Está en la página 1de 1

La Corte consideró que el Estado no puede discriminar a las

parejas homosexuales que quieran adoptar.

Con seis votos contra dos, La Corte consideró que el Estado no puede discriminar a las
parejas homosexuales que quieran adoptar. Así la Corte Constitucional aprobó la
adopción sin restricciones para parejas del mismo sexo.
El alto tribunal consideró que la adopción no puede ser condicionada a la orientación
sexual de la pareja, sino al cumplimiento de los requisitos que garanticen el bienestar de
los menores como ocurre con las parejas heterosexuales.
"La identidad sexual del solicitante no puede ser un criterio para definir si una persona
puede adoptar o no", argumentó la Corte.
Con esta decisión, Colombia se convierte en el país número 16 que permite la adopción
igualitaria.
El pronunciamiento de la Corte Constitucional se dio ante una demanda presentada por
el abogado Sergio Estrada y otros juristas centrada en el derecho fundamental de los
niños a tener un a familia.
En su momento, Estrada aseguró que la discusión "se ha centrado sobre el derecho
fundamental de los niños a tener una familia, derecho que por ser de los niños prevalece
al de los demás. Entonces, ese derecho fundamental está protegido por la Convención
de Derechos del Niño, aprobada por Ley 12 de 1991, que establece que en relación a
protección del niño no se podrá tener en cuenta religión, opinión o sexo de los padres.
El objetivo es que el tema de adopción se deshomosexualice".
Una de las primeras reacciones tras conocerse la decisión de la Corte fue la de la Iglesia,
que a través del obispo de Fontibón y presidente de la comisión de vida de la
Conferencia Episcopal, monseñor Juan Vicente Córdoba, dijo que con esta decisión se
están atropellando los derechos de los niños y degradando a la familia.
Monseñor consideró que la de decisión de aprobar la adopción por parte de parejas del
mismo sexo no podía ser de la Corte Constitucional.
El obispo aseguró que la Iglesia tomará medidas para proteger la doctrina que indica
que la familia está compuesta por hombre y mujer.
Ante esta posición expresada por la Iglesia, el rector de la universidad Externado y
expresidente de la Corte Constitucional, Juan Carlos Henao, que el fallo de la Cortes es
“profundamente democrático”.
“Es inapropiado afirmar que siete personas están cambiando el pensar del pueblo, no
son siete personas sino la Corte Constitucional”, afirmó Henao.