Está en la página 1de 3

Catechesi tradendae

Documento en forma de Exhortación Apostólica de Juan Pablo, publicada el 16


de Octubre de 1979, recogiendo las intervenciones y las líneas de acción
pastoral sugeridas por los miembro del Sínodo de Obispos celebrado en Roma
en Octubre del 1977.

Los contenidos del Sínodo, por voluntad de Pablo VI, se centraron en la cate-
quesis y la acción educativa de la Iglesia. El Sínodo de cuatro años antes se
había centrado en la Evangelización y Pablo VI con sus aportaciones publicó la
Exhortación "Evangelii nuntiandi". El tema de la catequesis se presentó como un
complemento o segunda parte de la visión anterior. El fallecimiento del Pontífice
dejó para su sucesor Juan Pablo II la configuración de la exhortación prevista, la
cual se retrasó un par de años por este motivo, factor que influyó en una mejor
preparación del encuentro.

El contexto del documento se sitúa, pues, en la inquietud de la Iglesia por la


atención educativa a todas las edades y el deseo de superar la relación entre
catequesis e infancia, con olvido de las otras edades o de las diversas
circunstancias sociales en que la educación de la fe se desenvuelve en la
actualidad. En la Exhortación se amplia la visión de la catequesis y se proyecta
la responsabilidad educadora a todas las edades y en los diversos entornos
humanos en los que discurre la vida de las personas: familia cristiana, centros
escolares, grupos juveniles y, por supuesto, parroquia.

El texto se queda en principios y consideraciones generales, al estilo de un


“Tratado de Catequética". No se detiene en análisis profundo de las cuestiones
sociales y eclesiales de los tiempos recientes ni da consignas operativas. Sin
embargo es lo suficientemente rico para que resulte el mejor documento
estrictamente catequístico del siglo XX, por su sistematización y por su poder
estimulante para la reflexión e incluso para la acción

De forma especial tiene el mérito de recordar que hoy la catequesis no debe


ser entendida como sólo acción infantil y orientada a la gente sencilla, sino que
es una tarea que afecta a todos los creyentes que deben someterse a procesos
oportunos de educación y actualización permanente.

En este sentido es documento excelente e iluminador. No resuelve


jerárquicamente las grandes incógnitas de los tiempos modernos, pero da pistas
para una reflexión sistemática. No se le puede pedir otra cosa, dada la referencia
mundial hacia la que se dirige y la complejidad de los temas educativos que
trata.
ESQUEMA DE LA CATECHESI TRADENDAE

INTRODUCCIÓN
La última consigna de Cristo
Recuerdo a la solicitud del Papa Pablo VI
Referencia al Sínodo fructuoso y sus consignas

I. TENEMOS UN SOLO MAESTRO: JESUCRISTO


Es modelo de toda catequesis, que es mensajero u el mismo mensaje.
Catequizar es exponer la doctrina de Cristo, en comunión con Él mismo.
Es transmitir la doctrina de Cristo, único Maestro.

II. UNA EXPERIENCIA TAN ANTIGUA COMO LA IGLESIA


Fue la misión de los Apóstoles. Catequesis en la época apostólica.
Los Padres de la Iglesia. Los Concilios primeros.
Catequesis: derecho y deber de la Iglesia. Es tarea prioritaria.
Es responsabilidad de todos y requiere renovación continua y decidida.

III. CATEQUESIS EN LA ACTIVIDAD PASTORAL Y MISIONERA DE LA IGLESIA


La Catequesis es etapa y forma de la evangelización. Es complemento.
Finalidad específica de la Catequesis. Necesidad. Debe ser sistemática
Catequesis se basa en la experiencia vital. Prepara a los Sacramentos
Es tarea de la comunidad y se actúa desde la comunidad.

IV. TODA LA BUENA NUEVA BROTA DE LA FUENTE


El mensaje se expresa por el Credo: Expresión doctrinal privilegiada
La integridad del contenido es exigible. Los métodos son variables.
Dimensión ecuménica y católica de la Catequesis

V. TODOS TIENEN NECESIDAD DE LA CATEQUESIS


Importancia prioritaria en los niños y en los jóvenes
Cada edad los suyo: Párvulos, Niños, Adolescentes, Jóvenes. Adultos
Adaptación a cada situación: Minusválidos, descarriados, catecúmenos.
VI. MÉTODOS Y MEDIOS DE LA CATEQUESIS

Hay que usar los medios de comunicación social.


Y se debe dar en múltiples lugares, momentos o reuniones.
Los instrumentos pueden ser muchos: homilía, escritos, catecismos

VII. CÓMO DAR LA CATEQUESIS


Hay variedad de formas al servicio de la Revelación y de la Conversión.
Hay que encarnar el mensaje en las culturas. Las devociones populares
Memorización. Aprender y recordar tiene importancia

VIII. LA ALEGRÍA DE LA FE EN UN MUNDO DIFÍCIL


Formar para una identidad cristiana clara, alegre y personal
Acomodar los lenguajes las exigencias de la doctrina.
La Catequesis se debe fundar en la Teología sana.

IX. LA TAREA NOS CONCIERNE A TODOS


Todos son responsables: Obispos, sacerdotes, religiosos, laicos
Valor especial de los catequistas laicos: parroquia, en familia, en la escuela
Necesidad de Institutos de formación.

CONCLUSIÓN: El Espíritu Santo Maestro interior ty María, modelo en la Iglesia.

También podría gustarte