Está en la página 1de 12

El peronismo y las mujeres

El gob militar que se hizo cargo del pode en 1943 estaba aún menos interesado en
otorgar el voto a las mujeres que los conservadores de la década anterior. Ofrecía a las
mujeres como alternativa la maternidad o el convento. El pte Ramírez alentó
explícitamente a las industrias y organismos políticos a contratar sólo hombres.

P, sin embargo, no compartía del todo estas ideas. Era menos misógino que sus
compañeros del gobierno. Vio en las mujeres a una posible fuente de apoyo para sus
ambiciones políticas. Las mujeres constituían una parte importante de la fza de trabajo.
Además, como las mujeres eran un sector absolutamente excluido de la vida política,
P tenía mayor libertad para generar las condiciones de su incorporación.

Dentro de la Dirección de Trabajo y Asistencia a la Mujer, P creó la “Comisión


Pro-Sufragio Femenino”. Era la 1era vez que el E alentaba la organización política de las
mujeres. El otorgamiento del voto femenino fue introducido como objetivo del 1er Plan
Quinquenal y finalmente hecho ley en 1947. Despertó la ira de líderes feministas de
extracción socialista, resultaba humillante recibir los derechos políticos por los que tan
largamente habían luchado de mano del régimen autoritario al que se oponían y cuya
legitimidad cuestionaban. Condujo a que conocidas dirigentes feministas rechazaran
aquello que constituía la razón de ser de sus agrupaciones.

Se organizaron grupos de mujeres peronistas.

Luego de las elecciones de 1946 Eva P asumió la función de movilizar a las


mujeres a favor del régimen.

Aunque estaba claro que las mujeres debían recibir los derechos políticos, para
Eva el espacio natural de la mujer era todavía el hogar, desde donde ellas podían ejercer
su influencia. En este sentido el discurso de Eva era similar al de las organizaciones de
derecha como la Liga Patriótica. Pero tmb había importantes diferencias: los católicos y
derechistas intentaban movilizar a las mujeres con pronósticos “patrióticos” y
apocalípticos, Eva intentaba hacerlo a favor de un mov político concreto: el peronismo.
Eva enfatizaba la importancia del sufragio femenino que, como vimos, no había estado
en la agenda de las agrupaciones de derecha.

Cuando P se hizo cargo del poder el otorgamiento de los derechos políticos a las
mujeres contaba con amplio consenso. Los radicales estaban a favor de otorgar el voto a
las mujeres, y por lo tanto esperaba que la medida encontrara rápida aceptación. La Iglesia
Católica tmb para ese entonces estaba a favor del otorgamiento del sufragio femenino.

A comienzos de 1947 Eva comenzó una campaña radial promoviendo el sufragio


femenino. Tanto ella como la propaganda oficial presentaban la idea como una novedad
propuesta por la propia Eva. El voto de por sí no era una causa suficientemente poderosa
como para atraer el entusiasmo de la gran mayoría de mujeres, Eva y el régimen debieron
generar un mito alrededor de este tema e incorporarlo en e imaginario peronista. Eva
hablaba a las mujeres.

Eva las definía como “mujeres del pueblo”, o sea “descamisadas”. Las mujeres
obtendrían los derechos políticos porque P las necesitaba para llevar la doctrina peronista
a los hogares.

Según Eva las mujeres habían ganado el derecho a votar xq eran peronistas y xq
habían participado de los eventos que llevaron a P al poder. Por lo tanto, la obtención de
los derechos políticos estaba estrechamente ligada al nacimiento del peronismo. Segundo,
aunque las mujeres habían superado la etapa del “tutelaje” su función primordial seguía
siendo la maternidad. El voto era una forma en que las mujeres podían ejercer una mayor
influencia sobre importantes decisiones políticas, pero, para Eva, esta influencia debía
ejercer sobre todo dentro de la esfera femenina por excelencia: el hogar. En el discurso
peronista la participación de las mujeres aparecía como una extensión de sus
actividades domésticas.

Otra herramienta discursiva que Eva usaba para generar entusiasmo en las mujeres
por el tema del voto era presentarlo como el resultado de una lucha entre el peronismo y
las fzas oscuras de la oposición.

Estos enemigos eran enteramente imaginarios, ya que, como vino, el otorgamiento


del voto a las mujeres virtualmente tenía oposición.

Aunque las mujeres peronistas eran la audiencia principal hacia la que estaba
dirigido el discurso de Eva, intentó ampliar la base de su audiencia a una categoría +
amplia de mujeres, las mujeres católicas.

Eva presentaba el voto femenino como una medida a la vez revolucionaria y


conservadora, que preservaría los valores tradicionales.
Eva desde el principio se distanció de las “viejas” sufragistas y de los movimientos
feministas. El objetivo de las feministas había sido la lucha contra los hombres.

En 1947, el Congreso sancionó unánimemente la ley 13.100 otorgando los


derechos políticos a las mujeres argentinas.

El Partido Peronista Femenino

La rama femenina del Partido Peronista no se organizó hasta 1949. El PPF hacia
1952 ya contaba con 500-.000 miembros. Desarrolló estrechos vínculos con el E y con la
FEP.

Los objetivos del PPF: fidelidad a P, subordinación a P y confianza ciega de P.

El PPF fue creado como una rama independiente del Partido Peronista (PP), unido
a él a través de su completa lealtad a P. El PPF, al igual que la FEP, estaba bajo el mando
absoluto de Eva. El PPF absorbió a todas las organizaciones femeninas peronistas
preexistentes. Eva nombraba a las dirigentes del partido y elegía a las candidatas.

Eva enfatizó el carácter apolítico del PPF. Las mujeres peronistas no hacían
política sino “ayuda social”. La FEP y el PPF eran los canales a través de los cuales se
llevaba a cabo esta ayuda social.

La UB del PPF eran, de hecho, extensiones de la FEP, y el personal era


intercambiado fácilmente entre ambas organizaciones. Las UB eran centros de actividad
social donde las mujeres podían asistir a aprender un oficio, dejar a sus niños mientras
trabajaban, o pedir prestada una máquina de coser en caso de necesidad. Las UB proveían
servicios tales como 1eros auxilios o vacunación.

Las delegadas del PPF eran enviadas a las provincias a efectos de afiliar mujeres
al partido. Sin embargo, ellas se presentaban a sí mismas como censistas.

La mayoría de las delegadas o “subdelegadas” eran tmb enfermeras de la FEP.


Había una completa indiferenciación en las actividades del personal de ambas
organizaciones.
Mientras las organizaciones católicas de derecha intentaban mantener a las
mujeres alejadas de la política el peronismo quería incorporarlas, pero enfatizando
el papel tradicional de las mujeres en la sociedad.

El E, la FEP y el PPF eran 3 elementos estrechamente vinculados en las tareas


de atraer a las mujeres al peronismo. Una mujer necesitada podía concurrir a la UB del
PPF donde su problema sería tratado. Luego, la UB resolvería el problema o bie enviaría
a la peticionante a la FEP o al organismo estatal correspondiente. Algunas mujeres eran
empleadas del E, pero eran temporariamente “presentadas” a la FEP o al PPF.

La mayoría de las entrevistadas no distinguía partido de Fundación. Casi todas las


mujeres entrevistadas recuerdan su participación en el PPF como una tarea semi-religiosa,
completamente separada de la política y cercana en cambio al trabajo social.

Muchas mujeres perciben su contacto con el peronismo como un momento de


redención personal. Esta imagen de Eva como redentora era uno de los motivos centrales
de la propaganda peronista y permaneció en la memoria de quienes la conocieron.

Eva demandaba un nivel de compromiso a las mujeres del PPF que era muchas
veces incompatible con el tipo de vida familiar que se suponía que debían llevar.

-o-

¿Por qué, el peronismo triunfó donde las feministas habían fracasado? El


peronismo combinaba dos elementos importantes que lo hacían atractivo: por un
lado, un discurso tradicional y por otro el otorgamiento de ventajas concretas a las
mujeres.

El éxito de un discurso feminista particular, por lo tanto, depende de las


condiciones particulares de cada sociedad. En un país como la Arg, con una fuerte
tradición católica, era aceptado por lo gral que el lugar adecuado para la mujer era
el hogar, mientras que los hombres tenían el monopolio del espacio público. En
semejante contexto, un feminismo radical sólo podía tener un éxito limitado.
Además, las mujeres de clase obrera que seguían a Eva no compartían los valores de las
dirigentes feministas de clase media alta de la era preperonista. Lo que el régimen hizo
fue redefinir valores ya socialmente aceptados.

El peronismo pudo ofrecer algo que los otros grupos interesados en atraer a
las mujeres no estaban en condiciones de ofrecer: el poder del E para otorgar
beneficios concretos. Sólo le tomó un año al gob de P otorgar los derechos políticos a
las mujeres y con esto poner en situación incómoda a las feministas, que se vieron
obligadas a aceptar tales derechos de “ese gobierno”.

¿Hasta qué punto mejoró realmente la situación de la mujer durante el régimen de


P? En términos estrictamente legales el gob peronista no representó un gran cambio en la
situación de las mujeres trabajadoras. Pero, las disparidades entre los salarios de
trabajadores hombres y mujeres disminuyeron considerablemente.

No se debían solamente a beneficios otorgados a las mujeres en particular, sino +


bien a un mejoramiento general en los niveles de vida de la clase trabajadora durante el
gob de P. Salarios + altos y nvas condiciones de trabajo mejoraron el nivel de vida de
mujeres y hombres por igual. Además, la extensión de ciertos servicios como los jardines
de infantes oficiales proveyeron a las mujeres trabajadoras alternativas accesibles para el
cuidado de los niños. La FEP proveía otros servicios a mujeres, como los Hogares de
Tránsito que, al proporcionar asistencia a madres solteras, contribuían a eliminar el
estigma social al que estaban sometidas.

En el área de educación, hubo un claro mejoramiento en la situación de las


mujeres. La tasa de analfabetismo entre mujeres adultas se redujo casi a la mitad entre
1947 y 1958.

El beneficio + importante obtenido por las mujeres durante el gob de P fue, sin
embargo, el derecho al voto. Luego de la sanción de la ley de 1947, las mujeres pudieron
votar y ser votadas. En 1951, siete senadoras 24 diputadas ocuparon sus bancas en el
Congreso Nacional.

Parece evidente que la condición de las mujeres mejoró durante el gob de P.


Aunque el otorgamiento del sufragio hacía rato que se discutía y fue aprobado por casi
todos los sectores de la sociedad, fue el gob de P el que dio paso decisivo en este sentido,
y por eso merece reconocimiento. Sin embargo, en lo que respecta al discurso peronista,
el lugar de las mujeres en la sociedad no cambió mucho. Su lugar “natural” era todavía el
hogar y sus actividades políticas eran presentadas como una extensión de sus “actividades
naturales”: ayuda social y educación. Pero, al promover la movilización de las mujeres,
el peronismo alentó un importante cambio en la percepción del lugar de éstas en la
sociedad, cambio que fue mucho + allá del discurso político.
Niñez y Juventud: creando futuros peronistas.

El gob de P intentó hacerse atractivo directamente ante los niños y jóvenes. El sist
educativo fue transformado por el gob peronista en una enorme máquina de propaganda
y cómo las escuelas fueron transformadas en centros de adoctrinamiento. La educación
formal no era el único mecanismo. Desarrolló mecanismos informales para incorporarlos.

Esta sección analiza dos mecanismos creados por el régimen para atraer a la
juventud al peronismo: los torneos deportivos organizados por la FEP (Campeonatos
Evita) y la revista Mundo Infantil.

Los Campeonatos Evita y el uso político de los deportes.

Los Campeonatos Evita (CE) fueron una de las actividades + visibles de las
organizadas por la FEP. El 1ero de ellos se llevó a cabo en 1948. En la edición de 1950
participaron + de 100 mil niños. En 1954 cerca de 216 mil niños. En 1953 se crearon los
Campeonatos Juveniles Deportivos Juan Perón destinados a los adolescentes.

Aunque la FEP estaba a cargo de la organización de los torneos, el E proveía ayuda


de diversas maneras. Los niños participantes provenientes del interior eran traídos a la
Capital de manera gratuita por medio del sist oficial de ferrocarriles. Debían someterse a
un examen médico integral llevado a cabo con personal y equipos provistos por el
Ministerio de Salud Pública. Aquellos cuyas condiciones físiles les impedían participar
eran enviados a instituciones oficiales para su tratamiento adecuado libres de cargo. La
Policía tmb participaba, ya que las inscripciones se llevaban a cabo en las comisarías
locales.

Cada año el Congreso votaba una pequeña contribución en efectivo para la


organización de los CE. El bloque radical en el Congreso se oponía al otorgamiento de
estos subsidios con el argumento de que, por un lado, la FEP hacía uso político de los
campeonatos mientras que, por otro lado nadie conocía el estado efectivo de las finanzas
de la FEP.

Los CE fueron uno de los intentos + exitosos que realizó el régimen para organizar
de manera informal el tiempo libre y los espacios de interacción social de la juventud.
Hasta entonces, la vida social en los barrios de Bs. As giraba en buena medida alrededor
de las bibliotecas populares y clubes sociales y deportivos locales.
El peronismo ni reprimió ni intentó seriamente apropiarse de esos centro de vida
social. Se hicieron intentos de crear instituciones alternativas que eventualmente
competirían con los espacios tradicionales de la vida social. Ej: los fracasados “clubes
escolares”.

Los clubes escolares fueron creados a efectos de transformar a las escuelas


públicas en centros barriales de vida social par los niños y sus flias. Establecía que estos
clubes debían contar con un museo, una biblioteca y organizar actividades deportivas y
culturales fuera de los horarios escolares. La idea detrás de los clubes era la de atraer a
las flias a las escuelas, las que paulatinamente reemplazarían a otros centros de la vida
social.

Intentó convertir a los clubes en centros de propaganda política. La mayoría de


los clubes eran inaugurados por Evita con gran pompa, eran oportunidades en las que se
repartían regalos de la FEP.

El fracaso de los clubes escolares se debió en parte a la falta de fondos adecuados,


y en parte a la falta de interés. En 1950 los clubes fueron suprimiros.

La organización de los CE puede ser vista como un intento mucho + exitoso. Los
equipos participantes eran organizados en su mayoría por los clubes barriales o creados
especialmente para la competencia. El 1er premio era un campo deportivo para el equipo
ganador y dinero. La FEP proveía las ropas deportivas y los premios.

La participación en los CE estuvo asociada a los símbolos del régimen. Los niños
provenientes del interior eran recibidos por P y Eva en la Casa Rosada y convidados con
almuerzos en la residencia presidencial.

Las competencias deportivas proveen canales no violentos y no subversivos par


la exteriorización de las ansiedades de la gente. Además, los gobiernos de tipo autoritario
tienden a utilizar las competencias deportivas para generar apoyo para su régimen
asociado a los equipos nacionales con símbolos patrios y con el régimen mismo. El
peronismo hizo uso extensivo de los deportes en todos los niveles con estos propósitos y
los CE proporcionaban una excelente oportunidad para ello.

Deportistas profesionales eran patrocinados por el gob, que les otorgaba grandes
sumas de dinero a efectos de facilitar su participación en competencias deportivas.
El 1er equipo en ganar fue organizado por el Hogar de Niños Gral San Martín. Lo
que antes había sido un ejemplo odioso de una institución de caridad oligárquica donde
los niños habían sido humillados era ahora, como resultado de las políticas de justicia
social, un hogar donde niños saludables podían organizar un equipo de fútbol ganador.

Los equipos eran alentados a utilizar nombres patrióticos.

El imaginario peronista tmb estaba presente en cada paso de la organización de


las competencias. P y Eva asistían a los partidos + importantes y Eva daba el puntapié
inicial.

Cuán atractivas eran estas competencias para la mayoría de ellos. Para niños de
flias pobres del interior, la participación en los CE implicaba la posibilidad de pasar algún
tiempo en la Capital a expensas del E, mientras recibían tratamiento de estrellas
deportivas y servicios médicos que de otra manera hubieran estado fuera de su alcance.
La posibilidad de jugar en canchas profesionales y de tener acceso al Pte de la Nación y
a su esposa no eran hechos desdeñables.

Todas las pvcias y todos los distritos de la Capital estaban representados en los
CE. Los equipos que participaban en las 1eras ediciones de los CE, cuando se restringían
sólo al fútbol, estaban por lo gral organizados alrededor de clubes barriales o eran creados
especialmente para el torneo. Algunos equipos eran organizados en instituciones tales
como escuelas vacacionales u orfanatos. Ninguno de los clubes importantes y bien
establecidos estaba representado. + tarde, cuando los CE comenzaron a incluir deportes
que requerían un entrenamiento + sofisticado, tales como esgrima o waterpolo, es posible
encontrar la participación de grandes clubes que eran los únicos que podían proporcionar
el entrenamiento adecuado.

Los clubes que facilitaban sus instalaciones para los torneos eran instituciones
oficiales o semi oficiales. La participación en los CE no estaba restringida a un grupo
social en particular, sino que parece haber sido bastante amplia.

Estos campeonatos proporcionaban la oportunidad de practicar deportes de


una manera controlada a niños que de otra manera no hubieran tenido acceso a ello.
Los CE tmb contribuyeron a regularizar la situación de niños indocumentados.
Aquellos que no tenían la cédula de identidad en regla no podían participar, y la
policía tenía órdenes de facilitar su tramitación en caso necesario. Las revisaciones
médicas a las que estaban sometidos los participantes tmb eran indudablemente un
aspecto positivo de las competencias.

Pero los CE tmb servían como mecanismos para la socialización política de


la juventud. La propaganda oficial ponía énfasis en el hecho de que las competencias
eran posibles solamente como resultado de la voluntad personal de Eva. Los CE eran un
paso adelante en el proceso de asignar significación política a actividades cotidianas.
Todo estaba puesto bajo el signo del peronismo.

Los CE tmb fueron un intento informal de politizar el tiempo libre de los


sectores populares.

Mundo Infantil: Una revista peronista par niños

Mundo Infantil (MI) proveía medios adicionales al peronismo para ingresar


en el ámbito de los hogares. En 1949 el precio era de 40 centavos, la ponía al alcance de
las flias obreras. Los niños eran alentados a prestar y circular copias de MI entre amigos
que no podían comprarla.

El autor plantea de que va a centrar su atención en la revista en tanto instrumento


para la transmisión de un mensaje político.

Antes de la era peronista, la revista infantil + popular era Billiken que tenía 2
propósitos aparentes: entretener y moralizar a los niños. El mensaje transmitido era
similar al contenido en los textos escolares peronistas. En este sentido la pobreza, por
ejemplo, era presentada como el resultado del orden natural de las cosas mientras (al igual
que en los textos) el único contacto posible entre personas pertenecientes a distintas clases
sociales era a través de actos de caridad.

Billiken tenía una flexibilidad mucho mayor que los libros de texto para adaptar
su mensaje a las preocupaciones de los sectores dominantes. En 1920 uno de los temas
era el mantenimiento del orden social. Los niños pobres y abandonados eran vistos como
semillas de la corrupción y desorden social.

La escuela y la flia bien constituida según los valores burgueses eran presentadas
como los únicos ambientes capaces de moralizar a los niños y de protegerlos contra los
peligros del mundo exterior. Las calles eran vistas como fuentes de vicios e inmoralidad.
Aunque un empleo fuera de la calle era + aceptable para los niños, lo ideal era que estos
no tuvieran que trabajar. Los niños eran percibidos como seres completamente
dependientes y en el caso ideal totalmente sujetos a los dictados disciplinados del hogar
y la escuela.

MI se centraba en el niño en sí, y la mayoría de las notas era sobre temas de interés
inmediato para niños y jóvenes de ambos sexos. Contenía material que podía ser usado
como ayuda para la realización de los deberes escolares.

MI enfatizaba la relativa autonomía de los niños alentándolos a elegir su futuro


por sí mismos aun si esta elección contrariaba el deseo de sus padres. El trabajo en todas
sus formas era exaltado como un valor positivo.

Niños que debían trabajar para ayudar a sus flias o aun para sostener a sus madres
viudas ya no eran presentados como dignos de lástima y caridad. Sin embargo, los valores
de la calse media de una “flia bien constituida” donde “nada falta” eran todavía
enfatizados.

Ideológicamente, MI presentaba los temas usuales de la propaganda peronista.


Ponía muchos énfasis en temas patrióticos o nacionalistas ausentes en las revistas del
período anterior. MI tmb incluía elementos del imaginario peronista: P, Eva, El 2do Plan
Quinquenal, la “recuperación” de los servicios públicos, etc.

Es posible verificar, sin embargo, una evolución en la presentación de estos temas.


Los 1eros nros de MI no hacen mención alguna al gob de Perón.

En los nros publicados en 1952 encontramos frases como ésta: “cuidar a P es


cuidar a la Patria”. MI era consistente con el discurso oficial, incluyendo sus
contradicciones. MI presentaba una visión de la política similar la que vimos cuando
discutimos el PPF.

La política peronista era virtuosa en contraste con la tradicional, que era


presentada como inmoral por lo tanto ilegítima.

Los dos temas principales de la revista eran los CE y las realizaciones de la FEP.

MI servía al régimen como un medio para “peronizar” a la juventud


transmitiendo de una manera atractiva los elementos de la propaganda oficial.
Además, la revista presentaba al gobierno de P como una fuente inagotable de beneficios
y atracciones. En este sentido el mensaje transmitido por MI era similar al que recibían
los adultos por medio de la propaganda oficial.

MI también enfatizaba la proximidad de P con la gente. P y Eva estaban al


inmediato alcance de quien los necesitara. La imagen de un poder siempre presente y
accesible era esencial para la generación de carisma de P, y MI colaboró en la generación
de semejante imagen en la mente de los niños.

En 1951 MI comenzó a publicar invitaciones para un festival infantil de música y


teatro que la revista estaba organizando en el Luna Park. La principal atracción de la fiesta
era la enorme cantidad de juguetes que se distribuían entre los niños asistentes. Aunque
se mencionaba el hecho de que los premios habían sidos donador por P y Eva, ésta era la
única mención que se hacía de la pareja gobernante.

MI nos informa que los niños se habían concentrados en el teatro al solo efecto de
rendirle homenaje a P y apoyar su candidatura para la reelección.

La evidencia disponible sólo nos autoriza a especular sobre el éxito de MI en sus


objetivos de “peronizar la niñez”. No sabemos, por ejemplo, cuantas copias se imprimían
o cuantas se vendían.

Hay evidencia que sugeriría un éxito bastante limitado en este sentido. MI


contenía dos secciones fijas: 1) “primeros pasos”, en la que los lectores podrían publicar
poemas cortos y otra 2) “este es mi rincón” en la que podían publicar dibujos. Los temas
de los trabajos incluidos en ambas secciones eran libres. La mayoría de poemas y dibujos
publicados era sobre temas relacionados con figuras populares. Solo una proporción
ínfima de las poesías y ninguno de los dibujos hacían menciones a temas peronistas. Tiene
sentido suponer que la revista estaba interesada en publicar la mayor cantidad posible de
contribuciones sobre temas peronistas, sobre todo considerando que para esa fecha su
contenido era ya abiertamente propagandístico.

-0-

En sus intentos por generar una imagen de existencia de consenso en la


sociedad, el régimen peronista necesitaba ampliar su base social. Luego de
asegurarse el apoyo de la clase obrera organizada, P se propuso obtenerlo de otros
sectores menos estructurados que, además, pudiera funcionar como contrapeso al
poder de los sindicatos. Como P gustaba decir, el había ganado la primera elección
con el voto de los hombres, la segunda con el de las mujeres, y ganaría la tercera
con el apoyo de los niños.

La FEP contribuyó al proceso de politización de la vida cotidiana. El solo hecho


de usar los servicios podía ser tomado como una muestra, si no de apoyo explícito, si al
menos de neutralidad benevolente hacia el régimen, lo cual, en el contexto de una
sociedad profundamente polarizada según las líneas de “peronismo” y “antiperonismo”
no era un logro menor.

Por medio del PPF el régimen intentó incorporar a las mujeres a la vida política.
Sin embargo, hizo esfuerzos por no romper con algunos aspectos cruciales de la
percepción tradicional sobre el lugar “natural” de la mujer en la sociedad. En este
sentido, las mujeres peronistas no hacían política sino que proveían asistencia social. El
PPF y la FEP eran dos entidades prácticamente indistinguibles una de otra. Las mujeres
peronistas no sólo proporcionarían votos, sino además ventana abierta por donde la
doctrina peronista podía ingresar en los hogares y las familias.

Los niños también constituían un blanco para el mensaje peronista. El régimen


intentó atraerlos por medio de actividades de participación voluntaria y ofreciéndoles
recompensas materiales y simbólicas.

Los mecanismos analizados en esta parte del libro estaban destinados a la


generación de consenso pasivo.

Es difícil evaluar el nivel de éxito. Sin embargo, en 1951 la mayoría de las


mujeres que votaron por primera vez lo hicieron por P, y hacia 1954 el peronismo
parece haber logrado atraer exitosamente a sectores más marginales del E.

En el caso de los niños la evidencia parece sugerir que publicaciones como MI


fracasaron en sus intentos de generar una lealtad casi religiosa a P y Eva. La revista fue
instrumental en introducir el peronismo en hogares no peronistas. Los niños constituyen
un vínculo importante entre las familias y el régimen. A través de ellos, el peronismo
pudo permear en el espacio privado.