Está en la página 1de 2

LA TEORÍA DE LA REACCIÓN SOCIAL

Desde el surgimiento de la criminología se han elaborado numerosas teorías que


han tenido por objeto comprender y explicar distintos aspectos relacionados con el
delito, la pena, el delincuente, etc., pero la mayoría de ellas no cuestionan ni critican
la existencia y el funcionamiento del Sistema Penal.- Es con la aparición de la Teoría
de la Reacción Social o del Etiquetamiento en los años 60 donde se aborda el
estudio de la conducta desviada desde una perspectiva distinta y novedosa con
respecto a sus teorías precedentes.

Ésta se basa en la corriente sociológica denominada "interaccionismo simbólico"


que considera que el comportamiento de las personas se rige por la interpretación
que el actor realiza de determinadas situaciones y actuaciones de Los demás. Por
lo tanto, lo que debe estudiarse es cómo se construye la interpretación de una
situación en base a la cual se va a actuar. Según H. Becker, uno de sus principales
exponentes -a fin de no desvirtuar su pensamiento: "...la desviación es creada por
la sociedad... los grupos sociales crean la desviación al hacer las reglas cuya
infracción constituye la desviación, y al aplicar dichas reglas a ciertas personas en
particular y calificarlas de marginales. Desde este punto de vista, la desviación no
es una cualidad del acto cometido por la persona sino una aplicación que los otros
hacen de las reglas y las sanciones para un ofensor. El desviado es una persona a
quien se ha podido aplicar con éxito dicha calificación; la conducta desviada es una
conducta así llamada por la gente... El que un acto sea desviado depende,
entonces, de cómo reaccionan las otras personas frente al mismo... La desviación
no es una cualidad presente en la conducta misma, sino que surge de la interacción
entre la persona que Comete el acto y aquellos que reaccionan ante el mismo"

1. - Todos los grupos sociales crean sus propias normas (jurídicas o informales),
pero en las sociedades modernas las reglas son el producto de la actuación de
grupos sociales específicos que detentan el poder político y Económico necesario
para crearlas y aplicarlas al resto de los grupos sociales. Al respecto, Becker
expresa “…Las diferencias en la capacidad de crear reglas y aplicarlas a otras
personas son esencialmente diferencias de poder ya sea legal o extralegal..."

2. - Estos grupos sociales específicos que logran imponer sus valores, intereses y
visión del mundo utilizan los órganos del Control Social (entre los que se encuentra
el Sistema Penal) para aplicar las normas y las definiciones de Desviados a
determinados sujetos, por eso Becker sostiene: “...El grado en el cual un acto será
desviado depende también de quién lo comete y quién se ha sentido ofendido por
el mismo...”

3. -Lo recién expresado nos permite ver que una persona puede ser señalada como
desviada sin haber quebrantado regla alguna; y al contrario, puede haber
quebrantado reglas pero no ser objeto de reacción social. Dicho de otro modo, no
interesa si las personas han realizado conductas transgresoras, sino si han sido
señaladas como transgresores. - Por lo tanto, la desviación "no tiene una naturaleza
ontológica, no existe independientemente al margen de un proceso de reacción
social. Esta reacción social es lo que define determinado acto como desviado. En
consecuencia, el delito no es un hecho sino una construcción social, que requiere
de un acto y una reacción social negativa. Y el delincuente no es el que delinque,
sino aquel al cual le ha sido atribuida la etiqueta de delincuente"

4. - Como puede advertirse los planteos y preguntas que permite formular la Teoría
de la Reacción Social son los siguientes: ¿qué actividades llegan a definirse como
desviadas y por qué ellas y no otras?, ¿quién define una actividad como desviada?,
¿cómo llega a definirse la actividad desviada?, ¿quién es definido como desviado?,
¿bajo qué condiciones una persona llega a ser definido como desviado?, ¿qué
efectos tiene sobre una persona que se la haya definido como desviado?, etc.- Estos
interrogantes son muy distintos a los formulados por la criminología tradicional que
se refieren a: ¿quién es criminal?, ¿cómo se llega a ser criminal?, ¿cómo se puede
ejercer un control social sobre el criminal?, ¿cómo se puede reformar al criminal?,
etc.- Estas nuevas preguntas llevaron a centrar el objeto de estudio de la
criminología en los órganos de control social, produciendo un "cambio de
paradigma" en el estudio sobre la conducta desviada.

5. -Es decir, "un viraje en el objeto de estudio: de estudiar al delincuente y las causas
de su comportamiento con el fin de intervenir en las mismas (paradigma etiológico)
se estudian los órganos de control social que tienen por función controlar y reprimir
la desviación (paradigma de la reacción social)”.

6. - Sobre esta perspectiva, Baratta afirma: "Esta dirección de investigación parte


de considerar que es imposible comprender la criminalidad si no se estudia la acción
del sistema penal que la define y que reacciona contra ella, comenzando por las
normas abstractas hasta llegar a la acción de las instancias oficiales (policía, jueces,
instituciones penitenciarias). El status social del delincuente presupone
necesariamente, por ello, el efecto de la actividad de las Instancias oficiales del
control social de la delincuencia, de manera tal que no llega a formar parte de ese
status quién, habiendo tenido el mismo comportamiento punible, no ha sido
alcanzado aún por la acción de aquellas instancias. Este último, por tanto, no es
considerado por la sociedad como delincuente"
7. - Esta nueva forma de encarar el estudio de la conducta desviada difiere de los
puntos de partida de la criminología tradicional, dado que esta última estudia los
comportamientos señalados por el derecho penal como si su cualidad criminal
existiese objetivamente.