Está en la página 1de 2

Five-Fifteen

“Gestión Integrada de cuencas”


Valery Carol Herrera Valdés
Mario Henríquez Andrade
María Fernanda Correa Peña
Pamela Yampara Beltrán

Ingeniería Ambiental, Departamento de Ecología y recursos naturales

Profesor: Leonardo Vera


Fecha de entrega: 14/12/2016

Antes de comenzar vamos a destacar lo que acontece en la actualidad, Chile no dispone


de un instrumento que posibilite desarrollar en nuestros municipios una política de
ordenamiento territorial para cuenca a diferencias de la zonas urbanas, es evidente que
hasta hoy y a pesar de los muchos esfuerzos no se ha logrado resolver eficazmente
muchos de los problemas de delimitar la unidad ecológica con la cual se ha de trabajar ,
lo que conlleva un conflicto de gran interés para los estudios o proyectos de ordenación
territorial, que provoca la carencia de un marco regulatorio para el ordenamiento
territorial rural , el cual afectará tanto de manera social como económica .

La cuenca se define como unidad espacial natural de la biogeoestructura, donde se


integran los componentes sólidos (geoformas), líquidos (hidroforma) y gaseosos
(aeroforma), formando unidades definidas de ocupación del espacio (Gastó, Cosio y
Panario,1993). Como se mencionó anteriormente la cuenca tiene una función esencial
en la naturaleza, esta es de mayor jerarquía por lo tanto su buena gestión antes de
cualquier proyecto o estudio será primordial para el éxito de este, la gestión de la cuenca
es una de las bases fundamentales para lograr el desarrollo sustentable en función del
crecimiento económico, la sustentabilidad ambiental y la equidad.

Si bien en Chile no está integrado el manejo de cuencas hidrográficas al ordenamiento


territorial, si son vistas como un componente importante para el planteamiento de planes
de ordenamiento regional, lo cual es en cierta forma de gran ayuda para encaminar al
país a un verdadero manejo integrado de cuencas hidrográficas. Es imperativo entonces
para el desarrollo del ordenamiento territorial de cuencas hidrográficas en el país, que
este tema sea visto no como algo independiente a desarrollar por cada gobierno, sino
que se incorporen la visiones que se tienen como país, para poder garantizar un buen
manejo de los recursos así como un buen desarrollo de todos los actores sociales del
país.

Se requiere el conocimiento de la dinámica de la cuenca en tiempo real, tomando en


cuenta una gran gama de variables. Ello incluye conocer el impacto que pueden causar
las alteraciones en la dinámica de la cuenca sobre el ambiente, los sistemas de
producción y la sociedad.

Como se dijo la gestión integral de cuencas implica incorporar más variables claves para
diseñar unidades administrativas. Una de los elementos naturales que puede ser como
unidad administrativa es el bosque el cual se encarga de controlar la homeostasis de la
cuenca. Otro elemento a considerar de la cuenca es el suelo, ya que en él se permite el
Five-Fifteen

desarrollo de los organismos vivos, es por eso que la protección del suelo permite
mantener la estabilidad de la cuenca. También está el clima, el cual afecta a la actividad
del hombre y determinará el tipo de suelo y vegetación, influyendo en la utilización del
suelo. Así estas unidades administrativas serán las gestionadoras de las metas globales
de la planificación.

Chile tiene una estructura como país peculiar, donde el 80% corresponde a terrenos
montañosos y un 20% a valles o planicies litorales. Debido a esto se ve limitado el
desarrollo de nuestro país. Hay una creciente problemática por la disponibilidad de agua
para consumo humano, conflictos por el uso del recurso hídrico, vulnerabilidad de las
partes bajas de las cuencas donde hay un alto riesgo de inundaciones, deslizamientos
de tierras, desbordes de cauces con sedimentos, entre otras catástrofes naturales. A
esto sumado la alteración antrópica que afectan la estabilidad de las cuencas, como
también, grandes superficies erosionadas, reducción de la capacidad productiva de
suelos.

Si bien nuestro país está en vías de un desarrollo íntegro y sustentable, hay una
condicionante clave que se está perdiendo en nuestra sociedad, perder el significado de
nuestro sistema. Esto tiene referencia a que un respectivo sistema olvide patrones o
fenómenos que han estado presente desde antes que se establezcan como tal.

Al norte de nuestro país está presente el fenómeno del desierto florido que cada cierta
variable cantidad de años que pueden ser 3, 5 o 10 años, ocurren mayores
precipitaciones a las habituales, esto demuestra la gran cantidad de cuencas bien
definidas. Tomando esto en cuenta y la pérdida de significado de un sistema, está el
claro ejemplo ocurrido en Copiapó, donde si bien es conocido el fenómeno del desierto
florido, hay grande cuencas bien definidas que muestran claramente que lluvias de
grandes magnitudes están presentes, Copiapó se desconectó de esta situación que
claramente estaba en conocimiento de las generaciones anteriores, perdieron su
significado histórico.

El manejo integrado de cuencas entonces, por su trasfondo e importancia en el


ordenamiento territorial, es uno de los instrumentos de planificación que debería ser
sometido a el sistema de la evaluacion ambiental estrategica, para garantizar su buen
uso y aporte al desarrollo sustentable de la nación.