Está en la página 1de 4

Texto no.

3 BACHILLERATO - BUAP

Burrus Ernest 

El noreste de México:documentos sobre las misiones jesuíticas 1600­ 1769.

México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1986.

LA COLONIZACION CIVIL1

Hacia 1650, los misioneros jesuitas seguían la misma pastoral o método de trabajo que 
emplearon desde el Río Mocorito para atraer, agrupar y arraigar a los indígenas de las 
misiones: el trabajo de la tierra y la difusión de nuevos cultivos, crías, oficios y técnicas. El 
sistema de las misiones implicaba que los indígenas no pagaran tributo a la corona y que 
se mantuvieran separados de la población española y del clero secular – los sacerdotes 
que dependen de los obispos­

En este tenor, en 1639, el virrey Cadereita informaba de la utilidad que los jesuitas tenían 
en Sinaloa, donde su colegio había vendido maíz, carne y vestuario a los soldados: 

Pero yo no tengo por malo esto, antes  me parece bien  que hayan poblado 


haciendas aunque ocupen algunos indios, porque además de que en partes tan 
remotas es conveniente al bien público,  se van enseñando aquellas  gentes, 
que por  su naturaleza  aborrecen el trabajo,   al útil  que con él se alcanza,  y 
entablado el gobierno como en las demás partes.

Sin embargo, otros funcionarios y los colonos veían el florecimiento de las misiones como 
una intromisión en su jurisdicción, como un obstáculo para la explotación de la mano de 
obra indígena y de las riquezas de la región, como una sangría de la hacienda real y 
como   una   terca   presencia   que   impedía   que   los   curatos   entraran   en   relevo   de   las 
misiones. La producción agropecuaria de los colonos no podía competir con los productos 
de las misiones por los menores costos de éstos.  
1 Selección de María del Pilar Pacio
Texto no. 3 BACHILLERATO - BUAP

En 1644, el Capitán Pedro de Perea, de origen andaluz, fundó el primer asentamiento no 
religioso   en  Sonora,   al  norte  del   Río Yaqui,   con  12  pobladores  que  reclutó  en  Nuevo 
México­ocho de la familia Pérez Granillo, descendientes de los compañeros de Juan de 
Oñarte, conquistador de Nuevo México­ y cinco franciscanos del mismo lugar, para que se 
ubicaran en la frontera norte de lo que entonces se iba conociendo como Sonora o Nueva 
Andalucía, como Perea nombró al territorio ubicado al norte del Rio Yaqui y al Poniente de 
la Sierra Madre. 

Así, los franciscanos misionaron entre los ópatas entre los Valles de Bavispe y 
el alto Río de Sonora, a lo largo del arroyo de fronteras y entre los eudeves en el alto Río 
San Miguel. El sitio donde se estableció Perea fue Banámichi, sobre el Río Sonora. Los 
jesuitas,   alarmados   por   la   presencia   de   los   frailes   menores,   celebraron   con   ellos   un 
acuerdo   en   1650   por   el   que   éstos   restringirían   sus   actividades   al   poniente   del   valle 
Bavispe, lo que los retiraba al otro lado de la Sierra Madre. 
Texto no. 3 BACHILLERATO - BUAP

Burrus Ernest

El noreste de México:documentos sobre las misiones jesuíticas 1600­ 1769.

México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1986.

UN PARTE AGUAS: EL ARRIBO DE LOS COLONOS CIVILES

LA INVENCION DE SONORA

Paulatinamente se fue imponiendo el nombre de Sonora sobre el territorio comprendido 
entre los ríos Gila y Yaqui. Este último señalaba el límite norte de Sinaloa, sobre todo a 
raíz de que en1648 el gobernador de Nueva Vizcaya nombró al primer alcalde mayor de 
Sonora,   aunque   en   un   mapa   fechado   en   1733aparece   como   “Provincia   de   la   Nueva 
Andaluzia de San Juan Bautista de Sonora”.

Lo   relevante,   aunque   se   ignoren   las   causas   precisas,   es   que   en   el   noroeste 


predominaron   en   las   demarcaciones   los   nombres   de   raíz   indígena,   como   Sonora   y 
Sinaloa,  mientras que en el noreste prevalecieron los nombres hispanos, como Nuevo 
León   y   Nuevo   Santander.   En   cuanto   a   los   ríos,   también   predominaron   los   nombres 
indígenas, con excepción de los ríos del norte de la entidad, como Colorado, Asunción, 
Magdalena   y   San   Miguel,   donde   la   presencia   de   núcleos   de   población   indígena   era 
reducida.   Aun   cuando   los   ríos   Mayo   y   Yaqui   fueron   nombrados   por   los   primeros 
misioneros jesuitas  ríos de la Santísima Trinidad  y  el Espíritu Santo, respectivamente, 
predominaron los nombres indígenas, quizá por el peso de la población nativa contigua, la 
elevada el número y buena para la guerra. 

El nombre de Sonora proviene de la lengua ópata, ya que sea que proceda directamente 
de su voz  sonot o sonota, que significa hoja de maíz, o se refiera a un ojo de agua por 
haber estado en su alrededor una ranchería ópata –entre los cuales Huépac y Banámichi, 
Texto no. 3 BACHILLERATO - BUAP

en   la   imagen   izquierda   del   río   Sonora­,   cuyas   casas   eran   de   caña   y   hojas   de   maíz. 
“Oyeron los primeros españoles el vocablo, y no parecieron bien sonota, pronunciaron 
sonora,   de   donde   cogió   toda   la   provincia   el   sonoro   y   armonioso   nombre”,   apunta   el 
misionero Cristóbal de cañas, desde Arizpe en 1730.

También es posible que provenga de la palabra española “señora”, que los ópatas 
combinaron a “senora” y luego a “sonora”, en alusión a una capilla que cabeza de vaca y 
sus   compañeros   levantaron   –probablemente   en   una   loma   al   norte   de   Huépac­   en 
devoción a Nuestra Señora de la Angustias – María Dolorosa con el cuerpo de su hijo 
muerto   en   el   regazo­,   cuya   imagen   pintaron   ellos   en   un   cuero   curtido   y   luego   lo 
desplegaron   como   estandarte.   Cien   años   después   del   paso   de   Cabeza   de   Vaca,   los 
misioneros registraron, difundida  entre  lo ópatas, la voz  “sonora”.  De confirmarse esta 
versión –que el historiador Eduardo W. Villa prefiere­, el nombre de Sonora tendría un 
origen mariano, introducido por lo ópatas. 

Sonora se llamó a la rama de los ópatas asentada en el ojo de agua mencionado y 
a su lengua, al río y al valle longitudinal que éste riega y a la provincia situada entre la 
Sierra Madre y el Golfo de California, al norte del curso inferior del Yaqui y al sur de “Las 
dilatadas provincias del Nuevo México”, como la  describió el jesuita Cristóbal de Cañas 
en su informe de 1730.

Intereses relacionados