Está en la página 1de 21

Un hueso roto o fractura es una lesión que requiere de atención médica inmediata.

Aparte de la
fractura, es posible que otros síntomas acompañen a la lesión dependiendo de la gravedad y
de las circunstancias en las que se produjo el daño. Aquí te mostramos lo que debes hacer
para mantener a la víctima cómoda y evitar más lesiones hasta que llegue la ayuda
1. 4
Utiliza compresas frías para aliviar el dolor y reducir la hinchazón. Coge una
compresa fría, envuélvela en una toalla ligera y colócala suavemente sobre la zona de
la fractura. Esto ayudará a contener el sangrado, reducir la hinchazón y a aliviar el
dolor.[3]

2.

5
Trata a la persona si presenta señales de shock. El shock es peligroso, ya que
impide que la sangre y el oxígeno lleguen a los órganos vitales.[4] Si no se trata este
estado fisiológico, puede llegar a causar daño en los órganos.

 Los síntomas de shock incluyen:


 Piel fría y sudorosa
 Pulso débil pero rápido
 Náuseas
 Ojos vidriosos y desenfocados
 Un estado de inconsciencia o de semiinconsciencia
 El tratamiento para shock consiste en:
 Recostar a la persona y elevar sus pies a una altura ligeramente más alta que su
cabeza.
 Envolver una toalla o manta alrededor del herido para mantenerlo caliente.
 Si el herido comienza a vomitar, girarlo hacia un lado.

Anuncio

Método 2 de 3: Entablillar al herido


1.

1
Entablilla el hueso o la extremidad en la posición en la que la encontraste.[5]El
entablillado ayuda a inmovilizar el hueso antes de recibir atención médica profesional.
El entablillado podría no ser necesario si la atención médica llega de inmediato; en este
caso, el hacerlo podría causar más daños que beneficios.
2.

2
Consigue algo rígido para que actúe como armazón de la férula. Algunos
elementos que puedes usar incluyen periódicos y revistas enrollados, tablas o incluso
palos. Si no puedes encontrar ninguno de ellos, una manta o prenda de vestir servirá. [6]

 También puedes usar otra extremidad como armazón para la férula. Por ejemplo, pega
con cinta adhesiva un dedo roto de la mano o del pie con su dedo contiguo y coloca en
medio algo que sirva de relleno si es posible.
3.

3
Extiende la armazón de la férula más allá de las articulaciones lesionadas.Por
ejemplo, si te rompes la muñeca, envuelve un periódico alrededor de la mano, muñeca
y antebrazo para asegurar lo más posible el hueso roto. Si te rompes el tobillo,
envuelve el periódico alrededor del pie, del tobillo y de la pierna.
4.

4
Ata la férula. Asegura la férula en su lugar atándola firme pero suavemente utilizando
cualquier cosa que tengas a la mano (tiras de tela, cinturones, lazos o cinta adhesiva).
Asegura la férula hasta el punto en que se estabilice sin llegar a apretar le lesión o
cortar la circulación.[7]
5.

5
Pregúntale a la persona lesionada si tener la férula le resulta más doloroso.Si
tener la férula es más doloroso que no tenerla, quítala y espera a que los profesionales
médicos se encarguen.
6.

6
Revisa la férula para asegurarte de que no esté cortando la circulación. De vez en
cuando, revisa la extremidad en busca de señales que indiquen que la férula está
demasiado ajustada. Aflójala si parece provocar palidez, hinchazón o adormecimiento.
7.

7
Haz que un doctor o profesional médico calificado se encargue de tratar la lesión
lo más pronto posible.
Anuncio

Método 3 de 3: Hacer un cabestrillo


1.

1
Haz un cabestrillo para inmovilizar una fractura en el brazo. Un cabestrillo puede
ayudar a estabilizar un brazo roto. Es más difícil de usar en otras partes del cuerpo, así
que si la lesión se encuentra en otra parte, trata simplemente de inmovilizar la
extremidad mientras llega la atención médica.
2.

2
Consigue una funda de almohada y pieza de tela grande de aproximadamente 250
cm2[8] Una funda de almohada es ideal para un cabestrillo, pero otras piezas de
tela de forma cuadrada también servirán.
3.

3
Corta o dobla la tela para convertirla en un triángulo.
4.

4
Con una esquina de la tela cubre el hombro sano de la persona y pásala por
debajo del brazo lesionado. La punta del triángulo debe estar hacia afuera del cuerpo
de la persona mientras que la parte más grande debe estar cerca del brazo fracturado.
5.

5
Levanta la esquina inferior sobre el brazo lesionado y dirígela hacia el otro
hombro. Asegúrate de que la parte inferior de la tela sostenga el brazo roto
ligeramente por encima de su altura natural.
6.

6
Ata los dos extremos de la tela detrás del cuello. Haz varios nudos asegurándote de
que el paciente esté cómodo en todo momento.
7.

7
Haz que un doctor o profesional médico calificado se encargue de tratar la lesión
lo más pronto posible.

Anuncio