Está en la página 1de 5

LA ÚLTIMA NIEBLA

1. Resumen
La última niebla es narrada en primera persona, a forma de diario personal, por una mujer cuyo nombre se desconoce, pero se
denominará, para comodidad del lector, como ella.
Ella acababa de contraer matrimonio con su primo Daniel. Ambos sienten que se conocen muy bien, cada gesto, cada sonrisa, cada
milímetro de sus cuerpos. Ese mismo día, Daniel le avisa a su mujer que su hermano Felipe y su cuñada Regina vienen de la ciudad a
visitarlos.
Al día siguiente. Ella sale a dar un paseo y una sutil neblina diluye el paisaje. Divisa a su marido quien le avisa que Felipe, Regina y un
amigo ya llegaron. Ella entra al salón y se encuentra a Regina en los brazos de un hombre desconocido, pero sigue su camino sin
pronunciar ninguna palabra. Al caer la noche, ella siente un dolor punzante y sale para refrescarse, en ese momento los hombres
regresaron con sus trofeos de caza y el amante de Regina le sonríe a Ella, quien se siente intimidada por su presencia y lo escruta
con su mirada para distinguir sus atributos físicos.
La madre de Daniel invita a sus hijos a pasar un tiempo con ella en la ciudad. La pareja se hospeda en una posada. Esa noche,
mientras Ella duerme, tiene la sensación de que se ahoga y se levanta para dar un paseo. Daniel está tan dormido que la deja hacer
lo que quiera y Ella se echa a andar, calle arriba. Durante su paseo piensa que le da tristeza tener que marcharse de la ciudad y
regresar a su aburrida rutina del campo y su marido. No se siente capaz de huir y la muerte le parece una aventura más accesible
que la huida. Entre la oscuridad y la niebla, vislumbra una pequeña plaza y se sienta en una banca. De pronto un hombre joven de
ojos muy claros en un rostro moreno se postra frente a Ella. Ella comprende que lo esperaba y que debía seguirlo adonde fuera. Le
echa los brazos al cuello y él la besa. Ambos se dirigen a una calle estrecha y en pendiente, se introducen en una casa un poco oscura
y pasan la noche juntos llena de pasión y amor.
Diez años han pasado ya desde que Ella estuvo con su amante por primera y única vez. Continúa fantaseando con aquella noche y
se imagina distintos nuevos encuentros con él.
Una tarde en la que se sentía un viento especial, Ella estaba nadando en el estanque, cuando de pronto pasó un carruaje en el que
venía su amante. Ella se quedó perpleja porque estaba segura de que era él, y su amante le sonrió en la distancia. Como Ella no
podía creer lo que había ocurrido, le preguntó a Andrés, el cuidador del estanque, si había visto aquel hombre y la manera en que le
sonrió. Andrés afirmó haber visto la escena.
Después de una semana, Andrés le informa a Ella que vio alejarse a todo galope, camino a la ciudad, la carroza en donde venía su
amante.
Hacía tiempo que Daniel no la besaba, pero una noche, volvieron a tener relaciones íntimas. Ella se sintió hundirse en la miseria por
haber traicionado a su amante.
Con el tiempo, Ella dejó de distinguir las facciones de su amante y decidió escribirle una carta. Fue entonces cuando se produjo el
milagro, durante su segundo encuentro con Daniel, idéntico al anterior pero con una dulce sonrisa de ambos de por medio. Ella
concluye en su carta que todo lo que pasó con su amante fue un capricho de verano.
Una noche, Ella encontró a su amante. Le pidió permiso a su esposo para salir a caminar, pero Daniel se extraña mucho de que
quiera salir tan tarde cuando nunca antes lo había hecho.
Ella duda si lo que pasó aquella noche realmente ocurrió y el único que puede verificar su visión es Andrés. Ella lo busca a la mañana
siguiente pero no lo encuentra, pero al día siguiente después que ella ya lo había buscado lo encuentran ahogado.
Ella quisiera poder olvidar. Anhela una enfermedad para interponerse entre su duda y ella misma. Se esforzó por vivir más despacio
y realizar más actividades para distraerse, pero su amor estaba allí alrededor.
Todo le recordaba a él: el bosque porque durante años paseó allí su melancolía e ilusión; el estanque, porque desde su borde divisó
un día a su amante mientras se bañaba; el fuego en la chimenea porque en él surgía su imagen. Ella se dio cuenta de que sus días no
eran soportables, sino eran vistos a través del estado de vida creado por su pasión. Su amante es para ella su razón de ser, su ayer,
su hoy, su mañana.
Una madrugada, arribó un telegrama con malas noticias: Regina estaba en el hospital gravemente. Ella y Daniel tienen que ir a la
ciudad y por primera vez en mucho tiempo, Ella se incorpora feliz de su lecho porque tiene la esperanza de buscar la casa donde
estuvo con su amante.
En la sala de la clínica Felipe se presenta con un gesto trágico y les informa que Regina se ha pegado un tiro y es probable que
sobreviva. Su madre se suelta a llorar en sus brazos y Daniel se conmociona con la noticia. En privado, Felipe le dice a Ella que
encontraron a Regina herida en casa de su amante.
Ella sabe que debería sentir piedad por Regina, pero se considera egoísta por no sentir nada. Comprende que tras el gesto de Regina
hay un sentimiento intenso de toda una vida de pasión. Ella se siente aún más desdichada, pues siente que ha sufrido más que
Regina al no tener a su amante a su lado y al haberse privado de una vida de pasión. Ella comienza a llorar efusivamente, la acuestan
sobre un sofá y la hacen beber un líquido amargo para que recupere el conocimiento. Ella sale a buscar la casa de su amante,
recuerda que estaba en un callejón cerca de una plazoleta, pero la neblina que no se dispersa es un velo que no la deja estar en paz.
.
Al llegar a la casa de su amante tocó el timbre de la casa y tras un rato de esperar, le abrió un sirviente. Éste sube a buscar a la
señora y Ella se extraña de que haya una señora en casa y pregunta por el señor, pero el sirviente le comenta que el señor murió
hace más de quince años. Ella cree que quizá se equivocó de casa y continúa buscándola por una ciudad de aspecto fantasmal, pero
todo, la casa, su amor y su aventura, se han desvanecido en la niebla.
De vuelta en el hospital, Ella y Daniel entran a la habitación de Regina. Se ve tan fea que parece otra. Regina se incorpora de
repente, cae de nuevamente, vocifera palabras en contra de su amante, desea morir pero a la vez, quiere vivir para ver a su amante.
Ella envidia su dolor, su trágica aventura y hasta su posible muerte por haber tenido amor, vértigo y abandono. En el instante que
salen de la habitación, entra una ambulancia con un muchacho que acababa de ser atropellado. Ella piensa en esa posibilidad pero
dos manos la atraen bruscamente para salvarla; tambalea y se recarga en el pecho del que imprudentemente creyó salvarla.
Aturdida levanta la cabeza, ve a un extraño y se aparta al reconocer a su marido. Hace años que lo miraba sin verlo. Lo encuentra
muy viejo aunque recuerda que son de la misma edad. Le asalta la visión de su cuerpo extendido en una morgue y piensa que el
suicidio de una mujer vieja es una cosa inútil y repugnante. Hace algunos años, talvez hubiera sido razonable en un impulso de
rebeldía, pero un destino implacable le ha robado hasta el derecho de buscar la muerte, la ha ido acorralando lentamente a una
vejez sin fervores, sin recuerdos y sin pasado.
Daniel la toma del brazo y echa andar con mayor naturalidad, sin dar importancia al incidente. A su vez finge una absoluta ignorancia
de su dolor. Ella lo sigue para llevar a cabo una infinidad de pequeños menesteres, para cumplir con una infinidad de frivolidades,
para llorar por costumbre y sonreír por deber, para vivir correctamente, para morir correctamente, algún día.
Alrededor de ellos, la niebla le da a las cosas un carácter de inmovilidad definitiva.

2. Análisis de la obra
La heroína romántica, imagen de la mujer en “La última niebla”

“La ultima niebla” nos relata la vida de una mujer que se casa con su primo, Daniel, convirtiéndose en el segundo matrimonio de
este. Viven en el campo y reciben una visita de el primo de su esposo, Jaime, su mujer, Reina, y un amigo que resultó ser el amante
de Reina. En esa situación nuestra protagonista se da cuenta que tal vez con otro hombre pueda liberarse, ya que vivía oprimida al
modelo de la anterior mujer de su marido. Una noche en un viaje a la ciudad ella decide caminar, recorre muchas calles y avenidas
hasta que se encuentra con un hombre que la lleva a su casa, desatándose una pasión instantánea. Luego de este hecho ella vive
ensoñada en que su hombre volverá e incluso lo ve una o dos veces más, pero según sus declaraciones está siempre a su lado.
Finalmente siguiendo el ejemplo de Reina decide tratar de suicidarse, sin los mejores resultados, aunque sirvió para que abriera los
ojos respecto de su modelo de vida actual, prefiriendo la muerte a la opresión.

En la novela es preponderante la imagen de la heroína romántica, como símbolo de liberalidad en nuestra protagonista.
Considerando expuestas las ideas de la teoría del género, nos limitaremos a enunciar una de sus características, la dimensión
erótica, sin dejar de lado las imágenes culturales de la mujer para comprobar nuestro supuesto.

Para comenzar, la dimensión sexual o erótica en este mundo interno señala como fundamental la conciencia femenina de su
sexualidad, entendida en término de pareja y desde la maternidad. En general esta sexualidad es descrita frustrada, reprimida por
los cánones sociales, que no puede ser ejercida libremente. También se busca romper con la concepción de la mujer, que solo sirve
para la reproducción, con ideas como una sexualidad etérea, angelical y espiritualizada. Aunque la búsqueda de placer y goce en la
mujer es vista pecaminosamente, no así en el hombre que es normal y aceptable. Incluso son frecuentes los testimonios de
irrealización de las mujeres, debidos a las condiciones sociales. La esposa de Daniel encuentra en su sexualidad un escape a su vida
rutinaria.

“Ardo en deseos de que me descubra cuanto antes su mirada. La belleza de mi cuerpo ansía, por fin, su parte de homenaje. Una vez
desnuda, permanezco sentada al borde de la cama. El se aparta y me contempla. Bajo su atenta mirada, hecho la cabeza hacia atrás
y este ademán me llena de íntimo bienestar. Anudo mis brazos tras la nuca, trenzo y destrenzo las piernas y cada gesto me trae
consigo un placer intenso y completo, como si, por fin, tuvieran una razón de ser mis brazos y mi cuello y mis piernas. ¡Aunque este
goce fuera la única finalidad del amor, me sentiría ya bien recompensada!”

En la mujer esta sexualidad no realizada la lleva a la rebelión remarcando esta característica como elemento fundamental del libro.
Incluso la protagonista considera la muerte como la mejor opción declarando en reiteradas ocasiones reflexiones en torno a esto, la
muerte.

“No me siento capaz de huir. De huir, ¿cómo, adonde? La muerte me parece una aventura más accesible que la huida. De morir, si,
me siento capaz”

“El hecho de lanzarse bajo las ruedas de un vehículo requiere una especie de inconsciencia. Cerraré los ojos y trataré de no pensar
durante un segundo.”
Por otra parte refiriéndonos a las imágenes culturales de la mujer, que en general son siempre degradatorias, buscando resaltar las
características negativas de la mujer. En consecuencia pretenden reducir la identidad femenina a una sola dimensión de ella, la
mujer abnegada.

Debido a estas imágenes nacieron los estereotipos, que pueden ser adheridos, como opción personal, o impuestos, la sociedad se lo
impone al individuo. En ambos casos como son estereotipos, se produce una situación de crisis. En la novela esta crisis es gatillada
por la pobre sexualidad de nuestra protagonista y por su cotidianidad de vida. En este trozo, encontramos descrita la vida trivial y
cotidiana que la llevan a rebelarse.

“-Mañana volveremos al campo. Pasado mañana iré a oír misa al pueblo, con mi suegra. Luego, durante el almuerzo, Daniel nos
hablará de los trabajos de la hacienda. En seguida visitaré el invernáculo, la pajarera, el huerto. Antes de cenar, dormitaré junto a la
chimenea o leeré los periódicos locales. Después de comer me divertiré provocando pequeñas catástrofes dentro del fuego,
removiendo atinadamente las brasas. Alrededor mío, un silencio indicará muy pronto que se ha agotado todo tema de conversación
y Daniel ajustará ruidosamente las barras contra las puertas. Luego nos iremos a dormir. Y pasado mañana será lo mismo, y dentro
de un año, y dentro de diez; y será lo mismo hasta que la vejez me arrebate todo derecho a amar y a desear, y hasta que mi cuerpo
se marchite y mi cara se aje y tenga vergüenza de mostrarme sin artificios a la luz del sol.”

El estereotipo es adherido, ya que nuestro personaje principal asume sumiso su rol de mujer y sus obligaciones como tal en la vida
de cónyuge con Daniel.

“ Ante el espejo de mi cuarto, desato mis cabellos, mis cabellos también sombríos. Hubo un tiempo en que los llevé sueltos, casi
hasta tocar el hombro... Mi peinado se me antojaba, entonces, un casco guerrero que, estoy segura, hubiera gustado al amante de
Reina. Mi marido me obligó después a recoger mis extravagantes cabellos; porque en todo debo esforzarme en imitar a su primera
mujer, a su primera mujer que, según el, era una mujer perfecta.”

Además encontramos el estereotipo de la heroína romántica como fundamental en la narración, este es una imagen de mujer que
antepone a la realización de su afectividad a todo propósito. Esta anteposición es absoluta, se pierde el control sobre su vida y se
convierte en una conducta auto destructiva, demostrada claramente en párrafos anteriores.

“El suicidio de una mujer casi vieja, que cosa repugnante e inútil. ¿ Mi vida no es acaso ya el comienzo de la muerte? Morir para
rehuir ¿qué nuevas decepciones? ¿ Que nuevos dolores?”

Esta sumisión de nuestro protagonista se ve reafirmada al final del libro, luego que Daniel la rescata del suicidio.

“Lo sigo para llevar a cabo una infinidad de pequeños menesteres, lo sigo para vivir correctamente, para morir correctamente, algún
día.”

Al cabo, podemos determinar que la novela está influenciado en gran parte por una imagen estereotipada de la mujer romántica,
debido a sus rasgos en la concepción de la sexualidad y a sus características principales descritas en la novela.

Por ultimo, en referencia al análisis de genero, como una manera de acercarse a la literatura. Nos parece sumamente válida y
aprobaría su puesta en práctica para el próximo año, ya que permite intervenir al alumno en distintas visiones literarias y en
distintos modos de ver cada una, tales como el perspectivismo y la teoría del género. Desarrollando un sistema de aprendizaje
atractivo e interpretativo.

3. Tema
Esta novela trata de una mujer que se casa con su primo (Daniel) que la conoce desde muy pequeña. Daniel era viudo y sintió mucho
la muerte de su esposa por lo que le decía a la protagonista que debía ser como ella. La protagonista no se siente feliz en su
matrimonio por lo que envidia a Regina, que tenía un amante ya que ella creía que con eso iba a ser feliz por sentir todas las
emociones de ello. Se obsesiona tanto en esto que cuando soñó con ese hombre de fantasía cree su propia mentira y es feliz por
ello.

4. Sentimientos
Infelicidad: Este sentimiento es el que nos hace sentir insatisfechos de algo y eso es los que sentía la protagonista de esta historia.
Ella se sentía insatisfecha en su matrimonio no se sentía feliz, pensaba tal vez que su esposo no la quería y esto se veía reflejado en
el buscar desesperado de un amante que al no encontrar a ese hombre se lo imagina y cree que es verdad y lo asocia con todo lo
que le pasa y anda pensando todo el día en él.
Esperanza: Es cuando tenemos cierto grado de tranquilidad o credibilidad de que sea verdad lo que estamos diciendo o cuando
queremos que algo pase. La protagonista después de soñar con su amante piensa que es verdad su sueño, pero cuando un día de
niebla decide salir para encontrarse con su amante nuevamente y le pregunta a su esposo, este le dice ciertas cosas que la dejan
dudando para decidir si en realidad era un sueño o su propia imaginación o era realidad y lo que decía su esposo no era cierto, es ahí
cuando se manifiesta la esperanza de encontrarlo y demostrar que no era su imaginación.

Engaño: El engaño es uno de los motivos que se manifiesta más claramente en la obra. El engaño de Regina hacia su esposo, ya que
él no sabía que su mujer tenía un amante y confiaba de que su esposa le era fiel. Tomándolo de otra forma, está presente en la
propia protagonista ya que ella se está engañando así misma al creer su propia mentira y tratando de hacerla verdad.

Obsesión y Capricho: La protagonista era una caprichosa en cierto modo, ya que ella si hubiese querido no sería desdichada en su
matrimonio porque se llevaban bien y ni siquiera Daniel era una persona que fuera mala, pero al ver a Regina ella creyó que sería
conveniente tener un amante para sentirse más apreciada y sentir pasiones por esto, estaba tan obsesionada en esto que llegó a
imaginarse a una amante y admiraba a Regina y sentía una cierta envidia porque ella poseía un amante en cambio ella no.

5. Personajes
Protagonista: Su nombre no aparece en la novela debido a que ella es la narradora de esta historia y personaje principal a la vez. Se
muestra como una mujer de hermosos cabellos y con una silueta bien estilizada, según lo que aparece en la novela es bella. A pesar
de haberse casado no se mostraba muy ilusionada por ello, porque Daniel le pedía que fuera como su primera mujer que él decía
que era perfecta y sentía que no la apreciaba mucho. Era una persona que le gustaba sentirse querida y bien amada, le gustaba
experimentar sentimientos nuevos que la hicieran sentirse bien y luchó por la busca de ese amor gran parte de su vida, ya que era
una persona muy sentimental.

Daniel: Uno de los personajes centrales. Era el esposo de nuestra protagonista y el hermano de Felipe, era el cuñado de Regina. Era
un hombre que antes de casarse nuevamente y a comienzos de su matrimonio, no había superado la tristeza de perder a su primera
esposa, por lo que no se muestra muy cariñoso con su esposa. Es un buen hermano y esto se ve reflejado en el apoyo que le brinda a
Felipe en la muerte de su esposa Regina, Daniel siempre estuvo preocupado de él y acompañándolo.

Felipe: Uno de los personajes centrales menos importantes. Como dije anteriormente, es el hermano de Daniel y esposo de Regina.
Aunque no se habla mucho de él, se sabe que es una persona pasiva y muy hermanable, ya que él cuando era pequeño en una parte
de la novela se menciona que iban juntos con su hermano a mirar a las muchachas que se bañaban en el estanque.

Regina: Personaje central. Esposa de Felipe. Ella era una mujer infiel, que engañaba a su esposo con un amigo de él. Ella quería
mucho a su amante y por ello cuando estaba agonizando lo llamaba insistentemente para no morir sin oír su voz antes de morir. En
la obra menciona que tocaba el piano y que su amante se deleitaba escuchándola y ella era feliz por eso. Tal vez lo que la llevó a
darse un tiro fue alguna pelea que tuvo con él.

El Amante de la protagonista: Si es descrito, es el único personaje del cual tenemos una descripción. Tiene cejas arqueadas, que le
prestan un aspecto casi sobrenatural. Huele a fruta, a vegetal, es rápido, violento, definitivo, también tierno, tiene piernas largas,
mira atentamente (no habla), un vello castaño oscuro que lo envuelve de pies a cabeza, de ojos claros. En cuanto a su personalidad
no aparece bien descrita por la autora, pero de lo que se puede apreciar es una persona directa y precisa.

6. Ambientes
Ambiente físico: La casa de la protagonista y su esposo, está ubicada fuera de la ciudad, pero no lejos de ella, está a unos pocos
kilómetros. Parecía ser una de las antiguas casas en donde había viejos pianos, se encendía la chimenea y al lado de ella las mujeres
se preocupaban de tejer en el invierno. Otro lugar es el lugar que ella describe cuando va en busca de su amante, por ello sale de la
clínica y pasea por la ciudad buscando la casa a la cual su amante la llevó. En la ciudad hay una plazoleta de verdes prados y las calles
dan la impresión de ser solitarias en ese día de densa neblina.

Ambiente psicológico: Los ambientes en los cuales estaba la protagonista eran incitativos para necesitar el cariño y la comprensión
de otra persona. Según esta novela, la protagonista pasaba la mayor parte del tiempo sola ya que en ese tiempo los hombres salían
de la casa y la mujer se que daba haciendo los quehaceres de la casa, esto le afectaba ya que como era excesivamente sensible
necesitaba de que su marido no fuera tan inmaduro y no pudiera sacarse de la cabeza a su primera mujer. Otro tipo de ambiente era
cuando estaba Regina y su amante, ella parecía ser feliz por tener a un amante por lo que provoca como una envidia en la
protagonista y al observar esto fue creciendo cada vez más.