Está en la página 1de 3

ASPECTO ECONÓMICO EN EL PERU

En lo que va del presente siglo, la economía peruana ha presentado dos fases


diferenciadas de crecimiento económico. Entre 2002 y 2013, Perú se distinguió
como uno de los países de más alto dinamismo en América Latina, con una tasa
de crecimiento promedio del PIB de 6.1 por ciento anual. La presencia de un
entorno externo favorable, políticas macroeconómicas prudentes y reformas
estructurales en diferentes áreas crearon un escenario de alto crecimiento y baja
inflación. El sólido crecimiento en empleo e ingresos redujo considerablemente
las tasas de pobreza. La pobreza (US$5.5 por día con un PPA del 2011) cayó de
49.9 por ciento en el 2004 a 26.1 por ciento en el 2013. Esto equivale a decir que
5.6 millones de personas salieron de la pobreza durante ese periodo. La pobreza
extrema (US$3.2 por día con un PPA del 2011) disminuyó de 28.4 por ciento a
11.4 por ciento en ese mismo periodo.

Posteriormente, entre 2014 y 2017, la expansión de la economía se desaceleró,


principalmente como consecuencia de la caída del precio internacional de
los commodities, entre ellos el cobre, principal producto de exportación peruano.
Esto generó una contracción de la inversión privada, menores ingresos fiscales
y una desaceleración del consumo. Así, en los últimos cuatro años, el PIB
registró un crecimiento promedio de 3.1 por ciento. Dos factores atenuaron el
efecto sobre el producto de este choque externo, permitiendo que, aunque más
lentamente, el PIB siga aumentando. Primero, la prudencia con la que se habían
manejado en años previos tanto la política fiscal, como la monetaria y cambiaria.
Esto permitió, por un lado, sobrellevar la caída de los ingresos fiscales sin ajustes
drásticos en el gasto, y por el otro, contar con las reservas internacionales para
permitir un ajuste ordenado del tipo de cambio. Segundo, el aumento de la
producción minera, debido a la maduración de los proyectos que se habían
gestado durante los años de auge, lo que impulsó las exportaciones y
contrarrestó la desaceleración de la demanda interna. En este contexto, el déficit
por cuenta corriente disminuyó rápidamente, de 4.8 por ciento del PIB en 2015
a 1.3 por ciento en 2017. Las reservas internacionales netas se mantuvieron en
un nivel estable y, a marzo de 2018, ascienden a 29 por ciento del PIB. La
inflación general promedio se situó en 2.8 por ciento en 2017, dentro del rango
meta del Banco Central.
Como parte del ajuste, en los últimos años el déficit fiscal se ha venido
incrementando y cerró en 3.2 por ciento del PIB en el 2017. El mayor déficit
proviene de una disminución en los ingresos producto de los menores precios de
exportación y la desaceleración económica, y un incremento en los gastos
recurrentes durante años recientes, especialmente en el caso de bienes y
servicios y salarios. A pesar de ello, con 24.7 (9.4) por ciento del PIB, la deuda
pública bruta (neta) del Perú sigue siendo una de las más bajas de la región.

Para el 2018, se espera una aceleración del PIB basada en el aumento de la


inversión privada, principalmente minera, ante la recuperación parcial del precio
de los commodities. También se espera un mayor impulso de la inversión
pública, a través de la ejecución de las obras de reconstrucción de los daños
causados por el Fenómeno del Niño y la vinculada a los Juegos Panamericanos
que el Perú albergará en el 2019, así como con la aceleración de grandes
proyectos de infraestructura. En este contexto, se anticipa que este año el déficit
fiscal alcanzará un pico, para que a partir de 2019 se inicie un proceso de
consolidación fiscal que permitiría una convergencia relativamente rápida hacia
un nivel de 1 por ciento del PIB en el 2021.

Las proyecciones de crecimiento son vulnerables a los impactos externos en


relación con los precios de los commodities que Perú exporta, una mayor
desaceleración del crecimiento de China, la volatilidad de los mercados de
capital y la velocidad del ajuste de la política monetaria en los Estados Unidos.
La economía está además expuesta a riesgos naturales, incluyendo fenómenos
climáticos recurrentes como El Niño. Por otro lado, para incrementar el
crecimiento de largo plazo, se requiere de reformas estructurales y fiscales que
liberen la productividad, reduzcan la informalidad, y mejoren la eficiencia de los
servicios públicos.

El análisis respecto del contexto económico en el Perú Hoy, lo que es necesario


cambiar es:
a) Que la riqueza que se genera, no se quede sólo en grupos económicos y
empresarios. Por el contrario, debe servir como medio para que, vía una política
de empleo y remuneraciones adecuadas, se haga más equitativo el ingreso de
peruanas y peruanos.
b) Lograr la diversificación productiva y, por ende, diversificar el crecimiento de la
economía doméstica (interna), aprovechando ventajas competitivas como las
que tenemos en: Agricultura, Ganadería, Turismo – Gastronomía, por mencionar
los principales.
c) Encausar los Planes de Desarrollo Concertado y los Presupuestos
Participativos a la mejora de oportunidades y al desarrollo de potencialidades
productivas y de comercio en espacios locales.
d) Hacer una reforma tributaria que suponga que paguen más impuestos los que
mayores ingresos tienen y viceversa.
Es verdad que esta agenda, para su concreción, necesita articular el corto con
el mediano plazo; al mismo tiempo que dejar de gobernar o tomar decisiones
para enfrentar sólo problemas coyunturales; pasando, de una vez por todas, a
poner el acento en que la economía y la política económica deben estar al
servicio de ciudadanas y ciudadanos, de sus intereses y del desarrollo de sus
capacidades y no al revés.
Cambiar, por lo tanto, el timón, el timonel, el sentido y el rumbo de la manera
como hemos venido organizando la economía, desde 1990 hasta hoy, es
imperativo y no debe tener vuelta atrás. La exclusión y postergación de quienes
menos tienen es ética y humanamente inaceptable.