Está en la página 1de 3

LAS PERSONAS Y SU FUERZA LABORAL EN LAS ORGANIZACIONES

Hoy en día se habla del éxito de las organizaciones, sus fines , misión y visión pero poco se
habla del comportamiento y compromiso laboral, su función y su importancia y no nos
planteamos si los objetivos de las personas tienen la misma dirección que los objetivos de la
organización ¿existe reciprocidad entre ambos componentes?

Primero debemos entender que una organización es un conjunto de personas que laboran en
una división de trabajo para lograr un fin común.

Que el comportamiento organizacional es el estudio de los individuos y grupos dentro de las


organizaciones. El aprendizaje de CO ayuda a comprender mejor el contexto del trabajo en
relación con el individuo y otras personas.

Cada vez más las personas estamos convencidas de que un alto desempeño tiene relación con
la calidad de vida, trabajamos para vivir del trabajo y no para el trabajo, la competencia global,
las economías interdependientes , el constante surgimiento de nuevas tecnologías de
computación e información, las nueva estructuras de las organizaciones, exige implícitamente
que estemos en búsqueda del desarrollo personal y profesional continuo, para obtener un
futuro promisorio. Dicho desarrollo debe estar acompañado de los valores éticos y la
responsabilidad social, así como el respeto a nuestros semejantes, tanto en su diversidad
demográfica como cultural.

Estos desarrollos personales esperan una oportunidad de aplicación y que a la vez sean
reconocidos y retribuidos por las organizaciones, muchas veces estas competencias no son
ni aprovechados y menos retribuidos, por lo que optan buscar otras alternativas paralelas ó
no dar el 100% de su capacidad laboral.

Las organizaciones que lideran el mercado, comprenden y dan más énfasis a estos conceptos,
analizan y aprovechan las capacidades individuales, buscando el trabajo en equipo ,
flexibilidad, creatividad, aprendizaje continuo, voluntad y actitud para evolucionar
continuamente, resaltando las contribuciones de sus miembros, debido a la complejidad del
entorno y la demanda de los clientes. Los colaboradores aprenden a desarrollar estrategias
personales que luego se trasladan al campo laboral, dichas estrategias implican asumir
riesgos de proyección pero que a la larga desarrollan en las personas el espíritu emprendedor,
en muchos casos fidelizan al trabajador con la organización incluyéndose como parte del
negocio, en otros casos dedicándose a un reto personal como es el caso de Dalia Almanza
Smith.

Dalia como toda persona visionaria de negocio no perdió la oportunidad de dejar pasar las
buenas ideas, y emprender un arriesgado y nuevo negocio como es la publicidad subliminal.

La experiencia como publicista, el conocimiento administrativo del esposo y el compromiso de


ambos por sacar adelante Frankie Freecards (su empresa) la hizo renunciar a su empleo y
dedicarse de lleno a su negocio, aquí se aplica el famoso refrán “el ojo del amo engorda el
caballo”. La asociación estratégica con la competencia funciono mejor de lo que esperaba tanto
así que se reinvento e hizo otra alianza estratégica, tratando de cubrir necesidades que
iban más allá de la publicidad.

El CO de las organizaciones deben saber que el personal involucrado son su fortaleza, cuanto
mejor capacitado esté más rápida será la obtención de los objetivos , dicha fuerza laboral
debe tener claro en todo momento que ellos son parte primordial de la organización, la
concientización de esta puede obtener logros organizacionales increíbles a corto plazo y
beneficios personales a largo plazo.