Está en la página 1de 84

Edición y selección de textos: Cristóbal Emilfork, S.J.

Diseño y supervisión de imprenta: Pablo Fernández, S.J.


Fotografías: Gabriel M. Ortega
Colaboradores: Gustavo Macaya, S.J. ; José Arteaga, S.J.
Gestión: Revista Mensaje
Impresión: GraficAndes
Número de Copias: 7.000
Año 2011
índice

Página
Prólogo 9
Atento el oído…

Eucaristía con Jesuitas 13


Tumba de San Alberto Hurtado
La dimensión ignaciana del servicio: alegría y entrega total 14
Celebrar el fracaso 16

Encuentro con Obras Sociales 21


Infocap, la Universidad del Trabajador
Las prioridades de todos: colaborando en la misión 22
Las fronteras de la pobreza y la evangelización 26

Encuentro con jesuitas 31


Auditorio colegio San Ignacio -Alonso de Ovalle -
El discernimiento 32
El peligro de las distracciones 34
Hacia las fronteras 36
Nuestra misión 38
Página

Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana 45


Gimnasio colegio San Ignacio - Alonso de Ovalle -
Nosotros somos la Iglesia 46
Nuestra misión: El servicio 48
En tiempos de dificultad… 52
La vocación 54
La evangelización de hoy 58

Eucaristía con colaboradores ignacianos 63


Templo San Ignacio
Vivir es decidir 64
la centralidad de jesucristo 66
La espiritualidad de la cruz 68

Encuentro con jesuitas en formación 71


Teologado interprovincial San José
El lenguaje de la cultura moderna 72
Inculturación y universalidad 74
Los estudios y la inserción 76
La visión sobre el sacerdocio 78

Biografía Adolfo Nicolás, S.J. 80


Prólogo
Atento el oído…
n su visita a Chile, el Padre Adolfo Nicolás nos recordó que hay que darlo
todo; que aquí no valen las medias tintas, que para servir hay que entregarse sin
miedos, con esperanza y cargados de humor. Nos invitó a una “fiesta de amor” a
la cual los pobres, los excluidos, los que sufren el dolor, el hambre y la violencia
de la guerra son los invitados de honor.También nos llamó a ofrecer nuestra vida
en el servicio, a hacer de nuestra vocación de cristianos una verdadera entrega
hacia los demás.

Entre el 10 y el 12 de noviembre del año pasado, jesuitas, colaboradores ignacianos


y todos aquéllos que se sienten vinculados a la espiritualidad de san Ignacio, nos
sentimos fuertemente sacudidos. El Superior General de la Compañía de Jesús
visitaba nuestro país y en los sucesivos encuentros que sostuvo nos dejó en claro
que todos, sin distinción, trabajamos juntos para la misión de Cristo.

Su visita fue breve, pero intensa. Recorrió el Hogar de Cristo, el Santuario


del Padre Hurtado, INFOCAP, Un Techo para Chile, y sostuvo encuentros y
eucaristías con jesuitas, la Red Apostólica Ignaciana, representantes de nuestras
obras sociales o vinculadas con nosotros, la Red Juvenil Ignaciana, la comunidad
del colegio San Ignacio, y con los monseñores Francisco Javier Errázuriz y
Alejandro Goic, entonces arzobispo de Santiago y presidente de la Conferencia
Episcopal, respectivamente. Su mensaje fue estremecedoramente directo para
quienes nos sentimos animados a seguir el camino de Cristo: hay que morir para
vivir, es necesario morir para dar vida.

Porque nuestra espiritualidad no puede evadir la cruz. Cargar con ella es


escuchar la tenue música de los pobres, un sonido suave e imperceptible para
este mundo de estímulos y ajetreos. Para nosotros, cargar la cruz es acompañar
a los pobres que hoy luchan por un sueldo digno, al pueblo mapuche que sigue
esperando un justo reconocimiento, al abusado que carga miedos inmerecidos

[]
y espera una palabra pidiendo perdón y justicia. Cargar con la cruz es caminar
con el migrante en su peregrinaje de injusticias, y padecer con el preso en la
indignidad de su celda. Cargar con la cruz también implica vivir y hacerse cargo
de los propios dolores y límites, no hacerles el quite. Es “fracasar” por el Reino,
pero un fracaso que se transforma en vida para otros.

Este libro recoge fragmentos de las reflexiones que el Padre Adolfo Nicolás
nos regaló mientras visitó nuestro país. Meditaciones que nos pueden ayudar
a la oración, a discernir los caminos por los que emprender nuevos rumbos,
o confirmar los ya tomados… siempre en libertad y siempre mirando un solo
horizonte: el del Evangelio.

Confío en que sus palabras vuelvan a interpelarnos y animarnos en el seguimiento


de Cristo. Ellas pueden ser buena noticia para nosotros y para muchos que,
como el Padre Hurtado, nos preguntamos ante los acontecimientos que viven
el país, la Iglesia, nuestras propias familias, nuestras comunidades ¿Qué haría
Cristo si estuviera en mi lugar? ¿Qué quiere el Señor de mí? ¿Cómo dar la
vida? ¿Qué cruz he de cargar? ¿En quién ponemos nuestra confianza y nuestra
esperanza? Estoy seguro que las palabras del Padre Nicolás nos pueden iluminar
en la búsqueda de esas respuestas.

Eugenio Valenzuela L., S.J.


Provincial

¿Escuchas?
Porque la música de los pobres es suave,
a veces imperceptible; pero está ahí…
latiendo…llamando
clamando en su mudo grito…
Tumba de
San Alberto Hurtado
La dimensión ignaciana
del servicio:
alegría y entrega total
enir al Santuario del Padre Hurtado es Un libre pensador español, declaró que, si
entrar en el Evangelio de Jesús, en su mi- bien se consideraba agnóstico, en cualquier
sión, en su entrega a los pobres, en su dedi- parte del mundo a la que iba, donde había
cación a los que parece que en la sociedad sufrimiento, allí había una monja o un sa-
no han encontrado espacio. Alberto Hur- cerdote. Piensen lo que piensen, sean del
tado y todos nosotros hemos sido ungidos país que sean -decía-, donde hay sufrimien-
para servir a los pobres. Los marginados, to, donde hay segregación, donde la huma-
separados, excluidos…los nuevos pobres nidad llega a extremos, allí está la Iglesia.
de nuestro mundo. Por lo tanto, cada uno que crea lo que quie-
ra, pero no se puede negar que la Iglesia
está presente entre los pobres.
“O lo damos todo,
o no servimos.” Esta unción, que vivió el Padre Hurtado
tan profundamente, no es exterior, no es
un rito. Es la transformación de la perso-
En la sociedad no hay sitio para muchos. na por el Espíritu de Dios, que nos mueve
Los pobres estarán siempre con ustedes, es interiormente y nos lleva por el camino de
una profecía que desgraciadamente se va Jesús. El signo de que eso es verdad es el
realizando generación tras generación (…) entusiasmo, la alegría y la naturalidad con
Hubo un tiempo en que eran los misera- que se hace el servicio. Esto es natural, lo
bles, luego fueron los proletarios, ahora son hacemos porque es lo que haría Cristo.
los excluidos. Pero Dios siempre unge a un
grupo de gente que continúa su labor.

[14] Eucaristía con Jesuitas


“Démoslo todo imaginativamente; de una manera
creativa, alegre, y con humor, pues la santidad tiene
mucho de humor.”

Alberto Hurtado y jesuitas de este tipo nos ma del gran maestro sufi, Rumi, breve, pero
han mostrado que esta llamada sigue sien- muy desafiante: “Esta fiesta es una fiesta de
do actual, y que seguir a Cristo con humor, amor; el que no esté dispuesto a darlo todo
con paz y alegría es el mejor testimonio, que se vaya y se busque otra fiesta, porque
incluso para la promoción de vocaciones. aquí hay que darlo todo”. Esto es una fies-
Cuando me preguntan ¿cómo pensé entrar ta, por lo tanto hay alegría. Pero es una fies-
a la Compañía? Ciertamente fue por haber ta de amor. Solamente con mucho amor se
visto a jesuitas dedicados, sirviendo con puede servir durante mucho tiempo a los
humor, alegría y amistad. Eso tiene una pobres y a los que nadie ayuda.
fuerza enorme.
O lo damos todo, o no servimos. No a me-
El padre Arrupe solía decir que un candi- dias aguas. Este Santuario nos hace pensar
dato a entrar a la Compañía de Jesús que en uno de los nuestros que lo dio todo y sir-
no tuviese humor, había que dudar si era vió. Porque lo dio todo muchísimos siguen
para la Compañía. Y no sólo Arrupe, sino beneficiándose, en una cadena de amor que
que los sufis musulmanes, los místicos, di- provocó la entrega sin condiciones. Una en-
cen que una persona sin humor hace dudar trega generosa, abierta, alegre, pero también
si tiene alma. El humor es el otro lado de la llena de compasión, que es el fuego que nos
esperanza, por lo tanto, una persona que no mantiene el humor y la esperanza en el ser-
puede superar el propio yo, no puede tener vicio. Démoslo todo imaginativamente; de
humor. El humor empieza riéndose de uno una manera creativa, alegre, y con humor,
mismo… por eso hay tanto para reír. La di- pues la santidad tiene mucho de humor.
mensión ignaciana de nuestro servicio con-
siste en dar vida y dar la vida. Hay un poe-

[15]
Celebrar el fracaso

Qué fácilmente celebramos el éxito, y qué Los que trabajan con los pobres participan
raramente celebramos el fracaso por el Rei- de la cruz de Cristo mucho más, porque
no de Dios! Hay fracasos que vienen por fracasan. Sin embargo, eso no lo celebra-
pereza, pero hay otros que vienen por servir mos. El servicio desinteresado, constante,
a los pobres. Los pobres seguirán siempre lo celebramos rara vez. Creo que el Evan-
con nosotros, porque los problemas no se gelio, sobre todo en una vocación como la
solucionarán. Por mucho que el país pro- nuestra, tiene que saber celebrar la cruz. La
grese, los pobres seguirán entre nosotros. cruz es el fracaso por el Reino de Dios. Es
Lo vemos con nuevas pobrezas, nuevas un fracaso que trae vida, que lleva a la Re-
enfermedades, nuevos aislamientos, nue- surrección, pero que pasa por la cruz.
vas segregaciones, que aparecen en nuestro
mundo todo el tiempo.

“Creo que el Evangelio, sobre todo en una vocación


como la nuestra, tiene que saber celebrar la cruz.
La cruz es el fracaso por el Reino de Dios. Es un
fracaso que trae vida, que lleva a la Resurrección,
pero que pasa por la cruz.”

[16] Eucaristía con Jesuitas


Infocap,
La Universidad del
Trabajador
Las prioridades de todos:
colaborando en la misión

os retos que tenemos los jesuitas son exac- ra como hacemos el discernimiento para en-
tamente los mismos que tienen ustedes, de- trar y contribuir desde nuestra llamada. En-
dicados a trabajar por la justicia social. Los tramos desde distintos puntos, pero todos
grandes desafíos de la religión han sido siem- colaboramos y trabajamos para encontrar
pre el hambre, la pobreza, la guerra, la violen- una respuesta a los mismos desafíos.
cia, la falta de sentido, la falta de alegría, la
falta de solidaridad, el sufrimiento… la prin- Tenemos que discernir, ¿qué podemos ha-
cipal preocupación de las grandes religiones cer, cómo podemos contribuir a que las co-
ha sido siempre cómo disminuir el sufrimien- sas vayan un poco mejor? ¿Dónde y en qué
to de la humanidad. Cómo ayudarla a vivir servicios podemos servir más y mejor a la
más humanamente; cómo acompañarla en la Iglesia? Hoy tenemos las mismas preguntas
búsqueda de una sociedad mejor. que tenía San Ignacio en su tiempo. Dón-
de servir mejor al Reino de Dios, a la hu-
“¿Qué podemos hacer, manidad que está en búsqueda, que sufre,
que está en camino con esperanza hacia una
cómo podemos contribuir sociedad mejor. Las prioridades de la Com-
a que las cosas vayan un pañía son un esfuerzo por responder, dentro
de las necesidades que hay en el mundo, a
poco mejor?” estos desafíos. Geográficamente la prioridad
va por África y China. África es el continente
¿Cómo entramos en esos retos? Ahí, evi- olvidado, dejado al margen. Los países eu-
dentemente, hay una diferencia entre laicos ropeos han empobrecido a África, y muchos
y jesuitas, profesionales y no profesionales, continúan haciéndolo. Hoy políticamente
etc. La propia vocación determina la mane- no son colonias, pero sí económicamente.

[22] Encuentro con obras sociales


“Dios nos está llamando muy claramente a la
colaboración. La misión es la misión de Cristo, no la
misión de la Compañía de Jesús. Somos conscientes
de que la misión es demasiado grande para que quede
en manos de un grupo”.
La economía africana es una ínfima parte La Compañía de Jesús se siente llamada,
de la economía mundial. Si África se hun- en este momento, a dar profundidad a todo
de, la economía mundial prácticamente no lo que hace. Estamos en un mundo en el
se afecta. Tenemos una deuda con África, el que, pese a todas las técnicas que tenemos,
que sean tan pobres después de tantos siglos el peligro de la superficialidad es extraordi-
nos tendría que preocupar a todos. Por otra nario. Se habla de la globalización de la su-
parte, la prioridad por China es obvia, pues perficialidad. Hoy, para cualquier estudiante
el gigante está resurgiendo, y su capacidad la tentación es cortar y pegar, porque toda
por influenciar el mundo es enorme. la información la tenemos en Google. Así,
tenemos una prioridad en el apostolado in-
La Compañía de Jesús también tiene una telectual precisamente para dar esa profun-
prioridad apostólica que nos viene por man- didad. Creemos que la Compañía de Jesús
dato del Papa: las “Casas Romanas”, es de- tiene una tradición intelectual de formación,
cir, la Universidad Gregoriana, el Pontificio de estudios, y eso es muy importante hoy
Instituto Bíblico y el Instituto Oriental. ¿Qué para la Iglesia y para la sociedad.
relación tiene esto con la prioridad de los
pobres? La mayoría de los estudiantes ahora La quinta prioridad son las personas despla-
provienen del Tercer Mundo. Es un servicio zadas, los refugiados, los migrantes. La hu-
a iglesias pobres. manidad no se resigna simplemente a morir,
entonces los más audaces salen, buscando la
Al mismo tiempo, estas universidades están posibilidad de vivir, de crecer, de tener nue-
en un proceso de reforma, en términos de vas oportunidades y también de sostener a
prestar servicios a instituciones que trabajan sus familias. He visto filipinos en Japón y
con los pobres. latinoamericanos que viven como ratas, en

[23]
“Dios amó tanto a la humanidad que dio a su hijo
por toda ella; no sólo por un pequeño grupo”.

sitios pequeñísimos, sin nada, para pagar manidad. Dios amó tanto a la humanidad
poco y enviar todo el resto de dinero a sus que dio a su hijo por toda ella; no sólo por
familias. Es un sistema que contribuye a los un pequeño grupo. En este contexto, los
países que envían migrantes, pero que no cristianos tenemos que ser genuinos, au-
contribuye a la humanización de nuestro ténticos. Y ser auténticos es ser generosos y
mundo. El número de desplazados, migran- aceptar que Dios trabaja de muchas mane-
tes, refugiados, sigue creciendo y es una rea- ras en todos. Dios nos está llamando muy
lidad que no va a cambiar. claramente a la colaboración. La Misión
es la misión de Cristo, no la misión de la
Hay una sexta prioridad que se está desarro- Compañía de Jesús. Somos conscientes de
llando tácitamente: los jóvenes. Los jóvenes que la misión es demasiado grande para
son los que nos dan una esperanza para el que quede en manos de un grupo. Es una
futuro. Nos dan esperanza no sólo para en- misión para todos.
contrar vocaciones para la Compañía de Je-
sús, sino que también para formar una mejor
sociedad futura.

Vivimos en un mundo intercultural, inte-


rreligioso, donde lo que importa es la hu-

[24] Encuentro con obras sociales


Las fronteras de la pobreza
y la evangelización

Dónde Dios nos ha ido llamando es- En todos nuestros desafíos estamos llamados
tos últimos tiempos? ¿Cuáles han sido los a un servicio profético, que no consiste sola-
temas emergentes? Nosotros le llamamos mente en hablar. El profeta primero revela lo
fronteras. Y es evidente que éstas cambian que está oculto, lo que los gobiernos quieren
según los continentes. ocultar. Pero no basta con mostrar la reali-
dad; el profeta tiene que prometer, ofrecer
Una frontera que hemos tenido desde siem- alternativas. Esta es una preocupación para
pre en la Compañía de Jesús es la evangeli- todos aquéllos que tratan de servir. Es parte
zación; la que toma un color distinto según del servicio profético. El profeta que no ofre-
el continente. En Latinoamérica esa evange- ce alternativas es un profeta de mal agüero.
lización se da en un mundo donde todavía La tercera misión del profeta es dar energía
hay injusticia, diferencias, desigualdades que y esperanza. Por eso es mejor que consideren
son ya masivas. siempre un elemento de celebración, de es-
peranza, de alegría… porque Dios está con
Trazando este mapa de retos buscamos la nosotros, a pesar de todo.
mayor necesidad, la mayor emergencia, más
universalidad. Ir a donde otros no pueden ir. Somos un grupo en la Iglesia y en la huma-
Ir a esas fronteras, que son conjuntos de de- nidad que está buscando más justicia, más
safíos donde todos vemos que hay problemas, humanidad, más amistad, más amor, más
pero donde no sabemos qué se puede hacer. capacidad de vivir juntos de una manera
Ahí debemos ir; a estudiar el problema, ver creativa. Por eso tenemos que estar cerca
qué se puede hacer, y buscar alternativas. de los pobres. Para ser sensibles a sus pro-

[26] Encuentro con obras sociales


“Somos un grupo en la Iglesia y en la humanidad que
está buscando más justicia, más humanidad, más
amistad, más amor, más capacidad de vivir juntos de
una manera creativa”.

blemas, para oír su canción y su música. La


música solamente se oye si vivimos cerca,
porque es una música suave, no ruidosa.
Vivir con los pobres; los que puedan, como
ellos. Digo los que puedan porque supo-
ne aceptar una serie de privaciones a las
que nosotros no estamos acostumbrados.
Cuanto más cerca estemos de los pobres
más nos enriquecen espiritualmente.

Al mismo tiempo, tenemos que poner a su


servicio lo que tenemos. Si tenemos fe, la fe.
Si tenemos inteligencia, la inteligencia. Si es
el estudio, el estudio. Si son universidades,
las universidades. Tenemos que hacer mejo-
res redes intersectoriales, que haya transver-
salidad; que la universidad tome sus temas
de investigación del centro social, de cole-
gios, temas de educación o de fe, que los in-
vestigue y luego se los devuelva. Eso da lu-
ces, da más posibilidades de servir mejor.

[27]
“Tenemos que estar cerca de los pobres. Para ser
sensibles a sus problemas, para oír su canción y su
música. La música solamente se oye si vivimos cerca,
porque es una música suave, no ruidosa”.

[28] Encuentro con obras sociales


Auditorio colegio
San Ignacio - Alonso de Ovalle -
El discernimiento

ecimos que el discernimiento es uno de Tenemos que encontrar el equilibrio, por-


los puntos peculiares del carisma ignaciano que es allí donde Dios nos encuentra: en
y, ciertamente, se lo ha estudiado mucho la realidad, con nuestros talentos limitados,
recientemente. Mi pregunta es ¿realmente con nuestra fuerza efectiva, con nuestros lí-
discernimos o no discernimos? mites espirituales y humanos. Allí hay que
trabajar con alegría y con total dedicación.
Mis dudas recaen sobre las condiciones bá- Eso sí, darlo todo. Pero darlo todo donde
sicas para que haya discernimiento. ¿Hay estamos, donde Dios quiere que lo demos
libertad interior suficiente? ¿Hay desprendi- todo.
miento? ¿Hay agilidad para dejar pasar todo
lo que no sea voluntad de Dios y emprender
algo nuevo, porque es la voluntad de Dios? “Hay que buscar un
equilibrio entre el trabajo,
El testimonio evangélico de la Compañía
no es trabajar mucho. El trabajar mucho es la vida espiritual,
parte de la vida moderna, y cada uno tra-
baja lo que puede, pero hay que buscar un
las relaciones humanas,
equilibrio entre el trabajo, la vida espiritual, la comunidad… de manera
las relaciones humanas, la comunidad… de
manera que la persona tenga tiempo para
que la persona tenga tiempo
recibir a los demás. Eso es un testimonio. para recibir a los demás.”

[32] Encuentro con jesuitas


“El discernimiento es imposible si no está totalmente
abierto, si no somos libres para discernir, si no estamos
liberados de nuestros apegos... por eso san Ignacio
quería un desapego total para poder discernir.”

A la hora del discernimiento, la única ra- que podamos prestar un servicio con una
zón que cuenta es si algo es para el bien de calidad que de otra manera no tendríamos.
las almas, del prójimo, de la Iglesia. Si Dios Y en un momento así, necesitamos mucha
quiere que nos movamos, nos movemos. más capacidad de discernimiento.
Si queremos que nuestra Compañía siga
siendo joven y dinámica -llevamos 470 El discernimiento no es fácil, tiene sus condi-
años de vida- tenemos que seguir creando, ciones, sobre todo el discernimiento univer-
abriendo nuevas iniciativas. sal. Necesitamos tener fronteras más transpa-
rentes y contar con mucha más información.
Ahora tenemos mucha más conciencia de
nuestra misión universal. He visto en Para- Es imposible si nuestro discernimiento no
guay la importancia de esa misión universal: está totalmente abierto, si no somos libres
las reducciones habrían sido imposibles si no para discernir, si no estamos liberados de
hubiéramos sido universales; porque en ellas nuestros apegos históricos u otros. Por eso
había un sacerdote y un hermano, pero si san Ignacio quería un desapego total.
necesitaban pintura traían un hermano pin-
tor de Italia, si necesitaban música traían un
hermano o sacerdote que sabía música de
Alemania; si necesitaban decorar las iglesias
traían un orfebre jesuita de Holanda. Esa ca-
pacidad de moverse a través del mundo hace

[33]
El peligro
de las distracciones

uestro peligro son las distracciones. Veo ciones. Pueden ser cosas, como Internet, o
con sorpresa y gusto la gran preocupa- pueden ser personas o relaciones, o pueden
ción que tiene, por ejemplo, san Juan de la ser situaciones concretas como dolores. Es-
Cruz, con quitar distracciones. ¿Por qué? tamos distraídos cada vez que lo secunda-
Porque la distracción es la gran tentación. rio se hace primario.
Y no me refiero a distracciones en la ora-
ción: esas son secundarias, son pequeñas. Estas distracciones influyen en la oración;
Estamos distraídos en la oración porque pero estas distracciones -contra las cuales
estamos distraídos en la vida. Son las dis- hemos luchado tanto- son de menor valor
tracciones de nuestra vida las que ponen que las distracciones en nuestra vida. Ésas
impedimentos. son las que nos preocupan más. En qué
empleamos nuestra energía espiritual, qué
“Estamos distraídos en la es lo que dificulta nuestro discernimiento:
oración porque estamos éstas son las distracciones importantes. Yo
creo que aquí hay un factor importante de
distraídos en la vida”. revisión: porque desde san Ignacio hasta
Arrupe hay una constante de entrega total.
Considero que hay distracción cada vez Como san Ignacio, como san Francisco Ja-
que algo secundario -sea ideológico, como vier, como nuestros grandes santos, como
teorías o ideas, sea algo personal, como la Alberto Hurtado. Total dedicación, concen-
posición, honor, reconocimiento, o algo re- tración; no hay distracciones. Esto es lo que
lacional-, ocupa tanto nuestra mente que se preocupa, esto es lo que importa, esto es lo
hace primario. Y tenemos muchas distrac- que Dios quiere… entonces allá vamos.

[34] Encuentro con jesuitas


“El mundo moderno es un mundo de muchísimas
distracciones, porque de eso vive. Nos distraen con la
moda para que compremos, nos distraen con ideologías
para que votemos, nos distraen con imágenes.
No podemos permitir que nos distraigan tanto”.
Hace poco recibí un power point y la idea Creo que en nuestra espiritualidad y en la
central que se repite en todos los fotogra- espiritualidad cristiana hay una llamada a la
mas es que hay un mundo de belleza y de concentración, a la unificación. San Ignacio
verdad enorme que Dios nos ha dado. El lo repetía tantas veces: hay que estar con
estribillo decía “no estás deprimido, estás todo en lo que estamos haciendo; vivir ple-
distraído”, porque no ves ese mundo y ves namente el magis. Un magis que no implica
solamente tu problema interior o tu apego posición, ni producción, sino profundidad,
a esto o a lo otro. Y a todo va diciendo “No intensidad… Cristo en nosotros.
estás deprimido, sino estás distraído”. Yo
creo que tiene toda la razón. La Iglesia continúa esperando de la Com-
pañía lo que dio san Ignacio en términos
El mundo moderno es un mundo de muchí- de profundidad teológica, espiritual y en
simas distracciones, porque de eso vive. Nos los Ejercicios Espirituales.
distraen con la moda para que compremos,
nos distraen con ideologías para que vote-
mos, nos distraen con imágenes. No pode-
mos permitir que nos distraigan tanto.

[35]
Hacia las fronteras

ablamos muchas veces de las fronteras. Las ro que seguimos con colegios. Primero, por-
fronteras son un símbolo bonito, pero es una que el colegio es la mejor oportunidad para
bella imagen manipulable. Hay que definir- ayudar a un niño o a un joven a crecer y a
lo. El reto no es la frontera. El problema no entrar en ese proceso de transformación que
es la frontera. La frontera es un conjunto, es quiere san Ignacio. Pero en la educación hay
una situación tan difícil, tan problemática, a nuevas fronteras que debemos descubrir.
la cual nadie quiere ir, o muchos tienen gran Hay fronteras en el desarrollo del cerebro
dificultad para ir. Son situaciones difíciles; y que suponen un nuevo estudio de neuro-
siguen siéndolo después de haber ido a ellas. biología. Por ejemplo, el gobierno japonés
reconoció hace unos años que su sistema
Antes eran más geográficas; pero hoy las de educación había crecido en ciencias,
fronteras son mucho más cercanas, y tene- matemáticas, memoria, pero había perdido
mos que tener la habilidad para descubrir imaginación, creatividad y sentido crítico,
dónde están. Por ejemplo, en educación: que es justo lo que la educación jesuítica
¿tenemos que seguir con colegios o no? Cla- quiere comunicar.

“La frontera es una situación tan difícil y


problemática que nadie quiere ir, o muchos tienen
gran dificultad para hacerlo. Hoy son mucho más
cercanas, y tenemos que tener la habilidad para
descubrir dónde están”.
[36] Encuentro con jesuitas
La frontera nos puede decir dónde están los Estamos llamados a estar ahí con un método
problemas, pero no nos dice más. Yo creo ignaciano, con una manera de proceder, un
que hay que agregar otra palabra: frontera camino ignaciano. En la frontera aprendemos
tiene que ir con horizonte. Estamos en la a discernir los problemas de ella, aprendemos
frontera y tenemos horizontes, hay que estar a investigar, a buscar, colaboramos unos con
en la frontera mirando el horizonte. ¿Qué otros para ver cuáles son los problemas de
horizonte? El del Evangelio; eso está claro. fondo para poder servir mejor. Esta combi-
Nuestros horizontes son horizontes de evan- nación de frontera, horizonte y camino es
gelización, de Cristo. No estamos en la fron- importante. El camino es el ignaciano; el ho-
tera solamente por estar en ella. rizonte es el Evangelio, es Cristo.

“La frontera nos puede decir dónde están los


problemas, pero no nos dice más. Hay que agregar
otra palabra: horizonte. Hay que estar en la frontera
mirando el horizonte. ¿Qué horizonte?
El del Evangelio; eso está claro”.
[37]
Nuestra misión

Cuál es nuestra misión hoy? Nuestra mi- se hace cuerpo, es teórica. No basta con de-
sión, por supuesto, viene determinada por finir, nombrar o encontrar la palabra justa:
el discernimiento local. Yo no puedo decir hay que hacerla cuerpo, o sea, que nuestro
cuál es la misión de Chile. Quisiera referir- cuerpo exprese el Evangelio. La encarna-
me a la visión del Evangelio que nos debe ción, la Eucaristía, la resurrección, son todas
orientar, a la actitud pastoral fundamental corporales. Mientras la espiritualidad cris-
y al estilo comunitario. tiana no se dé en el cuerpo, no ha llegado a
su madurez. La visión, por lo tanto, es la del
Evangelio, pero hecha cuerpo.
“El cristiano es esencialmente
comunitario. Vaya donde La actitud fundamental de san Ignacio, y yo
vaya crea comunidad, porque creo que tiene que seguir siendo la nuestra,
es eminentemente pastoral: ayudar a las al-
acepta, perdona, alegra, mas. Esta es una ayuda integral, total. Ayu-
apoya, aguanta”. dar a las almas a crecer, a las personas a ser
como Cristo, a llegar a la estatura de Cristo.

La visión tiene que ser la del Evangelio, y por El estilo es comunitario. ¿Por qué la Congre-
lo tanto tenemos que aprender a incorporar- gación XXXV habla del tríptico identidad-
la de una manera inteligente, con una filoso- comunidad-misión y por qué habla de “co-
fía seria, con una teología adecuada. Es todo munidad como misión”? Es algo nuevo en
un proceso de interiorización y de incorpora- nuestro lenguaje. Nuestra manera de trabajar
ción. Digo “incorporación” porque se parece tiene que ser con la comunidad al centro.
a “encarnación”. Si nuestra espiritualidad no

[38] Encuentro con jesuitas


El biblista Gerhard Lohfink dice que en el neralmente suele ser difícil. El mensaje que
Nuevo Testamento la palabra comunidad a mí me queda es que el cristiano es esen-
no aparece, porque no habla de esencias y cialmente comunitario. Vaya donde vaya
usa pocos nombres. El Nuevo Testamento crea comunidad porque acepta, perdona,
habla en verbos activos. Si buscamos ex- alegra, apoya, aguanta.
presiones que tienen que ver con la palabra
“mutuo” o “unos a otros”, encontraremos Hablando todavía de la misión, ¿cuál debe
infinidad de ellas. Solamente en Pablo hay ser el sentimiento dominante? Creo que es
más de 80 textos: “ayúdense unos a otros”, la compasión, y en eso Alberto Hurtado
“sírvanse unos a otros”, “alégrense unos nos da un ejemplo extraordinario. El sen-
a otros”, “cántense salmos unos a otros”, timiento dominante de todo pastor es la
“perdónense unos a otros”, “carguen con compasión. Es una compasión discernida,
la carga del otro”. Eso es comunidad. No sapiente, inteligente. La compasión está re-
se trata de definir, no es tener un documen- sultando ahora el término común a todas
to, sino es actividad que pasa entre noso- las religiones. ¿Por qué? Porque todos par-
tros: es apoyarnos, es querernos, es ayu- ticipamos del vacío fundamental de la per-
darnos, es perdonarnos, es tener paciencia sona humana. Toda persona humana, y eso
unos con otros. Eso es lo que la Compañía la psicología moderna lo aceptaría comple-
puede comunicar a la Iglesia. Tenemos algo tamente, está apoyada en el vacío; no te-
que comunicar, porque no nos hemos jun- nemos base. Lo que llaman no solamente
tado porque seamos amigos. Dios nos ha finitud, que es limitación, sino ausencia de
juntado para que seamos amigos, que es base, groundless. Por eso somos tan vulne-
muy distinto. Y ahí hay más profundidad, rables. Por eso un terremoto es una expe-
más aceptación, hay una apertura que ge- riencia tan horrible, porque nos hace sen-

[39]
tir la debilidad fundamental de la persona. Eso vemos en el Evangelio. A los que los fari-
Por eso viajar en avión le da tanto miedo seos consideran dignos de exclusión, porque
a mucha gente, porque en el momento en son impuros, Jesús los considera sus amigos
que empieza la turbulencia parece que no porque provocan su compasión y mueven
hay base, y entonces nos quedamos con no- sus entrañas. Este es el sentimiento básico
sotros mismos, con nuestros miedos, con de toda religión. Alberto Hurtado es santo
nuestra inseguridad. Hay que captar esto, porque fue compasivo hasta el fondo.
y la fuerza del budismo está aquí, captar
que todos carecemos de base. Por lo tanto, Y eso se puede ejercer en cualquier profe-
la compasión brota espontáneamente frente sión. ¿Cómo podemos hacer una universi-
a los demás. Los demás no son objeto de jui- dad cristiana? Llenándola de compasión,
cio: son objeto de compasión. de manera que su investigación y todo su
trabajo sea para ayudar a la humanidad.

“¿Cuál debe ser nuestro sentimiento dominante? La


compasión. Ella brota espontáneamente frente a
los demás. A los que los fariseos excluyen, porque
son impuros, Jesús los considera sus amigos, porque
provocan su compasión y mueven sus entrañas. Este es
el sentimiento básico de toda religión”.
[40] Encuentro con jesuitas
“El límite es la cruz. La paradoja es que san Ignacio
nos quiere muertos para nosotros mismos, pero
totalmente vivos para el servicio y el ministerio”.

La gran preocupación de todo grupo reli- damiento de la Biblia dice crezcan y multi-
gioso es que todo lo que se tiene sea para plíquense y yo veo que los religiosos ayunan
los que sufren, para los pobres. ¿Cómo re- y viven célibes”. Cuando lo oí, pensé que era
ducir el sufrimiento, la pobreza, la inhu- una lástima que Begnini, un hombre tan inte-
manidad, la violencia? ligente y sensible, no hubiera entendido que
a veces hay que morir para que otros vivan, o
El límite es la cruz. Quiere decir que no hay sea, que lo de creced y multiplicaos no es un
límites. La paradoja, y a mí me gustan las pa- mandamiento individual, sino a la humani-
radojas porque el budismo me ha enseñado dad.Y para que otros vivan, algunos tenemos
a apreciar la paradoja, es que san Ignacio nos que morir. La paradoja nos reta, nos desafía.
quiere muertos para nosotros mismos, pero La Compañía, la Iglesia, el tiempo, la historia,
totalmente vivos para el servicio y el ministe- y en ella Dios, nos dan muchas oportunida-
rio. Y esa es una paradoja: ¿cómo estar total- des para morir. La cuestión es si seremos ca-
mente vivos y muertos al mismo tiempo? paces de morir para vivir plenamente.

Termino con un ejemplo. Roberto Begni-


ni, el director de cine italiano de “La Vida
es Bella”, hizo en Florencia una muy her-
mosa presentación de La Divina Comedia.
La analizaba capítulo por capítulo y al final
lo recitaba de memoria. Cuando llegó al ca-
pítulo cuarto del Infierno, quiso hacer un
chiste con el cual todos rieron. Dijo: “Hay
una cosa que no entiendo, el primer man-

[41]
Gimnasio colegio
San Ignacio
- Alonso de Ovalle -
Nosotros somos la Iglesia

n campo en el que se pide nuestro servicio Creo que la Iglesia es la única oferta que te-
es la Iglesia. Unos jóvenes me preguntaron: nemos en el mundo que se preocupa de la
¿cómo responde la Iglesia a los problemas comunidad amplia que es la humanidad. La
que están emergiendo hoy? Yo les dije, “la única comunidad preocupada por los que
Iglesia responde como respondan ustedes, están fuera de ella. Esto lo dijo un anglicano,
porque ustedes son la Iglesia”. La Iglesia no no es de mi autoría. Es la única organización
es el Papa ni los obispos solos. Si no exis- cuyo fin es servir a los de afuera.
tieran ustedes, los obispos y los sacerdotes
no tendrían nada que hacer. Ellos están al Al mismo tiempo, todos sabemos que la
servicio de la comunidad, que es la Iglesia, y Iglesia tiene sus limitaciones. Todos sabe-
que responde a las necesidades del tiempo. mos que el “factor humano” está siempre

“La Iglesia no es para los perfectos. La Iglesia es para


todos: buenos y malos, pecadores y no pecadores, ¿por
qué?, porque Dios va mucho más allá de nuestros
pecados; acepta a todos y, conociendo nuestras
debilidades, continúa siendo el Padre de todos”.

[46] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


“La Iglesia no son sólo el Papa y los obispos. Si no
existieran ustedes, los obispos y los sacerdotes no
tendrían nada que hacer. Ellos están al servicio de
la comunidad, que es la Iglesia”.

en la Iglesia, y eso, sinceramente, creo que La gracia es “todavía más grande”. Esa es la
nos hace sentir en casa. La Iglesia no es segunda palabra de san Pablo. Cuando abun-
para los perfectos. La Iglesia es para todos: da el pecado, la gracia sobreabunda. Todavía
buenos y malos, pecadores y no pecadores, más. Este “todavía más” es tan importante
¿por qué?, porque Dios va mucho más allá como el “a pesar de todo”. La alabra de Dios
de nuestros pecados, de nuestras limitacio- está y estará siempre abierta a todos. La semi-
nes; acepta a todos y, conociendo nuestras lla de la Palabra crece en los corazones, dice
debilidades, ha sido y continúa siendo el el Evangelio; incluso de noche, cuando todos
Padre de todos. están durmiendo; la semilla sigue creciendo
siempre. La comunidad nos ayuda a recordar
El tesoro de la Iglesia no es el factor humano. que el perdón, la compasión, la esperanza y la
El tesoro de la Iglesia es que Cristo es la cabe- alegría son posibles a pesar de todo.
za, la inspiración, el centro, es el que hace po-
sible una posibilidad nueva.Y san Pablo decía
“a pesar de todo”. A pesar de todo hay per-
dón, a pesar de todo podemos creer. A pesar
de todo nos podemos perdonar. Siempre que
se sientan deprimidos digan esto: a pesar de
todo; porque ése es el mensaje del Evangelio.

[47]
Nuestra misión:
El servicio

Qué pueden hacer los jóvenes en este mo- En este contexto, ¿cuál es nuestra misión? La
mento de la historia y de la Iglesia? No es misión del cristiano sigue tan viva como en
un momento fácil; vivimos en un mundo cualquier época anterior: los cambios socia-
que está cambiando con una rapidez enor- les, culturales y académicos no afectan el he-
me. La comunicación tiene una rapidez in- cho de que la humanidad sigue necesitando
creíble. Dicen que Google tiene más infor- personas que sirvan, que dediquen su vida al
mación que toda la que tenía la humanidad servicio; pues la humanidad sigue sufriendo.
en los últimos cinco mil años. El problema Seguimos teniendo violencia, pobreza, ham-
está en quién me prueba que esa informa- bre, injusticia, y la humanidad sigue sintién-
ción es correcta y verdadera. No hay mane- dose sola. Hay mucha soledad, mucha falta
ra de comprobarlo. Tampoco hay facilidad de esperanza, mucha falta de alegría.
para pensar o reflexionar. La mayor tenta-
ción que tienen los estudiantes hoy en día Las necesidades humanas siguen siendo
es copiar y pegar. Porque la información enormes, y la pregunta sigue siendo: ¿qué se
está ahí. No hay tiempo para pensar, para ir puede hacer para ayudar a que esta huma-
a la biblioteca; no hay tiempo para trabajar nidad sea un poco más humana, a que viva
los temas. Google lo pone todo más fácil. un poco mejor?

[48] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


La misión es siempre compleja, y es resulta- Segundo factor: un corazón capaz de sentir.
do de una serie de factores. Esto yo lo subrayaría. En el Evangelio cada
vez que pasa algo es porque Jesús ha dejado
Primero, el encuentro con una necesidad: un que una necesidad de la gente le mueva las
terremoto, la pobreza, la violencia, la enfer- entrañas. Jesús vio las turbas y las entrañas
medad. Hay un encuentro con una realidad se le movían, el corazón vibró en esa situa-
que es dura, que hace sufrir, y que requiere ción. El Espíritu de Dios se mueve a través
una respuesta. Por las comunicaciones con de nuestros sentimientos, los más humanos,
las que hoy contamos, estas necesidades simples y directos. No hay misión sin este
cada vez se van haciendo más amplias. Hoy movimiento del corazón. Si ustedes no sien-
es todo un país el que llama a toda su gente; ten nada, entonces no se preocupen de to-
sin contar que existen también necesidades mar una decisión. Para tomar una decisión
internacionales. hace falta que el corazón “esté dentro”. En

“Los cambios sociales, culturales y académicos no


afectan el hecho de que la humanidad sigue necesitando
personas que dediquen su vida al servicio”.

[49]
“El Espíritu de Dios se mueve a través de nuestros
sentimientos, los más humanos, simples y directos.
No hay misión sin este movimiento del corazón. Si
ustedes no sienten nada, entonces no se preocupen
de tomar una decisión”.

todo el proceso de discernir una llamada a La respuesta es siempre una decisión muy
servir es necesario ver qué es lo que siento, valiente, fundada en las posibilidades que
por qué siento, y a qué responde ese senti- tenemos todos. El que tiene compasión
miento. Como en el tiempo del terremoto: el con los pobres, sirve a los pobres. El que
terremoto fue tal que todo el pueblo se sintió siente que los inmigrantes no han sido tra-
conmovido. Es este “sentirse conmovido” lo tados humanamente y quiere hacer algo
que hace posible una misión, una acción. por ellos, sirve a los inmigrantes. Las posi-
bilidades son enormes.
En el budismo la virtud más importante es
la compasión, la capacidad de sentir “con”
otros. No es conmiseración; decir desde arri-
ba “pobrecito”. No es eso, es sentir lo mismo
que la otra persona siente. Porque eso movili-
za a la acción, a la misión.

Hay una necesidad, hay un corazón que se


mueve respondiendo a esa necesidad, pro-
porcionando el compromiso, y, viene la res-
puesta, que es el tercer elemento. Es en este
proceso donde nuestra misión se determina,
donde se hace concreta.

[50] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


En tiempos de dificultad…

os tiempos difíciles son los mejores mo- ¿Qué se hace en la Iglesia? ¿Cómo podemos
mentos para la humanidad. Mi propia ex- reaccionar ante un momento difícil? Creo
periencia me dice que en los momentos que el dolor, el sufrimiento, la dificultad, es la
difíciles yo he crecido como persona; espi- gran oportunidad para que salga lo mejor de
ritualmente, y como cristiano. En los mo- nosotros, o lo peor. Es una oportunidad de
mentos fáciles lo he pasado muy bien, pero elección. Y como ustedes saben, porque son
no he crecido. Porque en esos momentos familiares con la espiritualidad de san Igna-
uno va patinando sobre la superficie. En los cio, el momento de la elección es un momen-
momentos difíciles, la realidad nos fuerza a to crítico. Es un momento de discernir qué
es lo que quiero con mi vida, qué significa
esto para mí. Yo creo que son momentos de
“Necesitamos apoyo. creatividad, momentos en los que tenemos
Ninguno de nosotros que dejar que lo mejor de nosotros salga.
puede luchar solo”. Les puedo decir, a mis 74 años, que per-
sonas que no han sufrido nunca, se man-
tienen bastante superficiales. A lo mejor
ir profundo dentro de nosotros mismos: qué muy alegres, pero superficiales. Las perso-
significa la vida, qué quiero yo con mi vida, nas que han sufrido tienen una sabiduría
qué puedo hacer. El contexto doloroso creo y una profundidad que a todos nos ayuda.
que se puede aceptar como una gran oportu- Solidaridad, capacidad de ayudar al próji-
nidad para crecer. mo, capacidad de entender los problemas
de los demás. El sufrimiento y la dificultad
no son para asustarse. Es la gran oportuni-

[52] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


“En los momentos difíciles, la realidad nos fuerza
a ir profundo dentro de nosotros mismos: qué
significa la vida, qué quiero yo con mi vida. El
contexto doloroso se puede aceptar como una gran
oportunidad para crecer”.
dad para crecer. ¿Y cómo podemos hacer Necesitamos apoyo. Ninguno de nosotros
que la Iglesia responda de una manera po- puede luchar solo. El Cid Campeador no
sitiva? Respondiendo nosotros. La Iglesia existe. Es un resumen literario de toda una
somos todos nosotros. La respuesta impli- generación de personas que estaban luchan-
ca un momento de creatividad; de buscar do por la libertad de un país. Estos súper
nuevas formas de responder. Y ustedes héroes individuales existen solamente en las
tienen mucha más capacidad que yo, o la películas o en la literatura.
que tienen los de mi generación.

Ustedes están abiertos. Este es el momento


en el que ustedes toman las decisiones im-
portantes. Si las toman por dinero, entonces
entrarán al círculo de lo que ahora nos está
molestando. Pero si toman una decisión en
libertad, por servir a su país, a la humanidad,
a una sociedad mejor, entonces están inclu-
yendo a la Iglesia en el proceso de mejorar
nuestro mundo. Son momentos importantí-
simos pero difíciles, porque el discernimien-
to no es fácil. Preferimos escoger el camino
fácil a entrar en dificultades que implican
luchar. Hay que apoyarse en otros, pues la
comunidad es importante.

[53]
La vocación

n estos últimos años, en muchas partes del servicios: religiosos, sacerdotes, matrimo-
mundo, las vocaciones se están debilitando. nios, profesores… todo ayuda a servir a la
No solamente sacerdotes o monjas, sino que humanidad, que es el fin de la Iglesia. Ella
también maestros de escuelas, profesores de está para servir a la humanidad, en nombre
colegios y universidades, médicos, enferme- de Dios. Para darle alegría y esperanza.
ras. Personas con mucho corazón, que que-
rían ayudar a la humanidad, están convir- Ahora, en nuestra vocación tenemos que ar-
tiendo su vocación en un simple empleo; en monizar el reto que suponen las necesidades
fuente de dinero. Se está perdiendo el sentido humanas: la respuesta que queremos dar
de la vocación, el sentido de servir, el sentido todos, y el contexto social, que determina
de respeto y preocupación por el otro. mucho nuestro camino. Un camino inspi-
rado en san Ignacio, que trata de hacernos
Los trabajos no son solamente empleos para personas libres.
ganar un poco de dinero. Los trabajos son
oportunidades de servir. Hay que pensar Solamente si somos libres podemos escoger
qué quiero hacer yo con mi vida. A quién bien. El camino de san Ignacio es básicamen-
doy tanta energía como Dios me ha dado. te el liberarnos interiormente. Recuperar la
Los jóvenes están llenos de energía y ahí libertad interior.Y eso no es nada fácil.
hay una llamada a buscar y definir la vida
de ustedes como vocación. No como un tra- Ustedes, jóvenes, que quieren ser libres…
bajo, como un empleo, como una manera un deseo genuino, auténtico y magnífico,
de ganarse la vida. ¿Qué quiero hacer con ¿por qué permiten que las tiendas de ropa
mi vida? Ahí es donde la búsqueda es más les digan cómo tienen que vestir? ¿Por qué
importante. La Iglesia necesita todo tipo de dejan que les quiten la libertad cuando viene

[54] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


“Solamente si somos libres podemos escoger bien. El
camino de san Ignacio es básicamente eso: liberarnos
interiormente. Recuperar la libertad interior. Y eso
no es nada fácil”.

la moda, porque todos visten así? Entonces, No porque hay que hacer un sacrificio, sino
en nombre de la libertad pierden ustedes su porque vale la pena. Porque es la vida de
libertad. El camino ignaciano nos dice que los demás, es la vida de todos.
tenemos que ser libres para decidir lo que es
mejor para nosotros, para nuestras familias, Tenemos que desarrollar un corazón que
para los demás. Es un camino de libertad, sepa reaccionar ante la realidad. Pero man-
de elección, y de elección continua. Hoy te- tener la visión alta. No estén a merced de
nemos que usar los medios, pero nosotros la información barata y manipulada que
tenemos que decidir cómo usarlos. Usarlos, dan las comunicaciones simples. Como
como diría san Ignacio, “tanto cuanto” para estudiantes, háganselo difícil a los profeso-
el fin que nosotros queremos. O sea, hay una res. No dejen que vayan por el camino fá-
regla, la del “tanto cuanto”, y ahí entra todo: cil. ¿Cómo se hace difícil a los profesores?
dinero, bienestar, progreso, estudios, medios Con preguntas duras. No sean tímidos.
de comunicación.
Platón, el gran filósofo, decía que el objetivo
Y, ya siendo libres, que lo demos todo. Para de la filosofía es ayudar a las personas a vivir
ser libres, y para servir a los demás, hay mejor; a vivir virtuosamente, contribuyen-
que darlo todo. Hoy estamos en tiempos do a la sociedad. Si lo que ustedes estudian
en que, o se da todo, o nos quedamos to- no les ayuda a vivir mejor, pregunten. Lle-
dos a medias. ¿Estamos dispuestos a darlo ven los problemas de la sociedad a la clase y
todo? Hay una resistencia a hacerlo. Y creo pregunten. Lo mismo se aplica a los curas:
que eso es importante; es una llamada, un no se las dejen fácil. Háganselo difícil, con
símbolo para todos nosotros; estamos dis- preguntas reales, profundas. Preguntas que
puestos a darlo todo porque vale la pena. fuercen al profesor a decir “caramba, no he

[55]
“Vivan en contacto con el dolor humano. Eso los
hará pensar y dará una vida más profunda a sus
estudios”.

pensado yo sobre eso suficientemente. Te Hoy dicen que a los jóvenes les resulta di-
responderé la semana que viene”. Ésas son fícil hacer un compromiso serio, para toda
las mejores preguntas, aquéllas que el pro- la vida. Hay situaciones que requieren un
fesor no puede responder inmediatamente, compromiso total: en el matrimonio, en las
porque son preguntas tan buenas, tan pro- relaciones hombre-mujer, cuando se hacen
fundas, que dejan al profesor desconcertado. profundas, si no se da todo, no sirve. Pues
Hacer pensar es siempre un beneficio. no sabemos si nos aceptan, si verdadera-
mente nos quieren, si hay verdadero amor.
Vivan en contacto con el dolor humano.
Estén en contacto con el voluntariado, con Cuando celebro un matrimonio, les digo
el servicio. Que el dolor humano de Chile siempre a los novios, “ustedes están toman-
los afecte. Estén en contacto con los pobres, do un riesgo”. Ése es un riesgo para edifi-
con el dolor físico, con el dolor social, o con car a otros, para salir de uno mismo y darse
el dolor cultural: con pueblos que se sienten a otra persona. Eso supone mucha pasión,
oprimidos, alienados. Eso los hará pensar y mucha valentía y mucha generosidad. Así, si
dará una vida más profunda a sus estudios. me piden un consejo, yo les diría: prepáren-

[56] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


se para darlo todo. Darlo todo para la edu-
cación, para la justicia, para el servicio, para
el matrimonio.

Darlo todo quiere decir que todos tenemos


que encontrar nuestra vocación, sea cual
sea. Entonces encontrarán la felicidad. Re-
cuerden que el Evangelio dice: “Si buscas
felicidad, la perderás; si no la buscas, la pue-
des encontrar”.Yo creo que eso es muy real;
solamente quien esté dispuesto a perderlo
todo puede ganarlo. Este es el gran reto para
los jóvenes. Hay que decidir: sí o no. Ése es
el reto que el Evangelio nos pone.

“Para ser libres, y para servir a los demás, hay que


darlo todo. Hoy estamos en tiempos en que, o se da
todo, o nos quedamos a medias. ¿Estamos dispuestos
a darlo todo?”.
[57]
La evangelización de hoy

La evangelización sigue siendo la frontera en De manera que el primer paso para una
la que está involucrada toda la Iglesia, y los evangelización con sentido -sea en Santiago,
jesuitas, por supuesto. Pero la evangelización sea entre los mapuches, sea en Japón, la In-
no es solamente predicar. Evangelización es dia o África-, es tratar de entender cómo ha
el proceso por el cual el Evangelio se hace estado trabajando Dios; qué ha hecho has-
carne en nosotros, dejando que afecte nues- ta ahora. No es que yo llegue a un pueblo
tras vidas. Para eso tenemos que ser evange- ignorante. Al contrario, llego a un pueblo
lizados. Y, desde ahí, comunicar y participar muy enamorado de su religiosidad; con sus
a los demás. tradiciones, su sabiduría, con su profundi-
dad. Lo primero que tengo que ver es todo
La evangelización hoy en día se ha hecho lo bueno, que es fruto de la obra de Dios. Y
muy compleja. Toda evangelización tiene un entonces entraré en un diálogo, que empieza
contexto. El Evangelio nunca llega a un va- escuchando, no hablando. Escuchando qué
cío. No es que pudiéramos decir “ahí no hay dice la gente de sí misma, cómo es su cultu-
nada y nosotros llevamos a Dios”. Dios ha ra, qué valores tiene.
estado trabajando antes de que llegáramos
nosotros: en las culturas, en las personas de No hay culturas atrasadas. No las hay. Todas
otros contextos, de otros pueblos, de otras las culturas son fruto del esfuerzo de miles
situaciones. No llegamos a un vacío. de años de humanidad tratando de vivir en
respeto mutuo y sacando adelante lo mejor
del corazón humano. Así, hay que empezar

[58] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


con respeto y con diálogo. Luego, en ese En el capítulo quinto del Evangelio de Ma-
diálogo, cuando ya hay confianza y cono- teo, Jesús dice “yo no he venido a destruir
cimiento mutuo, se puede empezar a par- nada”. Eso es muy importante para el misio-
ticipar lo más profundo que lleva cada uno. nero. Vayamos donde vayamos, no tenemos
Ellos, sus valores; nosotros, nuestros valores que destruir nada, porque todo lo que hay
cristianos. Ellos, su tradición, sus creencias; de bueno viene de Dios. Jesús dice “no he
nosotros, nuestra fe en Cristo. Es un diálo- venido a destruir nada, ni siquiera la ley”.
go beneficioso para los dos. El evangelizador Así, el primer paso es afirmar la cultura, el
aprende y comunica. Saber hacer eso nos contexto, la sabiduría que viene con la vida
hace más humildes, más receptivos, y, por de la gente.
lo tanto, podemos también enriquecernos
mientras tratamos de comunicar a los de-
más nuestra fe cristiana.

“Evangelización es el proceso por el cual el Evangelio


se hace carne en nosotros, dejando que afecte nuestras
vidas. Para eso tenemos que ser evangelizados. Y,
desde ahí, comunicar y participar a los demás”.

[59]
Segundo, de acuerdo con las Bienaventuran-
zas, vienen seis pasajes en los que Jesús dice
“El primer paso para una
“les han dicho… pero yo les digo… y lo que yo evangelización con sentido
les digo no es en contra de lo que les han dicho,
sino que es lo que les han dicho y más”. Ésa es
-sea en Santiago, sea entre los
la evangelización. Cuando hay confianza y em- mapuches, sea en Japón, la
pezamos a dialogar, entonces se saca lo mejor India o África-, es entender
de esa cultura y se busca su profundidad.
cómo ya ha estado Dios
Y termina el capítulo quinto de San Mateo trabajando en el pueblo;
diciendo “sean perfectos como su padre celes-
tial es perfecto”. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que
qué ha hecho Dios hasta ese
vamos a ser como dioses? Quiere decir que momento”.
no hay límite en esta cooperación con otros
pueblos. Tenemos que estar siempre abiertos,
porque la norma es Dios, no soy yo. La nor-
ma no es la Compañía de Jesús, no es mi mi-
sión, mi teología, mi limitación. La norma es
Dios. Ahora, que el mundo se está haciendo
más pequeño, tenemos la gran oportunidad
de aprender los unos de los otros, y crecer to-
dos juntos.

[60] Encuentro con la Red Juvenil Ignaciana


Vivir es decidir

an Ignacio era plenamente consciente de que problema es si elijo la vida, o elijo la muerte.
la vida es una elección continua. De la maña- Estamos en medio de conflictos, de situacio-
na a la noche estamos tomando pequeñas y nes difíciles. Muchas veces nos encontramos
grandes decisiones: en casa, en los negocios, confundidos, perdidos, sin saber qué hacer.
con la educación de nuestros hijos… todo lo
que sucede a nuestro alrededor está basado en Nuestra vida se da en medio de confusiones,
una serie constante de decisiones. La vida es de dificultades, en un mundo que está cam-
decidir. No hay escape. La espiritualidad igna- biando. Es ahí donde tenemos que tomar
ciana es eso: ayudarnos a decidir bien. decisiones. Y la espiritualidad de san Ignacio
comienza aquí: hay que decidir sin parar. Si
No puedes decir “yo elijo o no elijo”. Todos he aprendido algo en estos dos años y medio
elegimos. Si yo digo “yo decido no elegir”, que llevo como Padre General es esto: hay
quiere decir que mi elección es por dejar las que decidir sin parar, continuamente.
cosas como están. Es ya una decisión. Sin em-
bargo, el problema no es si elijo o no elijo, el

“La vida es decidir. No hay escape. La


espiritualidad ignaciana es eso: ayudarnos a
decidir bien”.

[64] Eucaristía con colaboradores ignacianos


Y la pregunta que siempre nos acompaña
es: “esta decisión, ¿da vida o no da vida?,
¿es una decisión que aumenta la vida de los
demás, de nuestros compañeros, de nuestra
comunidad?, ¿esto mejorará la vida de otros,
o más bien dará muerte, limitará la vida de
los demás, entristecerá, excluirá? Son deci-
siones que nos ponen en tensión; son deci-
siones reales, decisiones que no son, necesa-
riamente, políticamente correctas.

“El problema no es si elijo o no elijo, el


problema es si elijo la vida, o elijo la muerte”.

[65]
la centralidad
de jesucristo

risto es el tesoro, el centro de la vida cristia- Pensamos que Francisco de Borja siempre
na, de la vida espiritual. Cristo toma el pues- iba con las manos juntas, o que san Ignacio
to de todo lo demás. Cuando uno descubre debía ser un monaguillo de parroquia. Ellos
que Cristo es el centro, todo lo demás pierde eran los famosos de entonces, dedicados to-
sentido. Todo lo demás se hace secundario. talmente a los valores mundanos, y, de re-
El que san Ignacio dejara de ser un hidalgo pente, ¡tac! en medio de sus carreras hacia
famoso, o un guerrero que se distinguió por el honor y el prestigio, de pronto los dos co-
su valor, y entrara por el camino de la po- mienzan a correr en dirección contraria.
breza, del seguimiento de Cristo; o bien, el
hecho de que san Francisco de Borja dejara
todo su poder, prestigio y honor para seguir
a Cristo, es como si Madonna se metiera en
un convento para ser monja.

“Cuando uno descubre que Cristo es el centro,


todo lo demás pierde sentido”.

[66] Eucaristía con colaboradores ignacianos


¿Qué han visto estos señores? ¿Qué han vis-
to que de repente han cambiado toda su
vida? La carrera que tenían antes no sirve,
ya todo es secundario, basura. Cristo cuen-
ta. Todo cambia; ya no estamos en la selva,
hemos salido a la luz y ahora el camino de
nuestra vida nos ofrece nuevos horizontes.
Ésa es la imagen del método ignaciano.
Cómo puedo hacer yo para que mi vida
deje de ser mi vida y empiece a ser la vida
de Cristo. Porque esa es la vida que da vida
a otros. Esa es la vida que ofrece caminos
que valen la pena.

“¿Cómo puedo hacer yo para que mi vida deje de ser


mi vida y empiece a ser la vida de Cristo? Ésa es la
vida que da vida a otros”.

[67]
La espiritualidad
de la cruz

l seguimiento de Cristo no deja sitio a La cruz es un factor sumamente importante


otros seguimientos. Cuando san Ignacio ha en la espiritualidad de san Ignacio. No hay
perdido el barco para ir a Jerusalén, se da espiritualidad ignaciana sin la cruz. Porque
cuenta que ya no puede ir allá, y decide ir no hay verdadera libertad interior sin la
a Roma a ponerse al servicio del Papa, por- cruz. Sin haber aceptado la cruz no se pue-
que quería servir a la Iglesia. En la iglesia den tomar decisiones. Por eso el que sigue
de la Storta, a la entrada de Roma, tiene a Cristo puede mantenerse en paz; porque
su última visión: ése es el buen camino; ir a cuando llega la cruz sabe que iba a llegar, no
Roma. Siente que Dios le dice: “En Roma se asusta. La había aceptado de antemano.
yo estaré con ustedes. Les seré propicio, al Es un camino siguiendo a Cristo en la cruz.
lado de la cruz”. A Roma se va siguiendo a
Jesús con la cruz a cuestas.

“Él nos quiere totalmente vivos, y, al mismo


tiempo, totalmente muertos. Ésta es la paradoja.
Para seguir a Cristo hay que morir totalmente,
pero para vivir totalmente”.

[68] Eucaristía con colaboradores ignacianos


San Ignacio habla de darlo todo hasta el fi- San Ignacio está en el centro de esa para-
nal. Ignacio quiere que sus hijos sirvan a los doja: morir totalmente, que no haya ya un
demás, de una manera cretiva, de una ma- “yo”, ni egoísmo, ni deseos que me quiten
nera dinámica… él nos quiere totalmente vi- libertad, que me impidan ver la voluntad de
vos, y, al mismo tiempo, totalmente muertos. Dios. Quiere personas totalmente dedicadas,
Ésta es la paradoja.Y una de las cosas que he pero también personas totalmente conscien-
aprendido en Asia es a no negar nunca una tes, sabias, abiertas, para que puedan ayudar
paradoja. Porque ella nos ayuda a encontrar a los demás. Morir a nosotros mismos para
sabidurías escondidas. Aquí la paradoja es que muchos más tengan vida.
que para seguir a Cristo hay que morir to-
talmente, pero para vivir totalmente. Cristo
nos pide que elijamos morir con él para vivir
con él. El que gana su vida, la pierde; y el
que pierde su vida, la gana.

“No hay verdadera libertad interior sin la cruz.


Sin haber aceptado la cruz no se pueden tomar
decisiones...Morir a nosotros mismos para que
muchos más tengan vida.

[69]
El lenguaje de la
cultura moderna

acques Maritain, el famoso filósofo fran- serio. Tenemos que encontrar un lenguaje
cés, dijo hace unos treinta años: “¡Cómo es nuevo, porque el mensaje de Jesús sigue vivo
que la Iglesia tiene un mensaje magnífico, y hay que comunicarlo. Y si no lo sabemos
un contenido magnífico -la doctrina social, comunicar con el lenguaje de hoy, lo perde-
pero lo presenta de tal manera que no hay remos, y se está perdiendo muchísimo.
quién lo lea!”. O sea, el lenguaje con que
se presenta la doctrina de la Iglesia no es Un ejemplo concreto serían los sacramen-
el lenguaje de la gente. La gente, primero, tos. ¿Qué ha pasado con ellos? Creo que
no lo lee, se le cae de las manos, y si lo lee, los hemos desperdiciado. La Iglesia Católi-
no lo entiende. Y, por lo tanto, un mensaje ca ha desperdiciado los sacramentos y aho-
que no se entienda es como un no mensaje. ra los jóvenes de fuera están recreando los
Quiere decir que la Iglesia se ha desfasado sacramentos, pero de una manera secular,
de la actitud del mundo moderno. porque los jóvenes son creadores de símbo-
los. La juventud es sumamente creadora.
Este Papa está haciendo unos esfuerzos enor-
mes por hablar a la cultura moderna. O sea, Cuando murió la princesa Diana, se creó
tiene sensibilidad, y quiere que la Compañía allí una liturgia de velas y de luces… po-
de Jesús vaya a las fronteras para encontrar pular. La capacidad simbólica sigue viva.
el lenguaje nuevo de la cultura moderna. La Nosotros tenemos una tradición simbólica
mejor manera que tenemos nosotros de ayu- riquísima y la hemos perdido porque los sa-
dar a la Iglesia es tomando esta cuestión en cramentos se han reducido al ritual. El gran

[72] Encuentro con jesuitas en formación


“Tenemos que encontrar un lenguaje nuevo,
porque el mensaje de Jesús sigue vivo y hay que
comunicarlo. Y si no lo sabemos comunicar con el
lenguaje de hoy, lo perderemos”.

teólogo Karl Barth dijo hace cien años: “los dos y tenéis que tener una misión. Hay un
católicos no tienen una teología del matri- desfase de la realidad profunda. Entonces, la
monio, tienen una teología de la ceremonia Compañía tiene que ayudar a la Iglesia.
del matrimonio, pero no del matrimonio”.
¿Por qué?, porque el sacramento es el ma- ¿Cómo? Con humildad, somos un grupo pe-
trimonio, es toda la vida de dos personas queño al servicio de la Iglesia, pero con va-
casadas. Esta vida es tanto amor hasta el lentía. El envío hacia las fronteras es un reto
final. Esto es sacramento del amor de Dios. serio e importante que nos ha hecho el Papa.
La ceremonia sola no puede ser sacramen-
to del amor de Dios. El sacramento es la
vida. El bautismo es la vida de fe, es toda
la vida de fe. A mí me bautizaron cuatro o
cinco días después de nacer. Yo no tengo ni
recuerdos ni nada. Pero el bautismo sigue
vivo y mi fidelidad al bautismo es vivir la fe
de una manera viva. La confirmación es la
vida en el Espíritu, que es lo que quería san
Ignacio. O sea, él tiene una teología y una
espiritualidad para vivir la confirmación.
Pero eso no se lo comunicamos a los jóvenes
que se confirman. Les decimos: sois solda-

[73]
Inculturación
y universalidad

na pregunta que me hacen en distintos Vayamos donde vayamos debemos aprender


sitios es: “Bueno, hasta ahora se nos decía la lengua y entrar en la vida de la gente. Si sé
‘inculturación, inculturación’ y ahora usted cómo se entra en la vida de la gente, puedo
dice ‘universalidad’: ¿cuál de las dos?” La ser universal, puedo ayudar en cualquier si-
respuesta es las dos. tio. Si me quedo fuera, nunca seré universal.
Entonces, la manera de vivir y de trabajar
Nosotros no podemos servir a la Compañía es inculturación radical, con raíces, pero el
universal si no echamos raíces. Si no cono- corazón se mantiene libre.
cemos bien nuestra cultura. Si no estamos
inculturados no sabemos cómo entender Esto crea cierta tensión, pero es una tensión
otra cultura. Entonces vamos llenos de sana, una tensión espiritual, una tensión de
prejuicios, vamos a un mundo abstracto y disponibilidad, de apertura. Los budistas di-
creemos que ser universal es mejor. Pero si cen que toda persona camina con los pies
somos universales sin raíces, sin pies en el en el fango pero con el corazón en el cielo.
suelo, no somos universales, sino abstractos, Por eso el símbolo de la jirafa es muy bueno,
que es distinto. Por lo tanto, la universalidad porque es el animal que tiene el corazón más
es una actitud. La inculturación es una ma- grande, pero la visión muy alta. El corazón
nera de vivir, una manera de trabajar. Todo grande para amar a tu tierra, pero la mirada
jesuita trabaja inculturándose. alta para ver. Por lo tanto es mantenernos en
esta tensión lo que la Compañía nos pide.

[74] Encuentro con jesuitas en formación


“Vayamos donde vayamos debemos entrar en la
vida de la gente. Si sé cómo entrar puedo ayudar
en cualquier sitio. Si me quedo fuera, nunca
seré universal. Entonces, la manera de vivir es
inculturarse radicalmente; con raíces, pero con el
corazón libre”.

[75]
Los estudios
y la inserción

Por qué la Iglesia habla de Dios? Porque Eso viene después. La pregunta fundamen-
hay una experiencia. ¿Qué experiencia es tal es por qué para mí Cristo significa tanto.
ésa? ¿Por qué esa experiencia nos lleva a ha- Qué hay detrás de eso, qué hay detrás del
blar de un Dios Trino? Porque experimen- misterio de esa persona. Eso es lo que nos
tamos a Dios de tres maneras distintas. En invita a hacer una teología mucho más pro-
último término es eso. Es el encuentro con funda y mucho más seria.
el misterio de Dios, que llamamos Padre
porque Jesús nos lo ha dicho; el misterio de Entonces la siguiente pregunta es qué sig-
un Dios que está presente en nuestra histo- nifica Cristo para los mapuches que se en-
ria, en nuestra humanidad y en los pobres; cuentran oprimidos, y que además tienen
que es el Hijo, y Jesús ha dicho que Dios es un lenguaje distinto. ¿Qué significa Cristo?
así, que es un Dios de compasión; y el Dios Eso supone un diálogo muy profundo en-
que inspira a los profetas, a la Iglesia, a toda tre la cultura mapuche, yo y la teología cris-
persona que abre su corazón, y entonces sa- tiana. Es un doble diálogo que tengo que
bemos que podemos hablar de Dios como hacer si quiero ayudar al pueblo mapuche a
Espíritu consolador, inspirador. Es todo un entender su cristianismo. Es decir, hay ele-
lenguaje muy plural, que se sintetiza en tres. mentos que requieren de cierta inserción.
Vivir inserto cambia totalmente la mentali-
Esa experiencia la tenemos que recuperar. dad, la conciencia, las preguntas.
Mientras no recuperemos esa experiencia,
nuestra teología es abstracta. ¿Por qué ha-
blamos de todos los misterios? ¿Por qué? El
por qué es la pregunta clave. No la teoría:
¿qué dice Rahner sobre…? ¿Qué dice tal…?

[76] Encuentro con jesuitas en formación


Ahora, la inserción no es fácil, necesita cier-
tas condiciones. Si no se puede, entonces yo
traduciría la inserción al menos por cercanía,
y esto se puede buscar de muchas formas.
Todos los años que yo no he podido vivir en
cierta forma de inserción: cercanía. Enton-
ces, planifiquen su apostolado y su servicio
con los pobres en el centro.

“La pregunta fundamental es por qué Cristo significa


tanto para mí. Qué hay detrás del misterio de esa
persona. Eso es lo que nos invita a hacer una teología
mucho más profunda y mucho más seria”.

[77]
La visión sobre
el sacerdocio

ecesitamos ampliar nuestra visión del sa- dor, ofrece sacrificios y es una persona con-
cerdocio. El padre Vanhoye tiene un artículo sagrada. Todo cristiano, y por tanto nosotros,
extraordinario sobre el sacerdocio nuevo. Y está consagrado a Cristo por el bautismo.
toda la Carta a los Hebreos, que es el úni-
co documento del Nuevo Testamento sobre Somos mediadores de la transformación
el sacerdocio, nos habla de un sacerdocio del mundo. Por ejemplo, cuando un laico
muy humilde y muy amplio. Es el sacerdo- está trabajando por hacer un negocio mu-
cio de Cristo, y ahí participan todos. Tene- cho más participativo y con más sentido de
mos que ser muy generosos en reconocer la justicia y de servicio al país, está mediando
participación de todos los cristianos desde por la transformación del mundo. En Filipi-
el bautismo en el sacerdocio, y que nuestro nas ahora hay todo un movimiento llamado
ministerio sacerdotal es un ministerio de hu- “empresarios responsables”, donde respon-
mildad, de servicio, de descubrir lo que Jesu- sable significa que contribuyen al bien del
cristo hace en los demás y apoyar eso. No es país. No solamente hacen dinero. Esto con-
un ministerio de poder y autoridad, exclusivo tribuye a la transformación del mundo, esto
ni nada de eso. es un servicio sacerdotal.

Vanhoye lo tiene también muy bien analizado Y luego el sacrificio es el ofrecimiento de este
y yo lo comparto: nosotros vemos el sacerdo- mundo al Padre, y san Pablo nos dice “haced
te como cultual, pero esa no es la misión del de vuestra vida un sacrificio”. Nuestra vida,
sacerdote en el Nuevo Testamento. En lo más es decir, veinticuatro horas. No solamente la
tradicional -incluso del Antiguo Testamento-, media hora de la misa, sino veinticuatro ho-
el sacerdote tiene tres funciones: es un media- ras estamos ofreciendo nuestra vida.Y lo ves

[78] Encuentro con jesuitas en formación


en las Completas, en la oración de la Iglesia.
Ahí hay un himno que me gusta mucho, que
dice: “Señor, cuando el cuerpo duerme, que
mi corazón esté en vela”. El sacrificio conti-
núa, el cuerpo ora.

Entonces, nosotros estamos al servicio de


que la Iglesia viva este sacramento. ¡Es un
servicio extraordinario! Pero no tomándolo
en exclusiva, sino compartiéndolo. O sea,
cuanto más generosos seamos en nuestra
vocación y en nuestro sacerdocio, más ser-
vimos a la Iglesia. Entonces toda ella vive el
sacerdocio de Cristo.

“Tenemos que ser muy generosos en reconocer


la participación de todos los cristianos desde el
bautismo en el sacerdocio, y que nuestro ministerio
sacerdotal es un ministerio de humildad, de
servicio; no un ministerio de poder y autoridad,
exclusivo ni nada de eso”.
[79]
Adolfo Nicolás, S.J.

l actual Superior General de la Compañía de creado después del Concilio Vaticano II para ser
Jesús nació el 29 de abril de 1936 en Palencia, parte de la actualización de la Iglesia, fue un ver-
España. El tercero de cuatro hermanos, cursó dadero fermento de renovación en toda Asia.
la mayor parte de sus estudios básicos y secun-
darios en Barcelona, ciudad a la que su padre, Entre los años 1991 y 1993 fue rector de la casa
militar de profesión, había sido destinado. de estudiantes jesuitas de Tokio, para luego ser
nombrado provincial de Japón hasta 1999. El
Terminó sus estudios en Madrid, en el Colegio nuevo milenio encontró al padre Nicolás desem-
de Areneros de los jesuitas, el año 1953. El 15 peñándose en una parroquia de sectores margi-
de septiembre de ese mismo año ingresó al no- nales de Tokio, lugar en el que trabajó hasta el
viciado de la Compañía de Jesús en Aranjuez, año 2003. Ese sitio, habitado en su mayoría por
de la entonces Provincia de Toledo. Obtuvo su inmigrantes asiáticos, permitió a Adolfo tener
licencia en filosofía en 1960, en la Universidad un encuentro cercano con la realidad sufriente
de Alcalá de Henares, para luego partir a Japón de la población más excluida del país.
a estudiar lenguas.
Luego de culminar su trabajo allí fue nombra-
Entre los años 1964 y 1968 estudió teología en do moderador de la Conferencia Jesuita de Asia
Tokio, lugar en el que fue ordenado sacerdo- Oriental y Oceanía, y el año 2007 formó par-
te el 17 de marzo de 1967. Luego residió en te de la comisión preparatoria de la Congrega-
Roma hasta 1971, donde realizó su doctorado ción General 35, en la cual, el día 19 de enero
en la Universidad Gregoriana. Ese mismo año de 2008, fue elegido como el trigésimo Superior
fue nombrado profesor de Teología Sistemática General de la Compañía de Jesús.
en la Universidad Sofía de Tokio.

Entre los años 1978 y 1984 fue director del Ins-


tituto pastoral de Manila, Filipinas. El instituto,

[80]