Está en la página 1de 5

INHUMANA Experimentación ANIMAL

Con atroces sufrimientos, anualmente mueren en el mundo millones de animales


víctimas de la experimentación.

Distintas ramas de la ciencia utilizan animales en sus experimentos: las empresas


comerciales (cosmética, limpieza, etc.); la industria armamentística; los laboratorios
farmacéuticos, las unidades de investigación de los hospitales y la investigación
veterinaria. El 99% de estos experimentos en animales son repetitivos y sólo se realizan
para justificar becas y patrocinios, o a los efectos de la publicación de un trabajo
buscando notoriedad.

Estos experimentadores desprecian los impresionantes bancos de datos que ya existen y


gracias a los cuales se hacen innecesarias estas interminables repeticiones de
experimentos con animales que en su mayoría no son extrapolables al ser humano y en
algunos casos suponen un freno al avance de la ciencia (como sucedió en el caso de la
talidomida).

En otros casos, después de haber sido sacrificados miles de animales, las sustancias
experimentadas han de ser retiradas del mercado, como sucede con muchos tipos de
fármacos, por sus efectos secundarios en humanos, que han provocado incluso la
muerte. Otros científicos realizan experimentos con animales para satisfacer una
curiosidad malsana, jugando peligrosamente a ser Dios, como los trasplantes de cabeza
realizados en primates por el neurocirujano Robert J. White, de la Case Western Reserve
University, en Cleveland, EE.UU. Los primates no sobrevivían más de 96 horas después
de salir de la anestesia. Luego vendrían los experimentos en humanos. ¿Es el Dr.
Frankenstein sólo un personaje de película?

La sociedad cierra los ojos frente al sufrimiento de estos animales, porque quiere
beneficiarse de estos experimentos y no quiere saber en qué consisten o cómo se
desarrollan. Al hablar en favor del respeto a los animales y en contra de que se realicen
dolorosos experimentos con ellos, puede parecer a algunos que es como si estuviésemos
hablando en contra de la especie humana porque, en nombre de la ciencia, y en favor de
la salud del hombre, todo queda justificado. Pero, ¿es esto así? La sociedad tiene que
saber el costo en sufrimiento que suponen los avances científicos.

Un animal de laboratorio es un ser sano al que se le provoca una enfermedad para ser
posteriormente sometido a intervenciones quirúrgicas cruentas para curar, no a él, sino
la enfermedad, con el consiguiente dolor mientras enferma, dolor en el posoperatorio,
etc. Y a ese animal sólo le espera morir como víctima del experimento o ser sacrificado
porque ha dejado de ser útil. Además, durante la experimentación pasa la vida
prisionero en una jaula y sabe perfectamente que, cada vez que lo sacan de ella, es para
producirle dolor.
Primates, monos, perros, gatos, caballos, bovinos, cerdos, ovejas, cabras, conejos,
hurones, chinchillas, marmotas, zarigüeyas, armadillos, cobayas, hámster, ratas,
gerbillos, y todo tipo de mamíferos, incluso murciélagos, además de aves, anfibios,
reptiles y peces, son material utilizado en experimentación con animales.

La industria COSMÉTICA es un ejemplo de la inutilidad del 90% de los experimentos.


Espumas de afeitar y dentríficos son introducidos a presión en el estómago de los
animales; enormes dosis de depilatorios o colorantes les provocan espantosas úlceras;
sustancias irritantes son aplicadas en los ojos de los conejos inmovilizados (test Drize),
hasta provocarles ulceraciones. Otras pruebas causan hemorragias, convulsiones y, tras
una espantosa agonía, la muerte (DL50).

TEST DRIZE

Este experimento se utiliza para probar, por ejemplo, un nuevo champú, son
introducidos una gran cantidad de conejos en cajones que parecen cepos porque tienen
un sólo agujero para el cuello, de modo que sólo les queda fuera la cabeza y sin
posibilidad de esconderla ya que el agujero es tan estrecho como el cuello del animal.

Durante varios días, les vierten en uno de los ojos una solución concentrada del
producto en cuestión, y el ojo sano sirve como referencia. ¿Por qué se utilizan conejos?
Porque estos animales no lagrimean lo suficiente como para que la lágrima limpie el ojo
y elimine la sustancia. Además, para mayor seguridad, les sujetan los párpados con
pinzas para que ni tan siquiera puedan parpadear al sentir el contacto de la dolorosa
sustancia en un intento natural de aliviar tanta tortura.

La reacción más fuerte suele provocar la pérdida de la visión, y, con anterioridad,


hinchazones e irritaciones. ¡El animal chilla y golpea con las patas el cajón, buscando
alivio... un alivio que no llega, y muchos se parten la columna vertebral en los
desesperados intentos por liberarse!

TEST DE LA PIEL

Es otro tipo de experimento de los muchos que existen. Como es imprescindible poner
al descubierto la piel, le arrancan el pelo con cinta adhesiva. El animal ha sido
previamente inmovilizado para impedir que se rasque o se lama la futura herida. Le
aplican las sustancias irritantes con las que se esté experimentando y luego le cubren la
zona con yeso adhesivo.

Días después, observan los investigadores la reacción del irritante. Esta prueba puede
repetirse, y en la misma zona del cuerpo, durante todo un año.
SUSTANCIAS PELIGROSAS:

La palabra DL50 significa Dosis Letal 50. El 50% del grupo de animales utilizados en
el experimento han de morir obligatoriamente, víctimas de terribles sufrimientos.
Muchas son las empresas que poseen sustancias calificadas como peligrosas, que
experimentan en animales: Sustancias como hidróxido sódico, nitrato mercurioso,
ioduro potásico, ácidos fórmico, tánico, sulfúrico, clorhídrico, mercurocromo,
fluoresceína, resolcinol, etc.

Es obligatorio que estas sustancias sean experimentadas en animales: al menos, DL50


oral en rata o DL50 cutánea en rata o conejo, o CL50 inhalatoria en rata. Es decir, los
animales son sometidos a estas sustancias mediante tres procedimientos distintos: oral,
cutáneo o por inhalación. El criterio Hazard Rating (HR) posee tres niveles de
peligrosidad de la sustancia. Un HR indica LD50<400 mg/kg., o LC50<100ppm, o
TLV<100ppm, es decir, que el material es explosivo, espontáneamente inflamable o
altamente reactivo. Esto significa que les introducen por la boca, la nariz o la piel,
sustancias que explotan, se encienden solas o les corroen la piel. ¿Alguien puede
simplemente imaginar las agonías y las terribles muertes que sufren esos animales?

DOS EXPERIMENTOS ESCALOFRIANTES

El experimento para descubrir la capacidad tóxica del descongestionante mesialto de


amidafrina se desarrolló de la siguiente manera: Monos, perros, gatos, conejos y ratones
fueron utilizados. Se administró a estos animales la sustancia por vía oral, nasal e
inyectada, e incluso en los ojos y penes de los conejos.

En el caso de los ratones, los globos oculares se les saltaron. Como los conejos,
sufrieron también convulsiones y hemorragias por la nariz y la boca. En el caso de los
perros y gatos, sufrieron diarreas, vómitos, convulsiones, pérdida de coordinación
muscular, etc. Todos ellos fueron sacrificados posteriormente como material inservible.

Otro experimento terrible, que está realizándose actualmente consiste en INJERTAR


GLÍA DEL BULBO OLFATORIO. Se trata de convertir en paralíticas a las ratas para
luego someterlas a dolorosas intervenciones para que recuperen el movimiento. En
breve plazo, serán sometidos PRIMATES a este experimento. Pero, ¿en qué consiste?

1º) Seccionar la médula espinal;

2º) Abrir el cráneo del animal y extraer células del bulbo olfatorio, que está situado en el
lóbulo anterior del cerebro;
3º) Injertar la glía del bulbo olfatorio abriendo la columna vertebral.

4º) Posterior observación de cómo crecen estas células nerviosas en la médula, ¿cómo?
Tal vez vuelvan a abrir la columna vertebral.

RESULTADO: Parálisis del animal (Descripción realizada por María I., Médico y
miembro de ANPBA, nº O-98/33).

¿EXISTEN ALTERNATIVAS A ESTOS EXPERIMENTOS?

Sí, existen alternativas a la experimentación, por mucho que lo quieran negar los
experimentadores, y es hora de que la opinión pública lo sepa. He aquí algunas de ellas
y los experimentadores saben bien lo que decimos:

-CULTIVO DE CÉLULAS Y TEJIDOS HUMANOS.

-CULTIVO DE BACTERIAS Y ESTUDIOS DE PROTOZOARIO.

-CROMATOGRAFÍA DE GAS Y ESPECTROMETRÍA DE MASA.

-ENSAYO DE RADIOINMUNOLOGÍA.

-FARMACOLOGÍA CUÁNTICA.

-SIMULACIÓN ELECTRÓNICA (CAMM).

-MODELOS MECÁNICOS.

-BANCOS DE DATOS.

-ESTUDIOS CLÍNICOS Y EPIDEMIOLÓGICOS.

-PLACENTA HUMANA (que normalmente es desechada después del parto), etc.


En vez de los Tests DL50, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo
Económico, recomienda utilizar test sin animales, como las pruebas de toxicidad
celular.

Como dicen Alan Goldberg y John Frazier del Centro de Opciones Alternativas
dependiente de la Universidad Johns Hopkins, y que son un ejemplo de los miles de
científicos y médicos contrarios a la experimentación en animales: Con el tiempo, las
pruebas in Vitro [que no utilizan animales] se irán asentando y terminarán por
desempeñar un papel decisivo en los procesos de análisis de la seguridad.

¿QUÉ HACER?

Compre productos NO experimentados en animales. Boicotee los productos que


experimentan.

También podría gustarte