Está en la página 1de 1

Antonio Gallardo

1702
Psicología clínica: El enfoque cognitivo-conductual
Los antecedentes epistemológicos, filosóficos y metodológicos del enfoque cognitivo conductual se
encuentran en el conductismo radical proveniente de E.U.A. y el paradigmático de Gran Bretaña y
Sudáfrica. Los principales fundamentos de la modificación de conducta son los siguientes:

 Desarrollo de la psicología animal y los métodos objetivos de investigación; Desarrollo de


teorías del aprendizaje y la conceptualización de la respuesta como operante y la teoría del
reforzamiento propuesta por Skinner. La conducta debe ser explicable, predecible y
modificable.
Conforme a los principios epistémicos y metodológicos del conductismo se emplea el término
evaluación conductual para caracterizar el proceso terapéutico conductual. Uno de los aportes más
relevantes dentro de la evaluación conductual es el realizado por Skinner con el concepto de Análisis
funcional que se caracteriza por identificar las conductas problema (VD) y la identificación de los
factores causales (VI) de las mismas.
El surgimiento de la evaluación cognitivo-conductual, se da a partir de las limitaciones del paradigma
causal E-R para explicar la conducta compleja del ser humano, surgiendo así la necesidad de
desarrollar un andamiaje conceptual cimentado en bases conductuales, con el fin de explicar otras
facetas de la respuesta; Se da pues, una internalización de estímulos ambientales (antecedentes y
consecuentes) y se considera, al mismo tiempo, que la respuesta emitida por el organismo se puede
operacionalizar conforme a tres niveles de respuesta: motor, cognitivo y fisiológico.
Es así como nace la evaluación con enfoque cognitivo conductual, definida como el procedimiento
que sigue las reglas del método científico para determinar las interacciones existentes entre variables
ambientales, organísmicas y comportamentales del sujeto, con el fin de modificar su conducta.
Posteriormente, Kanfer y Phillips en 1977 (E-O-R-K-C) y Spranfkin en 1974 (E-O-R-C), realizan sus
propuestas de modelo secuencial integrativo cuyo fin es generar un análisis secuencial entre la
conducta, sus antecedentes, consecuentes, para precisar las relaciones funcionales que lo permean.
Surge como una estrategia conceptual y metodológica que permite la sistematización de los aspectos
más relevantes del interaccionismo.
Dicho modelo, agrupa diversos elementos y los categoriza con el fin de facilitar su estudio, cabe
señalar que la información recabada, estará siempre en función de la conducta problema:

 Antecedentes: Se indaga la historia de reforzamiento, para determinar los estímulos que


preceden R. Se divide en ambientales e internos.
 Organismo: Considera las condiciones biológicas del organismo y sus capacidades.
 Conductas-problema: Especifica, operacionaliza y jerarquiza las conductas que el sujeto o
los criterios sociales consideren como problemáticas. Se mide en parámetros de R.
 Consecuencia: Eventos que se producen después de ocurrir la R (Positivas o negativas.
incrementa o disminuyen las probabilidades de ocurrencia de R), divididas en internas y
externas.
Los procesos de evaluación e intervención con enfoque CC se caracterizan por:

 Determinar la demanda del usuario


 Identificar y definir la R-problema
 Evaluar y definir las conductas que puedan interferir o faciliten el tratamiento
 Elaborar el análisis funcional
 Generar hipótesis de cambio
 Delimitar objetivos conductuales de intervención
 Establecer programa de intervención y elegir técnicas de modificación de conducta.
 Llevar a cabo el tratamiento
 Evaluar
 Dar seguimiento