Está en la página 1de 3

VIII. Las consecuencias jurídicas del delito ..........................................

177
1. La pena, la punición y la punibilidad ............................................ 177
A. Clasificación de las penas ........................................................ 182
B. Clasificación legal .................................................................... 187
C. Etapas por las que ha transitado la concepción sobre la pena 191
D. Teorías sobre los fines de la pena ............................................ 198
2. Las medidas de seguridad ............................................................. 200
A. Noción de medidas de seguridad ............................................. 200
B. Clasificación de las medidas de seguridad ............................... 206
VIII. LAS CONSECUENCIAS JURÍDICAS DEL DELITO

1. LA PENA, LA PUNICIÓN Y LA PUNIBILIDAD

Desde los tiempos más remotos de nuestra historia, las sociedades, inde-
pendientemente de la cultura de que se trate, han establecido un sistema de
penas. Algunas con carácter de públicas y otras con el carácter de privadas;
establecidas para lograr una venganza privada o bien para lograr una
armónica convivencia de la sociedad. Así, en la mitología griega se habla
339
de la pena sufrida por Prometeo al haber engañado a Zeus, o bien, en la
Sagrada Biblia se habla al igual, de la pena sufrida por Adán y Eva, por
haber desobedecido al Creador. A Eva, la pena implicó “ multiplicaré tus
dolores y tus preñeces; con dolor darás hijos a luz; te sentirás atraída por tu
marido, pero él te dominará”.340 A Adán,
por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que Yo te había
prohibido comer, será maldita la tierra por tu causa, con doloso trabajo te
alimentarás de ella todos los días de tu vida, te producirá espinas y abrojos, y
comerás de las hierbas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan,
hasta que vuelvas a la tierra; pues de ella fuiste tomado. Polvo eres y al polvo
341
volverás.
339 El relato mitológico surge en Mekone, lugar en el cual los dioses y los hombres se separaron. Entre
ellos tuvo lugar una lucha que debía decidir si los hombres, como parecían serlo hasta ese momento,
eran todavía verdaderamente semejantes a los dioses. Prometeo quiso hacer trampa, lo que era
absolutamente imposible ante Zeus; Prometeo llenó el vientre del animal con la carne hachada y las
tripas pingües. Por otra parte, envolvió con astucia los huesos en la grasa resplandeciente. Entonces,
Zeus le dice: “ Hijo de Japeto, oh, tú que estás por encima de todos los soberanos, que diferentes has
hecho las partes.” A lo que Prometeo responde: “ Zeus, el más glorioso y grande entre los dioses eternos,
elige la parte que más te agrade.” De las dos manos eligió la parte blanca, luciente de grasa;
encolerizándose al descubrir los huesos ocultos disimuladamente, dijo: “ Hijo de Japeto, tú que eres el
más sabio, ¡tú me quisiste engañar!” Zeus jamás olvidó el engaño. Como consecuencia del engaño de
Prometeo, Zeus condena al hombre a comenzar su evolución por el nivel más bajo, sin el fuego. Véase
Kerenyi, Karl, La pena de Prometeo, Caracas, Monte Ávila, 1970, pp. 98 y ss.
340 La Sagrada Biblia, Génesis, Chicago, Barsa, 1969, 3:16-19.

177
Thank you for using www.freepdfconvert.com service!

Only two pages are converted. Please Sign Up to convert all pages.

https://www.freepdfconvert.com/membership