Está en la página 1de 1

Seis Años con el Bosón de Higgs

Hace seis años, nos parecía que estábamos soñando mientras los representantes de las colaboraciones
ATLAS y CMS anunciaban que habían conseguido evidencia suficiente para anunciar el
descubrimiento de una nueva partícula que parecía tener las características del tan buscado bosón de
Higgs. En aquellos días, muchos pensábamos que muy pronto el bosón de Higgs nos abriría la puerta a
todo un mundo de nuevos fenómenos. ¿Qué ha pasado desde entonces? Varias cosas: algunas
emocionantes y otras algo decepcionantes.
Durante los primeros años los equipos experimentales consiguieron medir cada vez mejor las
propiedades de la partícula recién descubierta y en poco tiempo todos estábamos convencidos de que
se trataba del bosón de Higgs predicho por el Modelo Estándar y no de algún impostor (que, por cierto,
le habría dado emoción a la Física de Partículas). Hoy nadie duda de eso. De hecho, sus propiedades
son tan estándares que está empezando a resultar aburrido escuchar una vez más que nuevas
mediciones concuerdan con las predicciones. ¡Queremos ver el Modelo Estándar fallar!, pero aún no es
el caso.
Curiosamente, esta misma falta de novedad ha significado un terremoto en las expectativas de quienes
tratamos de encontrar nuevas leyes de la naturaleza. Sabemos, por ejemplo, que Modelo Estándar es
una teoría incompleta, pero no sabemos qué es lo que falta. En las últimas décadas se han inventado
muchas posibles extensiones. Muchas de ellas modifican substancialmente las propiedades predichas
del Higgs. Como el Higgs se ha mostrado muy estándar, hemos aprendido que la Nueva Física debe ser
muy sutil. Así, varias de esas posibles extensiones empiezan a perder el favor de la comunidad
científica. Quizá el caso más dramático sea el de Susy (Supersimetría) que era la gran favorita.
Resolvía muchos (¿todos?) los problemas del Modelo Estándar y señalaba un camino promisorio hacia
una comprensión de la naturaleza. Sin embargo hoy (al menos en los modelos más simples), no parece
ser la opción realizada en nuestro Universo. Hace poco fue mi turno de ver caer mi alternativa favorita
(Topcolo Assisted Technicolor). Tendré que vivir con eso…
En fin...seis años con el bosón de Higgs y ya nos ha enseñado muchísimo aunque no de la forma en que
esperábamos. Tomada esta lección de humildad, seguimos investigando con la acariciada esperanza de
que la naturaleza nos vuelva a sorprender.