Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD NACIONAL JORGE BASADRE GROHMANN

FACULTAD DE INGENIERIA CIVIL, ARQUITECTURA Y GEOTECNIA


E.A.P DE ARQUITECTURA

“PINTURA DEL SIGLO XIX”

DOCENTE:
Arq. Gustavo Becerra Moscoso

CURSO:
Seminario de la historia del arte
G -“B”

INTEGRANTES:
Chino Chata Sofía Zaida 2016 – 128030
Laura Caballero David 2016 – 128036
Mamani Chambilla Guianella María 2016 - 128026
Tacca Limache Seidy Sujey 2016 - 128058

Tacna-Perú
2018
Tabla de contenidos

INTRODUCCIÓN .................................................................................................... iii

RESUMEN .............................................................................................................. iv

OBJETIVOS ............................................................................................................ iv

CAPITULO I .............................................................................................................v

1.1. LA OBRA DE ARTE ...................................................................................v

EL ARTISTA......................................................................................................v

EL ESPECTADOR ............................................................................................v

1.2. CORRIENTES DEL SIGLO XIX ................................................................ vi

ROMANTICISMO ............................................................................................. vi

EL REALISMO PICTÓRICO .......................................................................... viii

IMPRESIONISMO ............................................................................................ ix

POSTIMPRESIONISMO (1880-1910) ...............................................................x

CONCLUSIONES.................................................................................................... xi
INTRODUCCIÓN

El siglo XIX fue una época de grandes cambios económicos, políticos y sociales que
sentaron las bases del mundo moderno.
Se produjo la desaparición del Antiguo Régimen y la construcción de una nueva sociedad
burguesa con unos proyectos liberales y nacionalistas. La base del poder de la burguesía
era su creciente importancia económica conquistada a través de los avances de la
Revolución Industrial. Al mismo tiempo que se desarrollaba la burguesía, una nueva clase
obrera, surgida en las fábricas creadas por la burguesía, comenzaba su andadura política.
En 1848 Marx y Engels publicaron el Manifiesto Comunista. Las nuevas revoluciones, como
la 1848 o la de la Comuna de París, tuvieron ya impronta obrera.
En este contexto histórico, en el que revoluciones y cambios políticos se sucedían a un
ritmo acelerado, se desarrollaron también movimientos culturales profundamente
comprometidos con su época. En el siglo XIX se sucedieron tres grandes fases artísticas,
cuyas cesuras coinciden con fechas históricas revolucionarias:

- Hasta 1848, es la época del Romanticismo que coexiste con el Neoclasicismo.


- Entre 1848 y 1871, asistimos al auge del Realismo.
- En el último tercio del siglo, se desarrolla el Impresionismo.

Desde el punto de vista artístico se produjo en el siglo XIX un cambio en el mercado del
arte, con una clientela cada vez más amplia y la aparición de los merchantes, que vendían
las obras de los artistas; surgieron también la crítica artística, la litografía y la fotografía,
que fueron un acicate para la creatividad. Podemos señalar que gran parte de lo que
llamamos la modernidad es obra del siglo XIX.
RESUMEN

Esta información recoge una serie de consideraciones generales y reflexiones personales


sobre los estudios de arte del siglo XIX. Son abordadas cuestiones referentes al concepto
y los límites de la materia tratada, las metodologías que se pueden aplicar a su estudio, así
como fuentes, y bibliografía. Un intento de mirada nueva hacia el arte del siglo XIX desde
el siglo XXI.

OBJETIVOS
Conocer cómo se desarrolló las diferentes corrientes de la pintura en el siglo XIX referente
al arte que aparecía en esa época.

Se ha de investigar más a fondo en los temas que abordan las obras de arte del siglo XIX,
para poder elaborar mejores interpretaciones que puedan dar explicación de los mensajes,
ideas, y emociones que se perciben en sus asuntos.
CAPITULO I

1. LA OBRA DE ARTE
Para el historiador del arte Alois Riegl, en 1903, “según la definición
más usual, obra de arte es toda obra humana apreciable por el tacto, la
vista o el oído que muestra un valor artístico" Teniendo como finalidad
expresar a través de sus formas y de la técnica empleada en ella. Es
clasificada dentro de coordenadas espacio-temporales concretas, sin
perder de vista que cada creación artística ha de ser analizada desde la
perspectiva de su propio tiempo y no proyectando en ella el nuestro propio,
aunque sin renunciar a tratar de evidenciar lo que en ella pueda
permanecer o no de actualidad para el presente.
La contextualización histórica precisa, imprescindible, permite tener en
cuenta los factores culturales, económicos y sociales que acompañan al
proceso general de la creación artística, a la conformación de la obra y a la
de su significado.
1.1. EL ARTISTA
La valoración de la actividad del artista frente a la actividad del
artesano se remonta al Renacimiento cuando el artista comienza a ser
reconocido socialmente.
Desde mediados del siglo XVIII y en el siglo XIX, a través del estudio del
pasado histórico del arte, se reveló ante el artista la posibilidad de múltiples
actitudes frente a su propio horizonte creativo. Esa posibilidad le liberaba
de lealtades anteriores a convencionalismos establecidos, y le ofrecía
indagar, rebelarse. Pero al mismo tiempo la actividad creativa artística se
convertía en una lucha continua por demostrar una nueva e independiente
relación con la inmensidad abrumadora del arte del pasado. Desde
entonces el arte se convierte en "problema".

1.2. EL ESPECTADOR
En la valoración artística de una obra interviene el espectador
individual y el público, en tanto que colectivo, dentro de lo que hemos
llamado proceso artístico (artista-obra receptor). El concepto moderno de
público general se fue formando a partir de los Salones en París, que se
consolidaron en el periodo que nos ocupa. Estudiando el arte del siglo XIX
asistimos a la progresiva disolución de la "jerarquización" de los géneros
artísticos, que ya no es respetada Siguiendo a Novotny, se pueden
distinguir para su estudio en el siglo XIX, partiendo de los conceptos de
paisaje ideal y de paisaje histórico, algunas clases de paisajes: paisaje
heroico, romántico, biedermeier, realista, impresionista, simbolista, etc. Sin
perder de vista la evolución interna del género, desarrollo que va desde la
pintura de paisaje de caballete en el estudio, a la pintura de paisaje "à plein
air", al aire libre. Mientras, al mismo tiempo van apareciendo nuevos
géneros: la fotografía, el cine, que han de presidir nuevas clasificaciones.
El Museo del Prado viste de gala su ampliación devolviendo a la luz pública
su excepcional colección del siglo XIX tras un largo período de
inaccesibilidad durante el que se ha acometido una profunda revisión de la
misma y una completa campaña de restauración que han propiciado no
solo la celebración de esta exposición sino también la posibilidad de
abordar por primera vez la publicación de un exhaustivo catálogo que reúne
las obras maestras de esta colección. Con la simultaneidad de ambos
proyectos, exposición y catálogo, el Museo propone al público el
redescubrimiento del arte español desde el último cuarto de siglo de vida
de Goya hasta la fecha del nacimiento de Picasso, dos grandes nombres
de la historia del arte universal entre los que se inscribe todo un siglo en el
que tuvo lugar el triunfo de varias generaciones de artistas.

2. CORRIENTES DEL SIGLO XIX


2.1. ROMANTICISMO
Las guerras napoleónicas que azotan Europa, la crisis interna de los
sistemas de Antiguo Régimen y las revoluciones burguesas, a las que se
suma el surgimiento de los movimientos nacionales, provocan la pérdida
de la fe en la Razón. Como reacción, aparece una nueva sensibilidad que
se caracteriza por conceder un valor primordial al sentimiento, la exaltación
de las pasiones, la intuición, la libertad imaginativa y al individuo. El
romanticismo es, ante todo, una manera de sentir. El término se acuñó a
finales del siglo XVIII para definir una nueva actitud artística que quería
poner de relieve lo local y lo individual frente al universalismo, y lo emotivo
frente a lo racional. Se propugna la experiencia y romper con el arte
mimético y las copias.
Entre sus máximos exponentes se encuentran los franceses Géricault y
Delacroix, los ingleses Constable y Turner, que anticipa el impresionismo,
y el germano Friedrich.

2.1.1. Características generales:


 Utiliza diferentes técnicas: el óleo, acuarelas, grabados y litografías.
 La textura comienza a ser valorada en sí misma y aparecen las
superficies rugosas junto con las formas más sutiles. La pincelada es
libre, viva y llena de expresividad.
 Desaparece la línea frente al color. Se recupera la potencia sugestiva del
color, liberándose las formas y los límites excesivamente definidos.
 La luz es importantísima y se cuidan sus gradaciones dando un carácter
efectista y teatral.
 Las composiciones tienden a ser dinámicas, marcadas por las líneas
curvas y los gestos dramáticos. Algunos autores como Friedrich prefieren
esquemas geométricos más reposados.
 Surge el exotismo de la memoria de un misterioso y glorioso pasado que
incluye desde la antigua Grecia hasta la edad Media, en especial la
época gótica. Se pintan paisajes fantásticos, imaginativos, de estudio,
evocados, etc. El pintor se enfrenta a la realidad del paisaje, salen al
exterior.

2.1.2. Romanticismo Francés


Théodore Géricault (1791-1842) es un artista puente que durante su corta
vida pasa de su formación neoclásica a un planteamiento romántico y antecesor
del realismo. En “La balsa de la Medusa” abandona la calma clásica y se entrega
al contacto con la realidad. En julio de 1814 naufragó la fragata Medusa, dejando
149 pasajeros en un mar embravecido. Sólo 15 supervivientes fueron
rescatados días después. Géricault interrogó al carpintero que había construido
la balsa y examinó los cadáveres recuperados en el depósito, para pintar una
tela majestuosa, llena de dramatismo. Los contrastes de luz recuerdan a
Caravaggio y las figuras fornidas a Miguel Ángel, dos artistas estudiados en
Roma por el pintor francés. Movimiento, luminosidad y dramatismo anuncian el
Romanticismo.

Eugène Delacroix (1798-1863) fue un artista de gran éxito en su época,


guardando aún su obra alguna reminiscencia del Clasicismo a la vez que del
Romanticismo más claro. Se especializó en 1815 en cuadros de grandes
dimensiones. Conoció a Géricault en 1817, quien influirá en su pintura. Delacroix
estudió a los grandes maestros del Barroco en el Louvre, interesándose por los
grandes artistas venecianos y por Rubens y Rembrandt. En 1825 viajó a
Inglaterra, yendo en 1832 a Marruecos, donde se pone en contacto con el
colorismo, la sensualidad y la luz de la pintura norteafricana. En 1833 recibe la
protección del primer ministro Thiers. En 1847 visita a Corot, pintor realista, a
quien admirará, pero seguirá pintando grandes encargos decoraciones y no
obras realistas.

2.1.3. Romanticismo Inglés


En los últimos años del siglo XVIII, Inglaterra aporta su contribución a la
pintura del paisaje romántico a través de las figuras de Constable y Turner.
Constable (1776-1838) es uno de los primeros paisajistas modernos, acude a
pintar al aire libre y huye del taller, actitud que hace presentir el Impresionismo.
Sus paisajes de transpiran autenticidad y verdad. Están llenos de manchas de
colores y se preocupa sobre todo por captar los efectos de la luz y las
cambiantes condiciones atmosféricas a través de una técnica rápida y precisa.

La obra de William Turner expresa la preocupación por el color y la luz, que


utiliza de manera revolucionaria al representar los medios por los que el color
parece propagarse a través de la atmósfera: niebla, vapor y humo. Con su obra
Lluvia, vapor y velocidad, se convierte en abanderado de la pintura moderna.
Viajará por Europa, donde le influirá la tradición del paisajismo clasicista.
Preocupado por la luz, que en sus lienzos cobra gran esplendor y que será su
objetivo último en el final de su vida, antecediendo al Impresionismo. Al igual
que Goethe se preocupó también por la teoría del color, reuniendo en ella un
afán científico y humanista.

2.1.4. Romanticismo alemán


La figura más importante Caspar David Friedrich(1774-1840) nace en la
Pomerania del Báltico en 1774, siendo contemporáneo de Constable. En 1807
empieza a pintar paisajes al óleo, a los cuales les da una apariencia religiosa,
mística, teniendo un carácter casi anicónico. Sus paisajes no son panteístas,
sino religiosos, apreciándose la influencia del Pietismo (tendencia del
Protestantismo). La representación de la naturaleza alcanza la expresión más
elevada donde el hombre cumple el insignificante papel de espectador frente a
la magnitud del paisaje.

2.2. EL REALISMO PICTÓRICO


A mediados del siglo XIX, la conciencia de los graves problemas sociales
impulsará el desarrollo de la corriente realista. Influido por los ideales positivistas, el
realismo trata con despiadada objetividad los temas tradicionales y eleva a categoría
artística la vida cotidiana de las clases trabajadoras, ante el escándalo y la
incomodidad de las clases dirigentes, más a gusto con las convenciones
academicistas y los temas grandilocuentes o históricos. Con esta corriente culmina
el largo período durante el cual el arte occidental se ha basado en los principios
clásicos de representación forjados y asimilados durante el Quattrocento florentino.

2.2.1. Características generales:


Durante la segunda mitad del XIX asistimos a cambios importantes en el
mundo del arte. El Romanticismo había abierto las puertas hacia una pintura
más libre y abierta a nuevos temas. Los cambios sociales derivados de la
Revolución Industrial, así como las revoluciones políticas que jalonan gran parte
del siglo (1820, 1830 y 1848), influyen poderosamente en los artistas, que se
cuestionan su papel dentro de este proceso de transformaciones. La lucha entre
academicismo y ruptura marca todo el siglo, en especial el uso que los pintores
harán del color, la textura y la luz. La pintura realista, como veremos, no aporta
nada sustancial en los aspectos formales; su significado reside, sobre todo, en
los temas elegidos y en la manera en que éstos son tratados.
A nivel político es el siglo de las revoluciones burguesas. El realismo reivindica
el apogeo de la realidad, la importancia de los temas cotidianos tratados de un
modo objetivo sin idealización ni pintoresquismo, frente a los grandes temas del
pasado- religión, mitología, alegoría, historia.

En este sentido el romanticismo les ha abierto las puertas al haber insistido tanto
en el paisaje, sin mitos, y en lo popular. En realidad lo escandaloso de los
realistas está en los temas, la manera que tienen de afrontar la realidad ya que
la técnica es más tradicional. Se niegan a idealizar las imágenes y el hombre
aparece en sus tareas normales.

2.2.2. Courbet (1819-1877).


Considera función de la pintura reproducir la realidad tal como es, libre de
todo prejuicio filosófico, moral, político o religioso. Obras importantes son El
estudio del pintor y Un entierro en Ornans.
Courbet detalló las características del cuadro en carta fechada en diciembre de
1854 y dirigida a su conocido Bruyas: "Tiene treinta figuras de tamaño natural.
Es la historia moral y física de un taller. Están todas las personas que me sirven
y que participan en mi trabajo. La titularé primera serie, porque espero hacer
pasar por mi estudio a toda la sociedad y expresar mis inclinaciones y mis
repulsas. Tengo dos meses y medio para terminarlo y, por tanto, será preciso
que vaya a París para hacer desnudos, de modo que en total me quedan dos
días para cada figura.

2.2.3. Daumier (1808-1879).


Realiza grabados y litografías y caricaturas que critican la hipocresía de la
monarquía de Luis Felipe. En la pintura al óleo utiliza una pincelada enérgica
que da la sensación de abocetamiento. Sus temas reflejan el compromiso y la
solidaridad con las clases humildes como en La lavandera o en el Vagón de
tercera.

2.2.4. El Paisaje realista.


El principal artífice del cambio fue Corot y tras él la escuela de Barbizon,
cuyos pintores intentan plasmar en la tela la realidad del paisaje francés. Corot
no se deja llevar por la interpretación de la naturaleza propia de los románticos,
sino que ve la naturaleza tal como es, no tal como se la imagina. Los paisajes
de Corot captan el instante, la luz huidiza, la atmósfera que sabemos que cambia
según las horas. Obras importantes son El puente de Mantes y La catedral de
Chartre.

2.3. IMPRESIONISMO
El impresionismo es un estilo que se origina en Francia, en la
segunda mitad del siglo XIX. Se caracteriza por su persistente
experimentación con la iluminación (similar al luminismo). El manejo de la
luz se considera como un factor crucial para alcanzar belleza y balance en
la pintura.Los cuadros impresionistas se construyen técnicamente a partir
de manchas bastas de colores, las cuales actúan como puntos de una
policromía más amplia, que es la obra en sí. Por ello, al observar los lienzos
es necesario tomar cierta distancia, para que aparezcan las luces y figuras.
2.3.1. Contexto Historico Del Arte Impresionista

La aparición del impresionismo ocurre como consecuencia de un cambio


social importantísimo; durante finales del siglo XVIII y la primera mitad del
siglo XIX, suceden las transformaciones siguientes: revolución industrial,
revolución francesa, imperio de Napoleón, restauración de los movimientos
sociales y las reformas burguesas. La filosofía Racionalista del siglo de las
luces, se desvanece junto al Romanticismo, atrás queda la estilística donde
el sentimiento, la imaginación, y las pasiones gobiernan las artes. Ahora las
ideas nacionalistas y socialistas tiñen el pensamiento colectivo.

En la segunda mitad del siglo XIX (época en el que nace el impresionismo),


se produce un crecimiento económico en Europa. La intensificación del
comercio y el progreso técnico lleva a la consolidación de la burguesía.

2.3.2. PINTORES IMPRESIONISTAS

Los genios de la pintura es la intención de reproducir escenas de la vida


diaria de un modo creativo.

Los más famosos:


 Camille Pissarro(1830-1903)
 Edouard Manet (1832-1883)
 Edgar Degas (1834-1917)
 Alfred Sisley (1839-1899)
 Paul Cezanne (1839-1906)

2.4. POSTIMPRESIONISMO (1880-1910)


Gran cantidad de artistas trabajaron después del impresionismo,
reaccionando contra el en muchos aspectos y que reúnen las siguientes
características:
 Asentaron las bases del arte moderno.
 Por lo general no fueron apreciados en vida.
 Una vez muertos fueron clásicos intocables.
 Sus pinturas son hoy las más caras de la historia.

Estilísticamente no hay un rasgo definitorio que una a estos autores,


pero en general que una a estos autores, pero en general todos los
postimpresionistas utilizaron colores vivos, pinceladas poco discretas y unas
temáticas basadas en la vida real.
Todos ellos intentaron también dar un paso más en cuanto emoción y
expresión a la pintura y todos presentaron una visión particular de la
naturaleza una visión subjetiva del mundo.
El términos postimpresionismo nace en 1910, cuando se hace una
exposición en Londres comisariado por el crítico Roger Fry llamada
precisamente asi para unificar un poco la muestra de cuadros de Van Gogh,
Gauguin,Seurat y Cezanne.
Se sigue usando el termino postimpresionismo para referirnos a este estilo
de los años 80-90 del siglo XIX.

3. CONCLUSIONES

La conclusión que se obtiene en el desarrollo de la pintura en el siglo XIX


es que surge los diferentes corrientes según los años en el que se
encuentra entre ellos al comienzo se genera el romanticismo Entre sus
máximos exponentes se encuentran los franceses Géricault y Delacroix, los
ingleses Constable y Turner, que anticipa el impresionismo, y el germano
Friedrich luego tenemos el Realismo influido por los ideales positivistas, el
realismo trata con despiadada objetividad los temas tradicionales y eleva a
categoría artística la vida cotidiana de las clases trabajadoras, ante el
escándalo y la incomodidad de las clases dirigentes, más a gusto con las
convenciones academicistas y los temas grandilocuentes o históricos y
coomo ultimas corrientes tenemos el impresionismo que es un estilo que
se origina en Francia, en la segunda mitad del siglo XIX. Se caracteriza por
su persistente experimentación con la iluminación (similar al luminismo).

4. LISTA DE REFERENCIAS

https://geohistoriaymas.files.wordpress.com/2011/04/pintura-del-siglo-xix.pdf
https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3768950.pdf
ROSEN, Charles / ZERNER, Henri. Romanticismo y Realismo. Los mitos del
arte del siglo XIX. Madrid: Blume. 1988. Introducción.
JANSON, Horst W. Introduction en, La sculpture nel XIX secolo. Bologna. XXIV
Congreso del C.I.H.A. 1979
CHASTEL, La Revue de l'Art, París, 1980. L'Uso della Storia dell'Arte. Roma-
Bari, 1982, p. 113
Véase, PANOFSKY, E. La caja de Pandora. Barcelona: Barral, 1974