Está en la página 1de 1

¿Qué es la tuberculosis?

Es una enfermedad causada por una bacteria conocida como bacilo de Koch. Es curable y prevenible. Afecta principalmente
a los pulmones, pero puede afectar otras partes del cuerpo. Si no se trata oportunamente, puede causar daño permanente en
los pulmones.

Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen un 10% de probabilidades de enfermar de tuberculosis a lo largo de
la vida. Sin embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunológico está dañado, como ocurre
en casos de la infección por el VIH, malnutrición o diabetes, o en quienes consumen tabaco. La tuberculosis es la principal
causa de muerte entre las personas con VIH.

Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente. Es decir que están infectadas por el
bacilo, pero aún no han enfermado ni pueden transmitir la infección

¿Cómo se transmite?
Una persona con tuberculosis, que no esté en tratamiento, puede contagiar a otras personas al estornudar, toser o escupir. Al
hacerlo, elimina bacterias al aire que pueden entrar a los pulmones de otras personas. Alcanza con que una persona inhale
unos pocos bacilos para quedar infectada.
Cuando la persona enferma se encuentra haciendo tratamiento no contagia a otras personas. La tuberculosis no se contagia
por compartir el mate, cubiertos, vasos, etc. con una persona enferma.
A lo largo de un año, una persona con tuberculosis puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto cercano. Si no
reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de las personas con tuberculosis mueren.

Tipos de tuberculosis

A pesar de que la localización pulmonar es la más frecuente, la bacteria de la tuberculosis


puedecrecer en otros muchos lugares del organismo. Es lo que se conoce como tuberculosis
localizada, ya que solo afecta a un órgano. Algunos de estos son, además del pulmón: piel, tracto
gastro-intestinal (estómago, intestino y otros órganos asociados), riñón y cerebro. La bacteria
puede alcanzar el cerebro produciendo una meningitis tuberculosa, que es muy peligrosa y muy
difícil de tratar.La tuberculosis puede diseminarse (tuberculosis miliar o diseminada) por la sangre
alcanzando muchos órganos a la vez. Esta forma es muy grave, y suele aparecer en personas en
las que el sistema inmune está debilitado o es casi inexistente.