Está en la página 1de 5

CONSTRUCCIÓN DE CORRALES PARA GALLINAS

¡MAXIMICE SU PRODUCCIÓN!
La producción avícola representa uno de los negocios más prósperos y
rentables dentro del mercado de producción animal. La avicultura en
comparación con otros sistemas de producción como el porcino o el bovino,
nos permite lograr en un corto tiempo una gran cantidad de alimentos, todo
esto se puede maximizar llevando un plan estratégico que va desde la
construcción de los corrales para gallinas hasta la adecuada alimentación
del ave.

Construcción y manejo de corrales para gallinas.


La mayoría de los corrales para gallinas que se construyen en casa son de
aspecto rústico y el tamaño siempre varía según el número de aves que
posea la unidad familiar.

Muchos de ellos se construyen de armazón de madera rústica con


paredes forradas con distintos materiales como varas rollizas de tigüilote,
escombros, caña de bambu, adobe y para el techo la mayoría utilizan
plástico negro grueso y otros, láminas de zinc usadas, pasto jaragua o
incluso palma.

La importancia principal que tienen los corrales para gallina principalmente


es poder resguardar a las aves evitando que se pierdan, que sean robadas o
atacadas por algún otro animal, así como también por factores climáticos
como las bajas temperaturas y lluvias.
Dentro de los corrales se ubican los nidales, los comederos y los bebederos
para gallinas, que nos facilita la recolecta de los huevos, el suministro de
los alimentos, aseo del lugar, la aplicación de vacunas y
desparasitantes (químicos o naturales).

Ubicación y dimensiones de los corrales para gallinas.

Los corrales para gallinas deben construirse en sentido este a oeste,


principalmente en zonas donde las temperaturas son elevadas, de manera
que solo penetre los rayos de las primeras horas del día que tienen menos
intensidad. Si se construirá en el patio de la casa hay que asegurarse de que
el espacio sea seco, ventilado y con buen drenaje.

Hay que evitar el exceso de humedad dentro de los corrales. Los aleros del
techo deben ser anchos para evitar que penetre el agua de la lluvia. Se debe
tapar todos los huecos y/o hoyos en las paredes para evitar que entre el aire
frío de la noche y pueda afectar la salud de las aves.

En cuanto a las dimensiones, esto varía según lo que desee el productor,


pero se recomienda apropiadas las siguientes medidas:

Un metro cuadrado es un espacio vital para 6 gallinas. Entonces si se


posee un promedio de 30 gallinas se recomienda usar las siguientes
dimensiones: 2 metros de largo por 2,5 metros de ancho por 2,5 metros de
alto.
6 Consideraciones que debe conocer sobre los corrales para gallinas.

1. Limpieza y desinfección:
Los corrales para gallinas deben limpiarse a diario, sacando las deyecciones
de las aves, se recomienda verter en el piso ceniza o cal para desinfectar el
espacio. Lavar muy bien los bebederos y comederos de las gallinas para
evitar posibles enfermedades.

2. Comederos:
Muchas familias en el campo tienen la costumbre de alimentar a sus gallinas
tirando los granos de maíz o sorgo en el piso, esta práctica no es
recomendable, ya que el ave consume un alimento que está sucio, este
método puede hacer que las aves enfermen.

Lo recomendable es que las aves tengan sus comederos, ya sea


comprado o realizado de forma artesanal para que el alimento que las aves
ingieran sea lo más higiénico posible.

Un comedero de 1,2 metros de largo sirve para alimentar 10 gallinas


adultas. Lo recomendable es que el comedero se ubique a la altura del
pecho del ave. No debe llenarse completamente para evitar el menor
desperdicio del alimento posible. El alimento que se le dará a los pollitos se
debe situar en montón en el centro del comedero para evitar que boten el
alimento fácilmente.
3. Bebederos:
Los bebederos pueden realizarse de forma artesanal. Son muy
importantes dentro de los corrales, ya que permite mantener el agua limpia y
fresca, y nos ayuda cuando debemos aplicar cualquier medicamento (natural
o químico) que deba ser suministrado por vía oral como por ejemplo cloro,
jugo de limón agrio, vacunas, antibioticos, vitaminas, desparasitantes entre
otros.

Los bebederos deben ubicarse cerca de los comederos a una distancia


máxima de un metro, en un lugar fresco y de fácil acceso ya que el agua se
debe cambiar dos veces diaria.

Los bebederos deben construirse de manera que puedan limpiarse con


facilidad, se deben lavar y desinfectar a diario; la desinfección puede hacerse
con cloro o con agua caliente.

Los bebederos deben ubicarse a una altura de 15 cm del suelo para evitar
que las aves caminen, defequen o ensucien el agua, de manera que pueda
enfermar a otras aves.

4. Nidales:
Los nidales deben estar ubicados dentro del corral, asegurando que las
gallinas tengan un espacio propio y cómodo para realizar su postura y su
reproducción, ya que por instinto están acostumbradas a anidar en
matorrales, ocasionando pérdidas en la producción, con el uso de los nidales
se evitará la pérdida de los huevos y la cría.

Se recomienda un nido para cada 4 o 5 gallinas, debe estar ubicado en un


sitio oscuro, ventilado con una cama suave y absorbente que puede ser de
pequeños trozos de madera, cascarilla de arroz, hojas o pasto seco. Una
práctica muy común es poner en el fondo del nidal hojas secas de tabaco
para contrarrestar parásitos externos del ave.

Los nidales deben estar ubicados entre 80 y 100 cm sobre el suelo y las
dimensiones recomendadas para los nidales son: 30 cm de ancho, 35 cm de
profundidad y una altura de 35 cm.

5. Perchas:
Tienen la funcionalidad de servir como un lugar de descanso tanto en el día
como en la noche. Las perchas se realizan con madera de rolliza (trozos de
Tigüilote, Eucalipto, Guácimo, Nim entre otras).

Sirven para que las aves puedan sujetarse mientras duermen. En un metro
lineal de percha pueden entrar aproximadamente 5 gallinas adultas. Es
recomendable que exista una separación de 40 cm entre percha y percha y a
diferentes alturas entre perchas y perchas. La altura puede variar según el
tamaño de las aves y va desde 40 cm, 70 cm, 100 cm, o 120 cm.

6. Bañeras:
Por naturaleza las gallinas acostumbran bañarse con tierra en lugares
cercanos a la casa, especialmente si el suelo es suelto (franco arenoso). Es
recomendable fabricar recipientes en forma de cajón con escombros de
madera o varas rollizas de la zona, introduciendo en ellos tierra seca y fina,
revuelta principalmente con ceniza, hojas secas trituradas de tabaco o
madero negro.

Durante estos baños de tierra, las gallinas se deshacen de


múltiples parásitos externos como piojos, garrapatas y
ácaros, proporcionándoles salud y tranquilidad a las aves.

3 Enfermedades más comunes en gallinas:

1. New Castle:
Es producida por un paramixovirus. Aunque se conoce solo un serotipo
del virus, se han aislado diferentes cepas, que se clasifican de acuerdo a su
virulencia o la velocidad con que pueda matar al embrión.

La mortalidad puede superar el 50 % en animales jóvenes, en


ponedoras, aunque no es tan alta en comparación con otras. Los primeros
síntomas en aparecer son los respiratorios y la producción de huevos es nula
en uno o dos días.

2. Viruela Aviar:
Es transmitida por el virus (Borreliota avium), el cual se dispersa muy
lentamente. A pesar de que la forma cutánea es la más frecuente; la forma
húmeda produce una mortalidad mucho mayor. En brotes severos, los
animales se ponen tristes, dejan de comer y bajan de peso.

3. Cólera Aviar:
Es una enfermedad muy contagiosa entre las aves. Causada por la
bacteria Pasteurella multocida. En la forma aguda, el cólera aviar ataca
todo el cuerpo, afecta gran cantidad de animales y causa mortalidad
sumamente elevada