Está en la página 1de 9

Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No.

36, 2015 ISSN: 2215-4051

ENSAYO

El lugar de la φρόνησις aristotélica


en una hermenéutica de la existencia humana
Autora: Adriana González Serrano*

Ilustración por Rodrigo David Gutiérrez Rodríguez

* Licenciada en Filosofía por la Escuela de Filosofía de la Universidad de Costa Rica, en donde actualmente
labora como docente.

1
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

Introducción materiales y espirituales o culturales para una buena


calidad de vida en el mundo, tanto humana como
de otras especies. También urge problematizar la
La problematización de cómo vivir en tanto
racionalidad con la que estamos fundamentando,
seres humanos fue fundamental para Aristóteles, y
justificando y legitimando muchos de nuestros
en general para toda la reflexión filosófica clásica.
procederes éticos y políticos. Y es aquí donde el
Su abordaje al respecto le confirió una cierta
análisis aristotélico sobre la πρᾶξις y sobre su
autonomía al problema, sobre todo frente a la ética
elemento central, la φρόνησις, pueden aclarar el
y a la política mayoritariamente intelectualista de su
panorama.
maestro y amigo Platón. El análisis que llevó a cabo
sobre la πρᾶξις, sobre el gran ámbito de las acciones Es en la Ética Nicomáquea (EN) en donde
humanas, si bien es cierto que en última instancia Aristóteles posiciona a la φρόνησις tanto frente a la
se fundamenta en su estudio sobre el ser, rompió ἐπιστήμη como a la σοφία a partir de básicamente dos
con la subordinación tanto de la ética como de la elementos esenciales de la misma: su consideración de
política respecto ἐπιστήμη y σοφία como formas de la contingencia y su sentido práctico. Específicamente,
conocimiento predominantes. Y es que el Estagirita es en el libro VI de la EN donde la φρόνησις aparece
fue muy claro al respecto: investigamos las acciones como la virtud o la excelencia de la parte deliberativa
no para saber qué son, sino para saber cómo actuar, y y electiva de la razón, que es precisamente la parte
en definitiva, cómo vivir. que considera lo contingente, a diferencia de la
parte científica que considera únicamente lo eterno
Fue en este contexto en el que Aristóteles analizó
y necesario. De manera que, frente a la racionalidad
detalladamente lo referente al ser humano en tanto
propia de la ἐπιστήμη, tradicionalmente teórica y
humano: su lenguaje, sus acciones, sus deseos, sus
contemplativa, es la racionalidad de la φρόνησις la
necesidades y límites, sus pasiones, sus excesos y
que no es ciega ante lo contingente sino que considera
defectos, sus virtudes, sus tipos de relaciones. En el
lo que puede ser de otra manera, lo que puede
contexto clásico, para saber cómo vivir era preciso
cambiar. Y por ello, la racionalidad de la φρόνησις
saber no solo qué somos sino también, y de manera
es fundamentalmente práctica, porque “se las tiene
más acuciante, en qué situaciones nos encontramos,
que ver” con la contingencia deliberando sobre y
qué podemos hacer y qué no, qué nos conviene y qué
eligiendo cómo actuar en situaciones concretas.
no. Y fue en este contexto en el que Aristóteles se
fijó en la noción de φρόνησις, por entonces de gran Adelantándonos siglos, para Hans-Georg
tradición popular, y le hizo adquirir una relevancia Gadamer, lector ferviente de los clásicos, la
importantísima e incluso totalmente actual para absolutización unilateral de la verdad y del
nuestra época, porque hoy en día la ética y la política conocimiento científico es uno de los problemas
están también subordinadas al predominio de pilares de su hermenéutica fenomenológica. Y en el
parámetros científicos y tecnológicos. proyecto de restituir experiencias de la verdad y del
conocimiento extracientíficas, encuentra en la ética
Lo vemos alrededor del mundo y en Costa
aristotélica una importante clarificación al respecto.
Rica: gobiernos tecnócratas tomando y ejecutando
Si algo reivindica Gadamer de las investigaciones
decisiones con base a la cuantificación de la vida
aristotélicas es su filosofía práctica e incluso lo
dentro del marco del capitalismo neoliberal; el
reconoce como pionero en la materia:
cumplimiento a ciegas e indiscriminado de órdenes
preestablecidas, en el mejor de los casos sin ninguna si la filosofía práctica se comprende
acertadamente a sí misma, no puede tratarse de
consideración de la situación concreta y de su una relación entre teoría y aplicación técnica […]
contexto ni de lo que sea mejor y más conveniente Aristóteles separó conscientemente la filosofía
hacer o no hacer, en el peor y más cruel de los casos, práctica de la teórica, ofreciendo con ello
el cumplimiento indiscriminado de órdenes está al perspectivas a las que hoy deberíamos prestar
atención renovada, hoy, quiérese decir, en la
servicio de los cada vez más poderosos narco-estados;
situación crítica de una cultura de la humanidad
la invisibilización de la diferencia y la diversidad seducida hacia una aplicación desmedida de
en pro de la homogenización de la población que le nuestro saber científico y técnico (2001a, pp.
sirve al capitalismo neoliberal y que tanto les gusta 188, 192).
a las morales conservadoras; la burocratización
que entorpece la toma de decisiones fundamentales En el presente texto pretendemos determinar y
tanto para las y los individuos como para la sociedad sistematizar la actualidad hermenéutica de la φρόνησις
que conforman y, por lo tanto, que entorpece la de la EN. En la primera parte, estableceremos los
administración de los bienes comunes; una educación lineamientos que consideramos importantes de una
que se dedica a enseñar qué pensar y no cómo pensar. investigación hermenéutica de la existencia humana
en la que precisamente la φρόνησις juega un papel
Así, urge cada vez más propiciar las condiciones

2
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

fundamental del llamado “giro hermenéutico” y lo


importante como guía o modelo. En la segunda parte, que nos interesa aquí, “la comprensión no es uno
advertiremos que la φρόνησις esclarece el carácter de los modos de comportamiento del sujeto, sino el
comprensivo fundamentalmente práctico de ser-en- modo de ser del propio estar-ahí” (Gadamer, 2003a,
el-mundo en tanto la disposición racional práctica pp. 12-14).
que es con la que aprehendemos y emprendemos las
La comprensión, y con ella la interpretación, no
situaciones concretas en las que los seres humanos
es una noción metódica sino óntica: es el modo de
podemos y tenemos que actuar, y por lo tanto, con
ser originario del estar-ahí, del ser-en-el-mundo,
la que nos realizamos en tanto individuos y en tanto
de la experiencia humana en el mundo (ibíd, p. 325
sociedad.
y 2003b, p.72). Y la hermenéutica filosófica que
presenta Gadamer, más que ser un método o una teoría
de la comprensión, es sobre todo una filosofía que
I. Hacia una hermenéutica de la
da cuenta de ese carácter interpretativo-comprensivo
existencia humana
nuestro.
El problema del que parte Gadamer es
De esta manera, una investigación sobre la
el de la reducción de las ciencias humanas
existencia humana que se configure como una
(Geisteswissenschaften) al conocimiento y
hermenéutica filosófica dirige nuestra mirada hacia
a la metodología de las ciencias naturales
las diversas experiencias de conocimiento y de
(Naturwissenschaften), o dicho de manera más
verdad que se dan en el mundo fuera del marco de
enfática, el problema de la absolutización unilateral
la ciencia, esto es, hacia las diversas experiencias
de la verdad del conocimiento científico. Desde
de auto-interpretación y auto-comprensión con las
comienzos del siglo XIX se discute sobre la autonomía
que ya el ser humano se maneja y se realiza en el
de las ciencias humanas frente a las ciencias naturales
mundo, hacia experiencias hermenéuticas. Una
bajo la necesidad de la determinación de un método
hermenéutica de la existencia humana es, entonces,
propio. Sin embargo, para Gadamer “no se trata sólo
una “hermenéutica de lo hermenéutico en la que
de definir simplemente un método específico, sino de
la existencia como interpretación y comprensión
reconocer una muy diferente idea de conocimiento
adquiere un valor fundacional ontológico” (Ferraris,
y de verdad” (2003b, p. 46), empezando porque el
2000, pp. 221-222).
“objeto” de las ciencias humanas difiere del objeto de
las ciencias naturales: de lo que tratan aquellas es de
la existencia humana, de la historia, de las acciones
a) La naturaleza de lo que se investiga
en y sobre el mundo.
determina la investigación
Se nos presenta aquí la necesidad de problematizar
Con el fin de establecer los lineamientos de una
no solo la especificidad de nuestra existencia en
hermenéutica de la existencia humana, partimos de la
tanto “objeto” de investigación sino sobre todo la
siguiente problemática:
especificidad de la misma investigación. Y esto no
tiene que ver únicamente con el establecimiento ¿Por qué en el dominio de las ciencias huma-
de un método adecuado al modo de ser del objeto nas la idea cartesiana del método no se denun-
en cuestión, la especificidad del acceso al mismo, cia como inadecuada? ¿Por qué no sería, sobre
todo, el antiguo concepto de los griegos1 el que
sino que implica replantearnos el conocimiento y la tendría derecho a citarse? Según Aristóteles,
verdad que pretendemos de dichas investigaciones. por ejemplo, la idea de un método unitario, de
Aquí toma relevancia la noción de comprensión un método que pueda ser decidido antes mis-
mo de penetrar la cosa, es una falsa abstracción
(Verstehen) como horizonte epistémico de una (Gadamer, 2003b, p. 47).
investigación sobre la existencia humana frente
a la explicación (Erklären) propia de las ciencias
naturales. Y con la noción de comprensión viene la En efecto, al comienzo de su EN2, Aristóteles
de hermenéutica (Hermeneutik). advierte que es la naturaleza de lo que se investiga
la que determina la investigación: una investigación
En términos generales, la comprensión no tiende a es adecuada si muestra y aclara la materia que le
la objetivación como ideal metódico, pues no postula sirve de base, si lo que dice lo dice según la materia
un abismo entre sujeto y objeto e incluso, “más que un de la que parte y que precisamente intenta mostrar
simple “conocimiento”, pretende configurarse como
una experiencia que transforma al mismo tiempo al
sujeto cognoscente y al objeto conocido” (Ferraris, 1 Gadamer se refiere a la noción griega de μέθοδος, que lejos de ser una serie
2000, p. 243). En este sentido, la comprensión no es de directrices previas a la investigación, alude a un hacer camino junto a lo
que se investiga.
nunca un comportamiento subjetivo respecto a un 2 La traducción de las citas de Aristóteles que aparecen a lo largo del texto es
de nuestra autoría.
“objeto” dado, dice Gadamer. Es más, y esto es lo

3
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

y aclarar3. Asimismo, para el Estagirita es claro que puesto que su “objeto” de estudio no siempre es
no podemos buscar o pretender la misma exactitud lo mismo, es decir, no puede encontrarse con lo
o certeza para todo lo que vayamos a investigar4, contingente como si se tratase de algo que no le
mucho menos si lo que investigamos es el ser humano compete, sino que tiene que fundamentarse en ello
y sus diversos procederes políticos, sociales, éticos y así como, en efecto, procedemos al actuar. Es aquí
afectivos; “si buscamos exactitud y certeza, ha de ser donde apelamos a la noción aristotélica de φρόνησις
según cada clase de asunto, tanto como lo permita en tanto disposición racional capaz de considerar lo
la naturaleza o la constitución del mismo”5. Y con contingente y de manejarse en ello, es decir, como
respecto a las acciones humanas, dice más adelante, la disposición racional práctica por excelencia
(λόγου ἕξις πρακτική). Precisamente por considerar
nada puede decirse con exactitud ni con certeza la contingencia o la variabilidad de una situación
sino esquemáticamente, cual si fuera un esbozo
o un boceto, porque con respecto a las mismas concreta, lo que digamos y hagamos con φρόνησις es
nada hay establecido6. El ámbito de las accio- también variable9.
nes no cae bajo ningún precepto o serie de re-
glas, sino que quien actúa tiene que considerar Estas características, (1) la consideración de las
las circunstancias de la ocasión, el contexto de situaciones concretas en las que los seres humanos
la situación, la coyuntura7.
actuamos, más (2) la propia variabilidad de lo
phronético (τό φρόνιμον), hacen que la φρόνησις
Si nuestras acciones y lo que digamos de sea mucho más viable que la ἐπιστήμη en tanto guía
ellas se fundamentan en una serie de principios o modelo para una investigación hermenéutica de
preestablecidos, tenemos como tarea urgente la existencia humana que precisamente tiene a la
preguntarnos por las condiciones que los sostienen. πρᾶξις como “objeto”. Sin embargo, este no es el
La universalidad y la generalidad que tienden a único aporte de la φρόνησις en una investigación
presentar los preceptos éticos, por ejemplo, o son de tal índole, aporte que tiende a ser metodológico,
universalidades y generalidades vacías de todo sino que, en tanto la disposición racional práctica
contenido vital, lo cual es absurdo si pretenden que es, consideramos que (3) esclarece el carácter
dar algún sentido a nuestras vidas, o esconden la interpretativo-comprensivo con el que nos manejamos
particularidad de quien los produce y se ejercen en el mundo. Es más, la φρόνησις que Aristóteles
dominando otras particularidades. analiza en el libro VI de la EN, aparece como una
experiencia hermenéutica. Recordemos que la tarea
Precisamente la crítica del Estagirita a la idea
de la hermenéutica filosófica que presenta Gadamer
platónica del bien radica en su universalidad y
no concierne a la recomendación de un método, sino
generalidad indiscriminada, aspectos incongruentes si
que es la de buscar y dar cuenta de experiencias
lo que buscamos es que una persona realice y alcance
hermenéuticas en las que se expresen verdades y
el bien en sus experiencias de vida. Aristóteles indica
conocimientos que sobrepasen el ámbito científico
que, así como en la práctica médica no se considera
y su metodología. Para este acometido podemos
la salud en sí sino la de una persona en particular,
pensar en experiencias artísticas, lúdicas, festivas,
así hemos de proceder en la práctica de nuestra vida
ceremoniales y demás. La que nos interesa indagar
diaria y considerar no el bien en sí sino los bienes
aquí es la experiencia ética que Aristóteles dibuja a
humanos (τά ἀνθρώπινα ἀγαθά), lo bueno para las
través de su análisis sobre la φρόνησις: hacia allí nos
personas (τά ἀνθρώπῳ ἀγαθά) en el contexto de las
encaminamos.
situaciones en las que se encuentren, lo conveniente
(τά συμφέροντα)8. Aristóteles es claro al respecto:
tanto lo sano como lo bueno presentan una gran
c) El sentido práctico de una hermenéutica
variedad entre los seres humanos, de manera que
de la existencia humana
necesitamos ser capaces de considerarla.
Para concluir el presente apartado, podemos
preguntarnos por el sentido de una investigación
b) El lugar de la φρόνησις en una de la existencia humana como la que aquí hemos
hermenéutica de la existencia humana establecido. En este momento me permito introducir
el comienzo de la Segunda Intempestiva de Friedrich
Una investigación sobre la πρᾶξις no puede
buscar ni tampoco puede decir siempre lo mismo
9 En este sentido la φρόνησις no solo se diferencia de la ἐπιστήμη sino también
de la σοφία: lo sabio (τό σοφόν), lo que nos proporciona la tan prestigiosa
ciencia de los principios, es siempre lo mismo (τό ταὐτό), mientras que lo
3 EN, I, 3, 1094b 11-12. phronético (τό φρόνιμον), lo que nos proporciona la φρόνησις, siempre varía,
4 EN, I, 3, 1094b 12-13. siempre cambia, siempre es diferente (τό ἕτερον). Cf. EN, VI, 7, 1141a 23-25.
5 EN, I, 3, 1094b 23-25. Recordemos que en Aristóteles la sabiduría aparece como la más exacta de las
6 EN, II, 2, 1104a 1-4. ciencias, la ciencia que no solo conoce lo que se deriva de los principios sino los
7 EN, II, 2, 1104a 6-8. principios mismos, los principios eternos y necesarios. Cf. Ética Nicomáquea,
8 Cf. EN, I, 6, 1096a11-1097a13. VI, 7 y Metafísica, I, 2.

4
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

Nietzsche, titulada Sobre la utilidad y el prejuicio de es sino nuestra propia vida: necesitamos investigar
la historia para la vida: lo referente a las acciones, sobre todo cómo hay
que llevarlas a cabo, cómo realizarlas, es decir,
“Por lo demás, me es odioso todo aquello que cómo actuar (πῶς πρακτέον), puesto que nuestras
únicamente me instruye, pero sin acrecentar mi acciones son las que dictan el que lleguemos a tener
actividad o animarla de inmediato”. Con estas determinadas disposiciones (ἕξις)11. Ya veremos,
palabras de Goethe, a modo de un ‘Ceterum
censeo’ expresado enérgicamente, quisiera co- enseguida, la importancia de la φρόνησις al respecto.
menzar nuestra consideración sobre el valor o la
inutilidad de la historia. En ella se describirá en En este sentido y en definitiva, una investigación
realidad por qué la enseñanza sin vivificación, sobre la πρᾶξις como lo es una hermenéutica de la
por qué el saber en el que se debilita la activi- existencia humana, no puede “fundamentarse en
dad y por qué únicamente la historia como pre-
ciosa superfluidad del conocimiento y artículo ningún otro lado que no sea la por todos nosotros vivida
de lujo ha de resultarnos, según las palabras de auto-interpretación y auto-comprensión de la vida”
Goethe, seriamente odiosa, pues todavía nos (Gadamer, 2001a, p. 214), es decir, precisamente en
faltaría lo más necesario, al no ser lo superfluo
sino enemigo de lo necesario. Es cierto que ne- experiencias hermenéuticas como la φρόνησις. Y si
cesitamos la historia, pero la necesitamos de un ésta es la disposición racional práctica por excelencia,
modo distinto a la del ocioso maleducado en bien le puede conferir un sentido práctico a nuestra
el jardín del saber, pese a que éste contemple
con desprecio nuestras necesidades y las con- investigación, siendo este otro de sus aportes además
sidere rudas y carentes de gracia. Esto quiere de los tres anteriormente mencionados. Si la φρόνησις
decir que necesitamos la historia para la vida y aparece como una experiencia hermenéutica que
para la acción, aunque, en realidad, no para su
cómodo abandono, ni para paliar los efectos de sobrepasa el ámbito científico y su metodología, si
una vida cobarde y deshonesta. Sólo en la me- aparece como alternativa a la ἐπιστήμη, no solo es
dida en que la historia sirve a la vida queremos por su consideración de la contingencia y su propia
servirla nosotros, aunque exista una manera de
practicarla y una apreciación de la misma por variabilidad, sino también porque es una experiencia
la que la vida se atrofia y degenera: un fenó- fundamentalmente práctica con la que no solo nos
meno cuyos síntomas hay que llevar ahora a la manejamos en el mundo sino también con la que nos
experiencia de nuestro tiempo de un modo tan
necesario como doloroso (1999, pp. 37-38). realizamos constantemente. De aquí su aspecto ético
y político. En realidad no podríamos esperar menos
Nietzsche también fue un ferviente y apasionado del meticuloso análisis aristotélico sobre las acciones
lector de los clásicos, pero para escribir sobre ello al fin y al cabo determinantes en la formación de un
necesitaríamos otro texto aparte del presente. Basta individuo y de una sociedad.
decir por el momento que Nietzsche admiró que los
griegos asumieran la filosofía como forma de vida. Y II. La φρόνησις como experiencia
aunque en la cita anterior se considere explícitamente hermenéutica
a la historia en tanto “ciencia”, bien podemos unirnos
a la crítica y decir que una investigación que se La actualidad hermenéutica de la φρόνησις
limite a establecer conocimientos y verdades sobre aristotélica tiene entonces, por decirlo así, dos
nosotras y nosotros mismos como si fueran datos que niveles: uno que tiende a ser metodológico, en el
simplemente acumulamos, clasificamos y guardamos que decíamos que puede orientar las investigaciones
en tanto vestigios de nuestro paso por el mundo, hermenéuticas sobre la existencia humana, y otro
puede resultarnos inútil y hasta peligrosa, pues una propiamente hermenéutico a través del cual podemos
investigación de tal índole puede estar sostenida por esclarecer el mismo carácter comprensivo de ser-
la voluntad de unos por ejercer dominio sobre la en-el-mundo. Este último es el que nos interesa
voluntad de otros: qué mejor forma de dominar que desarrollar ahora, siendo al fin y al cabo la razón por
estableciendo qué es ser mujer, qué es ser hombre, la cual podemos tomar a la φρόνησις como guía o
qué es ser un individuo latinoamericano. modelo de investigación en primer lugar.

Si bien es cierto que parte del trabajo aristotélico Bajo la lupa de una hermenéutica de la existencia
está dedicado a establecer definiciones, en la EN el humana como la delineada en el apartado anterior,
Estagirita es enfático al afirmar que la investigación lo que buscamos son entonces experiencias
que nos compete aquí es fundamentalmente práctica hermenéuticas. Y la φρόνησις aparece como una de
y no teórica: investigamos la virtud (ἀρετή), por ellas: detallemos por qué.
ejemplo, no para saber qué es (εἰδῶμεν τί ἐστιν)
sino para llegar a ser buenos (ἀγαθοὶ γενώμεθα): de
otra manera la investigación no nos sería de ningún
provecho10. Lo que aquí se encuentra en juego no

10 EN, II, 2, 1103b 26-28. 11 EN, II, 2, 1103b 28-31.

5
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

a) La racionalidad de la φρόνησις sobre lo que depende de nosotros y es factible,


considera lo contingente realizable22, sobre lo que podemos realizar a través
de nuestra acción, a través de nuestra intervención23.
Si hay algo que de primera entrada resulta Deliberar sobre lo posible, como decíamos antes, es
interesante y prometedor del análisis aristotélico deliberar sobre lo posible para nosotras y nosotros. Y
de la φρόνησις en la EN es la consideración de la lo que nos es posible o realizable son nuestras propias
contingencia. Tras la crítica a la identificación entre acciones, de manera que deliberamos sobre las
λόγος y ἀρετή propia del intelectualismo socrático- mismas. Es más, deliberamos sobre nuestras acciones
platónico, Aristóteles se pregunta por el papel del investigando y buscando (ζητέω) cómo llevarlas a
λόγος en las situaciones concretas y particulares en cabo, cómo realizarlas, puesto que estas tienen su
las que los seres humanos actuamos, y a partir de la origen (ἀρχή) en nosotras y en nosotros mismos24. Y
división de la ψυχή12, establece algo fundamental para esto es precisamente lo que elegimos: cómo actuar
el tema que nos compete: que la razón (λόγος) no solo (πῶς πρακτέον). Ahora bien, no deliberamos sobre
puede ver o considerar (θεωρεῖν) lo que es necesario y cómo llevar a cabo nuestras acciones ni elegimos
eterno (τὴν ἀνάγκην καὶ τὸν ἀίδιον), que es objeto de cómo actuar a ciegas sino que con vistas a un fin,
la ἐπιστήμη13, sino también lo contingente, a saber: lo a un determinado fin que deseamos: la felicidad
que puede ser de otra manera, lo que puede cambiar, por ejemplo. En este sentido, Aristóteles dice que
lo que puede ser otro, lo que puede ser diferente (τό no elegimos ser felices sino que lo deseamos. De
ἐνδεχόμενον ἄλλως ἔχειν)14. Esto quiere decir que la manera que deliberamos sobre y elegimos los medios
razón no solo puede ser científica (ἐπιστημονικόν) que conducen hacia la felicidad, que conducen hacia
sino también razonadora (λογιστικόν) o deliberadora el fin (πρὸς τὸ τέλος)25, hacia el fin propuesto por el
(βουλευτικόν), ya que razonar y deliberar son lo deseo (βούλησις).
mismo (βουλεύεσθαι καὶ λογίζεσθαι ταὐτόν)15. En este contexto es en el que la φρόνησις
Por lo tanto, la parte racional que considera aparece y se posiciona como la mejor disposición (ἡ
lo contingente lo hace deliberando y eligiendo, βελτίστη ἕξις)26 de la parte racional que considera
puesto que la elección (προαίρεσις) se sigue de la lo contingente, es decir, como virtud (ἀρετή) de la
deliberación: lo que se ha decidido como resultado deliberación, y por añadidura, de la elección. Siendo
de la deliberación es lo que se elige16. Ahora, ¿sobre estas parte de la razón y en definitiva del intelecto
qué deliberamos? La deliberación, dice Aristóteles, (διάνοια), Aristóteles establece a la φρόνησις como
es una especie de investigación o de búsqueda una virtud intelectual (ἀρετή διανοητική) con la cual
(ζήτησις)17. Pues bien, ¿qué investigamos y qué alcanzamos la verdad (ἀλήθεια), que es precisamente
buscamos cuando consideramos lo contingente? la actividad (ἔργον) propia del intelecto, en el
Luego de decir que nadie delibera sobre lo que no ámbito de lo que deliberamos y elegimos. Virtudes
puede ser de otra manera18, el Estagirita añade que intelectuales lo son también la τέχνη, la ἐπιστήμη, la
nadie delibera sobre lo que ya ha sucedido, sino sobre σοφία y el νοῦς27.
lo que sucederá y sobre lo que es posible, es decir, La φρόνησις es la ἀρετή διανοητική referida al
sobre lo que bien puede o no suceder19. Además, no ámbito de los asuntos humanos (ἀνθρώπινα) que son
solo nadie delibera sobre lo que no puede ser de otra objeto tanto de nuestra deliberación como de nuestra
manera sino que tampoco sobre lo que no puede elección28, es decir, al ámbito de nuestras acciones y
llevar a cabo con sus propias acciones20. En el libro de nuestra manera de llevarlas a cabo, de realizarlas.
III de la EN, después de una larga lista de lo que no Y en este sentido, la φρόνησις es la ἀρετή διανοητική
deliberamos21, Aristóteles afirma que lo hacemos que determina cómo actuar en el contexto de las
situaciones concretas en las que los seres humanos
12 Cf. EN, I, 13. nos podamos encontrar. Y no a ciegas sino que con
13 Cf. EN, VI, 3, 1139b 22-23.
14 EN, VI, 1, 1139a 6-8. vistas a un fin. Como dice Aristóteles, terminamos
15 CF. EN, VI, I, 1139a 12. la búsqueda de cómo actuar en el momento en el
16 EN, III, 3, 1113a 4-5.
17 Cf. EN, III, 3, 1112b 20 y VI, 9, 1142b1. que reconducimos el origen de la acción a nosotros
18 EN, VI, 1, 1139a 12-14. Encontramos esta misma aclaración a lo largo del
libro VI, por ejemplo en 1140a 31-32 y en 1141b 10-11. mismos y a nuestra parte directiva, que es la que
19 EN, VI, 2, 1139b 7-8. Asimismo, no hay elección de lo imposible; lo elige29. Es decir, a la φρόνησις, que en definitiva es la
imposible se desea (βούλησις): se desea la inmortalidad (ἀθανασίας) por
ejemplo, no se le elige.
20 EN, VI, 6, 1140a 31-32. 22 EN, III, 3, 1112a 30-31.
21 No deliberamos sobre lo necesario y eterno. Tampoco sobre fenómenos 23 Aristóteles repite la misma idea a lo largo del apartado 3 del libro III, por
astronómicos o naturales como los solsticios, las sequías, las lluvias, los ejemplo en 1112a 32-33, 1112b 2-3 y 1112b 26.
temblores. Pero, así como no deliberamos sobre lo que no depende de los 24 Cf. EN, III, 3, 1112b 31.
seres humanos en general, tampoco deliberamos sobre lo que depende de otras 25 Encontramos esta idea tanto en el apartado 2 como en el 3 del libro III de la
comunidades o de otras personas pero no de mi propia comunidad o de mi EN, por ejemplo en 1111b 25-26, 1112b 11-12 y en 1112b 32-33.
propia persona. Cf. EN, III, 3, 1112a 21-30. Evidentemente aquí tenemos que 26 Cf. EN, VI, 1, 1139a 15-16.
reflexionar sobre lo que nos incumbe en tanto seres humanos en el mundo, y al 27 Cf. EN, VI, 2, 1139b 12-16.
respecto podemos ser o bien solidarias y solidarios o bien egoístas e indiferentes 28 Cf. EN, VI, 7, 1141b 7-8.
ante otras realidades que “no sean la nuestra”. 29 EN, III, 3, 1113a 5-6.

6
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

ἀρετή διανοητική que dirige nuestras acciones. los seres humanos, porque en realidad no deliberamos
y elegimos sobre nuestras acciones sino que con el fin
b) La φρόνησις como un modo de ser de realizar lo bueno para nuestra vida en el contexto
racional y práctico en el que podemos y tenemos que actuar.

Respecto a la verdad que alcanza la φρόνησις,


Determinado lo anterior, nos es sencillo únicamente vamos a decir que se trata de una verdad
distinguir a la φρόνησις de la ἐπιστήμη: aunque práctica que tiene que ver con que alcancemos el fin
ambas son virtudes intelectuales, aquella considera lo con los medios que elegimos habiéndolos deliberado
contingente y esta no; evidentemente ni lo necesario virtuosamente, ya que no es otro el objetivo. Y con
ni lo eterno dependen siquiera de nuestra existencia. respecto a su racionalidad hemos dicho suficiente:
Además, Aristóteles dice que la ἐπιστήμη es una ἕξις afortunadamente veíamos que en Aristóteles el
ἀποδεικτική30, es decir, una disposición demostrativa. λόγος no es únicamente científico (ἐπιστημονικόν)
Y ya veremos que esto es lo contrario a la disposición sino también deliberativo (βουλευτικόν), y que es
phronética. precisamente con una racionalidad deliberativa con la
Ahora bien, la φρόνησις no es la única virtud que consideramos la existencia concreta y particular
intelectual que considera lo contingente, sino también que al fin y al cabo somos.
la τέχνη. Entre lo que puede ser de otra manera, Ahora bien, el sentido práctico de la φρόνησις
dice el Estagirita, se encuentra tanto lo producido tiene que ver con que precisamente llevemos a la
(τό ποιητόν), como lo practicado (τό πρακτόν). Sin práctica lo que deliberamos y elegimos, es decir,
embargo, es diferente la producción (ποίησις) de la cómo actuar. Sin embargo, este «cómo actuar» no solo
acción (πρᾶξις); ni la acción es producción ni la le concierne a la φρόνησις en tanto ἀρετή διανοητική
producción es acción31. Si la φρόνησις se refiere a sino en tanto la ἀρετή que es en general y relacionada,
las acciones, como hemos dicho, la τέχνη se refiere por lo tanto, con la ἀρετή ἠθική. Es decir, «cómo
a lo que se produce. De manera que ambas, en tanto actuar» no solo se determina con la διάνοια, con el
virtudes intelectuales, son disposiciones racionales intelecto, sino que indispensablemente también con
(λόγου ἕξις) que consideran lo contingente siendo, el ἔθος, con el hábito.
no obstante, la una productiva (λόγου ἕξις ποιητικῆς)
y la otra práctica (λόγου ἕξις πρακτική)32. Según dice Aristóteles en el libro II de la EN,
la ἀρετή ἠθική, la virtud ética, o como preferimos
Con esto llegamos a la que nos parece la definición aquí, la virtud del carácter (ἦθος), resulta de la
más importante y sintética que da Aristóteles de la costumbre o del hábito (ἔθος)34 de llevar a cabo
φρόνησις al establecerla como un λόγου ἕξις πρακτική, acciones que precisamente ponen en práctica la ἀρετή
una disposición racional práctica. En el apartado 5 ἠθική que está en juego. Es decir, adquirimos las
del libro VI de la EN en donde explícitamente trata virtudes primero llevándolas a cabo, realizándolas,
de la misma, Aristóteles desarrolla la definición de la practicándolas, dice, así como sucede en el caso
siguiente manera: de la τέχνη: lo que hay que aprehender a hacer, lo
aprehendemos haciéndolo. Por ejemplo, llegamos a
si la φρόνησις no es ni ἐπιστήμη ni τέχνη es ser citaristas tocando la cítara. Asímismo, llegamos
una ἕξιν ἀληθῆ μετὰ λόγου πρακτικὴν περὶ τὰ a ser justos llevando a cabo acciones justas35. Es
ἀνθρώπῳ ἀγαθὰ καὶ κακά33 entonces practicando la justicia o la moderación que
llegamos a ser justos o moderados36. Ahora bien, el
Es decir, una disposición (1) verdadera, en tanto mismo Aristóteles se pregunta si para ser personas
que es la mejor disposición de la parte deliberativa virtuosas basta con llevar a cabo acciones virtuosas
y electiva del intelecto y, en definitiva, una ἀρετή así como se es músico si se toca algún instrumento37.
διανοητική que alcanza una verdad; (2) racional Y al respecto dice que lo que llega a ser de acuerdo
o acompañada de razón, acompañado de una a la virtud no es justo o moderado solo si es de dicha
racionalidad que no es ciega ante lo contingente manera sino también si se realiza de una determinada
sino que lo considera deliberando y eligiendo; (3) manera. Es decir, que para ser personas virtuosas
práctica, puesto que llevamos a la práctica lo que no basta con realizar acciones virtuosas, sino que
hemos deliberado y elegido, que es precisamente también precisamos actuar de una determinada
cómo actuar; (4) respecto a lo bueno y lo malo para manera: actuar sabiendo, actuar eligiendo llevar

30 Cf. EN, VI, 3, 1139b 31. 34 EN, II, 1, 1103 a16-17.


31 La diferencia estriba en que el fin de la producción, lo producido, difiere de 35 EN, II, 1, 1103a 31: 1103a 31- 1103b 2.
la misma producción, mientras que el fin de la acción, lo practicado, no: una 36 Cf. EN, II, 4, 1105a 3-4.
acción bien realizada es en sí misma el fin. Es decir, el fin de una acción es la 37 Aristóteles incluso se pregunta si realmente esto es así en el ámbito de la
acción misma. Cf. EN, VI, 5, 1140b 6-7. τέχνη, sin embargo no entraremos en la problemática, puesto que rebasa tanto
32 EN, VI, 4, 1140a 1-6. las referencias de Aristóteles sobre la misma en el contexto de la EN, así como
33 CF. EN, VI, 5, 1140b 5. el presente texto.

7
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

a cabo las acciones y eligiéndolas por sí mismas, puesto que, primero, pertenecen al fin y al cabo a lo
actuar firme e inquebrantablemente38. contingente, a lo que puede ser de otra manera, a lo
que deviene. Segundo, y por lo mismo, pertenece
Es en este contexto en el que aparece de nuevo
al ámbito de lo que podemos deliberar y elegir
el «cómo actuar» que le concierne a la φρόνησις. Sin
racionalmente, que son nuestras acciones y la manera
embargo aquí Aristóteles no se refiere a cómo actuar
de llevarlas a cabo, incluso si las volvemos a realizar
en el sentido de deliberar sobre y elegir únicamente los
o no de una manera o de otra.
medios para alcanzar un fin determinado en el contexto
de una situación determinada. Aquí Aristóteles se Al fin y al cabo, “el ser humano es un ser que
refiere y enfatiza lo fundamental que es cómo actuar sólo llega a ser lo que es y sólo se apropia de su
en general: si realmente elegimos nuestras acciones39. comportamiento por lo que hace, por el cómo de su
Precisamente la ἀρετή no es ni πάθη (pasión) ni acción”, dice Gadamer (2003a, p. 384 y 2003b, p.
δυνάμις (habilidad, facultad, capacidad) sino ἕξις 82). Precisamente esta es la diferencia fundamental
(disposición, constitución, manera de ser, modo de entre la φρόνησις y la τέχνη: que con esta producimos
ser). Y como acertadamente lo dice Aristóteles, las una pieza musical, por ejemplo, mientras que con
pasiones se dan sin que las elijamos (ἀπροαίρετος) aquella nos “auto-producimos”, nos “hacemos”, nos
pero la ἀρετή no: o son elecciones o no se dan sin transformamos y nos volvemos a “hacer”. Mientras
elección40. De manera que toda virtud (ἀρετή) es una que el fin de la producción (ποίησις) difiere de la
disposición (ἕξις) electiva (προαίρετική). Y al ser misma producción, el fin de la acción (πρᾶξις) le es
una ἕξις προαίρετική, toda ἀρετή “expresa nuestra inmanente: es la acción misma, y en última instancia,
intención, expresa una decisión cuyo principio está en la constante realización de nuestras vidas.
nosotros, que compromete nuestra libertad y nuestra
responsabilidad” (Aubenque, 1999, p. 138). c) La φρόνησις: entre lo particular y lo
Ahora bien, que la φρόνησις sea una ἀρετή general
διανοητική quiere decir que es la disposición racional
práctica (λόγου ἕξις πρακτική) por excelencia, que no Revisemos a continuación el último detalle de
solo determina y dirige cómo manejar una situación la φρόνησις en tanto es el modo de ser verdadero,
específica sino que también, y de una manera más racional y práctico respecto a lo bueno y lo malo
importante, cómo manejar-nos en las situaciones en para los seres humanos. Como bien lo dice Gadamer
las que nos encontremos y que en última instancia refiriéndose al fundamento antropológico de la
constituyen nuestra vida en general. Es decir, que filosofía práctica aristotélica, “es distintivo del ser
con la φρόνησις podemos determinar cómo realizar- humano tener un “logos”, poder elegir, tener que
nos y efectivamente realizar-nos. Y aquí es donde se elegir y tener que encontrar por ello “lo bueno”,
encuentra todo su sentido práctico, y en definitiva, siempre dentro de una situación concreta” (2001a, p.
todo su sentido ético. 187). Ahora bien, en este momento no nos interesa
Tal y como decíamos hace un momento, la discurrir sobre qué sea lo bueno o lo malo, aunque
ἀρετή ἠθική, la virtud del carácter (ἦθος), resulta sea en el contexto de las situaciones concretas. Para
de la costumbre o del hábito (ἔθος) de llevar a cabo ello precisamente tendríamos que describir, si no
acciones virtuosas de la manera en que lo hagamos. todas, un buen número de situaciones en las que nos
De aquí que, si bien es cierto que somos quienes podamos encontrar, con toda la variabilidad de las
llevamos a cabo las acciones, es su cómo son llevadas mismas. De hecho es lo que lleva a cabo Aristóteles
a cabo y su constante reiteración lo que determina al analizar cada una de las virtudes éticas. Lo que
nuestra disposición (ἕξις). Nos acostumbramos o nos nos interesa es determinar el papel de la φρόνησις al
habituamos a actuar y a ser de una u otra manera. En respecto.
este sentido, “la ética no es solo el comportamiento Toda virtud (ἀρετή) es una disposición (ἕξις). Y
correcto, ni tampoco el conocimiento de lo correcto, la ἕξις es según por la cual nos manejamos bien o mal
sino que al ethos, al carácter (ἦθος), le es inherente respecto a las pasiones41. Si buscamos la ἀρετή que
el momento de la habituación, del llegar a ser como se refiere a las pasiones encontramos que es la ἀρετή
se es por comportarse repetidamente de una cierta ἠθική, la virtud del carácter (ἦθος) que, por lo tanto,
manera” (Gadamer, 2002, p. 140). Sin embargo, tiende al término medio de toda pasión al oscilar ésta
las costumbres o los hábitos no son inamovibles entre excesos y defectos. Este término medio no es de
ninguna manera absoluto ni universal sino relativo a
38 EN, II, 4, 1105a 29-33.
39 Aquí podemos advertir dos sentidos de la noción de προαίρεσις, uno nosotras y nosotros (πρὸς ἡμᾶς)42, ya que en última
que concierne a lo que ya hemos abordado, la elección que se sigue de la
deliberación, y el otro que concierne a lo que estamos abordando ahora, a
la elección como definitoria de las virtudes en general y relacionada con la 41 EN, II, 5, 1105b 25-26.
intención de quien actúa virtuosamente. Para un estudio sobre el tema referirse 42 Cf. EN, II, 6, 1106b 5-28. Aclaramos que aquí no pretendemos referirnos al
a La prudencia en Aristóteles de Pierre Aubenque. estudio que lleva a cabo Aristóteles acerca del término medio de cada pasión,
40 EN, II, 5, 1106a 2-3. es decir, acerca de cada ἀρετή ἠθική.

8
Revista Hoja Filosófica Abril, Vol.1. No. 36, 2015 ISSN: 2215-4051

instancia es aquello que deseamos alcanzar en una perspectivas, sino el individuo de amplia mirada,
situación en donde estemos atravesadas y atravesados heredero del synoptikós platónico; pero lo que ve es
por pasiones, que es lo que generalmente ocurre. Es una totalidad concreta -el bien total de la comunidad
decir, el término medio es lo bueno para los seres o del individuo- y no aquella totalidad abstracta y,
humanos, lo que en definitiva nos conviene hacer según Aristóteles, irreal que era el mundo platónico
o no hacer y alcanzar o no alcanzar en el contexto de las Ideas (1999, p. 69).
de una situación concreta. De esta manera, la ἀρετή
ἠθική es una ἕξις que elige, dirigida hacia un término
Bibliografía
medio relativo a nosotras y nosotros, determinado
por la razón tal y como el φρόνιμος lo determina43. Aristóteles. (1984). Nicomachean Ethics (Greek).
Es decir, que la φρόνησις es requerida en tanto guía Edited by J. Bywater. Oxford: Clarendon
racional de la ἀρετή ἠθική, y en última instancia, del Press.
ἦθος, de la totalidad del individuo. No se puede ser --. (1994). Metafísica. Traducción de Tomás Calvo
virtuoso sin φρόνησις, dice Aristóteles, ni φρόνιμος Martínez. Madrid: Gredos.
--. (2000). Ética Nicomáquea. Traducción de Julio
sin ἀρετή ἠθική44. Pallí Bonet. Madrid: Gredos.
Por lo tanto, la actividad (ἔργον) propia del ser --. (2000). Ética Eudemia. Traducción de Julio Pallí
Bonet. Madrid: Gredos.
humano se realiza por la φρόνησις y la ἀρετή ἠθική, --. (2002). Nicomachean Ethics. Translation,
porque esta hace rectos el fin propuesto y aquella Introduction and Comentary by Sarah Broadie and
los medios para este fin45. Es más, cuando se da la Christopher Rowe. New York: Oxford University
φρόνησις todas las otras virtudes también se dan junto Press.
Aubenque, P. (1999) La prudencia en Aristóteles.
a ella46. En definitiva, la φρόνησις nos constituye en
Barcelona: Crítica.
tanto seres humanos actuantes capaces de deliberación --. “El lugar de la Ética a Nicómaco en la discusión
y elección no solo respecto a situaciones particulares contemporánea sobre la ética”. En Revista Laguna,
sino también respecto a la totalidad de nuestra vida. Y no. 15, septiembre 2004, pp. 9-18.
es que investigar y buscar el bien para sí mismo (τὸ Ferraris, M. (2000) Historia de la hermenéutica.
Madrid: Akal.
αὑτῷ ἀγαθόν) y ponerlo en práctica es lo propio de Gadamer, H-G. (1995) El inicio de la filosofía
la φρόνησις, o mejor dicho, de quien es φρόνιμος47: occidental. Barcelona: Paidós.
este, nos dice Aristóteles, es capaz de deliberar --. (1998). Verdad y Método II. Salamanca: Sígueme.
bien (καλῶς βουλεύσασθαι)48 sobre lo bueno y lo --. (2001a). El giro hermenéutico. Madrid: Cátedra.
conveniente para sí mismo (περὶ τὰ αὑτῷ ἀγαθὰ καὶ --. (2001b). El inicio de la sabiduría. Barcelona:
Paidós.
συμφέροντα), pero no parcialmente sino sobre la --. (2002). Acotaciones hermenéuticas. Madrid:
clase de cosas para vivir bien en general (πρὸς τὸ εὖ Trotta.
ζῆν ὅλως)49. Si bien es cierto que con la racionalidad --. (2003a).Verdad y Método. Salamanca: Sígueme.
de la φρόνησις podemos ver o considerar (θεωρεῖν) --. (2003b). El problema de la conciencia histórica.
Madrid: Tecnos.
la existencia concreta y particular que al fin y al
Grondin, J. (1999). Introducción a la hermenéutica
cabo somos, lo hacemos teniendo a la vista la vida filosófica. Barcelona: Herder.
como un todo, o mejor dicho, teniendo a la vista un --. (2003). Introducción a Gadamer. Barcelona:
proyecto de vida. Y como bien sabemos, el fin de la Herder.
vida humana según Aristóteles, y según la cultura Guthrie, W.K.C. (1992) Los filósofos griegos.
México: Fondo de Cultura Económica.
grecoromana, es la εὐδαιμονία.
--. (1999). Historia de la filosofía griega. Vol. V.
En este sentido, la vida feliz es la totalidad que Madrid: Gredos.
Jaeger, W. (1947) Aristóteles. México: Fondo de
trasciende los fines particulares, dice Aubenque. Cultura Económica.
De esta manera, quien es φρόνιμος no es, pues, un Heidegger, M. (2002) Interpretaciones
puro empírico, que vive al día, sin principios ni fenomenológicas sobre Aristóteles (Indicación de la
situación hermenéutica) [Informe Natorp]. Madrid:
Trotta.
43 EN, II, 6, 1106b 36-1107a 1.
44 EN, VI, 1144b 31-32. Aquí podemos advertir la circularidad de la relación
Nietzsche, F. (1999). Segunda Intempestiva. Sobre
entre la φρόνησις en tanto ἀρετή διανοητική y la ἀρετή ἠθική, propia de la la utilidad y el perjuicio de la historia para la vida.
adquisición de las virtudes en general. Como bien argumenta Aubenque, Madrid: Biblioteca Nueva.
a menudo se ha puesto de relieve el círculo vicioso que implicarían estas
fórmulas aristotélicas. Pero sólo hay círculo vicioso si se busca una génesis
allí donde Aristóteles descubre una concomitancia en la unidad del mismo
sujeto: precisamente porque es un único y mismo personaje el que es a la vez
virtuoso y φρόνιμος (1999: 74). Consideramos que esta circularidad puede
relacionarse con la noción de “círculo hermenéutico” que presenta Gadamer
en su hermenéutica filosófica. Sin embargo no llevaremos la investigación al
respecto; quedará para otro momento.
45 EN, VI, 12, 1144a 6-8. Encontramos la misma idea poco después, en VI,
13, 1145a 5-6.
46 EN, VI, 13, 1144b 1145a 1-2.
47 Cf. EN, VI, 8, 1142a 7.
48 Cf. EN, VI, 9.
49 EN, VI, 5, 1140a 25-27.