Está en la página 1de 7

La prehistoria matemática

Matemáticas de la historia
¿En qué momento comenzó la humanidad a pensar en término de
relaciones numéricas y geométricas? La tradición pretende que las
matemáticas empezaron en Grecia, en el siglo V a.c.
Pero los documentos que tenemos actualmente nos permiten suponer
la existencia de las raciones numéricas y geométricas muy anteriores
al nacimiento de las grandes civilizaciones antiguas.
Hacia el año 40 mil ac. (el neandertal) el hombre comenzó a pensar y
debe procurar su supervivencia. Dos elementos importantes surgen en
esta sociedad prehistórica:
1) un lenguaje articulado en el que hay un sistema de números.
2) Utensilios y construcciones en los que intervienen relaciones
espaciales.
Relaciones numéricas
Existen algunos factores que pueden persuadirnos de que el hombre
primitivo poseía una cierta idea del concepto de número. Numerosas
tribus primitivas que viven actualmente en Australia y Polinesia
poseen un sistema de números, más o menos elaborado. Estas tribus
aún viven en la edad de piedra, no poseen ni agricultura, ni utensilios
perfeccionados. Estos consiguen contar y utilizar un lenguaje de tipo
descriptivo.
En Checoslovaquia se encontró un hueso de un lobo joven en el cual
aparecen una sucesión de cincuenta y cinco incisiones, dispuestas en
dos series, por grupos de cinco. Este hueso data alrededor de 30 mil
años.
Formación del número en el hombre primitivo.
Antes de que existiese un lenguaje capaz de favorece la comunicación
verbal, el hombre primitivo podía observar en la naturaleza
fenómenos cuantitativos: un árbol y un bosque, una piedra y un
montón de piedras, un lobo y una manda de lobos, etc. Había la
posibilidad de distinguir entre la unidad y la pluralidad que se
estableció muy pronto. Al igual que la noción de par, dos pies, dos
manos, dos ojos; debió llamar la atención.
Esto lo llevó a la noción de correspondencia biunívoca
(correspondencia 1 a 1) en sus primera etapa de la numeración.
Pero todavía no a la conformación de la idea de número. EL objeto
observado es el centro, el blanco de atención visual del hombre
primitivo, y la desaparición del objeto lleva consigo la pérdida
inevitable del estímulo, la usencia del número. El recuerdo de un
objeto hace referencia a la forma de una imagen y no a la idea de
número.
A partir de estas observaciones, el hombre primitivo extrae
gradualmente la idea de comparación y asocia a cada objeto
observado, un signo o una cosa qu ele sea familiar. }así puede
establecer una correspondencia biunívoca para asociar a una
colección de objetos observados un grupo de signos de cosas. Unos
podrán utilizar rayas hechos en la madera, un hueso o en la arena,
otros un montón de guijarros o cocos, otros preferirían un gesto de la
mano (una posición a una altura) o de la cabeza.
La enumeración de un grupo de objetos observados deja paso a
la numeración con de un lenguaje articulado (escrito o hablado). Esto
aparece al crecer las relaciones sociales, el comerciante necesita un
lenguaje articulado para vender sus productos y debe poseer un
sistema de números para contar. El productor evalúa la cantidad de
objetos producidos.
La numeración presenta también variantes según las tribus,
debido, sobre todo a dos factores:
1) El lenguaje de la tribu determina las palabras de carácter número.
2) El medio en el que la tribu evoluciona determina el tipo de
individuo y las necesidades específicas.
Los sumerios utilizaban “Hombre, mujer y varios” así como
“uno, dos y tres”. EL hombre es el 1, el matrimonio es el 2 y todo lo
demás es el 3.
Los pigmeos africanos utilizan el sistema repetitivo siguiente: a,
oa, ua, oa-oa, para los números, uno, dos, tres y cuatro.
Las tribus kamilarai de Australia utilizan también un sistema
repetitivo: uno se dice mal, dos se dice “bulan”, tres es guliba; cuatro
corresponde a bulan bulan”
Pero la sustitución de objetos por palabras del elnguaje no
significa aún que el concepto de número esté en el pensamiento del
que enumera. En esta etapa el hombre primitiva asocia tres vacas con
tres palabras distintas, puede, sin las palabras, pensar en el número
tres.
El conocimiento de una sucesión ordenada de palabras
numéricas no lleva necesariamente consigo la comprensión del
concepto de número cardinal.
Tampoco la ausencia de palabras numéricas no impide la
imposibilidad de contar, gracias a la correspondencia biunívoca
sucede.
Eliminar el soporte material del objeto observado, para no
retener más que el elemento numérico al que corresponde en el
proceso de numeración, equivale de hecho a exigir que el observador
sea capaz de abstraer. Esto no se adquiere más que progresivamente
mediante la identificación de dos conceptos: número cardinal (1, 2 y
3) y número ordinal (primero, segundo y tercero).
El hombre primitivo piensa en un número cuando capta bien las
relaciones siguientes:
1) La naturaleza de los objetos que se van a contar no desempeña
ningún papel en la numeración.
2) El orden en el que los elementos son observados no influye en el
resultado final, es decir, en el número cardinal
3) el último elemento contado corresponde de hecho, en la medida en
que solo sea necesario el resultado de la cuenta, al número cardinal de
la colección.
Entre las tribus primitivas se encuentran numerosas dificultades a la
hora de contar.
Algunos no pueden más allá de los dedos de una mano y cuando
pierden a un animal lo identifican no porque les falte un número, sino
porque falta una cara que conocen.
Agrupamiento de los números.
Si los signos para representar los números precedieron
cronológicamente a las palabras, el agrupamiento de los signos
influenció sin duda de manera directa, la base del sistema de
numeración elegido.
Primero agruparon de dos en dos, de 4 en 4 y de 6 en 6. Algunas
de tres en tres (americanas). Hay otros que fueron de cinco en cinco
(dedos), diez en diez (dedos) y de veinte en veinte (dedos). Esto ayudó
por la disposición de los dedos, una distinción entre número cardinal
y número ordinal.
Hay otros de doce, sesenta y de ocho.
Una vez comprendida perfectamente la noción de agrupamiento, es
natural que el hombre primitivo asigne entonces un símbolo particular
al agrupamiento utilizado. Así poder combinar para inventar su
sistema de numeración.
Sistema de numeración
Las tribus que poseían grandes rebaños demesticados o que utilizaban
la agriculturura diversificada, necesitaron elaborar un sistema que les
permitiese utilizar números grandes y favoreciese la invención de un
calendario.
Un primer sistema de agrupamiento consiste en prolongarlo
añadiendo unidad por unidad. Agregar más dedos. Lo cual requería ir
agregando nuevas palabras.
Otro procedimiento consiste en utilizar el principio de repetición en
la numeración de objetos contados a (1), oa (2), ua (3), oa-oa (4), (oa-
ua (5), ua-ua (7).
Para los dedos se complica porque para cada número hay que
inventar un nuevo símbolo.
EL tercer método era utilizar el principio de posición. Cualquier
símbolo posee el valor indicado por la posición que ocupa en la
sucesión de símbolos que representa un número u otro. Tal es el caso
del sistema decimal.
Los métodos primitivos para llevar registros tienen mucha variedad,
marcas en la madera, nudos en una cuerda, grupos de guijarros o de
cocos, rayas en papiros o en tablillas de arcilla.
El número en los animales.
¿Existen animales con el sentido de número? Sí, pájaros, ratas, focas
e insectos.
Los pájaros pueden contar hasta tres: el experimento de los huevos y
de las lombrices.
La provisión de presas por parte de las avispas.
El caso de la corneja.
Operaciones con números naturales.
La adición generalmente se hace por composición (en números
inferiores) y los cálculos son por lo general largos y penosos.
La sustracción proviene de la costumbre de ciertas tribus de
escribir el número 6 como 7-1. La diferencia 3-3 se descarta, puesto
que el número cero no se había inventado y todas las sumas o
diferencias negativas son desconocidas.
La multiplicación se introdujo probablemente en ciertos pueblos
primitivos por medio del desdoblamiento:
10= 2 x 5 = 2 (2+2+1)
La división no surge hasta Babilonia y Egipto.
Al principio las unidades de medición se hacían con partes del cuerpo:
dedo, pie, pulgar, mano, antebrazo. Los volúmenes generalmente se
hacen por medio de cestos o conchas estándar. La construcción se
hacía con ayuda de reglas que permitían la existencia de líneas y
ángulos rectos.
La geometría generalmente tiene que ver con cuestiones prácticas o
rituales. También fue utilizada en gran parte como un método para
decorar.
En esta época el desarrollo de las matemáticas estuvo muy
influenciada por la astronomía. Casi todos adoptaban un calendario
lunar para ver los cambios que suceden a su alrededor.
La religión también tenía una gran influencia en la vida
primitiva. Esta tuvo una gran significación en la concepción del
número.
El ritual definía las necesidades de contar en el caso de las palabras.
a) los nombres de los participantes en un ritual o las palabras que los
anuncian, eran de carácter numérico. La seriación es el ritual y la
cuenta es el mito.
b) Cuentas elevadas pudieron producirse a partir de largas
procesiones de participantes. La base utilizada correspondería al
número de personas en un ritual fundamental y la necesidad de utilizar
números altos provendría de la continua repetición de este ritual de
base.
La numeración tiene apoyo en cierto número de elementos que
deben tenerse presentes a título de hechos históricos.
1) La procesión ritual
2) La procesión ritual por pares
3) La presencia en escena de los participantes en el ritual.
4) La llamada que toma forma de número.
Esto le hace sugerir la hipótesis de que contar fue inventado como un
medio de llamar a escena a los participantes en un ritual.

También podría gustarte