Está en la página 1de 2

Los trastornos de la marcha pueden aparecer conforme la persona envejece, no hay un momento

determinado ya que estos trastornos dependen de factores como el estilo y la calidad de vida del
individuo.

Los trastornos de la marcha también se pueden prevenir

• Disminución de la velocidad

• Asimetría (pérdida de la sincronía del movimiento del cuerpo durante la marcha).

• Velocidad: Se mantiene estable aproximadamente hasta los 65-70 años a partir de esta
edad hay una disminución de la velocidad del 15% por década, esto se debe a que los
ancianos dan pasos más cortos.

• Cadencia: pueden alterarla (como la debilidad muscular, artritis.

• Doble apoyo: Cuando los 2 pies están sobre el suelo en una persona joven abarca el
18% del patrón de marcha mientras en una mayor abarca el 26%. Durante la fase de
doble apoyo el

• centro de gravedad se encuentra “entre los pies” por lo que favorece la estabilidad, el
tiempo que se dura en la fase de apoyo ayuda a predecir la velocidad de la marcha y el
largo de los pasos.

• Postura: osteoporosis, cifosis, lordosis.

• Movimiento articular: cambia con la edad, la flexión plantar es reducida al igual que la
flexión de rodilla, cadera. Los estudios atribuyen esto a la debilidad muscular y problemas
de osteoartrosis.

• Largo del paso: Es menor en el adulto mayor; las razones van desde debilidad muscular,
problemas de equilibrio, inseguridad, etc.

Trasrornos de marcha

• Síntomas de pseudoclaudicación: Dolor, debilidad, parestesias durante la marcha que se


alivian al sentarse, pueden ser causados por una estenosis espinal, o neuropatía diabética.

• Dificultades en el inicio de la marcha: caso del parkinson la bradiquinesia y la rigidez


aumentan con la edad una vez iniciada la marcha los pasos son continuos con una
pequeña variante en el tiempo del paso.

• Caída del pie (footdrop): Secundario a la debilidad del músculo tibial anterior o a la
flexión reducida de rodilla.

• Inestabilidad de tronco: Puede ser causada por alteraciones cerebelosas, subcorticales y


de los ganglios basales. En la marcha hemiparética el tronco es inclinado hacia el lado más
fuerte para así poder levantar la pelvis contralateral permitiendo a la extremidad con
espasticidad levantarse.

• Desviaciones de recorrido: Son indicadores fuertes de los déficits de control motor. Por
alteraciones cerebelosas y cambios en el largo de los pasos.
• Marcha del anciano o "marcha sentado": Se caracteriza por la postura, esta es proyección
anterior cefálica (de la cabeza), antepulsión de hombros, cifosis dorsal, antepulsión de
pelvis y genu flexum, todo esto consecuencia del sedentarismo asociado a la vejez.