Está en la página 1de 3

El papel de la mujer en las políticas públicas y su actitud

social frente al desarrollo de su mentalidad

La mujer, el último siglo protagonizado un proceso de


emancipación para que sus derechos sean reivindicados, como
el derecho al voto, a participar activamente en todas las
actividades para su desarrollo intelectual, el derecho de opinar,
tomar sus propias decisiones y especialmente protección contra
el maltrato físico por parte del hombre.

Primero tenemos que ver en retrospectiva la situación de la


mujer, por lo menos la concepción occidental que se tiene
acerca de la mujer, su sumisión y el papel que tiene que cumplir
en una sociedad en la que las decisiones y la educación tiene
limitaciones de género, puesto es mal visto que la mujer piense
por ella misma además se ve a la mujer como un mero objeto
decorativo y una empleada de servicio, más que como un ser
integro.

En esta parte tengo indecisión pues por un lado, las mujeres han
recibido una educación condicionada frente a la del hombre,
pues su desarrollo intelectual se ve limitado a cierto punto, pues
la mujer no está diseñanada para pensar ¿Es eso educación?
Educación para ser una buena esposa y soportar el ultrajo de los
hombres

Más en los últimos años como se nombraba anteriormente, la


mujer ha entrado en un proceso de liberación de todas esas
costumbres arcaicas que se heredan del pensamiento colonial,
más aun hoy en día está evidenciado como la mujer reivindica
las costumbres clásicas de ella como “una sirvienta, señora del
hogar, esposa y madre” Madre maltratada, madre adolescente,
que solo cumple el rol reproductivo y el de los quehaceres del
hogar.

En pleno siglo XXI las mujeres, especialmente en los estratos


bajos, no están aprovechando del todo los espacios que ellas
mismas abren para su participación, la reivindicación de sus
derechos como seres íntegros; en esta época las mujeres
pareciera que están regresando a los ideales de la edad media y
arraigándose a los mismos. buscando que cada vez más los
hombres piensen de nuevo que las mujeres son unas buenas
para nada.

En cada época los conceptos cambian, pero en materia de


derecho femenino el panorama para los estratos sociales con
menos recursos se ve oscuro, pues la educación cultural y moral
de los mismos se ve afectada por el pensamiento retrogrado
que convierte toda la lucha de siglos en una simple utopía.

Si se le echa la culpa a los hombres, deberíamos pensar que él


también tuvo una madre, que se supone fue educado por ella,
desde allí se ve como se malacostumbra al hombre
convirtiéndolo en un machista, también el ejemplo es aplicable a
las mujeres, pues se supone que la pareja tiene como objetivo
educar a sus hijos con valores como la tolerancia y la igualdad
para que sean parte activa de una sociedad que debería estar
constantemente en desarrollo.

Si se está hablando de materia educativa acerca del tema no


tenemos que olvidar que la misma mujer se ha encargado de
crearle y reafirmarle estructuras mentales al hombre que este, a
su vez le creo antes por medio de la sociedad machista.

Tenemos que buscar, por un lado, romper ese pensamiento


colonial que tenemos, pues con este solo logramos el retroceso
de la sociedad, cerrarnos a la diversidad y a no garantizar la
justicia para todos los seres sin distinción alguna.

La mujer tiene que pensar que tiene garantías jurídicas para


hacer valer sus derechos como ser que hace parte de la
sociedad colombiana, que además hay centros donde se
articulan las políticas públicas y se hacen efectivas para la
comunidad, pues el ser humano se está autodestruyendo con el
poco foco de pensamiento que tiene o está todavía basado en
una época oscura para la sociedad, que dejo más una huella en
toda la sociedad que no ha podido aún borrar.

Las políticas públicas son una buena herramienta para


garantizarle a las mujeres una serie de derechos especiales,
pero de cómo les llegue la información se encarga el mismo
grupo de personas que las formulan, pues la falta de
información es la causante de que la mujer no reclame por sus
derechos, y si se entera, tal vez nos los aplique pues no es
consciente de la situación a la que se somete, pero tenemos que
hacer procesamiento acerca de la información que se nos
entrega y saberla utilizar en los casos oportunos.