Está en la página 1de 3

5 EFECTIVOS PASOS PARA APROBAR UN EXAMEN ORAL

El examen oral suele ser el que más preocupa y genera temor en los
estudiantes, y es que este tipo de pruebas son más rápidas y con menor
cantidad de preguntas, aumentando la posibilidad de errar, por lo que
deberás pensar con agilidad y tratar de responder las preguntas de forma
clara, concisa y certera cuidando siempre la coherencia de tus argumentos.

Descarga nuestro contenido exclusivo: 25 conceptos jurídicos básicos que todo


abogado debe conocer. Te encantará el Bonus Track.

¿Por qué un examen oral?


Puedes creer que esta es otra idea de tu profesor para hacerte la vida imposible, sin
embargo, no todo es negativo, al contrario, aunque a muchos no les guste presentar
un examen oral, este posee ciertas ventajas sobre una evaluación escrita. Tales
como:

Una evaluación oral te permitirá adquirir destrezas para tu formación personal,


académica y profesional. Es decir, mientras más practiques, mayor será tu
capacidad de enfrentarte a este tipo de situaciones adquiriendo el desenvolvimiento
adecuado a la hora de un interrogatorio, entrevista o discurso ante un público o
jurado.

Los nervios ya no serán problema (este punto se complementa con el anterior): al


inicio de todo interrogatorio sentimos nervios por el encuentro
estudiante/profesor, nos sentimos preocupados por como vayamos a responder o
inclusive por si se nos llega a olvidar algo. ¡Es normal! Pero si te tranquilizas y
con el tiempo te vas acostumbrando a presentar evaluaciones orales, estas ya no
serán un problema para ti.

Si quieres eliminar los nervios por completo te recomendamos: Miedo escénico –


6 técnicas eficaces para controlarlo
Nunca he sido partidaria de la improvisación absoluta, me refiero a que cuando
alguien habla debe tener fundamentos sólidos de lo que dice y ello amerita una
preparación previa, ningún profesional que se precie debe andar tirando flechas,
sin embargo, existen personas con habilidades de oratoria naturales que son
capaces de persuadir y hacer creer a su interlocutor que saben más de lo que
realmente saben. Si eres de estos, no tienes que preocuparte, al contrario, te
beneficiará presentar un examen oral.

En la gran mayoría de los casos tendrás tu nota inmediatamente y no tendrás que


esperar largas semanas a que el profesor corrija los exámenes de las 20 secciones
donde da cátedra para saber como te fue.

5 pasos para aprobar un examen oral


Ahora que ya conocemos algunas de las ventajas que tiene presentar exámenes
orales, les daré algunos consejos para prepararse para uno:

1) Preparación previa
El secreto para aprobar un examen oral está en estudiar y haber leído lo suficiente,
de esta manera no sentirás dudas al momento de responder.

Evita memorizar al pie de la letra, este es un gran error que cometemos al momento
de estudiar, y es que cuando aprendemos un texto con exactitud milimétrica
corremos el riesgo de olvidar una palabra, perder por completo el hilo de lo que
estábamos diciendo y como no se conoce el fondo de la cuestión en realidad, te
estancarás y no podrás continuar de manera fluida.

Lo correcto es que leamos y comprendamos de manera clara lo que nos dice el


texto.

Te puede interesar: Memorizar un texto en 5 sencillos pasos

2) Haz resúmenes y esquemas


Estos son métodos muy útiles para comprender el tema que debemos abordar al
momento de una exposición o prueba oral, desglosa la idea principal de un texto
en esquemas, luego deberás dedicarle tiempo a cada aspecto en particular. Una vez
concluido el proceso, será más fácil de recordar y didáctico al momento de
estudiarlo.

Esto te permitirá tener una visión más clara y organizada.

3) Lee varias veces


No olvides volver a leer una y otra vez los temas antes de una prueba. Un repaso
eficaz se hace en voz alta y enfrente de un espejo. De esta manera sentirás más
seguridad en lo que dices. No olvides que:
La práctica hace al maestro.

4) Exprésate con calma y claridad


Seguramente pensaran que es mucho más fácil escribirlo que hacerlo pero en
realidad no, cuando vas a responder debes simplemente evitar que tus ideas se
atropellen, una a la vez, de modo organizado, desglosando los conceptos,
utilizando los recovecos del tema que dominas más y asociándolos con la pregunta
concreta.

Respira hondo, tranquilízate y explica el modo en el que entiendes el tema, a veces


hasta las opiniones subjetivas con respecto a lo leído son más útiles que uno que
otro párrafo del libro que te aprendiste pero no pudiste interpretar con claridad.

5) Cuida el lenguaje
Al momento de responder en una prueba oral es fundamental cuidar nuestra
pronunciación de las palabras, es decir, la dicción, el tono de voz y mantener un
ritmo constante sin acelerar demasiado ni tampoco ir muy lento.