Está en la página 1de 2

DEVOCIONAL DIARIO.

GUERRERAS DE JESUCRISTO ES VIDA

Y ME BUSCAREIS Y ME HALLAREIS, POR QUE ME BUSCAREIS DE TODO VUESTRO CORAZÓN.


JEREMÍAS 29:13

1. Oración de ofrecimiento del devocional (pidiendo sabiduría y agradecido a Dios por


lo que hará).

2. Alabanza: un canto de adoración o un salmo donde se alabe el nombre de Dios.

3. Lectura de una porción bíblica. (Puede ser el inicio de un libro, por ejemplo, el
evangelio según San Juan) un capitulo por día leer hasta comprender y realizarse las
siguientes preguntas:
 ¿Qué me dice Dios en esta lectura?
 ¿Qué pide de mí?
 ¿Qué tiene para mí?
 ¿Debo cambiar algo en mí
 ¿Debo perdonar o pedir perdón a alguien?
 ¿Debo agradecer a alguien?
 ¿A quién debo compartir esta palabra?

4. Oración
 Agradecer a Dios por la palabra leída.
 Por mi (vida espiritual, física y laboral).
 Por mi familia (esposo, hijos, padres).
 Por mi iglesia (departamentos y pastores).
 Por mi ciudad (gobernantes y pueblo).
 Por algún problema en específico, como algún vecino o persona inconversa,
incluir a aquellos que están pasando por momentos difíciles.
 Misioneros: aquellas personas que han sido enviadas a diferentes partes del
mundo a compartir la palabra y que ni siquiera conocemos.
 Por los países que no conocen la palabra de Dios y que sus gobiernos no
permiten que la palabra sea compartida.
5. Por ultimo. - Dar gracias por todo lo recibido en este devocional y pedir a Dios que
quite todo estorbo para seguir haciéndolo.

Y TODO LO QUE PIDIERES EN ORACIÓN, CREYENDO, LO RECIBIRÉIS. MATEO 21:22


La armadura de Dios

Efesios 6:10-18
10
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en
el poder de su fuerza.
11
Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar
firmes contra las asechanzas del diablo.
12
Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra
principados, contra potestades, contra los gobernadores de las
tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad
en las regiones celestes.
13
Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis
resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
14
Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y
vestidos con la coraza de justicia,
15
y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
16
Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar
todos los dardos de fuego del maligno.
Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu,
17

que es la palabra de Dios;


18
orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el
Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por
todos los santos;