Está en la página 1de 40

llanura

Se conoce como llanura o planicie al área geográfica plana o cuya


ondulación es inferior a los 150 metros de altura sobre el nivel del mar. Si
presentara una mayor elevación, estaríamos ante una meseta.
Las llanuras suponen cerca del 55% de la superficie continental y un 40% del
fondo del terreno que compone el lecho oceánico.

Una meseta representa una llanura elevada, ubicada a más de 500m


sobre el nivel del mar y que debido a su pronunciado relieve, recibe
el nombre de altiplanicie. Este tipo de formación geológica se origina de
dos maneras: como resultado de la erosión del terreno la cual actúa dejando
el área aislada y elevada o por fuerzas tectónicas.

Las mesetas son combinaciones entre una llanura y una montaña, que
por lo general, surgen con el movimiento de las placas tectónicas,
permitiendo la elevación de la superficie y el cambio de relieve. Por otro lado
está la erosión, la cual con el paso del tiempo ha ido modificando las
superficies montañosas, transformándolas en lo que se conoce hoy en día
como meseta.

La meseta puede estar en la tierra y en el mar. Se diferencian de las


montañas en la parte de la cima, ya que las mesetas tienen una cima
parcialmente plana. El clima de sus alrededores va a depender de la altitud
de la meseta, por lo general éste tiende a ser seco y árido.

Estas formaciones, dependiendo de la región donde se encuentre, recibe


distintos nombres, algunos de ellos son:

Altiplano, es una clase de meseta que se ubica entre


una cadena montañosa.

Chapada, es aquella que cuenta con una prominente altura y con una
pequeña parte plana en la parte superior. Este tipo de meseta es muy común
en la zona centro-oeste y nordeste de Brasil.

Butte, son elevadas colinas solitarias, que se distinguen por presentar


laderas muy pronunciadas y tener una pequeña planicie en la cima. Son muy
frecuentes en Canadá y los Estados Unidos.
En cuanto a las mesetas oceánicas, éstas se encuentran representadas por
una superficie submarina amplia y parcialmente plana que posee una
altitud superior al nivel del lecho marino.

Las mesetas con mayor altitud en todo el mundo, son: el Altiplano


Andino con una altitud de 3000m, se halla en la zona este de los andes.
La meseta del Tíbet la cual presenta una altitud de más de 4000m y se halla
en la zona norte del Himalaya. En España se ubica la meseta central con una
altitud de 600m, esta meseta se encuentra rodeada de una cordillera que la
aparta de la zona de la costa.

Cordilleras

Una cordillera es una cadena de montañas que están unidas. Estas


sucesiones montañosas se formaron en los límites continentales a partir de
la acumulación de sedimentos, ya que la compresión ejercida por la
presión lateral produjo plegamientos y generó las elevaciones.
La acción del agua, el viento y de otros agentes de erosión fue dando forma
a las cordilleras, creando valles. Este proceso que se desarrolló durante
millones de años tuvo una gran incidencia sobre el clima, ya que las
cordilleras actúan sobre las precipitaciones, cambian la dirección del viento y
modifican la temperatura.

Características
Una cordillera se conforma por una serie de montañas geológicamente enlazadas
entre sí y geográficamente muy juntas. Muchas de las más destacadas montañas
del mundo forman parte de cordilleras, tal como el Everest está contenido en el
Himalaya y el Aconcagua en los Andes, que conforman la cordillera más larga de
las tierras emergidas del mundo.
Las cordilleras resultan, por lo general, del movimiento de las placas tectónicas de
la Tierra, pero su formación implica otros procesos complejos y de larga duración.
Por su tamaño, forma y aspecto impresionante no pasan desapercibidas al ojo
común, pero las cordilleras también están presentes bajo el océano y pueden
hallarse en casi cualquier región del mundo. En realidad, algunas de las más
largas y altas cordilleras del mundo se encuentran ocultas bajo las aguas, pero los
científicos han logrado identificar muchas de ellas.
Lo cierto es que, por su origen geológico, las cordilleras suelen estar en regiones
de alta actividad sísmica y volcánica. Las más jóvenes están asociadas al Cinturón
de Fuego del Pacífico o al Cinturón Alpino, mientras que algunas de las más
famosas, como las de los Urales y los Apalaches, no tienen relación directa con
estas regiones.

Montes Apalaches
Montañas del Cáucaso
Cordillera del Himalaya
Cordillera de los Andes
Los Alpes
Montañas rocosas
Montes Cárpatos

Formación
El proceso de formación de una cadena montañosa no es muy diferente del de las
montañas solitarias, pero tiene sus propias características. Muchas de las
cordilleras más grandes se desarrollan debido al choque entre las placas
tectónicas cuando estas convergen entre sí.
Se conoce como orogénesis al proceso mediante el cual, por medio de fuerzas y
eventos geológicos que resultan del movimiento de las placas tectónicas, la
litosfera de la Tierra se deforma y aparecen montañas y cordilleras. Los límites de
las placas tectónicas son lugares de alta actividad sísmica; a medida que se
mueven, pueden acercarse entre sí y llegar a chocar unas con otras. Cuando las
placas hacen esto, los límites de la corteza comienzan a apretarse y engrosarse
cada vez más en una región extensa. Poco a poco aparecen pliegues que pueden
crecer mucho. Si la colisión abarca un área amplia, aparecen varias montañas,
formando una cordillera o un sistema de montañas.
Pero no todo termina una vez formados los pliegues o elevaciones. Muchos
agentes de la Tierra se encargan de modelar la superficie de las montañas,
dotándolas de tamaño y forma específicos. En las altas elevaciones, en la cumbre
de las montañas se depositan capas de nieve, que durante el transcurso de miles
a millones de años pueden devenir en la creación de glaciares. Cuando estos
corren hacia abajo por la pendiente, ejercen fuerza sobre el lecho de roca,
tallándola y creando valles, circos y otras formaciones.
En elevaciones más bajas, un flujo de agua puede llevar parte del lecho de roca a
terrenos planos y hasta el mar, lo cual deja parte de la base rocosa de las
montañas a la intemperie, hecho que favorece la alteración química del material. Y
además, no puede olvidarse que las rocas de cualquier montaña están expuestas
a los agentes geológicos externos, en algunas partes más que en otras, y esto
modifica su forma en alguna medida. A veces, intensos movimientos sísmicos son
capaces de cambiar considerablemente desde su forma hasta su tamaño, como
ocurrió en 1980 en el volcán Santa Helena.
Por lo regular, las rocas de las cordilleras más grandes muestran ondulaciones y
pliegues, y se encuentran apiladas unas sobre otras. Esto indica una profunda
compresión de la corteza terrestre. Las montañas Rocosas, los Andes, el
Himalaya y los Alpes son ejemplos de cordilleras formadas por plegamiento de la
corteza.

Las sierras son subconjuntos o subgrupos de cordilleras más grandes.

Tipos
Las cordilleras pueden dividirse según su estructura o forma. Muchas tienen una
estructura de árbol o arborescente, es decir, con las montañas distribuidas como si
formaran parte de ramas; en algunas se desprenden otras pequeñas cordilleras
como subrangos. Es el caso de las Montañas Blancas y la Cordillera Azul,
subrangos de la cordillera de los Apalaches.
Aquellas cordilleras cuyas montañas están alineadas una detrás de otra son
cadenas montañosas en el sentido estricto de la palabra. Las sierras, por otra
parte, son subconjuntos o subgrupos de cordilleras más grandes, cuyas cumbres
pueden presentar una forma muy irregular.
En corto
-Las montañas están presentes en alrededor del 75 por ciento de los países del
mundo, pero no todos tienen cordilleras.
-De acuerdo con el Servicio Nacional Oceánico y Atmosférico (NOAA, por sus
siglas en inglés), la cordillera más larga de toda la Tierra es una dorsal
mediooceánica que se extiende a través de 40,389 millas (65,000 kilómetros).
-Las montañas Rocosas constituyen la mayor cordillera de Norteamérica.
Conoce las cordilleras más importantes del mundo.

sierra

Una sierra es una parte de una cordillera. Se compone de una alineación montañosa principal
que hace de eje de lamisma y, en algunos casos, de otros cordales montañosos de menor alti
tud e importancia que el primordial. Sinembargo, una cordillera es un conjunto más complejo d
e alineaciones montañosas con una importancia más similarentre ellas. Una sierra, al estar co
nstituida por un cordal que funciona de eje, su longitud respecto de su anchura esnotablement
e mayor que en una cordillera. Los valles existentes en una sierra tienen una extensión menor
que losde una cordillera.
Una depresión geográfica es un área o una zona que se caracteriza por
poseer una altura menor que las regiones a su alrededor y en algunos casos
por encontrarse bajo el nivel del mar. Puede estar por completo cubierta por
agua o por el contrario, tratarse de una región seca (algunas veces incluso
árida).

Las depresiones geográficas poseen tamaños muy variados. A lo largo del


mundo se pueden encontrar de pequeña escala, tales como hundimientos de
apenas unos metros de diámetro, o grandes depresiones que alcanzan
escalas continentales.

Así mismo, las causas y los orígenes de las depresiones geográficas son muy
diversos. En algunos casos, el movimiento de las placas tectónicas origina la
depresión. En otros, el clima, la permeabilidad del terreno, el accionar
humano, entre otros factores, son los causantes del descenso brusco del
terreno y la posterior depresión.
Clases de depresiones geográficas
En geomorfología (rama de la geografía y la geología que tiene como objeto
el estudio de las formas de la superficie terrestre), una depresión geográfica
es una zona donde el terreno ha sufrido, por diversas causas, un descenso
brusco y da como resultado un área ubicada a menor altura que la región
circundante.

Existen dos clases de depresiones geográficas: Por una parte encontramos


la depresión geográfica relativa. Este tipo de depresión se presenta cuando
el terreno circundante posee mayor altura que el área de la depresión pero
se encuentra por encima del nivel del mar.

Algunos ejemplos de depresiones relativas son la Gran Cuenca, ubicada al


oeste de Estados Unidos y la Cuenca del Tarim, en el oeste de China. Ambas
zonas geográficas están consideradas entre las depresiones relativas más
extensas del planeta tierra.

Por otra parte, encontramos la depresión absoluta, que se presenta cuando


un área o una zona posee una altura menor que el resto del terreno
circundante y a su vez se encuentra por debajo del nivel del mar.

Un ejemplo de este tipo de depresión geográfica es el Mar Caspio, el lago


más extenso del mundo, ubicado entre Europa y Asia.

Este lago, a una altura de -28 metros sobre el nivel del mar, constituye una
de las depresiones geográficas absolutas más grandes del planeta con
alrededor de 371.000 kilómetros cuadrados de extensión.
Causas de las depresiones geográficas
Existen diversas causas y factores que intervienen en la generación de una
depresión geográfica, sea relativa o absoluta.

La mayoría de las depresiones geográficas a gran escala están relacionadas


con las placas tectónicas y su movimiento, mientras que otras depresiones
son generadas por la desestabilización del terreno gracias a la erosión, a la
actividad volcánica, el accionar humano o al clima, entre otros.

Podemos clasificar las causas de la generación de depresiones geográficas


en varios grupos, entre los que encontramos:

 Depresiones geográficas relacionadas con la erosión del terreno.


 Depresiones geográficas relacionadas con el colapso del terreno.
 Depresiones geográficas relacionadas con un impacto en el terreno.
 Depresiones geográficas relacionadas con los sedimentos en el
terreno.
 Depresiones geográficas relacionadas con movimientos tectónicos.

Cuando se trata de un movimiento lento de desestabilización del terreno (en


relación a la cantidad de terreno que se hunde y los años que toma ese
movimiento) hablamos de depresiones geográficas generadas por
subsidencia que es, según la geología, el hundimiento progresivo del terreno.

Entre las depresiones relacionadas a la subsidencia están aquellas que se


generan por la erosión del viento, típicas en ecosistemas áridos
(generalmente dunas y suelos secos). También se encuentran aquellas
depresiones generadas por la erosión en terrenos glaciares y en los valles de
los ríos.

Las cuencas endorreicas también forman parte de las depresiones formadas


por subsidencia. Una cuenca endorreica es un área en la que el agua no
posee una salida fluvial hacia el océano. Esto genera la acumulacion de sales
que terminan por desestabilizar el terreno y derivan en la generación de
depresiones geográficas.

La sedimentación y el accionar humano también pueden generar


desestabilización en el terreno y derivar en la creación de una depresión
geográfica. Es frecuente encontrar depresiones geográficas cercanas a los
lugares de extracción de petróleo o cerca a zonas de minería.

En algunos casos, la depresión se genera por colapso cuando el terreno cede


por la acumulación de sedimentos, por la variación en el nivel de las aguas
subterráneas o en las llamadas zonas karsticas.

Cuando se presenta el colapso de rocas situadas sobre un hueco se genera


una depresión geográfica llamada Dolina o Torca. Las dolinas son frecuentes
en las zonas kársticas y en la gran mayoría de casos se llenan de agua.

También pueden generarse depresiones geográficas por el movimiento de


placas tectónicas que chocan entre sí en el borde convergente, por el impacto
de un meteorito en el terreno, dando como resultado un cráter o por la
actividad volcánica luego de una erupción que desestabiliza el terreno.

Países con depresiones geográficas


absolutas
Alrededor del planeta existen gran cantidad de depresiones geográficas, pero
solo 33 países cuentan con depresiones geográficas absolutas, es decir,
zonas de terreno ubicadas por debajo del nivel del mar.

Los Países Bajos es quizá uno de los territorios más representativos de este
grupo. Más o menos dos tercios del territorio comprendido por los Países
Bajos se encuentra alrededor de 4 metros bajo el nivel del mar.
Gracias a un complejo sistema de drenaje, a la construcción de diques y a la
continua renovación y vigilancia de las depresiones geográficas altamente
pobladas, los Países Bajos ha logrado mantenerse a salvo de las
inundaciones.

En Estados Unidos, la zona conocida como el Valle de la Muerte es


considerada una gran depresión geográfica absoluta, pues se encuentra a
alrededor de -86 metros sobre el nivel del mar. Es llamado Valle de la Muerte
por las altas temperaturas que se presentan en este territorio.

El punto más bajo de la tierra se encuentra en la llamada depresión del Mar


Muerto, con -413 metros sobre el nivel del mar. Esta zona geográfica
contiene el Mar Muerto, una parte del Río Jordán, el Mar de Galilea y diversas
comunidades.

Otros países que cuentan con depresiones geográficas absolutas son Japón,,
Libia, Dinamarca, España, Argelia, Tínez, Marruecos, Australia, entre otros.

DEFINICIÓN DE VALLE
Del latín vallis, un valle es una llanura entre montañas o alturas. Se trata
de una depresión de la superficie terrestre entre dos vertientes, con
forma inclinada y alargada. Por la vertiente de un valle pueden circular las
aguas de un río (en el caso de los valles fluviales) o alojarse el hielo de un
glaciar (valles glaciares).
Un valle puede formarse por distintos motivos, como la erosión que genera
un curso de agua o los movimientos tectónicos. Del mismo modo, puede
tener distintas formas de acuerdo a su origen y antigüedad.
Los valles más jóvenes tienen forma de V, ya que las vertientes se
encuentran poco modeladas por la erosión. Cuando la erosión avanza, se
habla de valles aluviales, que tienen fondo amplio y plano. Los valles en U,
que suelen ser de origen glaciar, exhiben un fondo cóncavo y paredes
abruptas.
También es posible distinguir entre los valles longitudinales (que se
orientan de forma paralela a los pliegues de la cordillera) y los valles
transversales(perpendiculares a la cordillera)
Pero los valles no solo existen en la Tierra; la luna tiene su propia versión,
además de las decenas de miles de cráteres, que muchas veces se solapan
entre sí. Los valles lunares, también conocidos como fisuras lunares,
presentan dimensiones que van desde los 16 a los 482 kilómetros de largo y
su extensión a lo ancho se aproxima a los 3 kilómetros. Según diversos
estudios, se cree que su formación se debió a la acción del calor y de una
expansión en su interior, que afectó las zonas más débiles del satélite.
Existe una gran cantidad de valles de importancia a nivel mundial. El Gran
Valle del Rift, por ejemplo, tiene una extensión de 4.830 kilómetros y
alberga la montaña más alta del continente africano: el monte
Kilimanjaro, que se eleva 5.895 metros sobre el nivel del mar.
El Valle del Nilo, en cambio, es mucho más pequeño (con un promedio de
19 kilómetros de ancho), pero tiene una gran relevancia histórica a causa de
haber permitido el desarrollo de las civilizaciones en Egipto.
El Valle de la Luna

El nombre Valle de la Luna hace


referencia a parques de Bolivia, Chile y Argentina. En este último país, se
trata de una zona protegida situada al norte de San Juan, una de sus
provincias, y representa un gran tesoro para la comunidad científica, dado
que es el hogar de una reserva paleontológica de considerable importancia.
Solo allí es posible apreciar todas las características del período
triásico de manera ordenada. Los cálculos acerca de la edad de sus
formaciones geológicas apuntan a un mínimo de 180 y un máximo de 230
millones de años.
Su paisaje es muy particular y miles de turistas de todas partes del mundo se
acercan para apreciarlo cada año: la vegetación es escasa, la variedad de
colores en sus suelos es impactante y las formas de sus montes, hipnóticas.
A pesar de tratarse de una zona dedicada a la investigación científica, es
posible realizar un recorrido guiado a bordo de un vehículo que se detiene en
puntos estratégicos, para que los visitantes reciban las explicaciones
pertinentes; la duración de la excursión gira en torno a las 3 horas, y también
es posible realizarla en bicicleta.
Asimismo, cuenta con un museo donde también se ofrece un servicio de
visitas guiadas; en este caso, se imparten conceptos acerca de los fósiles en
general y de su extracción. Por si esto fuera poco, un volcán ya extinto, cuya
chimenea se conoce actualmente como cerro Morado, da a quienes deseen
escalarlo la oportunidad de observar el paisaje desde un punto de vista
privilegiado.

Fuerzas Endógenas

Son aquellos fenómenos que ocurren al interior de la tierra y que contribuyen a su modificación,

como: los volcanes, los sismos, los movimientos orogénicos y los epirogénicos.

- Volcanismo

Es el conjunto de fenómenos geológicos que tienen su origen en el interior de la tierra, producto de

acciones físicas y químicas. Estas se manifiestan desde el núcleo a la superficie, por medio de rocas en

estado de fusión (a través del magma), las que al llegar a la superficie se enfrían rápidamente,

transformándose en rocas ígneas.

Los volcanes se consideran activos, cuando están en condiciones de producir erupciones o inactivos,

cuando no hay manifestaciones eruptivas. Este último se conoce como intrusivo y tiene un tipo de

rocas llamadas plutónicas, que sirven para obstruir la salida del magma.

Los volcanes están compuestos por una serie de materiales como cenizas, lava, lahar, aguas termales,

geysers; y algunos vapores irrespirables como las solfataras (anhídrido sulfuroso) y las mofetas

(anhídrido carbónico).

Chile se encuentra en una zona de gran actividad volcánica llamada “Cinturón de Fuego del Pacífico”.

En efecto, nuestro país tiene más de 2.000 volcanes repartidos por la Cordillera de los Andes, dentro

de los cuales, aproximadamente 55 se mantienen activos, destacando entre otros: el Tacora,

Llullaillaco, San José, Antuco, Villarrica, Lonquimay, Llaima y el Hudson


Dentro de los volcanes más importantes destaca el Ojos del Salado con una altitud de 6.980 m. que

sería, además, el volcán más alto del mundo (recientes investigaciones señalarían que este volcán

habría subido su cota a más de 7.000 m. de altitud, superando incluso al Aconcagua)

sismos

DEFINICIÓN DE SISMO
Un sismo es un temblor o una sacudida de la tierra por causas
internas. El término es sinónimo de terremoto o seísmo, aunque en
algunas regiones geográficas los conceptos de sismo o seísmo se utilizan para
hacer referencia a temblores de menor intensidad que un terremoto.

Estos movimientos se producen por el choque de las placas tectónicas.


La colisión libera energía mientras los materiales de la corteza terrestre se
reorganizan para volver a alcanzar el equilibrio mecánico.
Una de las principales causas de los sismos es la deformación de
las rocascontiguas a una falla activa, que liberan su energía potencial
acumulada y producen grandes temblores. Los procesos volcánicos, los
movimientos de laderas y el hundimiento de cavidades cársticas también
pueden generar sismos.
No obstante, los expertos en la materia también tienen claro que un sismo se
puede producir como consecuencia de una serie de importantes cambios en
lo que es el régimen fluvial de una zona o bien de los que se producen en lo
referente a las presiones atmosféricas.

Entre las principales consecuencias que puede traer consigo un terremoto se


encuentran las rupturas del suelo, incendios de diversa gravedad,
maremotos o tsunamis y deslizamientos de tierra de muy diversa
envergadura. Ante todo ello, los principales consejos que hay que seguir
cuando se está sufriendo un terremoto son los siguientes:

Si está fuera de un inmueble hay que ubicarse en una zona abierta, alejada de
cualquier tipo de edificio, y también no colocarse cerca de postes eléctricos.

Si se está dentro de un establecimiento o de la casa, lo fundamental es


situarse bajo el dintel de una puerta y siempre alejado de ventanas o
cualquier otro objeto que pueda romperse y hacernos daño. Si nos quedamos
sin luz hay que apostar por linternas y nunca por velas cuya llama pueda
provocar un incendio.

Existen zonas que tienen una mayor tendencia a sufrir sismos. Se trata de
aquellas regiones donde la concentración de fuerzas generada por los límites
de las placas tectónicas hace que los movimientos de reajuste sean más
frecuentes, tanto en el interior de la corteza terrestre como en la superficie
de la Tierra.
El hipocentro o foco sísmico es el punto interior de la Tierra donde tiene
lugar el sismo. Si se traza una línea vertical desde el hipocentro hasta la
superficie, nos encontramos con el epicentro (el punto sobre la Tierra
donde las ondas sísmicas repercuten con mayor intensidad).
Muchos son los sismos que se han producido a lo largo de la historia en todo
el mundo. No obstante, entre los más importantes se encuentra el de
Valdivia (Chile) que tuvo lugar en el año 1960 y que alcanzó una magnitud de
9,5.

Le siguen en gravedad y potencia el de Aceh (Indonesia) en el año 2004 con


9,3; y el de Prince William Sound (Alaska) en 1964 que alcanzó un valor de
9,2.

La escala sismológica de Richter, bautizada en homenaje al


estadounidense Charles Richter (1900–1985), es la escala logarítmica
más habitual que se utiliza para cuantificar los efectos de un sismo.

uerzas externas. Son los agentes del modelado del relieve emergido, como
resultado de los procesos que ocurren por la acción combinada de agentes externos
y la composición química de las rocas y que producen cambios significativos en la
morfología del relieve terrestre. Estos se manifiestan en los procesos
de meteorización.

Contenido
[ocultar]

 1 La Meteorización
 2 Acción de los agentes del modelado terrestre
o 2.1 Acción pluvial
o 2.2 Acción eólica
o 2.3 Acción fluvial
o 2.4 Acción de las aguas subterráneas
o 2.5 Acción de los glaciares
o 2.6 Acción marina
 3 Fuentes

La Meteorización
Incluye la acción combinada de todos los procesos mediante los cuales las rocas
son disgregadas o descompuestas por la acción del agua, el oxígeno, la
temperatura y los organismos, cambiando la configuración de las rocas y pueden
ser física o química.
Meteorización física: transforma las masas de rocas en partículas finas por la
acción de factores diversos que fracturan las rocas sin alterar su composición
química. Pueden ser térmicos y mecánicos. Actúan en extensas áreas
continentales. Los factores térmicos se manifiestan solo por los cambios de
temperaturas que sufren las rocas como las contracciones y dilataciones,
favoreciendo su fragmentación.
La meteorización química: provoca cambios en la composición de la roca
alterando su origen y dando inicio a nuevos minerales. Estos cambios se producen
por la oxidación, la hidratación y la disolución, propiciando la manifestación
de yacimientos minerales, y la formación de cavidades en la corteza terrestre, este
es un proceso que se produce in situ, quedando los desprendimientos en el lugar
donde se produce.

Acción de los agentes del modelado terrestre


Cuando los detritos rocosos se desprenden y son transportados por diferentes
causas se produce el fenómeno de la erosión, que es un proceso dinámico que
conduce los residuos a nuevos emplazamientos de acumulación de sedimentos.
Dentro de los agentes del modelado terrestre se destacan las lluvias, el viento,
los ríos, las aguas subterráneas, los glaciares y el mar.

Acción pluvial
Se define como los procesos externos que actúan sobre el relieve terrestre
producido por las aguas de las precipitaciones, el agua al precipitarse se infiltra o
fluye por la superficie provocando la erosión y deposición de sedimentos. Cuando
la corriente es viva y erosiona con rapidez las laderas, origina especie de canales
llamados cárcavas. Además cuando la erosión es acelerada por la unión de factores
como la impermeabilidad de las rocas, la ausencia de vegetación, la inclinación de
la pendiente y la acción destructiva del agua se forman las llamadas tierras malas.

Acción eólica
La acción del viento se manifiesta en todas las zonas climáticas del planeta. Esta
se aprecia en la deflación, que consiste en el arranque y transporte del material
detrítico de pequeño tamaño; por la corrasión que el efecto mecánico de esmerilado
y pulido; además el viento realiza el transporte y la acumulación de los sedimentos,
en los desiertos al realizar el arrastre y deposición de grande volúmenes de arena,
dando origen de esta manera a las dunas o colinas por acumulación de arena.
Error al crear miniatura: Falta archivo

Erosión provocada por la acción eólica y pluvial

Acción fluvial
Es el proceso que se origina por la acción de las aguas de los ríos, provocando la
erosión, transporte y acumulación.
Cuando la acción del río es mayor predomina la erosión, si existe equilibrio
predominan la erosión y la sedimentación, si la acción es menor predomina la
sedimentación. Dentro del proceso de erosión fluvial se destacan la formación
de meandros, que se produce cuando el río fluye lentamente y la corriente se ve
obligada a evadir obstáculos por las llanuras, también se manifiesta la formación
de valles, ocupados de modo temporal o permanente por las aguas, que de acuerdo
a su morfología se denominan valles desfiladeros con paredes verticales, cañones
con pendientes escarpadas, asimétricos con diferentes valores angulares.
Los sedimentos transportados y depositados por los ríos se denominan depósitos
aluviales, que llevan a la formación y desarrollo de tres formas fundamentales de
relieve:

 Llanura aluvial: surge casi siempre por la acción simultánea de uno o varios ríos,
sobreviene con el tiempo en extensas regiones, deltas, que se producen por la
deposición de sedimentos transportados por los ríos que desembocan en lagos y
mares.
 Los abanicos aluviales, se producen por la acumulación de sedimentos en la paredes
de los valles.

Acción de las aguas subterráneas


Realizan acciones geológicas de disolución de las rocas, dando lugar a la ocurrencia
de los fenómenos cársicos. Esta acción se realiza en lo fundamental sobre rocas
calizasprovocando la formación de diferentes formas del relieve entre las que se
destacan los mogotes que son formas cónicas separadas por estrechas abras de
paredes muy abruptas, lapiez conocido con el nombre de “diente de perro” se
presenta como rocas afiladas, cavernas de pequeñas y grandes dimensiones,
donde además se forman por la acción de las aguas las estalagmitas y estalactitas.

Acción de los glaciares


Realizan una acción de importancia al transformar el relieve y transporta gran
cantidad de material detrítico que acumula posteriormente. La acción destructora de
los glaciares es muy potente por el peso que poseen.

Acción marina
Las aguas de los océanos y mares se encuentran en constante movimiento
sometiendo a las tierras emergidas a una acción continua de desgaste y
transportación y deposición en los fondos, esta se manifiesta fundamentalmente en
las costas.

movimientos tectonicos
Placas tectonicas
Una placa tectónica o placa litosférica es un pedazo de cosa inservible ya que se inventan
las cosas y tienen cerebro por eso se la demonina como cosa fragmento de litosfera que se
mueve como un bloque rígido sin presentar deformación interna sobre la astenósfera de
la Tierra.
La tectónica de placas es la teoría que explica la estructura y dinámica de la superficie de
la Tierra. Establece que la litosfera (la porción superior más fría y rígida de la Tierra) está
fragmentada en una serie de placas que se desplazan sobre el manto terrestre. Esta teoría
también describe el movimiento de las placas, sus direcciones e interacciones.
La litosferaterrestre está dividida en placas grandes y en placas menores o micro placas.
En los bordes de las placas se concentra actividad sísmica, volcánica y tectónica. Esto da
lugar a la formación de grandes cadenas y cuencas.

Las placas tectónicas se desplazan unas respecto a otras con velocidades de 2.5 cm/año
lo que es, aproximadamente, la velocidad con que crecen las uñas de las manos. Dado que
se desplazan sobre la superficie finita de la tierra, las placas interaccionan unas con otras
a lo largo de sus fronteras o límites provocando intensas deformaciones en la corteza o
litosfera de la tierra, lo que ha dado lugar a la formación de grandes cadenas montañosas
como los Andes y Alpes; y grandes sistemas de fallas asociadas con estas por ejemplo el
sistema de fallas de San Andrés.
Efectos de los movimientos de las placas tectonicas:

Lo que la mayoría de veces causan es que los continentes y los


océanos estén continuamente cambiando de forma y de posición, lo
que a su vez afecta al clima, deriva continental.
Separación de los continentes y la creación de nuevas montañas,

cañones,

islas,
montañas submarinas llamadas dorsales,

volcanes,

además de la repentina aparición de terremotos,


tsunamis,

Entre otros.

MEDIDAS DE PREVENCION DE MOVIMENTOS TECTONICOS

Antes de un terremoto

 Identificar y marcar las zonas más seguras en casas, escuelas, oficinas, edificios y calles
para ubicarse en ellas. Es importante alejarse de ventanales y cables de alta tensión.

 Identificar lugares seguros cercanos para la concentración de personas, como parques o


casas de familiares, con el fin de localizarlas fácilmente y ponerse a acuerdo con los
familiares para ubicarse en ellos. - Identificar las rutas de evacuación y realizar simulacros
preventivos de comportamiento.

 Colocar los muebles de manera que los pasillos queden despejados y los objetos no
puedan caer sobre las personas. - Revise periódicamente las instalaciones de gas y luz
para evitar una complicación del desastre.
 Tenga un botiquín, botellas de agua, lámparas y pilas y un radio, siempre a la mano. La
lámpara colóquela en la puerta de su casa, así si la luz se va, usted puede alumbrarse sobre
todo si tiene que bajar escaleras.

 Aprenda técnicas de primeros auxilios, junto con su familia.

 Si el terremoto se origina en las costas de Guerrero y tiene la oportunidad de escuchar la


alarma sísmica. No lo piense salga de inmediato del lugar en que se encuentra y colóquese
a salvo. No pierda tiempo regresando por sus cosas o viendo si es verdad o no. Es mejor
exagerar que quedar atrapado.
Durante un terremoto:
 Lo más importante ante cualquier tipo de catástrofe natural es no dejarse llevar por el pánico
y controlar el estado emocional. Esto le ayudará a solventar la situación y a dar ejemplo
para que otros no se dejen llevar por el miedo.
 Durante un terremoto, a menos que se encuentre en una vivienda antigua, no debe situarse
bajo el dintel de la casa. En las viviendas modernas, por lo general, las zonas bajo los
marcos de las puertas no son más fuertes que cualquier otra zona de la casa. Las puertas
pueden tambalearse y herirle. Es más seguro seguir la técnica de agacharse, cubrirse y
mantenerse quieto bajo una pieza fuerte de su mobiliario (por ejemplo, una mesa de
despacho).
 Si se encuentra en el interior de un edificio o casa: ¡NO SALGA! No se precipite hacia la
salida, podría estar congestionada de gente. No utilice los ascensores. No baje las
escaleras corriendo mientras el edificio está temblando. Debe ponerse a cubierto hasta que
termine el temblor.
 Agáchese, cúbrase y quédese quieto bajo una mesa consistente. También se puede poner
contra un muro interior. Siempre alejado de las ventanas, cristales, cuadros, estanterías y
de cualquier objeto que pueda caerse y golpearle.
 Si se encuentra en la cocina, salga de ella. Es un lugar peligroso donde le pueden caer cosas
encima con mucha facilidad.
 Si se encuentra en el exterior, debe alejarse de los edificios, vitrinas y de otros objetos que
se le puedan caer encima. El mejor sitio es encontrarse alejado de los edificios donde nada
le puede caer encima.
 Si se encuentra en la montaña, tenga especial cuidado con la caída de árboles, corrimiento
de tierras y demás.
 Si va conduciendo, pare y quédese dentro del vehículo con la suficiente precaución de
alejarse de cualquier zona que se encuentre muy dañada o de lugares donde puedan darse
desprendimientos. Nunca pare bajo un puente o sobre él o debajo de árboles, semáforos,
señales de tráfico..
 Cuando reanude su circulación, después del temblor, conduzca con precaución. Esté atento
a cualquier objeto que pueda haber caído a la carretera, fallas en el asfalto, etc.
Causas de los movimientos tectónicos
Movimientos Tectónicos

Las causas de los procesos tectónicos son comprensibles en la actualidad gracias a dos
teorías: la Deriva Continental de Alfred Wegener y la Tectónica de placas desarrollada 50
años más tarde a partir de las tesis de este gran geofísico alemán. Por eso sabemos ahora que
la capa rocosa de la tierra (la litosfera) no es un cuerpo homogéneo ni rígido. Por el contrario,
esta envoltura está formada por la placa continental y la oceánica. Estas placas difieren en
grosores y pesos específicos y se mueven en todas las direcciones posibles. A veces se aleja
una de la otra o ambas convergen o se rozan. La Tectónica de Placas comprende, por
consiguiente, los procesos originados por el movimiento de las placas en sus límites.
Numerosas placas han contribuido a formar la corteza terrestre del espacio latinoamericano:
la gran placa continental sudamericana, la placa oceánica de Nazca y de Cocos y la placa
caribeña.

Una constelación, en astronomía, es una agrupación convencional de estrellas, cuya posición


en el cielo nocturno es aparentemente invariable. Los pueblos, generalmente
de civilizaciones antiguas, decidieron vincularlas mediante trazos imaginarios, creando así
siluetas virtuales sobre la esfera celeste. En la inmensidad del espacio, en cambio, las
estrellas de una constelación no necesariamente están localmente asociadas; y pueden
encontrarse a cientos de años luz unas de otras. Además, dichos grupos son completamente
arbitrarios, ya que distintas culturas han ideado constelaciones diferentes, incluso vinculando
las mismas estrellas.
Algunas constelaciones fueron ideadas hace muchos siglos por los pueblos que habitaban las
regiones del Medio Oriente y el Mediterráneo. Otras, las que están más al sur, recibieron su
nombre de los europeos en tiempos más recientes al explorar estos lugares hasta entonces
desconocidos por ellos, aunque los pueblos que habitaban las regiones australes ya habían
nombrado sus propias constelaciones de acuerdo a sus creencias.
Se acostumbra a separar las constelaciones en dos grupos, dependiendo el hemisferio
celeste dónde se encuentren:

 constelaciones septentrionales, las ubicadas al norte del ecuador celeste


 constelaciones australes, al sur.
A partir de 1928, la Unión Astronómica Internacional (UAI) decidió reagrupar oficialmente la
esfera celeste en 88 constelaciones con límites precisos, tal que todo punto en el cielo
quedara dentro de los límites de una figura. Antes de dicho año, eran reconocidas otras
constelaciones menores que luego cayeron en el olvido; muchas, ya no se recuerdan. El
trabajo de delimitación definitiva de las constelaciones fue llevado a cabo fundamentalmente
por el astrónomo belga Eugène Joseph Delporte y publicado por la UAI en 1930.
Las nebulosas son regiones del medio interestelar constituidas
por gases (principalmente hidrógeno y helio) además de elementos químicos en forma
de polvo cósmico. Tienen una importancia cosmológica notable porque muchas de ellas son
los lugares donde nacen las estrellas por fenómenos de condensación y agregación de
la materia; en otras ocasiones se trata de los restos de estrellas ya extintas o en extinción.1
Las nebulosas asociadas con estrellas jóvenes se localizan en los discos de las galaxias
espirales y en cualquier zona de las galaxias irregulares, pero no se suelen encontrar
en galaxias elípticas puesto que estas apenas poseen fenómenos de formación estelar y están
dominadas por estrellas muy viejas. El caso extremo de una galaxia en la que muchas
nebulosas presentan intensos episodios de formación estelar se denomina galaxia starburst.2
Antes de la invención del telescopio, el término «nebulosa» se aplicaba a todos los objetos
celestes de apariencia difusa. Por esta razón, a veces las galaxias (conjunto de miles de
millones de estrellas, gas y polvo unidos por la gravedad) son llamadas indebidamente
nebulosas; se trata de una herencia de la astronomía del siglo XIXque ha dejado su signo en
el lenguaje astronómico contemporáneo.
Las nebulosas se pueden clasificar en tres grandes categorías según la naturaleza de su
emisión (o falta de ella).

Índice

 1Nebulosas oscuras o de absorción


 2Nebulosas de reflexión
 3Nebulosas de emisión
 4Véase también
 5Referencias
 6Enlaces externos

Nebulosas oscuras o de absorción[editar]


Artículo principal: Nebulosa oscura

Una nebulosa oscura (también llamada nebulosa de absorción o de inspiración), es una


acumulación de gas o polvo interestelar no relacionado con ninguna estrella o alejado de
estas, de tal forma que no es perturbada por su energía, por lo que su presencia solo puede
ser advertida por contraste con un fondo estelar poblado o una nebulosa de emisión más
alejados.3
En este caso la nebulosa no emite ni refleja ninguna luz por estar lejos de las estrellas, pero sí
absorbe la luz de objetos que están detrás de ella. Por lo tanto, su existencia se deduce por la
presencia de una región oscura que destaca sobre el fondo de cielo estrellado. Un ejemplo
típico es la denominada Saco de Carbón en la constelación de la Cruz del Sur, y también es
muy famosa la nebulosa Cabeza de Caballo, en la constelación de Orión. Numerosas
nebulosas oscuras pueden asimismo observarse por sobre la franja brillante de la Vía
Láctea que atraviesa el cielo.

Nebulosas de reflexión[editar]
Artículo principal: Nebulosa de reflexión

Estas nebulosas reflejan la luz de estrellas cercanas que no son lo suficientemente calientes
como para emitir la radiación ultravioleta necesaria para excitar el gas de la nebulosa.
Generalmente, estas nebulosas están formadas por los residuos del gas que dio origen a la
estrella, y su espectro es similar al de las estrellas cuya luz reflejan. El caso más
representativo es la nebulosa en torno de la estrella Mérope en el cúmulo abiertode
las Pléyades (M45).

Nebulosas de emisión[editar]
Artículo principal: Nebulosa de emisión

Imagen de la Nebulosa del Águila (M16), conocida como "Pillars of Creation" (en español, Los Pilares de
la Creación).

En este caso, el más común, el gas que compone la nebulosa brilla como consecuencia de la
transformación que sufre por la intensa radiación ultravioleta de estrellas vecinas calientes.
En astrofísica estos objetos se denominan regiones H II y son fundamentales a la hora de
analizar la composición química y las propiedades físicas de las nebulosas (y de las galaxias
en las que se encuentran) gracias al análisis de su espectro, compuesto por multitud de líneas
de emisión de los elementos químicos que albergan. La línea de emisión más brillante e
importante es H-alfa (de la serie de Balmer del hidrógeno), localizada en la zona roja del
espectro (a 6562,82 Å), siendo este el motivo por el que dicho color domine en las imágenes
tradicionales de nebulosas de emisión. Pero también se detectan líneas de emisión de helio,
oxígeno, nitrógeno, azufre, neón o hierro. Dependiendo de la naturaleza de la nebulosa de
emisión, se subdividen en dos grupos totalmente distintos.
1) Las nebulosas de emisión asociadas a regiones de formación estelar, es decir, en
presencia de estrellas muy jóvenes, masivas y calientes, incluso en proceso de formación
(plópidos y objetos Herbig-Haro) y a nubes moleculares. El caso más famoso es la Nebulosa
de Orión (M42), la más cercana a la Tierra, pero otros ejemplos destacables son la Nebulosa
del Águila (M16, en la constelación de la Serpiente), la Nebulosa Trífida (M20, en Sagitario) o
la Nebulosa de la Laguna (M8, también en Sagitario).
2) Las nebulosas de emisión asociadas a estrellas moribundas o ya extintas se
denominan nebulosas planetarias y restos de supernova. Las primeras no tienen nada que ver
con los planetas: son las envolturas de estrellas de masa baja o intermedia expulsadas al
espacio al final de sus ciclos evolutivos. En ellas, el gas es excitado por un objeto muy
pequeño y caliente, una enana blanca, que es el núcleo expuesto de la estrella muerta.
Ejemplos conocidos de este tipo de nebulosa son la Nebulosa del Anillo (M57, en la Lira) y
la Nebulosa de la Hélice (NGC 7293, en Acuario).
El resto (o «remanente») de supernova es el material liberado en la titánica explosión que
pone fin a las estrellas masivas. El gas de este tipo de nebulosas puede ser afectado tanto por
la propia energía entregada por la supernova, como por la emisión de una posible estrella de
neutrones (un púlsar) en su seno. Tal vez el ejemplo más famoso de resto de supernova sea
la Nebulosa del Cangrejo (M1, en la constelación de Tauro).

La unidad astronómica (abreviada ua, au, UA o AU) es una unidad de longitud igual, por
definición, a 149 597 870 700 m,1 que equivale aproximadamente a la distancia media entre
el planeta Tierra y el Sol. Esta definición está en vigor desde la asamblea general de la Unión
Astronómica Internacional (UAI) del 31 de agosto de 2012, en la cual se dejó sin efecto la
definición gaussiana usada desde 1976, que era «el radio de una órbita circular newtoniana y
libre de perturbaciones alrededor del Sol descrita por una partícula de masa infinitesimal que
se desplaza en promedio a 0,01720209895 radianes por día».2
El símbolo ua es el recomendado por la Oficina Internacional de Pesas y Medidas y por la
norma internacional ISO 80000, mientras que au es el único considerado válido por la UAI,1 y
el más común en los países angloparlantes. También es frecuente ver el símbolo escrito en
mayúsculas, UA o AU, a pesar de que el Sistema Internacional de unidades utiliza letras
mayúsculas solo para los símbolos de las unidades que llevan el nombre de una persona.
El nombre proviene de los siglos XVI y XVII, cuando todavía no se calculaban con precisión
las distancias absolutas entre los cuerpos del sistema solar, y solo se conocían las distancias
relativas tomando como patrón la distancia media entre la Tierra y el Sol, que fue
denominada unidad astronómica. Se llegó a afirmar que el día en que se midiera este valor,
«se conocería el tamaño del universo».
Un año luz es una unidad de distancia. Equivale aproximadamente a
9.46 × 1012 km (9 460 730 472 580.8 km).12
Se calcula como la longitud que recorre la luz en un año. Más formalmente, un año luz es la
distancia que recorrería un fotón en el vacío durante un año juliano (365.25 días de 86 400 s)
a la velocidad de la luz (299 792 458 m/s) a una distancia infinita de cualquier campo
gravitacional o campo magnético.1
Un año luz es una unidad de longitud (es una medida de la longitud del espaciotiempo
absoluto einsteniano). Sin embargo en campos especializados y científicos, se prefiere
el pársec (unos 3.26 años luz) y sus múltiplos para las distancias astronómicas, mientras que
el año luz sigue siendo habitual en ciencia popular y divulgación.1 También hay unidades de
longitud basadas en otros períodos, como el segundo luz y el minuto luz, utilizadas
especialmente para describir distancias dentro del sistema solar; pero también se suelen
restringir a trabajos de divulgación, ya que en contextos especializados se prefiere la unidad
astronómica (unos 8.32 minutos luz).
Carece de símbolo, aunque en inglés es frecuente ver la abreviatura «l.y.» o «ly» (light year,
año luz en inglés) y en español «a.l.» o «al».

Índice

 1Valor
 2Algunos datos
 3Véase también
 4Referencias

Valor[editar]
Un año luz equivale a:

 aproximadamente 9.4607 × 1015 m (exactamente 9 460 730 472 580 800 m en unidades
del SI);
 aproximadamente 9.46 × 1012 km (exactamente 9 460 730 472 580.8 km);
 aproximadamente 5.8786 × 1012 millas;
 aproximadamente 5.1084 × 1012 Millas náuticas;
 aproximadamente 63 241 ua;
 aproximadamente 0.3066 pc.

Algunos datos[editar]
 Según la teoría de la relatividad, ningún objeto material (de masa mayor que 0 g) puede
acelerar hasta la velocidad de la luz (C), dado que cuando más se aproxima a dicha
velocidad, más pesado se vuelve.
 Ningún planeta del sistema solar está a una distancia próxima a un año luz partiendo del
sol, el más lejano Neptuno se encuentra del sol a 0.0006225945297850989 años luz.
 La distancia entre el Sol y la Nube de Oort exterior es de 1 año luz aprox.
 Un pársec equivale a 3.26 años luz. Es decir, 34 058 631 000 000 km.
 La distancia entre el Sol y la estrella más cercana, Próxima Centauri, es de 4.22 años luz.
Es decir, 39 924 284 000 000 km.
 El diámetro de la Vía Láctea es de 150 000 años luz. Es decir,
1 419 109 600 000 000 000 km, siendo la segunda galaxia más grande del Grupo Local.
 La distancia entre la Vía Láctea y la galaxia enana del Can Mayor, la más cercana, es de
25 000 años luz. Es decir, 236 518 270 000 000 000 km.
 La distancia entre la Vía Láctea y la galaxia enana elíptica de Sagitario es de entre 63 000
y 77 000 años luz. Es decir, entre 596 026 040 000 000 000 km y
728 476 270 000 000 000 km.
 El diámetro de la galaxia de Andrómeda (M31), la más grande del Grupo Local, es de
240 000 años luz. Es decir, 2 270 575 313 000 000 000 km.
 La distancia entre la Vía Láctea y la Gran Nube de Magallanes es de 163 000 años luz. Es
decir, 1 542 099 100 000 000 000 km.
 La distancia entre la Vía Láctea y la galaxia de Andrómeda es de 2 500 000 años luz. Es
decir, 23 651 827 000 000 000 000 km. Se encuentran, además, en trayectoria de colisión.
 La distancia entre la Vía láctea y GR8, la galaxia más lejana del Grupo Local, es de
5 200 000 años luz. Es decir, 49 195 800 000 000 000 000 km.
 El diámetro aproximado del Grupo Local es de una esfera de 10 000 000 años luz. Es
decir, 94 607 308 000 000 000 000 km.
 El diámetro aproximado del supercúmulo de Virgo, supercúmulo de galaxias que contiene
al Grupo Local, es de 200 000 000 años luz. Es decir, 1 892 146 200 000 000 000 000 km.
 El diámetro aproximado del complejo de supercúmulos Piscis-Cetus, complejo formado
por supercúmulos de galaxias que incluye el supercúmulo de Virgo, se estima alrededor
de 1 000 000 000 años luz. Es decir, unos 9 460 730 800 000 000 000 000 km.
 El diámetro aproximado de la mayor estructura conocida del universo, la Gran Muralla de
Hércules-Corona Boreal, es superior a los 10 000 000 000 años luz, lo que en kilómetros
supone una cifra superior a 94 607 308 000 000 000 000 000 km.
 El radio aproximado de la esfera del universo observable desde el planeta Tierra es de
13 700 000 000 años luz, por lo que el diámetro si nos situamos en el centro de un
extremo al otro sería aproximadamente de 27 400 000 000 años luz. Es decir, unos
259 224 020 000 000 000 000 000 km.

Un asteroide es un cuerpo rocoso, carbonáceo o metálico más pequeño que un planeta y


mayor que un meteoroide. La mayoría orbita entre Marte y Júpiter, en la región del sistema
solar conocida como cinturón de asteroides; otros se acumulan en los puntos de Lagrange de
Júpiter, y la mayor parte del resto cruza las órbitas de los planetas.
La palabra asteroide procede del griego, ἀστεροειδής, y significa «de figura estelar», en
referencia al aspecto que presentan vistos con un telescopio. Fue acuñada por William
Herschel en 1802, aunque durante la mayor parte del siglo XIX los astrónomos los
denominaran planetas. Hasta el 24 de marzo de 2006 a los asteroides se les llamaba
también planetoides o planetas menores. Sin embargo, estos términos han caído en desuso.1
Durante más de dos siglos, Ceres fue el primer asteroide descubierto. Tras la redefinición de
planeta de 2006, que reclasificó a este cuerpo como planeta enano, técnicamente es Palas,
encontrado en 1802, el primer asteroide descubierto. En estos dos siglos el número de
asteroides conocidos no ha dejado de crecer, alcanzando valores de varios cientos de miles.
No obstante, si se sumara toda su masa, el equivalente solo daría para un porcentaje del 5 %
de toda la masa de la Luna.2
Los asteroides se clasifican en función de su ubicación, composición o agrupamiento. Para la
ubicación se toma como referencia la posición relativa de estos cuerpos respecto al Sol y los
planetas. Para la composición se usan los datos extraídos de los espectros de absorción. Los
agrupamientos se basan en los valores nominales similares del semieje mayor,
la excentricidad y la inclinación de la órbita. Debido a su diminuto tamaño y gran distancia de
la Tierra, casi todo lo que sabemos de ellos procede de medidas
astrométricas y radiométricas, curvas de luz y espectros de absorción. Gaspra, en 1991, fue el
primer asteroide visitado por una sonda espacial, mientras que dos años más tarde Ida fue el
primero en el que se confirmó la existencia de un satélite.

Los cometas son los cuerpos celestes constituidos por hielo, polvo y rocas que orbitan
alrededor del Sol siguiendo diferentes trayectorias elípticas, parabólicas o hiperbólicas. Los
cometas, junto con los asteroides, planetas y satélites, forman parte del sistema solar. La
mayoría de estos cuerpos celestes describen órbitas elípticas de gran excentricidad, lo que
produce su acercamiento al Sol con un período considerable. A diferencia de los asteroides,
los cometas son cuerpos sólidos compuestos de materiales que se subliman en las cercanías
del Sol. A gran distancia (a partir de 5-10 UA) desarrollan una atmósfera que envuelve al
núcleo, llamada coma o cabellera, que está formada por gas y polvo. A medida que el cometa
se acerca al Sol, el viento solar azota la coma y se genera la cola característica, la cual está
formada por polvo y el gas de la coma ionizado.
Fue después del invento del telescopio cuando los astrónomos comenzaron a estudiar a los
cometas con más detalle, advirtiendo entonces que la mayoría tienen apariciones
periódicas. Edmund Halley fue el primero en darse cuenta de ello y pronosticó en 1705 la
aparición del cometa Halley en 1758, para el cual calculó que tenía un periodo de 76 años,
aunque murió antes de comprobar su predicción. Debido a su pequeño tamaño y órbita muy
alargada, solo es posible ver los cometas cuando están cerca del Sol y por un corto periodo de
tiempo.
Los cometas son generalmente descubiertos visual o usando telescopios de campo ancho u
otros medios de magnificación espacial óptica, tales como los binoculares. Sin embargo, aun
sin acceso a un equipo óptico, es posible descubrir un cometa rasante solar en línea si se
dispone de una computadora y conexión a Internet. En los años recientes, el Observatorio
Rasante Virtual de David (David J. Evans) (DVSO) ha permitido a muchos astrónomos
aficionados de todo el mundo descubrir nuevos cometas en línea (frecuentemente en tiempo
real) usando las últimas imágenes del Telescopio Espacial SOHO. Un caso reciente (28 de
noviembre de 2013) de un cometa rasante del Sol que resultó volatilizado al aproximarse al
Sol ha sido ISON1 que procedía probablemente de la nube de Oort. Las órbitas periódicas
tienen forma de elipses muy excéntricas

Para otros usos de este término, véase Galaxia (desambiguación).


NGC 4414, una típica galaxia espiral en la constelación Coma Berenices, cuyo diámetro es
aproximadamente 19 000 parsec y a una distancia aproximada de 20 millones de parsec.

Una galaxia es un conjunto de estrellas, nubes de gas, planetas, polvo cósmico, materia
oscura y energía unidos gravitatoriamente con una estructura más o menos definida. La
palabra «galaxia» procede de los griegos, los cuales atribuían el nacimiento de una galaxia a
las gotas de leche derramadas en el universo por la diosa Hera mientras alimentaba al
infante Hercules.1 La cantidad de estrellas que forman una galaxia es enorme y varía desde
las galaxias enanas, con 107, hasta las galaxias gigantes, con
1014 estrellas.[cita requerida] Formando parte de una galaxia existen subestructuras como
las nebulosas, los cúmulos estelares y los sistemas estelares múltiples.
Históricamente, las galaxias se han clasificado de acuerdo a su forma aparente (morfología
visual). Una forma común es la galaxia elíptica que, como lo indica su nombre, tiene el perfil
luminoso de una elipse. Las galaxias espirales tienen forma circular pero con estructura de
brazos curvos envueltos en polvo. Galaxias inusuales se llaman galaxias irregulares y son,
normalmente, el resultado de perturbaciones provocadas por la atracción gravitacional de
galaxias vecinas. Estas interacciones entre galaxias vecinas, que pueden provocar la fusión
de galaxias, pueden inducir el intenso nacimiento de estrellas. Finalmente, tenemos las
galaxias pequeñas, que carecen de una estructura coherente y también se las llama galaxias
irregulares.
Según estudios publicados en 2016, se estima que existen al menos 2 billones de galaxias
(dos millones de millones) en el universo observable, esto es, diez veces más de lo que se
creía anteriormente.2 La mayoría de las galaxias tienen un diámetro entre cien y cien
mil parsecs y están usualmente separadas por distancias del orden de un millón de parsecs.
El espacio intergaláctico está compuesto por un tenue gas cuya densidad media no supera
un átomo por metro cúbico.[cita requerida]Muchas de las galaxias están dispuestas en una
jerarquía de agregados, llamados cúmulos, que a su vez pueden formar agregados más
grandes, llamados supercúmulos. Estas estructuras mayores están dispuestas en hojas o en
filamentos rodeados de inmensas zonas de vacío en el universo.
Se especula que la materia oscura constituye el 90 % de la masa en la mayoría de las
galaxias. Sin embargo, la naturaleza de este componente no está demostrada, y de momento
aparece solo como un recurso teórico para sustentar la estabilidad observada en las galaxias.
La materia oscura fue propuesta inicialmente en 1933 por el astrónomo suizo Fritz Zwicky,
pues la rotación observada en las galaxias indicaba la presencia de una gran cantidad de
materia que no emitía luz. Sin embargo, existen muchas otras galaxias además de la nuestra.
¡Son tantas que aún no hemos podido contarlas a todas! El Telescopio Espacial Hubble
observó una pequeña porción del espacio durante 12 días y descubrió 10,000 galaxias, de
todo los tamaños, formas y colores.
Algunas galaxias tienen forma de espiral como la nuestra. Tienen brazos curvados que hacen
que parezcan molinetes. Otras galaxias son lisas y tienen forma de óvalo. Se las denomina
galaxias elípticas. También existen galaxias que no tienen forma ni de espiral ni de óvalo. Son
de forma irregular y parecen manchas. La luz que nosotros vemos de cada una de estas
galaxias proviene de las estrellas en su interior.

A veces las galaxias se acercan demasiado y se chocan entre sí. La Vía Láctea algún día
colisionará con Andrómeda, su vecino galáctico más cercano. Este evento tendrá lugar dentro
de cinco mil millones de años. Las galaxias son tan grandes y están tan expandidas en los
extremos que, aunque se choquen entre sí, los planetas y los sistemas solares a menudo no
llegan a colisionar.
En 1610, Galileo Galilei usó un telescopio para estudiar la cinta lechosa en el cielo nocturno
llamada Vía Láctea, y descubrió que está compuesta por una inmensa cantidad de pequeñas
estrellas.3 En el año 1755, Immanuel Kant teorizó sobre la estructura y las agrupaciones de
estrellas en el tratado Historia general de la naturaleza y teoría del cielo, basado en un trabajo
previo de Thomas Wright. Kant afirmaba que la Vía Láctea era un sistema formado por miles
de sistemas solares como el nuestro, agrupados en una estructura de orden superior, de
características similares a las de los sistemas planetarios, sensiblemente plana, de
forma elíptica, en movimiento de rotación alrededor de un centro y regidas por la
misma mecánica celeste. También supuso que, por el punto de vista desde el que
observamos la Vía Láctea y por la densidad de estrellas visibles que agrupa, nuestro sol se
encuentra en su mismo plano y forma parte de ella.4 Desde un planteamiento completamente
teórico, Kant afirmó que era lógico suponer la existencia de otros planetas y satélites orbitando
alrededor de otras estrellas, y que debían existir otras «Vías Lácteas» separadas a distancias
de un orden de magnitud comparable a su vasto tamaño. Según su razonamiento, estas
galaxias o universos isla teóricos serían visibles desde la Tierra como nubes ovaladas de luz
tenue, sin que fuera posible distinguir las estrellas individuales dentro de ellas. Kant las
identifica con ciertos tipos de nebulosas, que Pierre Louis Maupertuis describió como
«pequeños lugares cuya luz es sólo un poco mayor que la oscuridad del espacio celestial,
todas ellas con el aspecto de elipses más o menos abiertas, pero cuya luz es mucho más débil
que cualquier otra que conozcamos en el cielo».5

Galaxia de Andrómeda(M31), en la constelación de su mismo nombre.

Hacia el final del siglo XVIII las galaxias no habían sido descubiertas. Charles Messier compiló
un catálogo (catálogo Messier) que contenía 103 objetos astronómicos que él denominó
«nebulosas y cúmulos de estrellas», seguido más tarde por el catálogo elaborado por William
Herschel, con hasta 2.514 nuevos «objetos de espacio profundo». En 1845, Lord
Rosse construyó un nuevo telescopio y que le permitió distinguir las «nebulosas» elípticas de
las circulares. Este telescopio permite ver de manera parcial para poder distinguir en algunas
de estas «nebulosas» fuentes puntuales individuales de luz, confirmando de manera parcial
las anteriores conjeturas de Kant.
En 1917, Hebert Curtis había observado la nova S Andrómeda, en la «nebulosa» de Messier
M31. Buscando en los registros fotográficos, encontró otras 11 novas y observó que, en
promedio, estas novas eran 10 órdenes de magnitud más débiles que las ocurridas en nuestra
galaxia. Como resultado de esta observación pudo predecir que dichas novas se debían
encontrar a una distancia de 150.000 parsecs. Hebert se convirtió en un célebre defensor de
la hipótesis de «universos isla», que sostenía que las «nebulosas espirales» eran realmente
galaxias independientes.
En 1920 ocurrió el gran debate entre Harlow Shapley y Heber Curtis en torno a la naturaleza
de nuestra galaxia, las «nebulosas espirales» y la dimensión del universo. Para defender la
afirmación de que M31 era una galaxia externa, Curtis argumentaba que las líneas obscuras
observadas en dicha «nebulosa» eran similares a las nubes de polvo que se observan en la
nuestra, Vol. 5 (1925). Usar un nuevo telescopio le permitió a Edwin Hubble resolver las partes
exteriores de algunas «nebulosas espirales» como colecciones de estrellas individuales. Más
aún, Hubble pudo identificar en esas estrellas algunas variables cefeidas y éstas le permitieron
estimar la distancia a dichas «nebulosas»: estaban demasiado alejadas para ser parte de la
Vía Láctea. En 1936, Hubble organizó un sistema de clasificación de galaxias que todavía es
usado en nuestros días: la secuencia de Hubble.
El primer intento de describir la forma que tiene la Vía Láctea fue llevado a cabo por William
Herschel en 1785, contando cuidadosamente el número de estrellas en distintas regiones del
cielo. En 1920 Kapteyn, usando un refinamiento de la técnica empleada por Herschel, sugirió
la imagen de una pequeña galaxia elipsoidal (15 kiloparsecs de diámetro), con el Sol cerca del
centro. Con un método diferente, basado en la distribución de cúmulos globulares, realizado
por Harlow Shapley, emergió una imagen radicalmente distinta: un disco plano con un
diámetro aproximado de 70 kiloparsecs y con un Sol alejado de su centro. Ninguno de los dos
análisis tomó en cuenta la absorción de la luz y el polvo interestelar presentes en el plano
galáctico. Robert Julius Trumpler tomó en cuenta estos efectos en 1930, estudiando cúmulos
abiertos y produciendo la imagen que actualmente se acepta de nuestra galaxia: la Vía Láctea
es una galaxia espiral con un diámetro aproximado de 30 kiloparsecs.

Velocidad de rotación: A observada, B predicha.

En 1944 Hendrick van de Hulst predijo que, debido a la presencia de hidrógeno interestelar,
podría detectarse la emisión de microondas de 21 cm de longitud por parte de este gas. Esta
radiación, detectada en 1951, ha permitido realizar mejoras en el estudio de la dinámica de
galaxias, en tanto que no es bloqueada por la presencia de polvo. El efecto Doppler puede
usarse para estudiar el movimiento de este gas en la galaxia. Con la mejora de los
radiotelescopios se han podido trazar nubes de gas de hidrógeno en otras galaxias.
En 1970, Vera Rubin hizo un estudio sobre la velocidad de rotación de las galaxias. El
resultado de este y otros estudios es que la masa conjunta de las estrellas, polvo y gases
detectados en una galaxia es insuficiente para sostener la velocidad de rotación la misma.
Para explicar esta discrepancia se ha postulado la existencia de materia obscura,
inobservable, pero cuya masa contribuya con la gravedad necesaria para mantener las
velocidades de rotación observadas.
A partir de 1990, con el telescopio espacial Hubble y otros telescopios espaciales, que
cuentan con cámaras sensibles al infrarrojo, ultravioleta, rayos X y rayos gamma, el estudio de
galaxias ha mejorado sustancialmente.
Nuestra galaxia, la Vía Láctea, pertenece a un Grupo Local de unas cuarenta y seis galaxias
dominadas por la Vía Láctea y la Galaxia de Andrómeda. Este cúmulo se encuentra en el
límite de un «súper conglomerado» que comprende casi cinco mil galaxias. El súper cúmulo, a
su vez, pertenece a otra enorme concentración de galaxias reunidas en masas compactas y
suaves.

De acuerdo con el modelo del Big Bang, el universo se expandió a partir de un estado extremadamente
denso y caliente y continúa expandiéndose hasta el día de hoy.

Cosmología física

Radiación de fondo de microondas

Artículos
Universo Teoría del Big Bang · Inflación
primitivo cósmica · Nucleosíntesis primordial

Expansión Expansión métrica del espacio · Expansión


acelerada del Universo · Ley de
Hubble · Corrimiento al rojo

Estructura Forma del universo · Espacio-


tiempo · Materia
bariónica · Universo · Materia
oscura · Energía oscura

Experimentos Planck (satélite) · WMAP · COBE

Científicos Albert Einstein · Edwin Hubble · Georges


Lemaître · Stephen Hawking · George
Gamow

Portales

Principal Cosmología

Otros Física · Astronomía · Exploración


espacial · Sistema Solar

La teoría del Big Bang (también llamada Gran explosiónnota 1) es


el modelo cosmológico predominante para los períodos conocidos más antiguos del universo y
su posterior evolución a gran escala.234 Afirma que el universo estaba en un estado de muy
alta densidad y luego se expandió.56 Si las leyes conocidas de la física se extrapolan más allá
del punto donde son válidas, encontramos una singularidad. Mediciones modernas datan este
momento aproximadamente 13 800 millones de años atrás, que sería por tanto la edad del
universo.7 Después de la expansión inicial, el universo se enfrió lo suficiente para permitir la
formación de las partículas subatómicas y más tarde simples átomos. Nubes gigantes de
estos elementos primordiales se unieron más tarde debido a la gravedad, para
formar estrellas y galaxias. A mediados del siglo XX, tres astrofísicos británicos, Stephen
Hawking, George F. R. Ellis y Roger Penrose, prestaron atención a la teoría de la relatividad y
sus implicaciones respecto a nuestras nociones del tiempo. En 1968 y 1979 publicaron
artículos en que extendieron la teoría de la relatividad general de Einstein para incluir las
mediciones del tiempo y el espacio.89 De acuerdo con sus cálculos, el tiempo y el
espacio tuvieron un inicio finito que corresponde al origen de la materia y la energía.
Desde que Georges Lemaître observó por primera vez, en 1927, que un universo en
permanente expansión debería remontarse en el tiempo hasta un único punto de origen, los
científicos se han basado en su idea de la expansión cósmica. Si bien la comunidad científica
una vez estuvo dividida en partidarios de dos teorías diferentes sobre el universo en
expansión, el Big Bang y la teoría del estado estacionario, la acumulación de evidencia
observacional proporciona un fuerte apoyo para la primera.10
En 1929, a partir del análisis de corrimiento al rojo de las galaxias, Edwin Hubble concluyó que
las galaxias se estaban distanciando, una prueba observacional importante consistente con la
hipótesis de un universo en expansión. En 1964 se descubrió la radiación de fondo cósmico
de microondas, lo que es una prueba crucial en favor del modelo del Big Bang, ya que esta
teoría predijo la existencia de la radiación de fondo en todo el universo antes de ser
descubierta. Más recientemente, las mediciones del corrimiento al rojo de
las supernovas indican que la expansión del universo se está acelerando, observación
atribuida a la energía oscura.11 Las leyes físicas conocidas de la naturaleza pueden utilizarse
para calcular las características en detalle del universo del pasado en un estado inicial de
extrema densidad y temperatura

El universo oscilante es una hipótesis propuesta por Richard Tolman, según la cual, el
universo sufre una serie infinita de oscilaciones, cada una de ellas iniciándose con un Big
Bang y terminando con un Big Crunch. Después del Big Bang, el universo se expande por un
tiempo antes de que la atracción gravitacional de la materia produzca un acercamiento hasta
llegar a un colapso y sufrir seguidamente un Gran Rebote.

Teoría[editar]
Esta teoría fue bastante aceptada durante un tiempo (o tal vez sigue siéndolo) por los
cosmólogos que pensaban que alguna fuerza debería impedir la formación de singularidades
gravitacionales y conecta el Big Bang con un anterior Big Crunch: las singularidades
matemáticas que aparecían en los cálculos eran el resultado de sobre idealización matemática
y serían resueltas por un tratamiento más cuidadoso. Sin embargo, en los años 1960, Stephen
Hawking, Roger Penrose y George Ellis mostraron que las singularidades son una
característica universal de las cosmologías que incluyen el big bang sin que puedan ser
evitadas con ninguno de los elementos de la relatividad general. Teóricamente, el universo
oscilante no se compagina con la segunda ley de la termodinámica: la entropía aumentaría en
cada oscilación de manera que no se regresaría a las condiciones anteriores. Otras medidas
sugieren también que el universo ,no es cerrado. Estos argumentos hicieron que los
cosmólogos abandonaran el modelo de universo oscilante.
La teoría ha vuelto a resurgir en la cosmología de branas como un modelo cíclico, que logra
evadir todos los argumentos que hicieron desechar la teoría del universo oscilante en los años
1960. Esta teoría es altamente controvertida debido a la ausencia de una descripción
satisfactoria en este modelo del rebote con la teoría de cuerdas.con la cual se creo el
universo.

Vida en un universo oscilante[editar]


Del mismo modo que se ha especulado hipotéticamente con las posibles formas de vida
existentes en un universo en expansión eterna, también se ha hecho lo mismo con formas
hipotéticas de vida existentes en los momentos finales de un universo en contracción (durante
los estados iniciales de dicha contracción, así cómo incluso ya avanzada ésta y gracias a la
tecnología que pudieran desarrollar para adaptarse a las condiciones existentes por entonces,
dichos seres vivos no serían muy distintos a nosotros -al menos en el sentido de estar
basados en el carbono y basar su metabolismo en reacciones químicas-), y como en el primer
caso, dichas formas de vida serían radicalmente distintas a nosotros.

La teoría inflacionaria

De acuerdo con la teoría de la Gran Explosión o del Big Bang,


generalmente aceptada, el Universo surgió de una explosión
inicial que ocasionó la expansión de la materia desde un estado
de condensación extrema.
Sin embargo, en la formulación original de la teoría del Big Bang
quedaban varios problemas sin resolver. El estado de la materia en la
época de la explosión era tal que no se podían aplicar las leyes físicas
normales.
El grado de uniformidad observado en el Universo también era difícil
de explicar porque, de acuerdo con esta teoría, el Universo se habría
expandido con demasiada rapidez para desarrollar esta uniformidad.

Según la teoría del Big Bang, la expansión del universo pierde


velocidad, mientras que la teoría inflacionaria lo acelera e induce el
distanciamiento, cada vez más rápido, de unos objetos de otros. Esta
velocidad de separación llega a ser superior a la velocidad de la luz,
sin violar la teoría de la relatividad, que prohíbe que cualquier cuerpo
de masa finita se mueva más rápido que la luz. Lo que sucede es que
el espacio alrededor de los objetos se expande más rápido que la luz,
mientras los cuerpos permanecen en reposo en relación con él.

A esta extraordinaria velocidad de expansión inicial se le atribuye la


uniformidad del universo visible, las partes que lo constituían estaban
tan cerca unas de otras, que tenían una densidad y temperatura
comunes.

El físico y cosmólogo Alan H Guth, del Instituto Tecnológico de


Massachussets (M.I.T.), sugirió en 1981 que el universo caliente, en
un estadio intermedio, podría expandirse de forma exponencial.
La idea de Guth postulaba que este proceso de inflación se
desarrollaba mientras el universo primordial se encontraba en el
estado de superenfriamiento inestable. Este estado superenfriado es
común en las transiciones de fase; por ejemplo en condiciones
adecuadas el agua se mantiene líquida por debajo de cero grados.
Por supuesto, el agua superenfriada termina congelándose; este
suceso ocurre al final del período inflacionario.

En 1982 el cosmólogo ruso Andrei Linde introdujo lo que se llamó


"nueva hipótesis del universo inflacionario". Linde se dió cuenta de
que la inflación es algo que surge de forma natural en muchas teorías
de partículas elementales, incluidos los modelos más simples de los
campos escalares.

Si la mayoría de los físicos han asumido que el universo nació de una


sola vez; que en un comienzo éste era muy caliente, y que el campo
escalar en el principio contaba con una energía potencial mínima,
entonces la inflación aparece como natural y necesaria, lejos de un
fenómeno exótico apelado por los teóricos para salir de sus
problemas. Se trata de una variante que no requiere de efectos
gravitatorios cuánticos, de transiciones de fase, de un
superenfriamiento o también de un supercalentamiento inicial.

Considerando todos los posibles tipos y valores de campos escalares


en el universo primordial y tratando de comprobar si alguno de ellos
conduce a la inflación, se encuentra que en los lugares donde no se
produce ésta, se mantienen pequeños, y en los dominios donde
acontece terminan siendo exponencialmente grandes y dominan el
volumen total del universo. Considerando que los campos escalares
pueden tomar valores arbitrarios en el universo primordial, Andrei
Linde llamó a esta hipótesis "inflación caótica".
La teoría inflacionaria, predice que el universo debe ser esencialmente
plano, lo cual puede comprobarse experimentalmente, ya que la
densidad de materia de un universo plano guarda relación directa con
su velocidad de expansión.

La otra predicción comprobable de esta teoría tiene que ver con las
perturbaciones de densidad producidas durante la inflación. Se trata
de perturbaciones de la distribución de materia en el universo, que
incluso podrían venir acompañadas de ondas gravitacionales. Las
perturbaciones dejan su huella en el fondo cósmico de microondas,
que llena el cosmos desde hace casi 13.800 millones de años.