Está en la página 1de 3

Definición de Cariño

Los seres humanos llamamos cariño a aquella inclinación de amor o afecto que se siente hacia
una persona, un amigo, un familiar, la pareja, un hijo; hacia un animal, aquella mascota que
nos acompaña día a día; o bien por alguna cosa u objeto, el anillo que nos regaló la abuela el
día que anunciamos nuestro casamiento.

Inclinación afectuosa hacia una persona, objeto, animal

Abordada desde un punto de vista psicológico, el cariño, es una pasión del ánimo que está
asociada con el afecto y el amor y sin connotaciones sexuales, está más vinculada a la simpatía
y se manifiesta con una intensidad moderada en relación a otros sentimientos más fuertes
como puede ser el amor.

La importancia de crecer y desarrollarse con cariño

La afectividad en general, y por supuesto dentro de esta el cariño, resulta ser un elemento
clave para el desarrollo de cualquier persona. Si una persona crece rodeada de desprecios,
carente de expresiones de cariño y afecto, lo hará con carencias y desajustes en su
personalidad, serios y reales problemas que le podrían incluso traer aparejado un sinnúmero
de trabas psicológicas de difícil resolución, porque como sabemos, aquello que se asienta
durante los primeros años de la vida de una persona, difícilmente, luego pueda ser olvidado o
quitado de raíz sin que antes no haya dejado sus huellas.

El sentimiento del cariño se encuentra estrechamente vinculado con la intimidad de una


persona, por tanto, el cariño fundamentalmente se expresará y recibirá entre amigos,
familiares, novios, cónyuges, entre otros.

Principalmente, el cariño bien transmitido y recibido ayuda a solidificar la personalidad de una


persona, proporciona seguridad y hace difícil que se caiga en situaciones en las que la
incertidumbre domina, además de ser un buen paño de lágrimas y el sentimiento ideal en el
cual refugiarse cuando las cosas no salen bien o cuando se está pasando por algún mal
momento producto de la pérdida de un ser querido.

Necesario en todos los momentos de la vida

O sea ninguna persona en el mundo puede vivir sin afectos, son absolutamente necesarios en
todas las etapas de la vida. No importan si se es niño o adulto, siempre necesitaremos del
cariño que nos profesa alguien. Si bien cuando somos más pequeños hay una mayor demanda
de mimos y cariños, también los adultos mayores, que comienzan a padecer el paso del tiempo
en sus mentes y en el plano físico demandan aún más el cariño de su gente cercana.

Casi siempre los afectos surgen de la interacción social.

En tanto, a la persona que se caracteriza por presentar una tendencia que manifiesta cariño se
la denomina cariñoso. “Juan es el hombre más cariñoso que he conocido, siempre está dando
muestras de su cariño a todos sus amigos”.

Todos los seres humanos sin excepción necesitamos que nos expresen y manifiesten cariño de
cualquier manera, diciéndonos que nos quieren, con algún regalo preciado, con un gesto,
entre otras posibilidades.

Entonces, para que la persona crezca íntegra e integralmente será necesario que se cuente con
este sentimiento e inclinación en muy buenas dosis.

También, a la expresión y señal del sentimiento de cariño se la llama cariño. No paró de


hacerle cariños durante toda la ceremonia.

Por otra parte, al esmero y cuidado con el cual se hace una labor o se trata a una cosa, se
denomina cariño. Juan trata mi pelo con mucho cariño, por eso sigo yendo a su peluquería.

Y además resulta recurrente entre la gente el uso de la palabra cariño como apelativo
afectuoso: cariño, ¿vienes a cenar hoy?

Cómo se expresa

Hay diversas maneras de expresarle a alguien cariño, con alguna acción concreta, con palabras,
con gestos, con caricias, abrazos y besos, o con una mirada.

El cariño por los objetos surge por la cantidad de tiempo que nos acompañan y su relación con
momentos felices

Debemos destacar también que el cariño que puede suscitarse por algún objeto o bien por
algo que se posee no es el producto de una interacción como sucede con las personas con las
que sí hay un ida y vuelta de gestos, acciones y demostraciones físicas. Con el bien u objeto en
cuestión el cariño nace a partir de su posesión a lo largo del tiempo. Es decir, cuanto más
tiempo pasamos con algo más nos vamos a encariñar.
A veces uno piensa cómo alguien puede tomarle enorme cariño a una prenda de vestir, por
ejemplo una remera, y la respuesta está en que seguramente esa persona pasó muy buenos
momentos vistiendo esa remera y por caso terminará asociando esa remera a la felicidad.