Está en la página 1de 14

AINKAA

Revista de Estudiantes de Ciencia Política


Volumen 2 - Nº 3 / ISSN: 2590-7832
Enero - junio de 2018
Aspectos políticos
en la obra de Emil
Michel Cioran
Jorge Diego Mejía Cortés
Universidad de Antioquia

Facultad de Ciencias Humanas y Económicas


Sede Medellín
NKAA
ncia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

NKAAAINKAA AINKAARevista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018


Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

AINKAARevista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

AINKAA
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018

Revista de Estudiantes de Ciencia Política

AINKAARevista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Aspectos políticos en la obra


de Emil Michel Cioran
Jorge Diego Mejía Cortés1

Resumen
En junio de 2017 se cumplieron 22 años de la muerte de Emil Michel Cioran, controver-
tido filósofo y escritor rumano, cuya ideología proclive al criptofascismo, siempre suscitó
debates entre los estudiosos de su obra. Aspectos como el aparente suicidio de su amante,
Simone Boué y su pasión por Juan Sebastián Bach y por Dostoievski, marcaron su exis-
tencia. Su muerte a los ochenta y cuatro años, a pesar de las ideas suicidas que sostuvo en
vida, hacen de él un personaje desconcertante y fascinante que aún suscita polémica entre
admiradores y detractores, cuya posición política nunca fue del todo clara y no ha sido
explorada en su extensión.

Palabras Clave: Cioran, Política, Fascismo, Filosofía, Existencialismo.

1. Docente Normalista, Normal Superior de Envigado. Estudiante de Ciencias Políticas Universidad de Antioquia. Coor-
dinador de la Tertulia Literaria Universidad de Antioquia.
16 Introducción un encantador joven irresponsable que no
Muchos académicos y simpatizantes que constituía ningún peligro para los demás, tal
Aspectos políticos en la obra de Emil Michel Cioran

han estudiado la obra de este abrumador es- vez sólo para sí mismo. Cuando su libro sobre
critor rumano afirman que su filosofía per- el misticismo llegó a la imprenta y el tipógra-
tenece al terreno de lo absurdo2, que fue un fo se percató de cuan blasfemo era su conte-
anarco-existencialista, un misántropo y un nido, se negó a tocarlo, era un buen hombre
hereje. Incluso sus detractores no le perdo- temeroso de Dios; el editor se desentendió
nan su temprana ideología simpatizante del del asunto y el autor tuvo que publicar sus
régimen nacionalsocialista de la Guardia de blasfemias en otra parte, por cuenta propia.
Hierro Rumana. Por consiguiente, la obra de
E.M. Cioran y su relevancia en el campo de Cioran despertó en un buen número de fi-
la filosofía sigue siendo rechazada —cuando lósofos simpatía por la particularidad de sus
no desconocida— por algunos intelectuales. textos, por la manera lapidaria de abordar
No en vano está cargada de una desolado- la vida, así como por su particular visión de
ra irreverencia que fluctúa entre el humor la religión y por supuesto de la política; sin
negro y la blasfemia. A pesar de ello, no se embargo, no todos comparten un concepto
puede negar que en buena parte de la exten- tan romántico del rumano. En un debate que
sa obra de este aciago demiurgo se esconde un tuvo lugar en el Ateneu Barcelonés, el profe-
inevitable pensamiento político, una serie sor Ramón Alcoberro4 (s.f.) a propósito de su
de reflexiones pesimistas, con argumentos postura política y filosófica argumentaba que:
en algunos casos contradictorios y en otros
desalentadores y sacrílegos, especialmente La verdad es que Cioran poco tenía de
para su época. Acerca de Cioran el profesor anarquista y por lo menos a la mayoría, sus
Bradatan3 (2016) en la Revista Los Ángeles textos dejaron de interesarnos muy pronto.
Review of Books afirmó lo siguiente: Desprendían ya entonces un desagradable
tufo mesiánico, y repetían tópicos literarios
Para algunos, fue uno de los pensadores más que de por si [sic] eran viejos en tiempos
subversivos de su época, un Nietzsche del si- del Barroco (el tedio, la muerte, Dios, etc.),
glo XX solo que más sombrío y con un mejor aunque resumidos de una forma elegante y
sentido del humor. Muchos pensaban que era casi simpática. Pese a no invitar para nada
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

un loco peligroso, sobre todo en su juventud. al arrepentimiento (pues no es la moder-


Sin embargo, según otros, simplemente era nidad nada apta para arrepentirse), toda
la obra de Cioran se hace muy previsible
cuando has leído un par de libros. (pág. 1)
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018

2. La filosofía del absurdo está vinculada al campo del


Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017


AINKAA
AINKAA
AINKAA

existencialismo, siendo más un hipónimo de nihilista


que una tesis aislada de la primera. Su origen se remonta
4. Licenciado y doctor en Filosofía por la Universidad
a la obra de Albert Camus.
de Barcelona, fue militante antifranquista y miembro de
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

3. Profesor de humanidades en el Tecnológico de Texas. Pro- las Juventudes Revolucionarias Catalanas. Fue detenido y
fesor de Filosofía en la Universidad de Queensland, Australia. encarcelado en 1975.
La nota con la cual comienza el ensayo de al francés sino hasta 1996 y en la cual iróni- 17
Alcoberro reza: “En la década de 1970 igno- camente no se vislumbra de forma clara su

Jorge Diego Mejía Cortés


rábamos que Cioran había sido un fascista pensamiento político; en cierto modo, este
en su Rumanía natal” (Alcoberro, s.f.: 1). texto incurre en contradicciones filosóficas
Esta filiación política es una crítica con la corriente a la cual perteneció (algo
recurrente de su vida privada pero no de que sucede en casi toda su obra). Su despre-
su obra en sí. Por una parte, no es fácil ras- cio por la figura de Dios y del ser humano
trear aspectos de su pensamiento político contrastó con la visión que tenía su más fiel
en sus últimos libros, centrados más en un compañero de partido, Mircea Eliade (1907-
pensamiento filosófico de corte nihilista y 1986), historiador, filósofo y novelista, con-
existencialista; por otra parte, los prime- sumado creyente católico, contemporáneo
ros libros son casi inasequibles incluso en de Cioran y quien hizo parte tanto del famo-
el país balcánico, dado que muchos no se so Eranoskreis7 como de la Guardia de Hierro,
han traducido del rumano o fueron prohi- Legiunea Arhanghelul Mihail8 o el movimiento
bidos en las escuelas y las bibliotecas pú- cripto-fascista rumano, —como se le deno-
blicas, o bien, destruidos; en otros casos, minó peyorativamente—. Dicho movimien-
en aquellos libros que se encuentran pu- to funcionaba como una secta, que fluctuaba
blicados a posteriori, sus letras fueron modi- entre el ideario político de corte nacionalista
ficadas por el autor. y el misticismo religioso, mezclado con un
profundo hermetismo y con un funciona-
miento teocéntrico que contemplaba el su-
Sus primeros años: plicio como camino de redención. Las ideas
la Guardia de Hierro sobre sufrimiento y salvación están presentes
en distintos momentos de su obra, y en estas
La Garda de fier5 como movimiento político se líneas concretamente el autor argumenta:
gesta un 20 de junio de 1929 en el seno de
la organización antisemita y de ultraderecha Lo mejor que yo poseo en mí, y también lo
llamada “La legión de San Miguel”, fundada que he perdido, se lo debo al sufrimiento.
por Corneliu Zelea Codreanu (1899-1938), De ahí que no se le pueda amar ni conde-
cuya ideología era básicamente de corte or- nar. Yo experimento ante él un sentimiento
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

todoxo, fascista y nacionalista. A la edad de particular, difícil de definir, pero que posee
22 años, Cioran, quien fue en ese entonces el encanto y el atractivo de una luz crepus-
un entusiasta militante de la guardia, escribió cular. (Cioran, 2009: 58)
su primera obra en 1933 titulada Pe culmile dis-
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

perării6 (2009), obra que no sería traducida


AINKAA
AINKAA
AINKAA

7. Círculo de Éranos (del alemán original). Fue un


grupo interdisciplinario de académicos que abordaban
diversos temas. Fue fundado en el año 1933 por Olga
5. La Guardia de Hierro en su rumano original. Fröbe (1881-1962).
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

6. En las cimas de la desesperación (2009). 8. Legión de San Miguel Arcángel.


18 Si bien no existe en el párrafo an- la amenaza que representa. Su nivel político
terior una mención explícita al pensa- se nutre de su capacidad de agresión. Toda
Aspectos políticos en la obra de Emil Michel Cioran

miento político de la Guardia de Hierro, formación política tiende a la dominación


si hay en sus palabras una aproximación exclusiva. La coexistencia, en una democra-
a su estructura ideológica que contempla cia, de tantos agrupamientos y corrientes es
el sufrimiento como camino a la reden- un signo de castración general. La dictadura
ción, aspectos políticos y morales que en es la solución natural inevitable para poner
muchas ocasiones aparecen disfrazados fin a la concurrencia política insensata pro-
en metáforas a lo largo de su obra. Entre pia de la democracia. (Cioran, 2008a: 173)
1933 y 1940 Cioran escribió una serie de
apuntes y artículos en semanarios que solo Puede inferirse que en el pensamiento po-
autorizó publicar en alemán y en francés lítico del joven Cioran no se concebía la
a partir de 1990, no sin antes cercenarle democracia como un sistema viable para
buena parte de su contenido. gobernar a Rumania, por lo que este se in-
Como estudiante de Filosofía en Ale- clinaba por un sistema de facto, donde la
mania, Cioran fue testigo de la instalación fuerza imperase sin mayores restricciones.
del nazismo, algo que sin duda lo deslum- En el texto se hacen tímidas alusiones a la
bró. Sentía en su momento una fascinación Alemania Nazi que se suponen maquilladas
por el creciente poder y respaldo popular para su edición posterior.
que acumulaban Hitler y Mussolini, fasci- El libro termina haciendo un llama-
nación que expresó de manera efusiva a tra- do al levantamiento de la nación rumana:
vés de las epístolas a su entrañable amigo: “No quiero una Rumania lógica, ordena-
Mircea Eliade. Tres años después regresó a da, moderada y prudente, la quiero agi-
Rumania donde embriagado por estas ideas tada, furiosa y amenazante. Soy demasia-
nacionalsocialistas escribió Cartea amăgirilor9 do patriota para desear la felicidad de mi
en 1936 y Schimbarea la față a României10 en el país” (Cioran, 2008a: 218).
mismo año. Este último contiene pasajes Estas palabras reflejaban las ansias
llenos de pesimismo y de odio abiertamen- de que la revolución que se vivía en el
te antisemita. Dichos pasajes fueron retira- país germano se extendiese al país bal-
dos en publicaciones posteriores, empero, cánico, que se encontraba en tiempos de
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

pudieron rescatarse valiosos apartes de su inestabilidad económica y social bajo la


pensamiento político como el siguiente: dictadura monárquica de Carol II, cuyo
gabinete estaba en manos del primer mi-
Un partido en un Estado y un Estado frente nistro Gheorghe I. Tătărescu, de corte li-
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

a otro muestra su fuerza según el peligro y beral, quien a su vez estaba en el poder
AINKAA
AINKAA
AINKAA

desde la muerte de Ion G. Duca, asesina-


do por la Guardia de Hierro comandada
9. El libro de las Quimeras (1936). por Corneliu Zelea Codreanu.
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

10. La Transfiguración de Rumania (2008a).


Del rumano El destino sólo existe en la acción, porque 19
al francés solamente en ella arriesga uno todo, sin sa-

Jorge Diego Mejía Cortés


ber adónde va a llegar. La política (en el sen-
En 1937 se publica Lacrimi si Sfinti una serie
11
tido de exasperación de lo que es histórico
de opiniones muy personales sobre asuntos en el hombre) es el espacio de la fatalidad, el
existenciales y teológicos, pero en las que, abandono integral de las fuerzas constructi-
de algún modo, se afianza su concepto de vas y destructivas del devenir. (pág. 15)
disciplina, obediencia e inferioridad ante
lo divino: “Dios ha explotado todos nues- En este acápite el autor sitúa la ac-
tros complejos de inferioridad, empezando tividad política en un plano radicalmente
por el que nos impide creernos dioses […] distinto del que suele argumentar hasta el
Cuando hemos aniquilado el mundo y nos momento; reconoce, sin embargo, en la
quedamos solos, orgullosos de nuestra ha- acción política una importancia desliga-
zaña, Dios, rival de la Nada, aparece como da de lo místico o lo divino, y en cambio
una última tentación” (Cioran, 2008b: 9). ofrece una relevancia primordial al deber ser
Esta alabanza no directa se convierte de la política. “La actividad política es, más
en un reconocimiento de la autoridad ce- que cualquier otra cosa, una expiación in-
lestial, que finalmente refuerza la idea or- consciente” (Cioran, 1995: 7). También, a
todoxa del pensamiento nacionalista ru- su manera, concede en esta obra un papel
mano. Aunque intente parecer despectivo, ético al ejercicio de la política, al deber ser
Cioran es un pensador que nunca abando- del hombre político como transformador
na la idea de Dios, así sea para afianzarse de la sociedad: “El hombre político renun-
en la molestia que dicha figura aparente- cia a la conciencia; el solitario, a la acción.
mente le suscita. “Soy como un mar que Uno vive el olvido (eso también es la po-
retira sus aguas para hacer sitio a Dios. El lítica); el otro lo busca (también eso es la
imperialismo divino supone el reflujo del soledad)” (Cioran, 1995: 16). Así pues, se
hombre” (Cioran, 2008b: 14). establece la dicotomía entre conciencia y
En el quinto y último libro que es- política, planteada la problemática, se ale-
cribiese en rumano en 1940 titulado, Le ja, por ende, del concepto de absolutismo,
Crépuscule des pensées, y publicado en caste- muy presente en la Transfiguración de Rumania,
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

llano como El ocaso del pensamiento (1995), humaniza la política, reconoce la condi-
se entiende en el autor un razonamien- ción humana en el ejercicio político.
to de corte más existencialista, en el que En Précis de décomposition12 (1949), pri-
eventualmente reconoce en la política mer libro que escribe en francés y lengua
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

una fuerza capaz de afectar el destino del que jamás abandonaría, se evidencia en el
AINKAA
AINKAA
AINKAA

ser humano. filósofo rumano una actitud tangencial-


Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

11. De lágrimas y santos (2008b). 12. Breviario de podredumbre (1988a).


20 mente distinta, quizás por la cruda expe- timas como se consolida una creencia po-
riencia de la guerra y la inevitable desilu- lítica, podría estar legitimando —de algún
Aspectos políticos en la obra de Emil Michel Cioran

sión de los ídolos de juventud. El capítulo modo— desde un pogromo hasta un ho-
titulado Genealogía del fanatismo, define de una locausto. Una postura política a todas luces
manera magistral las pinceladas de lucidez inadmisible e irresponsable.
que acompañarían a un Cioran más maduro
y avezado, aunque no menos atormentado:
De los Silogismos de
En sí misma, toda idea es neutra o debería
serlo; pero el hombre la anima, proyecta
la amargura hasta La
en ella sus llamas y sus demencias; impu- caída en el tiempo
ra, transformada en creencia, se inserta en
el tiempo, adopta figura de suceso: el paso
(1952-1964)
de la lógica a la epilepsia se ha consumado En 1952 se publicó Syllogismes de l’amertume13,
[...] Así nacen las ideologías, las doctrinas un conjunto de aforismos más que de silo-
y las farsas sangrientas. (Cioran, 1988a: 6) gismos, que constituyen una breve sinopsis
de su pensamiento convulso, detonante y
En este punto el autor toma una posición profundo a la vez. En este libro, su prosa
tangencialmente diferente a la que pudo adquiere un tinte crítico para con la filo-
esgrimir en sus primeras obras, por cuan- sofía. En sus páginas díscolas opina sobre
to reconoce en las doctrinas y las ideolo- diversos aspectos: la música, el lenguaje, la
gías elementos nocivos que pueden deto- historia y, por supuesto, la existencia; no
nar conflictos e injusticias. Reconoce pues obstante, desde el punto de vista político,
aquí, de algún modo, su equívoco, deja es preciso rescatar esta apreciación:
expuestas las ideas más altruistas que sir-
ven de excusa para llevar a cabo las más te- Rousseau fue una desgracia para Francia, lo
rribles empresas de muerte, los autoritaris- mismo que Hegel para Alemania. Tan indife-
mos que pulularían durante y después de rente a la histeria como a los sistemas, Ingla-
esta época. No en vano, quizá por temor o terra contemporizó con la mediocridad; su
por vergüenza, el autor toma distancia de «filosofía» estableció el valor de la sensación.;
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

su fiebre primera, la que lo conduciría a sus su política, el del negocio. El empirismo fue
más oscuras imprecaciones divinas y hu- su respuesta a las lucubraciones del Continen-
manas, en cambio, más adelante aduce: “La te; el Parlamento, su desafío a la utopía, a la
energía de una época se mide por los seres patología heroica. (Cioran, 1990: 53)
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

que sufren en ella, y es por las víctimas que


AINKAA
AINKAA
AINKAA

suscita por las que una creencia religiosa o


política se afirma” (Cioran, 1988a: 98). Si
se analiza la conclusión que el autor emite,
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

al sugerir que es a través del número de víc- 13. Silogismos de la amargura (1990).
Se puede observar aquí más que una alu- desorden” (Cioran, 1988b: 1), admitiendo 21
sión, una provocación directa a un contex- que han quedado en el olvido; aunque en

Jorge Diego Mejía Cortés


to político y una postura ideológica con- ningún momento plantea una postura lo
creta desde su particular punto de vista: suficientemente clara frente al fascismo o al
una crítica a los modelos nacionalistas que nacionalismo: “No sé si debo admirar o des-
surgieron en estas tres icónicas naciones preciar a aquel que, antes de los treinta años,
europeas. Cioran radicaliza su discurso al no ha padecido la fascinación de todas las
subestimar la importancia histórica e ideo- formas de extremismo, o si debo conside-
lógica de los personajes que menciona. rarlo como un santo o un cadáver” (Cioran,
Sin lugar a duda, la mejor aproxi- 1988b: 2). Contemplar la posibilidad del
mación de lo político que realiza Cioran extremismo no es una postura política seria,
(1988b) se refleja en Histoire et utopie14, pu- empero, supone una simpatía con prácticas
blicado originalmente en el año de 1960, fascistas y totalitaristas. El hecho de no des-
en el que expone con suficiente nitidez cartar o no despreciar la intención del dicta-
aspectos como la ciudadanía, el imperia- dor lo aleja del ideal de cualquier forma de
lismo, la sociedad liberal y el pensamiento democracia como opción política.
occidental. En la primera parte del libro, a De igual manera, cuando en la obra
través de una carta a un amigo lejano, que mencionada anteriormente hace referen-
bien podrían ser Mircea Eliade o Eugène cia a Rusia, Cioran elogia sus escritores,
Ionesco, Cioran evoca de forma melancó- pero no esconde su preocupación por la
lica sus años en Rumania: amenaza que supone sobre Europa, tanto
geopolítica como ideológicamente; tam-
Desde ese país que fue el nuestro, y que ya poco oculta su admiración por los zares y
no es de nadie, usted me pide, después de los emperadores, al tiempo que describe
tantos años de silencio, que le dé detalles las guerras que los prohombres llevaron a
sobre mis ocupaciones y sobre ese mundo cabo bajo diferentes banderas e ideas.
«maravilloso» que, según usted, tengo la En el capítulo segundo le dedica un
suerte de habitar y recorrer. (pág. 1) amplio párrafo al cisma de oriente, a la
instauración y a la expansión de la Iglesia
Ortodoxa en Rusia y Europa, no en vano la
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

De esta manera Cioran reconoce con cier- religión fue una de sus pasiones místicas,
ta nostalgia que se ha mantenido al margen heredadas de su padre quien se desempe-
de los asuntos de su país y que ese mun- ñó como protopope15 en la ciudad de Sibiu,
do “occidental” en el cual habita no es tan de quién recibió un estricta educación
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

maravilloso como parece. Al referirse a sus conservadurista: “Rechazando el catolicis-


AINKAA
AINKAA
AINKAA

ideales de juventud los llama “la fantasía del mo, Rusia retardaba su evolución, perdía
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

14. Historia y utopía (1988b). 15. Archidiácono en la Iglesia católica ortodoxa.


22 una oportunidad capital de civilizarse rá- doble moral del ciudadano que tiene sed
pidamente, y ganaba, a la vez, sustancia y de poder y, al mismo tiempo envidia la des-
Aspectos políticos en la obra de Emil Michel Cioran

unidad” (Cioran, 1988b: 11). fachatez del político, que sin pudor alguno
En cualquier caso, Cioran nunca pro- se apropia de los designios de la masa. Asu-
pone alternativa alguna a los regímenes ni a me que el papel pasivo del pueblo se redu-
los dogmas, no existen fórmulas en sus le- ce a sufrir las perfidias de los gobernantes.
tras; conforme su papel no es el de un teóri- En el quinto capítulo “Mecanismos
co ni el de un analista político, con esta deso- de la utopía”, Cioran expone su perspecti-
ladora frase, fulminante, irónica y categórica va sobre la literatura utópica, la inquietud
culmina el segundo capítulo: “De la misma que le suscita la búsqueda de una sociedad
manera, ante el desfile de los imperios, no ideal, no sin antes admitir que el ser huma-
nos queda más que buscar un término me- no ha sido bastante pasivo frente a su papel
dio entre la mueca y la serenidad” (Cioran, político. En clave de lo anterior, el rumano
1988b: 15). Para él no existe más remedio invita, de algún modo, a la sublevación, a
que la impavidez o la conformidad, no deja despertar de la alienación. Pero en la utopía
ninguna esperanza como opción. No pro- que describe este autor se pone en tela de
pone caminos ni alternativas. juicio la falacia deontológica de la misma,
Es por esta razón que, en el capítulo limitándola al fracaso, constriñéndola a los
tercero escribe sobre la efervescencia polí- parámetros de la maldad:
tica como la principal fuente de trastornos
y de malestares en la sociedad. Allí se pue- La utopía es una mezcla de racionalismo
de denotar un Cioran autobiográfico que pueril y de angelidad secularizada. Estamos
cuenta su propia “locura política” y con re- ahogados en el mal. No es que todos nues-
ferencia a esa pasión, a ese delirio, afirma: tros actos sean malos, pero cuando come-
temos algunos buenos, sufrimos por haber
Para transformarse en un hombre político, contrarrestado nuestros movimientos es-
es decir, para adquirir el corte de un tirano, pontáneos: la práctica de la virtud se reduce
es necesario un trastorno mental; para de- a un ejercicio de penitencia, al aprendizaje
jar de serlo, se impone otro trastorno […] de la maceración. (Cioran, 1988b: 36)
Desde hace siglos, el apetito de poder se ha
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

dispersado en múltiples tiranías pequeñas La utopía siempre se ha emparentado con


y grandes, que han hecho estragos aquí y el idealismo político, con la posibilidad de
allá. (Cioran, 1988b: 17) derrotar los totalitarismos y la opresión. Al
banalizar la utopía, Cioran admite el triunfo
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Se remite luego al carácter del político, al del mal sobre la virtud, advierte el utilita-
AINKAA
AINKAA
AINKAA

que considera un ser acrimonioso, egoísta rismo reduccionista de la corriente utópica,


y envidioso; deplora las estratagemas que con base en las ideologías que la contienen,
este utiliza, pero aplaude su inteligencia. y establece una aproximación a la idea teo-
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

Posteriormente se refiere en el texto a la lógica de la ciudad de Dios propuesta por


San Agustín: del orden angelical al orden los acaecidos y los posibles, haberlos amado 23
mundano, la utopía como pretensión de y detestado con la torpeza del fanatismo, es-

Jorge Diego Mejía Cortés


instaurar un orden sacro. En este libro des- crutado y rechazado después con la pericia
cribe a Tomás Moro, como “el fundador de de la decepción. (Cioran, 1988b: 48)
las ilusiones modernas” conforme la utopía
contenida en su obra pretende reglamentar A pesar de que en la obra del rumano es
y catalogar la conducta humana. común encontrar pasajes ambivalentes,
pocas o quizá inexistentes son las líneas
Cuando Cristo aseguró que «el reino de en las que el autor se retracte o se arre-
Dios» no era ni de «aquí» ni de «allá», pienta tácitamente. Es usual en sus letras
sino de dentro de nosotros, condenaba por el lamento, el desgano, la apatía, mas no
adelantado las construcciones utópicas para el remordimiento.
las cuales todo «reino» es necesariamente En 1964 con La Chute dans le Temps16
exterior, sin relación ninguna con nuestro (1986a) se describe lo que podría llamar-
yo profundo o nuestra salvación individual. se una cosmogonía del mal, como conse-
(Cioran, 1988b: 36) cución del debate utópico y las críticas a
los conceptos de civilización y progreso.
Para un pesimista genuino como Cioran Constituye, por tanto, una amalgama entre
no existe ningún tipo de utopía confiable, lo teológico, filosófico y lo literario, trans-
ni siquiera la que proponen los evange- versalizado por lo histórico, en el marco
lios, como tampoco existe ninguna revo- de su particular visión de las cosas. Como
lución que nos satisfaga como especie. No es el caso de Le mauvais demiurge17 (1993)
obstante, desconfía del statu quo, tampoco obra publicada en 1969, donde aborda la
cree que hubiese un movimiento lo su- dicotomía entre el bien y el mal, la dupla
ficientemente valiente o aguerrido para apolíneo-dionisiaca18 en la creación y en
instaurar cualquier forma de anarquía ni el creador, el teísmo, el conocimiento y
mucho menos una dictadura perfecta: los estados del ser.
“Los inventores de utopías son moralistas
que sólo perciben en nosotros desinterés,
apetito de sacrificio, olvido de sí” (Cio-
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

ran, 198: 35). Para terminar el capítulo,


a modo de enmienda, pero también de 16. La caída en el tiempo (1986a).

forma nostálgica (por sus preceptos am- 17. El aciago demiurgo (1993).
biguos y erróneos) el autor se refiere a su 18. Según Nietzsche la conducta humana es el juego
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

obra pasada, evoca sus libros de juventud: dialéctico entre dos impulsos, lo apolíneo y lo dioni-
AINKAA
AINKAA
AINKAA

siaco. En el primero está presente el Dios Apolo quien


simboliza la virtud, la norma, el equilibrio. En contra-
No hay paraíso más que en el fondo de no-
parte Dionisio o Baco quien representa la confusión, lo
sotros mismos […] para encontrarlo hay
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

caótico y oscuro. Ambas fuerzas se superponen, entran


que hallarnos recordando todos los paraísos, en constante tensión y rigen los destinos del hombre.
24 Sus últimas obras En el primero retoma la idea de uto-
En Ecartèlement19 (1992) publicada en 1979, pía y de progreso, escribe sobre Shakes-
Aspectos políticos en la obra de Emil Michel Cioran

el autor retoma sus opiniones políticas y le peare, Nietzsche y Proust, también sobre
otorga a la historia una importancia crucial la teología y el papel nefasto de las ideas
en la “ruptura”, en el caos inminente en clericales en la historia. El segundo en
el cual se sumergirá (según él) la huma- cambio puede considerarse un resumen
nidad entera: “Cuando todo haya llegado de su vida y obra, antes de que el alzhéi-
a ser imposible e irrespirable para todos, mer le imposibilitara seguir maldiciendo
nadie se dignará vivir si no es para exter- su existencia y la de su prójimo. Es natural
minar y exterminarse” (Cioran, 1992: 14). que un hombre que nunca consiguió sen-
La desesperanza reina en sus escritos con tirse cómodo consigo mismo no albergara
más ahínco. Mientras muchos escritores esperanza ni futuro en ninguna ideología
contemporáneos apuestan por el devenir, o tendencia política, mucho menos en
el filósofo rumano no ofrece muchas ex- una creencia religiosa.
pectativas a la civilización, algo que irreme- A pesar de todo, y como queda
diablemente evoca a William Ospina en Es en evidencia, Cioran no fue un ser apo-
tarde para el hombre (1994) o, en contraste, a lítico, lo atormentaba de gran manera
Francis Fukuyama, con El fin de la historia y el el futuro de Rumania, él quería que su
último hombre (1992). país brillase, que tuviera una identidad
No obstante, lejos de parecer apoca- nacional diferenciable del resto de Europa.
líptico, sus afirmaciones son más raciona- El norte filosófico de sus ideas era Francia,
les, auténticas y desligadas de la especula- la lengua gálica gestó la mayoría de sus
ción mística, tal y como queda plasmado obras; sin embargo, el ejemplo a seguir en
en este fragmento de Desgarradura (1992): materia de ideología política fue Alema-
“En los países anglosajones, las sectas per- nia. Quizás el rumano intentase evadir el
miten al ciudadano dar rienda suelta a su tema de su temprana militancia política,
locura, a su necesidad de controversia y pero es innegable que dicha militancia le
escándalo; de ahí su diversidad religiosa y acompañó como una sombra a lo largo de
su uniformidad política” (pág. 10). Des- su agria existencia y quizás hizo parte de
pués vinieron otros títulos, cargados de su desventura.
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

hiel y de humor negro, donde abundan las El radicalismo de su pensamiento le


ideas profanas, de corte nihilista: Exercices impidió retractarse de sus ideas fascistas,
d’admiration20 y Aveux et Anathèmes.21 prefirió en cambio apartar de sus textos
las frases más comprometedoras, aquellas
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

que le generaron afectos y simpatías en las


AINKAA
AINKAA
AINKAA

filas de la Guardia de Hierro; aquel bastión


19. Desgarradura (1992). donde cosechó amigos y enemigos y que
20. Ejercicios de admiración (1986b). recordaría con nostalgia camuflada entre
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

21. Traducido al español como: Ese maldito yo. las líneas de sus silogismos.
Referencias 25
bibliográficas

Jorge Diego Mejía Cortés


Alcoberro, R. (s.f.). ¿Por qué no me Cioran, E.M. (2008a). La Transfiguración de
gusta Cioran? debate ‘Pro y Contra’ Rumania. Paris: Ediciones de L’Herne.
en el Ateneu Barcelonès con moti- Cioran, E.M. (1990). Silogismos de la amar-
vo del centenario del nacimiento gura. Barcelona: Tusquets Editores.
de Emile Cioran. Recuperado de: Liiceanu, G. y Cioran, E.M. (2014). Iti-
http://www.alcoberro.info/pdf/ nerarios de una vida, traducción de
cioran2.pdf Joaquín Garrigós, Ediciones del Sub-
Bradatan, C. (28 de noviembre de suelo. Barcelona.
2016). The Philosopher of Failure:
Emil Cioran’s Heights of Despair. Los
Angeles Review of Books. Recupera-
do de: https://lareviewofbooks.org/
article/philosopher-failure-emil-ci-
orans-heights-despair/
Cioran, E.M. (1988a). Breviario de podre-
dumbre. Barcelona: Taurus.
Cioran, E.M. (2008b). De lágrimas y de san-
tos. Madrid: Tusquets.
Cioran, E.M. (1981). Del inconveniente de
haber nacido. Madrid: Taurus.
Cioran, E.M. (1992). Desgarradura. Ma-
drid: Gallimard.
Cioran, E.M. (1986b). Ejercicios de admira-
ción y otros textos. Madrid: Tusquets.
Cioran, E.M. (1993). El aciago demiurgo.
Bogotá: Círculo de lectores.
Cioran, E.M. (1995). El ocaso del pensamien-
Revista de Estudiantes de Ciencia Política

to. Madrid: Tusquets.


Cioran, E.M. (2009). En las cimas de la des-
esperación. Madrid: Tusquets.
Cioran, E.M. (1987). Ese maldito yo. Ma-
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

drid: Tusquets.
AINKAA
AINKAA
AINKAA

Cioran, E.M. (1988b). Historia y Utopía.


Madrid: Tusquets.
Cioran, E.M. (1986a). La caída en el tiempo.
Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

Barcelona: Planeta – De Agostini.


Revista de Estudiantes de Ciencia Política - Imagen final

AINKAARevista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017

AINKAA
Revista de Estudiantes de Ciencia Política / Volumen 2 - Nº 3 / Enero - junio de 2018

AINKAARevista de Estudiantes de Ciencia Política / Edición 1 / Enero - junio de 2017