Está en la página 1de 12

Sobre

EL ARTE POPULAR
Y LA REPRESENTACIÓN
DE SANTA SOFÍA
Cartilla de prevención del tráfico ilícito
de bienes culturales
1 MINIATURAS, COMPONENTES DEL
ARTE POPULAR

El objetivo de la investigación sobre el arte popular religioso


del siglo XIX, focalizado en las miniaturas sagradas portátiles,
contribuye a mejorar la gestión de la prevención del tráfico
ilícito; incidir en la recuperación de información iconográfica y
visibilizar el patrimonio de interés religioso. La gran mayoría
de las pequeñas figuras escultóricas está dispersa en el territorio
boliviano y, por eso mismo, son desconocidas del gran público.
La Unidad de Patrimonio Inmaterial con la colaboración de
los propios actores sociales, encara este delicado trabajo,
identificando las figuras sueltas (quizá componentes de antiguos
retablitos populares) que actualmente dinamizan la vida religiosa
de muchas comunidades, sin importar su tamaño. En la actualidad
sus devotos poseen una narrativa propia e interpretación de sus
funciones y atributos. Sin duda, este tipo de investigación varia
notablemente de aquella que se realiza en los museos, pues los
objetos carecen de contexto, de tal suerte que su comprensión es
producto de un extraordinario esfuerzo de comprensión.
EL ARTE POPULAR, 2
SANTEROS Y RETABLEROS

Se afirmó que la pintura del


siglo XIX demuestra un gran
arraigo al estilo puramente
criollo del siglo XVIII. Las
nuevas ideas con las que se
forja la Independencia generó
la elaboración de pequeñas
cajas de madera con imágenes
de maguey o cuadros sobre
lienzo con los que los pintores
y escultores satisfacían la
demanda de la población. Los
dueños de imágenes siguieron
solicitando su compostura
de las piezas dañadas y la
restauración de los santos que
habían heredado o adquirido.
La figura del “santero de la
esquina” siguió siendo clave.
Numerosos “santeros” y
“retableros” tenían talleres
para la confección de imágenes
para los “Nacimientos”. Al
pasar el tiempo, el escenario
principal para la exposición
de sus trabajos fue las Alasitas
en la ciudad de La Paz
3 EL LAGO TITICACA,
RESERVORIO DE MINIATURAS

La Unidad de Patrimonio Inmaterial trabaja en torno a las


figuras identificadas en los diversos municipios autónomos de la
cuenca del Lago Titicaca (Bolivia). Las autoridades originarias
nos brindaron el apoyo y acompañamiento constante en la lucha
contra el tráfico ilícito. Ellos organizaron encuentros para el
recojo de tradición oral, lo cual nos ha permitido identificar
esculturas pequeñas sueltas, las mismas que están en las diversas
comunidades del Lago Titicaca. Se trata de objetos sagrados,
algunos de los cuales permiten establecer relaciones entre las
comunidades. Por ejemplo, las figuras tienen vínculos parentales
míticos que aproximan a las comunidades, precisamente porque
la celebración de las fiestas patronales son las ocasiones
oportunas para ratificar esos lazos, programar otras actividades
más, generalmente de tipo cultural y para regocijo de todos. En
Villa Tintuma del Municipio de Guaqui los lazos se establecen
con la comunidad de Wilacollu en el Municipio de Guaqui y la
Virgen de Chiaramaya en el Municipio de Taraco.
RETABLITOS, CAJONES, PINTURAS EN 4
LÁMINAS DE ZINC

Uno de los elementos de expresión del arte popular son los


retablos portátiles, que en realidad son piezas que tenían la
forma de un armario con puertas para apreciar las reliquias.
Su forma más popular son los denominados cajones de San
Marcos que son retablos peruanos, cuya difusión se popularizó
en territorio boliviano, principalmente en centros rituales de
comercialización y de producción. Por ejemplo, Copacabana en
La Paz, además de Tarata y Arani en el valle Alto de Cochabamba.
El pintor o imaginero de retablitos trabajaba para un público rural
reproduciendo imágenes de devoción, como Santiago Patrón de
las tempestades, San Juan Bautista patrón del ganado lanar, San
Lucas patrón del ganado bovino y San Isidro Labrador patrón
de las tareas agrícolas. Todos los santos mencionados además
de las Vírgenes estuvieron presentes en los retablos. Algunas de
las imágenes representadas en los retablitos y cajones, también
pasaron a ser pintadas en latón de zinc a lo largo del siglo XIX.
Sin embargo, sobrevivieron piezas sueltas que quizá en algún
momento formaron parte de los retablitos.
5 SANTA SOFÍA, OBJETO DE VENERACIÓN
EN DIVERSAS CAPILLAS

Santa Sofía fue objeto de una inmensa veneración en Bizancio


y en el mundo eslavo. El emperador bizantino Justiniano dio
ese nombre a la más bella iglesia de Constantinopla: Santa Sofía
(siglo VII). La veneración se extendió a Villa Tintuma en el
Municipio de Guaqui en el departamento de La Paz. Allí, los
devotos le construyeron la actual capilla de Chapicollo que en el
futuro pretende ser mejorada y restaurada. Anteriormente, hubo
dos otras capillas que fueron desechadas para tener mejores
condiciones para la conservación de su santa patrona. Esos
cambios ocasionaron la pérdida de dos campanas de bronce
que “sonaban hasta la punta del cerro”. Al mismo tiempo, fue
reemplazada la antigua puerta, de la que sólo quedó un antiguo
candado de fines del siglo XVIII.
SANTA SOFÍA, MÁRTIR 6

Santa Sofía, llamada también


Santa Sofía de Roma, fue
una mártir cristiana torturada
en Roma alrededor del año
137 d.C. Su biografía nos
remite a su rica familia que le
permitió criar a sus tres hijas
fe (Pistis), esperanza (Elpis) y
caridad (Agapi). Todas ellas
predicaron el cristianismo
sobre todo a las mujeres. El
emperador Adriano quiso
adoptarlas por su belleza,
pero su negativa a cambiar
de religión desencadenó su
muerte. Los nombres de
las niñas nos remiten a una
metáfora, es decir la sabiduría
divina que conduce al corazón
de los cristianos y las tres
virtudes teológicas de la fe, la
esperanza y la caridad
7 SANTA SOFÍA DE VILLA TINTUMA,
MUNICIPIO DE GUAQUI

La representación occidental de Santa Sofía es la de una matrona


que luce una triple corona. Ella se sienta entronizada, rodeada por
sus tres hijas que llevan los instrumentos de su martirio (Varsovia).
En el siglo XV es una Virgen de la Misericordia que alberga a
sus hijas bajo los pliegues de su capa (Estrasburgo). En esa línea,
se ubica la representación de Santa Sofía de Villa Tintuma que
data del siglo XIX. Sin embargo, la figura presenta una variante
importante, sólo está protegiendo a una de sus tres hijas, la misma
está de pie a su lado, viste túnica ceñida a la cintura con un lazo
dorado, enseñando su corazón con ambas manos. La tradición oral
sostiene que Santa Sofía tiene dos hermanas en los alrededores.
Por un lado, la Virgen de la Merced de Wilacollu en el Municipio
de Guaqui y la Virgen de Chiaramaya en el Municipio de Taraco.
SANTA SOFÍA, 8
POSEEDORA DE AJUAR Y JOYAS

La figura de Santa Sofía de Villa Tintuma es de plomo vaciado


y polícromo, a diferencia de muchas imágenes pequeñas de los
retablos que están pintadas en piedra o elaboradas en madera,
pero ninguna de ellas con la representación iconográfica de
Santa Sofía. La tradición oral sostiene que reposa sobre una base
construida con piedritas recogidas en la playa de Copacabana
(alrededor de 1900). Posee vestidos que han sido conservados
y algunas pequeñas joyas. Elementos que sólo pueden ser
manipulados por una joven doncella de la comunidad o el
mayordomo responsable de la capilla de Chapicollo.
9 VISIBILIZAR EL PATRIMONIO
DE INTERÉS RELIGIOSO

Actualmente se sostiene que el patrimonio religioso vivo


representa una de las características que la distinguen de otras
formas de patrimonio. Los sitios sagrados son considerados por
la UNESCO como “antiguas zonas protegidas del planeta” que
tienen “una importancia crucial para salvaguardar la diversidad
cultural y biológica para las generaciones actuales y futuras”.
Colectivamente los bienes religiosos y sagrados recubren una
gran diversidad cultural y natural, y cada una de entre ellas puede
manifestar individualmente el espíritu de un lugar particular. En
ese sentido, comprender la continuidad del patrimonio religioso y
sagrado, es crear las condiciones para proteger su autenticidad y
su integridad, comprendiendo su importancia espiritual particular,
comprendiendo el sentido de nuestra historia común, como pilar
necesario para la edificación del respeto mutuo y el diálogo entre
comunidades.
EL PATRIMONIO DE VILLA TINTUMA, 10
IDENTIFICADO Y CATALOGADO

La Unidad de Patrimonio Inmaterial ha intervenido en Villa


Tintuma y trabajado en la capilla de Chapicollo del Municipio de
Guaqui, procediendo a la identificación, registro y catalogación
de los bienes culturales, a través del recojo de información oral
y el llenado de fichas especificas empleadas a nivel nacional.
El patrimonio religioso de Villa Tintuma ha sido revalorizado,
documentado y presentado públicamente en la “Casa del Artista”
de La Paz. El 12 de septiembre de 2018 se entregó el Catálogo
de Santa Sofía de Villa Tintuma a las autoridades comunitarias
en presencia de la Alcaldesa de Guaqui y las autoridades del
Ministerio de Culturas y Turismo, además de los medios de
comunicación. Un acto público para afirmar la voluntad de
luchar contra el tráfico ilícito de bienes culturales.
Ministerio de Culturas y Turismo
Viceministerio de Interculturalidad
Dirección General de Patrimonio Cultural
Unidad de Patrimonio Inmaterial

INFORMACIONES
MINISTERIO DE CULTURAS Y TURISMO
“Palacio Chico”
calle Ayacucho esquina Potosí s/n
Teléfonos 2200910 -2200946
fax (591-2) 2202628

UNIDAD DE PATRIMONIO INMATERIAL


Teléfonos 2145690
La Paz - Bolivia
www.minculturas.gob.bo

También podría gustarte