Está en la página 1de 12

Conceptualización

La filosofía de la educación se caracteriza por ser la rama de la filosofía que trata de la


reflexión sobre los procesos educativos vividos por el hombre, los sistemas educativos, la
sistematización sobre los métodos de enseñanza aplicados en clase y otros temas
relacionados con la pedagogía. Su ámbito principal es de entender la relación entre
el fenómeno educativo y cómo influye en el funcionamiento de la sociedad.

Origen e historia

La filosofía de la educación tiene su origen remoto en el mundo antiguo, sobre todo en


autores como Platón y Aristóteles, que hablaron continuamente de la educación humana y
del modo ideal en el que debería ser formado el niño para entrar a formar parte de la vida
social. También el mundo cristiano y medieval cuenta con autores como Clemente de
Alejandría, san Agustín o santo Tomás de Aquino, que abordaron las temáticas educativas
desde ideas filosóficas y teológicas.
A partir del Renacimiento y en los inicios de la Edad moderna se produjo un amplio
desarrollo de teorías educativas. Luis Vives, Erasmo de Rotterdam, Comenio, Jean-
Jacques Rousseau, John Locke, Immanuel Kant, Fröbel, y otros autores, ofrecieron
diversas reflexiones sobre la educación del hombre y sobre el camino que lo llevaría a su
perfeccionamiento como individuo y como miembro de la sociedad.
Historia

La historia de la educación se ciñe a la división de las edades del hombre. En los inicios
de la Edad Antigua hay que situar las concepciones y prácticas educativas de las culturas
india, china, egipcia y hebrea. Durante el primer milenio a.C. se desarrollan las
diferentes paideiasgriegas . El mundo romano asimila el helenismo también en el terreno
docente, en especial gracias a Cicerón quien fue el principal impulsor de la
llamada humanitas romana.
El fin del Imperio romano de Occidente (476) marca el final del mundo antiguo y el inicio
de la Edad Media. Se fija el final de esta edad en la caída de Constantinopla en 1453.
El cristianismo, nacido y extendido por el Imperio romano, asume la labor de mantener el
legado clásico, tamizado, filtrado por la doctrina cristiana.
Tradicionalismo pedagógico

El tradicionalismo pedagógico apunta a una serie de ideas, costumbres o formas de


comportamiento sostenidas en el tiempo, adquiridos como herencia o patrimonio cultural
recibido de las generaciones anteriores por parte de las generaciones nuevas, en este caso
en la educación y la formación humana en diferentes culturas alrededor del mundo. Es
quizás también el tradicionalismo pedagógico aquel intento que hace radical el proceso
educativo en la transmisión de bienes culturales, en la comunicación de conocimientos,
usos y costumbres del pasado, sin acoger las nuevas adquisiciones.

Realismo pedagógico

La educación realista es aquella que se basa en la formación humana en el dominio del


mundo exterior sobre el mundo interior, en la superioridad del conocimiento de los
fenómenos naturales y de los hechos sociales; existen diferentes orientaciones: Humanista
–social-didáctica-empirista y disciplinaria y también utilizaron el método de la inducción
que ahí está incluido la observación, evidencia, análisis, síntesis y la comprobación;
Basado en el entendimiento según el estudio de la Teología natural, antropología y la
cosmología.

Naturalismo pedagógico

El naturalismo pedagógico es un poderoso principio que sirvió de fundamento al


surgimiento de la Escuela Nueva o Activa; junto con la libertad del niño, la autoactividad,
el laicismo y la coeducación, entre otros, abrió nuevos cauces con base en los desarrollos
de la biología y la psicología en las primeras décadas del siglo XX. Tanto en su crítica
como en su elaboración teórica, el naturalismo pedagógico halló en la obra de John
Dewey su elaboración más elevada. En razón de su contenido antidogmático, fue y sigue
siendo combatido por la iglesia católica y los sectores conservadores defensores del
dogma del pecado original en el niño. En Venezuela, los educadores que propugnaron el
movimiento de la Escuela Nueva hacia finales de la dictadura de Juan Vicente Gómez,
orientaron su pensamiento y acción basados en el naturalismo pedagógico y otros
principios de ese movimiento transformador de la educación y de la sociedad.
Filosofía de la educación en Rep. Dom.

Los principios que tiene la educación dominicana es empezar a formar cada una de la
persona que reside en el país, sin importar de que nacionalidad sea y proporcionando una
formación científica, profesional, humanística, artística y con una técnica del más alto
nivel. Uno de los principios mas importantes es, Contribuir a la competitividad económica
y al desarrollo humano sostenible; promover la generación, desarrollo y difusión del
conocimiento en todas sus formas; contribuir a la preservación de la cultura nacional, y
desarrollar las actitudes y valores que requiere la formación de personas responsables.

Porque de la filosofía en la educación

La Filosofía de la Educación pretende una comprensión fundamental, sistemática


y crítica del hecho educativo. Este carácter específicamente filosófico de la asignatura,
distinto del que ofrece una Teoría General de la Educación, debe despertar en el
estudiante un claro asombro investigador, una perplejidad activa y una reflexión en
profundidad que permitan conocer el hecho educativo desde
sus presupuestos antropológicos y filosóficos. Tarea no fácil, pero tarea posiblemente
gratificante y necesaria.

El para que de la filosofía en la educación

La educación toma de la filosofía la reflexión y el punto de vista de la totalidad para


esclarecer los problemas relativos a la pedagogía. Así, viendo la educación como un todo,
reflexionando acerca del hecho educativo desde sus presupuestos fundamentales, podrá el
educador tener una mayor conciencia de su labor educativa y saber que su práctica
descansa sobre temas que se imbrican con la humanidad.

El ser de la educación

“…y dijo Hegel, la historia es un acontecimiento que se repite, como un espiral evolutivo,
los errores, los logros del pasado vuelven a acontecer, por eso tenemos que aprender del
pasado, la educación debe de aprender de ello”.

En ocasiones se ha creído que la educación es propiedad de alguien, que tiene la autoridad


para decidir sobre ella, sin embargo, no es así, la educación es intrínseca en cada ser
humano, cada uno de ellos tiene la libertad de ser educado o no.
La filosofía de la educación

La Filosofía de la Educación pretende una comprensión fundamental, sistemática


y crítica del hecho educativo. Este carácter específicamente filosófico de la asignatura,
distinto del que ofrece una Teoría General de la Educación, debe despertar en el
estudiante un claro asombro investigador, una perplejidad activa y una reflexión en
profundidad que permitan conocer el hecho educativo desde
sus presupuestos antropológicos y filosóficos. Tarea no fácil, pero tarea posiblemente
gratificante y necesaria. Filosofía de la Educación; es la disciplina que estudia
el comportamiento de la educación a la luz de las leyes que regulan el desarrollo de
la sociedad humana, desde que el hombre apareció en la tierra, hasta el momento actual y
de las que gobierna cada formación económica-intermedio social en particular; disciplina
que además, estudia las diferentes concepciones del mundo y la formas como ellas
conciben el hecho educativo, en sus elementos y movimientos fundamentales.
Bases filosóficas

La filosofía es la ciencia que permite comprender la naturaleza del hombre, identificándole el ser y las
cuestiones a seguir para lograr una vida más placentera, es por ello que esta adquiere una gran
importancia en la práctica docente, de acuerdo a esto y según Briones (2006), reconoce seis principales
corrientes filosóficas que tienen efectos de manera directa en la educación, estas son, el materialismo, el
realismo, el idealismo, el empirismo, al radicalismo y el positivismo, definiéndolas de la siguiente
manera

Ley general 66-97

La presente ley garantiza el derecho de todos los habitantes del país a la educación.
Regula, en el campo educativo, la labor del Estado y de sus organismos descentralizados
y la de los particulares que recibieren autorización o reconocimiento oficial a los estudios
que imparten. Esta ley, además, encauza la participación de los distintos sectores en el
proceso educativo nacional.

Principios y fines de la educación dominicana

a. La educación es un derecho permanente e irrenunciable del ser humano. Para


hacer efectivo su cumplimiento, cada persona tiene derecho a una educación
integral que le permita el desarrollo de su propia individualidad y la realización
de una actividad socialmente útil; adecuada a su vocación y dentro de las
exigencias del interés nacional o local, sin ningún tipo de discriminación por
razón de raza, de sexo, de credo, de posición económica y social o de cualquiera
otra naturaleza;
b. Toda persona tiene derecho a participar de la vida cultural y a gozar de los
beneficios del progreso científico y de sus aplicaciones;
c. La educación estará basada en el respeto a la vida, el respeto a los derechos
fundamentales de la persona, al principio de convivencia democrática y a la
búsqueda de la verdad y la solidaridad;
d. La educación dominicana se nutre de la cultura nacional y de los más altos
valores de la humanidad y está a su servicio para enriquecerlos;
e. Todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en los principios cristianos
evidenciados por el libro del Evangelio que aparece en el Escudo Nacional y en
el lema "Dios, Patria y Libertad";
f. El patrimonio histórico, cultural, científico y tecnológico universal, y el propio
del país, son fundamentos de la educación nacional;
g. La familia, primera responsable de la educación de sus hijos, tiene el deber y el
derecho de educarlos. Libremente, decidirá el tipo y la forma de educación que
desea para sus hijos;
h. La educación, como medio de desarrollo individual y factor primordial del
desarrollo social, es un servicio de interés público nacional, por lo que es una
responsabilidad de todos. El Estado tiene el deber y la obligación de brindar
igualdad de oportunidad de educación en cantidad y calidad, pudiendo ser
ofrecida por entidas gubernamentales y no gubernamentales, con sujeción a los
principios y normas establecidas en la presente ley;
i. La educación dominicana se fundamenta en los valores cristianos, éticos,
estéticos, comunitarios, patrióticos, participativos y democráticos en la
perspectiva de armonizar las necesidades colectivas con las individuales;
j. Es obligación del Estado, para hacer efectivo el principio de igualdad de
oportunidades educativas para todas las personas, promover políticas y proveer
los medios necesarios al desarrollo de la vida educativa, a través de apoyos de
tipo social, económico y cultural a la familia y al educando, especialmente de
proporcionar a los educandos las ayudas necesarias para superar las carencias de
tipo familiar y socio-económico;
k. La libertad de educación es un principio fundamental del sistema educativo
dominicano, de conformidad con las prescripciones de la Constitución;
l. Los gastos en educación constituyen una inversión de interés social del Estado;
ll. La nutrición y la salud en general son determinantes básicos para el rendimiento
escolar, por lo que el Estado fomentará la elevación de las mismas;
m. Los estudiantes tienen derecho a recibir una educación apropiada y gratuita,
incluyendo a los superdotados, a los afectados físicos y a los alumnos con
problemas de aprendizaje, los cuales deberán recibir una educación especial;
n. La educación utilizará el saber popular como una fuente de aprendizaje y como
vehículo para la formación de acciones organizativas, educativas y sociales, y lo
articulará con el saber científico y tecnológico para producir una cultura
apropiada al desarrollo a escala humana. El eje para elaboración de estrategias,
políticas, planes, programas y proyectos en el área educativa será la comunidad y
su desarrollo;
ñ. El sistema educativo tiene como principio básico la educación permanente. A tal
efecto, el sistema fomentará en los alumnos desde su más temprana edad el
aprender por sí mismos y facilitará también la incorporación del adulto a distintas
formas de aprendizaje.
Art. 5.- La educación dominicana sustenta los siguientes fines:

a. Formar personas, hombres y mujeres, libres, críticos y creativos, capaces de participar y


constituir una sociedad libre, democrática y participativa, justa y solidaria; aptos para
cuestionarla en forma permanente; que combinen el trabajo productivo, el servicio
comunitario y la formación humanística, científica y tecnológica con el disfrute del
acervo cultural de la humanidad, para contribuir al desarrollo nacional y a su propio
desarrollo;
b. Formar ciudadanos amantes de su familia y de su Patria, conscientes de sus deberes, de
sus derechos y de sus libertades, con un profundo sentido de responsabilidad y de respeto
a la dignidad humana;
c. Educar para el conocimiento de la dignidad y la igualdad de derechos entre hombres y
mujeres;
d. Crear y fortalecer una conciencia de identidad de valoración e integración nacional, en
un marco de convivencia internacional, enalteciendo los derechos humanos y las
libertades fundamentales, procurando la paz universal con base en el reconocimiento y
respeto de los derechos de las naciones;
e. Formar para la comprensión, asimilación y desarrollo de los valores humanos y
trascendentes: intelectuales, morales, éticos, estéticos y religiosos;
f. Formar recursos humanos calificados para estimular el desarrollo de la capacidad
productiva nacional basado en la eficiencia y en la justicia social.
Reglamentos de la educación dominicana
Antecedentes: Aborigen y colonial

Con la llegada de los españoles y la conquista de México surgieron grandes cambios


sociales y culturales. Hay que recordar que la cultura de los conquistadores era una
mezcla de otras culturas como las de Oriente, Grecia, Roma, el Islam e inclusive la judía.

Los españoles cuya cultura estaba basada en el agrarismo, la religiosidad y la guerra,


llegan con ansias de riquezas y enarbolando la cruz como escudo y con una amplia
experiencia en conquista y colonización de pueblos.

En el régimen colonial se tiene diversas casta como indios, españoles, negros y las
mezclas de estos que son los mestizos, mulatos y zambos.

Evolución de la educación formal

Educación arcaica. La paideia arcaica surge durante la formación del mundo griego,
asimiladas las civilizaciones anteriores minoica y micéncia de la primera mitad del
segundo milenio a.C., y superadas las llamadas Edades Oscuras de transición del segundo
al primer milenio.
Educación durante la invasión haitiana

Durante la época de la ocupación de Jean Pierre Boyer, (1822-1844), es cierto que la


educación escolarizada se vio reducida prácticamente al nivel elemental. La escolaridad
era tan reducida que sólo existían 6 escuelas en todo el país, las cuales se hallaban
distribuidas en Santo Domingo, Santiago, La Vega, Azua, y el Seibo. En la universidad
(reabierta en el 1815) apenas se reunían al menos unas cuantas decenas de alumnos, los
que eran despreciados en cantidad respecto a la población existente en el país para el
momento. En 1823, un año después de la llegada de Boyer, la universidad fue serrada por
el gobierno haitiano, para luego ser puesta en función nueva vez, luego de la
independencia en 1844.

Educación y la independencia nacional

Las primeas décadas que existieron luego de la proclamación de la independencia (27 de febrero
de1844), no fueron muy fértiles el ámbito de la escolaridad, es por eso que el Congreso Nacional
decide crear una Ley la cual benefició la sociedad estudiantil y le atribuyó al Poder Ejecutivo la
facultad de poder nombrar catedráticos, uno de los cuales fue “Idelfonso Ten”, un hombre de
reconocida competencia, el cual contribuyó con algunas técnicas que mejoraban el proceso de
enseñanza en las escuelas de cada provincia. El 13 de mayo de 1846 fue proclamada la Ley de
Institución Pública, la cual establecía la creación de escuelas primarias en cada una de las
comunas del país, y dos en cada provincia. En el país sólo había 5 provincias y 22 comunas, por
lo tanto se debían construir 32 escuelas, de las cuales sólo se construyeron 9. Esto refleja el poco
interés por la educación, y era tanto así que del presupuesto nacional sólo se invertía el 2 %.

La restauración y sus aportes a la educación

La educación no quedo atrás en este periodo y continúo su evolución, con nuevos


maestros y figuras destacadas, leyes y organización nueva.
Los dos principales pensadores educadores en la primera mitad de la segunda republica lo
fueron Pedro Francisco Bono y Ulises Francisco Espaillat, este último llego a ser
presidente de la republica con el apoyo del partido azul lidereado por Luperon. Debido al
proceso de inestabilidad política que se vivió en esa etapa de nuestra historia, sus ideales
no se pudieron implementar, pues los liberales gobernaron muy poco tiempo comparado
con el tiempo que gobernaron los conservadores.
La educación durante la invasión norteamericana

La intervención norteamericana en la República Dominicana de 1916-1924, afectó el


desarrollo de la educación durante los ocho años en que asumieron el control del territorio
nacional, y sólo se preocuparon por organizar el Estado para sus propósitos estratégicos.
Así lo expuso el doctor Onavis Cabrera, durante una conferencia magistral que dictó en la
Academia Dominicana de la Historia como parte del amplio programa que desarrolla la
entidad en su sede ubicada en la calle Mercedes de la Ciudad Colonial.
Educacion durante la era de Trujillo

Al arribo de Trujillo al poder en 1930, el país apenas disponía 526 escuelas: 400 de ellas
eran escuelas primarias rudimentarias de tres cursos de nivel primario, orientadas a la
formación de los niños y jóvenes campesinos; 68 escuelas primarias graduadas; 52
escuelas secundarias, comerciales o de oficios; 6 escuelas especiales para adultos
analfabetos; y una universidad, la Universidad de Santo Domingo.

La población de la República Dominicana era estimada en 1 millón, 250 habitantes.


Apenas un 4% de los dominicanos de edades comprendidas entre los 7 y 14 años asistía a
la escuela y alrededor del 90% de más de 18 años de edad no sabía ni leer ni escribir.

Transformación de la educación

Los jóvenes de hoy necesitan prepararse para empleos que aún no existen, saber reciclarse
para poder cambiar de uno a otro, aprender a manejar tecnologías que están por
inventarse, y gestionar relaciones complejas con personas de diferentes culturas y valores.
Vivirán en un mundo con múltiples fuentes de información, donde saber discernir la
calidad de las mismas, y tener la capacidad de integrar, serán fundamentales.

Pretender que la educación sea impermeable a estos cambios y argumentar que es


contraproducente que el modelo educativo se adapte a las nuevas necesidades de
aprendizaje, sólo se puede diagnosticar como una ceguera que urge remediar. La
necesidad de adquirir conocimientos se mantiene. Por supuesto, son los cimientos de todo
aprendizaje. Pero hoy en día es necesario mucho más. Los alumnos necesitan desarrollar
un espíritu crítico y mantener la curiosidad para estar al tanto de los avances. Los temas
no se acaban en el último capítulo de un libro de texto; ya no se acaban nunca. Las
barreras entre disciplinas son cada vez más tenues. En este nuevo mundo quienes sepan
aplicar el conocimiento a resolver problemas complejos, tendrán la llave del éxito.

Educación por competencias

El concepto de educación basada en competencias (EBC) es un modelo de aprendizaje


que prioriza las competencias que adquieren los alumnos por sobre el tiempo que pasan
en clase.
El concepto de EBC no es nuevo, pero en los últimos años ha ganado popularidad. Surgió
en la década de 1960 en los Estados Unidos como una reacción ante la inquietud de que a
los estudiantes no se les estaban enseñando las habilidades que necesitarían después de
graduarse. Hoy en día, las instituciones académicas de todo el mundo buscan mejorar la
forma de medir el éxito de los estudiantes y asegurarse de que todos tengan acceso a la
educación. ¿Cómo puede ayudar la EBC?