Está en la página 1de 25

Índice

1. Introducción
2. Cuento UN NIÑO
3. Método Estructural
4. Método Psicológico
5. Método Sociológico
6. Método Estilístico
6.1 Signos de puntuación
6.2 Recursos Estilísticos
6.3 Tema de la obra
6.4 Época histórica
6.5 Estilo del autor
7. Profesor Juan Bosch
8. Argumento del cuento UN NIÑO
9. Conclusión
10. Bibliografía
11. Anexos

BORRADOR
Introducción

Dentro del desarrollo del presente trabajo, encontraremos el análisis literario de


uno de los cuentos del libro “cuentos más que completos” de Juan Bosch, el título
del mismo es “UN NIÑO”.

Para este análisis nos valdremos de varios métodos entre ellos, el método
estructural, el método psicológico, el método sociológico y el método estilístico.

Así presentamos nuestro análisis esperando que sea del agrado al lector.

BORRADOR
UN NIÑO
(Más Cuentos Escritos en el Exilio, 1964)

A poco más de media hora, cuando se deja la ciudad, la carretera empieza


a jadear por unos cerros pardos, de vegetación raquítica, que aparecen llenos
de piedras filosas. En las hondonadas hay manchas de arbustos y al fondo del
paisaje se diluyen las cumbres azules de la Cordillera. Es triste el ambiente. Se
ve arder el aire y sólo de hora en hora pasa algún ser vivo, una res descarnada,
una mujer o un viejo.

El lugar se llama Matahambre. Por lo menos, eso dijo el conductor, y dijo


también que había sido fortuna suya o de los pasajeros el hecho de reventarse
la goma allí, frente a la única vivienda. El bohío estaba justamente en el más alto
de aquellos chatos cerros. Pintado desde hacía mucho tiempo con cal, hacía
daño a la vista y se iba de lado, doblegándose sobre el Oeste.

Sí, es triste el sitio. Sentados a la escasa sombra del bohío, los pasajeros
veían al chofer trabajar y fumaban con desgano. Uno de ellos corrió la vista hacia
las remotas manchas verdes que se esparcían por los declives de los cerros.
—Allá –señaló– está la ciudad. Cuando cae la noche desde aquí se
advierte el resplandor de las luces eléctricas.

En efecto, allá debía estar la ciudad. Podían verse masas blancas vibrando
al sol, y atrás, como un fondo, la vaga línea donde el mar y el cielo se juntaban.
Pasó un automóvil con horrible estrépito y levantando nubes de polvo. El
conductor del averiado vehículo sudaba y se mordía los labios.
De los tres viajeros, jóvenes todos, uno, pálido y delicado, arrugó la cara.
—No veo la hora de llegar –dijo—. Odio esta soledad.
El de líneas más severas se echó de espaldas en la tierra.
—¿Por qué? –preguntó.
Quedaba el otro de ojos aturdidos. Fumaba un cigarrillo americano.

—¿Y lo preguntas? Pareces tonto. ¿Crees que alguien pueda no odiar


esto, tan solo, tan abatido, sin alegría, sin música, sin mujeres?

—No –explicó el pálido–; no es por eso por lo que no podría aguantar un


día aquí. ¿Sabes? Allá, en la ciudad, hay civilización, cines, autos, radio, luz
eléctrica, comodidad. Además, está mi novia.

BORRADOR
Nadie dijo nada más. Seguía el conductor quemándose al sol, golpeando
en la goma, y parecía que todo el paisaje se hallaba a disgusto con la presencia
de los cuatro hombres y el auto averiado. Nadie podía vivir en aquel sitio dejado
de la mano de Dios. Con las viejas puertas cerradas, el bohío medio caído era
algo muerto, igual que una piedra.
Pero sonó una tos, una tos débil. El de ojos aturdidos preguntó, incrédulo:
—¿Habrá gente ahí?

El que estaba tirado de espaldas en la tierra se levantó. Tenía el rostro


severo y triste a un tiempo. No dijo nada, sino que anduvo alrededor del bohío y
abrió una puerta. La choza estaba dividida en dos habitaciones. El piso de tierra,
disparejo y cuarteado, daba impresión de miseria aguda. Había suciedad,
papeles, telarañas y una mugrosa mesa en un rincón, con un viejo sombrero de
fibras encima. El lugar era claro a pedazos: el sol entraba por los agujeros del
techo, y sin embargo había humedad. Aquel aire no podía respirarse. El hombre
anduvo más. En la única portezuela de la otra habitación se detuvo y vio un bulto
en un rincón. Sobre sacos viejos, cubierto hasta los hombros un niño temblaba.
Era negro, con la piel fina, los dientes blancos, los ojos grandes, y su escasa
carne dejaba adivinar los huesos. Miró atentamente al hombre y se movió de
lado, sobre los codos, como si hubiera querido levantarse.
—¿Qué se le ofrece? –preguntó con dulzura.
—No, nada –explicó el visitante–; que oí toser y vine a ver quién era.
El niño sonrió.
—Ah –dijo.

Durante un minuto el hombre estuvo recorriendo el sitio con los ojos. No


se veía nada que no fuera miserable.
—¿Estás enfermo? –inquirió al rato.
El niño movió la cabeza. Después explicó:
—Calentura. Por aquí hay mucha.
El hombre tocó su bracito. Ardía, y le dejó la mano caliente.
—¿Y tu mamá?
—No tengo. Se murió cuando yo era chiquito.
—¿Pero tienes papá?
—Sí. Anda por el conuco.

El niño se arrebujó en su saco de pita. Había en su cara una dulzura


contagiosa, una simpatía muy viva. Al hombre le gustaba ese niño.

BORRADOR
Se oían los golpes que daba el conductor afuera.
—¿Qué pasó? –preguntó la criatura.

—Una goma que se reventó, pero están arreglándola. Así hay que
arreglarte a ti también. Hay que curarte. ¿Qué te parece si te llevo a la Capital
para que te sanes? ¿Dónde está tu papá? ¿Lejos?
—Unjú… Viene de noche y se va amaneciendo.
—¿Y tú pasas el día aquí solito? ¿Quién te da la comida?
—Él, cuando viene. Sancocha yuca o batata.

Al hombre se le hacía difícil respirar. Algo amargo y pesado le estaba


recorriendo el fondo del pecho. Pensó en la noche: llegaría con sus sombras, y
ese niño enfermo, con fiebre, tal vez señalado ya por la muerte, estaría ahí solo,
esperando al padre, sin hablar palabra, sin oír música, sin ver gentes. Acaso un
día cuando el padre llegara lo encontraría cadáver. ¿Cómo resistía esa criatura
la vida? Y su amigo, que había afirmado momentos antes que no soportaba ni
un día de soledad…
—Te vas conmigo –dijo–. Hay que curarte.
El niño movió la cabeza para decir que no.
—¿Cómo qué no? Le dejaremos un papelito a tu papá, diciéndoselo, y dos
pesos para que vaya a verte. ¿No sabe leer tu papá?

El niño no entendía. ¿Qué sería eso de leer? Miraba con tristeza. El


hombre estaba cada vez más confundido, como quien se ahoga.

—Te vas a curar pronto, tú verás. Te va a gustar mucho la ciudad. Mira,


hay parques, cines, luz, y un río, y el mar con vapores. Te gustará.
El niño hizo amago de sonreír.
—Unq unq, yo la vide ya y no vuelvo. Horita me curo y me alevanto.

Al hombre le parecía imposible que alguien prefiriera esa soledad. Pero


los niños no saben lo que quieren.

Afuera estaban sus amigos, deseando salir ya, hallarse en la ciudad, vivir
plenamente. Anduvo y se acercó más al niño. Lo cogió por las axilas, y
quemaban.
—Mira –empezó–… allá…

Estaba levantando al enfermito y le sorprendió sentirlo tan liviano, como si


fuera un muñeco de paja. El niño le miró con ojos de terror, que se abrían más,
mucho más de lo posible. Entonces cayó al suelo el saco de pita que lo cubría.
El hombre se heló, materialmente se heló. Iba a decir algo, y se le hizo un nudo

BORRADOR
en la garganta. No hubiera podido decir qué sentía ni por qué sus dedos se
clavaron en el pecho y en la espalda del niño con tanta violencia.
—¿Y eso, cómo fue eso? –atinó a preguntar.
—Allá –explicó la criatura mientras señalaba con un gesto hacia la distante
ciudad–. Allá… un auto.

Justamente en ese momento sonó la bocina. Alguien llamaba al hombre y


él puso al niño de nuevo en el suelo, sobre los sacos que le servían de cama, y
salió como un autómata, aturdido. No supo cuándo se metió en el automóvil ni
cuándo comenzó éste a rodar. Su amigo el pálido iba charlando:

—¿Te das cuenta? Es la civilización, compañero… Cine, luz, periódicos,


autos…

Todavía podía verse el viejo bohío refulgiendo al sol. El hombre volvió el


rostro.

—La civilización es dolor también; no lo olvides –dijo. Y se miraba las


manos, en las que le parecía tener todavía aquel niño trunco, aquel triste niño
con sus míseros muñoncitos en lugar de piernas.

BORRADOR
Método Estructural

Título: “Cuentos más que completos”

Autor: Juan Bosch

Páginas: 580

El cuento fue escrito en el 1962

El libro consta de 56 cuentos clasificados según fueron escritos:

“Cuentos Escritos Antes del Exilio”

 La Mujer
 Dos Pesos de Agua
 La Verdad
 Piloncito
 El Resguardo
 El Cobarde
 Chucho
 La Pulpería
 Revolución
 Papa Juan
 Sombras
 El Alzado
 La Pájara
 El Algarrobo
 Forzados
 El Cuchillo
 Cundito
 Guaraguao
 La Sangre
 Lucero
 Lo Mejor

BORRADOR
 San André
 La Negociación
 Camino Real

“Cuentos Escritos en el Exilio”

 Los Amos
 En un Bohío
 Luis Pie
 La Noche Buena de Encarnación Mendoza
 El Funeral
 Rumbo al Puerto de Origen
 La Desgracia
 El Hombre que Lloro
 Victoriano Segura
 La Mancha Indeleble
 El Indio Manuel Sicuri
 Cuento de Navidad

“Más Cuentos Escritos en el Exilio”

 Todo un Hombre
 Fragata
 Dos Amigos
 Un Niño
 El Rio y su Enemigo
 La Bella Alma de Don Damián
 Maravilla
 Un Hombre Virtuoso
 El Difunto Estaba Vivo
 Mal Tiempo
 El Socio
 La Muchacha de la Guaria
 Capitán
 Los Últimos Minutos
 Rosa

BORRADOR
“Más Cuentos Todavía”

 El Abuelo
 El Astrologo
 Una Jíbara en New York
 El Cabo de la Legión
 El Dios de la Selva

Nombre del libro: Cuentos Más que Completos


Año en que fue escrito: 1998
Editora: Alfaguara
Edición: primera edición, febrero 2001
Lugar de publicación: Santa fe de Bogotá, Colombia

BORRADOR
Método Psicológico

Relación del título en las siguientes épocas:

 Época o Etapa Antigua: En esta época de la esclavitud que existía un


señor y un esclavo, que solo pensaban en sus bienes mientras que no le
importaran la salud de sus esclavos.

Relacionando esto el padre del niño lo deja en la casa solo, casi muerto
para el trabajar todo el día.

Un niño en la antigüedad era usado, manipulado, despreciado,


abandonado, maltratado y hasta asesinado, ya que este era visto como
un ser minoritario, porque su posición dependía de la posición de sus
padres.

 Época o Etapa Medieval: En esta época estaban los señores feudales.


Estos eran propietarios tanto de la tierra como de los trabajadores.

A pesar de que el niño era abandonado solo en su hogar, este se veía en


la obligación de esperar a que su padre llegara y le diera de comer, al
igual que un esclavo esperar que su amo le dé de comer.

Si un niño era llorón entraba en sospecha de estar relacionado con


demonios en la época medieval. La gente creía que un niño deforme era
producto del pecado de sus padres, por ello y para evitar una crítica
publica, eran abandonados o se le dejaba de prestar atención y cuidado.

 Época o Etapa Contemporánea: Es la época actual. Cuando el joven


entra en la habitación al ver al niño quiere llevárselo a la civilización, a la
ciudad, diciéndole: te va a gustar mucho la ciudad, hay parques, cine,
luz...

Ahora el niño es considerado como un sujeto no como un objeto. Es


importante en el núcleo familiar.

BORRADOR
Método Sociológico

Con este método pretendemos describir, como el autor usa los nombres de las
personas y si estos tienen sentidos respecto al título y al contenido.

Partiendo pues del título de la obra, el cual analizamos palabra por palabra.
Después descomponemos el título.

Cuento: “UN NIÑO”

Un: forma masculina. Es un determinante indefinido, se sitúa ante nombres no


conocidos o que aparecen por vez primera en el discurso o texto.
Indica indeterminación al referirse a personas o cosas.

Niño: se comprende al individuo que tiene pocos años de vida y se encuentra


en el periodo de la niñez.
Origen: la palabra niño es de origen latín “infans” que significa “el que no habla”.

El cuento "Un Niño" tiene 6 personajes:


El conductor: Se limitaba a reparar su neumático y hablaba poco.

Los 3 pasajeros: todos jóvenes. Uno pálido y delicado, al que le gustaba la


civilización. Otro de ojos aturdidos, al que le gustaba la ciudad por la música y
las mujeres. El tercero, de rostro severo y triste, curioso, de buen corazón.
El niño: enfermizo, dulce y simpático. A pesar de estar en un estado mísero, tenía
una simpatía muy viva.
El padre: siempre trabajando en exageración el conuco. Poco interesado en su
hijo.

¿Qué significado tiene el título con la relación de la obra?

El título es “Un Niño” y la relación que tiene con el cuento es que este se habla
de un niño que encontraron uno de los tres jóvenes, que andaban por un lugar
llamado Matahambre donde por desgracia se le averió una goma, pero
justamente donde ocurrió esto, frente a donde ocurrió esto, había un bohío y
dentro del mismo se encontraba un niño, al cual descubrieron por una tos que
escucharon.

BORRADOR
Método Estilístico

Signos de Puntuación

 La Coma (,): Marca pausa breve en un enunciado.


Ejs.:

 De los tres viajeros, jóvenes todos, uno, pálido y delicado, arrugo la cara.
(pág. 337)
 ¿Crees que alguien pueda no odiar esto, tan solo, tan abatido, sin alegría,
sin música, sin mujeres? (pág. 337)
 Allá, en la ciudad, hay civilización, cines, autos, radio, luz eléctrica,
comodidad. (pág. 338)

 El Punto(.): Marca una pausa al final de un enunciado o una oración.


Ejs.:

 Durante un minuto el hombre estuvo recorriendo el sitio con los ojos. No


se veía nada que no fuera miserable. (pág. 338)
 Aquel aire no podía respirarse. El hombre anduvo más. (pág. 338)

 Signo de Interrogación (¿?): Es un signo de puntuación que denota una


pregunta.
Ejs.:

 ¿Habrá gente ahí? (pág. 338)


 ¿Qué se le ofrece? (pág. 338)
 ¿Pero tienes papá? (pág. 338)

BORRADOR
 La Raya (-): Se usa para señalar en los diálogos la intervención de cada
locutor y los comentarios e incisos del narrador.
Ejs.:

 —No, nada – explico el visitante -; que oí toser y que vine a ver quién
era. (pág. 338)
 —Ah –dijo. (pág. 338)
 —¿Estás enfermo? –inquirió al rato (pag.338)

 Puntos Suspensivos (…): Se utilizan para dejar duda, suspenso o


continuación una oración.
Ejs.:

 —Unju… viene de noche y se va amaneciendo. (pag.339)


 Es la civilización, compañero … cine, luz, periódicos, autos …
(pag.340)
 —Mira –empezó–… allá… (pág. 339)

 Guión (-): Se utiliza como signo para unir palabras, separar palabras al
final de un renglón al llegar margen.
Ej.:

 ¿Cómo qué no? Le dejaremos un papelito a tu papa, diciéndoselo y dos


pesos para que vaya a verte. (pág. 339)

 Punto y Coma (;): Se usa para separar ideas generales.


Ejs.:

 -No – explicó el pálido -; no es por eso, por lo que no podría aguantar un


día aquí. (pág. 338)
 La civilización es dolor también; no lo olvides. (pág. 340)

BORRADOR
 Dos Puntos (:): Este se emplea para indicar que ha terminado el sentido
gramatical, pero no el sentido lógico; suele introducir una cita textual o
preceder una enumeración.
Ejs.:
 El de ojos aturdidos pregunto incrédulo:
¿Habrá gente ahí? (pág. 338)

 Pensó en la noche: llegaría con sus sombras, y ese niño enfermo, con
fiebre, tal vez señalado ya por la muerte, estaría ahí solo, esperando al
padre, sin hablar palabra, sin oír música, sin ver gentes. (pág. 339)

Personajes principales:

 El niño
 El joven pasajero
Personajes secundarios:

 El padre del niño


 Los demás pasajeros
 El chofer

Recursos Estilísticos

Símil: Es una figura retórica que utiliza el recurso de


la comparación o semejanza entre términos.
Ejs.:
 Justamente en ese momento sonó la bocina. Alguien llamaba al hombre
y él puso al niño de nuevo en el suelo sobre los sacos que le servían de
cama, y salió como un autómata, aturdido.

Hipérbole: Es una exageración desmesurada de las cualidades o acciones.


Ejs.:
 El hombre se heló, materialmente se heló.
 Iba a decir algo y se le hizo un nudo en la garganta.
 Anduvo y se acercó más al niño. Lo cogió por las axilas y quemaban.

BORRADOR
La Prosopografía: es una figura descriptiva donde se especifican los rasgos
físicos como: alto, bajo, esbelto, delgado, grandes, pequeños, entre otros.
Ejs.:
 De los tres viajeros, jóvenes todos, uno pálido y delicado arrugo la cara.
 Quedaba el otro de ojos aturdidos.

Metáfora: Es el recurso que consiste en identificar una palabra con otra.


Ejs.:
 Con las viejas puertas cerradas, el bohío medio caído era algo muerto,
igual que una piedra.

Prosopopeya o Personificación: Consiste en atribuir cualidades humanas a


los seres inanimados o irracionales.
Ejs.:
 Es triste el ambiente.
 No se veía nada que no fuera miserable

Epíteto: Es la utilización de adjetivos que generalmente se colocan delante de


los sustantivos para añadirles viveza y colorido; pero que no añaden ningún
significado.
Ejs.:
 Se ve ardir el aire y solo de hora en hora pasa un ser vivo, una res
descarnada, una mujer o un viejo.
 Había suciedad, papeles, telaraña y una mugrosa mesa en un rincón
con un viejo sombrero de fibras encima.

Onomatopeya: es una palabra formada por imitación de un sonido, ruido o


incluso un fenómeno visual, con el que también está vinculada
semánticamente.
Ejs.:
 -unq unq, yo la vide, yo ya no vuelvo.

BORRADOR
Antítesis: Es una figura retórica que consiste en oponer dos ideas empleando
palabras antónimas o frases de significado contrario, cercanas en proximidad y
de estructura gramatical similar.
Ejs.:
 La civilización es dolor también; no lo olvides.
Sinonimia: Es la relación semántica que se da entre palabras o expresiones
que presentan significados equivalentes.
Ejs.:
 ¿Crees que alguien pueda no odiar esto, tan solo, tan abatido, sin alegría,
sin música, sin mujeres?

Tema de la Obra

El cuento más que mostrarnos las condiciones de vida de los personajes, es


una denuncia social que nos muestra un reflejo de la realidad.

Es evidente, la sensibilidad de Bosch ante el sufrimiento ajeno y la forma de


cómo nos transmite esa sensación de abandono, su tristeza e incluso su dolor.

Sin duda esta desdicha cala hasta los huesos ya que solo es una de tantas.

Época Histórica

Bosch fue encarcelado por sus ideales políticos, siendo liberado varios meses
después. En 1938 a sabiendas del tirano Rafael Leónidas Trujillo lo quería
comprar con un puesto en el congreso y que esto era más un chantaje, pues si
no aceptaba, peligraba su vida, logro salir del país y se estableció en Puerto
Rico y en 1939 se trasladó a cuba y desde su exilio contribuyó en la creación
de un frente anti-trujillista encabezado por el PRD, partido que había fundado
ese mismo año.

En 1947, la conspiración liderada por Bosch desde cuba en contra de la tiranía


fracasó y tuvo que huir a Venezuela donde continuó luchando contra la
dictadura.

BORRADOR
En ese mismo año se trasladó a México, donde gracias a Balaguer que alertó a
las autoridades de ese país fue impedido un atentado en su contra por parte de
Trujillo, después de esto se marchó a cuba donde fue apresado en 1952 por
colaborar con el presidente Carlos Prío y al ser liberado se marchó a Cuba.

A pesar de todo esto, su carrera literaria fue en ascenso ya que mientras


estuvo en el exilio escribió sus más grandes obras. Como por ejemplo “Cuentos
Escritos en el Exilio”, “Más Cuentos Escritos en el Exilio”, y “Cuentos escritos
después del exilio”.
Estilo del Autor

Juan Bosch tiene un estilo al momento de escribir en el que siempre trata de


comunicar un mensaje espeso, pero también de comunicar acontecimientos e
ideas que dan un profundo vistazo a lo que vivía.

El estilo es muy característico ya que él se enfoca a través de sus cuentos en


hacer denuncias sociales que nos muestran la realidad social de nuestro país.

Valores de la Obra

En este cuento podemos encontrar varios valores entre estos se destacan:

o Solidaridad
o Cariño
o Equidad
o Humildad
o Compasión

BORRADOR
Prof. Juan Bosch
(1909-2001)

Juan Bosch nació en La Vega, República Dominicana, el 30 de junio de 1909 y


murió en Santo Domingo el 1 de noviembre de 2001.

El profesor Juan Bosch, narrador, ensayista, educador, historiador, biógrafo,


político, ex-presidente de la República Dominicana, inició su carrera literaria con
un pequeño libro de cuentos, Camino Real (1933), donde narraba en gran parte
lo que había visto, escuchado y vivido en su pueblo, La Vega. De esa misma
época, es su primera novela breve La Mañosa (1936), donde el personaje central
es una mula y el narrador es un niño enfermizo.

Después, antes de salir al exilio, donde viviría durante más de veinte años,
el precursor del cuento dominicano publicaría sus cuentos en periódicos y
revistas dominicanas. De aquella época son «La mujer» (cuento que ha sido
seleccionado por casi la totalidad de las antologías de cuentos de
Hispanoamérica), «Dos pesos de agua» y «El abuelo».

Pero cuando el profesor Bosch regresó a la República Dominicana, apenas


los más viejos conocían que era cuentista. A su llegada, se reunieron sus
cuentos en dos volúmenes: Cuentos escritos en el exilio (1964), que incluía
«Cuento de Navidad» y «Manuel Sicurí», publicados en ediciones
independientes en el extranjero, y Más cuentos escritos en el exilio, (1964),
donde se incluyeron, también, cuentos publicados en ediciones independientes,
como «La muchacha de la Güaira», publicado en Chile, en 1955.

Pero Bosch ya había publicado libros, en el extranjero, no precisamente


de cuentos, que lo habían dado a conocer en otros países como biógrafo y
ensayista, antes que, en su propio país, como Hostos, el sembrador (Cuba,
1939), Judas Iscariote, el calumniado (Chile, 1955).

Aunque dejó de escribir cuentos desde los años sesenta (el último o
escribió para una antología de cuentos para niños, preparada por el pianista,
poeta y dramaturgo Manuel Rueda), el profesor Bosch es reconocido como el
precursor del cuento y, sobre todo, de la narrativa social dominicana.).
Con una prosa imitada por pocos narradores dominicanos de hoy (por lo
difícil, aunque se trate de decir lo contrario), en los cuentos de Bosch la
problemática social (la preocupación por el hombre y por la fuerza de los
procesos sociales que ejercen sobre el individuo) es tratada desde diferentes
ángulos, sin hacer, casi siempre, alusión a sistemas o gobiernos determinados.

BORRADOR
Pero no sólo los cuentos del profesor Bosch son guías para el cuentista,
si no que sus Apuntes sobre el arte de escribir cuentos es un texto para los
estudiantes de otros países como Cuba, llegando a llamar la atención del
narrador colombiano Gabriel García Márquez, quien ha declarado más de una
vez que Bosch es su profesor).

La última creación narrativa del profesor Bosch, la novela El oro y la paz


(Premio Novela Nacional de Literatura, 1975), aunque escrita en dos versiones,
a primera en 1957, mientras el escritor se hallaba viviendo en Cuba, en su primer
exilio, y la segunda versión en Puerto Rico, 1964, donde estuvo pasando su otro
exilio, es una obra maestra en la Literatura dominicana).

Las obras de Bosch comprenden, también, ensayos y biografías de grandes


figuras de la historia sagrada.

Es difícil, por no decir imposible, resumir los temas en los cuentos de Juan
Bosch. Hay, sin embargo, dos preocupaciones que aparecen en sus mejores
cuentos: los problemas sociales, y la preocupación filosófica (por no decir,
existencial). Ahí están «La nochebuena de Encarnación Mendoza» (para
nosotros, su cuento más perfecto), «Los amos», «Luis Pié», «La muchacha de
la Güaira», «Dos pesos de agua» y «La mujer» para probarlo.

BORRADOR
Argumento del Cuento “Un Niño” de Juan Bosch

La historia de desarrolla en un pueblo pobre y apartado de la civilización


llamado Matahambre, según se narra, es un lugar triste, desierto y apartado de
la ciudad, y en él, todo evidencia miseria, desde las personas y sus bohíos, hasta
sus tierras y animales descarnados.

La eventualidad que juntó a los personajes del cuento, es el pinchazo de


uno de los neumáticos del vehículo en el que se trasladaban los tres jóvenes, a
quienes el chofer llevaba a la ciudad.

Uno de los jóvenes, mientras exploraba el lugar y los alrededores de aquel


desventurado paisaje en donde la escasez reflejaba la sórdida situación de
quienes vivían en ese bohío, tan torcido y dislocado, escuchó la débil tos de un
niño y se adentró, hasta encontrar al pequeño tendido, casi moribundo, sobre los
sacos que le servían de cama.

Todo esto sucedía a expensas del conductor, quien, en esos momentos,


reparaba el neumático.

Mientras tanto, en el bohío, aquel joven insistía al niño para que se fuera
con él a la ciudad, para poder llevarlo al médico y curarlo, sugiriendo, incluso,
dejarle una nota al padre del niño diciendo a donde se lo había llevado para que
este se presentara en el referido lugar, pero no bien había terminado de decirlo,
entendió que ellos ni siquiera sabían qué era leer.

Su intención era ayudar a aquel escuálido y endeble niño sin piernas, cuya
situación entristecía su alma, pero aun así, ni con todos los ofrecimientos que le
hiciera el joven al niño lo hizo cambiar de decisión, él siempre dijo "no", entendía
que lo único diferente entre aquel pobre lugar en el que vivía y la ciudad, era la
urbanización, puesto que había sido aquel majestuoso sitio, el causante de su
mayor desgracia.
Parecía que el joven estaba tan conmovido que no dejaría al niño en ese
miserable lugar no un momento más, pero al soñar la bocina, salió tan de prisa,
que cuando se dio cuenta de donde estaba, ya desde el vehículo, sólo se
divisaba aquella desolada tierra que parecía muerta y olvidada.

BORRADOR
CONCLUSION

Al leer el cuento un niño del escritor Juan Bosch nos quedó una satisfacción que
valió la pena, ya que tuvimos un aprendizaje significativo. Este libro es un grito
desesperado de Bosch para llamar nuestra atención hacia las cosas que
realmente importan, para que podamos abrir nuestros ojos, para que podamos
ver nuestra realidad desde un punto de vista diferente.

BORRADOR
Bibliografía

Bosch Gaviño, Juan. "Cuentos más que completos". Editora Alfaguara, México.
2001

Díaz Castillo, Bienvenido. "Lengua Española 011". República dominicana.

http://www.literatura.us/juanbosch/

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Juan_Bosch

García Molina, Bartolo. "Redacción". Editora Surco, décima edición, 2012.

BORRADOR
Anexos

BORRADOR
BORRADOR
BORRADOR