Está en la página 1de 8

QUÉ ES EL IIRSA?

La destrucción de la
naturaleza, programada por la economía depredadora
Publicado el 2 septiembre, 2011 por Lydia

En muchos de las resistencias que apoyamos desde Salva la Selva nos hemos
encontrado una y otra vez las siglas IIRSA. Esto nos ha llevado a hacernos las
siguientes preguntas, que hemos podido contestar con la ayuda de un valioso
material elaborado por el Observatorio Latinoamericano de Geopolítica.
1. ¿Que es el IIRSA?
Es la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana.
Según su página web “es un foro de diálogo […] que tiene por objeto promover el
desarrollo de la infraestructura bajo una visión regional, procurando la integración
física de los países de Suramérica y el logro de un patrón de desarrollo territorial
equitativo y sustentable”.

En realidad, se trata de un nuevo proyecto geográfico para Sudamérica, que implica


profundos cambios estructurales. A nivel mundial, es el proyecto más ambicioso de
ordenamiento territorial.

2. ¿En qué consiste el IIRSA?


Como megaproyecto que es, el IIRSA tiene enormes implicaciones. Consiste en la
construcción de gran infraestructura para conectar los grandes centros de
producción con los de consumo, que abaraten y aceleren los traslados, reforzando
al mismo tiempo el control. La idea que propone es adecuar los territorios a las
mercancías (gas, petróleo, minerales), tecnologías, información y negocios,
ponerlos a producir.

Establece así un nuevo ordenamiento lógico y nuevas fronteras. El IIRSA está


pensado y planificado a partir de la demanda: para servir al traslado de la riqueza
en dirección hacia los centros de demanda. En este contexto, los puertos y los
grandes ríos tienen una enorme importancia.

3. ¿Quién impulsa el IIRSA?


Las autoridades responsables de la infraestructura de transporte, energía y
comunicaciones en los doce países sudamericanos.

4. ¿Cuáles son los objetivos del IIRSA?


Facilitar la explotación de yacimientos hidrocarburíferos, minerales, recursos
genéticos, acuáticos y agropecuarios y su transporte.
5. ¿Cómo está planificado el IIRSA?
El IIRSA está planificado y trazado desde el centro el continente hacia las costas y
los ríos que se dirigen al mar. Se compone de diez ejes: ocho transversales y dos
longitudinales.
Contiene una doble subordinación: por una parte de los países sudamericanos a
Brasil; y por otra, de toda la región al empresariado mundial.

Las regiones son contempladas según su actividad industrial y concentración


poblacional, y según sus recursos naturales

6. ¿Cuáles son los componentes del IIRSA?


Aquí resumidos al máximo, los componentes del IIRSA son:

–Eje Amazonas: dirige las riquezas de la selva amazónica y la variada economía de


la región (industrial, agrícola, forestal, pesca, extractivas, turística, hidroeléctrica) a
los océanos.
–Eje Capricornio: en Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia, Brasil y en la triple
frontera, para el desarrollo de la agricultura sojera: es una de las bases del
entrecruzamiento entre el empresariado local y transnacional. Proyecta el
transporte terrestre y fluvial, para superar el obstáculo de los Andes.
–Hidrovia Paraná-Paraguay: en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia
(pantanales). Modifica las características de uno de los mayores sistemas
navegables del planeta, los ríos Paraguay, Paraná y Plata en 3.442 kms, para
reducir los tiempos de transporte y conectar fluvialmente Sao Paulo y Baires. Por
aquí fluyen mercancías (también soja, madera) y se lleva a cabo la actividad de las
pasteras. Se cruza con el Eje Capricornio justo en la triple frontera.
–Eje Mercosur-Chile: fomenta servicios portuarios, logísticos, financieros y de
comercio exterior, transporte y (tele)comunicaciones, electricidad, gas, agua en la
región más densamente poblada de Sudamérica que comprende el Sur-Sureste
brasileño, Uruguay, el Occidente paraguayo, la Mesopotamia argentina y regiones
chilenas. Se trata de los territorios agrícolas más productivos del mundo, para
commodities como la soja, la agroindustria forestal y maderera y otras.
Comprende varios puntos naturales críticos como la cordillera de los Andes, la
conexión con Chile y salida al Pacífico (y viceversa). Habría conexión con el eje
Paraná Paraguay

–Eje Andino: aquí la prioridad es la infraestructura energética (interconexión y


generación). Y la articulación de Bolivia, Ecuador, Perú y Venezuela (vial,
aeropuertos, puertos y pasos fronterizos). A este propósito sirven por ejemplo la
carretera Panamericana, a lo largo de la Cordillera Andina en Venezuela, Colombia,
Ecuador y la costa de Perú, así como la carretera marginal de la selva, que bordea la
cordillera andina y llanos de Venezuela y amazonia, Colombia Ecuador y Peru. Aquí
existen commodities, petróleo, minería, banano, café, y reservas de gas, petróleo,
biodiversidad, minerales, por lo que hay que destacar su interés extractivo.
Tampoco se queda atrás la riqueza energética que interesa a industrias
consumidoras y contaminantes (siderúrgica, metalmecánica). Deficiente
infraestructura de transporte.
–Eje Interoceánico Central: de menor desarrollo económico, consta de una franja
transversal que abarca 8 dptos. de Bolivia, 5 estados de Brasil, la 1a. región de
Chile, Paraguay y 3 provincias de Perú. Región agrícola y agroindustrial (soja,
oleaginosas, caña…), es colindante y sobrepuesto al eje Mercosur-Chile
Se complementa con el corredor industrial Belo Horizonte- Río Janeiro- Sao Paulo
y posee recursos minerales, energía (gas, hidroeléctrica). Este eje es uno de los
centros planificados para la producción de biocombustibles. Las conexiones de
transporte y energía son malas.

–Eje Perú-Brasil-Bolivia: es un eje transversal no bioceánico de gran riqueza


biológica, solidez de culturas originarias, industria farmacéutica, biotecnológica,
principios activos y genética. Existe gas natural, excedente de energía eléctrica
(hidroeléctrica). Y constituye otra salida al Pacífico. Colinda con la región Madera-
Beni. También hay agricultura y agroindustria (caña, soja).
–Eje del Sur: abarca la franja Norte del territorio patagónico. Junto a la principal
zona petrolífera argentina. Constituye una ruta hacia el Pacífico Norte, desde
puertos argentinos (Bahia Blanca) hasta los chilenos (Concepción). Tiene además
interés mineral (uranio, tierras raras, agua, tierras, clima)
E intereses contradictorios: hidroeléctricos, mineros, conservacionistas, con
desplazamiento y privatización del territorio, “inversionistas” extranjeros.

Aquí se están dando tensiones entre las transnacionales con los pueblos originarios
(mapuche).

–Eje Escudo Guayanés: en la region oriental de Venezuela, arco Norte de Brasil,


Guyana y Suriname. Aquí los vínculos comerciales son más con Europa, el Caribe y
la India que con América del Sur. Es la salida atlántica de recursos naturales y
productos industriales desde la cuenca amazónica.
-Eje Andino Sur: esta es la segunda franja longitudinal (el río Madera sería la
tercera). Articula varios de los otros ejes y corre por territorios especialmente
estratégicos e hidrovías. Paraguay-Parana y Madera-Madre de Dios-Beni. Corre
sobre la cordillera de los andes y sobre los codiciados yacimientos minerales.
Todavía no hay proyectos específicos.
7. ¿Significará el IIRSA por fin desarrollo y progreso para Sudamérica?
La población sudamericana está reaccionando en contra de los proyectos de
infraestructura como el IIRSA tanto como en contra de los proyectos extractivos. El
IIRSA es un proyecto que se quiere imponer. Igual que la visión capitalista de
progreso que lo impulsa y que rompe toda expectativa de futuro para la población
local. Su argumento es que la verdadera autonomía de los pueblos se sustenta sobre
otras ideas mucho más dignas y soberanas.

8. ¿A quién beneficia el IIRSA?


Por sus mega características, el IIRSA sirve a los intereses de las empresas
transnacionales interesadas en obtener beneficios económicos del territorio y los
recursos naturales y humanos. La idea es producir la mayor cantidad de ganancias
y mercancías.
9. ¿Qué significa el IIRSA en términos ecológicos?
La actual crisis ecológica podría crecer exponencialmente con la violencia que
significa introducir vías de comunicación modernas y eficientes en selvas, bosques
y pantanales, si no fuera porque hoy, las comunidades originarias y rurales de
América Latina se rebelan contra lo que se les quiere imponer como “progreso”,
pero que se contrapone con su propia visión del mundo y rompe toda expectativa
de futuro.

10. ¿Cuáles son los impactos actuales de los megaproyectos a los que
sirve de infraestructuras el IIRSA?
Territorios de comunidades están siendo inundados por represas; aumentan las
enfermedades como el cáncer producidos por la alta tensión de las hidroeléctricas
(Patagonia, Brasil, Perú, Chile, Colombia); aumentan las superficies sembradas con
transgénicos como la soja o el maíz, que conllevan contaminación, enfermedad y
esclavitud; montañas y glaciares están siendo destruidos (Argentina, Colombia,
Brasil, Chile, Perú), bosques están desapareciendo, aguas están siendo
envenenadas, territorios comunitarios y ancestrales están siendo enajenados y
privatizados (Chocó colombiano, Perú, Brasil, Ecuador, Argentina). Pero todo esto
ocurre en medio de una gran resistencia.

11. ¿Qué puedes hacer tú?


Oponer resistencia de los modos en los que esta ya se da en muchas comunidades,
y buscar nuevos modos de resistencia. Conocer y apoyar resistencias ya existentes.
Conservar la capacidad de indignarte ante la injusticia y denunciar:

www.salvalaselva.org

Elaborado por Salva la Selva en base a


“Territorialidad de la Dominación. Integración de la Infraestructura Regional
Sudamericana IIRSA”, del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica 2007
(autores Ana Esther Ceceña, Paula Aguilar, Carlos Motto)
Objetivos del Plan Marshall
El Plan Marshall fue un plan promovido y financiado por los EEUU para la
recuperación económica de varios países de Europa, principalmente Alemania,
luego de la Segunda Guerra Mundial. El nombre oficial del plan fue Plan de
Recuperación Europea (European Recovery Plan), aunque también se le
llamó Plan Reino.
El plan se llevó a cabo desde 1947 hasta 1951, y el nombre por el que se conoce
es debido al entonces Secretario de Estado de EEUU, el general George Marshall.

Antecedentes

Luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, los países europeos, particularmente
los que habían participado en las hostilidades, y muy especialmente Alemania, se
hallaban en un estado de severa postración económica.
Las fábricas e industrias, que habían sido el blanco predilecto de ataques y
bombardeos, estaban destruidas y no podían proveer los recursos necesarios para
su propia recuperación. Alemania llevaba la peor parte por su rol de perdedor de la
guerra, además de que a partir de 1945 su territorio fue dividido en zonas de
ocupación. En esas zonas se hicieron evidentes las diferencias entre los
estadounidenses y los soviéticos: ya EEUU preveía un posible avance del
comunismo en Europa, y estas diferencias derivarían hacia la Guerra Fría y la
división de Alemania en dos países en 1949.

Protagonistas

Además del Secretario George Marshall, encargado de proponer el plan a los


europeos, tuvieron relevancia como artífices del mismo el Subsecretario de Estado
para Asuntos Económicos William L. Clayton, el consejero George F. Kennan, y el
presidente estadounidense Harry S. Truman. El líder soviético Josef Stalin tuvo un
papel decisivo en impedir que el plan incluyera a países de Europa del este, en
especial Polonia y Checoslovaquia.

Causas del Plan Marshall

Dos causas principales influyeron en la ejecución del plan Marshall para recuperar
las economías europeas, especialmente la alemana, tras la devastación de la
guerra:
– Razón económica: Europa se perfilaba como un potencial mercado para
productos estadounidenses si se recuperaba de la destrucción. Había que incluir a
Alemania, en virtud de la innegable importancia de este país en el tejido
económico de Europa, y en definitiva, del mundo.
– Razón política: La Unión Soviética era un país altamente industrializado,
confrontado ideológicamente contra el mundo occidental, y dispuesto a sumar
naciones a su área de influencia. Los analistas de EEUU vieron un claro peligro en
dejar a su suerte a Europa; la influencia comunista podría ganar cada vez más
adeptos en países empobrecidos, haciéndolos presas fáciles para la URSS.

Desarrollo de los acontecimientos

El Plan se reveló oficialmente al público por el General Marshall el 5 de junio de


1947, pero ya una serie de ayudas económicas vinculadas al plan se habían
estado organizando para algunos países de Europa.
Se convocó a una reunión de países europeos para organizar los detalles del plan,
a esta reunión fue invitado un representante de la URSS, pero las condiciones de
participación impuestas por Occidente fueron inaceptables para los soviéticos;
tanto, que Stalin persuadió a los gobiernos de Polonia y Checoslovaquia de no
participar del Plan.
España fue excluida del plan, debido a su escasa participación en la guerra; y
aunque la dictadura de Francisco Franco mostró cierta afinidad por el nazismo, eso
mismo actuaba como contención contra el comunismo.
La ejecución, en esencia, consistió en destinar recursos monetarios a los países
beneficiados, y ellos se encargarían de administrar esos recursos, invirtiéndolos
en la reconstrucción de la estructura económica. También se prestó asistencia
técnica.

Consecuencias del Plan Marshall

Algunos analistas consideran que el Plan Marshall no fue esencial para la


recuperación económica de posguerra, pero en general se admite que se dio un
poderoso impulso a economías que lo necesitaban.
Estados Unidos logró además su cometido al frenar la difusión del comunismo en
los países que ayudó.
El Plan Marshall también sentó las bases organizativas que permitieron crear la
Comunidad Económica Europea, que daría paso a la Unión Europea.
La URSS formuló un plan similar para financiar a los países de su esfera de
influencia, pero no tuvo la envergadura ni la efectividad del Plan Marshall; aunque
dicho plan dio origen a lo que luego se conocería como CARICOM.
Actualmente, el término “Plan Marshall” se usa para designar a cualquier iniciativa
para financiar la reconstrucción de países que se encuentren en penuria, por el
motivo que sea.
Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, ante la penuria europea y la imposibilidad
financiera de comprar productos norteamericanos este plan de ayuda demandaba una
coordinación previa de los países europeos para su aplicación.

Para ello se reunió en junio de 1947 una conferencia en París a la que, tras muchas dudas,
acudió la URSS.

Moscú pronto declinó el ofrecimiento y obligó a sus países satélites a hacer lo mismo
alegando que el plan era un instrumento del imperialismo y la hegemonía americana.

Pese a la campaña de los partidos comunistas, dieciséis países aceptaron la ayuda y se


reunieron en una Conferencia en París en septiembre de 1947. La Conferencia tenía un triple
objetivo: impedir la insolvencia europea que hubiera tenido nefastas consecuencias para la
economía norteamericana, prevenir la expansión del comunismo en Europa y crear una
estructura que favorecieran la implantación y el mantenimiento de regímenes democráticos.

El nombre del plan de rescate económico se debe al Secretario General


estadounidense George Marshall, que en 1953 fue galardonado con el Premio Nobel de
la Paz gracias al desarrollo del plan de ayuda económica –que lleva su nombre– para
dieciséis países europeos devastados por la Segunda Guerra Mundial.

El plan fue ejecutado bajo el control de un organismo especialmente creado para tal fin: la
Administración para la Cooperación Económica (ACE). Un representante de este
organismo se instaló en cada una de las capitales de los países europeos beneficiados,
para asesorar, y controlar las inversiones.

La ayuda exterior dio un empujón a los esfuerzos internos; los países de Europa Occidental
movilizaron eficientemente sus recursos humanos, tomaron medidas de estabilización
monetaria, aumentaron su cooperación y estimularon su producción industrial y agrícola.

En diciembre de 1951, el balance de planificación de recursos empresariales, es testimonio


del rápido éxito de la reconstrucción europea; la producción industrial es superior es un
64% a la de 1947 y en un 41% a la de antes de la guerra; la cantidad de acero colado se ha
duplicado; la producción alimenticia ha progresado en un 24% en relación a 1947, y en un
9% en relación a 1939.
El racionamiento desaparece: en Francia, las cartillas de racionamiento fueron retiradas
de circulación a principios de 1949. En el ámbito económico, se comienza hablar del
"milagro francés", del milagro Británico e Italiano.

Al comienzo de la guerra de Corea, en junio de 1950, la economía europea se encontraba


dispuesta a salir de nuevo a la conquista de los mercados exteriores, modernizada, y con
una capacidad de producción que le permite continuar con su crecimiento sin la ayuda del
gobierno norteamericano.

Se supone que el Plan Marshall mostró que la planificación gubernamental puede


alcanzar grandes resultados en la esfera económica.