Está en la página 1de 28

10 LEYENDAS

Leyenda del cenote zací

Los cenotes son pozos de agua dulce creados como consecuencia de la erosión
del a piedra caliza. Se encuentran en México.

El cenote Zaci estaba ubicado dentro de una ciudad con el mismo nombre. Allí
vivía una joven llamada Sac-Nicte, que era nieta de una bruja, que enamorada de
Hul-Kin, hijo del cacique del pueblo. Sin embargo, las familias de la bruja y del
cacique eran enemigas, por lo que los jóvenes se veían a escondidas. Cuando el
padre se enteró, envió a Hul-Kin a otro pueblo, a casarse con otra joven. Debido a
la tristeza de su nieta, la bruja hizo rituales para que Hul-Kin regresara, pero fue
en vano.

La noche anterior de la boda de Hul-Kin, Sac –Nicte se arrojó al cenote con una
piedra atada a su cabello. En el momento de la muerte de la joven, Hul-Kin sintió
un dolor en el pecho que lo obligó a volver a Zaci. Al enterarse de lo sucedido, se
Hul-Kin se arrojó también al cenote y se ahogó. Finalmente los sortilegios de la
bruja habían obtenido una respuesta, y Hul-Kin había regresado para permanecer
siempre con Sac-Nicte.
Leyenda de la luz mala

El origen de esta leyenda se encuentra en una fosforescencia que se ve en cerros


y quebradas del noroeste argentino, durante los meses secos.

La leyenda sostiene que este es el farol de Mandinga (el Diablo con forma
humana) y que su aparición indica sitios donde se esconden tesoros. La luz sería
también el espíritu del difunto dueño de los tesoros, intentando alejar a los
curiosos.

El día de San Bartolomé, que es el 24 de agosto, es cuando se ven mejor estas


luces.

Leyenda de la princesa y el pastor

Esta leyenda es la base de las leyenda de Qi xi y Tanabata.

La princesa Orihime (también llamada la princesa tejedora), tejía vestidos para su


padre (tejía las nubes del cielo) a orillas del río. Su padre era el rey celestial.
Orihime se enamoró de un pastor llamado Hikoboshi. En un principio la relación se
desarrolló sin dificultades, pero luego ambos comenzaron a descuidar sus tareas
por estar tan compenetrados en su amor.

Al ver que esta situación no se solucionaba, el rey celestial los castigó


separándolos y convirtiéndolos en estrellas. Sin embargo, los enamorados pueden
volver a verse una noche en el año, el séptimo día del séptimo mes.
Leyenda de la Mojana

Según la leyenda colombiana, la Mojana es una mujer diminuta que rapta a los
niños que se acercan a sus dominios. Vive en una casa de piedra, debajo del
agua, es blanca y tiene larguísimos cabellos dorados.

Para proteger a los niños de la Mojana es necesario atarlos con un cordón.

Leyenda de la Sallana

Esta es una leyenda mexicana de época colonial.

La Sallana es una mujer que se le aparece y aterroriza a borrachos y chismosas.


Esto se debe a que los chismes arruinaron su vida. Cuando vivía, estaba
felizmente casada y tenía un hijo. Sin embargo, llegaron a sus oídos los chismes
de que su marido le era infiel con su madre. Enloquecida, la Sallana asesinó y
descuartizó a su marido, asesinó a su hijo y luego a su madre. Por el pecado de
haber asesinado a toda su familia, está condenada a vagar eternamente sola.

Leyenda de Aka Manto

Esta es una leyenda urbana japonesa. Aka Manto significa “capa roja” en japonés.

Según la leyenda, Aka Manto era una joven humillada por sus compañeras de
colegio. Luego de morir, permaneció en los retretes de mujeres. Cuando una
mujer va sola al baño escucha una voz que le pregunta “¿papel rojo o azul?”
Existen diferentes versiones sobre la muerte que le toca a la mujer si elije rojo o
azul, pero en todos los casos es imposible librarse.
Leyenda de la flor del Ceibo

Anahí era una joven guaraní que vivía a orillas del Paraná, era una joven de rostro
feo y canto hermoso. Cuando los conquistadores llegaron a su pueblo, ocurrió un
enfrentamiento y Anahí fue apresada con los sobrevivientes. Sin embargo, logró
escaparse por la noche, pero un centinela la descubrió y ella lo asesinó. Al volver
a ser atrapada, fue condenada a muerte.

La ataron a un árbol para quemarla en una hoguera. Cuando el fuego comenzó a


arder, ella misma parecía una llama roja. Pero en ese momento Anahí comenzó a
cantar. Cuando el fuego terminó de consumirse, por la mañana, en lugar del
cuerpo de la joven había un manojo de flores rojas, que hoy es la flor de ceibo.

La flor de ceibo es la Flor Nacional Argentina.


Leyenda del Baca

Esta es una leyenda mexicana.

El Baca es una criatura en forma de sombra que los hacendados hacían aparecer
gracias a pactos con los demonios. La criatura protege las propiedad,
atemorizando y ahuyentando a ladrones.

El Baca tiene la capacidad de transformarse en cualquier objeto, pero no de


hablar. Su única misión eran proteger las propiedades y herir a quienes se
acercaran a las mismas. Por las noches, en las cercanías de los lugares
protegidos, se oyen aterradores rugidos del espíritu. Atemorizados, los pobladores
cercanos habitualmente venden al hacendado sus propias tierras. Es decir que el
Baca no sólo protege lo que el hacendado ya tiene sino que lo ayuda a aumentar
sus propiedades.
Leyenda del lobizón

Si bien existe la leyenda del hombre lobo en Europa, la leyenda del lobisón tiene
origen guaraní y tiene particularidades que la distinguen de su versión europea.

El lobizón es el séptimo hijo varón de una pareja, que en las noches de luna llena,
los viernes o martes, se transforma en un ser similar a un perro grande y negro,
con grandes pezuñas. En su forma humana, el lobizón siempre es desgarbado,
demasiado delgado y antipático. Su aspecto en general y su olor son
desagradables.

Una vez transformado, el lobizón ataca gallineros y ronda los cementerios


buscando carroña. También ataca a los niños, según versiones más recientes
ataca a los niños que no han sido bautizados.
Leyenda de Robin Hood

Robin Hood es un personaje del folclore inglés, inspirado en una persona real,
probablemente Ghino di Tacco, forajido italiano. Si bien, como todas las leyendas,
su historia fue originalmente de transmisión oral, existen menciones escritas a
Robin Hood desde 1377.

Según la leyenda, Robin Hood era un rebelde que defendía a los pobres y
desafiaba el poder. Se escondía en el Bosque de Sherwood, cerca de la ciudad de
Nottingham. Se caracterizaba por su destreza como arquero. Se lo conoce
también como “el príncipe de los ladrones”.
10 MITOS

1. Mito de Perséfone

Fragmento de la obra de Niccolò dell’Abbate, “Rapto de Proserpina” (Prosepina


era Perséfone para los romanos), entre 1552 y 1570

El 1º de nuestros mitos griegos cortos.

Perséfone era hija de Zeus y Deméter. Su tío Hades la raptó cuando estaba en el
campo recogiendo flores con otras diosas. Se abrió el suelo y se la llevó al
inframundo. Su madre, Deméter, diosa protectora de la naturaleza, la buscó
infructuosamente mientras el mundo se paralizaba. Zeus finalmente decidió
intervenir y obligó a Hades a devolver a Perséfone. Hermes fue enviado a
rescatarla y Hades la dejó ir con la condición de que no comiera nada durante el
trayecto. El propio dios del inframundo la engañó y la chica comió 4 granos de
granada. Como castigo Perséfone debía volver cada año, durante cuatro meses,
al reino de Hades.

Esos meses correspondían al invierno y la tierra se convertía en un erial estéril.


Cuando Perséfone y Deméter volvía a estar juntas la tierra florecía, especialmente
durante la primavera que era el momento del reencuentro.

¿Quieres profundizar más en esta historia? No te pierdas: El rapto de Proserpina o


Perséfone por parte de Hades o Plutón.
2. Mito del nacimiento de Atenea

Detalle de un ánfora: “Atenea naciendo armada de la cabeza de Zeus” (550-525


a.C.)

Atenea era uno de los doce dioses olímpicos. Era diosa de la sabiduría, las
ciencias, la justicia, la guerra, la civilización y la destreza. Su prodigioso
nacimiento es uno de los mitos griegos básicos.

Zeus dejó embarazada a una oceánide llamada Metis. Cuando ella estaba en una
avanzado estado de gestación, a Zeus le profetizaron que tendría hijos más
poderosos que él. Para solucionarlo, decidió tragarse a Metis e impedir que diera a
luz. Sin embargo, el embarazo siguió su curso en el interior del dios y éste empezó
a tener fuertes dolores de cabeza. Como solución le pidió a Hefesto que le quitara
de la cabeza lo que le producía la molestia abriéndosela con un hacha. Abierto el
cráneo de Zeus, de él salió Atenea, completamente formada, adulta y portando los
atributos de un soldado hoplita: casco y lanza.

3. Mito de Prometeo y el fuego

Heinrich Friedrich Füger, “Prometeo lleva el fuego a la humanidad” (1817)

Prometeo era un titán amigo de los humanos. Zeus había decretado que el fuego
debía permanecer en el Olimpo y no debía ser entregado a los hombres, pero
Prometeo no estaba de acuerdo con esa decisión. Aquí las versiones difieren y
unas explican que se introdujo subrepticiamente en el taller de Hefesto y tomo
unas brasas de uno de sus hornos y otras que se acercó al carro de Apolo y robó
algunas chispas de él con las que prendió una planta de hinojo borde y se lo
entregó a los humanos.

Como castigo por el robo Zeus lo condenó a permanecer encadenado


eternamente a una roca y a que un águila se le comiera el hígado. Como era
inmortal, cada noche el hígado se regeneraba y el ave volvía a comérselo.
Afortunadamente, Heracles de camino al Jardín de las Hespérides, lo liberó con el
beneplácito de su padre, Zeus, que vio en esa acción un acto que glorificaba a su
hijo. Eso sí, Prometeo debía lucir para siempre un anillo adornado con un trozo de
la roca a la que estuvo atado.

4. Mito de Orfeo y Eurídice

Orfeo y Eurídice por Federico Cervelli (siglo XVII)

Vamos con el 4º de nuestros mitos griegos cortos. Orfeo era un personaje muy
popular en los mitos griegos. Cuando se ponía a tocar su lira tenía el poder de
hacer descansar las almas de los que ser reunían a escucharlo, amansaba las
fieras, podía mover las rocas y la vegetación e incluso detener el curso de los ríos.
Eran también mago y astrólogo, y uno de los argonautas que acompañó a Jasón
en busca del vellocino de oro. Eurídice se enamoró de él oyéndolo tocar. Se
casaron, pero lamentablemente, un día que estaba paseando, la chica fue mordida
por una serpiente y falleció. Orfeo, desesperado, decidió bajar al inframundo para
rescatarla. Con su música consiguió dormir al cancerbero y llegar hasta
ella. Hades y Perséfone se apiadaron de él y se conmovieron tanto con sus tristes
cánticos que le permitieron llevarse a Eurídice siempre que fuera caminando
delante de ella y no volviese la cabeza para mirar atrás hasta que estuvieran fuera
del inframundo y el sol bañase a la mujer.

Así lo hicieron, pero cuando ya estaban fuera, Orfeo miró atrás para verla, sin
darse cuenta de que el sol no bañaba completamente la anatomía de su esposa:
un pié había quedado en la sombra. Eurídice desapareció y volvió al inframundo,
esta vez para siempre. Cuando Orfeo falleció, despedazado por unas bacantes
tracias, su alma se reencontró con la de su amada y desde ese momento no se
separaron más.

5. Mito de AracnVelázquez: La fábula de Aracné (1644-1648). Conocido como


“Las hilanderas”, al fondo puede una escena del mito

Este mito griego explica la creación del arte de tejer a imitación de la labor que
hacen las arañas. Aracne era la hija de un tintorero de Colofón y tenía una gran
habilidad para bordar y tejer. Todo el mundo alababa sus obras, de tal manera que
se volvió una engreída y afirmó que sus trabajos eran superiores a los de
Atenea que era, entre otros títulos, diosa de la artesanía.
Atenea, aunque airada, quiso darle a la joven la oportunidad de retractarse y no
ofender a los dioses. La visitó disfrazada de anciana, pero la chica en lugar de
retirar sus palabras se burló de los dioses y retó a la vieja a un concurso de
bordado. Atenea se quitó el disfraz y comenzó la competición. Mientras que la
diosa tejía una escena de su victoria sobre Poseidón, Aracne bordó un tapiz en el
que se podían ver 22 episodios de los dioses cometiendo infidelidades. Atenea
reconoció la perfección del trabajo, pero se enfadó tanto por el irrespetuoso tema
elegido que destruyó la tela y el telar, golpeando a la joven en la cabeza con la
lanzadera. Aracne se dio cuenta del error cometido y avergonzada se ahorcó.
Atenea se compadeció de ella en el último momento y convirtió la cuerda en una
telaraña y a la propia Aracne en una araña. Aracne, como una araña, enseñó la
perfección del tejido a la humanidad.

6. Mito de Hefesto y el origen de su cojera

Hefesto protagoniza uno de nuestros mitos griegos cortos

Entre nuestros mitos griegos cortos no podía faltar la explicación a la cojera de


Hefesto. Como seguramente sabes, este era uno de los dioses hijos de Hera y
Zeus.

Desde su más tierna infancia, Hefesto demostró ser capaz de crear objetos útiles y
hermosos con sus manos. En su mente siempre estaban planeándose nuevos
inventos que sorprendían a los mismos dioses. A medida que crecía, se le permitió
vivir en el Olimpo y allí sus proyectos eran cada vez más maravillosos: un calzado
mágico que permitía caminar por el aire y el agua como sobre la tierra, capas de
invisibilidad, vajillas de oro y plata que podían retirarse por sí solas de la mesa…

En el Olimpo, Hefesto tenía su propia forja y un taller donde preparaba a sus


sirvientes para ayudarle. Este no era su único centro de trabajo, en la tierra, allí
donde hubiera un volcán, Hefesto tenía una forja.

Un día, Hera enfureció a Zeus y este colgó a su esposa atada de pies y manos a
medio camino entre el cielo y la tierra. El resto de dioses sintieron pena por ella,
pues era un castigo cruel. Hefesto, que era su hijo, decidió que debía liberarla. Su
intento sólo hizo que aumentar la ira de Zeus que le lanzó un rayo con tanta fuerza
que Hefesto fue lanzado del cielo, cayendo durante un día entero hasta la tierra.

Zeus y Hera (o Júpiter y Juno) en el Monte Ida por James Barry (1790-1799)

Hefesto, al ser inmortal, no murió pero sufrió terribles heridas, hasta el punto que
quedó cojo para toda la eternidad.

El enfado de Zeus era tal, que no permitió a Hefesto volver al Olimpo y le obligó a
permanecer en la isla en la que había caído. Allí pudo recuperarse y buscar
actividades que realizar para entretenerse. Por desgracia, aunque se le ocurrían
miles de creaciones que fabricar con los materiales que había en el lugar: oro,
plata… No tenía una forja.

Un día, tras una tremenda vibración, un volcán se formó junto a la isla. Corto la
parte superior de la montaña y allí encontró su fragua. Así logró tener un nuevo
taller donde creó unos nuevos famosos rayos de Zeus que le entregó a su padre
como regalo. Zeus, agradecido, le permitió volver al hogar de los dioses.

Así, Hefesto recuperó su lugar, demostrando su bondad al intentar salvar a su


madre y su valía, a pesar de su fealdad y dificultad para desplazarse.
7. Mito del nacimiento de Afrodita

El Nacimiento de Venus (la Afrodita de los romanos) de Sandro Botticelli (1445-


1510)

Afrodita nació de la espuma del mar, dicen que después de que durante la Guerra
de Titanes o Titanomaquia, el titán Crono cortase los genitales a Urano y los
arrojase al océano.

De esta parte del cuerpo cercenada surgió una espuma que dio lugar a una mujer
adulta. Impulsada por el viento, esta nueva diosa, llegó flotando sobre una pechina
hasta la costa y la primavera cubrió su desnudez, vistiéndola.

Uno de esos mitos griegos cortos que han inspirado a muchísimos artistas.

8. Mito de Atalanta

Uno de los mitos griegos cortos protagonizado por una mujer exitosa es el
siguiente.

Atalanta era una joven cazadora con una agilidad prodigiosa, conocida por ser
la corredora más veloz de su tiempo, que decidió consagrarse y permanecer
virgen, sin casarse.
9. Mito de Hilas

Fragmento de “Hércules matando al dragón del jardín de las Hespérides” (1639-


1640) por Rubens

Este es uno de nuestros mitos griegos cortos que implica a un personaje que
conocerás. En su viaje en busca del Vellocino de Oro, Jasón fue acompañado por
varios héroes, entre ellos Hércules. En este viaje, Hércules se llevó como paje
o escudero a un muchacho llamado Hilas. El héroe apreciaba mucho al chico,
cuya belleza era extraordinaria, y solía vestirlo con ropajes verdes, con un cordón
dorado y pedirle que lo acompañara siempre que podía. También lo instruía en el
uso del arco, el lanzamiento de disco y otras habilidades que él había adquirido
durante su entrenamiento.

Hércules e Hilas se embarcaron con los Argonautas y llevaban tres días de viaje
cuando el viento los llevó hasta un pequeño mar llamado Propontis. El viento
empezó a detenerse y decidieron parar en tierra firme. El lugar donde atracaron
era una isla llena de campos de flores y pantanos, con cañas y una vegetación
muy variada. El calor era insoportable y decidieron descansar a la sombra de los
árboles, pues con aquel sol era una mala idea gastar sus fuerzas remando.
Esperarían a la noche.
A la hora de cenar, el joven Hilas salió a buscar agua para Hércules. La encontró
en un manantial tan grande que parecía un lago. Era un lugar bellísimo, tanto que
había atraído a las ninfas que lo consideraban su hogar. Habitaban el fondo del
manantial y aprovechaban las noches para bailar entre las flores que crecían
alrededor del agua.

Hilas ignoraba la presencia de las ninfas, pero mientras obtenía el agua escuchó
unas voces cristalinas que decían: “Baja con nosotras. Bajas con nosotras”. Las
ninfas deseaban tenerlo con ellas, pues estaban admiradas ante su hermosura, el
verde de sus vestiduras y el cordón de oro que las adornaba.

10. Mito de Calisto

Fragmento de Calisto y Zeus con el cuerpo de Artemisa por Rubens (1577 – 1640)

El último de nuestros mitos griegos cortos.

Calisto era una de las doncellas de Artemisa por la que Zeus se sentía muy
atraído. Para seducirla, se transformó en Artemisa y logró tener relaciones con
ella.

Un día, Artemisa se percató de que el vientre de Calisto cada vez estaba más
abultado y le preguntó por ello. Calito le dijo a Artemisa que, sin duda, aquella
situación era su culpa. Al comprobar que Calisto estaba embarazada y tras la
acusación, Artemisa la expulsó de su grupo. Después de eso, la noticia llegó a
Hera que, furiosa al saber que el niño era de su esposo Zeus, la transformó en un
oso.

Años más tarde, Calisto en forma de oso vagaba por el bosque cuando se cruzó
con un cazador que resultó ser su hijo, llamado Arcas. El joven al ver que el oso,
su madre, se acercaba a él con intención de abrazarlo, interpretó el gesto como un
ataque y se preparó para acabar con la vida de la bestia. Zeus que estaba siendo
testigo de la situación, decidió evitar una tragedia y se llevó a la osa Calisto a lo
más alto de los cielos, donde se convirtió en estrellas, en concreto en la
constelación de la Osa Mayor.

10 CUENTOS

LOS TRES REYES DE LA MESA

Un día se presentó una fuerte discusión entre el Cuchillo y el Tenedor, porque


ambos querían determinar cuál de ellos era el más importante utensilio de la
mesa. El Cuchillo sostenía que sin él, las personas que se sentaran a comer no
podían cortar las carnes ni otros alimentos mientras que el Tenedor argumentaba
que él era muy indispensable para sostener las comidas de manera cómoda y fácil
como en el caso de comer espaguetis. Para dilucidar la situación hicieron una
apuesta, esperarían la llegada de un cliente al restaurant y según la comida
solicitada, algunos de ellos dos sería el seleccionado y por lo tanto el ganador.
Pasados los minutos, llegó un cliente a comer y todos escucharon cuando pidió
muy amablemente que le sirvieran un hervido de pescado. Inmediatamente el
mesonero sirvió la comida y le entregó al cliente una reluciente cucharilla,
incrédulos ambos contrincantes comprendieron que había otro utensilio tan
importante e indispensable como ellos en la mesa. La llegada al restaurant de un
nuevo cliente calmó las tensiones ya que la persona solicitó le sirvieran como plato
principal unos deliciosos macarrones con pollo y allí tanto el Tenedor como el
Cuchillo fueron de gran utilidad para el comensal, mientras en una esquina muy
tranquila y serena la Cucharilla esperaba que la utilizaran cuando sirvieran algún
postre. Así terminó la discusión entre el Cuchillo y el Tenedor porque ese día
comprendieron que tanto ellos dos como la Cucharilla eran importantes e
indispensables en la mesa, cuando se sirven las comidas.

LA FIESTA DE LAS VOCALES

En una fiesta de presentación, la (a) exclamó: ¡ah, ya están llegando todas mis
amigas! Luciendo un hermoso vestido la (e) hizo su entrada y dijo: ¡e, ya llegué!
Pasados uno minutos se presentó la (i) y exclamó: ¡Aquí estoy yo, dispuesta a
bailar con todas ustedes! Continuaron llegando los invitados, entonces llegó la (o)
y dijo: ¡oh, que gran cantidad de gente! La fiesta tomó calor y las vocales se
dispersaron por el salón, fue en esos momentos cuando llegó la (u) y a plena voz
dijo: ¡Disculpen amigas pero he llegado yo, para unirlas nuevamente a todas!
Seguidamente las vocales formaron una fila y todas pronunciaron su nombre en
alta y sonora voz: ¡ a,e,i,o,u!. Luego se dedicaron a bailar alegremente toda la
noche.
LA AGUJA Y EL HILO

Había una vez un gran mago, que vivía en un apartado castillo en la montaña. Un
día le llegaron dos jóvenes muchachos que querían ser sus discípulos y aprender
los secretos de su magia. Con el transcurrir de los años, el anciano mago se dio
cuenta que los aprendices tenían malas intenciones y sólo querían aprender los
secretos mágicos para hacer maldades a las personas. Entonces el gran mago
decidió castigarlos, a uno de los jóvenes lo convirtió en aguja y al otro en hilo y así
estarían juntos para siempre, serían de gran utilidad para las señoras de la casa,
con ellos coserían la ropa, las sabanas y demás prendas de vestir. Una cosa muy
importante, el gran mago siempre los vigilaría, aunque de vez en cuando el
anciano mago se queda dormido y entonces la aguja aprovecha el descuido de las
personas y se clava en sus dedos provocándoles dolor mientras que el hilo es más
dócil, sólo que con el paso de los años se pone viejo y se rompe, por lo que las
personas deciden entonces cambiarlo y comprar un hilo nuevo. Desde aquellos
tiempos remotos, la aguja y el hilo viven juntos, haciendo el bien a las personas y
todo gracias a la sabia decisión del gran mago.
EL CONEJO Y EL LEÓN

Estaba un hambriento león dando un paseo, cuando se encontró con un conejo


que dormitaba tranquilamente a la sombra de un árbol. Estaba a punto de
comerse al conejo, cuando vio pasar cerca a un ciervo.

"El ciervo tiene mucha más carne que el conejo", pensó, y ni corto ni perezoso,
salió a toda velocidad en persecución del pobre cervatillo. El conejo se despertó
con el ruido de la carrera y salió huyendo a toda velocidad, poniéndose a salvo en
su madriguera. Al cabo de un buen rato, el león cansado de perseguir al veloz
ciervo y viendo que era imposible darle alcance, volvió donde estaba el conejo.
"Mejor un conejo que nada", pensó. Al volver donde el conejo dormía, se llevó una
gran sorpresa de que esta se había puso a salvo. "Lo merezco", se dijo para sí.
"Abandoné a el conejo que tenía seguro para correr tras el ciervo". Por ambicioso,
me quede sin comer.
LA PALOMA TORCAZ.

Había una vez un guerrero valiente y apuesto. Amaba la caza y así, con
frecuencia, iba por los bosques persiguiendo animales. En una de sus cacerías
llegó junto a un lago y, lleno de asombro, contempló a una mujer bellísima que
bogaba en una canoa.

El guerrero quedó tan enamorado que, muchas veces, volvió al lugar con el ánimo
de verla; pero fue inútil, pues, ante sus ojos, sólo brillaron las aguas del lago.
Entonces pidió consejo a una hechicera, la cual le dijo:

—No la verás nunca más, a menos que aceptes convertirte en palomo.

—¡Sólo quiero verla otra vez!

—Si te vuelves palomo jamás recuperarás tu forma humana.

—¡Sólo quiero volverla a ver!

—Si así lo deseas, hágase tu voluntad.

Y la hechicera le clavó en el cuello una espina y en el acto el joven se convirtió en


palomo. Este levantó el vuelo y fue al lago y se posó en una rama y al poco rato
vio a la mujer y, sin poderse contener, se echó a sus pies y le hizo mil arrumacos.

Entonces la mujer lo tomó entre sus manos y, al acariciarlo, le quitó la espina que
tenía clavada en el cuello. ¡Nunca lo hubiera hecho, pues el palomo inclinó la
cabeza y cayó muerto! Al ver esto, la mujer, desesperada, se hundió en el cuello la
misma espina y se convirtió en paloma. Y desde aquel día llora la muerte de su
palomo.

Texto extraído del libro Leyendas y Consejas del Antiguo Yucatán de Emilio Abreu
Gómez. Editado por el Fondo de Cultura Económica, México.

EL FORASTERO Y LA NIÑA

Leyenda real de una niña de 8 años que anda en los pueblos de la sierra del Perú.

Esta leyenda nació en un pueblo alejado de las carreteras, rodeado por chacras
donde las casas están a 600 metros de distancia entre si.

La historia ya era conocida en ese pueblo. Un dia un forastero decide hospedarse


por unos dias en una casa de ese pueblo por una semana y luego continuar su
viaje.

En ese día el forastero ya dormido a la media noche escucha la puerta Él se


desperto y se pregunto quien toca a estas horas, al abrir la puerta se encuentra
con una niña con rasgos de quemaduras, entonces el forastero le pregunta: ¿que
necesitas niña a estas horas?, ella responde, ¿me regalaría un vaso con agua?, y
el le dice si claro que si, después de darle el vaso con agua la niña se retira.
Al día siguiente la misma niña fue a la misma hora donde el forastero y lo mismo le
pidió; pasaron 4 días seguidos que la niña iba. Entonces el Forastero decide
hacerle unas preguntas, esperó que sea la media noche, y llegada la hora la niña
toca la puerta, el forastero abre la puerta y la niña le pide si le pudiera regalar un
poco de agua en su vaso, el forastero saca un poco de agua y le da a la niña.

Cuando la niña se iba ,el forastero decide preguntarle y le dice: ¿niña para quien
llevas ese vaso con agua?..ella dice para mi papá , y el forastero pregunta ¿y
donde esta tu papá?..ella le dice: él se esta quemando...el forastero queda
sorprendido y le pregunta: ¿QUIEN ES TU PAPA?..y la niña grita con una voz
aterrorizante: ¡es EL DIABLOOO!.

Aquel grito fue escuchado por todo el pueblo y el forastero falleció 2 días
después..se dice que la niña sale a penar los 21 de febrero de todos los años,
durante 2 semanas atacando a turistas ....quien será la próxima victima?

LA BALA

Esta historia que les voy a contar sucede en Guanajuato hasta nuestros dias:

En un pueblo de ésta ciudad cuando la iglesia toca exactamente las doce de la


noche se crea como un punto de suspencion, pues nada se mueve. pero eso no
es lo interesante
Cuentan que en tiempos de la independencia un coronel de la nueva España
acorraló en frente de la capilla del pueblo a unos soldados. En ese momento eran
casi las 12 de la noche, entonces uno de ellos se dispuso a disparar cuando de
repente la bala se paró y por el contrario la bala se volteo y mató a el soldado
español. Desde entonces siempre se tiene la costumbre de guardar un minuto de
silencio cuando son las doce de la noche.

EL ESPEJO DE LO DIOSES

Cuenta la leyenda que a la llegada de los españoles a Michoacán, después de la


caída de Tenochtitlán, un español se enamoró de Eréndira, la hermosa hija de
Tangaxoan, rey de los purépechas; la raptó y la escondió en un precioso valle
rodeado de montañas.

La princesa, sentada sobre una roca, lloró tanto que sus lágrimas formaron un
gran lago, y luego, desesperada por escapar, se arrojó al mismo, en donde se
convirtió en sirena. Desde entonces, por su gran belleza, al lago se le llamó
Zirahuén, que en purépecha significa “espejo de los dioses”.

Dicen que la sirena aún vaga por esas aguas y que en las primeras horas de la
madrugada surge del fondo para encantar a los hombres y ahogarlos.
LA LEYENDA DEL ALGODÓN

Cuenta la leyenda, que en lejanos tiempos, en el Gran Chaco, los indios eran
felices, no se conocían las estaciones porque no había cambios de clima, ni
fenómenos atmosféricos.

En esa armonía y felicidad los indígenas brindaban todos sus tributos a


NAKTÁNOÓN (el bien). Esta actitud puso furioso a NAHUET CAGÜEN (el Mal)
que vivía en las tinieblas, que para vengarse y calmar su ira creo NOMAGA (el
invierno).Satisfecho de su obra se dirigió al pueblo indígena diciendo:- Ja, ja, ja,
morirán de frío. Mi nuevo servidor los hará padecer y se les helará la sangre en las
venas. El sol no brillará en el cielo chaqueño. Un perpetuo nublado cubrirá la tierra
toba. El invierno será helado y dañino. La naturaleza irá pereciendo. Los indios
gritarán y se retorcerán implorando a NAKTÁNOÓN (el Bien) que les dé calor y
castigue a NAHUET CAGUEN (el Mal).Fue entonces cuando cuatro embajadores,
los preferidos y más escuchados a lo alto suplicaron al Bien, que derramecalor
sobre la tierra. Los embajadores fueron:

El palo borracho

La planta del patito

El picaflor
La viudita

Compadeciendo el Bien, los convierte en una flor, la flor del algodón (Gualok) que
tiene de cada uno un atributo.

- El calor de la planta del patito

- El capullo como el palo borracho

- La bandada del picaflor

- La blancura de la viudita.

Despejado el cielo de nubes, la flor (Gualok) llega a la tierra y se abre, mientras


siguen resonando los tambores indios y las semillas vuelan y vuelan, y al caer
nuevos algodonales nacen... y nuevas semillas... y nuevos algodonales hasta que
todo el territorio se cubre de blanco.El urundai se hace telar para tejer la hebra
suave del algodón convirtiéndose en níveas túnicas que cubren a los indígenas
dándoles calor de vida. El canto aborigen se eleva.El bien ha vencido. Ante todo lo
acontecido el demoníaco NAHET CAGUEN (el Mal) enfurecido nuevamente y en
un último intento, maldiciendo, se convirtió en "Lagarta rosada" plaga del algodón.
LA PESCA

Una de las historias que el abuelo Teófilo solía contar era la de un día en que fue
a pescar al río con unos amigos. Resulta que tendría unos siete u ocho años de
edad cuando unos compañeritos de juegos algo mayores que él lo invitaron a
pescar en bote. Una vez en el río, lo interesante (e irresponsable de esta
actividad), era que los angelitos no llevaban consigo cañas de pescar sino…
cartuchos de dinamita. Según nos manifestaba encendían los cartuchos y a la
cuenta de tres los arrojaban al agua. Luego de unos segundos de silencio se
producía tremenda explosión que levantaba cientos de litros de agua y luego de
calmado el ambiente ellos se limitaban simplemente a recoger los peces que
flotaban sin vida sobre las aguas. Repitieron esto una y otra vez hasta obtener una
buena cantidad para cada uno. Se concentraron tanto en el trabajo que olvidaron
el tiempo…… Su abuelita lo buscó y buscó y no lo encontró. Entrada la noche lo
vio orgullosamente parado en el umbral de la puerta, cargando un costal más
grande que él y repleto de peces. Luego de pedir las explicaciones del caso, lejos
de felicitarlo (como él esperaba), la dulce abuelita lo puso sobre sus rodillas y con
chancleta en mano le dio en la cola una buena zurra a la criaturita por la tremenda
hazaña…