Está en la página 1de 10

Floor time : cómo funciona

El tiempo del suelo (floor time) consiste en una serie de técnicas para ayudar a los padres y
profesionales a abrir y cerrar círculos de comunicación, con el objeto de fomentar la capacidad
interactiva y de desarrollo del niño. Para formularlo de modo sencillo, el tiempo del suelo es una
interacción no estructurada, dirigida por los propios intereses del niño. Los profesionales o los miembros
de la familia pueden turnarse para trabajar con el niño en sesiones de 20-30 minutos, hasta llegar como
máximo a ocho sesiones diarias, según las necesidades del niño.

El objetivo del tiempo del suelo es estimular la interacción cara a cara, uno-a-uno. Esto puede implicar
un “cortejo” activo al niño, para que éste responda a sus señales.

El tiempo del suelo moviliza las capacidades interactivas del niño, así como su capacidad relacionada
con la percepción, el lenguaje, la exploración motora y el proceso sensorial.

Las interacciones deben implicar siempre un dar y recibir. La meta es abrir y cerrar muchos, muchos
círculos de comunicación. Una vez que el niño haya dominado esta interacción de doble vía, él puede
utilizarla para superarse hacia otros niveles adicionales del desarrollo, incluyendo el juego imaginativo o
simulado, el diálogo verbal y el pensamiento lógico.

Tanto si el niño habla como si no lo hace, es importante mostrar que usted entiende sus sentimientos. Si
Christian tiene una rabieta porque derramó su taza de leche, usted puede decir, “Muchacho, ¡estás muy
enojado!”. Muestre, mediante sus expresiones faciales, su voz y su lenguaje corporal, que usted sabe
por lo que él está pasando. Ayudándole a expresar sus emociones y a saber que usted las entiende,
usted le está ayudando a trabajar con ellas de una manera positiva.

Pasos pequeños…pequeñas victorias: Intente ayudar a su niño a experimentar un sentido de la


maestría para las victorias pequeñas. Desmenuce los retos en una serie de pasos pequeños, de
modo tal que el niño se vea estimulado por sus pequeños triunfos.

Fije límites (pero no demasiados): Cada padre debe seleccionar aquellas áreas donde

los límites son importantes y las reglas deben ser obedecidas. Es importante resistirse al impulso de
entablar batallas en muchos frentes simultáneamente. Una vez que usted haya seleccionado los
asuntos más importantes, la clave es ser firme, pero de una manera apacible y segura, nunca
atemorizante.
Piense en la imagen de un gran oso de felpa o un gigante amable y bonachón, que puede ser firme,
pero no es ni intimidante ni desorganizado. Los límites firmes, que pueden también ser discutidos
durante una sesión de resolución de problemas, crean el sentimiento de seguridad que un niño necesita
para desarrollar modos más flexibles de hacer frente a los desafíos del desarrollo.

Luchas de poder: más tiempo de suelo: Si se encuentra usted involucrado en más y más luchas de
poder con respecto a las reglas, incremente sus sesiones del tiempo de suelo. El tiempo de suelo
proporciona sentimientos de seguridad, libertad, empatía e intimidad que ayudarán a su niño a desear
cooperar. También impedirá que la relación se deteriore por sucesivas luchas de poder. Muchos niños
requieren a la vez una firmeza adicional en cuanto a los límites y más tiempo de juego. Es muy fácil que
al hacer una de estas cosas, olvidemos la otra. Los puntos discutidos anteriormente demuestran la
importancia de los lazos afectivos para facilitar el desarrollo.

Para más información sobre estrategias para resolver problemas, lea “The Challenging Child” (El niño
desafiante) de Stanley I. Greenspan, M.D. (Addison-Wesley), disponible en la mayoría de las librerías de
Estados Unidos. Para una discusión detallada sobre todos los componentes de un plan de tratamiento,
vea “Infancy and Early Chilhood” (Infancia y niñez temprana).

Recuerde: Las aproximaciones basadas en la relación y el desarrollo completo reúnen dos elementos
vitales: 1) estrategias específicas que trabajan las diversas áreas del desarrollo y 2) un acercamiento
total que permite a los niños y a sus familias progresar juntos en las etapas del desarrollo.

Los padres deben estar especialmente alertas con los programas de tratamiento que contienen
elementos que no fomentan los lazos afectivos y las interacciones diarias que van a permitir al niño
aprender a prestar atención, gozar el compartir con otros, leer y responder a señales y gestos no
verbales, llegar a ser imaginativos y creativos, verbalizar y jugar a simular sensaciones y deseos, así
como pensar con lógica.

Ejemplo práctico de Floor Time

El tiempo de suelo funciona de la siguiente manera: Barry, un niño de dos años, da vueltas sin ninguna
meta especial en el cuarto donde juega, sin concentrar su vista en nada. En lugar de tratar de hacer que
se siente y no se mueva, la madre se junta con él en sus vueltas alrededor del cuarto, diciendo: “¿Es
esto un desfile, Barry? Vamos a jugar a desfilar, marchando, marchando, marchando…”. Barry emite un
suave gruñido como respuesta. Mira a su madre, y sonríe, siempre dando vueltas en círculo. Después
de un tiempo, ella toma al osito Teddy y dice: “¿Puede Teddy desfilar con nosotros, Barry?” Barry toma
la pata del osito Teddy y los tres desfilan juntos por el cuarto. Entonces su madre, hablando con el osito,
dice: “¡Quiero ir allá!” y cambia de dirección con brío. Cuando su madre empuja al osito Teddy en
dirección contraria, el niño vuelve a tomarlo. “¡Quiero ir allá!”, repite ella. De nuevo, el niño tira del osito,
balbuceando sonidos y moviendo su cabeza indicando que “No”. Su madre le responde: “De acuerdo,
iremos en tu dirección”.

Observemos los “círculos de comunicación” que Barry cerró. Recuerde que su madre empezó
incrementando su interés en dar vueltas alrededor del cuarto. Entonces, Barry le sonrió, respondiendo al
juego de ella. El hizo “ruidos de desfile”. Tomó a su osito Teddy cuando ella se lo ofreció. El lo empujó
en respuesta al empuje de su madre. Observe que, aunque al principio la madre siguió la iniciativa de
Barry, poco a poco ella se basó en la actividad original de su hijo, hasta retarlo a tomar más y más
iniciativas. Al mismo tiempo, mantuvo activa una conversación mediante gestos y palabras.

¿Qué pasa si un niño se tumba quieto en el suelo o se sienta sin moverse durante el tiempo de juego en
el suelo y no hace “nada?” ¡No existe tal cosa como no hacer nada! Incluso un niño tendido en el suelo y
quieto puede estar comprometido en una interacción. Finja que es usted una manta, ponga suavemente
sus brazos encima de él y vea qué ocurre. La mayor parte de las veces, el niño le dará un abrazo o más.
En cualquier caso, usted abra y cierre los círculos, siguiendo la iniciativa del niño.

¿Qué ocurre si su hijo juega constantemente con un solo objeto? Por ejemplo, golpea una cuchara
contra el suelo durante horas. Básese en su interés. Trate de entrar en su tarea, golpeando usted la
cuchara y haciendo gestos con la mano. O bien, consiga una cuchara mayor que haga un ruido mejor.
Si esto no conduce a círculos de comunicación, haga que el osito de peluche tome la cuchara con un
movimiento lento y suave. Si el niño tira del osito, estupendo. Si el niño, de un modo pasivo, le deja a
usted tomar la cuchara. escóndala. Recuerde, construya siempre sobre la iniciativa original del niño.

Una vez que su hijo empiece a abrir y cerrar círculos, uno tras otro, y empieza a imitar sus sonidos,
expresiones faciales y movimientos de las manos, el niño puede estar preparado para involucrarse más
en un juego simbólico (fingido, de simulación, imaginativo) y utilizar palabras e ideas. Esto significa que
lo que usted dice y la cantidad de palabras que usted emplee es muy importante. No se limite a describir
su juego, involúcrese en el “drama”.

Combine acciones con palabras. Si el niño está comiendo, tome una muñeca y diga, con la voz de la
muñeca: “¡Yo también tengo hambre! ¿Me haces algo para desayunar?” Haga que la muñeca extienda
su mano. En etapas posteriores, puede usted alentar ideas y pensamiento emocional de causa y efecto,
haciendo que otra muñeca pregunte por qué está comiendo la primera muñeca.

Por ejemplo, el niño puede aprender los conceptos de “arriba” y “abajo”, o bien “mucho” y “poco”
abriendo y cerrando círculos de comunicación mientras sube y baja escaleras que son más altas o más
bajas. Dependiendo de su nivel de desarrollo, el niño se limitará a experimentar de modo interactivo los
“altos” y los “bajos”, o bien podrá hablar sobre ellos y comprender verbalmente estas experiencias. El
soporte familiar deberá adherirse también a este modelo de desarrollo más amplio. De modo ideal, la
familia no es solamente un refugio de seguridad y afecto, sino que podrá asimismo proporcionar
oportunidades para interacciones que ayudarán a desarrollar las capacidades del niño.

Cuando se utilizan técnicas adicionales, tales como modos especiales para facilitar la comunicación,
deberán usarse en un marco que favorezca estas metas de desarrollo más amplias. Por ejemplo, si a un
niño se le enseña la palabra “taza”, se le deberá de ayudar inmediatamente para usar su taza y hablar
de ella en un juego simbólico, como por ejemplo que haga que una muñeca “pida” una taza de zumo
porque tiene sed. En resumen, esta aproximación constituye una guía y un hogar para las etapas
individuales del tratamiento. Toma elementos de las características individuales del niño y sus
capacidades actuales de desarrollo para permitirle progresar a la siguiente etapa del desarrollo.

Sobre todo, sea activo, juegue y tranquilice. Asegúrese de que está usted propiciando interacciones, sin
limitarse a jugar al lado del niño.

Para ver la técnica de floor time en vivo, puede usted, si lo desea, encargar un vídeo titulado “Floor
Time” a Scholastic Inc, 730 Broadway, New York NY 10003, o llamar gratuitamente al número 1-800-
631-1586.

En casa, se recomienda una sesión diaria de Floor Time, de 20 minutos, 7 días a la semana, llevadas a
cabo por los padres y cuidadores del niño.

La aproximación para el desarrollo descrita anteriormente puede guiar el trabajo del equipo terapéutico.
Los terapeutas ocupacionales y físicos, así como los logopedas (fonoaudiólogos) pueden trabajar
frecuentemente en las áreas de desarrollo sensoriales, motoras y de lenguaje en el contexto de este
modelo de desarrollo más amplio. Asimismo, los educadores pueden, tanto en el colegio como durante
las visitas a casa, crear oportunidades para que el niño explore las diferentes áreas de desarrollo
cognitivo en el contexto de este modelo.

TIEMPO DE JUEGO/ TIEMPO DE CÍRCULO

Shirly Bachar, Terapeuta consultora del juego y del comportamiento y profesora de apoyo escolar.
Entrenada en los métodos de Lovaas y de Greenspan.

TIEMPO DE JUEGO

Al trabajar con un niño con necesidades especiales, es importante animar al niño a que se integre en
juegos con otros niños. Se trata de un área extremadamente delicada, ya que usted no debe forzar a los
niños a jugar de modo interactivo con un niño con el que ellos no deseen jugar, ya sea un niño
discapacitado o no. Las consecuencias de forzar a los niños a jugar juntos, cuando no es su deseo
hacerlo, pueden ser perjudiciales para todos.

A continuación, se dan una serie de ideas para crear y fomentar la integración en los ratos de juego:

1. La primera forma de crear contacto es jugar con el niño usted mismo. Usted debe conseguir que el
juego sea divertido y llamativo tanto para el niño con necesidades especiales como para los otros niños
de la clase. Una vez que los otros niños comprueben cómo se está divirtiendo el niño con usted, esto les
atraerá hacia el juego. Una vez que usted vea que el niño con necesidades especiales y los demás
niños están jugando juntos, debe usted retirarse lentamente de la situación y permitir que los niños
jueguen entre sí. En este momento es importante que usted vigile el “tiempo de juego” desde una
distancia corta, para cerciorarse de que incluyan al niño especial en el juego y que éste disfrute de la
interacción tanto como sea posible. Puede usted necesitar darle al niño algunas palabras de apoyo, o
simplemente una mirada intensa de aprobación.

A continuación voy a describir un ejemplo de este tipo de estímulo a la integración. Me encontraba


jugando con un niño discapacitado en la cocina de la sala de clase. El niño estaba interesado en comer
un poco de comida imaginaria. Comencé a seguir su juego y le pregunté qué íbamos a comer para el
almuerzo, quién iba cocinarlo, etc. Me cercioré de que estuviéramos a la vista de los otros niños y de
que el tono de mi voz fuese lo bastante alto como para que los otros niños me pudieran oír y saber de
qué trataba nuestro juego. También me aseguré que mi entusiasmo sobre nuestro gran almuerzo
imaginario fuera obvio para todos ellos. Efectivamente, todos los otros niños comenzaron a acercarse
casi encima de nosotros, uno por uno. Este era el momento apropiado para retirarme lentamente de la
situación y permitir que los niños continuaran jugando entre sí. Entonces me limité a vigilar el juego,
para cerciorarme de que los demás niños seguían ofreciendo comida al niño especial y de que éste les
contestaba y estaba disfrutando de la interacción con sus pares. Los otros niños gozaban con el éxito de
comunicarse con un niño que ellos de antemano sabían que tiene dificultades para hablar y expresarse.

En otra situación reciente, me encontraba jugando a la pelota con el niño. Nos estábamos lanzando la
pelota uno al otro. (Consejo: Es mejor jugar este juego sentados, porque es más fácil controlar al niño,
que así tiene menos probabilidades de irse o distraerse). Pronto comenzaron los demás niños a venir
hacia nosotros y a integrarse en la diversión. Se convirtió en un juego que implicó todos los niños de la
clase. La parte interesante de esto es que la clase entera pudo pasárselo muy bien jugando a la pelota y
todo esto provino de la interacción con un niño especial. El punto importante a recordar es crear una
situación de diversión y entretenimiento “siguiendo la iniciativa del niño”. (*). A su vez, esto atraerá a los
otros niños hacia el juego, creando así la participación y la interacción con los compañeros que el niño
busca.

(*) Nota: se trata de la teoría de Greenspan, basada en el vínculo y en la gran importancia/necesidad de


desarrollar la auto-iniciativa en un niño, “siguiendo su liderazgo” (Greenspan, S.I. (1992). Infancia y
niñez temprana: la práctica de la evaluación y la intervención clínicas con desafíos emocionales y de
desarrollo. Madison, C: International University Press).

2. La segunda forma de crear interacción entre el niño con necesidades especiales y los otros niños es
buscar una situación existente en la cual usted sepa que el niño estará interesado. Usted y el niño
deben acercarse al grupo y preguntarles si “podemos “nosotros “jugar también?”. Debe usted tener
presente que se trata de niños y no son tan

sensibles a los sentimientos como lo son los adultos. Es posible que usted reciba un cierto rechazo por
parte de los grupos de niños que están jugando. A veces, los niños tienen ideas preconcebidas en
cuanto al número de personas que pueden participar en un juego de terminado. Si ocurre esto, puede
que ellos no permitan que usted y el niño entren en el juego.

No se ofenda por este tipo de rechazo de los niños- no significa necesariamente un rechazo hacia usted
o hacia el niño especial en particular, sino más bien que ellos rechazarían a cualquier “integrante”
adicional en su juego. Si los niños aceptan que usted y el niño se integren en su juego, deberá usted
apoyar su participación y atender al niño tanto como sea posible para que disfrute y sea integrado en el
juego. La próxima vez, se puede sorprender al ver que los otros niños le pidan espontáneamente al niño
discapacitado si quiere jugar.

3. La tercera situación que trata de promover la interacción surge cuando los demás niños se acercan al
niño especial y le preguntan si él quiere jugar con ellos. Cuando esto ocurra, debe usted preguntarle al
niño, de modo muy positivo y alentador, si él quiere unirse al grupo.

Si el niño tiene dudas al contestar, sea paciente e intente convencerle para que juegue con los otros.
Usted debe apoyar con entusiasmo esta integración, diciendo constantemente cosas tales como “Me
parece fabuloso que vayan ustedes a jugar todos juntos!, Vas a divertirte tanto!, Son todos ustedes tan
buenos amigos!, Me encanta verles jugar a todos de una forma tan agradable!”. Es importante prestar
atención al modo en que los niños están respondiendo a su alabanza. Les puede gustar o pueden
considerar que usted está interrumpiendo su juego. Una vez que usted evalúe la situación, podrá actuar
en consecuencia.

Reiterando lo dicho, uno de los puntos más importantes a recordar cuando se trabaja con niños con
necesidades especiales, intentando fomentar su integración e interacción, es que, en general, todos los
niños, con o sin necesidades especiales, disfrutan interactuando con otros niños. Si no juegan o no
interaccionan, es generalmente porque no saben como empezar y están esperando que alguien lo haga
por ellos.

Necesita usted ser creativo y saber cuándo, dónde y cómo facilitar la interacción. También necesita
usted saber cuándo debe ser más activo durante el proceso, más pasivo o estar en la sombra. Su meta
debe ser el asegurarse de que el niño con necesidades especiales no esté simplemente físicamente
presente en la sala de clase, sino que participe activamente e interactúe con los demás niños. Esto
puede requerir su ayuda activa o no, dependiendo de las necesidades especiales del niño y de los otros
niños de la clase.

TIEMPO DEL CÍRCULO

El tiempo del círculo es una parte importante del día, en la cual los niños están aprendiendo a prestar
atención, compartir ideas y sentarse juntos formando parte de un grupo. Es también importante para el
momento en que los niños intenten conseguir notas más altas y necesiten ser capaces de sentarse y
estudiar durante periodos de tiempo más largos.

El tiempo del círculo puede ser un rato difícil para los niños, porque tienen que estar sentados y
mantener la atención compartida (véase Greenspan, 1992). Esto constituye un desafío particularmente
importante para un profesor de apoyo que asiste a un niño con necesidades especiales. Debe usted
elegir la manera adecuada de llevarlo a cabo con el niño, en función de su edad, la época del año y las
circunstancias de ese día en particular. Su meta debe ser el mantener al niño sentado en el círculo él
solo, mientras está usted en otra parte del círculo, manteniendo el contacto ocular. El niño debería llegar
a participar con éxito en el tiempo del círculo sin su ayuda. Es un trabajo duro, que requiere un montón
de paciencia y mucho tiempo para alcanzar la meta. De hecho, es posible que usted alcance sólo
parcialmente esta meta. Lo que hay que tener en cuenta es que hay que considerar determinados pasos
a la hora de trabajar hacia esta meta. Cada paso conllevará un progreso y conducirá al siguiente paso,
permitiéndole en última instancia acercarse más y más a la meta.

El primer paso consiste en hacer que el niño se siente durante el tiempo del círculo sin que usted deje el
círculo. Es posible que usted tenga que empezar por sentarse en el círculo y sostener físicamente al
niño en su regazo. Después de un rato, el niño logrará hacerse a la idea de sentarse en el círculo.
Cuando esto suceda, puede usted ir al segundo paso, que es sentarse detrás del niño y asegurarse de
que todavía se encuentra sentado, sin ayuda o estímulo físicos. Al principio, puede ser necesario que
usted le sujete por la espalda o le dé alguna indicación física. Después, siéntese al lado del niño sin
ningún tipo de ayuda física. Usted debe permanecer simplemente cerca del niño y cerciorarse de que lo
incluyen en el tiempo del círculo. Finalmente, debe usted moverse alrededor del círculo, manteniendo el
contacto visual con el niño para asegurarse de que permanece en él.
Al mismo tiempo, tiene usted que asegurarse de que el niño está participando en la actividad que se
esté llevando a cabo en el tiempo del círculo. Cualquiera que sea esta actividad, debería usted observar
al niño para ver si está haciendo lo mismo que sus compañeros y lo que se espera de él que haga. Por
ejemplo, si la actividad es cantar, cerciórese de que el niño esté cantando junto con los otros niños y si
es aplaudir, cerciórese de que el niño también esté aplaudiendo. Si el niño necesita una cierta ayuda a
este respecto, primero debe usted incitar físicamente al niño mano-sobre-mano. Usted puede entonces
hacer que el niño continúe por su cuenta. Intente a continuación que el niño imite lo que usted hace sin
incitarle físicamente. Podrá usted necesitar incitar al niño de otras formas, verbalmente o con contacto
ocular o gestos corporales, para mostrarle lo que le toca supuestamente hacer. Si la actividad del tiempo
del círculo es una sesión de preguntas y respuestas con el profesor, usted debe ayudar y animar al niño
a que participe y conteste a las preguntas. Por ejemplo, si el profesor pregunta “¿Qué día es hoy?” y
usted ve que el niño necesita cierta ayuda para entender la pregunta, puede usted susurrarle al niño una
frase hecha, como por ejemplo “Hoy es…..”.

Es importante trabajar con el niño hasta que él pueda tanto sentarse en el tiempo del círculo como
participar en la actividad. No debe usted dejar al niño solo sentado en el círculo, a menos que él sea
capaz de responder a sus señales de estímulo; no basta con que el niño esté presente simplemente al
nivel físico en el tiempo del círculo. La mayoría de los niños pueden aprender el significado de sus
señales estimulatorias y cómo responder a éstas. La parte difícil es estar allí con el niño, prestar
atención y saber cuándo y cómo incitar al niño para animarle a participar y además con éxito durante el
tiempo del círculo.

Las ideas y sugerencias expresadas constituyen solamente un primer paso para integrar a un niño con
necesidades especiales en una clase regular. Es importante recordar que el proceso lleva un tiempo
muy largo y mucha paciencia. Desgraciadamente, la idea de integrar al niño con necesidades especiales
no está ampliamente aceptada en muchas comunidades. Creo firmemente que, con el profesor de
apoyo adecuado, el niño especial puede no solamente beneficiarse de la educación regular, sino que
además también pueden beneficiarse otros niños, aprendiendo a aceptar a gente que es diferente. Sólo
porque alguien es diferente no significa que le deba ser negada la oportunidad de aprender y ser
integrado con el resto de la sociedad.

THE UNICORN CHILDREN’S FOUNDATION

Traducción: Carlos Poveda y Cristóbal Santiago

GUÍA DE INTERVENCIÓN PARA INCREMENTAR LA INTERACCIÓN CON NIÑOS CON AUTISMO.

La meta más importante al tratar con niños con autismo es lograr desarrollar comportamientos
interactivos espontáneos que contengan un propósito y que sean intencionales.

Es importante entender que muchos de los comportamientos observados en estos niños son en gran
parte patrones defensivos que han sido desarrollados de forma secundaria, como consecuencia de
determinadas dificultades de procesamiento. Lo que intentan es huir de la información, auditiva y
gestual, que el niño no puede interpretar adecuadamente y le hace sentirse incómodo.

Los siguientes puntos tratan de cómo desarrollar los primeros tres niveles de comunicación: atención
mutua, enganchamiento mutuo y comunicación temprana. Estos niveles pueden estar relacionados
entre sí.

SEGUIR AL LÍDER: no importa lo que esté haciendo el niño. Lo esencial es seguir el liderazgo del niño
y hacerlo interactivo. Comenzaremos por hacer lo que el chico haga y le ayudaremos a lograr su
objetivo. Nunca interrumpiremos un proceso interactivo una vez que el niño se incorpore a él.

TRATAR LAS ACCIONES DEL NIÑO COMO SI FUERAN INTENCIONALES Y LLENAS DE


PROPÓSITO: a veces su comportamiento parece discontínuo y sin propósito (levantar y soltar objetos
sin objetivo aparente). Al darle atención a cada uno de los movimientos del niño como si fuese la cosa
más importante del mundo, su interés y energía convencerán al niño de que cualquier cosa que esté
haciendo tiene sentido y logrará una respuesta. Por ejemplo, si el niño está sujetando algo, le daremos
un objeto similar a sujetar, y luego otro y otro. Puede que el niño se marche o dirija su atención a otra
cosa; entonces tomaremos la nueva acción como punto de partida y seguiremos con la comunicación. Si
él se niega también se está comunicando. Estos gestos son el comienzo de abrir y cerrar círculos de
comunicación. Por ejemplo, si él inicia algo (actitud que tomaremos como intencional), responderemos
dándoselo de nuevo a él, y él cerrará el círculo al repetir o rechazar lo que hicimos. Estos esfuerzos
preceden a la toma de turnos. Al tratar los movimientos del niño como intencionales y con sentido en
vez de como desorganizados y sin meta fija, su evasión organizada puede ser evitada o aceptada en
una forma más directa e interactiva.

ESTIRAR LOS DESEOS DEL NIÑO Y ALGUNAS VECES HACERSE EL TONTO: cualquiera que sea
la forma en que el niño comunique su deseo por algo, es importante responder rápidamente. Pero esto
nos puede llevar a terminar con la interacción demasiado rápido. Por eso, es aconsejable estirar ese
deseo en tantas interacciones como sea posible. Por ejemplo, si nos señala un objeto, en vez de dárselo
de inmediato, deberemos preguntarle que es lo que quiere, y darle un objeto similar unas cuantas veces
para ver si el niño quiere algo más.

DIFERENCIAR NUESTRAS ACCIONES DE LAS DE ELLOS: a menudo estos niños, a la hora de hacer
algo cogen la mano de sus padres como una extensión de su propio cuerpo. Esto impide que la acción
se convierta en otra más compleja por dificultades motoras o falta de diferenciación del otro. Es
importante ponernos frente al niño para incrementar el contacto cara a cara, de esta forma podremos
ver las expresiones del chico y el verá las nuestras. Expresaremos placer con cada movimiento que el
haga y le daremos más objetos para que los coja y así estimularle a que él haga lo mismo. Le
ayudaremos a hacer lo que quiera pero a poder ser con nuestra mano sobre la suya (que sea él quien
nos guie y no al contrario). Alargaremos las pausas y nuestras acciones tanto tiempo como el niño esté
atento y esperando a lo que nosotros podamos hacer o darle.

AYUDARLE A HACER LO QUE ÉL QUIERA HACER: por ejemplo, si el niño está alineando objetos, le
daremos el siguiente objeto unas cuantas veces más, cuando él acepte esto, pondremos nosotros el
próximo objeto donde él lo hubiera puesto. Cuando el niño acepte esto, trataremos de colocar un objeto
en el lugar inadecuado, y si él protesta, reconoceremos el error y lo pondremos donde el quiera.
Mantendremos este desorden pero suavemente para evitar que el niño se desorganice o se vaya a otro
lado. Cuando ayudemos al niño, trataremos de controlar los objetos que le damos para aumentar el
número de veces que el niño nos comunicará si quiere otro objeto igual o diferente.

TENER JUGUETES SENSORIALES, DE CUERDA, DE CAUSA- EFECTO…: para atraer la atención e


interés del niño. A veces es más fácil mantener su atención con juguetes que le estimulen por sí solos
(un juguete de cuerda que anda solo) que si intentamos estimularlos nosotros directamente. A menudo
el niño rechazará un juguete que nosotros le ofrezcamos pero no tardará en cogerlo de la silla en la que
lo hemos dejado.

DARLE UN PROBLEMA PARA SOLUCIONAR: por ejemplo, nos colocaremos en medio de su camino,
o le pondremos la camiseta por los pies o le daremos los zapatos equivocados. Es en estos momentos
cuando el niño se ve más obligado a responder (es hasta necesario que responda si quiere seguir con
su actividad) ya que todo el mundo a su alrededor también se ha ritualizado.

NO ACEPTAR UN “NO” POR RESPUESTA. DESHACER LO QUE HEMOS HECHO ES UNA


RESPUESTA: en algunos casos, el rechazo es la respuesta y podemos tratarla como una forma de
seguir adelante e intentar algo nuevo. Por ejemplo, “ya veo que no quieres esto!, lo siento, inténtalo con
este otro juguete!”. En esencia, nuestra persistencia dará fruto a medida que el niño se vaya dando
cuenta de que no vamos a parar de perseguirle y de tratar sus acciones como funcionales.

ESTIMULAR LA EXPLORACIÓN Y LAS ELECCIONES DEL NIÑO: es muy importante enseñar al niño
a empezar cosas por su cuenta (más que presentarle tareas o juegos ya estructurados por nosotros). Un
niño aprende cuando nosotros nos implicamos en lo que él inicia y descubre, por simple que sea.
Cuando un niño tiene severas dificultades de planificación motora pero muestra interés, entonces es de
gran ayuda hacer las acciones con nuestras manos sobre las suyas para ayudarle a empezar a usar los
objetos o juguetes. Así mismo dejaremos los juguetes por el suelo o el cuarto para que el niño pueda
iniciar, organizar y aprender a jugar con algo por su cuenta. Deberemos crear un ambiente más
estimulante.

DARLE NUEVOS SIGNIFICADOS A LOS COMPORTAMIENTOS ANTIGUOS: si el niño comienza a


dar vueltas sobre sí mismo, le cogeremos las manos y bailaremos con él, cantando alguna canción
infantil que mencione un carrusel. Los niños reconocerán estos gestos y abrirán sus puertas a los
significados simbólicos. A medida que el niño se vuelve más simbólico y más hábil para secuenciar
acciones, nuevos significados saldrán rápidamente a flote. Por ejemplo, una línea estática puede ser
una fila para coger el autobús escolar, tirarse por un tobogán o tirarse a la piscina.

UNIRSE AL NIÑO EN ACTIVIDADES QUE ÉL DISFRUTE: pero no retroceda ante su ira. Es común en
este tipo de niños volver a juegos de la primera infancia que son muy repetitivos como hacerse
cosquillas, jugar con sus deditos… Nunca debemos interrumpir una actividad que aporte enganche
mutuo y placer, aún cuando parezca interminable, siempre y cuando el niño esté atento, señalando y de
alguna forma comunicando que quiere más. Al principio puede que el niño no acepte la intrusión en su
juego y lo demuestre con ira, gruñidos, gemidos e incluso palabras, pero no se aparte ni deje de
intentarlo; tómelo como una forma de comunicación y un paso más hacia la expresión de placer.
Debemos demostrarle que entendemos su ira y consolarle (imitando su tono de voz y expresiones y
poco a poco suavizando nuestro tono de voz hacia uno más conciliador).

ABRIR LA PUERTA AL JUEGO SIMBÓLICO: debemos intentar que la interacción aumente y para ello
realizaremos juegos imaginarios siempre que nos sea posible. Es decir, si el niño nos pide galletas le
daremos unas galletas y un vaso imaginarios, y si se quiere ir le daremos unas llaves imaginarias y
observaremos si apaga la luz imaginaria. Todas las oportunidades deben ser usadas para fomentar la
imitación de acciones simbólicas.

TRABAJAR EN NIVELES MÚLTIPLES A LA VEZ Y SER MUY PERSISTENTE: debemos tratar de


conseguir la atención del niño, enfocándola a lo que a él le gusta y fomentando la interacción y la
comunicación a la vez. Sobre todo es importante mantener la atención mutua y el enganche.

PARTIR DE SITUACIONES RUTINIZADAS Y FLEXIBILIZARLAS PROGRESIVAMENTE: cuando


observemos problemas para comunicarse de forma espontánea en una situación concreta podemos
rutinizar esta situación; esto es, provocarla con claves claras de inicio y terminación hasta que se
domine para progresivamente ir introduciendo modificaciones de forma que se flexibilice su uso.

NO INTERPRETAR UNA MALA CONDUCTA COMO ALGO PERSONAL CONTRA USTED: la persona
con autismo no es una persona manipuladora ni que esté planificando el hacerle la vida más difícil. No
son prácticamente nunca capaces de ser manipuladores. Por regla general la mala conducta es el
resultado de los esfuerzos que han de realizar para sobrevivir frente a experiencias que puedan ser
confusas, desorientadoras o generadoras de miedo. Debido a su discapacidad, las personas con
autismo son egocéntricas. La mayoría de ellas tienen muchas dificultades para interpretar las reacciones
de los demás.
La mayor parte de las personas con autismo de alto funcionamiento, utilizan e interpretan el lenguaje de
forma literal. Hasta que no conozca sus capacidades EVITE: modismos, dobles sentidos, sarcasmos y
apodos cariñosos.

RECORDAR QUE LAS EXPRESIONES FACIALES Y OTRAS SEÑALES SOCIALES PUEDEN NO


SER ENTENDIDAS: la mayoría de las personas con autismo tienen dificultades para leer expresiones
faciales e interpretar “el lenguaje corporal”.

EVITAR UNA SOBRECARGA VERBAL: ser claros, usar frases más cortas si percibe que el estudiante
no le está comprendiendo correctamente. Aunque no tenga ningún problema de audición y esté
prestando atención, le puede resultar difícil comprender el punto esencial de su explicación, así como
identificar la información importante.
Floortime o Juego circular: de la teoría a la práctica

Según el modelo DIR, el nivel de Desarrollo del niño/a va a estar influenciado por las diferencias
Individuales de cada niño/a, los patrones familiares y ambientales en torno al niño/a y el tipo de
Relaciones o interacción que el niño/a establece con sus padres o cuidadores significativos.

Floortime o Juego Circular: De la teoría a la practica

La principal estrategia de intervención en la cual se basa el modelo DIR es originalmente conocida


en ingles como Floor Time. Este concepto ha sido también traducido al español bajo el termino
Juego Circular, de acuerdo a sus principios básicos de usar el juego y establecer círculos de
comunicación. De acuerdo a Greenspan y Wieder, el juego circular es “una forma sistemática de
jugar con un niño para ayudarlo a subir por las etapas de desarrollo”3. Esta estrategia consiste en
apoyar a los padres / cuidadores a establecer sesiones de interacciones lúdicas diarias con los
niños/as, promoviendo oportunidades para fortalecer aspectos de regulación, vinculación, así
como expresar emociones o deseos a través de conductas comunicativas cada vez más complejas.
A continuación se presentan algunas instrucciones básicas describiendo como los padres u otros
cuidadores pueden implementar en forma practica esta técnica en el hogar:

a) Definir lugar y horario

Identificar momentos del día en que los cuidadores pueden darse aproximadamente 20 minutos
para jugar sin interrupciones (ej. Llamados de teléfono, cuidar niños más pequeños, cocinar, etc.)

Asegurarse que este también es un buen momento para el niño (ej. no esta cansado, ni tiene
hambre, etc.)

Identificar un lugar donde jugar que sea seguro, tranquilo, sin grandes distracciones, placentero

Anticipar posibles problemas y evitarlos para no tener que estar colocando limites durante el
juego

b) Comenzar por seguir la iniciativa o interés del niño/a

Preguntar al niño “a que quiere jugar” y observar su respuesta, su interés

La respuesta a esta pregunta, o el objeto o actividad de interés del niño/a constituyen el inicio de
un circulo de comunicación

Seguir la iniciativa o interés del niño permite ver a que nivel el o ella es capaz de interactuar

Permite al niño/a estar en control, sentirse seguro/a

Otorga al niño/a la oportunidad de tener la experiencia emocional de que su interés puede tener
una repercusión en el otro
c) Construir sobre el interés del niño

El adulto extiende y expande en torno al interés del niño/a

Esto permite expandir la riqueza de la etapa en que el niño muestra desenvolverse, ayudando a
consolidar esta etapa

La elaboración del adulto permite a la vez introducir gradualmente nuevos desafíos para esta
etapa y/o avanzar hacia la siguiente etapa cuando esta etapa ya esta suficientemente consolidada

d) Construir siempre a partir de las etapas básicas hacia las más complejas

Para cada una de las etapas preguntarse:

Esta el niño (y el cuidador) alerta, calmado y atento?

Están ambos gozando la interacción?

El juego involucra algún tipo de dialogo o comunicación simple, de ida y vuelta entre el adulto y el
niño

El juego involucra algún tipo de negociación o comunicación compleja en que el niño/a expresa sus
deseos y/o emociones

Si el niño tiene capacidad simbólica, que ideas o emociones esta expresando a través del juego?

Logra el niño/a expresar estas ideas y/o emociones en forma lógica?

e) Dar rienda suelta a la creatividad y gozar

Usar el humor, el absurdo, gozar la interacción.

El niño aprenderá mas en estados afectivos intensos, bajo “tonalidad afectiva alta”

Si la experiencia es placentera, la querrá repetir, pero si la experiencia es agotadora o


atemorizante, la querrá evitar.

Esta estrategia ha demostrado ser costo-efectiva para promover el desarrollo infantil, tanto en
niños con desarrollo típico como atípico. Se puede capacitar a cualquier adulto o joven que goce
jugando o interactuando con el niño/a, y por ello puede ser implementada en el hogar o la escuela
agregando intensidad a la intervención si se hace en forma diaria.

Texto extraído y resumido de la siguiente publicación:


Breinbauer, C. 2006. Fortaleciendo el desarrollo de niños con necesidades especiales: Introducción
al Modelo DIR y la terapia Floortime o Juego Circular. Revista de la Asociación Peruana de
Psicoterapia Psicoanalítica de Niños y Adolescentes 11