Está en la página 1de 2

EFECTO CONTABLE Y TRIBUTARIO DEL DIFERENCIAL CAMBIARIO

El resultado neto positivo de las diferencias cambiarias originadas en activos y pasivos en moneda
extranjera, independientemente de si al cierre del periodo fiscal son realizadas o no.

En caso de actividades económicas que se dedican a la compraventa de moneda extranjera, la renta


bruta será el resultado positivo de las diferencias cambiarias originadas en activos y pasivos en
moneda extranjera.

Aspectos contables y tributarios de las diferencias de cambios por conversión.

Aspecto contable

La sección 25 de las NIIF para las Pymes ""Costos por Préstamos"", establece la contabilización de
los costos por préstamos. Son costos por préstamos los intereses y otros costos en los que una
entidad incurre, que están relacionados con los fondos que ha tomado prestado.

Esta sección requiere que una entidad reconozca todos los costos por prestamo como un gasto en
resultados en el periodo en el que se incurre en ellos.

Los costos por préstamos incluyen:

1- Los gastos por intereses calculados, utilizando el método de interés efectivo como se describe en
la sección 11 de las NIIF para las Pymes ""Instrumentos Financieros Básicos"".

2- Las cargas financieras con respecto a los arrendamientos financieros reconocidos de acuerdo con
la sección 20 de las NIIF para las Pymes ""Arrendamientos"".

3- Las diferencias de cambios procedentes de préstamos en moneda extranjera en la medida que


en que se considere ajustes de los costos por interés.

El componente de diferencia de cambio de los costos por préstamos que surge de los préstamos en
moneda extranjera en la medida en que se considere como un ajuste a los costos por intereses, no
constituye un asunto importante en las NIIF para las Pymes, puesto que, tanto los costos por
prestamos como las diferencias de cambio se reconocen como gastos.

Reconocimiento inicial de transacción en moneda extranjera, sección 30 de las NIIF para las
Pymes.

Una transacción en moneda extranjera es una transacción que esta denominada o requiere su
liquidación en una moneda extranjera, incluyendo transacciones que surgen cuando una entidad:

1- Compra o vende bienes o servicios, cuyo precio se denomina en una moneda extranjera;

2- Presta o toma prestado fondos, cuando los importes por pagar o cobrar se denominan en una
moneda extranjera.

3- Aparte de eso adquiere o dispone de activos, o incurre o liquida pasivos, denominados en una
moneda extranjera.
Una entidad reconocerá, en los resultados del periodo en que aparezcan, las diferencias de cambio
que surjan al liquidar las partidas monetarias o al convertir las partidas monetarias a tasas diferentes
de las que se utilizaron para su conversión en el reconocimiento inicial durante el periodo o en
periodos anteriores, excepto por lo descrito en el párrafo 30.13.

Operaciones pactadas en monedas extranjeras o con mantenimiento de valor

Los saldos en córdobas de las cuentas convertidas en dólares o con mantenimiento de valor, se
imputan a cuentas de activos, tales como: cuentas por cobrar y documentos por cobrar y los saldos
al 31 de diciembre del cierre fiscal de cuentas corrientes, de acuerdo al numeral 2 del artículo 36 de
la ley 822 LCT.

La normativa tributaria en estudio, armoniza con el criterio establecido por la sección 25 ""Costos
por Prestamos"" de las NIIF para las Pymes, en relación al reconocimiento por las diferencias de
cambio procedentes de préstamos en moneda extranjera en la medida en que se consideran ajustes
de los costos por intereses. (Ver ejemplo de activos)

El resultado neto negativo de las diferencias cambiarias originadas en activos y pasivos en moneda
extranjera, independientemente de si al cierre del periodo fiscal son realizadas o no, en su caso. En
actividades económicas de compraventa de moneda extranjera, la deducción será por el resultado
negativo de las diferencias cambiarias originadas en activos y pasivos en moneda extranjera, de
acuerdo al numeral 11 del artículo 39 de la ley 822 LCT. (Ver ejemplo de pasivos)

También podría gustarte