Está en la página 1de 2

GESTIÓN DE RESIDUOS

Se entiende por residuos, aquellos materiales o productos que quedan inservibles tras realizar una
determinada operación. Los residuos de laboratorio pueden dividirse en dos grandes grupos:
Restos de material fungible, entre los que se encuentran fragmentos de vidrio roto, frascos vacíos y
restos de material de plástico.
Residuos químicos, que pueden presentarse como restos de reactivos no utilizados durante la
operación y que no deben devolverse al envase original para no contaminar su contenido y reactivos
caducados.
Consideraciones generales sobre residuos químicos
Como principio básico, los residuos químicos generados en el laboratorio no deben eliminarse por el
desagüe sin ser previamente inactivados, aunque sea en pequeñas cantidades. Este principio debe
observarse especialmente cuando se trate de sustancias que reaccionan violentamente con el agua,
como los metales alcalinos; las tóxicas, incluyendo los derivados de metales pesados; las corrosivas,
como ácidos y álcalis fuertes y las peligrosas para el medio ambiente acuático.
Para la eliminación de los residuos de laboratorio existe una sub-clasificación dentro de los desechos
de laboratorio que se denomina RESIDUOS ESPECIALES, es en la SUB CLASE (B-3) en la que
se depositaran todos los productos o sustancias químicas peligrosos como (sustancias toxicas,
corrosivas, inflamables, explosivas, radioactivas).
Tratamiento de algunos residuos químicos
A continuación, se recomiendan las medidas a tomar para el tratamiento de algunos productos
químicos en caso de derrame o vertido.
 Ácidos: Neutralizar con carbonatos o hidróxido de calcio, diluir con agua y recoger con
absolventes.
 Álcalis: Neutralizar con ácido acético o productos específicos comercializados al efecto,
diluir con agua y recoger con absorbentes.
 Bromuro: Recoger con carbón activo
 Líquidos inflamables: Recoger preferentemente carbón activo.
 Mercurio: Recoger con azufre o polisulfuro cálcico. Si se ha depositado en ranuras, aspirar y
recuperar el metal.
 Otros líquidos no corrosivos ni inflamables: Recoger con absorbentes.
Fichas de seguridad
Cuando sea necesario preparar instrucciones de trabajo para la correcta manipulación de productos
químicos o siempre que se precise información sobre los productos disponibles en el laboratorio,
conviene recurrir a las llamadas fichas de seguridad. Por ello, la existencia de un inventario
actualizado de los productos en uso permite llevar a cabo un estricto control de tales documentos que,
a su vez, ofrecen la información necesaria para manipular adecuadamente los productos.

También podría gustarte