Está en la página 1de 1

PATEA AL GOBLIN

Se trata de una competición entre orcos para saber cuál es más fuerte; para lo cual,
se dedican a patear goblins, midiendo después quién ha conseguido hacer llegar más
lejos al suyo.

Cada orco empieza con 3 goblins para patear. Es necesario marcar una línea de
salida. Las patadas se hacen en línea recta.

Se decide el orden de los jugadores tirando un dado. Por turno, cada jugador orco
realizará todas sus patadas. En total, el jugador puede dar 5 patadas (por ejemplo, si le da
dos patadas al primer goblin, para los otros dos ya sólo quedan 3 patadas. NO se
empieza con 5 patadas cada vez que se cambia de goblin).

Se comienza eligiendo la potencia de la patada: para cada patada, el jugador elige si


quiere tirar 5D6, 8D6 ó 10D6. El goblin será “pateado” hacia adelante en línea recta tantos
centímetros como puntos salgan en los dados.

Si en los dados se obtienen:

3 resultados iguales (si en 3 de los dados sale un 4, por ejemplo): el goblin ha sido
pateado con demasiada fuerza y se ha estampado al tocar el suelo. Se mide la distancia
recorrida por el goblin, pero el orco no podrá seguir pateándolo, y deberá pasar al
siguiente goblin.

4 resultados iguales: el goblin se ha estampado contra el suelo, y además uno de


los goblins restantes huye despavorido, viendo lo que le ha ocurrido a su compañero. El
goblin huido no se podrá patear.

5 resultados iguales: el jugador orco ha pateado con tanto entusiasmo que se


rompe el pie. Ya no puede seguir pateando más.

Cuando el jugador orco ha gastado sus 5 patadas (o se ha roto el pie), se mide la


distancia del goblin que haya lanzado más lejos.

El orco que haya lanzado más lejos a su goblin, gana la partida.