Está en la página 1de 6

La Crónica del Coyote

Colombia, mediados de los 80 - comienzos de los 90, un país que afronta los
mas duros problemas de narcotráfico, delitos y corrupción, un país donde detrás
de una cara se esconden múltiples crímenes, un país donde detrás de una
placa, se esconde un precio de venta por ella. Así fue y así se relata la historia
de uno de los tantos personajes que no solo pudo ser testigo de ello, sino que
además pudo ser protagonista de ello.

Coyote, un escolta oficial vinculado con los magnicidios de Rodrigo Lara bonilla,
Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo Ossa y Carlos Pizarro, es nuestro
personaje principal quien puede afirmar, que detrás de un asesinato, ahí una
organización que la cráneo; que todo asesino, tiene otro acechándolo y que la
venganza y la aspiración del poder y la riqueza, solo traen mas tumbas al
cementerio.

Todo comenzó la noche del 30 de Abril de 1984, cuando Coyote se ve


involucrado en el asesinato del ministro de justicia, Rodrigo Lara bonilla, al
perseguir y dar de baja al asesino de tan solo 15 años. Tiempo después, Coyote
vuelve a involucrarse en otro asesinato, esta ves del candidato presidencial Luís
Carlos Galán el 18 de agosto de 1989. A raíz de estos homicidios y del atentado
que recibió días después de este último asesinato, que lo dejo inconciente y al
borde de la muerte, Coyote decide alejarse de ser guarda espalda y trabajar con
uno de los hombres también buscados por las autoridades: don Luís.

Fueron tres largos meses, el tiempo de recuperación de Coyote después de


haber recibido el proyectil en su cuerpo, pero afortunadamente y con ayuda de
Mandrake, el medico que lo ayudo en estos tiempos y tiempos futuros, Coyote
pudo ser el mismo de antes con excepción de las cicatrices inevitables que le
había dejado el disparo.

Al regresar al mundo de los sanos, tres días después del asesinato del político
Bernardo Jaramillo, candidato presidencial del movimiento de izquierda Unión
Patriótica, el 22 de Marzo de 1990, Coyote se dirigió al barrio Polo, a una
escena de un crimen en donde encontró a una mujer y a su perro muertos,
aparentemente por sobredosis, y rescato el impactante cuerpo de un hombre
N.N. (que le decían el Eskimal) al borde de la muerte.

Gracias a la intervención de Coyote y la ayuda de su viejo amigo Mandrake, el


Eskimal puede hoy contar la historia de los muchos días de hambruna producto
del secuestro que le tenían la mujer asesinada llamada Inés Uribe y su hijo
Gerardo alias “Jerry”.

En la escena del crimen fueron encontrados artículos y escritos del cronista


Eskimal, los cuales fueron, posteriormente, fotocopiados por el mismo Coyote y
llevados a la oficina del gerente del periódico en donde el Eskimal solía trabajar.
Richter (el gerente del periódico), quien parece sufrir de ira al escuchar la
palabra “Eskimal”, tuvo vínculos con Jerry y algunos afirman que fue al autor
intelectual del secuestro contra el Eskimal. Sin poseer sospecha alguna, Coyote
espero los resultados de la autopsia, no antes de conocer a la pitonisa
Cassandra, encargada del horóscopo del periódico.

Coyote hablo con Tejeiros, El jueves 29 de Marzo, quien era el encargado de la


autopsia y compañero de Coyote. Tejeiros afirmo que Inés Uribe, efectivamente
murió por sobredosis, pero que además se encontró un papel en su boca que
dio pista de su hijo fugado de las autoridades.
Al día siguiente, Coyote tuvo una charla con Cassandra, quien resulto ser la
esposa del Eskimal y que contó que su esposo había desaparecido ya hace un
tiempo, Coyote sin estar seguro de que el N.N. encontrado en la escena del
crimen era el Eskimal, no dio comentario alguno a Cassandra.

Mas tarde, Coyote visito a su amigo “Don Luís” quien más que ser un amigo,
parecía ser el jefe. Don Luís y Coyote tenían una relación de respeto y una
“sociedad” mutua. Este le comento sobre la vida del Eskimal a Coyote pero
además le encomendó a Coyote que busque a Jerry lo más temprano posible,
pues lo necesitaba con gran urgencia.

La noche del 31 de Marzo, asesinaron a “Mambrú” un sospechoso que rondaba


en la escena del crimen, pero es al día siguiente que Coyote se entera de lo
sucedido. Al ver esto, Coyote decidió investigar con su amigo Larus, quien es un
ciudadano más, testigo de la realidad y de los secretos de esta ciudad. En su
charla con el y su hija Mayra, se entera de diferentes bandas provenientes de
Medellín que explican el origen de Jerry y su madre en Bogota, y además da la
mas acertada explicación de la relación de Jerry con Mambrú.

Pero es el lunes 2 de Abril, donde se comienzan a aclarar las cosas. En el


funeral de la señora Inés Uribe, Coyote buscaba Jerry en la multitud de llantos,
amigos y familiares que rezaban por el alma de Inés y sin hallar rastro de Jerry,
Coyote es otra de las muchas victimas de la escopolamina, que lo hace caer
inmediatamente inconciente. Al despertar horas después, Coyote no se
encontraba solo, no hasta que llegara Jerry, quien confesaría que fue él, el que
secuestro al Eskimal, que tuvo que huir porque tomo dinero de Mambrú, que fue
él, el que asesino a Mambrú al saber que por venganza, Mambrú asesino a su
mamá Inés y a su perro y añadió además, que el dinero que había tomado
estaba escondido y que tarde o temprano iría por él.
Coyote lucho ese día por su vida y por capturar a Jerry. Después de que golpeo
a las personas que le habían dormido con la escopolamina, Coyote iba tras
Jerry, pero en la lucha, un arma se atravesó en las manos de Jerry, y disparo a
Coyote. Aun así del disparo, Jerry tuvo que huir pues Coyote estaba dispuesto a
atraparlo sin darse por enterado de que un costado del cuerpo estaba
sangrando. Hasta después de dos cuadras que había corrido coyote
persiguiendo a Jerry, ve los rastros de sangra que dejaba su cuerpo. Coyote
cayo al piso inconciente.

Los siguientes 4 días fueron debates entre la vida y la muerte de Coyote, pero
una ves mas, su amigo Mandrake lo salvo. Coyote pudo recuperarse y despertó
hasta el 6 Abril, pero tuvo que pasar unos días mas en casa madden para
recuperarse, enterándose de que Cassandra había muerto de algo parecido a
un infarto, después de enterarse de que su esposo el Eskimal estaba vivo y que
se encontraba allí en casa madden, trágico fin para una mujer joven y con un
bebe de por medio (literalmente). El bebe de seis meses que estaba esperando
pudo ser salvado.

Coyote estaba mucho mejor el miércoles 11 de Abril, y por ello, se dirigió una
ves mas a la escena del crimen de Inés Uribe y su perro, en donde encontró la
sorpresa que todo estaba desorganizado, como si alguien buscara algo en la
casa, fue entonces cuando Coyote recordó que ese día, el día de la
investigación del crimen, el portero estaba muy nervioso, y su testimonio no
cuadraba con sus deducciones lógicas, así pudo concluir que esté había
permitido entrar a Mambrú para matar Inés y que además, el sabia del dinero
escondido en el sitio, y por ello, el apartamento estaba como estaba, porque
José Cumura, el portero, había requisado el lugar. Y así fue, Coyote enfrento a
José, pero lo dejo en paz, después de saber que no había podido encontrar
nada porque, de hecho, no había nada en el apartamento, lo que Jerry, el
portero y él (Coyote) buscaban había sido sacado el primer día de la
investigación: “Godzilla”…, no el dragón pero si el loro de la señora Inés.

Coyote fue a la oficina de su compañero Tejeiros en donde estaba el loro


Godzilla, que tal como la había pensado, escondía dentro de su jaula, la llave
del dinero que Jerry le había robado a Mambrú. Era una cuenta bancaria, la cual
dejo asombrado y dejaría a sombrado a todo aquel que viera la hermosa cifra
que mostraba el recibo, demasiado dinero con el que viviría para toda la vida.

Después de comentar el hallazgo con Don Luís y Mandrake. El viernes 13 de


Abril Coyote fue a una cita con Larus, quien le dijo de una chancera que lo podía
guiar hacia Jerry. Coyote sin titubear, siguió a la chancera y registro los lugares
que esta había visitado durante las tres siguientes noches, lugares no muy
acogedores de los cuales Coyote desearía nunca haber estado allí, hasta que
en la ultima noche, la tercera noche, pudo observar a Jerry caminar, y no tardo
mucho en alcanzarlo y apuntarle con su 9milimetros a la nuca, pero Jerry se dio
cuenta y cayo desmayado, muerto del susto.

Al tener a Jerry, Coyote lo llevo a Don Luís, quien tenia planeado otro homicidio
para este país y entre esos planes estaba Jerry quien tenia que ser el autor, de
la bala que estaría en la cabeza del candidato presidencial Carlos Pizarro, en el
vuelo que tomaría para Bucaramanga. Coyote sin oponerse, y por el contrario,
colaborando para el gran plan, sale el lunes 23 de Abril, a comprar un arma
como si fuera un pescado cualquiera (a los que se preguntan como personas, la
juventud y hasta los niños poseen armas, vayan a la cevichería y digan
“levántate Lázaro”). Coyote compro una grande, compro una de las armas más
mortales y grandes la cual seria la causante de la muerte de Carlos Pizarro.

Ese día, el día del plan, todo estaba listo, el viaje a Bucaramanga seria el último
de Carlos Pizarro y seguramente, y así lo fue, el último de nuestro querido
amigo Jerry. Coyote estaba allí, esperando a que todo saliera a la perfección.
8:00 a.m. faltaba Jerry. 8:30 a.m. Coyote pasa los sistemas de seguridad con su
brazalete el DAS. 8:40 a.m. Coyote coloca el arma en el baño del avión. 9:00
a.m. Carlos Pizarro y sus guardaespaldas entran al avión. 9:15 a.m. Jerry entra
al avión. 9:30 a.m. Jerry va al baño y saca el arma y 9:33 a.m. Coyote es testigo
de las miles de balas que recibió Jerry y de la única bala que recibió los sesos
del candidato a la presidencia Carlitos Pizarro. Más tumbas para el cementerio.

Entre las balas, la sangre y la muerte, Coyote es conciente de que su vida corre
peligro, de que todos los atentados que ha recibido y que todas las veces que
ha estado en casa madden luchando entre la vida y la muerte, no son gracias al
azar ni al destino, ni son obra de Dios o del Demonio, sino son obra clara de la
“organización”, de la “federación” o de la “institución” que esconde a toda costa,
lo que todos ya sabemos…“Colombia”.

Santiago Carvajal Torres