Está en la página 1de 71

Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

Facultad de Psicología

Materia: Psicología Política

Profesora: Leticia Méndez Hernández

Antología de lecturas

Alumnos:
Cano Vázquez Mariela Anahí
Cruz Ramírez América
Núñez Martínez Darío Alberto
INDICE

Contenido
La Republica..............................................................................................................3
Resumen................................................................................................................3
Cuestionario...........................................................................................................6
Venas Abiertas...........................................................................................................8
Resumen................................................................................................................8
Cuestionario.........................................................................................................10
Patas arriba: la escuela del mundo al revés...........................................................12
Resumen..............................................................................................................12
Cuestionario.........................................................................................................17
El arte de la Guerra.................................................................................................20
Resumen..............................................................................................................20
Cuestionario.........................................................................................................27
El príncipe................................................................................................................29
Resumen..............................................................................................................29
Cuestionario.........................................................................................................36
Diálogos en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu........................................38
Resumen..............................................................................................................38
Cuestionario.........................................................................................................48
48 Leyes del Poder..................................................................................................50
Resumen..............................................................................................................50
Cuestionario.........................................................................................................62
Bibliografía...............................................................................................................65
La Republica
Resumen

La REPÚBLICA consta de diez libros de extensión parecida, aunque no siempre


los cortes entre libro y libro corresponden a otras tantas transiciones o cambios de
tema en la discusión.
La situación en la que el diálogo se enmarca es un imaginario relato, puesto en
boca de Sócrates, de la conversación habida el día anterior en casa de Céfalo,
meteco propietario de una fábrica de escudos, tras presenciar en el Pireo las
procesiones celebradas en honor de la diosa tracia Bendis.
La acción ha de ser forzosamente ficticia, puesto que algunos de los personajes
participantes, aun siendo todos ellos reales, no llegaron nunca a conocerse entre
sí.
En cuanto al orden y la cadencia temporal en que los distintos elementos
componentes de la obra fueron redactados y dados a conocer, hay acuerdo casi
unánime entre los estudiosos, desde finales del siglo pasado, en que el libro I se
escribió en fecha muy temprana como obra independiente consagrada a dilucidar
el concepto de justicia, por lo que a veces se la designa, como ocurre con otros
diálogos, por el nombre del principal antagonista de Sócrates: Trasímaco.
Tomando pie en una primera intervención de Céfalo sobre las ventajas de la vejez,
consistentes básicamente en el hecho de no tener deudas, pregunta Sócrates qué
es la justicia, a lo que responde Polemarco con la célebre definición atribuida a
Simónides: “dar a cada uno lo que se le debe”. Esto quiere decir, según
Polemarco, que el justo ha de hacer bien a los amigos y mal a los enemigos. Pero
luego, acosado por Sócrates, precisa que el mal se ha de hacer sólo a los
enemigos injustos y el bien a los amigos justos. Con todo, Sócrates argumenta
con gran penetración psicológica que hacer mal a una persona de mala conducta
sólo contribuye a empeorarla, con lo que tendríamos el absurdo de un hombre
justo que, al perjudicar a los injustos, contribuiría a aumentar la injusticia de su
comportamiento. Ahora bien, el justo, por definición, no puede producir injusticia;
luego en ningún caso podrá perjudicar a nadie.
Sócrates, pues, emprende la tarea de mostrar la génesis del Estado a partir de la
necesidad de los hombres, primero, de asociarse para mejor proveer a su sustento
y, en seguida, de establecer una división del trabajo que permita sacar el máximo
partido de esa asociación, a la manera de lo que modernamente se llaman
economías de escala, para que quien se dedica, por ejemplo, al cultivo de la tierra
concentre en ello sus energías, al igual que los tejedores, zapateros, herreros y
demás artesanos, sin dispersarse cada uno en todas esas tareas por igual. Es ese
uno de los pasajes de la obra platónica donde mejor y con más énfasis se
establece el principio de la especialización técnica, que tendrá, como veremos,
gran trascendencia para el conjunto de la filosofía del autor.
La constitución inicialmente propuesta por Sócrates para la ciudad o Estado como
sociedad natural, es decir, como asociación de individuos destinada simplemente
a satisfacer las necesidades naturales básicas, merece el desdén de Glaucón, que
califica esa organización de Estado de cerdos. Objeción a la que Sócrates cede
sin oponer apenas resistencia, admitiendo considerar como modelo un Estado que
rebose en placeres.
Es este punto interesante al que no siempre se ha prestado la debida atención.
¿Piensa platón que el estado de justicia perfecta de la sociedad es el inicialmente
descrito, sustentado por una economía de mera subsistencia?
Pero, por otro lado, ¿cómo mantener el paralelismo entre la constitución del alma
y la del Estado? Aquella, en efecto, consta, según indicará Platón más adelante,
de tres partes: una apetitiva, otra fogosa y una tercera racional. En
correspondencia con ellas, el Estado ha de estar formado, respectivamente, por
productores de riqueza, guardianes defensores y gobernantes filósofos. Ahora
bien, como veremos en seguida, los segundos no serían necesarios en una
sociedad, por así decir, homeostática, sin crecimiento, pues su economía de pura
subsistencia o reproducción simple no la impulsaría a expandirse a costa de otras
sociedades vecinas y le evitaría verse envuelta en los conflictos para cuya
resolución son necesarios los guardianes o guerreros. Pero eso no es todo:
tampoco los productores estarían movidos, en aquella sociedad autosuficiente, por
el afán de lucro y placeres que parecen inherente al elemento apetitivo del alma,
sino por el simple instinto de supervivencia; en cuanto a los gobernantes, su papel
sería irrelevante, dada la simplicidad de la organización social que habrían de
dirigir, y en la que cabría hablar poco menos que de autogobierno, o de pura y
simple anarquía (en el sentido meramente descriptivo, no peyorativo, del término).
¿Cómo puede, pues, Platón, proponer un modelo de sociedad supuestamente
natural que no se ajuste realmente a la naturaleza de los seres humanos que
deben componerla para subsistir y coexistir? Pero ¿cómo puede, por otro lado,
hacer de la necesidad virtud y aceptar como modelo el Estado enfermo en que le
ha tocado vivir, sacudido por continuas guerras y conflictos sociales? La solución a
esta paradoja es precisamente el objetivo del diálogo, y coincide, ni más ni menos,
con el concepto de justicia que platón va a proponernos.
Pero no adelantemos acontecimientos. De momento, el Sócrates platónico se
conforma con una resignada afirmación del más puro pragmatismo: “Es probable
que muchos no se den por contentos con el género de vida sencilla que hemos
prescrito”. Como consecuencia de ello, el Estado deberá procurar a sus
ciudadanos una serie de lujos para cuya adquisición no bastará la primitiva
estructura: será preciso el aumento de su complejidad social y su capacidad
productiva, para lo que el territorio original resultará pequeño y será necesaria la
expansión, la cual tarde o temprano chocará con los intereses de otros Estados y
desembocará en conflictos que, muy a menudo, se resolverán por las armas. El
Estado, pues, tendrá necesidad de hombres valerosos y hábiles en la lucha que, al
profesionalizarse siguiendo la tendencia general a la división del trabajo, se
convertirán en una clase especial de ciudadanos defensores de su patria: los
guardianes.
A la objeción de Adimanto de que el género de vida propuesta en el libro III hará
muy poco felices a los guardianes, Sócrates replica, en primer lugar, que esa
afirmación es por lo menos discutible y, en segundo lugar, que, al igual que la
belleza de una estatua depende de que cada una de sus partes esté pintada del
color idóneo para lograr la armonía del conjunto, así también la felicidad del
Estado depende de que cada uno de sus estamentos lleve el género de vida
adecuado al buen funcionamiento global, del que depende, en último término, la
felicidad de cada ciudadano. Pero además hay que recordar que, en el caso de los
guardianes, se les había prescrito como condición natural para ejercer como tales
el que amaran (es decir, cifraran su felicidad en) el bien del Estado en su conjunto;
de modo que, en su caso al menos, la objeción de Adimanto carece de
fundamento.
Pero esa objeción sería igualmente infundada, a fortiori, en el caso de los
productores, quienes, por definición, se dedican desde un principio al logro de los
placeres derivados de la posesión de bienes materiales (y esa es, además, su
contribución al bien del Estado, ya que su productividad, aun impulsada por
motivaciones “egoístas”, crea la base material que sustenta la vida del conjunto).
Así, pues, la justicia pública, que era el objeto de investigación propuesto hacia la
mitad del libro II, se ha encontrado en aquella distribución de tareas por la que:
a) Los productores, a la vez que van tras los placeres que da la riqueza, aceptan
reconocer la función dirigente (que debe establecer, entre otras cosas, las
prioridades de la actividad productiva misma) como prerrogativa exclusivamente
de unos magistrados seleccionados por su amor al interés público (obedeciendo,
pues, a estos, los productores serán temperantes, y temperante será también el
Estado entero).
b) Los guardianes, elegidos para esta función por sus cualidades de arrojo y
abnegación, cumplen su tarea como fieles perros, ahuyentando a los enemigos y
tratando con el máximo respeto a los conciudadanos respetuosos de las leyes
(con lo que actuarán valerosamente y harán extensiva al Estado toda su valentía).
c) Los magistrados, escogidos entre los guardianes de mejor juicio y capacidad de
discernimiento, hacen gala de dichas cualidades al promulgar las leyes y tomar las
decisiones de las que depende el curso de la vida colectiva (prudencia personal
que se traduce en la conducta prudente de todo el Estado).
Cuestionario
1.- ¿Según Simónides que es la justicia? Es propio de la justicia devolver a cada
uno lo suyo.
2.- ¿Cómo modifica Polemarco la definición de justicia? Justicia es hacer el bien al
amigo que es bueno y perjudicar al enemigo que es malo.
3.- ¿Consiste el arte de la medicina en negociar? El arte de la medicina consiste
no en negociar sino en curar a los enfermos .El pilotaje de un barco, se define no
por ser el piloto simplemente un marino, sino el que ejerce el mando en la nave.
4.- ¿Quiénes tienen gobierno? Nadie que tiene gobierno (sea el arte que sea) en
cuanto gobernante ordena lo conveniente para sí mismo, sino lo conveniente para
el gobernado.
5.- ¿Cómo dicen los defensores de la doctrina justa? Todo hombre cree, con
razón, que la injusticia es más útil que la justicia
6.- ¿En qué principio se basa la ciudad? En el principio de la especialización de
modo que el hombre deje de ser solitario y obtenga y preste ayuda. Requiere para
su funcionamiento la especialización en el trabajo.
7.- ¿Según Sócrates cuales son los tres elementos que componen la melodía?
Letra, armonía y ritmo.
8.- ¿Después de la música que educación sería la encargada de formar a los
jóvenes? La educación gimnástica
9.- ¿Después de que el joven ejercite el cuerpo y una vez cultivada el alma que le
trae el exceso y una alimentación con condimentos? Traen desarreglos y
enfermedades.
10.- ¿Según Sócrates el ciudadano Conviene dictar una ley que lo sancione? Sí, y
además no ganan más paga que el sustento, pues aparte de é1 no reciben salario
alguno, a diferencia de los otros ciudadanos, de modo que no pueden salir de la
ciudad por su propio placer, ni gastar el dinero con cortesanas, ni emplearlo,
aunque lo quisieran, en tantas cosas en que lo usan aquellos que son tenidos por
dichosos."
11.- ¿En qué clase de ciudadanos se encuentra el valor? Los guardianes, por la
educación que han recibido y es una cualidad propia de la ciudad.
12.- ¿Según Sócrates, en que consiste la templaza? En la armonía entre la
prudencia y el valor, está entre lo menos bueno y lo mejor por naturaleza que hay
en la ciudad o en una persona.
13.- ¿En qué consiste la justicia? En ocuparse únicamente de los propios
asuntos. Es el origen de las tres virtudes: prudencia, valor y templanza, es decir la
virtud que concurre con las otras a la perfección de la ciudad.
14.- ¿Qué es injusticia? La usurpación de los derechos del otro.
15.- ¿Cómo debía ser el moro de vida de los soldados según Sócrates? En primer
lugar, ninguno tendrá nada que le pertenezca, excepto los objetos de primera
necesidad; segundo, ninguno tendrá casa donde no pueda entrar todo el que
quiera. En cuanto a sus alimentación recibirán de los demás ciudadanos aquellos
que puedan necesitar como recompensa de la defensa que les prestan, sin que
nada les sobre, ni les falte. Harán vida en común y sus comidas serán colectivas,
como soldados en campaña.
16.- ¿Qué es la justicia?
A) vicio e ignorancia
B) sabiduría y virtud;
17.- ¿Qué es más ventajosa la justicia o la injusticia? ¿Por qué?
Venas Abiertas
Resumen

Eduardo Galeano periodista y escritor Uruguayo, personaje identificado por su


gran obra maestra “Las venas abiertas de América Latina” escrita en 1970, uno de
los libros con mayor impacto que se hayan escrito durante los años de
inestabilidad política, económica y social en América Latina que siguieron a los
diversos movimientos sociales por entonces desatados en la región. Cabe resaltar
que en este periodo Uruguay se encontraba bajo dictaduras militares,
acontecimientos que lo llevaron a narrar a lo que muchos le llaman la “verdadera
historia de América Latina”. Plantea las secuelas del choque cultural entre el
mundo europeo y el mundo prehispánico, desde la llegada de las potencias
europeas a América, pasando por el nacimiento de las nuevas naciones
americanas y abarcando hasta el intervencionismo estadunidense, con lo que
entabla una relación entre el proceso histórico y los fallidos proyectos de
desarrollo que se pusieron en marcha en Hispanoamérica, con un supuesto futuro
prometedor.
Fue así como Eduardo Galeano comenzó la redacción de su manuscrito el cual se
encuentra dividido en tres apartados; el primero basado en los recursos naturales
de América Latina y en cómo la explotación de éstos provocó la riqueza de las
potencias europeas y la pobreza de los productores latinoamericanos. Haciendo
referencia a la innumerable cantidad de saqueos y de esclavización.
Desde el descubrimiento de América, ésta ha estado sometida al constante uso de
su fortuna por otras civilizaciones que en lugar de ayudar a su progreso, hurtan
para beneficio propio, tal como el uso abusivo de las tierras y la obtención del oro
y la plata, entre otros recursos.
Pero estos recursos se pasarían a ser armas de doble filo, ya que al mismo tiempo
que hacían crecer las economías europeas, y en menor medida las
latinoamericanas, iban desgastando el suelo y propiciando la concentración del
monocultivo, aspecto fuertemente criticado por Galeano y del que se sirve para
remarcar el turbio futuro que les depara a las naciones americanas.
Galeano (1970) “La verdad es como la hoja de una espada sin empuñadura, corta
por todos lados a quien quiera sostenerla y más a quien quiera forcejear con ella”
ante el aparente descubrimiento de América Latina y la iniciación del saqueo, o
bien como los europeos y norteamericanos le llaman “el libre comercio” se abre el
paso al capitalismo, a la propiedad privada y a la esclavitud de la mano obrera; en
la cual mientras unos países tecnócratas se especializan en ganar los países
subdesarrollados se dedican en perder su grandes riquezas, en regalarlas y
comprarlas a un porcentaje mayor como si los primer mundistas les estuvieran
haciendo un favor en nombre de la globalización.
Países como Uruguay, Brasil, Argentina, Bolivia, México, Chile, República
Dominicana y eso por nombrar algunos les fue saqueado sus minerales (cobre-
estaño), sus plantas como: el café, el caucho, el cacao, semillas como el arroz,
fibra textil (algodón) y la mayor riqueza promotora del capitalismo y el monopolio el
petróleo.
Y así conforme se extendía la economía monetaria las estructuras sociales se iban
nutriendo cubriendo más capas sociales y en consecuencia las desigualdades.
Ante el análisis del poder realizado al orden económico se atenúa la planeación
gubernamental y política financiada por el despilfarro colonial cedido a los
europeos y estadounidenses debido a las grandes deudas que había acumulado
España.
Ante el libre comercio en la oligarquía no tardo en presentarse los oligopolios y
monopolios a los productos que le pertenecían a América Latina desterrándolos de
ella y capitalizándolos en beneficio de manos extranjeras.
Dichos acontecimientos ocurridos en la historia dieron paso a una triada
Europeas, Americana y Afroamericana que resultaba en una esclavización hacia
los afroamericanos, siendo mano de obra barata, pese a las intervenciones
extranjeras de Estados Unidos ante la explotación de los países latinos en 1861 se
da comienzo a la Guerra de Secesión causada entre los estados del norte de E.U
que querían derrocar la esclavización y estados del sur que tenían como mano de
obra a esclavos afroamericanos.
En el segundo apartado Galeano realiza una síntesis sobre la situación económica
en la que se encontraba América después de los saqueos y los intentos fallidos de
obtener un desarrollo.
Plantea que las grandes empresas comenzaron con la invasión y conquista de los
territorios latinoamericanos: la mano de obra barata y los productos primarios son
el principal objetivo de esta temible campaña del capital imperialista, lo que se
relata en los últimos capítulos de esta segunda parte, en la que se recortan
aquellas verdades atroces de la realidad latinoamericana y comienza a
estructurarse el disfraz utilizado por el capital imperialista.
Con ello se formula la siguiente pregunta: ¿qué lugar toma el Estado dentro de
este imperialismo? Galeano claramente determina el debilitamiento del Estado a
través de las actividades de los sectores empresariales extranjeros dentro de la
región, lo que conlleva un proceso gradual de desnacionalización de empresas
que comenzará a extenderse a lo largo de los territorios latinoamericanos,
apoderándose de los procesos de industrialización y controlando los mercados
internos.
Es por ello que Galeano (1970) afirma:
“América Latina continúa exportando su desocupación y su miseria: las materias
primas que el mercado mundial necesita y de cuya venta depende la economía de
la región y ciertos productos industriales elaborados, con mano de obra barata, por
filiales de las corporaciones multinacionales. El intercambio desigual funciona
como siempre: los salarios de hambre de América Latina contribuyen a financiar
los altos salarios de Estados Unidos y Europa” (p. 269).
Y en su último apartado llamado “Siete años después” Galeano se da a la tarea
de narrar los acontecimientos que han sucedido después de la publicación de su
libro. Marcando las consecuencias de la segunda parte de su libro, así en su
último punto remarca que “el subdesarrollo no es una etapa del desarrollo. Es una
consecuencia. El subdesarrollo de América Latina proviene del desarrollo ajeno y
continúa alimentándolo” (p. 363).
Durante el largo discurso que plantea Eduardo Galeano en su libro hace
referencia a distintos sucesos imprescindibles en nuestra historia, mencionando;
fechas, nombres, reflexión y una síntesis exquisita de nuestros ayeres.
Recapitulando aspectos emblemáticos al proceder de nuestro subdesarrollo como
lo son: el propio descubrimiento de América, la Guerra de Secesión, la Triple
alianza (Argentina, Brasil y Uruguay), la Primera Guerra mundial, la Gran
depresión de1929, la Segunda Guerra Mundial y la propia creación de Banco
Internacional adaptado para erradicar la pobreza que deja cierta guerra y que
busca como objetivo principal establecer un equilibrio económico mundial, que por
no sonar irónico con los saqueos Estados Unidos resulta ser la principal potencia
con voz y voto dentro de este banco.
Así, queda clara la representación de víctima y victimario que se encuentra
presente a lo largo de la obra, donde los pobladores de las tierras
latinoamericanas siempre han sido las víctimas y los victimarios han sido aquellos
sujetos ajenos a esta tierra con un hambre voraz de enriquecimiento.
A pesar de ser un libro publicado ya hace mucho tiempo, sigue siendo de gran
utilidad para poder entender la construcción del presente de América Latina
reinante aún en el presente latinoamericano.
Con referencia a Galeano Latinoamérica es exquisita, no debe ser destruida por
ideales injustos y personalistas, tiene el poder para contrarrestar una vida plagada
de miseria y buscar la excelencia. Está en cada uno de sus habitantes seguir
permitiendo la invasión y aniquilación o tener la fortaleza de luchar por sus tierras
y no dejar que el tiempo siga corriendo.
Cuestionario
1.- Nombre y año de publicación del libro: “Las venas abiertas de América Latina”:
Eduardo Galeano, 1970.
2.- ¿Cuál fue el Primer imperio más grande cuando los conquistadores
interrumpieron en América? Los Incas, pues recorría el Perú, Bolivia, Ecuador y
gran parte de Colombia, Argentina y Chile .
3.- ¿Cuál fue la capital de los aztecas en el corazón de México? Tenochtitlán.
4.- ¿Sobre qué actividad se fundamentaba el capital de la corona Española? La
actividad Minera (Potosí y Mercurio)
5.- Años en los que gobernó Felipe Tercero Rey de España. 1598-1621.
6.- ¿Cómo se referían los españoles a los latinoamericanos? Esclavos o indios.
7.- ¿Quién y entre qué años conquistó el imperio mexica o azteca? Hernán Cortés
en 1519 y 1521.
8.- Enfermedad que tuvo lugar en aquella época entre españoles e hispanas:
Sífilis.
9.- ¿Quién y en qué año “descubrió” América? Cristóbal Colón, 1492.
10.- Tres autoridades de España en aquella época: Rey, corregidor y cura.
11.- Forma de actuación política basada en dominar otras tierras y comunidades
utilizando el poder militar o económico: Imperialismo.
12.- Objetivos de forma política antes mencionada: mano de obra barata y
productos primarios.
13.- Indígena que lideró la gran rebelión en contra de las reforma de España en
1780 y 1782: Tupac Amaru
14.- ¿Qué países participaron en la Triple Alianza? Argentina, Brasil y Uruguay.
15.- Principales plantas explotadas por los conquistadores: café, cacao y algodón.
16.- Potencias mundiales que más han contribuido a la explotación de América:
Estados Unidos y España.
17.- Países que participaron en la primera guerra mundial: Alemania, Austria, Gran
Bretaña, Francia, Bélgica, Rusia, Yugoslavia, Japón y Polonia.
18.- Principales países que participaron en la segunda guerra mundial: China,
Francia, Gran Bretaña, La Unión Soviética y Estados Unidos.
19.- ¿Cómo influyó la iglesia en la esclavitud? Estaba materialmente asociada al
sistema de explotación que sufrían.
20.- ¿A qué le llama Galeano la imponencia de Latinoamérica? Al mercado interno
limitado por la pobreza de las mayorías.

Patas arriba: la escuela del mundo al revés


Resumen

La escuela del mundo al revés


“La escuela del mundo al revés es hija del sistema que ha conquistado, por
primera vez en toda la historia de la humanidad, el poder universal… El mundo al
revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la
falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo.”
En este capítulo el autor explica la estructura y los fundamentos del mundo al
revés. En primer lugar menciona la ley natural, la cual, connota superioridad,
justifica la desigualdad, la injusticia y el abuso, culpa la biología y olvida la historia.
A partir de esta ley, menciona un segundo término que justifica el medio por el cual
se mantienen “exitosos" aquellos “organismos internacionales que controlan la
moneda, el comercio y el crédito”, conquistadores de los países pobres y de sus
pobres.
La sociedad la ha dividido, vemos al prójimo como un peligro, la economía, el
racismo y el machismo son producto de una herencia genética, (rico, pobre, sexo,
raza, etc.); un “privilegio de herencia” o una “fatalidad del destino”, lo que
determina nuestro lugar y papel en el mundo y la representación del otro. Y es la
educación el proceso por el cual los niños son enseñados a aceptar su lugar:
 Los niños de arriba son educados a ser dinero, se encuentran dentro,
encerrados, fuera de la realidad.
 Los niños de abajo son los “rehenes del sistema, a quienes la sociedad
exprime, castiga, vigila y a veces mata, son personas que viven bajo la
necesidad”
 Los niños de en medio son víctimas de la violencia y la inseguridad y
receptores de los pobres y de los ricos.
“Unos nacen para mandar y otros nacen para ser mandados”. Y eso es por la
herencia, el privilegio es la impunidad, la llave de la cárcel y la imagen de modelo
de buena salud del éxito social.
“La publicidad manda a consumir y la economía lo prohíbe… igualador en las
ideas y en las costumbres que impone y desigual en las oportunidades que
brinda… El libre comercio ha convertido a nuestros países en bazares de
chucherías importadas que la mayoría de la gente puede tocar pero no mirar”.
Obstruye las oportunidades de desarrollo y crecimiento de los talleres artesanales
y de la población.
Produce modelos de sociedad de consumo que son asimilados como ideales de
vida e identidad, genera necesidad.
Cátedras del miedo.
“En un mundo que prefiere la seguridad a la justicia, hay cada vez más gente que
aplaude el sacrificio de la justicia en los altares de la seguridad.” La gente cada
vez deja de creer en la policía, se desacreditan las fuerzas del orden mientras la
delincuencia aumenta y un mayor porcentaje queda impune. Por otra parte los
candidatos y el mercado sean percatado de los privilegios que se pueden obtener,
convirtiendo la seguridad en discurso y mercancía y a la delincuencia, violencia y
persecuciones a “desordenados” y civiles, en depuraciones para el control de
espacio. Es “el mismo sistema de poder que fabrica la pobreza es el que declara
la guerra sin cuartel de los desesperados que genera”.
Es así, como los temerosos pueden volverse más peligrosos que sus agresores,
exigiendo o haciendo justicia por medio de la muerte.
“El miedo es la materia de las prósperas industrias de la seguridad privada y del
control social”
La seguridad se vuelve mercancía y se incrementa la seguridad privada, fomenta y
mantiene la desconfianza al prójimo y alimenta al miedo.
“Muchos de los grandes negocios promueven el crimen y del crimen viven. Nunca
hubo tanta concentración de recursos económicos y de conocimientos cíentifivos y
tecnológicos dedicados a la producción de muerte. Los países que más armas
venden al mundo son los mismos países que tienen a su cargo la paz mundial.”
Gran oferta representa la guerra, las drogas, el secuestro, etc. Lo menciona como
la industria de las armas, venta de muerte y exportación de violencia, y quienes las
controlan son los países que tienen derecho de veto en las Naciones Unidas,
venden a la guerra y al terrorismo.
“¿Quién está traficando con todo este dolor humano? ¿A quién da de ganar esta
tragedia? «La cara del verdugo está siempre bien escondida»
En este mundo donde tiene más éxito el que mata más, los pobres son el nuevo
enemigo, “la guerra contra las drogas es una máscara de la guerra social. Lo
mismo ocurre con la guerra contra la delincuencia común. Se sataniza al
drogadicto y, sobre todo, al drogadicto pobre, como se sataniza al pobre que roba,
para absolver a la sociedad que los genera.”
Seminario de Ética
En este capítulo el autor habla acerca de lo que tiene que hacer la gente para
sobrevivir en un mundo globalizado y donde las leyes y normas solo aplican para
algunos. Por ejemplo, menciona a los políticos que prometen cambios pero que al
llegar al poder tosas sus promesas se les olvidan. En el caso de los grandes
fraudes realizados en América Latina el dinero nunca ha sido regresado ni los
presidentes derribados, ni los muchos ministros renunciados por comprobada
corrupción, ni los directores de servicios públicos, ni los legisladores, ni los
funcionarios que reciben dinero por debajo de la mesa. Nunca nadie ha devuelto
nada. Lo cual nos habla acerca de que la deshonestidad es la única vía que
conduce al éxito.
Se castiga abajo lo que se recompensa arriba. El robo chico es delito contra la
propiedad, el robo grande es derecho de los propietarios. Los políticos sin
escrúpulos no hacen más que actuar de acuerdo con las reglas de juego de un
sistema donde el éxito justifica los medios que lo hacen posible, por sucios que
sean los delitos del capital financiero son mucho más temibles que los delitos que
aparecen en las páginas policiales de los diarios.

En este mundo hay demasiada miseria, pero hay también demasiado dinero, y la
riqueza no sabe qué hacer consigo misma. En otros tiempos, el capital financiero
ampliaba, por la vía del crédito, los mercados de consumo. Estaba al servicio del
sistema productivo, que para ser necesita crecer: actualmente, en plena
desmesura, el capital financiero ha puesto al sistema productivo a su servicio, y
con él juega el gato con el ratón. “Si no fuera por los defectos de pobreza los
delincuentes de barrio podrían lucir coronas de reyes”. Hay tanto desempleo que
nos debemos conformar con lo que nos ofrecen, al salario que nos imponen, con
condiciones de trabajo obligatorias para no arriesgarnos a ser despedidos o
desempleados.
Clases Magistrales de Impunidad
A través de diversos ejemplos, Galeano muestra la impunidad por la que las
grandes empresas se manejan. En el caso de los Estados Unidos, venden cerca
de la mitad de las armas del mundo y compran cerca de la mitad del petróleo que
consumen. De las armas y del petróleo dependen, en gran medida, su economía y
su estilo de vida. Nigeria, la dictadura africana que más dinero destina a los gastos
militares, es un país petrolero. La empresa anglo-holandesa Shell se lleva la
mitad; y la norteamericana Chevron, buena parte del resto. Chevron arranca a
Nigeria más de la cuarta parte de todo el petróleo y el gas que explota en los
veintidós países donde opera.
El crimen paga; pero paga cuando se practica, como los negocios, en gran escala.
No están presos por homicidio los altos jefes militares que han dado la orden de
matar a un gentío en América latina, aunque sus fojas de servicio dejan colorados
de vergüenza a los malevos y bizcos de asombro a los criminólogos. Las
empresas que más éxito tienen en el mundo son las que más asesinan al mundo;
y los países que deciden el destino del planeta son los que más méritos hacen
para aniquilarlo.
La humanidad entera paga las consecuencias de la ruina de la tierra, la
intoxicación del aire, el envenenamiento del agua, el enloquecimiento del clima y
la dilapidación de los bienes mortales que la naturaleza otorga. Pero las
estadísticas confiesan y los numeritos traicionan: los datos, ocultos bajo el
maquillaje de las palabras, revelan que es el veinticinco por ciento de la
humanidad quien comete el setenta y cinco por ciento de los crímenes contra la
naturaleza.
Pedagogía de la Soledad
Este autor también critica el modo de vida de la sociedad de consumo que obliga a
obtener rápidos beneficios en poco tiempo: flores sometidas a luz continua para
rápido crecimiento, gallinas a las que se les reduce las horas de sueño y se las
hace vivir mal sin casi poder moverse, y gente que vive siempre deprisa y
corriendo pero sin hacer deporte alguno, porque además “en la última década la
«obesidad severa» ha crecido casi un 30% entre la población joven de los países
más desarrollados”, especialmente Estados Unidos en el que la obesidad ya se
trata como epidemia nacional, y determinados tratamientos son subvencionados
por el gobierno. “El país que inventó las comidas y bebidas light, la diet food y los
alimentos fat free tienen la mayor cantidad de gordos del mundo.
El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar
televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa 4 horas diarias devorando comida
de plástico. Triunfa la comida basura disfrazada de comida: esta industria está
colonizando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la
cocina local” en la “globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food“.
Así no es extraño que la empresa McDonald’s sea denunciada por ecologistas y
activistas antiglobalización, acusando a esta empresa de “maltrato a sus
trabajadores, la violación de la naturaleza y la manipulación comercial de las
emociones infantiles: sus empleados están mal pagados, trabajan en malas
condiciones y no pueden agremiarse; la producción de carne para las
hamburguesas arrasa los bosques tropicales y despoja a los indígenas; y la
multimillonaria publicidad atenta contra la salud pública, induciendo a los niños a
preferir alimentos de muy dudoso valor nutritivo” y de un altísimo contenido en
grasa como lo han demostrado multitud de estudios.
Pero, en este mundo al revés, la publicidad hace milagros y los anuncios
embaucadores saben cómo conseguir que el consumidor obedezca sus
dictámenes. “En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han
duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más
Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de
consumo obligatorio. No se sabe si en Navidad se celebra el nacimiento de Jesús
o de Mercurio, dios del comercio, pero seguramente es Mercurio quien se ocupa
de bautizar los días de la compra obligatoria: Día del Niño, Día del Padre, Día de
la Madre, Día del Abuelo, Día de los Enamorados”, “La cultura de consumo,
cultura de lo efímero, condena todo al desuso inmediato. Todo cambia al ritmo
vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender.” La televisión
tiene aquí su parte de responsabilidad y “el televisor es inocente del uso y del
abuso que se hace de él”, aunque los medios dicen siempre lo mismo: “Ofrecemos
a la gente lo que la gente quiere, y así se absuelven; pero esa oferta, que
responde a la demanda, genera cada vez más demanda de la misma oferta: se
hace costumbre, crea su propia necesidad, se convierte en adicción. En las calles
hay tanta violencia como en la televisión, dicen los medios; pero la violencia de los
medios, que expresa la violencia del mundo, también contribuye a multiplicarla.
Trabajar, dormir y mirar la televisión son las tres actividades que más tiempo
ocupan en el mundo contemporáneo. Bien lo saben los políticos. Gracias a la
pantalla chica, el presidente Reagan pudo convencer a la opinión pública
norteamericana de que Nicaragua era un peligro. Hablando ante el mapa del norte
de América, que progresivamente se iba tiñendo de rojo desde el sur, Reagan
pudo demostrar que Nicaragua iba a invadir los Estados Unidos, vía Texas.”
“Las imágenes del hambre jamás aluden, ni siquiera de paso, al saqueo colonial.
Jamás se menciona la responsabilidad de las potencias occidentales, que ayer
desangraron al África a través de la trata de esclavos y el monocultivo obligatorio,
y hoy perpetúan la hemorragia pagando salarios de hambre y precios de ruina. Lo
mismo ocurre con la información sobre las guerras; siempre el mismo silencio
sobre la herencia colonial, siempre la misma impunidad para el amo blanco que
hipotecó la independencia africana, dejando a su paso burocracias corruptas,
militares despóticos, fronteras artificiales y odios mutuos; y siempre la misma
omisión de cualquier referencia a la industria de la muerte, que desde el norte
vende las armas para que el sur se mate peleando.”
“Quizás el más certero símbolo de la época sea la bomba de neutrones, que
respeta las cosas y achicharra a los seres vivos. La ciencia y la técnica que han
sido puestas al servicio del mercado y de la guerra, nos ponen a su servicio. La
injusticia, motor de todas las rebeliones que en la historia han sido, no sólo no se
ha reducido en el siglo XX, sino que se ha multiplicado hasta extremos que nos
resultarían increíbles si no estuviéramos tan entrenados para aceptarla como
costumbre y obedecerla como destino. Pero el poder no ignora que la injusticia
está siendo cada vez más injusta, y que está siendo cada vez más peligroso el
peligro. Desde que cayó el Muro de Berlín, y los regímenes llamados comunistas
se derrumbaron o cambiaron hasta hacerse irreconocibles, el capitalismo se ha
quedado sin pretextos. En los años de la guerra fría, cada mitad del mundo podía
encontrar, en la otra mitad, la coartada de sus crímenes y la justificación de sus
horrores. Cada una decía ser mejor, porque la otra era peor. Ahora, súbitamente
huérfano de enemigo, el capitalismo celebra su hegemonía, y de ella usa y abusa
sin límites; pero ciertos signos indican que empieza a asustarse de sus propios
actos. A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual,
la caridad se practica de arriba abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un
poquito las relaciones de poder. Las grandes potencias que gobiernan al mundo
ejercen la delincuencia internacional con impunidad y sin remordimientos. Sus
crímenes no conducen a la silla eléctrica, sino a los tronos del poder; y la
delincuencia del poder es la mamá de todas las delincuencias.” Razones no le
faltan a Eduardo Galeano para esas afirmaciones y para ello cuenta algunos
casos bastante interesantes (como los de Chile, Nicaragua o Cuba), pero más
recientemente podemos también citar el caso de Palestina, torturada hasta el
horror por Israel (matanzas y ocupación de principios de 2002) y cómo las
“grandes potencias” a las que se refiere el autor, son cómplices por omisión, ya
que se limitan en el mejor de los casos a condenar los asesinatos, pero no toman
otras medidas (dejar de vender armas, romper relaciones comerciales y
diplomática).
La contraescuela
Para terminar, el libro reivindica “El derecho al delirio”, el derecho a soñar con un
mundo mejor, aunque posiblemente eso no sea posible. Podemos elegir algunos
versos de ese sueño:
• “en ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el
servicio militar, sino los que quieran cumplirlo;”
• “los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán
calidad de vida a la cantidad de cosas;”
• “el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, sino contra la pobreza,
y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra;”
• “nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión;”
• “los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no
habrá niños de la calle;”
• “la educación no será el privilegio de quienes puedan pagarla;”
• “la policía no será la maldición de quienes no puedan comprarla;”
• “la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas,
volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda;”
• “la Iglesia también dictará otro mandamiento, que se le había olvidado a
Dios: «Amarás a la naturaleza, de la que formas parte»;”
El libro termina diciendo que se terminó de escribir en agosto de 1998 y que para
saber cómo continúa basta con seguir las noticias de cada día. Y efectivamente,
así es. Por desgracia, el mundo está lleno de noticias como esta y mientras no lo
remediemos seguirá estándolo. “Pero alguien, quién sabe quién, escribió al pasar,
en un muro de la ciudad de Bogotá: Dejemos el pesimismo para tiempos mejores.”

Cuestionario
1. Según Galeano ¿En qué consiste la “ley natural”? La ley natural es el medio
por el cual se comprueba o justifica la escala social, es decir que establece la
posición social en la cual cada persona pertenecerá y especifica la necesidad de
una jerarquía, donde existe solo dos tipos de agentes; un superior y un inferior.
2. ¿Cuáles son los dos aspectos de vida que ofrece el mundo al revés?
 Quienes no están presos por la necesidad están presos por el miedo.
 Los que están presos por la necesidad viven con ansiedad de tener las
cosas que no tienen, quienes están presos por el miedo tienen pánico de
perder las cosas que tienen.
3. ¿Cuál es el objeto pedagógico del mundo al revés que Galeano describe? El
mundo al revés nos entrena para ver al prójimo como una amenaza y no como
una promesa, nos reduce a la soledad y nos consuela con drogas químicas y con
amigos cibernéticos.
4. ¿Cuáles son los principios de la enseñanza del miedo?
 Pánico colectivo.
 Es una inspiración para los políticos (en campañas políticas prometen
mayor seguridad).
 El libre comercio: la industria del secuestro, el narcotráfico, la industria de
las armas y las guerras, la industria de la seguridad privada, etc.
 Alivio de la falta de espacio (como una depuración justificada por la
seguridad).
5. ¿Cuáles son los países con derecho de veto en el Consejo de Seguridad de las
Naciones Unidas?
 Estados Unidos
 Rusia
 Francia
 China
 Reino Unido
6. ¿Cuáles son los principales ejemplos que menciona Galeano para explicar el
tema de “La impunidad de los cazadores de gente”? Era Victoriana, los servicios
que vendió Suiza a Alemania, Margaret Thatcher y Pinochet
7. ¿Cuáles son las mejores condiciones para las empresas según Galeano? Las
peores condiciones en cuanto al nivel de salarios, la seguridad en el trabajo y la
salud de la tierra y de la gente.
8. ¿Qué es lo que provoca la impunidad del estado? Premia el delito, induce a su
repetición y le hace propaganda, estimula al delincuente y contagia su ejemplo.
9. ¿Qué fue lo que mencionó Lawrence Summers en un informe de uso interno
para el banco mundial? Los desechos de las grandes potencias deberían ser
depositados en los países menos desarrollados, en su mayoría de América Latina
10. ¿Qué es lo que promete la adquisición de un automóvil? La promesa de la
juventud eterna y un estatus mayor dentro de la sociedad
11. ¿A qué se refiere el autor cuando menciona al consumidor ejemplar? Aquel
que sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión, sentado ante
la televisión, pasa 4 horas diarias devorando comida de plástico.
12. ¿Cuáles son las tres actividades que más tiempo ocupan en el mundo
contemporáneo? Trabajar, dormir y mirar la televisión.
13. ¿Cuál es el símbolo más certero de la época del consumismo según Galeano?
la bomba de neutrones, que respeta las cosas y achicharra a los seres vivos
14. ¿A qué nos obliga el modo de vida de la sociedad de consumo? A obtener
rápidos beneficios en poco tiempo: flores sometidas a luz continua para rápido
crecimiento, gallinas a las que se les reduce las horas de sueño y se las hace vivir
hacinadamente sin casi poder moverse y gente que vive siempre deprisa y
corriendo pero sin hacer deporte alguno.
15. ¿A qué se refiere el autor cuando escribe “derecho al delirio”? Que en estos
momentos tenemos el derecho a soñar con un mundo mejor, aunque posiblemente
eso no sea posible.
El arte de la Guerra
Resumen

Fue un general chino que vivió alrededor del siglo v antes de cristo. La colección
de ensayos sobre el arte de la guerra atribuida a sun tzu es el tratado más antiguo
que se conoce sobre el tema. A pesar de su antigüedad los consejos de sun tzu
siguen manteniendo vigencia.
El arte de la guerra es el mejor libro de estrategia de todos los tiempos. Inspiró a
napoleón, maquiavelo, mao tse tung y muchas más figuras históricas. Este libro de
dos mil quinientos años de antigüedad, es uno de los más importantes textos
clásicos chinos, en el que, a pesar del tiempo transcurrido, ninguna de sus
máximas ha quedado anticuada, ni hay un solo consejo que hoy no sea útil. pero
la obra del general sun tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un
tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento
de la naturaleza humana en los momentos de confrontación. No es, por tanto, un
libro sobre la guerra; es una obra para comprender las raíces de un conflicto y
buscar una solución. “la mejor victoria es vencer sin combatir”, nos dice sun tzu, “y
ésa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante”. La obra de sun tzu
llegó por primera vez a Europa en el periodo anterior a la revolución francesa, en
forma de una breve traducción realizada por el sacerdote jesuita j. j. m. amiot. En
las diversas traducciones que se han hecho desde entonces, se nombra
ocasionalmente al autor como sun wu o sun tzi
Habitualmente se hace referencia a las culturas orientales como culturas de
estrategia y no es pequeña la influencia de sun tzu en este desarrollo cultural. Hoy
en día, la filosofía del arte de la guerra ha ido más allá de los límites estrictamente
militares, aplicándose a los negocios, los deportes, la diplomacia e incluso el
comportamiento personal. Por ejemplo, muchas frases clave de los manuales
modernos de gestión de empresas, son prácticamente citas literales de la obra de
sun tzu (cambiando, por ejemplo, ejército por empresa, o armamento por recursos,
sin ir más lejos). Las ideas siguen siendo completamente válidas a pesar de los 25
siglos transcurridos desde que se escribieron.
CAPÍTULO I
Esta considerado según bajo cinco factores fundamentales y la comparación de
siete elementos, para apreciar los datos esenciales.
 Influencia moral o la doctrina, el tiempo, el terreno, el mando, la disciplina
 Influencia moral o la doctrina significa aquello que hace que el pueblo esté
en armonía con su gobernante, de modo que le siga donde sea, sin temer
por sus vidas ni a correr cualquier peligro.
 El tiempo significa el ying y el yang, la noche y el día, el frío y el calor, días
despejados o lluviosos, y el cambio de las estaciones.
 El terreno implica las distancias, y hace referencia a dónde es fácil o difícil
desplazarse, y si es campo abierto o lugares estrechos, y esto influencia las
posibilidades de supervivencia.
 El mando ha de tener como cualidades: sabiduría, sinceridad,
benevolencia, coraje y disciplina.
 Por último, la disciplina ha de ser comprendida como la organización del
ejército, las graduaciones y rangos entre los oficiales, la regulación de las
rutas de suministros, y la provisión de material militar al ejército
CAPITULO II
Sobre la iniciación de las acciones, si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo,
serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas. así pues, lo más importante en
una operación militar es la victoria y no la persistencia. esta última no es
beneficiosa. un ejército es como el fuego: si no lo apagas, se consumirá por sí
mismo. por lo tanto, sabemos que el que está a la cabeza del ejército está a cargo
de las vidas de los habitantes y de la seguridad de la nación.
CAPÍTULO III
Sun Tzu decía, “es mejor conservar a un enemigo intacto que destruirlo, los
ejércitos ajenos sin luchar son los mejores maestros del arte de la guerra”.
Asimismo decía que nunca se debe de atacar por cólera y con prisas, se debe
tomar un tiempo y planearlo. Luchar contra todas las facciones enemigas nos
permitirá obtener una victoria completa, por tanto un beneficio total. Para ello es
importante la “Ley del asedio estratégico”, en la cual propone que la victoria
completa se produce cuando el ejército no lucha, la ciudad no es asediada, la
destrucción no se prolonga, y en cada caso, el enemigo es vencido por el empleo
de la estrategia.
Por otro lado, menciona 3 maneras en la que un príncipe lleva al ejército al
desastre.
1. Cuando ignora los hechos, es decir, ordena avanzar o retirarse cuando no
debe de hacerlo, con ello inmoviliza al ejército.
2. Cuando ignora los asuntos militares, esto provoca confusión en los
soldados.
3. Cuando ignora cómo llevar a cabo las maniobras militares, pero comparte
por igual su dirección, esto provoca soldados vacilantes.
Existen entonces 5 formas de conocer al futuro vencedor
1. Saben luchar y cuando no.
2. Saben discernir cuando utilizar muchas o pocas tropas.
3. Tienen tropas cuyos rangos superiores e inferiores tienen el mismo objeto.
4. Se enfrentan con preparativos al enemigo.
5. Tienen generales competentes y no limitados por sus gobiernos.
CAPÍTULO IV
Los guerreros expertos se hacen invencibles, es decir se conocen a ellos mismo,
después aguardan para descubrir la vulnerabilidad de sus adversarios.
La invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario.
Un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después, un ejército
derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después. El ejército debe
estar estrictamente disciplinado, hasta el punto en que los soldados morirían antes
que desobedecer, las recompensas y los castigos merecen confianza y están bien
establecidos, pueden vencer a un príncipe enemigo.
CAPÍTULO V
Los expertos son capaces de vencer al enemigo creando una percepción
favorable para ellos, y así obtener la victoria sin necesidad de ejercer la fuerza.
El orden y el desorden son una cuestión de organización, la cobardía es una
cuestión de valentía y de ímpetu, la fuerza y la debilidad son una cuestión de
formación en la batalla. Cuando un ejército tiene la fuerza del ímpetu (la
percepción), incluso el tímido se vuelve valiente.
Nada está fijado en las leyes del arte de la guerra, estas se desarrollan sobre la
base del ímpetu.
CAPITULO VI
Los que se anticipan, se preparan y llegan primero al campo de batalla y esperan
al adversario, están en posición descansada; los que llegan al último al campo de
batalla, los que improvisan y entablan la lucha quedan agotados.
Los buenos guerreros hacen que los adversarios vengan a ellos, y de ningún
modo se dejan atraer fuera de su fortaleza. Si haces que los adversarios vengan a
ti para combatir su fuerza estará siempre vacía, si no sales a combatir tu fuerza
estará siempre llena. Este es el arte de vaciar a los demás y llenarse a uno mismo.
Se debe atacar inesperadamente, interrumpir sus provisiones, ser
extremadamente sutil, discreto, hasta el punto de no tener forma. Se
completamente misterioso y confidencial, hasta el punto de ser silencioso. Las
situaciones militares se basan en la velocidad, llega como el viento, muévete como
el relámpago, y los adversarios no podrán verte.
“La victoria en la guerra no es repetitiva, sino que adopta su forma continuamente”
C A P I T U L O VII
Una fuerza militar se establece mediante la estrategia en el sentido de que
distraes al enemigo para que no pueda conocer cuál es tu situación real y no
pueda imponer su supremacía. Se moviliza mediante la esperanza de
recompensa, en el sentido de que entra en acción cuando ve la posibilidad de
obtener una ventaja. Dividir y volver a hacer combinaciones de tropas se hace
para confundir al adversario y observar cómo reacciona frente a ti; de esta manera
puedes adaptarte para obtener la victoria.
Un ejército perece si no está equipado, si no tiene provisiones o si no tiene dinero.
"Las palabras no son escuchadas, para eso se hacen los símbolos y los tambores.
Las banderas y los estandartes se hacen a causa de la ausencia de visibilidad."
Símbolos, tambores, banderas y estandartes se utilizan para concentrar y unificar
los oídos y los ojos de los soldados. Una vez que están unificados, el valiente no
puede actuar solo, ni el tímido puede retirarse solo: ésta es la regla general del
empleo de un grupo. Unificar los oídos y los ojos de los soldados significa hacer
que miren y escuchen al unísono de manera que no caigan en la confusión y el
desorden. Las señales se utilizan para indicar direcciones e impedir que los
individuos vayan a donde se les antoje.
C A P I T U L O VIII
Las consideraciones de la persona inteligente siempre incluyen el analizar
objetivamente el beneficio y el daño. Cuando considera el beneficio, su acción se
expande; cuando considera el daño, sus problemas pueden resolverse. El
beneficio y el daño son interdependientes, y los sabios los tienen en cuenta, por
ello, lo que retiene a los adversarios es el daño, lo que les mantiene ocupados es
la acción, y lo que les motiva es el beneficio.
Existen cinco rasgos que son peligrosos en los generales. Los que están
dispuestos a morir, pueden perder la vida; los que quieren preservar la vida,
pueden ser hechos prisioneros; los que son dados a los apasionamientos
irracionales, pueden ser ridiculizados; los que son muy puritanos, pueden ser
deshonrados; los que son compasivos, pueden ser turbados.
Los buenos generales son de otra manera: se comprometen hasta la muerte, pero
no se aferran a la esperanza de sobrevivir; actúan de acuerdo con los
acontecimientos, en forma racional y realista, sin dejarse llevar por las emociones
ni estar sujetos a quedar confundidos. Cuando ven una buena oportunidad, son
como tigres, en caso contrario cierran sus puertas. Su acción y su no acción son
cuestiones de estrategia, y no pueden ser complacidas ni enfadados.
C A P I T U L O IX
Debes ser cuidadoso con el terreno y conocerlo bien, fijarte en el entorno y en la
conducta del enemigo para saber si estás en ventaja o la desventaja.
Si los soldados enemigos se apoyan unos en otros, es que están hambrientos. Si
los aguadores beben en primer lugar, es que las tropas están sedientas. Si el
enemigo ve una ventaja pero no la aprovecha, es que está cansado. Si se
producen llamadas nocturnas, es que los soldados enemigos están atemorizados.
Tienen miedo y están inquietos, y por eso se llaman unos a otros. Si sus emisarios
muestran irritación, significa que están cansados. Si matan sus caballos para
obtener carne, es que los soldados carecen de alimentos; cuando no tienen
marmitas y no vuelven a su campamento, son enemigos completamente
desesperados. Si se producen murmuraciones, faltas de disciplina y los soldados
hablan mucho entre sí, quiere decir que se ha perdido la lealtad de la tropa.
Si tu plan no contiene una estrategia de retirada o posterior al ataque, sino que
confías exclusivamente en la fuerza de tus soldados, y tomas a la ligera a tus
adversarios sin valorar su condición, con toda seguridad caerás prisionero. Si se
castiga a los soldados antes de haber conseguido que sean leales al mando, no
obedecerán, y si no obedecen, serán difíciles de emplear. Tampoco podrán ser
empleados si no se lleva a cabo ningún castigo, incluso después de haber
obtenido su lealtad. Cuando existe un sentimiento subterráneo de aprecio y
confianza, y los corazones de los soldados están ya vinculados al mando, si se
relaja la disciplina, los soldados se volverán arrogantes y será imposible
emplearlos. Por lo tanto, dirígelos mediante el arte civilizado y unifícalos mediante
las artes marciales; esto significa una victoria continua.
Arte civilizado significa humanidad, y artes marciales significan reglamentos.
Mándalos con humanidad y benevolencia, unifícalos de manera estricta y firme.
Cuando la benevolencia y la firmeza son evidentes, es posible estar seguro de la
victoria. Cuando las órdenes se dan de manera clara, sencilla y consecuente a las
tropas, éstas las aceptan. Cuando las órdenes son confusas, contradictorias y
cambiantes las tropas no las aceptan o no las entienden.
CAPITULO X
Sun Tzu habla del terreno como un factor imprescindible en el campo de batalla,
pues conocer el campo en el que las posibilidades de ganar son superiores a las
de tu adversario, no solo te permite ganar de manera contundente, sino que
también fortalece al estado a nivel económico al optimizar recursos.
Sun Tzu describe seis tipos de terreno:
Accesible: es aquel que puedes ocupar fácilmente al igual que tu adversario; la
recomendación de Sun Tzu es tomar las partes elevadas antes de que lo haga tu
adversario.
Difícil: es aquel terreno en el que nos es fácil ir pero volver resulta complicado; en
este tipo de terrenos Sun Tzu recomienda no atacar a no ser que el enemigo este
sin abasto de recursos y este replegado, si el enemigo está sin abasto y no se ha
replegado atácalo.
Neutro: en este tipo de terrenos hacer el primer movimiento ofensivo no nos dará
ventaja y tampoco a nuestro oponente, lo recomendable es no hacer caso de los
señuelos del enemigo para avanzar sino retroceder tentando al enemigo a
seguirnos y después atacarlo con ventaja.
Estrechos: en estos Sun Tzu recomienda tomarlos antes que el enemigo y
atrincherar para evitar el paso del enemigo, convirtiendo al paso en una fortaleza,
una trampa pues el enemigo necesitara pasar.
Pendientes: ocupa los terrenos altos antes que el enemigo y aguarda a que el
hacienda, si los ha ocupado ates el adversario no ataques, provócalo a pelear un
tu posición.
Abiertos: cuando las fuerzas de tu contrincante y la tuya están iguales no es fácil
provocar la batalla así que tendrás que ser muy cauteloso y hacerte de estrategias
para provocarlo y para engañarlo.
Es importante atender a los soldados durante las campañas pues esto mantendrá
la disciplina dentro de tus filas y a los hombres motivados a cumplir las
necesidades del estado.
CAPITULO XI
El arte de la guerra reconoce 9 tipos de terreno los cuales deben ser analizados
por el comandante para llevar a cabo la estrategia que lleve a la victoria
optimizando recursos.
Se conoce como terreno disperso al terreno que es nuestro, asi que es fácil que
las tropas se dispersen pues están cerca de casa.
Cuando entramos en terreno enemigo pero no a profundidad se le conoce como
terreno ligero.
Se le llama terreno clave al terreno que resulta ventajoso para ti si lo tomas y
ventajoso para tu enemigo si él lo toma.
Se le llama terreno de comunicación al terreno que es fácil de alcanzar por todos.
Aquel lugar en el que tres bandos pueden asentarse es conocido como terreno de
intersección.
Se llama terreno difícil a aquel en el que te adentras demasiado en terreno
enemigo.
Aquel terreno montañoso o boscoso donde es difícil moverse con orden se llama
terreno desfavorable.
Se le llama terreno cercado a aquel que es complicado entrar y mantenerse en la
marcha pues el enemigo podría asáltanos con una pequeña unidad.
Se le llama terreno mortal a aquel en el que solo puedes sobrevivir si te mueves y
luchas con rapidez. Las tropas están lejos de casa y su única posibilidad de volver
será luchando.
CAPITULO XII
Sun Tzu dice que existen 5 clases de ataque con fuego:
Quemar personas que literalmente se refiere a matar a la gente calcinándola viva.
Quemar suministros que pondrá a nuestro oponente en un dilema sobre atacarnos
con pocos recursos o retroceder.
Quemar el equipo pues si este es muy difícil que el enemigo logre llegar a su meta
ya que sin equipo se verá mermada su velocidad de avance.
Quemar los almacenes nos permitirá asaltar a nuestro enemigo con un ejército
mejor alimentado.
Por ultimo quemar las armas del enemigo nos permitirá tener una fuerza de
ataque superior a la de nuestro enemigo. El ataque con fuego debe hacerse con
cuidado y estar a la expectativa de que nos dé una oportunidad para asaltar al
enemigo por sorpresa y así también se debe considerar el clima como un factor
para que nuestro ataque con fuego nos dé verdadera ventaja.
CAPÍTULO XIII
Sun Tzu dice que el uso de espías es una medida inteligente para que nuestra
ciudad estado tenga paz pues nos permitirá saber sobre los movimientos de las
potencias que representan un peligro sobre nosotros de llegarse a levantar en
armas.
Existen varios tipos de espías:
El espía vivo que de manera concreta el que informa.
El espía nativo es aquel que vive dentro de la ciudad que de la que pretendemos
obtener información.
Los espías infiltrados son aquellos que son oficiales de las lineras enemigas y
nuestros informantes también.
Los espías dobles son aquellos espías capturados espiándonos y han sido
puestos a nuestro servicio.
Los espías falsos son aquellos que levan información falsa y la entregan a manera
de rumor con la finalidad de desestabilizar al enemigo.
Los espías flotantes son aquellos que van y vienen para entregarnos información.
El arte de la guerra es un manual que nos enseña a ser cuidadosos, inteligentes y
estrategas, con la única finalidad de satisfacer las necesidades propias ejerciendo
el poder de manera responsable y debidamente, ganando el poder de forma que
no sea fácil arrebatárnoslo. El arte de la guerra es la guía para ser victorioso y
arrasado por la falta de disciplina.

Cuestionario
1.- ¿A qué se refiere Tzun Su con la invencibilidad y la vulnerabilidad? A que los
guerreros expertos se hacen invencibles, es decir se conocen a ellos mismo,
después aguardan para descubrir la vulnerabilidad de sus adversarios. La
invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario.
2.- ¿Por qué es importante un ejército disciplinado y llevar a cabo las
recompensas y castigos? Cuando el ejército debe estar estrictamente disciplinado,
hasta el punto en que los soldados morirían antes que desobedecer, las
recompensas y los castigos merecen confianza y están bien establecidos, el
ejército puede vencer a un príncipe enemigo.
3.- ¿Para qué los expertos crean una percepción favorable para ellos? Los
expertos son capaces de vencer al enemigo creando una percepción favorable
para ellos, y así obtener la victoria sin necesidad de ejercer la fuerza.
4.- ¿A qué hace referencia la posición descansada? Los que se anticipan, se
preparan y llegan primero al campo de batalla y esperan al adversario, están en
posición descansada; los que llegan al último al campo de batalla, los que
improvisan y entablan la lucha quedan agotados.
5.- ¿A qué se refiere <<Vaciar a los demás y llenarse a sí mismo>>? Los buenos
guerreros hacen que los adversarios vengan a ellos, y de ningún modo se dejan
atraer fuera de su fortaleza. Si haces que los adversarios vengan a ti para
combatir su fuerza estará siempre vacía, si no sales a combatir tu fuerza estará
siempre llena. Este es el arte de vaciar a los demás y llenarse a uno mismo.
6.- ¿Para qué sirven los símbolos y los tambores? Para unificar ojos y oídos. Así
tus soldados no prestan atención a distracciones y causas temor y confusión en el
ejército enemigo.
7.- ¿Cuáles son los cinco rasgos peligrosos en un general? Estar dispuestos a
morir, querer preservar la vida, los que son dados a los apasionamientos
irracionales, los que son muy puritanos, ser compasivos.
8.- Siguiendo los rasgos peligrosos, entonces ¿Qué rasgos debe tener un ben
general? Se comprometen hasta la muerte, pero no se aferran a la esperanza de
sobrevivir; actúan de acuerdo con los acontecimientos, en forma racional y
realista, sin dejarse llevar por las emociones ni estar sujetos a quedar
confundidos. Cuando ven una buena oportunidad, son como tigres, en caso
contrario cierran sus puertas. Su acción y su no acción son cuestiones de
estrategia, y no pueden ser complacidas ni enfadados.
9.- Menciona algunas conductas del ejército enemigo que de notarlas, podrían
darte la ventaja en batalla. Si los soldados enemigos se apoyan unos en otros, si
los aguadores beben en primer lugar, si se producen llamadas nocturnas, es que
los soldados enemigos están atemorizados, si matan sus caballos para obtener
carne, es que los soldados carecen de alimentos.
10.- ¿Cómo deben ser dirigidos los soldados? Con arte civilizado y artes
marciales. Arte civilizado significa humanidad, y artes marciales significan
reglamentos. Mándalos con humanidad y benevolencia, unifícalos de manera
estricta y firme.
11.- ¿Cuál es el mejor momento para usar fuego? En tiempos secos
El príncipe
Resumen

CAPITULO I: Cuántas clases de principados hay, y de qué modo ellos se


adquieren
A través de la historia el hombre ha sido dominado por una autoridad soberana,
república o principado. Estos últimos pueden ser hereditarios o nuevos. Los
estados nuevos por su parte son o nuevos totalmente o adoptados por el
principado nuevo
CAPITULO II: De los príncipes hereditarios
Cuando un estado se acostumbra a ser gobernado es más fácil conservarlo. El
príncipe debe entonces seguir el orden de sus antecesores, así como contar con
una industria ordinaria, hasta que llegue un invasor. Si lo pierde, puede
recuperarse rápidamente
Cuando el gobernador no es ofensivo hacia sus gobernados y no presenta vicios
llega a ser aclamado por las masas.
CAPITULO III: De los principados mixtos
Existen dificultades cuando el principado no es nuevo sino que es una mezcla del
que ya está establecido, pues los que se levantaron contra el antiguo mandatario
se dan cuenta que el nuevo es peor que el anterior, debido a las agresiones que
realiza el nuevo gobernante. Tiene entonces como enemigos a los que ofendió, y
no puede contar como amigos a quienes lo apoyaron porque no logrará satisfacer
la ambición que pensaron. Para garantizar plenitud del nuevo gobernante es
necesario contar con apoyo de al menos una parte de la provincia.
Un punto importante para llegar al dominio de nuevos gobernados es respetar sus
costumbres, así como manejar el mismo lenguaje para garantizar la armonía.
Es indispensable que se extinga totalmente el anterior dominio y que el nuevo
gobernante no aumente impuestos, dando pie a que se haga un solo estado con el
que ya poseía.
En el caso contrario (no son las mismas costumbres y lenguaje) es necesario
tener una buena industria y una propicia fortuna para conservar el nuevo dominio,
siendo el medio más efectivo radicar en este sitio. Vivir en el sitio permite la
cercanía de la población, tanto si se busca aprecio o temor. Cuando hay un
invasor, es más difícil perder el territorio.
De otra manera, la siguiente alternativa es enviar pequeñas colonias al lugar en
lugar de Caballería y fuerza armada. De esta manera los afectados son pocos, y
los no afectados permanecen temerosos por ser despojados como los anteriores.
Cuando se aplica castigo a la población debe ser severa para generar temor, pues
si se da de forma ligera muy seguramente existirá venganza.
Cuando hay fuerzas militares en el nuevo sitio se incrementan los gastos para
éstos, perdiendo técnicamente todo lo ganado en nuevo territorio.
Al adquirir un nuevo dominio es necesario buscar aliados desde los enemigos del
dominante, también para evitar invasión extranjera. Al contar con el apoyo de
príncipes de menor poder es necesario cuidar que no adquieran mucha fuerza y
autoridad para rebelarse.
CAPITULO IV: Por qué ocupado el reino de Darío por Alejandro, no se rebeló
contra los sucesores de éste después de su muerte
A la muerte de Alejandro Magno, sus sucesores no presentaron un problema de
ser derrocados, más bien el problema fue la ambición entre el nuevo sector
dirigente.
Esto se explica así: Los principados resultan en 2 categorías: Aquellos que tienen
asistentes que se reciben de buena forma por los gobernados, y aquellos que
cuentan con barones, con tiempo en el gobierno y que se identifican como suyos.
CAPITULO V: De qué modo deben gobernarse las ciudades o principados que,
antes de ocuparse por un nuevo príncipe, se gobernaban con sus leyes
particulares
Cuando se pretenden conservar los estados acostumbrados a vivir bajo leyes y en
República, es necesario o arruinarlos, o vivir en ellos o mantener sus leyes,
obligando a que paguen una contribución anual y generando un tribunal que vigile
que se mantengan fieles. Una población acostumbrada a vivir libre se mantiene
fácilmente por medio del inmediato influjo de sus propios ciudadanos. La vía más
factible es arruinarlos, descomponer el régimen.
Si no se dispersan o desunen los habitantes se recurrirá al concepto de libertad
anterior al nuevo mandato. Cuando una ciudad está acostumbrada a ser dominada
es más fácil de conquistar.
En las Repúblicas por otra parte es más factible encontrar disposición de odio
contra el conquistador.
CAPÍTULO VI De las soberanías nuevas que uno adquiere con sus propias armas
y valor
Los principados recién adquiridos se pueden conservar de acuerdo a si el que los
adquirió es valeroso o no.
No hay cosa más difícil de manejar, ni cuyo acierto sea más dudoso, ni se haga
con más peligro, que el obrar como jefe para introducir nuevos estatutos
El natural de los pueblos es variable, pues si bien se les puede convencer de una
idea, al introducir una nueva se presentan complicaciones, por lo cual es
necesario prevenir y contar con herramientas de apoyo para cuando esto suceda y
obligarlos a creer aun. Lo más lógico es que si el príncipe es Valeroso sea visto
con respeto y se sigan manteniendo estos ideales, mientras que si se muestra
temeroso perderá dominio inmediatamente.
CAPÍTULO VII De los principados nuevos que se adquieren con las fuerzas ajenas
y la fortuna
Cuando un príncipe es elevado al poder de forma designada no presenta
dificultades para mantenerse en el puesto, mientras que aquel que tuvo que
ganarse su lugar encontrará una serie de obstáculos.
Éstos últimos pudieron adquirir su principado de dos formas: O bien lo compraron
o hicieron una serie de favores.
Los Estados que se forman de manera espontánea no cuentan con los cimientos
suficientes para mantenerse, contrarios a los designados, que cuentan con apoyo
tanto cívico como militar.
CAPÍTULO VIII De los que llegaron al principado por medio de maldades
Por otra parte, existen dos formas de ascender al poder: Cuando se hace por vía
malvada y detestable para el principado y cuando se hace con el favor de los
conciudadanos.
Cuando se realizan actos negativos es necesario realizarlos de forma consecutiva
y casi inmediata, mientras que al realizar acciones positivas es mejor dejar pasar
lapsos de tiempo, a fin de ser totalmente disfrutados.
CAPITULO IX Del principado civil
Cuando un príncipe llega al poder con ayuda de los conciudadanos se le llama
principado civil, logrado por una acertada astucia.
En toda ciudad hay dos inclinaciones: primero, que el pueblo no quiere ser
dominado, y segundo, que el grande desea oprimir y gobernar al pueblo. Cuando
estos puntos chocan existen 3 posibilidades: un establecimiento del principado, o
de república, o la licencia y anarquía. El principado promueve su establecimiento
por el pueblo. Cuando los magnates no pueden resistir al pueblo, crean buena
reputación a uno de ellos, para volverlo príncipe y posteriormente dar rienda suelta
a sus inclinaciones (dominio)
Quien consigue la soberanía con ayuda de los grandes tiene dificultad para
mantenerse, pues se rodea de iguales a los que no puede mandar. Por otra parte,
quien es colocado por el pueblo tiene más personas a disposición suya.
No se puede contentar al pueblo sin molestar a los grandes, mientras que
satisfacer las necesidades del pueblo es más fácil porque piensan solamente en
no ser dominados.
Si el príncipe tiene de enemigo al pueblo no conciliará tranquilidad debido a que
son mayoría numérica, contrario a que si son los grandes, pues éstos buscarán no
sólo abandonarle, sino atacarle con apoyo de la nueva figura que desean al
mandato.
El príncipe debe convivir con el pueblo diariamente, mientras que a los magnates
puede cambiarlos, brindarles crédito o reducirles de acuerdo a la situación.
Aquellos que siguen al príncipe viendo su beneficio propio son técnicamente
enemigos puesto que en adversidad buscarán la manera de hacerle caer.
El príncipe colocado por el pueblo debe conservar el aprecio, pues el pueblo solo
desea no ser oprimido. Por el contrario, si es colocado por los magnates debe
buscar la conciliación, pues mientras reciban algo positivo de quien esperaban
negativo, se mostrarán más apegados a él.
CAPITULO X Cómo deben medirse las fuerzas de todos los principados
Un príncipe puede sostenerse por sí mismo cuando cuenta con el suficiente
capital y hombres para formar el ejército adecuado. Necesitan de apoyo aquellos
que al no contar con estos elementos deben resguardarse ante un ataque. Si un
príncipe trata bien a su pueblo, es muy difícil que se le ataque
CAPITULO XI De los principados eclesiásticos
Los principados eclesiásticos no requieren de ningún tipo de acción para tomar lo
suyo, cuentan con el dominio sobre el pueblo que le va a seguir haga lo que haga.
No tiene defensas, pero no hay quien lo ataque. El pueblo no desea ni puede
cambiar al principado.
CAPITULO XII Cuántas especies de tropas hay; y de los soldados mercenarios
Los principales fundamentos para el principado serán las buenas leyes y armas.
Las leyes no pueden ser malas donde son buenas las armas. El príncipe cuenta
con armas tanto propias, mixtas, mercenarias y auxiliares.
Las armas mixtas y auxiliares son inútiles y peligrosas. Este tipo de armas son
indisciplinadas, ambiciosas, infieles. La causa es que este tipo de armas solo
buscan su sueldo, sin proteger lo demás. El deber del príncipe en este caso es ir
al frente y volverse el capitán de estas fuerzas.
CAPITULO XIII De los soldados auxiliares, mixtos y propios
Estas armas (también consideradas inútiles) son las prestadas por otro príncipe. Si
en las tropas mercenarias es de temerse su cobardía ante la adversidad, en el
caso de las auxiliares es de temerse su valentía.
Las armas propias son las que se componen de los ciudadanos, soldados y
hechuras del príncipe.
CAPITULO XIV De las obligaciones del príncipe en lo concerniente al arte de la
guerra
El príncipe debe enfocarse totalmente en el arte de la guerra, de la disciplina y
orden de sus ejércitos; el dejar de hacer esto puede conducir a la pérdida del
estado, mientras que hacerlo conlleva a adquirir nuevos estados. Es recurrente el
temor a ser derrocado cuando el príncipe no está armado.
No basta con disciplinar las tropas, es necesario llevarlas de caza para que
aprendan a moverse en diferentes terrenos, a la vez que se les acostumbra a la
fatiga y saber sobreponerse.
CAPITULO XV De las cosas por las que los hombres, y especialmente los
príncipes, son alabados o censurados
Aunque un príncipe desee siempre volverse bueno ante su pueblo, si se rodea de
gente negativa no podrá recurrir a otra alternativa.
CAPITULO XVI De la liberalidad y miseria (avaricia)
La liberalidad que impida el temor al príncipe es perjudicial. Si se abusa de ésta
alternativa el pueblo creerá que se le está empobreciendo y se volteará contra el
Príncipe, pues solo resulta beneficiada una pequeña parte y se le resta a la
mayoría.
El príncipe que desee preservar su lugar debe perder temor de ser reconocido
como avaro puesto que esto mismo le vale su poder.
Cuando se ejerce la liberalidad más se empobrece el principado, y se va
perdiendo la facultad de hacerla, mientras que al no hacerlo se comienza a
generar repudio del pueblo.
CAPITULO XVII De la severidad y clemencia, y si vale más ser amado que temido
Si bien un príncipe debe ser conocido por clemente y no por cruel, debe cuidar la
forma en que maneja esa clemencia.
Un príncipe no debe temer entonces a parecer cruel, mientras esto le valga el
orden del pueblo. Puede resultar mejor ser severo para conservar el orden que
aquel gobernante que por mantenerse con aspecto accesible permite la anarquía.
El caos afecta a la población en general, mientras la severidad afecta solo a unos
cuantos.
Un estado nuevo siempre tendrá problemas, por lo cual el príncipe siempre se
considerará cruel. A la hora de elegir, es preferible tener la imagen de cruel que de
alguien aclamado.
El hombre teme más rebelarse ante el cruel que ante el ser amado.
Por su parte, el príncipe debe cuidar ser temido pero tampoco odioso, es decir,
hacerse amar a la vez para no tener al pueblo en su contra.
CAPITULO XVIII: Modo de cumplir las promesas
La experiencia demuestra que son los príncipes que han hecho menos caso de la
fe jurada, envuelto a los demás con su astucia y rído de los que han confiado en
su lealtad, los únicos que han realizado grandes empresas. Observar dos
comportamientos, ser como bestia y como hombre. El león no sabe protegerse de
las trampas ni el zorro protegerse de los lobos.
CAPITULO XIX: Modo de evitar ser despreciado y odiado.
Hace odioso, sobre todo, el ser expoliador y el apoderarse de los bienes, de las
mujeres de los súbditos, de todo lo cual convendrá abstenerse. Porque la mayoría
de los hombres, mientras no se ven privados de sus bienes y de sus honores,
viven contentos. Las conspiraciones son fáciles de evitar en tanto que se cuente
con la confianza del pueblo pues, el conspirador está imposibilitado a actuar
siempre que nadie le apoye, y como para apoyarlo hay que estar en necesidad de
cambio, el príncipe debe servir a sus súbditos los reclamos suficientes.
CAPITULO XX: Si las fortalezas son útiles o no.
El príncipe debe de mantener a su pueblo armado siempre que es un principado
de larga antigüedad, pues las armas del pueblo son las armas del príncipe. Cosa
contraria con los poblados extranjeros que se añaden a su reinado, donde es
necesario que se encuentren desarmados los súbditos. Las fortalezas sirven y no
sirven, si el príncipe se dedica a la rapiña y a la instigación del pueblo lo mejor le
es refugiarse en la fortaleza y si no, ninguna importancia practica genera el tenerla
o no. Con los poblados extranjeros, conviene además que se entere cual motivo
los impulsó a unirse a la campaña de sublevación del príncipe. Si el interés eran la
inconformidad con el estado anterior, muy difícilmente este podría satisfacerlos y
se ganaría enemigos.
CAPITULO XXI Como debe comportarse un príncipe para ser estimado.
Las campañas más arriesgadas y las más difíciles si son logradas por alguien
virtuoso, reclaman siempre el reconocimiento inmediato de los súbditos, cuídese el
príncipe de hacer que los actos que participa resalte la grandiosidad de espíritu.
Obsérvese además la necesidad de que, cuando en su pueblo se genera disputa
entre dos bandos, el príncipe se resuelva a tomar partido, en cualquiera que se
muestre superior, pues, si le invade la neutralidad, el vencedor podrá derrocarlo y
el vencido jamás le prestara ayuda a quien no la dio en principio. Y si resulta
vencedor al que apoyo jamas será tan ingrato como para no recordar tamaña
acción.
CAPITULO XXII. De los secretarios del príncipe.
Los ayudantes en el mandato, deben de estar acordes a la cordura del príncipe. Si
se muestra uno de estos secretarios como ingrato o imbécil, muy fácilmente se
reflejará en las cualidades del príncipe. Así mismo debe ser preferible para el
príncipe, el que se afiance servidores que busquen los mejores cuidados al estado
de modo que el príncipe este en la disposición de ofrecerle honores dignos de su
trabajo, que además, ligaran al servidor a seguir su vínculo de fidelidad.
CAPITULO XXIII: Como huir de los aduladores.
Debe notar el príncipe que no es posible saberlo todo, y que el hombre más sabio
en algún momento descuida un aspecto que pequeño o no puede ser de
importancias. De este modo, si es que es prudente, no buscará en las
conversaciones con los de su alrededor hipocresía y elogio, sino cuando lo
considere necesario inquirir por su parecer al respecto de un tema importante del
estado, pues con frecuencia por temor al desprecio del jefe se guarda la verdad en
las conversaciones privadas. Sin embargo no es posible que todos opinen pues
podrán pasar por faltas de respeto, de modo que solo se responderá lo que se
pregunte y solo cuando sea necesario.
CAPITULO XXIV: Porque los príncipes de Italia perdieron sus estados.
El príncipe puede lograr la gloria y el honor por haber mejorado y fortificado su
principado con buenas leyes, buenas armas, buenos amigos, y buenos ejemplos.
Del mismo modo que será doble la deshonra del que, habiendo nacido príncipe,
pierde el trono por falta de prudencia. Y si los pasados príncipes perdieron el
principado, fue por todo lo ya expuesto que no fueron capaces de seguir el
ejemplo de los hombres honorables que hemos destacado. Así unos se volvieron
contra el pueblo con la rapiña hasta que esté cansado del ultraje se unió con
reinos extranjeros y se sublevo. Otros los alcanzo toda buena voluntad pero los
dejó el coraje y la persistencia y fueron derrocados.
CAPITULO XXV: Del poder de la fortuna y de los miedos para oponérsele.
Muchos albergan la creencia que las más grandes intenciones y planeaciones se
vieron fracasadas por cuestiones de la fortuna. Y puede apoyarse eso en que, la
mitad depende de aquella fortuna y la otra mitad de la virtud del que embraza la
egida. Así puede verse que las condiciones y las circunstancias están puestas de
tal forma que, el que es hábil con el ojo y la cabeza, puede muy bien saber si debe
actuar con cautela o con impetuosidad. El hombre cauto fracasa siempre que es
preciso ser impetuoso. Sí se obstina el hombre en mantenerse rígido su proceder,
será feliz siempre que la suerte preste servicio a la situación, pero, cuando
cambie, muy miserable se hallará.
CAPITULO XXVI: Exhortación a liberar a Italia de los barbaros.
Debe recordarse que de todos los próceres de los que hemos tratado, jamás debe
olvidarse que por muy raros y maravillosos que fueran, siempre han sido todos
hombres. Así que mirad a Italia pronta y dispuesta a seguir una bandera mientras
haya quien la empuñe.
Cuestionario
1.- ¿Por qué es necesario que un príncipe se aleje de los aduladores? Porque le
es preciso que las personas a su alrededor le sirvan de apoyo al momento de
discutir lo relativo al estado, y si con frecuencia le alaban, jamás podrá observar si
es necesario realizar modificación a sus acciones o empresas.
2.- ¿Con que medios cuenta un príncipe para evitar las conspiraciones? Cuenta
fundamental con mostrarse ante su estado como alguien digno de conservarse por
los beneficios que le aporta a su poblado. Si mantiene tranquila a la nobleza y
satisfecho al pueblo, los conspiradores jamás alcanzaran éxito.
3.- ¿Por qué son importantes las cualidades de bestia y hombre en un príncipe?
Son importantes en tanto que en las mociones arriesgadas es preciso la
impetuosidad y la fogosidad para determinar su proceder y no titubear, pero
requiere también que toda esa fogosidad sea dirigida por la cautela del
razonamiento y la astucia.
4.- Menciona algunas de las cualidades que provocarían el desprecio y el odio en
un príncipe. Ser considerado voluble, frívolo, afeminado, pusilánime e irresoluto.
5.- Menciona los primeros tipos de principado que se mencionan en el libro. Los
principados pueden ser totalmente nuevos o hereditarios.
6.- ¿De qué forma un príncipe puede llegar a ser aclamado por su pueblo? Se
vuelve aclamado cuando no presenta vicios y no es ofensivo hacia su pueblo.
7.- ¿Por qué puede tener problemas un principado que se constituye de parte del
antiguo principado y nuevos miembros? Porque la gente comienza a darse cuenta
de que el nuevo gobernante es peor que el anterior debido a las agresiones que
realizo para llegar a ese lugar.
8.- ¿Por qué el príncipe no puede confiar en las personas que le ayudaron a llegar
a su puesto? Porque no podrá satisfacer las peticiones de todos a la vez, y al
conocerlo de cerca se pueden volver los principales enemigos.
9.- ¿Cuál es una de las claves para garantizar que el nuevo pueblo gobernado se
sienta tranquilo? Respetar sus costumbres, tradiciones, así como manejar su
mismo lenguaje.
10.- En caso de no manejar el mismo lenguaje ¿Qué es lo más viable para
conservar el nuevo dominio? Radicar en el sitio, así como contar con suficiente
recurso monetario y una buena industria en el sitio.
11.- ¿Por qué es más efectivo enviar pequeñas colonias nuevas en lugar de
mantener tropas todo el tiempo? Porque en caso de enviar a las tropas el recurso
ganado se perdería totalmente al pagarles. Por el contrario, las pequeñas colonias
pueden comenzar a vivir de una forma activa, a la vez que mantienen temerosos a
los conquistados por perder lo que ya tienen.
12.- ¿De qué habla el libro sobre los castigos aplicados al pueblo? Nos mencionan
que el castigo debe ser severo y pronto para generar temor, pues de esta forma el
pueblo no sentirá deseo de venganza.
13.- ¿Por qué es recomendable aliarse a los enemigos del pueblo a conquistar?
Porque de esta forma se evitan invasiones extranjeras, a la vez que se cuenta con
personal que ya conoce perfectamente al enemigo.
14.- ¿Cuál fue la causa de la caída de los sucesores de Alejandro Magno? Su
caída se debió a la ambición presentada entre los miembros del principado.
15.- ¿Qué tan importante es el concepto que tiene el pueblo respecto a su
príncipe? Totalmente importante, el príncipe debe mostrarse valeroso para que el
pueblo desee seguirlo, pues en caso contrario dejarán de seguirlo.
16.- ¿Cómo deben realizarse las acciones tanto positivas como negativas hacia el
pueblo? Las acciones positivas deben realizarse con intervalos de tiempo medios,
para que el pueblo pueda percatarse en su totalidad del aspecto generoso. Por
otra parte, los actos negativos deben realizarse de forma consecutiva e inmediata,
sin dejar tiempo para reaccionar.
17.- ¿Cuáles son las inclinaciones existentes en todo principado? El pueblo desea
no ser oprimido, mientras que el poderoso desea gobernar y oprimir.
18.- ¿Qué ocurre cuando los magnates no pueden controlar al pueblo? Buscan
generar una excelente reputación a uno de ellos, que le brindarán una imagen
positiva en su totalidad ante el pueblo para que se erija como príncipe.
19.- ¿Cuál es la actitud que debe tomar el príncipe cuando es elegido por el
pueblo? Debe mantener el aprecio y cariño del pueblo, acercándose a ellos,
escuchando sus necesidades y problemas para brindarles solución.
20.- ¿Qué características tiene el principado eclesiástico? Se le denomina el
principado perfecto, pues no tiene ejércitos, pero nadie quiere atacarles. De la
misma forma no necesitan ejercer violencia para conquistar pueblos, y haga lo que
haga el pueblo le seguirá.

Diálogos en el infierno entre Maquiavelo y


Montesquieu
Resumen

DIALOGO PRIMERO
Durante el primer dialogo Maquiavelo defiende su postura expuesta en “El tratado
del Príncipe”, de Montesquieu.
Maquiavelo- Os engañáis, Montesquieu, siguiendo el ejemplo de otros que me han
juzgado como vos. Mi único crimen fue decir la verdad a los pueblos como a los
reyes; no la verdad moral, sino la verdad política; no la verdad como debería ser,
sino como es, como será siempre. No soy yo el fundador de la doctrina cuya
paternidad me atribuyen; es el corazón del hombre. El maquiavelismo es anterior a
Maquiavelo.
Montesquieu- Por poco que la naturaleza me haya dotado para la polémica, la
réplica no me es difícil: comparáis con venenos las enfermedades los males
engendrados por el espíritu de dominio, astucia y violencia; y vuestros escritos los
instruyen acerca de los medios de contagiar esas enfermedades a los Estados,
son esos venenos los que enseñáis a destilar.
DIALOGO SEGUNDO
En este Montesquieu refuta el argumento de Maquiavelo, contra argumentando
que la moral, la religión y el derecho no ocupan lugar alguno en su política. “No
hay más que dos palabras en vuestra boca: fuerza y astucia. El código de la
tiranía no es otra cosa que el código de la bestia”. “Vuestro principio es que el bien
puede surgir del mal, y que está permitido hacer el mal cuando de ello resulta un
bien”. “Me apresuro a agregar que, en vuestro sistema, estas máximas solo son
aplicables a los príncipes, cuando se trata de sus intereses o de los intereses del
Estado.”
Si me preguntáis cuál es el fundamento del derecho, respondería que es la moral,
cuyos preceptos nada tienen de dudoso u oscuro, pues todas las religiones los
enuncian y se hallan impresos con caracteres luminosos en la conciencia del
hombre. Las diversas leyes civiles, políticas, económicas e internacionales deben
manar de esta fuente pura.
En resumen, según vos, la política nada tiene que ver con la moral. Prohibís al
individuo lo que permitís al monarca. Censuráis o glorificáis las acciones según las
realice el débil o el fuerte; estas son virtudes o crímenes de acuerdo con el rango
de quien las ejecuta. Alabáis al príncipe por hacerlas y al individuo lo condenáis a
las galeras.
Si pudisteis decir, en vuestro tiempo, que el despotismo era un mal necesario, no
podríais decirlo hoy en día, porque el despotismo se ha tornado imposible en los
principales pueblos de Europa, debido al estado actual de las costumbres y de las
instituciones políticas. Mi conclusión es esta y es una conclusión formal: los
príncipes no pueden permitirse lo que la moral privada prohíbe.
DIALOGO TERCERO
Durante este dialogo Montesquieu sigue argumentando pero esta vez habla sobre
que “No son los hombres sino las instituciones las que aseguran el reino de la
libertad y las buenas costumbres en los Estados”.
Una de las principales causas de la anarquía y del despotismo fue la ignorancia
teórica y práctica, que por largo tiempo prevaleció en los Estados de Europa,
respecto de los principios que presiden la organización del poder. ¿Cómo podía
afianzarse el derecho de la nación, si el principio de la soberanía residía
únicamente en la persona del príncipe? ¿Cómo podía su gobierno no ser tiránico
si el encargado de hacer ejecutar las leyes era al mismo tiempo el legislador?
¿Qué protección podían tener los ciudadanos contra la arbitrariedad, si una sola
mano reunía confundidos los poderes legislativo, ejecutivo y judicial.
Hoy en día los pueblos se consideran árbitros de su destino; han abolido los
privilegios y destruido la aristocracia de hecho y de derecho; han establecido un
fundamento que para vos…han instaurado el principio de la igualdad. Solo ven
mandatarios en quienes los gobiernan; y han creado el principio de la igualdad
mediante leyes que nadie les podrá quitar. Cuidan de esas leyes como de su
sangre, pues, en verdad, costaron mucha sangre a sus antepasados.
Se ha creado un sistema de garantías que tiene sus inquebrantables
fundamentos en el orden civil. La prensa: expresa las necesidades, traduce las
quejas, denuncia los abusos y los actos arbitrarios; obliga a los depositarios del
poder a la moralidad, bastándole para ello ponerlos en presencia de la opinión.
DIALOGO CUARTO
La ilusión de los sistemas. Tres poderes en equilibrio, cada uno en su
compartimiento; uno dicta las leyes, otro las aplica, el tercero debe ejecutarlas. En
cualquier momento, la rotura de uno de los resortes, provocaría el movimiento.
Montesquieu dice que en realidad, habréis puesto en pugna todas las fuerzas
antagónicas, suscitando todas las venturas, proporcionando armas a los diferentes
partidos; dejáis librado el poder al asalto de cualquier ambición y convertís el
Estado en campo de lucha de las facciones. La consecuencia de vuestro gran
movimiento político es en definitiva el triunfo de una minoría privilegiada por la
suerte como la antigua nobleza lo era por nacimiento. La escuela a la que
pertenecéis ha sentado principios, sin advertir al perecer cuáles son sus últimas
consecuencias: pensáis que conducen al reinado de la razón; os demostraré que
llevan al reinado de la fuerza.
Hacéis que las diferentes clases sociales participen de las funciones públicas de
acuerdo con el grado de sus aptitudes y conocimientos, emancipáis a la burguesía
a través del voto; sujetáis al pueblo por la razón.
Maquiavelo contesta diciendo que “Habéis creado un nuevo principio, el de la
soberanía popular. La soberanía popular es destructiva de cualquier estabilidad y
consagra para siempre el derecho a la revolución”. He aquí el camino que
invariablemente siguen las sociedades regidas por esos principios: la soberanía
popular engendra la demagogia, la demagogia da nacimiento a la anarquía, la
anarquía conduce al despotismo, y el despotismo, según vos, es la barbarie. Pues
bien, ved cómo los pueblos retornan a la barbarie por el camino de la civilización.
En general, ¿cuáles son los estados para los que la libertad es necesaria?
Aquellos cuya razón de vida la constituyen los sentimientos excelsos, las grandes
pasiones, el heroísmo, la fe y hasta el honor.
¿Creéis, por ventura, que es el amor a la libertad en sí misma el que induce a las
clases inferiores a tomar por la fuerza el poder? Es el odio a los poderosos; es, en
el fondo, para arrebatarles sus riquezas, el instrumento de sus placeres que les
causa envidia.
Por su parte, los poderosos imploran a su alrededor un brazo enérgico, un poder
fuerte, al que solo una cosa piden: que proteja al Estado de las agitaciones, cuyos
desbordes su frágil constitución no podrá resistir; y que a ellos mismos les
proporcione la seguridad indispensable para realizar sus negocios y gozar sus
placeres.
DIALOGO QUINTO
En este dialogo Montesquieu alude a la bondad humana y le dice a Maquiavelo
que en cualquier que en cualquier cosa el bien existe junto al mal.
Propender al perfeccionamiento, al progreso, es ley invariable de las sociedades;
las ha condenado a ello, por decirlo así, la eterna sabiduría; es ella la que niega la
posibilidad de desandar el camino. Están obligadas a alcanzar este progreso.
Pero el principio del derecho divino, con la significación que comúnmente se le
asigna, no es un principio menos funesto, porque condena los pueblos al
oscurantismo, a la arbitrariedad, a la nada; restablece lógicamente el régimen de
las castas, convierte a los pueblos en un rebaño de esclavos, guiados, como en la
India, por la mano de los sacerdotes, tembloroso bajo la vara del amo.
Entre el derecho divino que excluye al hombre y el derecho humano que excluye a
Dios, se encuentra la verdad, Maquiavelo; las naciones, como los individuos, son
libres entre las manos de Dios. Tienen todos los derechos, todos los poderes, con
la responsabilidad de utilizarlos de acuerdo con las normas de la justicia eterna. La
soberanía es humana en el sentido en que es otorgada por los hombres, y que
son los hombres quienes la ejercen; es divina en el sentido en que ha sido
instituida por Dios, y que solo puede ejercerse de acuerdo con los preceptos que
Él ha establecido.
DIALOGO SEXTO
¿Quién hace a los soberanos? Los pueblos. Está escrito: Per me reges regnant.
Lo cual significa al pie de la letra: Dios hace a los reyes.
Montesquieu menciona que Dios ha instituido la soberanía, no instituye los
soberanos. Allí se detiene su mano omnipotente, porque allí comienza el libre
albedrío humano. A los pueblos como a los reyes, Dios les ha impuesto la
responsabilidad de sus actos.
El poder soberano nació por obra de la libre voluntad de los pueblos, bajo la forma
original de la elección. Si son los pueblos quienes eligen a sus amos, también
pueden derrocarlos. Le dice a Maquiavelo que confunde el derecho con el abuso
a que puede conducir su ejercicio, los principios con su aplicación.
Maquiavelo contesta diciéndole que “Vuestro sistema tiene un único
inconveniente, el de suponer en los pueblos la infalibilidad de la razón. ¿No tienen
ellos, por ventura, al igual que los hombres, sus pasiones, sus errores, sus
injusticias?”
DIALOGO SÉPTIMO
En este capítulo se habla sobre como Maquiavelo se las ingeniaría para organizar
el despotismo en aquellos pueblos en los que el derecho público reposa
esencialmente sobre la libertad, la moral y la religión.
Mencionan que en sus tiempos se trataba no tanto de violentar a los hombres
como de desarmarlos, menos de combatir sus pasiones políticas que de borrarlas,
menos de combatir sus instintos que de burlarlos, no simplemente de proscribir
sus ideas sino de trastocarlas, apropiándose de ellas.
El secreto principal del gobierno consiste en debilitar el espíritu público, hasta el
punto de desinteresarlo por completo de las ideas y los principios con los que hoy
se hacen las revoluciones.
La manipulación (Uno de los grandes secretos del momento consiste en
adueñarse de los prejuicios y pasiones populares a fin de provocar confusión que
haga imposible todo entendimiento entre gentes que hablan la misma lengua y
tienen los mismos intereses).
DIALOGO OCTAVO
Este capítulo nos habla sobre las dictaduras obtenidas gracias al apoyo de una
facción y como poder evitar los golpes de estado. Al mismo tiempo menciona la
falta de estabilidad debido a las facciones que hay en el pueblo.
Otro punto importante que menciona es el apoyo en el pueblo para mantener la
dictadura y al mismo tiempo como acabar con las instituciones.
Maquiavelo- “No destruiré directamente las instituciones, sino que les aplicaré, una
a una, un golpe de gracia imperceptible que desquiciará su mecanismo. De este
modo iré golpeando por turno la organización judicial, el sufragio, la prensas, la
libertad individual, la enseñanza”.
Además de que se habla del uso del ejército para infundir miedo al pueblo. (A
partir de ese momento, por una parte se encontrará para siempre en hostilidad con
la población civil, a la que habrá castigado sin clemencia; mientras que, por la otra,
quedará ligado de manera indisoluble a la suerte de su jefe). Y el instituir la efigie
de él como símbolo del poder. Para concluir con la creación de una nueva
constitución: pero sin meterse con los derechos civiles, solo modificando los
políticos.
DIALOGO NOVENO
Maquiavelo: Y el voto popular que, que me ha servido de instrumento para
afianzar mi poder, terminará por convertirse en la base misma de mi gobierno.
Instituiré un sufragio sin distinción de clases, ni de censo, que de un solo golpe,
permitirá organizar el absolutismo.
Una Constitución debe surgir completamente armada de la cabeza de un solo
hombre, de lo contrario no es más que una obra condenada a la nada.
Montesquieu: Observo que os lanzáis a la carrera en pos del poder absoluto por el
más conveniente de los caminos; pues en un Estado donde la iniciativa de las
leyes solo le incumbe al soberano, este es en la práctica, el único legislador.
DIÁLOGO DÉCIMO
Maquiavelo: Que el Senado reglamente por medio de un senado-consulto, todo
cuanto no está previsto en la Constitución y que es necesario para su buen
funcionamiento.
Montesquieu: Lo que interpretase, lo interpretaríais vos; lo que modificase, lo
modificaríais también vos; lo que anulare, serías vos mismo quien lo anulase.
Maquiavelo: Cuando el consejo del Estado dicta un reglamento quien lo hace es el
soberano; cuando pronuncia un veredicto, es también el soberano el que lo
pronuncia.
DIÁLOGO UNDECIMO
Maquiavelo: Si decidiera pura y simplemente suprimir los periódicos, enfrentaría
con grave imprudencia la susceptibilidad del público, y siempre es peligroso
desafiarla abiertamente; mi intención es proceder por medio de una serie de
disposiciones que parecerían simples medidas de cautela y vigilancia.
Decreto que en el futuro no se podrá fundar ningún periódico sin la previa
autorización del gobierno; ya tenemos el mal detenido en su desarrollo; pues es
fácil imaginar que en los periódicos que en el futuro autorizaré serán en todos los
casos órganos leales al gobierno.
Montesquieu: Pero los periódicos antiguos, los que seguirán siendo enemigos de
vuestro gobierno, y cuyo cuerpo de redactores no habrá cambiado: ellos hablarán.
Maquiavelo: ¡Oh Aguardad! Aplico a todos los periódicos presentes o futuras
medidas fiscales que frenarán en la medida necesaria las empresas de publicidad;
someteré a la prensa política a lo que hoy llamáis finanzas y timbres fiscales. Muy
pronto la industria de la prensa resultará tan poco lucrativa, merced a la elevación
de estos impuestos, que nadie se dedicará a ella sino cuando en realidad le
convenga.
DIÁLOGO DUODECIMO
Maquiavelo: Puesto que le periodismo es una fuerza tan poderosa, ¿sabéis que
hará mi gobierno? Se hará periodista, será la encarnación del periodismo.
Como el pueblo no ama a los gobernantes ateos, en mis comunicados al público
no dejaré nunca de poner mis actos bajo la protección de Dios.
Procuraré que a cada instante se comparen los actos de mi reinado con los
gobiernos anteriores. Será la mejor manera de hacer resaltar mis aciertos y de que
obtengan el merecido reconocimiento.
Importa mucho que se pongan de relieve los errores de quienes me precedieron y
mostrar que yo siempre los supe evitar. De este modo trataremos de crear, contra
los regímenes que antecedieron al mío, una especie de antipatía, hasta de
aversión, lo que terminará por resultar irreparable como una expiación.
DIÁLOGO DECIMOTERCERO
Maquiavelo: He prohibido las sociedades secretas cuyo carácter y actividades
escapan a la vigilancia de mi gobierno, pero no me privaré de un medio de
información, de una influencia oculta que puede ser importante si nos sabemos
servir de ella.
Entreveo la posibilidad de dar a cierta cantidad de esas sociedades una especie
de existencia legal, o mejor centralizarlas en una, cuyo jefe supremo nombraría yo.
Con ello los diversos elementos revolucionarios del país estarían en mis manos.
Los componentes de estas sociedades pertenecen a todas las nacionalidades,
clases y rangos; me tendrán al corriente de las más oscuras intrigas de la política.
El mundo subterráneo de las sociedades secretas está lleno de cerebros huecos,
de quienes no hago el menor caso; pero existen allí fuerzas que debemos mover y
directivas a dar. Si algo se agita, es mi mano la que lo mueve; si se prepara un
complot, el cabecilla soy yo: soy el jefe de la logia.
DIÁLOGO DECIMOCUARTO
Maquiavelo: Os he dicho ya más de una vez, y lo repito una vez más, que no
necesito crear todas las cosas, organizarlo todo; que en las instituciones
existentes encuentro gran parte de los instrumentos de mi poder.
Existe otra institución moderna que se presta con no menos eficacia, para la
acción del poder central: me refiero a la creación, junto a los tribunales, de una
elevada magistratura a la que dais el nombre de ministerio público, y que otros
llamaban, con más justa razón, ministerio del rey, puesto que su función es
esencialmente amovible y revocable por la voluntad del príncipe.
DIÁLOGO DECIMOQUINTO
Maquiavelo: El primer paso consiste en comprometer con el gobierno a quienes
quieran representar el país. Impondré a los candidatos un juramento solemne. No
se trata de un juramento prestado a la nación, como lo entendían vuestros
revolucionarios del 89; quiero un juramento de fidelidad al príncipe mismo y a su
constitución.
No confío demasiado en la conciencia política de los hombres; confío en el poder
de la opinión: nadie osará envilecerse ante ella faltando abiertamente a la fe
jurada. Menos se atreverán aún, si tenéis presente que el juramento que impondré
precederá a la elección en lugar de seguirla y que, en tales condiciones, nadie que
no esté por anticipado dispuesto a servirme, tendrá excusas para acudir en
procura del sufragio.
DIÁLOGO DECIMOSEXTO
Maquiavelo: La milicia la disuelvo para reorganizarla sobre otras bases. Lo
esencial es ponerla bajo las órdenes inmediatas de los agentes de la autoridad
civil y quitarle la prerrogativa de reclutar a sus jefes por la vía electoral; es lo que
hago. En lo que atañe a la universidad, esos altos cuerpos de enseñanza no están
organizados como antaño, en casi todas partes han perdido su autonomía, que no
son más que servicios públicos a cargo del Estado. Ahora bien, os he dicho más
de una vez que allí donde se encuentra el Estado, allí está el príncipe; la dirección
moral de los establecimientos públicos está en sus manos; son sus agentes los
que iluminan al espíritu de la juventud.
DIÁLOGO DECIMOSÉPTIMO
Maquiavelo: Habrá tal vez conspiraciones verdaderas, no respondo de ello; pero
habrá ciertamente conspiraciones simuladas. En determinadas circunstancias,
pueden ser un excelente recurso para estimular la simpatía del pueblo a favor del
príncipe, cuando su popularidad decrece. Intimidando al espíritu público se
obtienen, si es preciso, por ese medio, las medidas de rigor que se requieren o se
mantienen las que existen.
Es mi propósito, por lo demás, que mi policía se encuentre diseminada en todas
las filas de la sociedad. No habrá lugar donde no se encuentre un oído pronto a
recoger lo que se dice en todo lugar, a toda hora.
DIALOGO DECIMOCTAVO
Montesquieu: Es preciso, además, que sea conquistador, pues es la guerra la que
debe proporcionarle los principales recursos que le son necesarios para mantener
su fasto y sus ejércitos. Si los pidiera al impuesto, abrumaría a sus súbditos. Veis,
pues que si el monarca absoluto debe moderar los tributos no es porque sus
gastos sean menores sino porque la ley de su supervivencia depende de otros
factores. Ahora bien, en nuestros días, la guerra ya no reporta beneficios a
quienes la practican: arruinan a los vencedores al igual que a los vencidos. Ya lo
veis, una fuente de ingresos que se os escapa de las manos.
Quedan los impuestos, pero, por supuesto, el príncipe absoluto debe prescindir del
consentimiento de sus súbditos. En los Estados despóticos, una ficción legal
permite imponer los tributos en forma discrecional: de derecho, se considera al
soberano dueño de todos los bienes de sus súbditos. Por lo tanto cuando les
confisca alguna cosa, no hace nada más que restituirse lo que le pertenece. De
esta manera, no hay resistencia posible.
En suma, es preciso que el soberano pueda disponer, sin discusión ni control, de
los recursos que le ha proporcionado el impuesto. Tales son, en esta materia, las
rutinas inevitables del absolutismo; confesad que faltaría mucho por hacer para
retornar a tal situación. Si los pueblos modernos son tan indiferentes como vos
decís a la pérdida de sus libertades, no ocurrirá lo mismo cuando se trate de sus
intereses; sus intereses están ligados a un régimen económico que es exclusivo
del absolutismo: si no aplicáis la arbitrariedad en las finanzas, tampoco podréis
aplicarla en la política. Vuestro reino se derrumbará en el rubro presupuesto.
Toda la obra de la administración financiera, por muy vasta y complicada que sea
en sus detalles, se reduce, en último análisis, a dos operaciones harto sencillas:
recibir y gastar.
DIALOGO DECIMONOVENO
Montesquieu: la primera ley que necesariamente impone la economía del
presupuesto es que los créditos solicitados sean proporcionales a los recursos
existentes. Es decir, un equilibrio que debe traducirse constantemente y en forma
visible en cifras reales y auténticas; para garantizar mejor este importante
resultado, para que el legislador que vota las proposiciones que le son
presentadas esté libre de influencias, se ha recurrido a una medida muy sensata.
Se divide el presupuesto general del Estado en dos presupuestos independientes:
el presupuesto de salidas y el presupuesto de entradas, que deben ser votados
por separado, cada uno de ellos en virtud de una ley especial. De este modo la
atención del legislador está obligada a concentrarse por turno y aisladamente en la
situación activa y pasiva y sus determinaciones no se hallan expuestas por
anticipado a la influencia del balance general de las entradas y salidas.
A especificidad de los créditos por partidas, es decir, que la votación de las
erogaciones tiene lugar por partidas especiales que solo incluyen servicios
correlativos y de igual naturaleza para todos los ministerios.
Maquiavelo: las normas que rigen para la administración financiera de loa Estados
no guardan relación alguna con las de la economía doméstica, como al parecer
pretenden demostrarlo vuestras concepciones.
Mi gobierno no estará, sin duda, reducido a la indigencia. El pueblo que me ha
aclamado, no solo soporta a gusto el resplandor del trono, sino que los quiere, lo
busca en un príncipe que es la expresión de su poderío. Solo odia realmente una
cosa, y es la riqueza de sus semejantes.
DIALOGO VIGECIMO
Maquiavelo: La perfección consiste precisamente en saber salir, por medio de
ingeniosos artificios, de un sistema de limitación puramente ficticio en verdad.
¿Qué es vuestro presupuesto anualmente votado? Nada más que un reglamento
provisorio, un cálculo, apenas aproximado, de los principales hechos financieros.
La situación jamás es definitiva sino después de concretados los gastos que la
necesidad ha hecho surgir en el correr del año. En vuestros presupuestos, se
discriminan no sé cuántas variedades de créditos que responden a todas las
eventualidades posibles: los créditos complementarios, suplementarios,
extraordinarios, provisorios, excepcionales
Montesquieu: Cierto es que son pocos los gobiernos que no se ven en la
necesidad de recurrir al préstamo; mas es cierto también que están obligados a
utilizarlos con moderación; no podrían, sin inmoralidad y sin peligro, gravar a las
generaciones futuras con cargas exorbitantes y desproporcionadas a los recursos
probables. ¿En qué forma se hacen los empréstitos? Mediante emisiones de
títulos que contienen la obligación por parte del gobierno de pagar un interés en
proporción al capital facilitado.
Es por ello que los Estados modernos han procurado introducir una limitación
necesaria al incremento de los impuestos. Han imaginado, a tal efecto, lo que se
llama el sistema de amortización, una combinación realmente admirable por su
simplicidad y por la practicidad de su ejecución. Se ha creado un fondo especial,
cuyos recursos capitalizados se destinan al rescate permanente de la deuda
pública, en cuotas sucesivas; de este modo, cada vez que el Estado realiza un
empréstito, debe dotar al fondo de amortización de cierto capital destinado a
redimir, dentro de un lapso dado, la nueva deuda.
Como veis, este sistema de limitación es indirecto, y en ello radica su fuerza. Por
medio de la amortización, el país dice a su gobierno: pediréis un empréstito si os
veis forzado a hacerlo, sea; pero deberéis procuraros sin cesar por hacer frente a
la nueva obligación que contraéis en mi nombre. Cuando uno está obligado a
amortizar constantemente, piensa dos veces antes de tomar un préstamo.
Maquiavelo: “Muy pronto comenzará a funcionar la amortización. Si el proyecto
que se ha concebido se concretase, si la renta del Estado continuase
progresando, no sería posible que en el presupuesto que se presentará dentro de
cinco años, las deudas públicas quedasen saldadas merced a un excedente en los
ingresos”.
DIALOGO VIGECIMOPRIMERO
Maquiavelo: En lugar de concertar negocios con capitales, que se entienden entre
ellos para eliminar la puja, cuyo exiguo número suprime la competencia, uno se
dirige a todos sus súbditos: a los ricos, a los pobres, a los artesanos, a los
comerciantes, a quien quiera tenga algún dinero disponible; se abre, en suma, lo
que se llama una suscripción pública y, para que todos y cada uno pueda adquirir
rentas, se la divide en cupones de sumas muy pequeñas. Luego se venden a diez
francos de renta, cinco francos de renta hasta cien mil, un millón de francos de
renta. Al día siguiente de su emisión, el valor de estos títulos estará en alza, se
valorizan, se dice; una vez que el hecho se conoce, todos se precipitan a
adquirirlos: es lo que se llama el delirio. En los pocos días los cofres del Tesoro
rebosan; se recibe tanto dinero que no se sabe dónde meterlo; sin embargo, uno
se las arregla para tomarlo, porque si la suscripción supera el capital de las rentas
emitidas, uno puede darse el lujo de producir un profundo efecto en la opinión
pública.
DIALOGO VIGECIMOSEGUNDO
Maquiavelo: La libertad no consiste en la licencia, así como tampoco la dignidad y
la fuerza consiste en la insurrección y el desorden. Mi imperio, apacible en el
interior, será glorioso en el exterior.
Montesquieu: Es verdad; más se han visto, sin embargo, soberanos absolutos que
se preocuparon por dictar buenas leyes, por mejorar las costumbres, por introducir
en ellas la sencillez y la decencia. Los hubo que se preocuparon por el orden de
las finanzas, en la economía; quienes procuraron dejar tras de sí instituciones
perdurables, paz y tranquilidad, y aun algunas veces la libertad.
DIALOGO VIGECIMOTERCERO
Maquiavelo: No, no soy un San Vicente de Paúl, porque lo que mis súbditos
necesitan no es un alma evangélica sino un brazo fuerte; tampoco soy un
Agesilas, ni un Graco, porque no vivo entre espartanos ni entre romanos; vivo en
el seno de sociedades voluptuosas, donde el frenesí de los placeres va de la
mano de las armas, los arrebatos de la fuerza con los de los sentidos, que
rechazan toda autoridad divina, toda autoridad paterna, todo freno religioso. ¿Soy
y por ventura quien ha creado el mundo en cuyo medio vivo? Si soy quien soy, es
porque él el tal cual es. ¿Tendré acaso el poder de detener su decadencia? No,
todo cuanto puedo hacer es prolongarle la vida porque, abandonarlo a sus propias
fuerzas, se disolvería más rápidamente aún. Tomo a esta sociedad por sus vicios,
porque solo me presenta vicios; si tuviese virtudes, la tomaría por sus virtudes.
Fundaré una caja de obras públicas a la que dotaré de varios centenares de
millones, con cuya ayuda instaré a construir en toda la superficie de mi reino.
Habéis adivinado mi intención: mantengo en pie la rebeldía obrera; es el segundo
ejército que necesito para luchar contra las facciones. Mas es preciso impedir que
esta masa de proletarios que tengo entre mis manos se vuelva contra mí el día
que no tenga pan.
Aquí, habrá ángeles sosteniendo mi corona, más allá, estatuas de la justicia y la
sabiduría sosteniendo mis iniciales. Estos detalles son de extrema importancia, los
considero fundamentales. Gracias a estos símbolos, a estos emblemas, la
persona del soberano está siempre presente; se vive con él, con su recuerdo, con
su pensamiento.
Las virtudes más austeras son como las de la Gioconda; basta con duplicar
siempre el precio de la rendición. Los que se resistirán al dinero, no se resistirán a
los honores; los que se resistirán a los honores, no se resistirán al dinero. Y la
opinión pública, viendo caer uno tras otro a los que creían más puros, se debilitará
a tal punto que terminará por abdicar completamente.
DIALOGO VIGECIMOCUARTO
Maquiavelo: Alejandro VI y el duque de Valentinios, de quienes se decía
proverbialmente en la corte de Roma que el primero “jamás hacia lo que decía”, y
el segundo “jamás decía lo que hacía”.
DIALOGO VIGECIMOQUINTO
Maquiavelo: Puedo apostar al primer rumor de esas libertades, se alzarán a mi
alrededor gritos de espanto. Mis ministros, mis consejeros exclamarán que he
abandonado el timón, que todo está perdido. Me suplicarán, en nombre de la
salvación del Estado, en nombre de mi país, que no haga nada; el pueblo dirá:
¿en qué piensa? Su genio decae; los indiferentes dirán: está acabado; los
rencorosos dirán: está muerto

Cuestionario
1.- ¿Menciona el autor del libro diálogos en el infierno? Maurice Joly.
2.- ¿Cuáles son los nombres de los libros que se abordan en el debate entre
Maquiavelo y Montesquieu? El tratado del Príncipe de Maquiavelo y el Espíritu de
las Leyes de Montesquieu.
3.- ¿Para Montesquieu que significa el libro de Maquiavelo? Para Montesquieu el
libro de Maquiavelo es solo una guía para que los príncipes (principalmente) o los
gobiernos no solo justifiquen sus actos sino que además les enseña cómo hacerlo.
4.- ¿Cómo debería de estar instaurado el gobierno según Montesquieu? Según él
el poder debería de estar dividido en diferentes estancias, una que dictara las
leyes, una que las hiciera cumplir y el soberano. (La persona del soberano sigue
siendo sagrada e inviolable; pero aun conservando un cúmulo de atribuciones
capitales que, para bien del Estado, tienen que permanecer en sus manos, su
cometido esencial no es sino de ser el procurador de la ejecución de las leyes. Al
no tener ya la plenitud de los poderes, su responsabilidad se diluye y recae sobre
los ministros que integran su gobierno. Las leyes, cuya proposición le incumbe en
forma exclusiva o conjuntamente con algún otro cuerpo estatal, son redactadas
por un consejo de hombres avezados en la cosa pública, y sometidas a una
Cámara Alta, hereditaria o vitalicia, que examina si sus disposiciones se ajustan a
la constitución, votadas por un cuerpo legislativo emanado del sufragio de la
nación, y aplicadas por una magistratura independiente. Si la ley es viciosa, la
rechaza o la enmienda el cuerpo legislativo; si contraria a los principios sobre los
cuales reposa la constitución, la Cámara Alta se opone a su adopción).
5.- ¿Qué papel desempeña la prensa en el gobierno? Es un vigilante, expresa las
necesidades, traduce las quejas, denuncia los abusos y los actos arbitrarios;
obliga a los depositarios del poder a la moralidad, bastándole para ello ponerlos en
presencia de la opinión.
6.- ¿Según Maquiavelo que inducia al pueblo a tomar el poder por la fuerza? Es el
odio a los poderosos; es, en el fondo, para arrebatarles sus riquezas, el
instrumento de sus placeres que les causa envidia.
7.- ¿Según Maquiavelo cuales son los dos puntos clave para instaurar el
despotismo en una república? El uso del ejército y el instaurar su moneda.
8.- ¿De acuerdo con Maquiavelo cómo debe estar amada una Constitución? Una
Constitución debe surgir completamente armada de la cabeza de un solo hombre,
de lo contrario no es más que una obra condenada a la nada.
9.- ¿Quién debe reglamentar lo necesario para un buen funcionamiento de la
Constitución? El Senado, por medio de un senado-consulto.
10.- ¿De acuerdo con Maquiavelo los periódicos deben ser? Órganos leales al
gobierno.
11.- ¿Bajo quién pondrá la protección de sus actos Maquiavelo? Bajo la protección
de Dios.
12.- ¿Cómo concibe Maquiavelo a las sociedades secretas? Las concibe como un
medio de información, de una influencia oculta de la cual se puede servir.
13.- ¿Cuál es el propósito de Maquiavelo en cuanto a la policía? Que se encuentre
diseminada en todas las filas de la sociedad para enterarse de todo lo que ocurre.
14.- ¿Cómo era la función del ministerio público, también llamado ministerio del
rey?
Era un instrumento de poder puesto que su función era amovible y revocable por
la voluntad del príncipe.
15.- ¿Cómo concibe Maquiavelo a la Universidad? La concibe como un servicio
público a cargo del Estado, que perdió su autonomía.
16.- ¿Cuáles son las operaciones en las que se basan la obra administrativa?
Recibir y gastar
17.- ¿En cuales presupuestos se divide el “Presupuesto general del estado” y
concentradas a qué? El presupuesto de salidas y el presupuesto de entradas, por
turno y aisladamente en la situación activa y pasiva y sus determinaciones no se
hallan expuestas por anticipado a la influencia del balance general de las entradas
y salidas.
18.- ¿Qué es vuestro presupuesto anualmente votado? Nada más que un
reglamento provisorio, un cálculo, apenas aproximado, de los principales hechos
financieros
19.- ¿Cuál es la concepción que tiene Maquiavelo al satisfacer las necesidades
del pueblo? Mantengo en pie la rebeldía obrera; es el segundo ejército que
necesito para luchar contra las facciones.
20.- ¿Cuál es la finalidad de que un soberano denote tanto su presencia ante la
sociedad? La persona del soberano está siempre presente; se vive con él, con su
recuerdo, con su pensamiento

48 Leyes del Poder


Resumen
Ley
Criterio
Transgresión de la ley
Observancia de la ley
Claves para alcanzar el poder
Invalidación
1
Nunca le haga sombra a su amo.
Esfuércese siempre por lograr que quienes están jerárquicamente por encima de usted se sientan cómodos con su
sensación de superioridad. No permita que sus deseos de complacerlos o impresionarlos lo induzcan a hacer ostentación
de sus talentos y de su capacidad, ya que ello podrá generar un efecto opuesto al deseado, inspirar temor e inseguridad en
sus superiores. Hágalos aparecer siempre más brillantes de lo que en realidad son y accederá a la cumbre del poder.

Desequilibran la autoestima de su amo, hieren vanidad o hacen dudar de su preeminencia. El amo se encarga
de quitarlo.

Al hacer brillar al amo más que el resto de la gente, este obtiene poder. Al amo le preocupa la fama y gloria.

Disimular hábilmente sus virtudes. No dar por segura su posición. Halagar y ensalzar a su amo, discreto e
indirecto

Si su amo es una estrella en decadencia, no tiene por qué temer hacerle sombra.

2
Nunca confié demasiado en sus amigos; aprenda a utilizar a sus enemigos.
Desconfíe de los amigos; suelen ser los primeros en traicionarlo, ya que caen fácilmente presa de la envidia. También
suelen convertirse en irrespetuosos y tiranos. En cambio, emplee a quien haya sido su enemigo, y le será más leal que un
amigo, ya que deberá hacer mayores esfuerzos para demostrar su adhesión. Lo cierto es que usted debe temer más a sus
amigos que a sus enemigos. Si no tiene enemigos, busque la forma de creárselos.

No se puede confiar mucho en los amigos ya que estos saben nuestro talón de Aquiles y nos pueden destruir.

Un enemigo al cual lo hacemos aliado o le hacemos un favor, este es agradecido.

Capacidad de evaluar quien es la persona más capaz para apoyar sus intereses en toda situación.

En trabajos sucios resultan ideales los amigos pues disponen a correr riesgo por uno. (Chivo expiatorio).

3
Disimule sus intenciones.
Desconcierte a la gente y manténgala en la mayor ignorancia posible, sin revelar nunca el propósito de sus acciones. Si no
tienen la menor idea de qué es lo que usted quiere lograr, les resultará imposible preparar una defensa. Condúzcalos por el
camino de las falsas suposiciones, envuélvalos en una nube de humo y verá que, cuando al fin caigan en la cuenta de las
verdaderas intenciones de usted, ya será tarde para ellos.

Si formula intención sin rodeos o la revela directamente, usted se delata; se debe despistar al objeto.

Al disuadir a todos de las verdaderas intenciones se obtiene el objetivo deseado. Poder.

Sofrenar la lengua y controlar lo que se revela. Cortina de humo más fácil es la expresión facial.

Nada funciona si tiene fama de estafador. La gente se cansa y desconfía.

4
Diga siempre menos de lo necesario.
Cuando intente impresionar a la gente con palabras, tenga en cuenta que cuanto más diga tanto más vulnerable será y
tanto menor control de la situación tendrá. Incluso cuando lo que diga sea sólo una banalidad parecerá una idea original si
la plantea en forma vaga, abierta y enigmática. Las personas poderosas impresionan e intimidan por su parquedad. Cuanto
más hable, mayor será el riesgo de decir alguna tontería.

Si habla de más y antes de tiempo, se echan a perder los planes.

Al mencionar poco, nadie sabe con qué exactitud es su posición ni pueden predecir reacciones.

Silencio incómodo para los demás y estos los llenan con información de ellos y sus debilidades.

El silencio puede levantar sospechas e inseguridad. Las palabras también pueden servir de cortina de humo.

5
Casi todo depende de su prestigio; defiéndalo a muerte.
Prestigio la piedra angular del poder. Basta el prestigio para intimidar y ganar. Sin embargo, una vez que decae, usted se
tornará vulnerable y será atacado por todos los flancos. Convierta su prestigio en una fortaleza inexpugnable. Manténgase
alerta frente a cualquier tipo de ataques potenciales y desbarátelos antes de que se produzcan. Al mismo tiempo, aprenda a
destruir a sus enemigos abriendo brechas en la reputación de ellos. Luego dé un paso al costado y deje que la opinión
pública los crucifique.

Al ser conocido tan bien por una persona puede decaer la reputación que tengan los demás de nosotros.

La fama llena de terror a los enemigos. Para destruir el prestigio de alguien basta con ridiculizar su reputación.

Juzgar a la gente sobre la base de sus apariencias: ropa, gestos, palabras y acciones. Si tiene mala
reputación únase con quien no.

No excepciones.

6
Busque llamar la atención a cualquier precio.
Todo es juzgado por su apariencia; lo que no se ve no cuenta. Nunca acepte perderse en el anonimato de la multitud o ser
sepultado por el olvido. Ponga toda su fuerza en destacarse. Conviértase en un imán que concentre la atención de los
demás, mostrándose más grande, más atractivo y más misterioso que la gran masa, tímida y anodina.

Si la atención adquirida se desvía a otro, será a expensas de usted.

Lo que no se puede captar y consumir genera poder.

Un aire de misterio da al mediocre una apariencia inteligente y profunda.

Como vaya ganando altura deberá adecuarse en forma constante.

7
Logre que otros trabajen por usted, pero no deje nunca de llevarse los laureles.
Utilice la inteligencia, los conocimientos y el trabajo físico de otros para promover su propia causa. Ese tipo de ayuda no
sólo le permitirá ahorrar mucho tiempo y energía, sino que le conferirá un aura divina de rapidez y eficiencia. A la larga,
sus colaboradores serán olvidados y todos lo recordaran a usted. Nunca haga lo que otros pueden hacer por usted.

Hacer todo por su propia

cuenta, agota y empobrece.

El tiempo es oro. Si usted intenta hacerlo todo por sí mismo, terminara agotado, se dispersara y derrochara
sus energías en vano.

Guardar silencio acerca de sus descubrimientos. Observar con cuidado a quienes lo rodean.

Su posición debe ser inamovible, ya que de lo contrario lo acusarán de fraudulento y engañador.

8
Haga que la gente vaya hacia usted y, de ser necesario, utilice la carnada más adecuada para
lograrlo.
Cuando obligue a otro a actuar; deberá ser usted quien en todo momento ejerza el control. Siempre es mejor lograr que
su contrincante se acerque a usted y abandone, en este proceso, sus propios planes.

Atráigalo con ganancias fabulosas y después proceda a atacar. Usted tiene todos los ases en la mano.

Un líder agresivo, poco a poco su poder alcanza el punto máximo y pronto todos se vuelven contra él.
El rival se agota al ir en una dirección y en otra, hasta que inevitablemente cae.

Aprender a dominar las emociones y a no actuar nunca bajo la influencia de la ira.

Un ataque sorpresivo, obliga a la otra persona a reaccionar sin tener tiempo para pensar o planificar su
acción.

9
Gane a través de sus acciones, nunca por medio de argumentos.
Cualquier triunfo circunstancial que usted obtenga a través de argumentación verbal en realidad es sólo una victoria
pírrica: el resentimiento y la mala voluntad que así genera son más intensos y duraderos que cualquier acuerdo
momentáneo que haya logrado. Es mucho más eficaz lograr la coincidencia de otros con usted a través de sus acciones,
sin decir palabra alguna. No explique; demuestre.

El razonamiento del argumentador cae en oídos sordos.

Seguir discutiendo es cavar su propia fosa.

Uno impone su posición a través de las acciones.

La más poderosa persuasión va más allá de la acción, para entrar en el campo de los símbolos. Nunca
discuta, sólo presente resultados.

La argumentación verbal tiene una función de distraer y tapar sus huellas cuando usted quiere engañar o
lo sorprenden en una mentira.

10
Peligro de contagio: evite a los perdedores y desdichados.
La desdicha de los demás puede conducirlo a la muerte: los estados de ánimo son tan contagiosos y tóxicos como una
enfermedad infecciosa. Aunque sienta que debe tenderle una mano a alguien que se esta hundiendo, lo único que logrará
con ello será acelerar su propia caída. A menudo, los perdedores son los artífices de su propia desgracia y terminan por
transmitirla a quien quiere ayudarlos. Evítelos y, en cambio, recuente a individuos ganadores y felices.

Las personalidades tóxicas se contagian.

Rodearse de personas que atraen la felicidad, para compartir la prosperidad que esas personas convocan.

Verificar con qué tipo de gente se asocia.

Persona tóxica muy peligrosa es mejor evitarla.

No hay invalidación alguna

11
Haga que la gente dependa de usted.
Para mantener su independencia, es indispensable que los demás lo quieran y necesiten. Cuanto más confíen y
dependan de usted para lograr su felicidad y prosperidad, y no tendrá nada que temer. Nunca enseñe a los demás lo
suficiente como para que puedan arreglárselas sin su ayuda.

Tarde o temprano aparecerán alguien que pueda hacer su tarea tan bien como usted, alguien más joven,
más fresco, más barato y menos amenazador.

Hacer que otros dependan de usted, lograr compensar sus debilidades con sus propios “hierro y sangre”.

Lograr que los demás hagan lo que usted quiere, por propia voluntad. Creando una relación de dependencia.

Usted también depende de ellos.

12
Para desarmar a su víctima, utilice la franqueza y la generosidad en forma selectiva.
Un gesto sincero y honesto compensara docenas de actitudes dictadas por la hipocresía y la falsedad. El gesto de franca
y honesta generosidad hace bajar la guardia aun al individuo más desconfiado. Una vez que su sinceridad selectiva
haya abierto una brecha en la armadura del otro, podrá manipularlo y embaucarlo a su antojo. Un obsequio oportuno-
especie de caballo de Troya- podrá cumplir el mismo objetivo.

Las personas desconfían y se rodean de defensas contra embaucadores y ladrones.

Un acto de generosidad desarma al desconfiado.

Dar antes de tomar.

Aplicar la honestidad selectiva en el primer encuentro con otra persona.

Reputación honesta.

Cuando uno carga con historial de fraudes y engaños, no hay honestidad, generosidad ni bondad que
consiga engañar.

13
Cuando pida ayuda, no apele a la compasión o a la gratitud de la gente, sino a su egoísmo.
Si necesitas recurrir a la ayuda de un aliado, no se moleste en recordarle el apoyo que usted le dio en el pasado, o sus
buenas acciones. Lo pasado se ignora o se olvida, si, en cambio, al formular su pedido de colaboración usted muestra
elementos que beneficiaran a la otra persona y hace gran hincapié en ellos, su contrincante responderá con entusiasmo a
su solicitud, al detectar el beneficio que podrá obtener.

Al formular una petición, muestre elementos que beneficiaran a la otra persona y haga hincapié en ellos. Si
no lo hace no se unirán a su causa.

La mayoría de las personas son tan profundamente subjetivas que, en el fondo, no les interesa nadie más que
ellas mismas. Ante cualquier tipo de comentario, solo piensan en su propio caso y toda la atención.

El interés propio mueve a la gente. Una vez que usted haya logrado hacerles ver de qué manera podrá
satisfacer las necesidades o beneficiar la causa del otro, la resistencia que se oponía a su pedido de ayuda
desaparecerá.

Usted deberá aprender a detectar las diferencias entre los poderosos de una y otra clase y a determinar que
los motiva.

14
Muéstrese como un amigo pero actué como un espía.
Es de fundamental importancia saberlo todo sobre su rival. Utilice espías para reunir información valiosa que le permite
mantener siempre una ventaja sobre él. Y mejor aún; haga usted mismo de espía. Aprenda a sondear con cuidado a la
gente en corteses encuentros sociales.

Examinar de manera sutil y astuta a su presa lo tornará encantador y seductor y le permitirá prever los
deseos del otro.

Una fachada amigable le permitirá obtener información tanto de sus amigos como de sus enemigos.

Encontrar alguna forma de sondearlos, de descubrir sus secretos y sus intenciones ocultas, sin que ellos
sepan lo que usted trama.

Así como usted espía a los demás, debe saber que los demás lo espiarán a usted, así que suministre
información falsa.

15
Aplaste por completo a su enemigo.
Aplastar por completo a sus enemigos, si se deja encendida una sola brasa, por muy débil que sea, siempre se corre el
riesgo de que vuelva a desencadenarse un incendio.

Nunca se debe ignorar a un enemigo, creyéndole débil. Puede tornarse peligroso en cualquier momento,
como una chispa en una parva de heno.

Para alcanzar la máxima victoria es necesario ser inescrupuloso (Napoleón)

Aplaste a sus enemigos de forma tan radical como ellos lo aplastarían a usted.

A veces al aplastar al enemigo usted genera tanta amargura y ponzoña que el otro pasará años y años
planeando su venganza

16
Utilice la ausencia para incrementar el respeto y el honor.
Cuanto más lo vean y oigan, tanto menos necesario lo considerarán los demás. Un alejamiento temporal hará que hablen
más de usted, e incluso que lo admiren. Debe aprender cuando alejarse.

Lo que se aleja y se torna raro o escaso, de pronto parece merecer nuestro respeto y honra. Lo que
permanece accesible demasiado tiempo, inundándonos con su presencia, nos impulsa a desdeñarlo.

Aprenda a mantenerse a oscuras y haga que la gente pida su regreso.

Tiene que aprender a retirarse en el momento adecuado, antes de que los demás lo partan.

Solo es aplicable cuando se ha alcanzado un cierto nivel de poder. Sólo después de que usted haya
establecido su presencia. Si usted se va demasiado pronto, simplemente será olvidado

17
Mantenga el suspenso. Maneje el arte de lo impredecible.
Si usted se muestra predecible, confiere a los demás de tener cierto control sobre usted. Invierta los papeles: muéstrese
deliberante impredecible. Las actitudes que aparecían carencia de coherencia o propósito desconcertaran a los demás, que
se agotaran tratando de explicarse sus movimientos y acciones.

Cuando los demás no tienen idea de lo que usted está haciendo, entran en un estado de terror, una espera
desconcertada y confundida. Llevada a un extremo, esta estrategia puede intimidar y aterrorizar

La impredecibilidad no es sólo un arma destinada a inspirar terror. Si usted modifica sus esquemas día a día,
causará una conmoción a su alrededor y estimulará el interés de los demás

A veces e necesario golpear sin previo aviso, hacer temblar a los demás cuando menos lo esperan.

A veces la impredecibilidad puede volverse contra usted, sobre todo si se encuentra en una posición de
subordinación.

18
No construya fortalezas para protegerse: el aislamiento es peligroso.
Una fortaleza se presenta como una alternativa más segura. Pero el aislamiento le expone más de lo que protege de los
peligros que lo rodean, ya que lo aislamiento de información valiosa y lo destacan como un blanco fácil para los demás.

Nunca se aleje tanto de las calles como para no escuchar lo que sucede a su alrededor o advierta las
conspiraciones en su contra.

El aislamiento que brinda una fortaleza no ofrece protección alguna, si no que crea más problemas que los
que resuelve.
Necesita mantenerse flexible y adaptable, capaz de moverse en los círculos más diversos y mezclase con
todo tipo de personas. Esta forma de movilidad y contacto social protegerá de los conspiradores, que no
logran guardar secretos ante usted, y de sus enemigos, que no podrán aislarlo de sus aliados.

Rara vez es correcto y favorable optar por el aislamiento. Si uno no mantiene el oído atento a lo que sucede
en las calles, le será imposible protegerse.

19
Sepa con quien está tratando: no ofenda a la persona equivocada.
En el mundo hay muchas clases de personas diferentes, y usted no puede suponer que todas reaccionaran de la misma
manera frente a sus estrategas. Hay ciertas personas que, si usted manipula o engaña, pasaran el resto de su vida procurar
vengarse. Serán desde el momento de la ofensa, lobos con piel de cordero. Elija con cuidado a sus víctimas y a sus
contrincantes y nunca ofenda o engañe a la persona equivocada.

Nunca suponga que la persona con la que está tratando es más débil o menos importante, si llega a ofender
el orgullo de estos individuos, se volverá el blanco de una violencia repentina

Nunca rehace con un insulto hasta conocer a fondo a la persona con la que está tratando, el insulto jamás se
pasa por alto y es muy difícil de olvidar.

Antes de emprender cualquier tipo de acción, evalué bien a su víctima o potencial adversario.

Nunca confié en su instinto ni en las apariencias.

No existe invalidación alguna para esta ley.

20
No se comprometa con nadie.
Solo los tontos se apresuran siempre a tomar un partido. No se comprometa con ninguna posición o causa, salvo con la
suya propia. El hecho de mantener su independencia lo convierte en el amo de los demás. Obtenga beneficios oponiendo a
las personas entre sí.

Si permite que los demás tengan la sensación de poseerlo, usted perderá todo su poder sobre ellos.

No permita que sus adversarios lo involucren en sus peleas, muéstrese interesado y compasivo.

Mediante el juego del coqueteo y distanciamiento se puede llegar a dominar. Al ser el centro de atención,
siempre se ejerce control sin perder su independencia.

El poder depende en gran medida de las apariencias. Negarse a comprometerse con una persona o grupo es
una buena estrategia, cuando se mantiene una cierta distancia no genera enojo, sino una especie de respeto

Si se mantiene a muchos candidatos esperando demasiado tiempo generara desconfianza.

Mantenga su independencia interior y evite involucrarse emocionalmente

21
Finja candidez para atrapar a los candidatos: muéstrese más tonto que su víctima.
A nadie le gusta sentirse más tonto que los demás. Por lo tanto, el truco consiste en hacer sentires más sagaces e
inteligentes a sus víctimas y, sobre todo, más sagaces que inteligentes que usted. Una vez que las haga convencido de
esto, nunca sospecharan que usted tiene motivaciones ocultas contra ellos.

La actitud y la personalidad que se llegue a adoptar, puede convencer aún más que un argumento
“ingenioso”. Muéstrese más estúpido que la víctima.

Adoptar el papel de “estúpido” a la perfección.

La sensación de que alguien es más listo que nosotros resulta intolerable.


No insultar nunca inadvertidamente o impugnar la capacidad intelectual de una persona. La inteligencia es lo
que a la sofisticación, haga sentir más sofisticados a los demás, así estos bajaran la guardia.

Cuando usted pueda disimular u ocultar un engaño haciendo ostentación de su inteligencia. Si usted aparenta
conocimientos, creerán lo que usted dice, esto es útil al momento de un apuro.

22
Utilice la táctica de la capitulación. Transforme la debilidad en poder.
Cuando usted sea el más débil, nunca luche por salvar su honor. Opte en cambio, por la capitulación. Rendirse le dará
tiempo para atormentar e irritar al vencedor, tiempo para que el poder de este se le diluya. No le dé la satisfacción de luchar
y ser vencido por él. Capitule antes de ser derrotado. Al volver la otra mejilla, enfurecerá y desconcertará a su contrincante.
Convierta la capitulación en un instrumento de poder.

Si usted es más débil, no ganara nada peleando. Cuando el débil se encuentra solo, tiene que rendirse. Si
ofrece resistencia, será un mártir.

Una táctica simulada resulta fácil engañar a las personas que intentan hacer ostentación de autoridad. Las
muestras externas de sumisión que usted haga las hará sentir importantes.

Al ceder, en realidad está ejerciendo control de la situación, porque su sometimiento induce al enemigo a
creer que lo han derrocado.

Por dentro se mantiene firme, pero por fuera se doblega.

El mártir no siempre garantiza el poder, ya que no siempre estará presente para disfrutar del poder obtenido.
Los mártires son egoístas, sienten que sus seguidores fueron menos importantes que ellos.

23
Concentre sus fuerzas.
Conserve sus fuerzas y energía, manteniéndolas concentradas en su punto más fuerte. Ganará más descubriendo un rico
yacimiento y explotándolo en profundidad que asando de un yacimiento pobre a otro: la intensidad siempre triunfa sobre la
dispersión. Cuando se busque fuentes de poder que puedan promoverlo, procure encontrar siempre el patrón clave único, la
cava lechera que pueda ordeñar durante largo tiempo.

Cuando las fuerzas se dispersan en diferentes frentes, se llega a perder de vista los peligros distantes. Si no
estás en peligro no luches.

La mejor estrategia consiste en mantenerse siempre muy fuerte. No existe ley de estrategia más importante ni
más simple que la de mantener concentradas las fuerzas. Actué con la máxima concentración.

Concéntrese en un único objetivo y no ceda hasta alcanzarlo o completarla. Valore la intensidad más que la
extensión. La perfección reside en la calidad y no en la cantidad.

La concentración suele ser riesgosa. En aquellas causas en las que se podrá necesitar de protección, es
conveniente relacionarse con diversas fuentes de poder.

24
Desempeñe el papel de cortesano perfecto.
El cortesano perfecto, adulador e intrigante, prospera y alcanza su plenitud en un mundo en el cual todo gira en torno del
poder y de la habilidad política. Domina a la perfección el arte de la oblicuidad. Adula, se somete a sus superiores y reafirma
su poder sobre los demás de la forma más encantadora y graciosamente indirecta y falsa. Aprenda a aplicar las leyes del
cortesano, y su ascenso dentro de la corte no conocerá límites.
Éste es un juego muy delicado: dedique la máxima atención al modo de cubrir sus huellas, y nunca permita
que su amo lo desenmascare.

Nunca permita que la gente descubra sus tretas. Si esto sucede, de inmediato dejarán de considerarlo un
hábil cortesano y lo condenarán por tosco y detestable.

Evite la ostentación, réstele importancia a lo que usted hace, sea frugal con los elogios, nunca sea portador
de malas nuevas.

Adecuese al espíritu de los tiempos.

25
Procure recrearse permanentemente.
No acepte los papeles que la sociedad le ha endilgado. Fórjese una nueva identidad que atraiga la atención y nunca aburra
al público. Sea el dueño de su propia imagen, en lugar de permitir que otros la definan por usted. Incorpore elementos
dramáticos en sus gestos y acciones públicas, y su poder se verá reforzado y su personalidad crecerá en forma asombrosa.

Tener en cuenta que atrae y aburre al público. No ubicarnos en segundo lugar si queremos obtener algo.

Desempeñar un papel para el consumo del público de la poder, ya que lo ponen donde quiere estar.

Autocreación:

-tomar conciencia de usted como actor, controlar apariencia y emociones.

-cree un personaje memorable, que atraiga atención. No esforzarse tanto en atraer la atención, parecer
natural.

No hay invalidación. Parecer natural es actuar. Evite gestos exagerados.

26
Mantenga sus manos limpias.
Es necesario que, en todo momento, usted aparezca como paradigma de la corrección y la eficiencia. Sus manos nunca se
ensuciarán por ilícitos o descuidos. Mantenga esa apariencia impecable, utilizando a otros como testaferros o pantallas
para ocultar, cuando sea necesario, su participación personal en hechos de esta índole.

Si no oculta sus errores su nombre y reputación decaerá.

Excusas y disculpas hace dudar de su competencia. Al desviar la atención su nombre queda intacto. Que los
demás hagan el trabajo sucio por usted.

Trasladar la culpa o pecado a un chivo expiatorio. No crear un mártir. Caída del favorito (estrecha relación con
nosotros). Pata de gato (otros hacen el trabajo). Pensar por adelantado.

Chivo expiatorio y pata de gato utilizar con cautela. El exceso puede dañar, evitar errores de cálculo. La pata
de gato es más segura.

27
Juegue con la necesidad de la gente de tener fe en algo, para conseguir seguidores
incondicionales.
La gente tiene una necesidad irrefrenable de creer en algo. Conviértase en el centro focalizador de esa necesidad,
ofreciéndoles una causa o una nueva convicción a la que adherir. Formúlela en términos vagos pero pletóricos de
promesas. Enfatice el entusiasmo por sobre el pensamiento claro y racional. Dé a sus nuevos discípulos rituales que
realizar y exíjales sacrificios. Ante la ausencia de una religión organizada y grandes causas en las que puedan creer, su
nuevo sistema de convicciones le conferirá un poder inaudito.

La ciencia del charlata-nismo, cómo crear un culto en cinco fáciles pasos:

1. La vaguedad y la indefinición, los grandes imanes (cada uno verá lo que quiere)

2. Enfatice lo visual y sensual sobre lo intelectual (evita el público piense racionalmente)

3. Copie la forma de las religiones organizadas para estructurar el grupo (asigne rangos y jerarquía)

4. Disimule su fuente de ingresos (esconder que sus ingresos y lujos vienen de los seguidores)

5. Establezca una dinámica de “nosotros contra ellos” (cualquier tercero que intente revelar su sistema fraudulento será
visto como un ser maligno)

Es enaltecido y se le atribuyen poderes. Sus seguidores lo defienden ante personas que lo quieran delatar por
charlatán, la fe y voluntad de la gente hacia usted, le da poder.

Adaptarse y sintonizar distintos estados de ánimo y deseos del grupo. Utilizar espías y anticipar hechos.

Si el grupo adivina el fraude no solo una persona lo perseguirá sino una muchedumbre, que lo querrá acabar
con la misma avidez que lo siguió.

28
Sea audaz al entrar en acción.
Si se siente inseguro frente a determinado curso de acción, no lo intente. Sus dudas y titubeos se transmitirán a la ejecución
del plan. La timidez es sumamente peligrosa; lo mejor es encarar toda acción con audacia. Cualquier error que usted
cometa por ser audaz se corregirá con facilidad mediante más audacia. Todo el mundo admira al audaz; nadie honra al
timorato.

Si vacilamos se dudara de nosotros y seremos presa fácil de nuestro contrincante.

Establece autoridad y respeto. La acción repentina y audaz reafirma la autoridad, respeto y miedo.

Evitar terror a consecuencias, audacia no demuestra timidez o represión. Confianza en sí mismo.

No debe ser la base de todas sus acciones. Usar en el momento adecuado y controlarla.

29
Planifique sus acciones de principio a fin.
Un final brillante constituye el corolario que da énfasis a todo su accionar. Planifique su camino teniendo en cuenta todas las
consecuencias posibles, todos los obstáculos y todos los giros del azar que puedan incidir de manera negativa sobre su
trabajosa elaboración y otorgar la gloria a otros. Planificar todo un proceso, de principio a fin, evitará que lo abrumen los
factores negativos y le permitirá saber con exactitud cuándo detenerse. Maneje la fortuna con cuidado y determine el futuro
planificando a largo plazo.

Al no planear todo se dejan cosas a la mitad y otros llegan a completar el trabajo y se llevan el crédito.

Si tienes una idea clara de tu objetivo sabes cuándo parar y esto es esencial para obtener y conservar el
poder.

Ver y planear más allá del presente. Ignorar placeres y peligro presente pero prever el peligro remoto. Evita
acciones precipitadas

No tiene. Es cierto que un plan debe incluir alternativas y tener un

cierto grado de flexibilidad.

30
Haga que sus logros parezcan no requerir esfuerzos.
Su accionar deberá parecer natural y de fácil ejecución. Toda la práctica y el esfuerzo que usted invierta en él, así como
todas las habilidosas artimañas a las que recurra, deberán permanecer ocultos. Cuando actúe, hágalo como si la tarea que
tiene entre manos fuese algo de lo más sencillo, como si pudiese hacer todavía mucho más. Evite la tentación de revelar lo
mucho que usted trabaja, pues con ello sólo generará cuestionamientos. No le enseñe a nadie sus trucos especiales, o los
usarán contra usted.

Si se nota nuestro fuerza puesta nos hace parecer débiles, como si cualquiera con práctica pudiera lograr lo
que realizamos nosotros.

Realizar esfuerzo y ensayos a solas para que al estar

frente a los demás parezca que posee gracia y la facilidad de un dios al realizar la acción.

Actuar con calma, gracia y serenidad, da la impresión de ser uno mismo y no estar trabajando. Controlar el
deseo de exhibirse.

El secreto con que se rodee las acciones deberá tener aspecto ligero y juguetón, si la protege mucho
levantara sospechas .

31
Controle las opciones: haga que otros jueguen con las cartas que usted reparte.
El mejor engaño es aquel que aparenta ofrecer opciones al otro: sus víctimas sienten que controlan la situación, pero en
realidad no son sino títeres en sus hábiles manos. Presente opciones que siempre le sean favorables, independientemente
de cuál de ellos elijan los demás. Oblíguelos a optar entre el menor de los males y logre que cualquiera de las dos
elecciones resulte a favor de usted. Haga que cualquiera alternativa por la que se decidan sus rivales los perjudique a
ellos y lo beneficie a usted.

Si no ofrecemos opciones al contrincante desconfiara y se sentirá sin libertad.

Controlar las opciones de los demás, éstos elegirán siempre la que le otorgué el poder a usted, porque la
alternativa es demasiado desagradable

Cuanto más libertad les permita en corto plazo, tanto más eficientemente podía actuar contra ellos en largo
plazo

Al limitar las opciones de los demás a veces también se limitan las opciones propias.

32
Juegue con las fantasías de la gente.
Muchas veces se evita la verdad porque suele ser dura y desagradable. Nunca recurra a la verdad ni a la realidad, salvo
que esté dispuesto a enfrentar la ira que genera la desilusión. La vida es tan dura y problemática que aquellas personas
capaces de inventar ilusiones o conjurar fantasías son como oasis en el desierto: todos van hacia ellas. Apelar a las
fantasías de las masas es una fuente inmensa de poder.

Si promete una mejora a través de arduo trabajo nadie lo seguirá y no accederá al poder. Lo que no es
fantasía no es agradable.

Ser la fuente de placer para quienes o rodean, y el placer surge del arte de adecuarse a las fantasías de la
gente.

La persona capaz de armar una fantasía a partir de una realidad deprimente tiene acceso a un poder enorme.

Hurgue y encuentre lo que aprisiona a la gente.

Cometer el error de imaginar que la fantasía siempre es fantasía.

Juzgar la indulgencia y la paciencia de los anfitriones.

33
Descubra el talón de Aquiles de los demás.
Todo individuo tiene un punto débil, una fisura en la muralla que rodea su fortaleza. Por lo general, esa debilidad es algo
que le causa inseguridad, o una emoción o una necesidad que lo supera. También puede ser un pequeño placer secreto.
Sea lo que fuere, una vez que usted la haya descubierto esa debilidad se convierte en un elemento de presión que podrá
manejar a su antojo y, por supuesto, siempre a su favor.

Entre menos sepan de usted mejor, y la información que brinde debe ser medida ya que está información
puede llegar a nuestro rival y con ello hayas nuestro talón de Aquiles.

Las pasiones y las obsesiones incontrolables hacen vulnerable a las personas.

Buscar los opuestos y no creer en las apariencias.

La necesidad de la gente de ser valorada y reconocida, de sentirse importante, es el mejor punto débil para
explotar.

Jugar con los puntos débiles de la otros implica un riesgo: puede generar una acción que después o logre
controlar.

34
Actué como un rey para ser tratado como tal.
Su forma de actuar determinará cómo lo tratarán los demás: a la larga, una presencia vulgar o común hará que la gente le
pierda el respeto. Porque un rey se respeta a sí mismo e inspira el mismo sentimiento en los demás. Al adoptar una actitud
de rey, mostrando confianza en su propio poder, logrará que lo consideren destinado a llevar una corona real sobre la
cabeza.

Intentar borrar la diferencia que lo separan de las masas, pierden en forma gradual la capacidad de inspirar
lealtad, temor o afecto. Lo único que generan es desprecio.

Su actitud refleja lo que usted piensa de sí mismo

“La estrategia de la corona”

Una simple sucesión de causa y efecto: si creemos que estamos destinados a realizar grandes cosas,
nuestra convicción irradiará su brillo de la misma manera en que una corona crea un aura en torno de un rey.

Si lleva esta actitud demasiado lejos puede resultar contraproducente. No es sensato estar por encima de la
multitud, dado que se convierte en un blanco fácil para sus adversarios

35
Domine el arte de la oportunidad.
Nunca demuestre tener prisa, ya que el apuro delata una falta de control sobre el tiempo y sobre su propio accionar.
Muéstrese siempre paciente, como si supiera que, con el tiempo, todos sus deseos se cumplirán. Conviértase en
especialista en el arte de detectar el momento propicio para cada cosa. Descubra el espíritu de los tiempos actuales y las
tendencias que lo llevarán al poder. Aprenda a mantenerse a la expectativa cuando el momento propicio no haya llegado,
y a golpear con fuerza cuando la oportunidad le sea propicia.

Si no usa la paciencia como su espada y escudo, quizá maneje mal los tiempos y se convierta en perdedor.

Todo movimiento social poderoso genera una reacción.

El proceder más sabio consiste en prever cuál será esa reacción

Controlar el tiempo en determinados momentos oportunos

Tres tiempos: largo plazo, tiempo a corto plazo y tiempo final

Soltar las riendas y adaptarse a lo que el tiempo diga

36
Menosprecie las cosas que no pueden obtener: ignorarlas es la mejor de las venganzas.
Al prestar atención a un problema trivial, lo convierte en real y le confiere importancia. Cuanto más atención le preste a un
enemigo, tanto más lo fortalecerá. Y, a menudo, un pequeño error se magnifica en el intento de corregirlo. A veces, lo mejor
es dejar cosas por completo de lado. Si hay algo que usted sea pero no puede obtener, menosprécielo. Cuanto menos
interés demuestre, mayor será el nivel de superioridad que verán los demás de usted.

Desperdició de tiempo y energía en darle atención quien lo irrita y ofende.

Al ignorar a la gente usted la anula

Cuanto más interés demuestre usted, más alejará al objeto de sus deseos (volver las espaldas al objeto de
su deseo)

Si ignora a una persona de posición inferior, cuando quiera acordarse, ese individuo se convertirá en un
gran rival

37
Arme espectáculos imponentes.
Presente espectáculos imponentes para quienes los rodean, plenos de elementos visuales y fascinantes y radiantes
simbolismos, que enfaticen su presencia. Encandilados por las apariencias, los demás no se darán cuenta de lo usted está
haciendo en realidad.

La búsqueda del poder depende de los atajos. Siempre debe circunnavegar las sospechas de la gente, los
perversos deseos de los otros de resistirse a la voluntad de usted.

Las palabras que usa la gente para persuadirnos nos invita a traducirlas a nuestros propios términos ; las
reformamos y menudo terminamos por interpretar lo puesto de lo dicho

La manera mas eficaz de usar imágenes y símbolos consiste en reunirlos en un gran lugar espectáculo que
impresione a la gente y la distraiga de realidades desagradables

No se puede lograr el poder si se ignoran las imágenes y los símbolos. No hay invalidación posible para esta
ley.

38
Piense como quiera, pero compórtese como los demás.
Si usted hace ostentaciones de ir contra la corriente, alardeando acerca de sus ideas poco convencionales y actitudes
heterodoxas, la gente pensara que usted sólo desea llamar la atención.

Piense como las minorías y hable con las mayorías

Nunca combata la opinión de ningún hombre; porque aunque alcanzará la edad de Matusalén, nunca
terminaría de corregir todas las cosas absurdas en que creen.

Cuando usted se integre en determinada sociedad, deje atrás sus propias ideas y valores y póngase la
marcara más apropiada para el grupo en que se encuentra.

Cuando usted ya se halla en una posición destacada: cuando haya logrado un sitial de poder inamovible y
pueda exhibir su diferencia de los demás como signo de distancia que los separe de usted.

39
Revuelva las aguas para asegurarse una buena pesca.
La ira y las emociones son estratégicamente contraproducentes. Siempre deberá mantenerse sereno y objetivo; pero si se
puede enfurecer a sus enemigos mientras usted conserva la calma, obtendrá una ventaja decisiva. Desubique a sus
enemigos: descubra la grieta a través de la cual pueda sacudirlos y manejarlos.

Los berrinches no intimidan ni inspiran lealtad. Sólo crean dudad e inseguridad con respeto al poder que
usted posee. Al exponer sus puntos débiles, ese tipo de tempestuosos estallidos suelen presagiar a una
caída.

Revuelva las aguas, obligue al pez salir a la superficie y fuerce a actuar a sus adversarios antes de que estén
preparados ; róbeles la iniciativa.

En lugar de reaccionar en forma desmedida y verse en vuelto en las emocione de los demás, usted puede
revertir esa pérdida de control del otro y usarla en su beneficio propio: usted mantiene fría la cabeza, mientras
el otro la pierde

Cuando juegue con las emociones de la gente, debería tener mucho cuidado. Estudie al enemigo de
antemano; hay algunos peces que más vale dejar en el fondo del estanque.

40
Menosprecie lo que es gratuito.
Todo lo que es gratuito es peligroso, ya que por lo general implica alguna treta o un compromiso oculto. De esta manera, no
estará obligado a gratitud alguna, se verá libre de culpa y evitará fraudes y engaños.

El poderoso pronto aprende a proteger sus recursos más valiosos: la independencia y el espacio para
maniobrar con libertad. Al pagar el precio que corresponde, se mantiene libre de peligrosos enredos y
preocupaciones.

Nunca permita que los detalles financieros le impidan ver el panorama general de cómo lo perciben los
demás. A la larga, la mezquindad le resulta cara.

El dinero podrá determinar las relaciones, pero dichas relaciones no necesariamente dependen de la cantidad
de dinero que usted tenga. También depende de cómo usted use el dinero. El poderoso da con generosidad y
compra influencias antes que objetos.

La generosidad estratégica es siempre un arma para construir una buena base de apoyo, sobre todo para los
forasteros, el que no pertenece.

El poderoso nunca olvida que lo se ofrece gratis es siempre una trampa.

Tienda el anzuelo del engaño con la posibilidad de obtener dinero sin esfuerzo.

41
Evite imitar a los grandes hombres.
Si usted sucede a un gran hombre o tiene padres celebres, deberá lograr el doble para poder superar la imagen de ese
modelo. No se pierda en la sombra de esos “grandes” ni se quede estancado en un pasado que no es obra suya: encuentre
su propia identidad y reafírmela con su accionar diferente. Elimine a ese padre dominante, reniegue de su herencia y gane
poder a través de sus propios méritos

El poder depende de la habilidad de parecer más grande que los demás y cuando usted queda opacado por la
sombra del padre

Sea implacable con el pasado, no solo con su padre y el padre de este, sino con sus propios logros pasados.
Solo los débiles descansa sobre laureles y se vanaglorian de sus triunfos pasados.

Quizá la forma más simple de escapar del mas sobra del pasado consista en empequeñecerla 429

La sombra de un predecesor podría utilizarse de manera ventajosa si se hace por elección, como una táctica
que puede destacarse una vez que haya conocido el poder.

42
Muerto el perro, se acabó la rabia.
Los problemas suelen tener su origen en un solo individuo fuerte: el investigador, el subalterno arrogante, el sembrador de
inquinas y resentimientos. Si usted deja espacio para el accionar de este tipo de individuos, otros sucumbirán a la influencia
del personaje. No espere a que los problemas que él causa se multipliquen, y no trate de negociar con él, pues es
irrecuperable. Neutralice esa influencia, asilándolo o eliminándolo. Recuerde que, muerte el perro, se acabó la rabia .

Dentro de un grupo, los problemas casi siempre se remite a una fuente: el sujeto descontento, el insatisfecho
crónico que siempre incitará al disenso e infectará al grupo con su negatividad. Sepárelos del grupo antes de
que sea demasiado tarde

No pierda tiempo atacando en todas partes direcciones a un enemigo de muchas cabezas. Encuentre la única
cabeza que importa: la persona que posee la voluntad o la inteligencia, luego aleje a esa persona

Aislar el poder del enemigo, para inmovilizarlas y tornarlas ineficaces. A menudo es mejor aislar al enemigo
que destruirlo porque en el juego del poder el aislamiento equivale a la muerte.

Aplíquela a partir de una posición de superioridad, a fin de que no tenga nada que temer del resentimiento de
los demás.

43
Trabaje sobre el corazón y la mente de los demás.

La coerción provoca una reacción que, con el tiempo, puede actuar en contra de usted. Es necesario lograr, mediante
maniobras de seducción, que los demás se muevan en la dirección que usted desea. Una vez seducida, la persona se
convierte en su leal servidor. Y la forma más eficaz de seducir a alguien consiste en manejar con habilidad las flaquezas y la
psicología del individuo. Debilite la resistencia del otro a través de la manipulación de las emociones, jugando con lo que el
otro ama y valora, o lo que teme. Si usted ignora el corazón y la mente de los demás, terminarán odiándolo.

Es necesario prestar atención a quienes nos rodean, distinguir la psicología de cada uno, adecuar nuestras
palabras a lo que sabemos les encantará o los seducirá.

En todos sus enfrentamientos, dé un paso y tómese tiempo para evaluar el estado emocional y las debilidades
psicológicas de su adversario. La fuerza sólo incrementará la resistencia. En la mayoría de los casos, la clave
del triunfo es el corazón de la gente.

Ablandar a la gente, en amansarla lenta y gentilmente. Sedúzcala mediante un acercamiento a dos puntas:
trabaje sobre las emociones y especule con las debilidades intelectuales.

No hay transgresión para esta ley.

44
Desarme y enfurezca con el efecto espejo.

El espejo refleja la realidad pero también es el arma perfecta para el engaño: cuando usted refleja a sus enemigos, haciendo
exactamente lo que hacen ellos, sus rivales no lograrán deducir su estrategia. El Efecto Espejo los burla y humilla, lo cual los lleva a
reaccionar en forma desmedida. Al poner un espejo frente a su psique, usted los seduce con la ilusión de que comparte sus valores. Al
reflejar sus acciones en un espejo, les enseña una lección. Son muy pocos los que pueden resistirse al poder del Efecto Espejo.

El Efecto Espejo, simbólicamente recreamos esa fuerza perturbadora, reflejamos las acciones de los demás,
imitamos sus movimientos para descolocarlos e imitarlos.

El espejo le permite ahorrar energía intelectual: con sólo repetir los movimientos del otro, usted obtiene el espacio
necesario para desarrollar su propia estrategia.
La función de un operativo militar es la de coincidir engañosamente con las intenciones del enemigo, averigüe
primero qué es lo que el otro quiere, y con sutileza anticípese a él. Mantenga la disciplina y adécuese al
enemigo.

A menudo, usted podrá caer en una situación semejante sin comprenderla por completo, mientras que quienes lo
rodean la comprenden muy bien y comparan con lo que ha sucedido antes.

45
Predique la necesidad de introducir cambios, pero nunca modifique demasiado a la vez.

En teoría, todo el mundo comprende la necesidad del cambio, pero en el nivel cotidiano, el ser humano es hijo de la costumbre.
Demasiada innovación resulta traumática y conducirá a la rebelión. Si usted es nuevo en una posición de poder, o un tercero que intenta
construir una base de poder, haga alarde de respetar la forma tradicional de hacer las cosas. Si se impone un cambio necesario, hágalo
aparecer como una leve modificación positiva del pasado.

Nunca permita que el encanto seductor de una idea le obnubile la razón.

El pasado ejerce gran poder. Lo que ha sucedido antes siempre parece más grande y mejor; él hábito y la historia
confieren peso a cualquier acto. Utilice en forma ventajosa esta realidad.

El pasado es un texto en el cual usted puede insertar sus propias frases, hacer ostentación ruidosa y pública
de los valores del pasado. Muéstrese como celoso defensor de las tradiciones, y pocos notarán cuán poco
convencional usted es en realidad.

Si lo que sucedió en el pasado reciente fue duro y doloroso asociarse a él puede llevar a la autodestrucción.

46
Nunca se muestre demasiado perfecto.

Siempre es peligroso mostrarse superior a los demás, pero lo más peligroso de todo es parecer libre de toda falla o debilidad. La envidia
genera enemigos silenciosos. Lo inteligente es poner de manifiesto, de vez en cuando, sus defectos y admitir vicios inofensivos, a fin de
desviar la envidia y parecer más humano y accesible. Sólo los dioses y los muertos pueden parecer perfectos impunemente.

Nunca subestime el poder de la envidia.

El maestro del poder entiende que la apariencia de superioridad sobre los otros no tiene importancia alguna; lo que
importa es la superioridad real.

Acepte también que usted podrá llegar a envidiarlos. Pero utilice ese sentimiento como fuerza impulsora para tratar de
igualar o superar a esas personas algún día.

Una vez que la envidia se ha instalado. En lugar de ocultar su perfección, hágala evidente. Convierta cada
nuevo triunfo en una oportunidad para que el otro se retuerza de envidia.

47
No vaya más allá de su objetivo original; al triunfar, aprenda cuándo detenerse.

El momento del triunfo es a menudo el momento de mayor peligro. En el fragor de la victoria, la arrogancia y un exceso de confianza en
sus fuerzas pueden llegar a impulsarlo más allá de la meta que se había propuesto en un principio y al ir demasiado lejos serán más los
enemigos que se creará que los que logre vencer. No permita que el éxito se le suba a la cabeza. No hay nada como la estrategia y la
planificación cuidadosa. Fíjese un objetivo y, cuando lo alcance, deténgase.
Cuando obtenga un triunfo, tome conciencia de la parte que en él mismo desempeñaron las circunstancias particulares
de una situación determinada, y nunca se limite a repetir las mismas acciones una y otra vez.

Es en el momento de la victoria cuando usted deberá dedicarse al juego del cortesano y prestar más atención
que nunca a las leyes del poder.

En lugar de dejar que sus audaces pies los impulsen a seguir simplemente hacia adelante, dan un paso atrás, se detienen
y miran hacia dónde se dirigen.

Usted crea sus propios éxitos, y si éstos siguen produciéndose uno tras otro, se deben a su propio accionar.

48
Sea cambiante en su forma.

Al adoptar una forma definida y tener un plan claro para todo el mundo, usted se convertirá en el blanco de ataques diversos. En lugar
de brindar a sus enemigos algo concreto que atacar, manténgase flexible, adaptable y en movimiento. Acepte el hecho de que nada es
absoluto y de que no existen las leyes fijas. La mejor forma de protegerse es mantenerse tan fluido y cambiante como el agua. Nunca
apueste a la estabilidad ni a un orden perdurable. Todo cambia.

La mejor manera de evitar este destino consiste en cambiar de forma según las circunstancias. Ningún depredador puede
atacar lo que no puede ver.

No ofrezca a su adversario un sólido frente de ataque; observe cómo el otro se agota al perseguirlo y trata de manejar la
modalidad elusiva y escurridiza que usted le presenta.

Aprender a adaptarse a cada nueva circunstancia significa ver los hechos a través de sus propios ojos, y a
menudo ignorar los consejos que la gente le ofrece.

Cuando usted juegue con la ausencia de forma, no pierda el control del proceso y tenga siempre presente su estrategia a
largo plazo. Cuando adopte una forma y se lance al ataque, use la concentración, la rapidez y el poder.
Cuestionario
1.- ¿Qué genera una personalidad misteriosa?
Ubica a los demás en una posición de inferioridad, surge el temor que rodea todo
lo incierto y desconocido, y el poder de controlar el grado en que genera dicho
temor.
2.- ¿Por qué los líderes agresivos rara vez ejercen el control total sobre una
situación?
No logra ver las consecuencias de este o aquel movimiento. Dado que se ve
obligado, constantemente, a reaccionar ante los movimientos de sus enemigos.
Ya que hay confusión entre agresiva con acción eficaz.
3.- ¿Cómo manjar la voluntad del otro?
Encontrando su punto débil. Ya que debe saber cómo presionar a cada individuo.
4.- ¿Cuál es la solución para la reducción de horizontes que nosotros mismos
nos imponemos?
Minimizar los fracasos, ignorar las limitaciones, obligarnos a exigir y esperar
tanto como cuando éramos niños.
5.- ¿Porque el autor recomienda ser impredecible?
Cuando los demás no tienen idea de lo que usted no está haciendo, entran en
estado de terror. Ser predecible le da a los demás cierto control sobre la persona.
6.- ¿Qué estrategia le permite tener una ventaja sobre su enemigo?
Tener una fachada amigable ante el enemigo, utilizar espías para obtener
información sin que ellos sepan lo que trama.
7.- ¿Cómo distraer a las personas mientras el gobierno hace de las suyas?
Hacer un gran espectáculo que impresione a la gente, usando imágenes y
símbolos.
8.- ¿Porque no debe mantenerse alejado demasiado tiempo de los demás?
El aislamiento que brinda una fortaleza no ofrece protección alguna, es
recomendable no alejarse tanto para saber lo que sucede a su alrededor.
9.- ¿Cuáles son los 5 pasos para crear un culto?
1. La vaguedad y la indefinición, los grandes imanes (hablar con estos dos
elementos para que cada uno verá lo que quiere)
2. Enfatice lo visual y sensual sobre lo intelectual (evita el público piense
racionalmente)
3. Copie la forma de las religiones organizadas para estructurar el grupo (asigne
rangos y jerarquía)
4. Disimule su fuente de ingresos (esconder que sus ingresos y lujos vienen de los
seguidores)
5. Establezca una dinámica de “nosotros contra ellos” (cualquier tercero que
intente revelar su sistema fraudulento será visto como un ser maligno)
10.- ¿Según la ley numero 26: mantenga sus manos limpias; cuales son las dos
herramientas que se deben utilizar para lograrlo?
Chivo expiatorio y Pata de gato
11.- ¿Que sucede si no planificamos nuestras acciones de principio a fin?
Dejamos el trabajo a la mitad y eso abre la oportunidad de terminar el trabajo y
llevarse todo el crédito.
12.- ¿Respecto a la ley número 1, qué ocurre si se le hace sombra al amo?
El amo lo verá como un rival y lo quitara del camino.
13.- ¿Por qué es importante no comprometerse con alguien según el libro de las
48 leyes del poder?
El hecho de mantener su independencia lo convierte en el amo de los demás, si
permite que los demás tengan la sensación de poseerlo, usted perderá todo su
poder sobre ellos. El negarse a comprometerse con una persona o grupo es una
buena estrategia, cuando se mantiene una cierta distancia no genera enojo, sino
una especie de respeto
14.- Según la ley numero 23 (concentre sus fuerzas) ¿Cuál es la clave para
alcanzar el éxito?
Concéntrese en un único objetivo y no ceda hasta alcanzarlo o completarla. Valore
la intensidad más que la extensión. La perfección reside en la calidad y no en la
cantidad.
15.- Según la ley 43 (Trabaje sobre el corazón y la mente de los demás) ¿Que
elemento resulta esencial para la seducción de personas?
La forma más eficaz de seducir a alguien consiste en manejar con habilidad las
flaquezas y la psicología del individuo. Debilite la resistencia del otro a través de la
manipulación de las emociones, jugando con lo que el otro ama y valora, o lo que
teme.
16.- ¿Por qué el autor recomienda el uso del pasado histórico y cuando no es
convierte utilízalo?
Muéstrese como celoso defensor de las tradiciones, y pocos notaran cuán poco
convencional usted es en realidad. No es conveniente hacer uso del pasado si fue
duro y doloroso, el asociarse a él puede llevar a la autodestrucción.
Bibliografía

1.- Platón (2001). Diálogos de platón. Porrúa.


2.- Galeano, E. (1971). Las venas abiertas de América Latina. Ciudad de México:
SIGLO XXI.
3.- Galeano, E. (2005). Patas arriba: la escuela del mundo al revés, SIGLO XXI.
4.- Tzu, S. (2009). El arte de la guerra. México: Obelisco.
5.- Maquiavelo, N. (2008). El príncipe. Barcelona, Alianza.
6.- Joly, M. (1864). Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu.
Barcelona: EL ALEPH.
7.- Greene, R. (1998). 48 leyes del poder. Estados Unidos: Atlántida