Está en la página 1de 2

CARACTERÍSTICAS DE LAS PAREJAS TÓXICAS

Algunos adolescentes no saben bien cómo diferenciar a una persona tóxica que está a su lado
en una relación romántica, en ocasiones creen que los comportamientos agresivos son
normales o que mostrar celos de forma patológica es una forma intensa de querer. ¡Y nada
más lejos de la realidad!

Como padres y madres se debe enseñar a los hijos adolescentes a poder reconocer a tiempo
a una pareja tóxica para que de esta manera, pueda sacarla de su vida lo antes posible.

Usualmente, a los adolescentes les resulta difícil darse cuenta a tiempo de cómo es el abuso
entre parejas adolescentes. Tal vez piensen que solo le sucede a 'otros' y que a ellos nunca les
pasará. También pueden llegar a pensar que una chica no puede ser abusiva, que esto solo es
cosa de chicos... o que la agresión física es lo único que cuenta.

El 23% de los adolescentes experimentan violencia con las parejas antes de los 18 años. Son
muchos los adolescentes que son agredidos por sus parejas por lo que no es algo de que se
deba “pasar”. El primer paso para prevenir el abuso de este tipo es que le enseñes a tus hijos
a estar al tanto de las señales de advertencia de abuso emocional. Si esto le ocurre, entonces
tendrá que dejar la relación.

NO HAY RESPETO

Si la pareja de tu hijo/a se burla de él/ella y le insulta; está claro que está al lado de un agresor.
Otros comportamientos irrespetuosos son por ejemplo cuando le critica, cuando socava sus
percepciones, cuando le dice cómo debe sentirse en lugar de aceptar sus sentimientos o
incluso, cuando le acusa de ser demasiado sensible.

SE PIENSA QUE ES SUPERIOR

Las parejas tóxicas y abusadoras tienden a ser condescendientes y groseras. Puede decir su
opinión y decir si las opiniones de otros no tienen sentido (pero la suya sí que la tiene).
Siempre intentará hacer ver a los demás que de algún modo son inferiores a él/ella. Es una
estrategia para mantener el poder y el control sobre tu hijo/a y sobre los demás.

SE BASA EN LA INTIMIDACIÓN

Tiene un comportamiento intimidante tanto a nivel físico como psicológico. De esta manera
intentará establecer y mantener el poder y el control sobre tu hijo/a. Para conseguirlo se
puede mostrar físicamente amenazante con gestos (golpear paredes, golpear a las mascotas
o tirar muebles), mostrar abuso psicológico (amenazas, insultos, avergonzar en públicos...) o
usar palabras de humillación hacia tu hijo/a.

NO TIENE EMPATÍA

La falta de empatía es la falta de sensibilidad hacia los sentimientos de otras personas y es una
cualidad que las personas emocionalmente abusivas a menudo carecen. No muestran una
emoción o preocupación genuina por otras personas. Por ejemplo, pueden mostrar
sentimientos, pero no son realmente sinceros. En cambio, parece que se ponen una máscara
según las situaciones, pero eso no significa que lo esté sintiendo realmente. También carecen
de remordimiento si hacen daño a otros.

TIENE CELOS Y ENVIDIA

Cuando aparecen los celos o la envidia es una tarjeta roja muy clara. No se debe confundir los
celos con el amor. Es un comportamiento inseguro que conduce a problemas de control y
representa el miedo del agresor de perder la relación. Si la pareja de tu hijo/a es demasiado
celoso/a tendrás que hablar sobre las personalidades tóxicas y cómo poner fin a ello.

CONTROL

Quiere el control total de la persona y para ello exigirá que pase todo el tiempo a su lado,
controlar la ropa o el contacto con las demás personas... Incluso es capaz de acusar a tu hijo/a
de no estar comprometido por la relación si no cumple con todas sus exigencias o sigue sus
'reglas'. También intentarán aislar a tu hijo/a a toda costa (controlando el teléfono, criticando
a amigos y familiares para ponerle en contra o manipularle para que se enfade con quienes
no le caen bien al agresor).

También intentará que tu hijo/a se sienta pequeño/a e inútil frente a otros a través de la
humillación. Si tu hijo/a recibe insultos por parte de su pareja, está claro que ha llegado el
momento de cortar la relación cuanto antes.