Está en la página 1de 12

Economía en la prehistoria

Paleolítico Inferior y Medio:

La base económica era la caza y recolección de frutos y vegetales. Los animales eran ciervos,
corzos, elefantes y animales pequeños. También hubo algún tipo de explotación de recursos
marinos y fluviales ya que se encontraron yacimientos en las riberas de los ríos costeros.

Paleolítico Superior:

Los recursos animales y vegetales experimentaron una serie de cambios respecto al periodo
anterior, debido al cambio climático hay un mayor número de animales y una mayor actividad en
la explotación de recursos marinos y fluviales. Al haber también mayor cantidad de árboles y
arbustos disponían también de más recursos vegetales comestibles.

Mesolítico:

Hay dos tipos de comunidades mesolíticas con dos economías diferentes: una economía en las
comunidades del litoral entre la Guardia y Bayona y otra economía interior. La de zona costera
está basada en la pesca y el marisqueo de crustáceos y moluscos y se complementaba con la
caza-recolección; utilizaban ya el cuarzo y el sílex. La otra economía era de caza-recolección.

Neolítico:

Pasamos de una economía depredadora a una economía constructiva. En un principio sería una
economía de cereales con el uso de tala y quema de bosques al lado de la agricultura se
desarrolló la domesticación de animales. La ganadería surgirá por primera vez, pero seguirá
teniendo mucha importancia la caza y la explotación de recursos marinos.

Economía en la Edad Antigua

El control de los ríos: Mesopotamia y Egipto

La región que está entre el río Tigris y el Éufrates se denomina Mesopotamia. Allí se
desarrollaron las primeras civilizaciones alrededor del 3500 a.C., entre las que se
cuentan Sumer, Acad, Babilonia y Asiria. Muchas de estas sociedades estaban
organizadas bajo la figura de ciudades-Estado que controlaban la producción económica
de la región adyacente. Poco a poco se fueron unificando políticamente hasta que
organizaron imperios.
En Mesopotamia se inició la tradición de que un político inaugure la construcción de un edificio
público con una palada de tierra. Los asirios fueron los primeros en emplear armas de hierro. Los
asirios también inventaron la torre de asalto, que se convirtió en una pieza estándar del equilibrio
militar durante los dos mil años siguientes, hasta que la invención del cañón la hizo obsoleta.

Los dos grandes ríos en medio de los cuales se encontraban, se desbordaban frecuentemente
causando grandes inundaciones, y consecuentemente, destrozos. Como la región era bastante
desértica, el primer reto para sus pobladores fue canalizar los ríos. De esta manera lograron
explotar la agricultura irrigando los campos. La base de la vida económica la constituía el cultivo
de cereales, hortalizas y frutas, pero también desarrollaron ganadería de cabras, corderos y ca-
mellos en las zonas montañosas, poco aptas para el cultivo. También, la caza proporcionaba
importantes ingresos, mientras que la riqueza minera fue escasa.

Valle del río Éufrates

El centro de la vida económica era la ciudad-Estado, cuyos centros eran el palacio real y el
templo. Las ganancias derivadas de la agricultura servían para sostener al rey y los sacerdotes,
y dependientes de estos, como siervos, artesanos, administradores, artistas, escribas, etc. Estos
últimos eran muy importantes porque llevaban el registro de la recolección de los impuestos. De
hecho, en esta región se inventó la escritura, en sus orígenes, muy necesaria para llevar las
cuentas.

La ubicación geográfica de Mesopotamia, en la mitad de muchas civilizaciones, permitió que se


desarrollara el comercio interior y exterior. Incluso desarrollaron actividades de préstamo a
interés, depósito, arrendamiento, comisión, etc., para lo cual fue necesario inventar la moneda.
Al rey le correspondía el papel de administrar los recursos económicos y la fuerza laboral, la cual
era empleada para la construcción y reparación de canales de riego, templos y grandes edificios.

La civilización egipcia Sus vecinos, los egipcios, desarrollaron una economía similar a las
orillas de un río, el Nilo. Pero a diferencia de los anteriores, el río crecía con mucha regularidad
y cuando se retiraba, dejaba un limo que fertilizaba la tierra. De este modo, la agricultura de los
cereales, las hortalizas y los frutos fue el recurso básico de la vida de Egipto. También
desarrollaron ganadería de bueyes, asnos, cerdos, corderos, cabras y aves de corral. En las
épocas que no cultivaban la tierra, la mano de obra disponible se utilizaba para la construcción
de los grandes edificios, templos, pirámides y canales de riego.

Como el faraón tenía carácter divino, se consideraba que él era el propietario directo de toda la
tierra, por lo que asignaba a cada uno su trabajo, su forma de vida y sus recursos. Como la mayor
parte de la región era desértica, se desarrolló una importante actividad comercial de importación
de materias que no producía Egipto, especialmente hierro y maderas para la construcción.
Explotaron oro, cobre, plata y piedras preciosas en los desiertos de Nubia y Sinaí; sin embargo,
la moneda apareció relativamente tarde: al principio en forma de lingotes no acuñados y mucho
más tarde en forma de moneda acuñada.

El Extremo Oriente: India y China

Mientras esto sucedía en las civilizaciones de Mesopotamia y Egipto, en el Extremo Oriente se


llevaba a cabo un proceso similar a orillas de otros ríos.

Hacia el 2000 a.C., en la actual India, la civilización que surgió en el valle del río Indo desarrolló
una economía basada en la agricultura. La mayor parte de la población vivía en aldeas
distribuidas en torno a las ciudades, la cual empleaba sistemas de riego que permitían la produc-
ción de trigo, cebada, vegetales, frutas y ajonjolí, así como mostaza para conseguir aceite.

La conocida historia económica de la India comienza con la civilización del valle del Indo. La
economía de la civilización del Indo parece haber dependido en gran medida de comercio, que
fue facilitado por los avances en el transporte.

Al igual que en Mesopotamia, el curso de los ríos y las inundaciones ocasionaba problemas, lo
que se solucionó haciendo silos para almacenar el cereal. Los agricultores debían entregar gran
parte de sus cosechas a los graneros públicos porque el acceso a la propiedad de la tierra estaba
muy limitado. También hubo un gran desarrollo de la manufactura, la cual se intercambiaba en
mercados locales y exteriores, lo que permitió una intensa actividad comercial basada en ma-
terias primas y pequeños productos de lujo. Los barcos mercantes llegaban hasta Mesopotamia
a través del golfo Pérsico.

Al igual que en la India y Mesopotamia, la China se desarrolló entre dos ríos, el Yang-tse y
el Hoan-Ho. Las obras para el control del agua fueron fundamentales para esta civilización,
función que recayó en manos del rey, quien decidía la política, fijaba el tributo y mandaba el
ejército. Existía una obligación de prestar servicios personales al rey, lo que permitió ampliar el
sistema de riego y de prevención de las inundaciones. Los cultivos principales eran mijo, trigo y
arroz, cuyo excedente, resultado de la irrigación y del trabajo intensivo, servía para mantener a
la nobleza y a sus servidores.

Economías de comerciantes y esclavistas: Grecia y Roma

Grecia tuvo su apogeo en el siglo V a.C., aunque estaba dividida en muchos estados lo que no
favorecía que su economía estuviera unificada. Mientras Etolia era una región
pastoril; Tesalia, Beocia y el Peloponeso se dedicaban al cultivo de trigo y a la crianza del
ganado. Las regiones pastoriles y agrícolas permanecían con cierto atraso, lo que contrastaba
con la economía que se desarrollaba en ciudades como Atenas, Corinto y Mileto, las cuales
eran grandes centros comerciales y de elaboración artesanal. Esta situación generó la necesidad
de exportar sus productos e importar víveres como materias primas y esclavos.

La gran riqueza de Grecia está en los mares que La rodean, el Jónico al sudoeste,
el Mediterráneo al sur, y el más especial para ellos, el mar Egeo, al este, lleno de bahías y golfos,
lo que hacía que ninguna poli esté situada a más de 100 Km del mar.

La producción de artesanías se hallaba muy desarrollada en las polis. En las grandes ciudades
existían barrios enteros habitados por gente de la misma profesión, y en algunas de estas eran
famosos algunos productos específicos. Atenas y Corinto, por ejemplo, lo eran en objetos de
metal, muebles y alfarería. Para satisfacer la demanda, esta economía artesanal requirió mano
de obra esclava, especialmente a partir del siglo V a.C. Los esclavos no sólo fueron empleados
en la manufactura, también en la explotación de minas.

El desarrollo de las manufacturas y la minería corría parejo con el comercio. Este se desarrolló
a nivel interno en mercados que se llamaban ágoras, que constituían el centro de las ciudades
y alrededor de la cual se agrupaban los edificios públicos y los templos. Había una sección
especial para cada mercancía, incluyendo la de la venta de esclavos. En el ágora también habían
comerciantes que se dedicaban a las transacciones: recibían dinero en depósito y se encargaban
de enviarlo al punto de destino deseado, efectuaban pagos, etc.

El desarrollo del comercio no sólo era interno, también se hacía con las regiones vecinas. Los
grandes centros mercantiles y artesanales de la antigua Grecia participaban en el comercio
marítimo exterior porque les faltaba trigo, madera para la construcción y mano de obra esclava.
Tras haber vencido a los persas, los griegos controlaron el mar Egeo, lo que debilitó a los
fenicios, permitiendo el intercambio comercial con sus colonias de Asia Menor, Oriente, Egipto y
con las ciudades del mar Negro. Atenas, por ejemplo, recibía trigo, ganado, pieles, lana, bronce,
papiros y las telas de lino. A cambio, exportaba aceite de oliva, higos, miel, mármol, plomo, plata,
objetos de metal, tejidos y cerámica.

Las colonias griegas llegaron hasta la península Itálica, donde aportaron sus procedimientos
técnicos, sus gustos y sus costumbres. Por esta razón, Roma heredó buena parte de la tradición
griega, como la agricultura, la ganadería, la manufactura artesanal y el comercio, la cual diseminó
por el Mediterráneo en la medida en que avanzaron sus conquistas. A partir del siglo III, cuando
comenzó a expandirse de manera más amplia, debió fortalecer su economía para sostener sus
guerras de conquista.

El ganado, las tierras, los bienes, las personas y los animales de las regiones que conquistó se
convirtieron en el objeto esencial de su economía. En cuanto los romanos se adueñaban de una
región, esta era sometida a un pillaje sistemático, a la vez que sus habitantes debían entregar
al Estado romano todo el oro y la plata que poseían. A continuación, todas las propiedades, tales
como minas, canteras, salinas, astilleros, fincas del campo, eran confiscadas. Estos bienes eran
subastados a los ciudadanos del Imperio, quienes pagaban un tributo que representaba cerca
de la décima parte de sus ingresos. Los nobles gastaban el excedente de sus recursos
monetarios y de su mano de obra esclava en la adquisición de grandes propiedades rurales o
"villas", cultivadas por esclavos. Mientras tanto, las mercancías eran fabricadas en pequeños
talleres y vendidas en los mercados más cercanos.

El comercio romano tenía únicamente carácter de intermediario porque no podía competir con
los pueblos del Mediterráneo oriental. La adquisición de tierra era considerada como el medio
más cómodo, más seguro e incluso más noble de proporcionarse ingresos.

Las ideas económicas de Platón y Aristóteles


La constitución de Solón, en el siglo VI a.C., ya contenía algunas ideas que trataban de la
economía, con las cuales se trataba de buscar una adaptación entre las instituciones políticas y
los comerciantes. Por ejemplo, se prohibió esclavizar a los deudores; también se modificó el
mecanismo del gobierno dividiendo a los ciudadanos libres en cuatro clases, según la propiedad
que poseían. Pero fue Platón el primero que intentó exponer sistemáticamente los principios de
la sociedad ideal. Sus ideas económicas las expuso en La República y en Las leyes, en las que
básicamente explicaba la división del trabajo. Para él, las múltiples necesidades humanas
generaron la división del trabajo, de lo cual se originó la ciudad. El proceso natural condujo a que
de esta especialización se formara el comercio y de allí, una clase dominante, de quienes
dependía la imposición de normas rigurosas de conducta económica. El Estado centralizaba la
propiedad y, como tal, la administraba.

Su discípulo Aristóteles fue el primer analista de economía, porque tenía un profundo


conocimiento de los principios en que estaba basada su propia sociedad. Esto le permitió poner
los cimientos de la economía como ciencia y plantear los problemas económicos que han
estudiado todos los pensadores posteriores. Sus ideas partían del análisis del Estado ideal, en
el cual se oponía al principio platónico de la propiedad en común. Para Aristóteles, a los indivi-
duos les interesaba más la propiedad privada, por lo que era necesario darle un uso inteligente,
que debía ser administrado por el Estado.
Aristóteles y Alejandro Magno

Para Aristóteles la economía se dividía en dos partes: la economía propiamente dicha, que era
la ciencia de la administración doméstica; y la ciencia del abastecimiento, el arte de la
adquisición. Esta última le permitió analizar la circulación de la economía, que permitía la
satisfacción de las necesidades del hogar.

Así mismo, desarrolló una teoría del dinero, no sólo como símbolo para fines de cambio, sino
como un arte de acumulación. Para él, el dinero actúa en el proceso económico como medio de
cambio para adquirir bienes que satisfacían necesidades, pero también reconocía el capital-
dinero, que conducía a los hombres al deseo de una acumulación ilimitada. Estos postulados
influyeron mucho en los posteriores teóricos de la economía

Con la caída de Constantinopla a mano de los turcos en el año 1.443, con la invención de
la imprenta en el mismo año y con el descubrimiento de América, dio comienzo la Edad
Moderna. El fin definitivo del mundo antiguo o clásico marcó la era del Renacimiento y el
Humanismo. El momento del hombre y los descubrimientos se prolongaría a lo largo de más de
tres siglos hasta la Revolución Francesa en 1.789, que daría paso a la Edad Contemporánea.

Como en anteriores etapas, la economía en la Edad Moderna estuvo marcada por sus
diferentes sectores de actividad.

Agricultura en la Edad Moderna

La agricultura fue, durante la Edad Moderna, el sector económico principal, con un sistema de
monocultivo de bajo rendimiento, principalmente. El cultivo general fue el cereal como la cebada,
el trigo y cereales de bajo rendimiento. Todo ello muy condicionado por la meteorología ya que
el clima era más frío y más seco.

Las formas de cultivo son:


– En el sur de Europa: la agricultura mediterránea.
– En el norte de Europa: el openfield y el bocage.

Los aperos agrícolas mas usados son:


– En el sur de Europa: el arado romano.
– En el norte de Europa: el arado de vertedera y herramientas de manos.

El animal de tracción es el caballo con variedades especiales de tiro:


– En el sur de Europa: el ruano.
– En el norte de Europa: percherón.
En cuanto a la propiedad de la tierra, está bastante dividida. Sólo la Iglesia y algunos grandes
nobles poseen grandes propiedades. El resultado, es una actividad que utiliza la mayor parte de
la mano de obra disponible para obtener una producción que está al nivel de subsistencia, por lo
que la productividad es bajísima.

En los Países Bajos se hicieron experimentos con plantas y se introdujeron nuevas plantas de
América. Todas estas innovaciones sirvieron de base para la revolución agrícola de S.XVIII.
Por último, la silvicultura, a pesar de tener una importancia menor, siguió siendo un complemento
importante. La madera era empleada para la actividad industrial, principalmente, además de los
barcos.

Estructuras agrarias en Europa

En el ámbito europeo, destacó el modelo inglés de enclosures, o campos cercados, en sustitución


de los open fields. Esto benefició principalmente a los terratenientes, en detrimento de los
campesinos. Supuso el fin de la agricultura tradicional de subsistencia, aumentando en gran
medida la productividad. Países como Francia intentaron, sin éxito, seguir este modelo.

En Europa Oriental se produjo la llamada “segunda servidumbre de la gleba”, es decir, un


refortalecimiento de la feudalización. Aumentaron las prestaciones personales y se extendió la
ruralización. Durante el siglo XV en Hungría, los campesinos pasaron de trabajar 7 días al año
en la reserva señorial a hacerlo 60. En Polonia, los burgueses no pudieron comprar tierras y los
campesinos se reconvirtieron en siervos. Esto hizo que Europa Oriental se convirtiese en un
importante productor de cereales que se comercializaban con Europa Occidental, a través del
Báltico principalmente.

En los Países Bajos se produjo un mayor equilibrio entre agricultura y ganadería. Los nuevos
cultivos (trébol, nabos) oxigenaban la tierra y permitían la alimentación del ganado. La agricultura
estaba muy tecnificada para la época y de la que no debemos olvidar los polders o terrenos
ganados al mar con fines agrícolas. Su origen se halla en Flandes en el siglo XII, aunque en esta
época se generalizarán.

Como anécdota, comentar, que se produce aquí la primera gran burbuja especulativa, la
tulipomanía, durante el siglo XVII.
La ganadería en la Edad Moderna

Características principales:
– La insuficiente cría de ganado, la ganadería es una fuente de trabajo, abono y de alimentos,
pero a pesar de todo nunca será suficiente.
– Menor relevancia en comparación con la agricultura, la ganadería nunca tuvo el mismo peso
que la agricultura. Y aunque también hubo tensiones entre agricultores y ganaderos, los
ganaderos, principalmente de ganado ovino, estaban agrupados en la Mesta, asociación
nacional de ganaderos creada en la Edad Media (1273) que les otorgaba importantes
prerrogativas.

A pequeña escala, todos los campesinos europeos practicaban una ganadería doméstica porque
tenían aves de corral, un cerdo y algún animal de tiro que sirven para las labores agrícolas, y
así, complementar la alimentación.

A gran escala, los grandes rebaños fueron:

– En el sur de Europa: ganado lanar.


– En el norte de Europa: ganado vacuno.

En las grandes extensiones de pastos, los pastores practican la transterminancia (local) y la


trashumancia (traslado estacional del ganado en busca de pastos, regional). El objetivo de la
ganadería es sólo, secundariamente, la alimentación humana, porque su fin principal es la
producción de materias primas textiles: cuero y lana.

Recuerde, los Gestores Administrativos, como profesionales y expertos en la materia, estamos


facultados para elaborar y presentar las declaraciones en nombre de tercero

Economía durante la Edad Contemporánea

Características de la economía de la Edad Contemporánea

1. Las fábricas reemplazaron los talleres y los lugares domésticos de trabajo.

2. Durante la revolución industrial, Europa experimento el cambio de una economía apoyada en


la agricultura y el trabajo artesano a una economía basada en la manufactura de las maquinas, en
la mano de obra especializada y en las fábricas industriales.

3. Disminuyo en forma drástica la utilización de la fuerza humana y animal.


4. Los mayores niveles de productividad provocaron una búsqueda de nuevas fuentes de materias
primas.

5. Nuevas fuentes de energía y de potencia como el carbón y el vapor.

6. Nuevos patrones de consumo y revolución en los medios de transporte.

Revolución industrial

Fue un periodo histórico comprendido entre la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX,
en el que Gran Bretaña en primer lugar, y el resto de Europa continental después, sufren el mayor
conjunto de transformaciones socioeconómicas, tecnológicas y culturales de la historia de la
humanidad, desde el neolítico.

La economía basada en el trabajo manual fue reemplazada por otra dominada por la industria y
la manufactura. La Revolución comenzó con la mecanización de las industrias textiles y el
desarrollo de los procesos del hierro. La expansión del comercio fue favorecida por la mejora de
las rutas de transportes y posteriormente por el nacimiento del ferrocarril. Las innovaciones
tecnológicas más importantes fueron la máquina de vapor y la denominada Spinning Jenny, una
potente máquina relacionada con la industria textil. Estas nuevas máquinas favorecieron enormes
incrementos en la capacidad de producción. La producción y desarrollo de nuevos modelos de
maquinaria en las dos primeras décadas del siglo XIX facilitó la manufactura en otras industrias
e incrementó también su producción.

Así es que en la Revolución industrial se aumenta la cantidad de productos y se disminuye el


tiempo en el que estos se realizan, dando paso a la producción en serie, ya que se simplifican
tareas complejas en varias operaciones simples que pueda realizar cualquier obrero sin necesidad
de que sea mano de obra cualificada, y de este modo bajar costos en producción y elevar la
cantidad de unidades producidas bajo el mismo costo fijo.

Origen

A partir del siglo XVIII se inicia en Europa un proceso de cambio económico llamado la revolución
industrial. Este cambio producirá la desaparición de la sociedad tradicional basada en lo rural y
controlada por la nobleza y la aparición de la sociedad moderna, basada en la industria y en el
control de otra clase social, la burguesía. Es el origen de nuestra sociedad actual.

No solo fue un cambio económico, sino que provocó la transformación de la vida de una época:
clases sociales, demografía, mentalidad, costumbres.

El origen se encuentra en la Inglaterra de mediados del siglo XVIII, donde por vez primera se
empiezan a utilizar nuevas fuentes de energía y nuevas máquinas como la de la foto, que producen
una gran mejora en la productividad industrial.

Fue el inicio de la industrialización.

Causas

La existencia de controles fronterizos más intensos evitó la propagación de enfermedades y


disminuyó la propagación de epidemias como las ocurridas en tiempos anteriores. La revolución
agrícola británica hizo además más eficiente la producción de alimentos con una menor
aportación del factor trabajo, alentando a la población que no podía encontrar trabajos agrícolas
a buscar empleos relacionados con la industria y, por ende, originando un movimiento migratorio
desde el campo a las ciudades, así como un nuevo desarrollo en las fábricas. La expansión colonial
del siglo XVII acompañada del desarrollo del comercio internacional, la creación de mercados
financieros y la acumulación de capital son considerados factores influyentes, como también lo
fue la revolución científica del siglo XVII. Se puede decir que se produjo en Inglaterra por su
desarrollo económico.
La presencia de un mayor mercado doméstico debería también ser considerada como un
catalizador de la Revolución industrial, explicando particularmente por qué ocurrió en el Reino
Unido.

La invención de la máquina de vapor fue una de las más importantes innovaciones de la


Revolución industrial. Hizo posibles mejoramientos en el trabajo del metal basado en el uso de
coque en vez de carbón vegetal. En el siglo XVIII la industria textil aprovechó el poder del agua
para el funcionamiento de algunas máquinas. Estas industrias se convirtieron en el modelo de
organización del trabajo humano en las fábricas.

Además de la innovación de la maquinaria, la cadena de montaje (fordismo) contribuyó mucho


en la eficiencia de las fábricas.

Revolución agrícola: aumento progresivo de la producción gracias a la inversión de los


propietarios en nuevas técnicas y sistemas de cultivo, además de la mejora del uso de fertilizantes.

El desarrollo del capital comercial: Las máquinas se aplicaron a los transportes y a la


comunicación iniciando una enorme transformación. Ahora las relaciones entre patronos y
trabajadores son únicamente laborales y con el fin de obtener beneficios.

Cambios demográfico-sociales: la modernización de la agricultura permitió un crecimiento


demográfico debido a la mejora de la alimentación. También hubo adelantos en la medicina y en
la higiene, de ahí que creciera la población. También hubo una migración del campo a la ciudad
porque la ocupación en labores agrícolas disminuyó mientras crecía la demanda de trabajo en las
ciudades.

Esta primera revolución se caracterizó por un cambio en los instrumentos de trabajo de tipo
artesanal por la máquina de vapor, movida por la energía del carbón. La máquina exige individuos
más cualificados, produce una reducción en el número de personas empleadas, arrojando de
manera incesante masas de obreros de un ramo de la producción a otra. Especialmente del campo
a la ciudad.

Consecuencias

1. Disminución del trabajo artesanal y aumento de la producción de mercaderías


manufacturadas en máquinas.

2. Creación de grandes empresas con la utilización de trabajadores asalariados.

3. Aumento de la producción de mercaderías en menos tiempo.

4. Mayor concentración de riquezas en manos de los propietarios de las industrias.

5. Avances en los sistemas de transportes (principalmente ferroviario y marítimo) a vapor.

6. Desarrollo de nuevas máquinas y tecnologías volcadas a la producción de bienes de


consumo.

7. Surgimiento de sindicatos de trabajadores con el objetivo de defender los intereses de la


clase proletaria o trabajadora.

8. Aumento del éxodo rural (migración de personas del campo hacia las ciudades) motivación
para la creación de empleos en las industrias.
9. Aumento de la contaminación del aire por la mayor quema de carbón para generar energía
para las maquinarias.

10. Crecimiento desordenado de las ciudades, generando problemas de hacinamientos


poblacionales y condiciones salubres malas.

11. Aumento de enfermedades y accidentes de trabajadores por las pésimas condiciones de


trabajo en las fábricas.

12. Uso de gran cantidad de mano de obra infantil en las fábricas.

Imperialismo económico

Tanto esta acepción como la de colonialismo económico han sido empleadas para ilustrarla
penetración de los países con economías más desarrolladas en los países con menor Desarrollo
Económico. Ambos términos han sido tradicionalmente utilizados por algunos economistas para
señalar a los países desarrollados (especialmente Estados Unidos en la actualidad) por el hecho
de estar explotando a los países e menor Desarrollo Económico.

Las manifestaciones más importantes del Imperialismo Económico se refieren al Comercio entre
ambos grupos de países y la Inversión extranjera, lo que pondría a los países en desarrollo en
situación de Dependencia respecto a los países desarrollados.

En Comercio Internacional, los países económicamente débiles sólo en situación de exportar


materias primas baratas a los países industrializados a cambio de importar Bienes
manufacturados a Precios elevados.

En materia de Inversión extranjera, los capitalistas de los países más desarrollados tendrían el
control de los sectores productivos más dinámicos de los países en Desarrollo, obteniendo
Utilidades excesivas cuyos retiros afectan gravemente la Balanza De Pagos de estos países.

Otras manifestaciones del Imperialismo Económico son las condiciones de la transferencia de


tecnología y del otorgamiento de créditos internacionales.

Todos estos factores en conjunto configuran una situación de subordinación y Dependencia de


los países más débiles.