Está en la página 1de 1

Análisis modal de Fallos y efectos

Esta técnica se caracteriza por utilizar una metodología de trabajo en grupo estricta para realizar una
evaluación de un sistema, un diseño, un servicio y/o un proceso en relación con las formas en las
que, como su nombre indica, ocurren los fallos. El AMFE fue aplicado por vez primera por la industria
aeroespacial en la década de los 60 en estados unidos, posteriormente en la década del 70 la
empezó a utilizar la compañía Ford y otras compañías de automóviles. En la actualidad es
ampliamente utilizado en diversas industrias como de gas, energía, minería, industria atómica,
procesos químicos, y últimamente en el ámbito de la salud, entre otros.
La aplicación de esta metodología tiene una serie de ventajas para la organización que la aplica tales
como: reducción costes de corrección, aumenta la satisfacción del cliente, disminuye los tests de
prototipos, disminuye los problemas de arranque, aumenta la productividad.
Existen varios tipos de AMFE, pero hay 2 principales sobre los cuales se desarrolla esta técnica:

 AMFE de diseño: Consiste en el análisis de los modos de falla en los productos y


componentes antes de que ellos sean manufacturados.
 AMFE de proceso: En esta análisis se identifican los fallos del producto que son derivados
los procesos.

La técnica AMFE se sustenta sobre tres factores claves que van a permitir que se identifique con
claridad un determinado fallo que se va a evaluar:
Detectabilidad: Con qué facilidad o dificultad es posible identificar el fallo en un producto o en un
proceso.
Frecuencia: Mide la repetitividad potencial u ocurrencia de un determinado fallo, es lo que en términos
de fiabilidad o de prevención llamamos la probabilidad de aparición del fallo.
Gravedad: Mide el daño que provoca el fallo en cuestión, según la percepción del cliente - usuario.

La aplicación de esta metodología se compone de diez fases:


 Fase 1ª. Formación del equipo  Fase 6ª. Describir las causas
 Fase 2ª. Definir el producto o el proceso  Fase 7ª. Listar los controles actuales
 Fase 3ª. Descripción de funciones  Fase 8ª. Calcular el número de prioridad
 Fase 4ª. Listar modos de fallo de riesgo
potenciales  Fase 9ª. Decidir acciones de mejora
 Fase 5ª. Definir los efectos de los fallos  Fase 10ª. Revisar situación de mejora

Bibliografía
http://eprints.uanl.mx/1522/1/1020150046.PDF