.
Desde una concepción POSITIVISTA la ciencia tiene como meta alcanzar la verdad.
Para esta corriente, la didáctica, al igual que otras ciencias sociales, es una disciplina
que NO PUEDE SER CONSIDERADA COMO UN PUNTO DE VISTA CIENTÍFICO, ya que
está ligada a la búsqueda del logro práctico de los fines de la educación. Por tanto, LA
DIDÁCTICA (desde una concepción positivista) ES UNA TEORÍA PRÁCTICA, NO
CIENTÍFICA.

Se plantea la idea de que en las ciencias sociales LA NEUTRALIDAD VALORATIVA ES


IMPOSIBLE. No hay conocimiento específicamente social ni general que pueda ser
caracterizado como libre de valores, y por lo tanto las ciencias y entre ellas las ciencias
sociales, deben construirse y reconstruirse permanentemente.

POPPER y WEBER coinciden en reconocer el origen práctico de los problemas que


impulsan el desarrollo de las ciencias sociales. Además, ambos autores afirman la
necesidad de establecer una delimitación entre la teoría científica y la acción.

TEORÍA CRÍTICA: La ciencia social es definida a partir de una ruptura con la concepción
positivista. Se niegan el dualismo hechos/decisiones y la contradicción
conocer/valorar.

HABERMAS plantea 3 intereses que dirigen el conocimiento humano:

1. El TRABAJO (la acción técnica)


2. La INTERACCIÓN (acción práctica
3. La REFLEXIÓN (acción emancipatoria)

Desde este punto de vista, se plantea un nuevo análisis del status epistemológico de la
didáctica. La didáctica puede ocuparse de la práctica pedagógica, estar impregnada de
valores y adoptar una postura normativa, sin perder su potencial para constituirse en
disciplina científica. Pero para esto, la didáctica debe realizar una DOBLE RUPTURA:
con la “didáctica espontánea” de los docentes y con el conocimiento “espontáneo” y
las teorías implícitas acerca de lo social y de la realidad en general (que de ninguna
manera son “naturales”). Desde esta perspectiva (en línea con la teoría crítica), LA
DIDÁCTICA PODRÍA SER ACEPTADA COMO DISCIPLINA CIENTÍFICA, y en particular,
COMO CIENCIA SOCIAL. Cuenta con suficientes condiciones de validación y
justificación de los conocimientos que aporta para la configuración de la práctica
pedagógica y su entendimiento.

Se puede DEFINIR A LA DIDÁCTICA como una ciencia social estructurada en torno de


algunos supuestos básicos, hipótesis y conceptos comunes a más de una teoría
científica y centrada en una particular definición de su OBJETO DE CONOCIMIENTO Y
ACCIÓN: LA ENSEÑANZA.
La Didáctica de las Ciencias Sociales como Ciencia Social

La acción didáctica es una acción con sentido, orientada a fines, y la didáctica ser
ocupa no sólo de la investigación empírica con el objetivo de determinar una
racionalidad, sino también de prescribir los fines cuyo logro sería deseable y los medios
más apropiados para alcanzarlos.

Se sostiene la idea de que LA TEORÍA DIDÁCTICA NO ES AUTÓNOMA. Es una teoría en


la que confluyen APORTES DE TODAS LAS CIENCIAS SOCIALES y otras ciencias. Sin
embargo, si bien estos aportes son imprescindibles, son leídos desde el objeto de la
didáctica, la enseñanza, por lo que la disciplina conserva su identidad propia.

La didáctica, siendo normativa, tiene que dar cuenta y orientarse hacia lo general y
repetible, pero la naturaleza del acto pedagógico no permite obviar lo que tiene de
único e irrepetible. Siempre hay en las prácticas de enseñanza, un lugar para lo no
previsto.

Por último, el texto destaca la contextualización de la didáctica en cuanto a su


condición de ciencia social. La didáctica de las ciencias sociales, al ser ella misma una
forma de la práctica social, es un camino abierto a docentes y alumnos para la
construcción y la restauración de los significados sociales en una y diversas sociedades
y con una y diversas miradas.