Está en la página 1de 40

Teoría de las Relaciones Internacionales.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos

Norton & Company

Capítulo Primero
Introducción

Muchos en Occidente parecen creer que la “paz perpetua” entre las grandes potencias está
finalmente a la mano. El final de la Guerra Fría, según el argumento, marcó un cambio radical
en la forma en que los grandes poderes interactúan entre sí. Hemos ingresado a un mundo en
el que hay pocas posibilidades de que las grandes potencias se comprometan entre sí en la
competencia de seguridad, y mucho menos en la guerra, que se ha convertido en una empresa
obsoleta. En palabras de un famoso autor, el final de la Guerra Fría nos ha llevado al “fin de la
historia”.1
Esta perspectiva sugiere que las grandes potencias ya no se ven como potenciales rivales
militares, sino como miembros de una familia de naciones, miembros de lo que a veces se
llama la “comunidad internacional”. Las perspectivas de cooperación son abundantes en este
nuevo mundo prometedor, un mundo que probablemente traerá mayor prosperidad y paz a
todas las grandes potencias. Incluso algunas pocas corrientes de realismo, una escuela de
pensamiento que históricamente ha tenido visiones pesimistas sobre las perspectivas de paz
entre las grandes potencias, se han sumado al optimismo reinante, como se refleja en un
artículo de mediados de la década de 1990 titulado “Realistas como optimistas”.2
Por desgracia, la afirmación de que la competencia de seguridad y la guerra entre las
grandes potencias ha sido eliminada del sistema internacional, es errónea. De hecho, hay
mucha evidencia de que la promesa de la paz eterna entre las grandes potencias nació muerta.
Considere, por ejemplo, que aunque la amenaza soviética ha desaparecido, Estados Unidos
todavía mantiene alrededor de cien mil soldados en Europa y aproximadamente el mismo
número en el noreste de Asia. Lo hace porque reconoce que probablemente surgirían
rivalidades peligrosas entre las principales potencias en estas regiones si se retiraran las tropas
de EE. UU. Además, casi todos los estados europeos, incluidos el Reino Unido y Francia,
todavía albergan temores profundamente arraigados, aunque enmudecidos, de que una
Alemania no controlada por el poder estadounidense podría comportarse de forma agresiva; el
miedo a Japón en el noreste de Asia es probablemente aún más profundo, y sin duda se
expresa con mayor frecuencia. Finalmente, la posibilidad de un choque entre China y los
Estados Unidos sobre Taiwán no es remota. Esto no quiere decir que tal guerra sea probable,
pero la posibilidad nos recuerda que la amenaza de la guerra de las grandes potencias no ha
desaparecido.
La triste realidad es que la política internacional siempre ha sido un negocio despiadado y
peligroso, y es probable que siga siendo así. Aunque la intensidad de su competencia aumenta
y disminuye, los grandes poderes se temen y siempre compiten entre sí por el poder. El
objetivo primordial de cada estado es maximizar su participación en el poder mundial, lo que
significa obtener poder a expensas de otros estados. Pero las grandes potencias no solo se
esfuerzan por ser la más fuerte de todas las grandes potencias, aunque ese es un resultado

1
La frase “paz perpetua” se hizo famosa por Immanuel Kant. Ver su “Paz Perpetua”, en Hans Reiss, ed., Kant.
Escritos Políticos, trad. H. B. Nisbet (Cambridge: Cambridge University Press, 1970), pp. 93-130. Ver también
John Mueller, “Retrato del Día del Juicio Final: la obsolescencia de la mayor guerra” (Nueva York: Basic Books,
1989); Michael Mandelbaum, “¿Es la gran guerra obsoleta?” Survival 40, No. 4 (Winter 1998-99), pp. 20-38; y
Francis Fukuyama, “El fin de la historia?” El Interés Nacional, No, 16 (verano de 1989), pp. 3-18, que fue la base
de Francis Fukuyama, “El Fin de la Historia y el último hombre” (Nueva York: Free Press, 1992).
2
Charles L. Glaser, “Realistas como optimistas: cooperación como autoayuda”, Seguridad internacional 19, n. ° 3
(invierno de 1994-95), pp. 50-90.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 1


Teoría de las Relaciones Internacionales.

bienvenido. Su objetivo final es ser el hegemón, es decir, el único gran poder en el sistema.
No hay poderes de status quo en el sistema internacional, salvo el hegemon ocasional que
quiere mantener su posición dominante sobre los posibles rivales. Las grandes potencias rara
vez se contentan con la distribución actual del poder; por el contrario, enfrentan un incentivo
constante para cambiarlo a su favor. Casi siempre tienen intenciones revisionistas, y usarán la
fuerza para alterar el equilibrio de poder si creen que se puede hacer a un precio razonable.3 A
veces, los costos y riesgos de intentar cambiar el equilibrio de poder son demasiado grandes,
lo que obliga a los grandes poderes a esperar circunstancias más favorables. Pero el deseo de
más poder no desaparece, a menos que un estado logre el objetivo final de la hegemonía. Sin
embargo, dado que no es probable que ningún estado logre la hegemonía global, el mundo está
condenado a la competencia perpetua de las grandes potencias.
Esta búsqueda incesante de poder significa que los grandes poderes tienden a buscar
oportunidades para alterar la distribución del poder mundial a su favor. Ellos aprovecharán
estas oportunidades si tienen la capacidad necesaria. En pocas palabras, los grandes poderes
están preparados para la ofensa. Pero no solo un gran poder busca ganar poder a expensas de
otros estados, sino que también trata de frustrar a los rivales empeñados en obtener poder a su
costa. Por lo tanto, un gran poder defenderá el equilibrio de poder cuando el cambio que se
avecina favorece a otro estado, y tratará de socavar el equilibrio cuando la dirección del
cambio esté a su favor.
¿Por qué los grandes poderes se comportan de esta manera? Mi respuesta es que la
estructura del sistema internacional obliga a los estados que solo buscan estar seguros, no
obstante, a actuar agresivamente el uno hacia el otro. Tres características del sistema
internacional se combinan para causar que los estados se teman: 1) la ausencia de una
autoridad central que se asienta sobre los estados y puede protegerlos unos de otros, 2) el
hecho de que los estados siempre tienen cierta capacidad militar ofensiva, y 3) el hecho de que
los estados nunca pueden estar seguros acerca de las intenciones de otros estados. Dado este
miedo, que nunca puede ser totalmente eliminado, los estados reconocen que cuanto más
poderosos son en relación con sus rivales, mejores son sus posibilidades de supervivencia. De
hecho, la mejor garantía de supervivencia es ser un hegemón, porque ningún otro estado puede
amenazar seriamente un poder tan poderoso.
Esta situación, que nadie conscientemente diseñó o pretendía, es genuinamente trágica.
Las grandes potencias que no tienen ninguna razón para luchar entre sí, que están preocupadas
por su propia supervivencia, no tienen otra opción que buscar el poder y tratar de dominar a
los otros estados en el sistema. Este dilema es capturado en comentarios brutalmente francos
que el estadista prusiano Otto von Bismarck durante la década de 1860, cuando apareció que
Polonia, que no era un estado independiente en ese momento, podría recuperar su soberanía.
“Restaurar el Reino de Polonia en cualquier forma o forma es equivalente a crear un aliado
para cualquier enemigo que decida atacarnos”, creía, y por lo tanto abogó por que Prusia
“aplastara a esos polacos hasta que, perdiendo toda esperanza, se tumbaran y murieran;
Tengo mucha simpatía por su situación, pero si queremos sobrevivir, no tenemos más remedio
que expulsarlos”.4
Aunque es deprimente darse cuenta de que los grandes poderes pueden pensar y actuar de
esta manera, nos corresponde ver el mundo tal como es, no como quisiéramos. Por ejemplo,
uno de los problemas clave de política exterior que enfrenta Estados Unidos es la cuestión de

3
El equilibrio de poder es un concepto que tiene una variedad de significados. Ver Inis L. Claude, Jr., Poder y
Relaciones Internacionales (Nueva York: Random House, 1962), cap. 2; y Ernst B. Haas, “El Equilibrio de Poder:
¿Prescripción, Concepto o Propaganda?” World Politics 5, No. 4 (julio de 1953), pp. 442-77. Lo uso para
referirme a la distribución real de los activos militares entre las grandes potencias del sistema.
4
Citado en Lothar Gall, “Bismarck: El blanco revolucionario”, vol. 1, 1851-1871, trans. J. A. Underwood
(Londres: Unwin Hyman, 1986), p. 59

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 2


Teoría de las Relaciones Internacionales.

cómo se comportará China si su rápido crecimiento económico continúa y efectivamente


convierte a China en un gigante de Hong Kong. Muchos estadounidenses creen que si China
es democrática y está enredada en el sistema capitalista global, no actuará agresivamente; en
su lugar, estará contento con el status quo en el noreste de Asia. Según esta lógica, Estados
Unidos debería involucrar a China para promover la integración de este último en la economía
mundial, una política que también busca alentar la transición de China a la democracia. Si el
compromiso tiene éxito, Estados Unidos puede trabajar con una China adinerada y
democrática para promover la paz en todo el mundo.
Desafortunadamente, una política de compromiso está condenada al fracaso. Si China se
convierte en una potencia económica, casi con certeza traducirá su poderío económico en
poderío militar e intentará dominar el noreste de Asia. Si China es democrática y está
profundamente enredada en la economía global o autocrática y autárquica tendrá poco efecto
en su comportamiento, porque las democracias se preocupan por la seguridad tanto como las
no democracias, y la hegemonía es la mejor manera para que cualquier estado garantice su
propia supervivencia. . Por supuesto, ni sus vecinos ni los Estados Unidos se quedarían de
brazos cruzados mientras China ganaba incrementos de poder cada vez mayores. En cambio,
tratarían de contener a China, probablemente tratando de formar una coalición de equilibrio. El
resultado sería una intensa competencia de seguridad entre China y sus rivales, con el peligro
siempre presente de la guerra de las grandes potencias sobre ellos. En resumen, China y
Estados Unidos están destinados a ser adversarios a medida que crece el poder de China.

Realismo ofensivo

Este libro ofrece una teoría realista de la política internacional que desafía el optimismo
prevaleciente sobre las relaciones entre las grandes potencias. Esa empresa implica tres tareas
particulares.
Comienzo por exponer los componentes clave de la teoría, que llamo “realismo ofensivo”.
Hago una serie de argumentos sobre cómo las grandes potencias se comportan entre sí,
enfatizando que buscan oportunidades para ganar poder a expensas de los demás. Además,
identifico las condiciones que hacen que el conflicto sea más o menos probable. Por ejemplo,
sostengo que los sistemas multipolares son más proclives a la guerra que los sistemas
bipolares, y que los sistemas multipolares que contienen estados especialmente poderosos -
hegemones potenciales- son los sistemas más peligrosos de todos. Pero no solo afirmo estas
varias afirmaciones; También intento proporcionar explicaciones convincentes sobre los
comportamientos y los resultados que constituyen el núcleo de la teoría. En otras palabras,
expongo la lógica causal, o razonamiento, que sustenta cada una de mis afirmaciones.
La teoría se enfoca en las grandes potencias porque estos estados tienen el mayor impacto
en lo que sucede en la política internacional.5 Las fortunas de todas las grandes estados-
potencias y pequeñas potencias por igual-están determinadas principalmente por las decisiones
y acciones de aquellos con la mayor capacidad. Por ejemplo, la política en casi todas las
regiones del mundo estuvo profundamente influenciada por la competencia entre la Unión
Soviética y Estados Unidos entre 1945 y 1990. Las dos guerras mundiales que precedieron a la
Guerra Fría tuvieron un efecto similar en la política regional en todo el mundo. Cada uno de
estos conflictos era una rivalidad entre las grandes potencias, y cada uno proyectó una larga
sombra sobre cada parte del globo.

5
Sin embargo, la teoría tiene relevancia para los poderes más pequeños, aunque para algunos más que para otros.
Kenneth Waltz lo explica bien cuando escribe: “Una teoría general de la política internacional ... una vez escrita
también se aplica a estados menores que interactúan en la medida en que sus interacciones están aisladas de la
intervención de las grandes potencias de un sistema, ya sea por la relativa diferencia de la última. o por
dificultades de comunicación y transporte”. Waltz, teoría de la política internacional (Reading, MA:
AddisonWesley, 1979), p. 73.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 3


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Las grandes potencias están determinadas en gran medida en función de su capacidad


militar relativa. Para calificar como una gran potencia, un estado debe tener suficientes
recursos militares para pelear seriamente en una guerra convencional total contra el estado
más poderoso del mundo.6
El candidato no necesita tener la capacidad de derrotar al estado líder, pero debe tener
alguna posibilidad razonable de convertir el conflicto en una guerra de desgaste que deja al
estado dominante seriamente debilitado, incluso si ese estado dominante gana la guerra. En la
era nuclear, las grandes potencias deben tener un elemento nuclear que pueda sobrevivir a un
ataque nuclear contra él, así como formidables fuerzas convencionales. En el caso improbable
de que un estado obtuviera la superioridad nuclear sobre todos sus rivales, sería tan poderoso
que sería el único gran poder en el sistema. El equilibrio de las fuerzas convencionales sería
muy irrelevante si surgiera un hegemón nuclear.
Mi segunda tarea en este libro es mostrar que la teoría nos dice mucho sobre la historia de
la política internacional. La última prueba de cualquier teoría es qué tan bien explica eventos
en el mundo real, por lo que hago todo lo posible para probar mis argumentos contra el
registro histórico. Específicamente, la atención se centra en las relaciones de gran potencia
desde el comienzo de la Guerra Revolucionaria y Napoleónica Francesa en 1792 hasta el final
del siglo XX.7
Se presta mucha atención a las grandes potencias europeas porque dominaron la política
mundial durante la mayor parte de los últimos doscientos años. De hecho, hasta que Japón y
Estados Unidos lograron el estatus de gran potencia en 1895 y 1898, respectivamente, Europa
fue el hogar de todas las grandes potencias mundiales. Sin embargo, el libro también incluye
una discusión sustancial de la política del noreste de Asia, especialmente con respecto al Japón
imperial entre 1895 y 1945 y China en la década de 1990. Los Estados Unidos también ocupan
un lugar destacado en mis esfuerzos por poner a prueba el realismo ofensivo contra los
acontecimientos pasados.
Algunos de los rompecabezas históricos importantes que intento arrojar luz incluyen los
siguientes:
1) ¿Cuáles son las tres guerras más largas y sangrientas de la historia moderna? Las
Guerras Revolucionarias y Napoleónicas Francesas (1792-1815), la Primera Guerra Mundial
(1914-18) y la Segunda Guerra Mundial (1939-45) - conflictos que involucraron a todos de las
principales potencias en el sistema?
2) ¿Qué explica los largos períodos de relativa paz en Europa entre 1816 y 1852, 1871 y

6
Para otras definiciones de un gran poder, ver Jack S. Levy, “Guerra en el Gran Sistema del Poder Moderno”,
1495-1975 (Lexington: University Press of Kentucky, 1983), pp. 10-19.
7
Existe poco desacuerdo entre los estudiosos acerca de qué estados calificaron como las grandes potencias entre
1792 y 1990. Véase Levy, “Guerra”, cap. 2; y J. David Singer y Melvin Small, “Los salarios de la guerra, 1816-
1965: un libro sobre estadísticas (Nueva York: Wiley, 1972), p. 23. He aceptado la sabiduría convencional porque
parece ser en general coherente con mi definición de gran potencia, y analizar cada posible gran potencia “caso
por caso sería prohibitivo en tiempo y recursos, y al final podría hacer poca diferencia”. Levy, “Guerra”, p. 26.
Rusia (la Unión Soviética de 1917 a 1991) es el único estado que fue una gran potencia durante todo el período. El
Reino Unido y Alemania (Prusia antes de 1870) fueron grandes potencias desde 1792 hasta 1945, y Francia fue
una gran potencia desde 1792 hasta que fue derrotada y ocupada por la Alemania nazi en 1940. Algunos eruditos
califican al Reino Unido, Francia y Alemania como grandes potencias después de 1945 y clasifican a la mucho
más poderosa Unión Soviética y Estados Unidos como superpotencias. No encuentro estas etiquetas útiles.
Aunque a veces me refiero a los Estados Unidos y la Unión Soviética como superpotencias, fueron las grandes
potencias del sistema durante la Guerra Fría, cuando el Reino Unido, Francia y Alemania (así como China y
Japón) carecían de la capacidad militar para calificar como grandes poderes. Italia es tratada como una gran
potencia desde 1861 hasta 1943, cuando colapsó en la Segunda Guerra Mundial. Austria-Hungría (Austria antes de
1867) fue una gran potencia desde 1792 hasta que se desintegró en 1918. Japón es considerado una gran potencia
desde 1895 hasta 1945, y Estados Unidos suele ser designado como una gran potencia desde 1898 hasta 1990. En
cuanto al período de 1991 a 2000, China (que es tratada como una gran potencia desde 1991 en adelante), Rusia y
los Estados Unidos se consideran grandes poderes por las razones discutidas en el Capítulo 10.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 4


Teoría de las Relaciones Internacionales.

1913, y especialmente 1945 y 1990, durante la Guerra Fría?


3) ¿Por qué el Reino Unido, que era por mucho el estado más rico del mundo a mediados
del siglo XIX, no construyó un poderoso ejército e intentó dominar Europa? En otras palabras,
¿por qué se comportaba de manera diferente a la Francia napoleónica, a la Alemania de
Wilhelmine, a la Alemania nazi y a la Unión Soviética, todo lo cual tradujo su poderío
económico en poderío militar y luchó por la hegemonía europea?
4) ¿Por qué la Alemania bismarckiana (1862-90) fue especialmente agresiva entre 1862 y
1870, librando dos guerras con otras grandes potencias y una guerra con un poder menor, pero
apenas agresiva desde 1871 hasta 1890, cuando no libró guerras y en general trató de
mantener el statu quo europeo?
5) ¿Por qué el Reino Unido, Francia y Rusia formaron una coalición de equilibrio contra la
Alemania de Guillermo antes de la Primera Guerra Mundial, pero no lograron organizar una
alianza efectiva para contener a la Alemania nazi?
6) ¿Por qué Japón y los estados de Europa Occidental unieron fuerzas con los Estados
Unidos contra la Unión Soviética en los primeros años de la Guerra Fría, a pesar de que
Estados Unidos emergió de la Segunda Guerra Mundial con la economía más poderosa del
mundo y un monopolio nuclear?
7) ¿Qué explica el compromiso de las tropas estadounidenses con Europa y el noreste de
Asia durante el siglo XX? Por ejemplo, ¿por qué los Estados Unidos esperaron hasta abril de
1917 para unirse a la Primera Guerra Mundial, en lugar de entrar en la guerra cuando estalló
en agosto de 1914? Para el caso, ¿por qué los Estados Unidos no enviaron tropas a Europa
antes de 1914 para evitar el estallido de la guerra? De manera similar, ¿por qué los Estados
Unidos no se balancearon contra la Alemania nazi en la década de 1930 o enviaron tropas a
Europa antes de septiembre de 1939 para evitar el estallido de la Segunda Guerra Mundial?
8) ¿Por qué los Estados Unidos y la Unión Soviética continuaron construyendo sus
arsenales nucleares después de que cada uno había adquirido una capacidad de segundo ataque
seguro contra el otro? En general, se considera que un mundo en el que ambas partes tienen
una capacidad de “destrucción asegurada” es estable y su equilibrio nuclear es difícil de
revertir, pero ambas superpotencias gastaron miles de millones de dólares y rublos tratando de
obtener una ventaja de primer strike.
En tercer lugar, uso la teoría para hacer predicciones sobre la política de las grandes
potencias en el siglo XXI. Este esfuerzo puede parecer temerario a algunos lectores, porque el
estudio de las relaciones internacionales, como las otras ciencias sociales, descansa sobre una
base teórica más inestable que la de las ciencias naturales. Además, los fenómenos políticos
son altamente complejos; por lo tanto, las predicciones políticas precisas son imposibles sin
herramientas teóricas que son superiores a las que ahora poseemos. Como resultado, todos los
pronósticos políticos están obligados a incluir algún error. Aquellos que se atreven a predecir,
como yo lo hago aquí, deben por lo tanto proceder con humildad, tener cuidado de no exhibir
una confianza injustificada, y admitir que la retrospectiva es probable que revele sorpresas y
errores. A pesar de estos peligros, los científicos sociales deberían, sin embargo, usar sus
teorías para hacer predicciones sobre el futuro. Hacer predicciones ayuda a informar el
discurso político, porque ayuda a dar sentido a los acontecimientos que se desarrollan en el
mundo que nos rodea. Y al aclarar los puntos de desacuerdo, hacer predicciones explícitas
ayuda a aquellos con puntos de vista contradictorios a enmarcar sus propias ideas más
claramente. Además, intentar anticipar nuevos eventos es una buena forma de probar las
teorías de las ciencias sociales, porque los teóricos no tienen el beneficio de la retrospectiva y,
por lo tanto, no pueden ajustar sus afirmaciones para que se ajusten a la evidencia (porque aún
no está disponible). En resumen, el mundo puede usarse como laboratorio para decidir qué
teorías explican mejor la política internacional. En ese espíritu, utilizo el realismo ofensivo
para mirar hacia el futuro, consciente tanto de los beneficios como de los peligros de tratar de
predecir los acontecimientos.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 5


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Las virtudes y los límites de la teoría

Debería ser evidente que este libro es autoconscientemente teórico. Pero fuera de los muros
de la academia, especialmente en el mundo de las políticas, la teoría tiene un mal nombre. Las
teorías de las ciencias sociales, son a menudo retratadas como las especulaciones ociosas de los
académicos de la cabeza en las nubes que tienen poca relevancia para lo que sucede en el
“mundo real”. Por ejemplo, Paul Nitze, prominente creador de política exterior estadounidense
durante la Guerra Fría, escribió: “La mayoría de lo que se ha escrito y enseñado bajo el título
de 'ciencia política' por los estadounidenses desde la Segunda Guerra Mundial ha sido
limitado valor, si no es contraproducente, como una guía para la conducción real de la
política”.8 Desde este punto de vista, la teoría debería pertenecer casi exclusivamente al ámbito
de los académicos, mientras que los responsables políticos deberían confiar en el sentido
común, la intuición y la experiencia práctica para llevar a cabo sus deberes.
Esta vista es errónea. De hecho, ninguno de nosotros podría entender el mundo en el que
vivimos ni tomar decisiones inteligentes sin teorías. De hecho, todos los estudiantes y
profesionales de la política internacional confían en las teorías para comprender su entorno.
Algunos lo saben y otros no, algunos lo admiten y otros no; pero no se puede escapar al hecho
de que no podríamos entender el complejo mundo que nos rodea sin simplificar las teorías. La
retórica de la política exterior de la administración Clinton, por ejemplo, estuvo fuertemente
informada por las tres principales teorías liberales de las relaciones internacionales: 1) la
afirmación de que los Estados prósperos y económicamente interdependientes no luchan entre
sí, 2) la afirmación de que las democracias no luchan cada una con otra, y 3) la afirmación de
que las instituciones internacionales permiten a los estados evitar la guerra y se concentran en
cambio en la construcción de relaciones de cooperación.
Considere cómo Clinton y la compañía justificaron la ampliación de la membresía de la
Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a mediados de la década de 1990. El
presidente Clinton sostuvo que uno de los principales objetivos de la expansión era “encerrar
los logros de la democracia en Europa Central”, porque “las democracias resuelven sus
diferencias pacíficamente”. También argumentó que Estados Unidos debería fomentar un
“sistema de comercio abierto”, porque “nuestra seguridad está ligada a la participación que
otras naciones tienen en la prosperidad de mantenerse libres y abiertos y trabajar con otros,
sin trabajar en contra de ellos”.9 Strobe Talbott, compañero de Clinton en Oxford y
subsecretario de Estado, hizo los mismos reclamos por la ampliación de la OTAN: “Con el
final de la guerra fría, ha sido posible construir una Europa cada vez más unida por un
compromiso compartido con las sociedades abiertas y abierto mercados”. Explicó que mover
las fronteras de la OTAN hacia el este ayudaría a “solidificar el consenso nacional para las
reformas democráticas y de mercado”, que ya existían en estados como Hungría y Polonia y así
mejorar las perspectivas de paz en la región.10

8
Citado en Stephen Van Evera, “Causas de la guerra: el poder y las raíces del conflicto” (Ithaca, NY: Cornell
University Press, 1999), p. 2.
9
William J. Clinton, “Discurso de graduación”, Academia Militar de los Estados Unidos, West Point, NY, 31 de
mayo de 1997. Véase también “Una Estrategia de Compromiso y Ampliación de Seguridad Nacional”
(Washington, DC: Casa Blanca, febrero de 1996).
10
Strobe Talbott, “Por qué debe crecer la OTAN”, New York Review of Books, 10 de agosto de 1995, págs. 27-
28. Véase también Strobe Talbott, “Democracia y el interés nacional”, Foreign Affairs 75, No. 6 (noviembre-
diciembre de 1996), págs. 47-63.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 6


Teoría de las Relaciones Internacionales.

En el mismo espíritu, la Secretaria de Estado, Madeleine Albright, elogió a los fundadores


de la OTAN al decir que “[l] os logros básicos fueron comenzar la construcción de la red de
instituciones y acuerdos basados en normas que mantienen la paz". "Pero ese logro no es
completo”, advirtió, y “nuestro desafío hoy es terminar el proyecto de construcción de la
posguerra... [y] expandir el área del mundo en la que prosperarán los intereses y valores
estadounidenses”. 11
Estos ejemplos demuestran que las teorías generales sobre cómo funciona el mundo
desempeñan un papel importante en la forma en que los formuladores de políticas identifican
los fines que buscan y los medios que eligen para alcanzarlos. Sin embargo, eso no quiere decir
que debamos abrazar cualquier teoría ampliamente aceptada, no importa cuán popular pueda
ser, porque hay buenas y malas teorías. Por ejemplo, algunas teorías se ocupan de cuestiones
triviales, mientras que otras son opacas y casi imposibles de comprender. Además, algunas
teorías tienen contradicciones en su lógica subyacente, mientras que otras tienen poco poder
explicativo porque el mundo simplemente no funciona de la manera que predicen. El truco es
distinguir entre las teorías del sonido y las defectuosas. 12
Mi objetivo es persuadir a los lectores de que el realismo ofensivo es una rica teoría que
arroja una luz considerable sobre el funcionamiento del sistema internacional.
Como con todas las teorías, sin embargo, hay límites al poder explicativo del realismo
ofensivo. Unos pocos casos contradicen las principales afirmaciones de la teoría, casos que el
realismo ofensivo debería ser capaz de explicar pero no puede. Todas las teorías se enfrentan a
este problema, aunque cuanto mejor es la teoría, menos anomalías.
Un ejemplo de un caso que contradice el realismo ofensivo involucra a Alemania en 1905.
En ese momento, Alemania era el estado más poderoso de Europa. Sus principales rivales en el
continente fueron Francia y Rusia, que unos quince años antes habían formado una alianza para
contener a los alemanes. El Reino Unido tenía un pequeño ejército en ese momento porque
contaba con Francia y Rusia para mantener a raya a Alemania. Cuando Japón infligió
inesperadamente una derrota devastadora a Rusia entre 1904 y 1905, que expulsó
temporalmente a Rusia del equilibrio de poder de Europa, Francia quedó prácticamente sola
frente a la poderosa Alemania. Esta fue una excelente oportunidad para que Alemania aplastara
a Francia y diera un paso de gigante hacia el logro de la hegemonía en Europa. Seguramente
tenía más sentido para Alemania ir a la guerra en 1905 que en 1914. Pero Alemania ni siquiera
consideró seriamente ir a la guerra en 1905, lo que contradice lo que predeciría el realismo
ofensivo.
Las teorías encuentran anomalías porque simplifican la realidad enfatizando ciertos factores
mientras ignoran a los demás. El realismo ofensivo supone que el sistema internacional influye
fuertemente en el comportamiento de los estados. Factores estructurales como la anarquía y la
distribución del poder, sostengo, son lo más importante para explicar la política internacional.
La teoría presta poca atención a individuos o consideraciones políticas domésticas como la
ideología. Tiende a tratar estados como cajas negras o billares. Por ejemplo, no importa para la

11
Madeleine Albright, “Discurso presidencial a Gerald Ford”, discurso en el auditorio del Museo Ford, Grand
Rapids, MI, 16 de abril de 1997. Véase también Madeleine Albright, “Dirección de graduación”, Universidad de
Harvard, Cambridge, MA, 5 de junio de 1997; y Richard Holbrooke, “América, un poder europeo”, Foreign
Affairs 74, No. 2 (marzo-abril de 1995), pp. 38-51.
12
Sobre lo que constituye una teoría sólida, ver Stephen Van Evera, “Guía de Métodos para Estudiantes de
Ciencias Políticas” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1997), pp. 17-21.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 7


Teoría de las Relaciones Internacionales.

teoría si Alemania en 1905 fue dirigida por Bismarck, Kaiser Wilhelm o Adolf Hitler, o si
Alemania era democrática o autocrática. Lo que importa para la teoría es cuánto poder relativo
poseía Alemania en ese momento. Sin embargo, estos factores omitidos a veces dominan el
proceso de toma de decisiones de un estado; Bajo estas circunstancias, el realismo ofensivo no
va a funcionar tan bien. En resumen, hay un precio que pagar por simplificar la realidad.
Además, el realismo ofensivo no responde a todas las preguntas que surgen en la política
mundial, porque habrá casos en los que la teoría sea consistente con varios resultados posibles.
Cuando esto ocurre, deben introducirse otras teorías para proporcionar explicaciones más
precisas. Los científicos sociales dicen que una teoría es “indeterminada” en tales casos, una
situación que no es inusual con teorías de amplio alcance como el realismo ofensivo.
Un ejemplo de la indeterminación del realismo ofensivo es que no puede explicar por qué la
competencia de seguridad entre las superpotencias durante la Guerra Fría fue más intensa entre
1945 y 1963 que entre 1963 y 1990.13 La teoría también tiene poco que decir sobre si la OTAN
debería haber adoptado una ofensiva o una estrategia militar defensiva para disuadir el Pacto de
Varsovia en Europa central.1414 Para responder a estas preguntas es necesario emplear teorías
más detalladas, como la teoría de la disuasión. Sin embargo, esas teorías y las respuestas que
generan no contradicen el realismo ofensivo; lo complementan En resumen, el realismo
ofensivo es como una poderosa linterna en una habitación oscura: aunque no puede iluminar
todos los rincones, la mayoría de las veces es una excelente herramienta para navegar en la
oscuridad.
De esta discusión debería desprenderse que el realismo ofensivo es principalmente una
teoría descriptiva. Explica cómo se han comportado las grandes potencias en el pasado y cómo
es probable que se comporten en el futuro. Pero también es una teoría prescriptiva. Los Estados
deben comportarse de acuerdo con los dictados del realismo ofensivo, porque describe la mejor
manera de sobrevivir en un mundo peligroso.
Uno podría preguntarse, si la teoría describe cómo actúan los grandes poderes, ¿por qué es
necesario estipular cómo deberían actuar? Las imponentes limitaciones del sistema deberían
dejar a las grandes potencias sin otra opción que actuar como predice la teoría. Aunque hay
mucha verdad en esta descripción de los grandes poderes como prisioneros atrapados en una
jaula de hierro, el hecho es que algunas veces, aunque no a menudo, actúan en contradicción
con la teoría. Estos son los casos anómalos discutidos anteriormente. Como veremos, tal
comportamiento necio invariablemente tiene consecuencias negativas. En resumen, si quieren
sobrevivir, los grandes poderes siempre deben actuar como buenos realistas ofensivos.

La búsqueda del poder

Bastante dicho sobre teoría. Es necesario decir más sobre la sustancia de mis argumentos, lo
que significa concentrarse en el concepto central de “poder”. Para todos los realistas, los
13
El trabajo clave sobre este tema es Marc Trachtenberg, “Una Paz Construida: La Realización del Acuerdo
Europeo, 1945-1963” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1999).
14
Aunque la OTAN empleó una estrategia defensiva con respecto al Pacto de Varsovia durante la Guerra Fría,
Samuel Huntington argumentó en su lugar por una estrategia ofensiva en un artículo que generó una considerable
controversia dentro de la comunidad de seguridad. Ver Samuel P. Huntington, "Disuasión convencional y
represalias convencionales en Europa", Seguridad internacional 8, n. ° 3 (Invierno 1983-84), pp. 32-56.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 8


Teoría de las Relaciones Internacionales.

cálculos sobre el poder se encuentran en el corazón de cómo los estados piensan sobre el
mundo que les rodea. El poder es la moneda de política de gran poder, y los estados compiten
por ella entre ellos. Lo que el dinero es para la economía, el poder es para las relaciones
Este libro está organizado en torno a seis preguntas relacionadas con el poder. Primero, ¿por
qué los grandes poderes quieren poder? ¿Cuál es la lógica subyacente que explica por qué los
estados compiten por ella? En segundo lugar, ¿cuánto poder quieren los estados? ¿Cuánto
poder es suficiente? Estas dos preguntas son de suma importancia porque abordan los
problemas más básicos relacionados con el comportamiento de las grandes potencias. Mi
respuesta a estas preguntas fundamentales, como se destacó anteriormente, es que la estructura
del sistema internacional alienta a los Estados a perseguir la hegemonía.
Tercero, ¿qué es el poder? ¿Cómo se define y mide ese concepto fundamental? Con buenos
indicadores de potencia, es posible determinar los niveles de potencia de los estados
individuales, lo que nos permite describir la arquitectura del sistema. Específicamente,
podemos identificar qué estados califican como grandes poderes. A partir de ahí, es fácil
determinar si el sistema es hegemónico (dirigido por una sola gran potencia), bipolar
(controlado por dos grandes potencias) o multipolar (dominado por tres o más grandes
potencias). Además, conoceremos las fortalezas relativas de las principales potencias. Estamos
especialmente interesados en saber si el poder se distribuye más o menos uniformemente entre
ellos, o si hay grandes asimetrías de poder. En particular, ¿contiene el sistema un hegemón
potencial, una gran potencia que es considerablemente más fuerte que cualquiera de sus
grandes potencias rivales?
Definir claramente el poder también nos da una ventana para entender el comportamiento
del estado. Si los estados compiten por el poder, aprendemos más sobre la naturaleza de esa
competencia si comprendemos más completamente qué es el poder y, por lo tanto, para qué
compiten los estados. En resumen, conocer más sobre la verdadera naturaleza del poder debería
ayudar a esclarecer cómo los grandes poderes compiten entre sí.
Cuarto, ¿qué estrategias persiguen los estados para obtener poder o para mantenerlo cuando
otro gran poder amenaza con trastornar el equilibrio de poder? El chantaje y la guerra son las
principales estrategias que los estados emplean para adquirir poder, y el equilibrio y el trasiego
son las estrategias principales que utilizan las grandes potencias para mantener la distribución
del poder cuando se enfrentan a un rival peligroso. Con el equilibrio, el estado amenazado
acepta la carga de disuadir a su adversario y compromete recursos sustanciales para alcanzar
ese objetivo. Con el paso del tiempo, el gran poder en peligro trata de hacer que otro estado
cargue con la carga de disuadir o derrotar al estado amenazante.
Las dos últimas preguntas se centran en las estrategias clave que los estados emplean para
maximizar su participación en el poder mundial. El quinto es, ¿cuáles son las causas de la
guerra? Específicamente, ¿qué factores relacionados con la potencia hacen que sea más o
menos probable que la competencia de seguridad se intensifique y se convierta en un conflicto
abierto? En sexto lugar, ¿cuándo se equilibran las grandes potencias amenazadas contra un
adversario peligroso y cuándo intentan pasar el dinero a otro estado amenazado?
Intentaré proporcionar respuestas claras y convincentes a estas preguntas. Sin embargo, se
debe enfatizar que no hay consenso entre los realistas sobre las respuestas a ninguno de ellos.
El realismo es una rica tradición con una larga historia, y las disputas sobre cuestiones
fundamentales han sido durante mucho tiempo un lugar común entre los realistas. En las

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 9


Teoría de las Relaciones Internacionales.

páginas que siguen, no considero las teorías realistas alternativas con mucho detalle. Dejaré en
claro cómo el realismo ofensivo difiere de sus principales rivales realistas, y voy a desafiar
estas perspectivas alternativas en puntos particulares, principalmente para elucidar mis propios
argumentos. Pero no se intentará examinar sistemáticamente ninguna otra teoría realista. En
cambio, el foco estará en exponer mi teoría del realismo ofensivo y usarla para explicar el
pasado y predecir el futuro.
Por supuesto, también hay muchas teorías no realistas de la política internacional. Tres
diferentes teorías liberales fueron mencionadas anteriormente; hay otras teorías no realistas,
como el constructivismo social y la política burocrática, por nombrar solo dos. Analizaré
brevemente algunas de estas teorías cuando analizo la política de las grandes potencias después
de la Guerra Fría (Capítulo 10), principalmente porque sustentan muchas de las afirmaciones de
que la política internacional ha experimentado un cambio fundamental desde 1990. Debido a
las limitaciones de espacio, sin embargo, no intento realizar una evaluación exhaustiva de estas
teorías no realistas. Una vez más, el énfasis en este estudio estará en defender el realismo
ofensivo.
Sin embargo, tiene sentido en este momento describir las teorías que dominan el
pensamiento sobre las relaciones internacionales tanto en el mundo académico como en el
político, y mostrar cómo el realismo ofensivo se compara con sus principales competidores
realistas y no realistas.

Liberalismo vs. Realismo

El liberalismo y el realismo son los dos cuerpos de teoría que tienen lugares de privilegio en
el menú teórico de las relaciones internacionales. La mayoría de las grandes batallas
intelectuales entre académicos de las relaciones internacionales tienen lugar ya sea en la línea
divisoria entre el realismo y el liberalismo, o dentro de esos paradigmas.15 Para ilustrar este
punto, considere las tres obras realistas más influyentes del siglo XX:

1) “La Crisis de los Veinte Años. 1919-1939” de, E. H. Carr, que se publicó en el Reino
Unido poco después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó en Europa (1939) y todavía se
lee ampliamente en la actualidad.
2) “Política entre Naciones”, de Hans Morgenthau, que se publicó por primera vez en los
Estados Unidos en los primeros días de la Guerra Fría (1948) y dominó el campo de las
relaciones internacionales durante al menos las siguientes dos décadas.
3) “Teoría de la política internacional” de Kenneth Waltz, que ha dominado el campo
desde que apareció por primera vez durante la última parte de la Guerra Fría.16
Los tres de estos gigantes realistas critican algún aspecto del liberalismo en sus escritos. Por
ejemplo, tanto Carr como Waltz discrepan con la afirmación liberal de que la interdependencia

15
Este punto queda claro en Michael W. Doyle, “Formas de guerra y paz: realismo, liberalismo y socialismo”
(Nueva York: Norton, 1997); y Brian C. Schmidt, “El discurso político de la anarquía: una historia disciplinaria
de las relaciones internacionales” (Albany: State University of New York Press, 1998).
16
Ver autores citados para una mejor comprensión

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 10


Teoría de las Relaciones Internacionales.

económica aumenta las perspectivas de paz.17 En términos más generales, Carr y Morgenthau
critican frecuentemente a los liberales por mantener puntos de vista utópicos de la política que,
de seguirse, conducirían a los estados al desastre. Al mismo tiempo, estos realistas también
están en desacuerdo sobre una serie de cuestiones importantes. Waltz, por ejemplo, desafía la
afirmación de Morgenthau de que los sistemas multipolares son más estables que los sistemas
bipolares.18 Además, mientras Morgenthau argumenta que los estados luchan por obtener poder
porque tienen un deseo innato de poder, Waltz sostiene que la estructura del sistema
internacional obliga a los estados perseguir el poder para mejorar sus perspectivas de
supervivencia. Estos ejemplos son solo una pequeña muestra de las diferencias entre los
pensadores realistas.19

Liberalismo

La tradición liberal tiene sus raíces en la Ilustración, ese período en la Europa del siglo
XVIII en el que los intelectuales y los líderes políticos tenían un poderoso sentido de que la
razón podía emplearse para hacer del mundo un lugar mejor.20 Por consiguiente, los liberales
tienden a tener esperanza sobre las perspectivas de hacer que el mundo sea más seguro y más
pacífico. La mayoría de los liberales cree que es posible reducir sustancialmente el flagelo de la
guerra y aumentar la prosperidad internacional. Por esta razón, las teorías liberales a veces se
califican como “utópicas” o “idealistas”.
La visión optimista del liberalismo de la política internacional se basa en tres creencias
básicas, que son comunes a casi todas las teorías del paradigma. Primero, los liberales
consideran que los estados son los principales actores en la política internacional. En segundo
lugar, enfatizan que las características internas de los estados varían considerablemente y que
estas diferencias tienen profundos efectos en el comportamiento estatal.21 Además, los teóricos
liberales a menudo creen que algunos arreglos internos (por ejemplo, la democracia) son
inherentemente preferibles a otros (por ejemplo, la dictadura. liberales, por lo tanto, hay estados
“buenos” y “malos” en el sistema internacional. Los buenos estados persiguen políticas
cooperativas y casi nunca inician guerras por sí mismos, mientras que los estados malos causan
conflictos con otros estados y son propensos a usar la fuerza como modo 22 Por lo tanto, la
clave de la paz es poblar el mundo con buenos estados.

17
Carr, “Veinte años de crisis”, cap. 4; Kenneth Waltz, “El mito de la interdependencia nacional”, en Charles P.
Kindelberger, ed., “La Corporación Internacional” (Cambridge, MA: MIT Press, 1970), págs. 205-223; y Waltz,
“Teoría Internacional de la Política”, cap. 7.
18
Ver Morgenthau, “Política entre Naciones”, caps. 14, 21; y Kenneth N. Waltz, “La estabilidad de un mundo
bipolar”, Daedalus 93, No. 3 (verano de 1964), págs. 881-909.
19
Para mayor evidencia de esas diferencias, ver Estudios de Seguridad 5, No. 2 (Invierno 1995-96, número
especial sobre “Raíces del realismo”, editor Benjamin Frankel); y Security Studies 5, No. 3 (primavera de 1996,
número especial sobre “Realismo: reformulaciones y renovación”, ed. Benjamin Frankel).
20
Véase F. H. Hinsley, “El poder y la búsqueda de la paz: teoría y práctica en la historia de las relaciones entre los
Estados” (Cambridge: Cambridge University Press, 1967), pt. YO; Torbjorn L. Knutsen, “Una historia de las
relaciones internacionales. Teoría: una introducción” (Nueva York: Manchester University Press, 1992), cap. 5; y
F. Parkinson, “La Filosofía de las Relaciones Internacionales: Un estudio en la historia del pensamiento” (Beverly
Hills, CA: Sage Publications, 1977), cap. 4.
21
Véase Andrew Moravcsik, “Tomar las Preferencias en serio: una teoría liberal de la política internacional”,
Organización Internacional 51, No. 4 (otoño de 1997), págs. 513-53.
22
Véase Michael Howard, “Consciencia liberal y Guerra”, (New Brunswick, NJ: Rutgers University Press, 1978).

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 11


Teoría de las Relaciones Internacionales.

En tercer lugar, los liberales creen que los cálculos sobre el poder importan poco para
explicar el comportamiento de los buenos estados. Otros tipos de cálculos políticos y
económicos son más importantes, aunque la forma de esos cálculos varía de una teoría a otra,
como se verá más adelante. Los estados malos pueden estar motivados por el deseo de obtener
poder a expensas de otros estados, pero eso es solo porque están equivocados. En un mundo
ideal, donde solo hay buenos estados, el poder sería en gran medida irrelevante.
Entre las diversas teorías encontradas bajo la gran carpa del liberalismo, las tres principales
mencionadas anteriormente son particularmente influyentes. La primera sostiene que los altos
niveles de interdependencia económica entre los estados hacen poco probable que luchar entre
otros.23 La raíz primaria de la estabilidad, de acuerdo con esta teoría, es la creación y
mantenimiento de un orden económico liberal que permita el intercambio económico libre entre
los estados. Tal orden hace que los estados sean más prósperos, reforzando así la paz, porque
los estados prósperos están más satisfechos económicamente y los estados satisfechos son más
pacíficos. Se libran muchas guerras para ganar o preservar la riqueza, pero los estados tienen
mucho menos motivo para iniciar una guerra si ya son ricos. Además, los estados ricos con
economías interdependientes pueden volverse menos prósperos si luchan entre sí, ya que están
mordiendo la mano que los alimenta. Una vez que los estados establecen lazos económicos
extensos, en resumen, evitan la guerra y pueden concentrarse en la acumulación de riqueza.
La segunda, la teoría de la paz democrática, afirma que las democracias no van a la guerra
contra otras democracias.24 Por lo tanto, un mundo que contiene solo estados democráticos
sería un mundo sin guerra. El argumento aquí no es que las democracias sean menos belicosas
que las no-democracias, sino más bien que las democracias no peleen entre sí. Hay una
variedad de explicaciones para la paz democrática, pero poco acuerdo sobre cuál es la correcta.
Los pensadores liberales están de acuerdo, sin embargo, en que la teoría de la paz democrática
ofrece un desafío directo al realismo y proporciona una poderosa receta para la paz.
Finalmente, algunos liberales sostienen que las instituciones internacionales mejoran las
perspectivas de cooperación entre los estados y, por lo tanto, reducen significativamente la
probabilidad de guerra.25 Las instituciones no son entidades políticas independientes que se

23
Véase, entre otros, Norman Angell, “La Gran Ilusión: Un estudio sobre la relación del poder militar en las
naciones con su ventaja económica y social, 3d rev. y enl. ed. (Nueva York: G. P. Putnam, 1912); Thomas L.
Friedman, “El Lexus y el Ärbol de Olivo Olivo”: entendimiento de la globalización. (Nueva York: Parrar, Straus y
Giroux, 1999); Edward D. Mansfield, Power, Trade, and War (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1994);
Susan M. McMillan, “Interdependencia y Conflicto”, Mershon International Studies Review 41, Suppl. 1 (mayo
de 1997), pp. 33-58; y Richard Rosecrance, “El auge del estado de comercio: Comercio y conquista en el mundo
moderno (Nueva York: Basic Books, 1986).
24
Entre los trabajos clave sobre la teoría de la paz democrática se encuentran Michael E. Brown, Sean M. Lynn-
Jones, y Steven E. Miller, eds., “Debatiendo la paz Democrática” (Cambridge, MA: MIT Press, 1996), pts. I y III;
Michael Doyle, “Liberalismo y Políticas Mundiales”, American Political Science Review 80, No. 4 (diciembre de
1986), pp. 1151-69; Fukuyama, "Fin de la historia?"; John M. Owen IV, Paz Liberal, “Guerra Liberal: Política
Americana y Seguridad Internacional” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1997); James L. Ray, “Democracia
y Conflicto Internacional: Una Evaluación de la Propuesta de Paz Democrática” (Columbia: University of South
Carolina Press, 1995); y Bruce Russett, “Agarrando la paz democrática: Principios para un mundo posterior a la
Guerra Fría” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1993). Algunos académicos argumentan que las
democracias son más pacíficas que las no-democracias, independientemente del tipo de régimen de su adversario.
Pero la evidencia para esta proposición es débil; existe una evidencia más fuerte para la afirmación de que los
efectos pacíficos de la democracia se limitan a las relaciones entre los estados democráticos.
25
Véase, entre otros, David A. Baldwin, ed., “Neorealismo y Neoliberalismo: La contemporaneidad. Debate
(Nueva York: Columbia University Press, 1993); Robert O. Keohane, “Después de la Hegemonía: Cooperación y
Discordia en la Economía Política Mundial” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1984); International

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 12


Teoría de las Relaciones Internacionales.

sientan por encima de los estados y los obligan a comportarse de manera aceptable. En cambio,
las instituciones son conjuntos de reglas que estipulan las formas en que los estados deberían
cooperar y competir entre sí. Prescriben formas aceptables de comportamiento estatal y
proscriben tipos de conducta inaceptables. Estas reglas no son impuestas a los estados por
algún leviatán, sino que son negociadas por los estados, que aceptan cumplir con las reglas que
crearon porque les interesa hacerlo. Los liberales afirman que estas instituciones o reglas
pueden cambiar fundamentalmente el comportamiento del estado. Las instituciones, según el
argumento, pueden desalentar a los estados de calcular el interés propio sobre la base de cómo
cada movimiento afecta su posición de poder relativa, y así alejan a los estados de la guerra y
promueven la paz.

Realismo

En contraste con los liberales, los realistas son pesimistas cuando se trata de política
internacional. Los realistas concuerdan en que sería deseable crear un mundo pacífico, pero no
ven una manera fácil de escapar del duro mundo de la competencia de seguridad y la guerra.
Crear un mundo pacífico es seguramente una idea atractiva, pero no es práctica. El “realismo”,
como advierte Carr, “tiende a enfatizar la fuerza irresistible de las fuerzas existentes y el
carácter inevitable de las tendencias existentes, y a insistir en que la sabiduría más alta reside
en aceptar y adaptarse a estas fuerzas y estas tendencias”26.
Esta sombría visión de las relaciones internacionales se basa en tres creencias
fundamentales. En primer lugar, los realistas, al igual que los liberales, tratan a los Estados
como los principales actores de la política mundial. Los realistas se centran principalmente en
las grandes potencias, sin embargo, porque estos estados dominan y dan forma a la política
internacional y también causan las guerras más letales. En segundo lugar, los realistas creen
que el comportamiento de las grandes potencias está influenciado principalmente por su
entorno externo, no por sus características internas. La estructura del sistema internacional, que
todos los estados deben tratar, en gran medida da forma a sus políticas. Los realistas tienden a
no hacer distinciones claras entre los estados “buenos” y “malos”, porque todas las grandes
potencias actúan de acuerdo con la misma lógica independientemente de su cultura, sistema
político o quién dirija el gobierno.27 Por lo tanto, es difícil discriminar entre los estados ,

Organization 36, No. 2 (primavera de 1982, número especial sobre “Regímenes internacionales”, editor Stephen
D. Krasner); Lisa L. Martin y Beth A. Simmons, “Teorías y estudios empíricos de instituciones internacionales”,
Organización Internacional 52, No. 4 (otoño de 1998), págs. 729-57; y John G. Ruggie, “Construyendo la política
mundial: Ensayos sobre institucionalización internacional” (Nueva York: Routledge, 1998), caps. 8-10. Los
regímenes y el derecho internacional son sinónimo de instituciones, ya que todas son esencialmente normas que
los estados negocian entre sí.
26
Carr, “La Crisis de los años „20”, p. 10.
27
Aunque los realistas creen que el sistema internacional permite pocas variaciones en la conducta externa de las
grandes potencias, reconocen que a veces existen profundas diferencias en la manera en que los gobiernos manejan
a su propia gente. Por ejemplo, aunque la Unión Soviética y los Estados Unidos se comportaron de manera similar
entre sí durante la Guerra Fría, no hay duda de que los líderes de cada superpotencia trataron a sus ciudadanos de
maneras fundamentalmente diferentes. Por lo tanto, uno puede distinguir fácilmente entre estados buenos y malos
al evaluar el conducto interno. Sin embargo, tales distinciones nos dicen relativamente poco acerca de la política
internacional.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 13


Teoría de las Relaciones Internacionales.

excepto por las diferencias en el poder relativo. En esencia, los grandes poderes son como bolas
de billar que varían solo en tamaño.28
Tercero, los realistas sostienen que los cálculos sobre el poder dominan el pensamiento de
los estados, y que los estados compiten por el poder entre ellos. Esa competencia a veces
requiere ir a la guerra, que se considera un instrumento aceptable de arte de gobernar. Para citar
a Carl von Clausewitz, el estratega militar del siglo XIX, la guerra es una continuación de la
política por otros medios.29 Finalmente, una cualidad de suma cero caracteriza esa
competencia, a veces haciéndola intensa e implacable. Los Estados pueden cooperar entre sí en
ocasiones, pero en la raíz tienen intereses contrapuestos.
Aunque hay muchas teorías realistas que abordan diferentes aspectos del poder, dos de ellas
están por encima de las demás: el realismo de la naturaleza humana, que se expone en
Morgenthau, en “Política entre naciones”, y el realismo defensivo, que se presenta
principalmente en Waltz “Teoría de la Política Internacional”. Lo que diferencia a estas obras
de las de otros realistas y las hace importantes y controvertidas es que brindan respuestas a las
dos preguntas fundamentales descritas anteriormente. Específicamente, explican por qué los
estados persiguen el poder -es decir, tienen una historia que contar sobre las causas de la
competencia de seguridad- y cada uno ofrece una discusión sobre cuánto poder puede querer un
estado.
Algunos otros pensadores realistas famosos se concentran en argumentar que las grandes
potencias se preocupan profundamente por el poder, pero no intentan explicar por qué los
estados compiten por el poder o qué nivel de poder los consideran satisfactorios. En esencia,
ofrecen una defensa general del enfoque realista, pero no ofrecen su propia teoría de la política
internacional. Las obras de Carr y el diplomático estadounidense George Kennan se ajustan a
esta descripción. En su tramo realista fundamental, “La Crisis de los años ‟20”, Carr” critica
extensamente el liberalismo y sostiene que los estados están motivados principalmente por
consideraciones de poder. Sin embargo, dice poco acerca de por qué a los estados les importa el
poder o cuánto poder quieren.30 Dicho sin rodeos, no hay ninguna teoría en su libro. El mismo
patrón básico se obtiene en el conocido libro de Kennan “Diplomacia americana”, 1900-
1950”.31 Morgenthau y Waltz, por otro lado, ofrecen sus propias teorías de las relaciones

28
Morgenthau es una excepción con respecto a esta segunda creencia. Al igual que otros realistas, no distingue
entre estados buenos y malos, y reconoce claramente que el entorno externo determina el comportamiento del
estado. Sin embargo, el deseo de poder, que él ve como la principal fuerza impulsora detrás del comportamiento
estatal, es una característica interna de los estados.
29
Carl von Clausewitz, On War, trad. y ed. Michael Howard y Peter Paret (Princeton, NJ: Princeton University
Press, 1976), esp. libros 1, 8. También vea a Richard K. Betts, “¿Deberían sobrevivir los estudios estratégicos?”
World Politics 50, No. 1 (octubre de 1997), pp. 7-33, esp. pag. 8; y Michael I. Handel, Maestros de la Guerra:
Pensamiento estratégico clásico, 3d ed. (Londres: Frank Cass, 2001).
30
Michael J. Smith señala en “Realist Thought de Kiss a Kissinger” (Baton Rouge: Louisiana State University
Press, 1986) que Carr no “explica por qué la política siempre implica poder, una explicación vital para cualquier
intento de canalizar el ejercicio del poder a lo largo de líneas compatibles con una existencia social ordenada.
¿La lujuria del poder es básica para la naturaleza humana, la opinión de Niebuhr y Morgenthau- o es el
resultado de un dilema de seguridad?” (página 93).
31
George P. Kennan, “Diplomacia estadounidense, 1900-1950” (Chicago: Universidad de Chicago Press, 1951).
Smith escribe: “Kennan en ninguna parte ofrece una explicación sistemática de su enfoque de la política
internacional o de su filosofía política en general: es un diplomático convertido en historiador, no teólogo ni
teórico político, y no le interesa proponer una doctrina de la naturaleza humana ni para exponer las verdades
recurrentes de la política internacional de una manera casi doctrinal”, en “Smith, A través del Realismo, p.166.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 14


Teoría de las Relaciones Internacionales.

internacionales, por lo que han dominado el discurso sobre la política mundial durante los
últimos cincuenta años.
El realismo de la naturaleza humana, que a veces se llama “realismo clásico", dominó el
estudio de las relaciones internacionales desde finales de la década de 1940, cuando los escritos
de Morgenthau comenzaron a atraer a una gran audiencia hasta principios de la década de
1970.32 Se basa en la suposición simple de que por seres humanos que tienen una “voluntad de
poder” programada en ellos al nacer.33 Es decir, los estados tienen un apetito insaciable de
poder, o lo que Morgenthau llama “una ilimitada ansia de poder”, lo que significa que buscan
constantemente oportunidades para tomar la ofensiva y dominar a otros estados.34 Todos los
estados vienen con un “animus dominandi”, por lo que no hay ninguna base para discriminar,
entre estados más agresivos y menos agresivos, y ciertamente no debería haber cabida en la
teoría para los estados de status quo35. Los realistas de la naturaleza humana reconocen que la

32
El realismo de la naturaleza humana perdió gran parte de su atractivo a principios de la década de 1970 por
diversas razones. La reacción en contra de la Guerra de Vietnam seguramente contribuyó a su desaparición, ya que
cualquier teoría que considerara inevitable la búsqueda del poder militar probablemente no sería popular en los
campus universitarios en 1970. [Irónicamente, Morgenthau fue un temprano crítico de la Guerra de Vietnam. Ver
Hans J. Morgenthau, Vietnam y los Estados Unidos (Washington, DC: Public Affairs, 1965); y “Entrevista de
Bernard Johnson con Hans J. Morgenthau”, en Kenneth Thompson y Robert J. Myers, eds., “Verdad y tragedia:
un tributo a Hans J. Morgenthau” (New Brunswick, NJ: Transaction Books, 1984), pág. 382 -84.] Además, el
colapso del sistema de Bretton Woods en 1971, el shock petrolero de 1973 y el creciente poder de las
corporaciones multinacionales (EMN) llevaron a muchos a pensar que las cuestiones económicas se habían vuelto
más importantes que los problemas de seguridad, y ese realismo, especialmente la marca de Morgenthau, tenía
poco que decir sobre cuestiones de economía política internacional. Algunos incluso argumentaron a principios de
la década de 1970 que las multinacionales y otras fuerzas transnacionales estaban amenazando la integridad del
estado mismo. “Soberanía a raya” era una frase ampliamente utilizada en ese momento. Finalmente, el realismo
de la naturaleza humana era esencialmente una teoría filosófica que no estaba sincronizada con la revolución del
comportamiento que abrumaba el estudio de la política internacional a principios de los años setenta. A
Morgenthau le desagradaban intensamente las teorías modernas de las ciencias sociales, pero fue superado en
número en esta guerra de ideas y su teoría perdió gran parte de su legitimidad. Para los puntos de vista de
Morgenthau sobre las ciencias sociales, ver Hans J. Morgenthau, “Hombre científico vs. política de poder”
(Chicago: University of Chicago Press, 1946). Para un ejemplo reciente pero raro del realismo de la naturaleza
humana, ver Samuel P. Huntington, “Por qué la Primacía Internacional Importa”, Seguridad Internacional 17,
No. 4 (Primavera de 1993), págs. 68-71. Véase también Bradley A. Thayer, “Trayendo a Darwin: teoría evolutiva,
realismo y política internacional”, Seguridad internacional 25, n. ° 2 (otoño de 2000), pp. 124-51.
33
Ver Morgenthau, “La política entre las naciones”; y Morgenthau, “Hombre Científico”. Aunque Morgenthau es
el realista de la naturaleza humana más famoso, Reinhold Niebuhr también fue una fuerza intelectual importante
en esta escuela de pensamiento. Véase Niebuhr's “Hombre Moral y Sociedad Inmoral” Society (Nueva York:
Scribner's, 1932). Friedrich Meinecke defendió el realismo de la naturaleza humana mucho antes de que
Morgenthau comenzara a publicar sus puntos de vista sobre la política internacional a mediados de la década de
1940. Véase Maquiavelismo de Meinecke: “La doctrina de Raison d'Etat y su lugar en la historia moderna”, trad.
Douglas Scott (Boulder, CO: Westview, 1984), que se publicó originalmente en Alemania en 1924 pero no se
publicó en inglés hasta 1957. Morgenthau, que se educó en Alemania, estaba familiarizado con el maquiavelismo,
según su antiguo alumno Kenneth W. Thompson. Correspondencia con el autor, 9 de agosto de 1999. Véase
también Christoph Frei, “Hans J. Morgenthau: Una biografía intelectual” (Baton Rouge: Louisiana State
University Press, 2001), pp. 207-26.
34
Morgenthau, “Hombre científico”, p. 194. Ver también Morgenthau, “Política entre Naciones”, p. 208.
35
Morgenthau, “Hombre científico”, p. 192. A pesar de su afirmación de que “el deseo de alcanzar el máximo de
poder es universal” (“Política entre las Naciones”, página 208), Morgenthau distingue entre el status quo y los
poderes revisionistas en sus escritos. La política entre las naciones, pp. 40-44, 64-73. Pero aquí hay un problema
obvio: si todos los estados tienen una “aspiración ilimitada de poder” (“Políticas entre Naciones”, p. 208), ¿cómo
puede haber poderes de status quo en el mundo? Además, aunque Morgenthau enfatiza que el impulso por el poder
se encuentra en la naturaleza humana, también reconoce que la estructura del sistema internacional crea incentivos
poderosos para que los estados persigan la ofensa. Escribe, por ejemplo, “Dado que ... todas las naciones viven con
temor constante de que sus rivales las priven, en el primer momento oportuno, de su posición de poder, todas las
naciones tienen un interés vital en anticipar tal desarrollo y hacer a los demás lo que no quieren que los demás les

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 15


Teoría de las Relaciones Internacionales.

anarquía internacional -la ausencia de una autoridad gobernante sobre las grandes potencias-
hace que los estados se preocupen por el equilibrio de poder. Pero esa restricción estructural se
trata como una causa de segundo orden del comportamiento estatal. La principal fuerza motriz
en la política internacional es la voluntad de poder inherente a cada estado en el sistema, y
empuja a cada uno de ellos a luchar por la supremacía.
El realismo defensivo, que con frecuencia se conoce como “realismo estructural”, apareció
en la escena a finales de la década de 1970 con la aparición de la Teoría de la política
internacional de Waltz36. A diferencia de Morgenthau, Waltz no supone que los grandes
poderes son intrínsecamente agresivos porque están impregnados de una voluntad de poder; en
cambio, comienza asumiendo que los estados simplemente apuntan a sobrevivir. Por encima de
todo, buscan seguridad. Sin embargo, sostiene que la estructura del sistema internacional obliga
a las grandes potencias a prestar cuidadosa atención al equilibrio de poder. En particular, la
anarquía obliga a los estados que buscan seguridad a competir entre sí por el poder, porque el
poder es el mejor medio para sobrevivir. Mientras que la naturaleza humana es la causa
profunda de la competencia de seguridad en la teoría de Morgenthau, la anarquía desempeña
ese papel en la teoría de Waltz.37
Sin embargo, Waltz no enfatiza que el sistema internacional proporciona grandes poderes
con buenas razones para actuar ofensivamente para obtener poder. En cambio, parece hacer el
caso contrario: que la anarquía alienta a los estados a comportarse de manera defensiva y a
mantener en lugar de alterar el equilibrio de poder. “La primera preocupación de los estados”,
escribe, es “mantener su posición en el sistema”.38 Parece que hay, como lo señala el teórico de
las relaciones internacionales Randall Schweller, un “sesgo de status quo” en la teoría de
Waltz.39
Waltz reconoce que los estados tienen incentivos para ganar poder a costa de sus rivales y
que tiene sentido estratégico actuar con ese motivo cuando sea el momento adecuado. Pero él
no desarrolla esa línea de argumento en ningún detalle. Por el contrario, enfatiza que cuando las
grandes potencias se comportan de manera agresiva, las víctimas potenciales normalmente se
balancean contra el agresor y frustran sus esfuerzos para obtener poder.40 Para Waltz, en

hagan” (“Política entre Naciones”, p. 208). Sin embargo, si todos los estados tienen un interés vital en
aprovecharse el uno del otro siempre que se presente la oportunidad, ¿cómo puede ser Arnold Wolfers nota este
mismo problema en el trabajo de Morgenthau. Véase La discordia y la colaboración de Wolfers: “Ensayos sobre
política internacional” (Baltimore, MD: Johns Hopkins University Press, 1962), pp. 84-86. ¿Hay poderes de status
quo en el sistema? De hecho, esta estructura de incentivos parece no dejar espacio para los poderes saciados. De
nuevo, Morgenthau no ofrece ninguna explicación para esta aparente contradicción. Arnold Wolfers nota este
mismo problema en el trabajo de Morgenthau. Véase “La discordia y la colaboración de Wolfers: Ensayos sobre
política internacional” (Baltimore, MD: Johns Hopkins University Press, 1962), pp. 84-86.
36
Las otras obras clave de Waltz sobre el realismo incluyen, “El hombre, el estado y la Guerra. Un Análisis
teórico” (Nueva York: Columbia University Press, 1959); “Teoría de las Relaciones Internacionales”, en Fred I.
Greenstein y Nelson W. Polsby, eds., “El gran libro de la Ciencia Política”, vol. 8, Política Internacional
(Reading, MA: Addison-Wesley, 1975), pp. 1-85; “Los orígenes de la guerra en la teoría neorrealista”, en Robert
I. Rotberg y Theodore K. Rabb, eds., “El Origen y prevención de la Gran Guerra” (Cambridge: Cambridge
University Press, 1989), pp. 39-52; y “Reflexiones sobre la teoría de la política internacional: una respuesta a mis
críticos”, en Robert Keohane, ed., “Neorealismo y sus Críticos” (Nueva York: Columbia University Press, 1986),
pp. 322-45. A diferencia de “Política entre Naciones” de Morgenthau, la Teoría de la Política Internacional de
Waltz claramente califica como un trabajo de la ciencia social moderna (especialmente su capítulo 1).
37
38
39
40

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 16


Teoría de las Relaciones Internacionales.

resumen, equilibrar la ofensiva de los checkmates.41 Además, enfatiza que los grandes poderes
deben ser tener cuidado de no adquirir demasiada energía, porque es probable que la "fuerza
excesiva" haga que otros estados unan fuerzas contra ellos, dejándolos en una situación peor de
lo que lo hubieran estado si se hubieran abstenido de buscar incrementos adicionales de
poder.42
Las opiniones de Waltz sobre las causas de la guerra reflejan aún más el sesgo del status quo
de su teoría. No hay causas profundas o profundas de guerra en su teoría. En particular, él no
sugiere que pueda haber beneficios importantes que se obtengan de la guerra. De hecho, dice
poco sobre las causas de la guerra, aparte de argumentar que las guerras son en gran parte el
resultado de la incertidumbre y el error de cálculo. En otras palabras, si los estados lo supieran,
no iniciarían guerras.
Robert Jervis, Jack Snyder y Stephen Van Evera apuntalan el caso de los realistas defensivos
enfocando la atención en un concepto estructural conocido como equilibrio ofensivo-
defensivo.43 Sostienen que el poder militar en cualquier momento puede clasificarse como
favorecedor de ofensa o defensa. Si la defensa tiene una clara ventaja sobre la ofensiva, y la
conquista es por lo tanto difícil, las grandes potencias tendrán pocos incentivos para usar la
fuerza para obtener poder y se concentrarán en proteger lo que tienen. Cuando la defensa tiene
la ventaja, proteger lo que tienes debe ser una tarea relativamente fácil. Alternativamente, si la
ofensa es más fácil, los estados se sentirán tentados de intentar conquistarse, y habrá mucha
guerra en el sistema. Los realistas defensivos argumentan, sin embargo, que el equilibrio
ofensivo-defensivo suele estar muy inclinado hacia la defensa, lo que dificulta enormemente la
conquista. 44 En resumen, el equilibrio eficiente junto con las ventajas naturales de la defensa
por encima de la ofensiva deberían desalentar a las grandes potencias de estrategias agresivas y
hacerlos “posicionalistas defensivos”. 45
Mi teoría del realismo ofensivo es también una teoría estructural de la política internacional.
Al igual que con el realismo defensivo, mi teoría considera que las grandes potencias están
preocupadas principalmente por descubrir cómo sobrevivir en un mundo donde no existe una
agencia que las proteja unas de otras; rápidamente se dan cuenta de que el poder es la clave de
su supervivencia. El realismo ofensivo separa a la compañía del realismo defensivo de la
cuestión de cuánto poder quieren los estados. Para los realistas defensivos, la estructura
internacional proporciona a los estados poco incentivo para buscar incrementos adicionales de
poder; en cambio, los empuja a mantener el equilibrio de poder existente. Preservar el poder, en
lugar de aumentarlo, es el objetivo principal de los estados. Los realistas ofensivos, por otro

41
42
Waltz, “Orígenes de la guerra” p. 40.
43
Las obras clave incluyen Robert Jervis, “Cooperación bajo el dilema de la seguridad”, World Politics 30, No. 2
(enero de 1978), pp. 167-214; Jack L. Snyder, “Mitos del Imperio: política doméstica y ambición internacional”
(Ithaca, NY: Cornell University Press, 1991), esp. grietas 1-2; y Van Evera, “Causas de la guerra”, esp. cap. 6.
También vea Glaser, “Los Realistas como Optimistas” y Robert Powell, “En la sombra del poder: Estados y
estrategias en política internacional” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1999), esp. cap. 3. La ofensa y
defensa de George Quester en el sistema internacional (Nueva York: Wiley, 1977) es un libro importante sobre el
equilibrio ofensa-defensa, aunque generalmente no se lo considera un realista defensivo. Para una visión general
de la literatura sobre el tema, ver Sean M. Lynn-Jones, “La Teoría de la Ofensiva Defensiva y sus críticos”,
Security Studies 4, No. 4 (verano de 1995), págs. 660-91.
44
Jervis tiene una opinión más calificada sobre este punto que Snyder o Van Evera. Ver Snyder, “Los Mitos del
Imperio”, pp. 22-24; Van Evera, “Las Causas de la guerra”, pp. 118, 191, 255.
45
Grieco, “La anarquía y los límites de la cooperación”, p. 500

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 17


Teoría de las Relaciones Internacionales.

lado, creen que los poderes del status quo raramente se encuentran en la política mundial,
porque el sistema internacional crea incentivos poderosos para que los estados busquen
oportunidades para ganar poder a expensas de sus rivales, y para aprovechar esas situaciones
cuando los beneficios superan los costos. El objetivo final de un estado es ser el hegemón en el
sistema.46
Debería ser evidente que tanto el realismo ofensivo como el realismo de la naturaleza
humana retratan a las grandes potencias como un poder implacable. La diferencia clave entre
las dos perspectivas es que los realistas ofensivos rechazan la afirmación de Morgenthau de que
los estados están naturalmente dotados de personalidades del Tipo A. Por el contrario, creen
que el sistema internacional obliga a las grandes potencias a maximizar su poder relativo
porque esa es la forma óptima de maximizar su seguridad. En otras palabras, la supervivencia
exige un comportamiento agresivo. Las grandes potencias se comportan agresivamente no
porque lo quieran o porque posean un impulso interno para dominar, sino porque tienen que
buscar más poder si quieren maximizar sus probabilidades de sobrevivir. (La Tabla 1.1 resume
cómo las principales teorías realistas responden a las preguntas fundamentales descritas
anteriormente).
Ningún artículo o libro defiende el realismo ofensivo en las formas sofisticadas que
Morgenthau hace para el realismo de la naturaleza humana y Waltz y otros lo hacen para el
realismo defensivo. Ciertamente, algunos realistas han argumentado que el sistema otorga a los
grandes poderes buenas razones para actuar agresivamente. Probablemente el mejor resumen
del realismo ofensivo es un libro corto y oscuro escrito durante la Primera Guerra Mundial por
G. Lowes Dickinson, un académico británico que fue uno de los primeros defensores de la
Sociedad de las Naciones.47 En “La Europea Anarquía”, argumenta que la causa raíz de la
Primera Guerra Mundial “no fue Alemania ni ninguna otra potencia. El verdadero culpable fue
la anarquía europea”, que creó poderosos incentivos para que los estados “adquieran
supremacía sobre los demás por motivos de seguridad y dominación”.48 Sin embargo, ni
Dickinson ni nadie más hace una defensa exhaustiva del realismo ofensivo.49 Mi objetivo al
escribir este libro es llenar ese vacío.
En otras palabras, la supervivencia exige un comportamiento agresivo. Las grandes
potencias se comportan agresivamente no porque lo quieran o porque posean un impulso
interno para dominar, sino porque tienen que buscar más poder si quieren maximizar sus
probabilidades de sobrevivir. (La Tabla 1.1 resume cómo las principales teorías realistas
responden a las preguntas fundamentales descritas anteriormente).

46
Algunos realistas defensivos enfatizan que las grandes potencias buscan maximizar la seguridad, no el poder
relativo. “La última preocupación de los estados”, escribe Waltz, “no es por el poder, sino por la seguridad”.
Waltz, “Orígenes de la Guerra”, p. 40. No hay duda de que las grandes potencias maximizan la seguridad, pero
esa afirmación en sí misma es vaga y proporciona poca información sobre el comportamiento real del estado. Lo
importante.
La pregunta es: ¿cómo maximizan los estados la seguridad? Mi respuesta: maximizando su participación en el
poder mundial. Respuesta de los realistas defensivos: preservando el equilibrio de poder existente. Snyder lo
explica bien en “Los Mitos del Imperio” cuando escribe que tanto los realistas ofensivos como los defensivos
“aceptan que la seguridad es normalmente la motivación más fuerte de los estados en la anarquía internacional,
pero tienen opiniones opuestas sobre la forma más efectiva de lograrlo” (pp. 11-12).
47
G. Lowes Dickinson, “La Anarquía europea” (Nueva York: Macmillan, 1916). Ver también G. Lowes
Dickinson, “La Anarquía Internacional”, 1904-1914 (Nueva York: Century Company, 1926), esp. cap. 1.
48
Dickinson, “La Anarquía Europea”, pp. 14, 101.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 18


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Política de poder en la América liberal

Cualquiera que sea el mérito del realismo puede tener como explicación para la política del
mundo real y como una guía para formular la política exterior, no es una escuela popular de
pensamiento en Occidente. El mensaje central del realismo -que tiene sentido que los estados
persigan egoístamente el poder- no tiene un gran atractivo. Es difícil imaginar que un líder
político moderno pida abiertamente al público que luche y muera para mejorar el equilibrio de
poder. Ningún líder europeo o estadounidense lo hizo durante la guerra mundial o la Guerra
Fría. La mayoría de la gente prefiere pensar en peleas entre su propio estado y estados rivales
como enfrentamientos entre el bien y el mal, donde están del lado de los ángeles y sus
oponentes están alineados con el diablo. Por lo tanto, los líderes tienden a retratar la guerra
como una cruzada moral o una competencia ideológica, en lugar de una lucha por el poder. El
realismo es difícil de vender.
Los estadounidenses parecen tener una antipatía especialmente intensa hacia el pensamiento
de equilibrio de poder. La retórica de los presidentes del siglo XX, por ejemplo, está llena de
ejemplos de ataques al realismo. Woodrow Wilson es probablemente el ejemplo más conocido
de esta tendencia, debido a su elocuente campaña contra la política de equilibrio de poder
durante e inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial. 50 Sin embargo, Wilson no es
único, y sus sucesores a menudo se hicieron eco de sus puntos de vista. En el último año de la
Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, Franklin Delano Roosevelt declaró: “En el mundo
futuro, el uso indebido del poder como está implícito en el término 'políticas de poder' no debe
ser el factor que controle las relaciones internacionales".51 Más recientemente, Bill Clinton
ofreció una visión sorprendentemente similar, proclamando que “en un mundo donde la
libertad, no la tiranía, está en marcha, el cálculo cínico de la política del poder puro

50
Eric Labs, Nicholas Spykman y Martin Wight también defienden el realismo ofensivo en sus escritos, aunque
ninguno expone la teoría en detalle. Ver Eric J. Labs, “Realismo Ofensivo y por qué los Estados amplían sus
objetivos de guerra”, Estudios de Seguridad 6, No. 4, pp. 1-49; Nicholas J. Spykman, “Estrategia de Estados
Unidos en la política mundial: Los Estados Unidos y el equilibrio del poder” (Nueva York: Harcourt, Brace,
1942), Introducción y cap. 1; y Martin Wight, “Poder Político”, eds. Hedley Bull y Carsten Holbraad (Nueva
York: Holmes y Meier, 1978), caps. 2, 3, 9, 14, 15. También se vislumbra la teoría en Herbert Butterfield,
“Cristianismo e Historia” (Nueva York: Scribner's, 1950), pp. 89-91; Dale C. Copeland, “Los orígenes de la gran
guerra” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 2000), passim; Robert Gilpin, “Guerra y cambio en la política
mundial” (Cambridge: Cambridge University Press, 1981), pp. 87-88; John H. Herz, “Internacionalismo idealista
y el dilema de la seguridad”, World Politics 2, No. 2 (enero de 1950), p. 157; John H. Herz, “Realismo político e
idealismo político” (Chicago: University of Chicago Press, 1951), pp. 14-15, 23-25, 206; ARCA. Organski, World
Politics, 2ª ed. (Nueva York: Knopf, 1968), pp. 274, 279, 298; Frederick L. Schuman, “Política internacional: una
introducción al sistema estatal occidental” (Nueva York: McGraw-Hill, 1933), pp. 512-19; y Fareed Zakaria, “De
la riqueza al poder: El origen mundial de los orígenes inusuales de América” (Princeton, NJ: Princeton University
Press, 1998). Finalmente, los aspectos del importante trabajo de Randall Schweller son consistentes con el
realismo ofensivo. Ver Schweller, “Estado de Neorrealismo-Quo Bias”; Randall L. Schweller, “Bandwagoning for
Profit: traer de vuelta al Estado revisionista”, International Security 19, No. 1. (Summer 1994), pp. 72-107; y
Randall L. Schweller, “Desequilibrios mortales: Tripolaridad y la Estrategia de conquista mundial de Hitler”
(Nueva York: Columbia University Press, 1998). Sin embargo, como deja claro Gideon Rose, es difícil clasificar a
Schweller como un realista ofensivo. Ver Gideon Rose, “Realismo neoclásico y teorías de política exterior”,
World Politics 51, No. 1 (octubre de 1998), pp. 144-72. Ver Inis L. Claude, “Poder y Relaciones Internacionales
(Nueva York: Random House, 1962); August Heckscher, editor, “Las Políticas de Woodrow Wilson: selecciones
de sus discursos y escritos” (Nueva York: Harper, 1956); y James Brown Scott, ed., “Política exterior del
presidente Wilson: Mensajes, direcciones, documentos” (Oxford: Oxford University Press, 1918).
51
Citado en Wight, “Políticas de Poder”, p. 29.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 19


Teoría de las Relaciones Internacionales.

simplemente no computa. Es inadecuado para una nueva era”52, sonaron al mismo tema cuando
defendieron la expansión de la OTAN en 1997, argumentando que la acusación de que esta
política podría aislar a Rusia se basaba en la creencia errónea de que “la política territorial de
gran poder del siglo XX dominará el siglo XXI”. En cambio, Clinton enfatizó su creencia de
que “el interés propio ilustrado, así como los valores compartidos, obligarán a los países a
definir su grandeza de maneras más constructivas y nos obligarán a cooperar”. 53

Por qué los estadounidenses, no les gusta el realismo?

Los estadounidenses tienden a ser hostiles al realismo porque choca con sus valores básicos.
El realismo se opone a los puntos de vista de los estadounidenses sobre ellos mismos y sobre el
mundo en general. 54 En particular, el realismo está en desacuerdo con el profundo sentido de
optimismo y moralismo que impregna gran parte de la sociedad estadounidense. El liberalismo,
por otro lado, encaja perfectamente con esos valores. No es de sorprender que el discurso de
política exterior en los Estados Unidos suene a menudo como si hubiera sido levantado de una
conferencia del Liberalismo.
Los estadounidenses son básicamente optimistas.55 Consideran el progreso en la política, ya
sea a nivel nacional o internacional, como deseable y posible. Como el autor francés Alexis de
Tocqueville observó hace mucho tiempo, los estadounidenses creen que “el hombre está
dotado de una facultad indefinida de mejora”.56 El realismo, por el contrario, ofrece una
perspectiva pesimista de la política internacional. Representa un mundo plagado de
competencia de seguridad y guerra, y promete poco “escapar del mal del poder,
independientemente de lo que uno haga”. 57 Tal pesimismo está en desacuerdo con la poderosa
creencia estadounidense de que con tiempo y esfuerzo, individuos razonables pueden cooperar
para resolver importantes problemas sociales.58 El liberalismo ofrece una perspectiva más
esperanzadora sobre la política mundial, y los estadounidenses, naturalmente, la encuentran
más atractiva que el espectro sombrío dibujado por el realismo.
Los estadounidenses también son propensos a creer que la moralidad debe jugar un papel
importante en la política. Como escribe el prominente sociólogo Seymour Martin Lipset, "los
estadounidenses son moralistas utópicos que presionan para institucionalizar la virtud, destruir
personas malvadas y eliminar instituciones y prácticas perversas" 59. Esta perspectiva choca con
la creencia realista de que la guerra es un elemento intrínseco de la vida en el sistema
internacional. La mayoría de los estadounidenses tienden a pensar en la guerra como una

52
William J. Clinton, discurso de campaña de “Política exterior estadounidense y el ideal democrático”, Pabst
Theatre, Milwaukee, WI, 1 de octubre de 1992.
53
“En palabras de Clinton: 'Construyendo líneas de asociación y puentes hacia el futuro'” New York Times, 10
de julio de 1997.
54
Ver Shimko, “Realismo, neorrealismo y liberalismo estadounidense”.
55
Ver Seymour Martin Lipset, “El Excepcionalismo Americano: Una espada de Doble Filo-Edged Sword (Nueva
York: Norton, 1996), pp. 51-52, 237. Ver también Gabriel A. Almond, “El pueblo estadounidense y la política
exterior” (Nueva York: Praeger), 1968), pp. 50-51.
56
Alexis de Tocqueville, “Democracia en América”, vol. II, trans. Henry Reeve (Nueva York: Schocken Books,
1972), p. 38.
57
Morgenthau, “El Hombre científico”, p. 201.
58
Ver Reinhold Niebuhr, “Los hijos de la luz y los hijos de la oscuridad: una reivindicación de la democracia y
una crítica de su defensa tradicional” (Nueva York: Scribner, 1944), esp. pp. 153-90.
59
Lipset, “Excepcionalismo americano”, p. 63

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 20


Teoría de las Relaciones Internacionales.

empresa horrible que finalmente debería ser abolida de la faz de la Tierra. Podría usarse
justificadamente para grandes objetivos liberales como combatir la tiranía o extender la
democracia, pero es moralmente incorrecto pelear guerras simplemente para cambiar o
preservar el equilibrio de poder. Esto hace que la concepción de guerra de Clausewitz sea
anatema para la mayoría de los estadounidenses. 60
La propensión estadounidense a moralizar también entra en conflicto con el hecho de que
los realistas tienden a no distinguir entre estados buenos y malos, sino que discriminan entre los
estados en gran medida sobre la base de sus capacidades de poder relativas. Una interpretación
puramente realista de la Guerra Fría, por ejemplo, no permite ninguna diferencia significativa
en los motivos detrás del comportamiento estadounidense y soviético durante ese conflicto. De
acuerdo con la teoría realista, ambas partes se vieron impulsadas por sus preocupaciones sobre
el equilibrio de poder, y cada una hizo lo que pudo para maximizar su poder relativo. Sin
embargo, la mayoría de los estadounidenses retrocedería ante esta interpretación de la Guerra
Fría porque creen que Estados Unidos estaba motivado por buenas intenciones, mientras que la
Unión Soviética no lo hizo. Los teóricos liberales distinguen entre estados buenos y malos, por
supuesto, y generalmente identifican a las democracias liberales, con las economías de mercado
como las más valiosas. No es sorprendente que a los estadounidenses les guste esta perspectiva,
porque identifica a Estados Unidos como una fuerza benevolente en la política mundial y
retrata a sus rivales reales y potenciales como alborotadores equivocados o malévolos.
Previsiblemente, esta línea de pensamiento alimentó la euforia que acompañó la caída de la
Unión Soviética y el final de la Guerra Fría. Cuando colapsó el “imperio del mal”, muchos
estadounidenses (y europeos) concluyeron que la democracia se extendería por todo el mundo y
que la paz mundial pronto estallaría. Este optimismo se basó principalmente en la creencia de
que la América democrática es un estado virtuoso. Si otros estados emularan a los Estados
Unidos, por lo tanto, el mundo estaría poblado por buenos estados, y este desarrollo solo podría
significar el final del conflicto internacional.

Retórica vs. Práctica

Debido a que a los estadounidenses no les gusta la realpolitik, el discurso público sobre la
política exterior en los Estados Unidos generalmente se expresa en el lenguaje del liberalismo.
De ahí que los pronunciamientos de las elites políticas estén fuertemente condimentados con
optimismo y moralismo. Los académicos estadounidenses son especialmente buenos para
promover el pensamiento liberal en el mercado de las ideas. Sin embargo, detrás de puertas
cerradas, las élites que hacen política de seguridad nacional hablan principalmente el lenguaje
del poder, no el de principio, y los Estados Unidos actúan en el sistema internacional de
acuerdo con los dictados de la lógica realista.61 En esencia, se separa una brecha discernible
retórica pública de la conducta real de la política exterior estadounidense.

60
Véase Samuel P. Huntington, “El Soldado y el Estado. Teoría y práctica de las Relaciones Cívico” (Cambridge,
MA: Harvard University Press, 1957).
61
Por ejemplo, es evidente a partir de los estudios basados en archivos de principios de la Guerra Fría que los
diseñadores de políticas estadounidenses pensaron en términos de política de poder, no de ideología, cuando
trataban con la Unión Soviética. Véase H. W. Brands, “El Espectro del neutralismo: Los EE.UU. y la Emergencia
Economica en el Tercer Mundo. 1947-1960” (Nueva York: Columbia University Press, 1989); Thomas J.
Christensen, “Adversarios Útiles: Gran Estrategia, Movilización Doméstica y Conflicto Chino-Americano, 1947-

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 21


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Prominentes realistas a menudo han criticado a la diplomacia estadounidense por considerar


que es demasiado idealista y se han quejado de que los líderes estadounidenses no prestan
suficiente atención al equilibrio de poder.
Por ejemplo, Kennan escribió en 1951: “Veo que la falla más grave de nuestra formulación
de políticas pasadas radica en algo que podría llamar el enfoque legalista-moralista de los
problemas internacionales. Este enfoque funciona como una madeja roja a través de nuestra
política exterior de los últimos cincuenta años”62. Según esta línea de argumentación, no existe
una brecha real entre la retórica liberal estadounidense y su comportamiento de política
exterior, porque Estados Unidos practica lo que predica. Pero esta afirmación es errónea, como
expondré más adelante a continuación. La política exterior estadounidense generalmente se ha
guiado por la lógica realista, aunque los pronunciamientos públicos de sus líderes podrían
llevar a uno a pensar lo contrario.
Debería ser obvio para los observadores inteligentes que Estados Unidos habla de una
manera y actúa de otra. De hecho, los legisladores en otros estados siempre han comentado
sobre esta tendencia en la política exterior estadounidense. Ya en 1939, por ejemplo, Carr
señaló que los estados del continente europeo consideran a los pueblos de habla inglesa como
“maestros en el arte de ocultar sus intereses nacionales egoístas bajo la apariencia del bien
general”, y agregó que “este tipo de la hipocresía es una peculiaridad especial y característica
de la mente anglosajona”.63
Aún así, la brecha entre la retórica y la realidad generalmente pasa desapercibida en los
Estados Unidos.
Dos factores explican este fenómeno. Primero, las políticas realistas a veces coinciden con
los dictados del liberalismo, en cuyo caso no hay conflicto entre la búsqueda del poder y la
búsqueda de principios. Bajo estas circunstancias, las políticas realistas se pueden justificar con
la retórica liberal sin tener que discutir las realidades de poder subyacentes. Esta coincidencia
hace una venta fácil. Por ejemplo, Estados Unidos luchó contra el fascismo en la Segunda
Guerra Mundial y el comunismo en la Guerra Fría por razones en gran parte realistas. Pero
ambas peleas también fueron consistentes con los principios liberales, y por lo tanto los
legisladores tuvieron pocos problemas para venderlos al público como conflictos ideológicos.
En segundo lugar, cuando las consideraciones de poder fuerzan a los Estados Unidos a
actuar de manera contraria a los principios liberales, aparecen “spin doctors”, que cuentan una

1958” (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1996); Melvyn P. Leffler, “Una Preponderancia de Poder:
Seguridad Nacional, la Administración Truman y la Guerra Fría” (Stanford, CA: Stanford University Press, 1992);
y Trachtenberg, “Paz Construida”. Véase también Keith Wilson, “El poder británico en el equilibrio europeo,
1906-14”, en David Dilks, ed., “Retirada del poder: estudios sobre la política exterior británica del siglo XX”, vol.
1, 1906-1939 (Londres: Macmillan, 1981), págs. 21-41, que describe cómo los políticos británicos “emplearon
constante y consistentemente el concepto de equilibrio de poder” (p.22) en privado, pero emplearon una retórica
más idealista en sus declaraciones públicas.
62
Kennan, “Diplomacia estadounidense”, p. 82. Para ejemplos de otros realistas que enfatizan este tema, ver
Walter Lippmann, “Política Exterior de los Estados Unidos: Escudo de la República” (Boston: Little, Brown,
1943); Hans Morgenthau, “En Defensa del Interés Nacional: un examen crítico de la política exterior
estadounidense” (Nueva York: Knopf, 1951); Norman A. Graebner, “Estados Unidos como potencia mundial: una
evaluación realista de Wilson a Reagan” (Wilmington, DE: Scholarly Resources, 1984); y Norman A. Graebner,
“Diplomacia de la Guerra Fría: Política Exterior Americana”, 1945-1975, 2ª ed. (Nueva York: Van Nostrand,
1977).
63
Carr, “La Crisis de los años „20”, p. 79. Para evidenciar que este tipo de hipocresía no se limita a los
anglosajones, ver Markus Fischer, “Europa feudal. 800-1300: Discurso comunal y prácticas conflictivas”,
Organización internacional 46, n. ° 2 (primavera de 1992), pp. 427-66.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 22


Teoría de las Relaciones Internacionales.

historia que concuerda con los ideales liberales.64 Por ejemplo, a fines del siglo XIX, las elites
estadounidenses, consideraron a Alemania ser un estado constitucional progresivo digno de
emulación. Pero la visión estadounidense de Alemania cambió en la década anterior a la
Primera Guerra Mundial, a medida que las relaciones entre los dos estados se deterioraron. Para
cuando Estados Unidos declaró la guerra a Alemania en abril de 1917, los estadounidenses
habían llegado a ver a Alemania como más autocrática y militarista que sus rivales europeos.
Del mismo modo, durante la década de 1930, muchos estadounidenses vieron la Unión
Soviética como un estado malvado, en parte en respuesta a las políticas internas asesinas de
Josef Stalin y su infame alianza con la Alemania nazi en agosto de 1939. Sin embargo, cuando
Estados Unidos unió sus fuerzas con la Unión Soviética a finales de 1941 para luchar contra el
Tercer Reich, el gobierno de EE. UU, comenzó una campaña masiva de relaciones públicas
para limpiar la imagen del nuevo aliado de Estados Unidos y hacerlo compatible con los ideales
liberales. La Unión Soviética ahora fue retratada como una protodemocracia, y Stalin se
convirtió en “Tío Joe”.
¿Cómo es posible salirse con la suya con esta contradicción entre retórica y política? La
mayoría de los estadounidenses aceptan fácilmente estas racionalizaciones porque el
liberalismo está tan profundamente enraizado en su cultura. Como resultado, les resulta fácil
creer que están actuando de acuerdo con los principios preciados, en lugar de consideraciones
de poder frías y calculadas.65

El plan del libro

El resto de los capítulos de este libro tratan principalmente de responder a las seis grandes
preguntas sobre el poder que identifiqué anteriormente. El capítulo 2, que es probablemente el
más importante del libro, expone mi teoría de por qué los estados compiten por el poder y por
qué persiguen la hegemonía.
En los capítulos 3 y 4, defino el poder y explico cómo medirlo. Hago esto para sentar las
bases para probar mi teoría. Es imposible determinar si los estados se han comportado de
acuerdo con los dictados del realismo ofensivo sin saber qué es el poder y qué estrategias
diferentes emplean los estados para maximizar su participación en el poder del mundo. Mi

64
El trabajo clave sobre este tema es Ido Oren, “La subjetividad de la paz 'democrática'”: cambio de las
percepciones estadounidenses de la Alemania imperial, Seguridad internacional 20, No. 2 (otoño de 1995), pp.
147-84. Para evidencia adicional sobre los ejemplos discutidos en este párrafo y el siguiente, ver Konrad H.
Jarausch, “Huns, Krauts, o buenos alemanes? La imagen alemana en América, 1800-1980,” en James F. Harris,
ed., Alemán -American Interrelations: Heritage and Challenge (Tubingen: Tubingen University Press, 1985), pp.
145-59; Frank Trommler, “Inventando al Enemigo: las relaciones culturales Americano-Gerrmanas. 1900-1917”,
en Hans-Jurgen Schroder, ed., “Confrontación y Cooperación: Alemania y Estados Unidos en la era de la Primera
Guerra Mundial, 1900-1924” (Providence, RI: Berg Publishers, 1993), pp. 99 - 125; y John L. Gaddis, “Los
Estados Unidos y los orígenes de la Guerra Fría, 1941-1947” (Nueva York: Columbia University Press, 1972),
cap. 2. Para discusiones sobre cómo los políticos británicos trabajaron para limpiar la imagen de Rusia durante
ambas guerras mundiales, ver Keith Neilson, “Gran Bretaña y el último zar: política británica y Rusia, 1894-
1917” (Oxford: Clarendon, 1995), págs. 342-43; y P.M.H. Bell, “John Bull y el oso: opinión pública británica,
política exterior y la Unión Soviética, 1941-1945” (Londres: Edward Arnold, 1990).
65
La declaración clásica sobre el profundo impacto de las ideas liberales en el pensamiento estadounidense es
Louis Hartz, “La Tradición Liberal en América: Una interpretación del pensamiento político estadounidense desde
la revolución” (Nueva York: Harcourt, Brace and World, 1955).

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 23


Teoría de las Relaciones Internacionales.

punto de partida es distinguir entre el poder potencial y el poder militar real, y luego
argumentar que los estados se preocupan profundamente por ambos tipos de poder. El Capítulo
3 se enfoca en el poder potencial, que involucra principalmente el tamaño de la población de
rata y su riqueza. El Capítulo 4 trata del poder militar real.
Es un capítulo especialmente largo porque hago argumentos sobre “la primacía del poder de
la tierra” y “el poder de parar del agua” que son novedosos y probablemente polémicos.
En el Capítulo 5, analizo las estrategias que las grandes potencias emplean para ganar y
mantener el poder. Este capítulo incluye una discusión sustancial sobre la utilidad de la guerra
para adquirir poder. También me enfoco en equilibrar y pasar el dinero, que son las principales
estrategias que emplea el estado cuando se enfrenta a un rival que amenaza con alterar el
equilibrio de poder.
En los capítulos 6 y 7, examino el registro histórico para ver dónde hay evidencia que apoye
la teoría. Específicamente, comparo la conducta de las grandes potencias desde 1792 hasta
1990, si su comportamiento se ajusta a las predicciones del realismo ofensivo.
En el capítulo 8, expongo una teoría simple que explica cuándo se equilibran los grandes
poderes y cuándo eligen pasar por alto, y luego examino esa teoría contra el registro histórico.
El Capítulo 9 se centra en las causas de la guerra. Aquí, también, expongo una teoría simple
y luego la pruebo contra el registro empírico
El Capítulo 10 desafía la afirmación frecuentemente hecha de que la política internacional se
ha transformado fundamentalmente con el final de la Guerra Fría, y que los grandes poderes ya
no compiten entre sí por el poder. Califico brevemente las teorías que sustentan esa perspectiva
optimista, y luego observo cómo las grandes potencias se han comportado en Europa y el
sudeste asiático entre 1991 y 2000. Finalmente, hago predicciones sobre la probabilidad de
conflicto de gran potencia en estas dos regiones importantes a principios del siglo veintiuno.

Capitulo dos
La anarquía y la lucha por el poder

El gran poder, sostengo, siempre está buscando oportunidades para ganar poder sobre sus
rivales, con hegemonía como su objetivo final. Esta perspectiva no permite los poderes de
status quo, excepto para el estado inusual que alcanza la preponderancia. En cambio, el sistema
está poblado de grandes poderes que tienen intenciones revisionistas en su núcleo.1 Este
capítulo presenta una teoría que explica esta competencia por el poder. Específicamente,
intento mostrar que hay un atractivo lógica detrás de mi afirmación de que las grandes
potencias buscan maximizar su participación en el poder mundial. Yo no, sin embargo, pruebe
el realismo ofensivo contra el registro histórico en este capítulo. Esa importante tarea está
reservada, para capítulos posteriores.

1
La mayoría de los eruditos realistas permiten en sus teorías los poderes del status quo que no son hegemónicos.
Al menos algunos estados, argumentan, es probable que estén satisfechos con el equilibrio de poder y, por lo tanto,
no tienen ningún incentivo para cambiarlo. Ver a Randall L. Schweller, “Status de Neorrealismo-Quo Bias: ¿Qué
dilema de seguridad?” Security Studies 5, No. 3 (primavera de 1996, número especial sobre “Realismo:
Restablecido y Renovado”, editor Benjamin Frankel), pp. 98-101; y Arnold Wolfers, “Discordia y colaboración:
Ensayos sobre política internacional” (Baltimore, MD: Johns Hopkins University Press, 1962), pp. 84-86, 91-92,
125-26.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 24


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Por qué los Estados persiguen el poder? Mi explicación de por qué los grandes poderes
compiten entre sí por el poder y luchan por la hegemonía se deriva de cinco suposiciones sobre
el sistema internacional. Ninguna de estas suposiciones solo manda que los estados se
comporten competitivamente. Tomados en conjunto, sin embargo, representan un mundo en el
cual los estados tienen una razón considerable para pensar y algunas veces se comportan
agresivamente. En particular, el sistema alienta a los estados a buscar oportunidades para
maximizar su poder vis-àvis otros estados.
¿Qué tan importante es que estas suposiciones sean realistas? Algunos científicos sociales
argumentan que las suposiciones que sustentan una teoría no necesitan ajustarse a la realidad.
De hecho, el economista Milton Friedman sostiene que las mejores teorías “se encontrará que
tienen suposiciones que son representaciones descriptivas de la realidad muy inexactas, y, en
general, cuanto más significativa sea la teoría, las suposiciones son menos realistas”.2 Según
este punto de vista, el poder explicativo de una teoría es todo lo que importa. Si las
suposiciones poco realistas conducen a una teoría que nos dice mucho sobre cómo funciona el
mundo, no tiene importancia si las suposiciones subyacentes son realistas o no.
Yo rechazo esta vista Aunque estoy de acuerdo en que el poder explicativo es el último
criterio para evaluando teorías, también creo que una teoría basada en suposiciones poco
realistas o falsas no explica mucho sobre cómo funciona el mundo.3 Las teorías sonoras se
basan en suposiciones sensatas. En consecuencia, cada una de estas cinco suposiciones es una
representación razonablemente precisa de un aspecto importante de la vida en el sistema
internacional.

Suposiciones de Bedrock

La primera suposición es que el sistema internacional es anárquico, lo que no significa que


es caótico o está desgarrado por el desorden. Es fácil sacar esa conclusión, ya que el realismo
representa un mundo caracterizado por la competencia de seguridad y la guerra. Por sí mismo,
sin embargo, la noción realista de anarquía no tiene nada que ver con el conflicto; es un
principio de ordenamiento, que dice que el sistema comprende
Estados independientes que no tienen ninguna autoridad central sobre ellos.4 Soberanía, en
otras palabras, inherentes en los estados porque no hay un cuerpo gobernante superior en el
sistema internacional.5 No hay “gobierno sobre gobiernos”6.

2
Milton Friedman, “Ensayos Positivos Económicos” (Chicago: University of Chicago Press, 1953), p. 14.
Tambien ver Kenneth N. Waltz, “Teoría de la Política Internacional” (Reading, MA: Addison-Wesley, 1979), pp.
5-6, 91, 119.
3
Terry Moe hace una distinción útil entre suposiciones que son simplemente simplificaciones útiles de la realidad
(es decir, realistas en sí mismas pero sin detalles omitidos), y suposiciones que son claramente contrarias a la
realidad (es decir, que violan directamente verdades bien establecidas). Véase Moe, “Sobre el estado científico de
los modelos racionales”, American Journal of Political Science 23, No. 1 (febrero de 1979), págs. 215-43.
4
El concepto de anarquía y sus consecuencias para la política internacional fue articulado por primera vez por G.
Lowes Dickinson, “La Anarquía Europea” (Nueva York: Macmillan, 1916). Para una discusión más reciente y
más elaborada de la anarquía, véase Waltz, “Teoría de la Política Internacional”, págs. 88-93. Ver también Robert
J. Art y Robert Jervis, eds., Política International: Anarquía, Fuerza, Imperialismo (Boston: Little, Brown, 1973),
pt. 1; y Helen Milner, “Teoría de la Asumsión de la Anarquía Internacional. Una Crítica”, Review of International
Studies 17, No. 1 (enero de 1991), págs. 67-85.
5
Aunque el enfoque de este estudio está en el sistema estatal, la lógica realista se puede aplicar a otros tipos de
sistemas anárquicos. Después de todo, es la ausencia de autoridad central, no cualquier característica especial de
los estados, lo que les hace competir por el poder. Markus Fischer, por ejemplo, aplica la teoría a Europa en la

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 25


Teoría de las Relaciones Internacionales.

La segunda suposición es que las grandes potencias poseen intrínsecamente un ejército


ofensivo capacidad, que les da los medios para herir y posiblemente destruir uno al otro. Los
estados son potencialmente peligrosos entre sí, aunque algunos estados tienen más poder
militar que otros y por lo tanto son más peligrosos. El poder militar de un estado generalmente
se identifica con el armamento particular a su disposición, aunque incluso si no había armas, las
personas en esos estados aún podrían usar sus pies y manos para atacar a la población de otro
estado. Después todos, por cada cuello, hay dos manos para ahogarlo. 7
La tercera suposición es que los estados nunca pueden estar seguros acerca de las
intenciones de otros estados. Específicamente, ningún estado puede estar seguro de que otro
estado no usará su capacidad militar ofensiva para atacar al primer estado. Esto no quiere decir
que los estados necesariamente tengan intenciones hostiles. De hecho, todos los estados del
sistema pueden ser confiablemente benignos, pero es imposible estar seguros de ese juicio
porque las intenciones son imposibles de adivinar con un 100 por ciento de certeza. Hay
muchas causas posibles de agresión, y ningún estado puede estar seguro de que otro estado es
no motivado por uno de ellos.8 Además, las intenciones pueden cambiar rápidamente, por lo
que las intenciones de un estado pueden ser benignas un día y hostiles al siguiente.
La incertidumbre sobre las intenciones es inevitable, lo que significa que los estados nunca
pueden estar seguros de que otros estados no tengan intenciones ofensivas para enfrentar sus
capacidades ofensivas. La cuarta suposición es que la supervivencia es el objetivo principal de
las grandes potencias. Específicamente, los estados buscan mantener su integridad territorial y
la autonomía de su orden político nacional. La supervivencia domina otros motivos porque, una
vez que se conquista un estado, es poco probable que esté en condiciones de perseguir otros
objetivos. El líder soviético Josef Stalin lo expresó bien durante una guardia de guerra en 1927:

Edad Media, antes de que el sistema estatal surgiera en 1648. Véase Fischer, “Europa feudal, 800-1300: Discurso
comunal y prácticas conflictivas”, Organización internacional 46, n. ° 2 (Spring 1992), pp. 427-66. La teoría
también se puede usar para explicar el comportamiento de las personas. El trabajo más importante en este sentido
es Thomas Hobbes, “Leviathan”, ed. C. B. Macpherson (Harmondsworth, Reino Unido: Penguin, 1986). Véase
también Elijah Anderson, “El Código de las Calles” Atlantic Monthly, mayo de 1994, págs. 80-94; Barry R.
Posen, “El Dilema de la Seguridad y los Conflictos Étnicos” Survival , No. 1 (Spring 1993), pp \ 27-47; y Robert
J. Spitzer, “Las Políticas del Control de Armas” (Chatham, NJ: Chatham House, 1995), cap. 6
6
Inis L. Claude, Jr., “La Espada y el arado: la organización y problemas del progreso internacional” y Progreso
de la Organización Internacional”, 4th ed. (Nueva York: Random House, 1971), p. 14.
7
La afirmación de que los estados pueden tener intenciones benignas es simplemente una suposición inicial. Más
adelante, sostengo que cuando se combinan las cinco suposiciones de la teoría, los estados se ponen en una
posición en la que están fuertemente dispuestos a tener intenciones hostiles entre sí.
8
Mi teoría en última instancia, sostiene que las grandes potencias se comportan ofensivamente entre sí porque esa
es la mejor manera para que puedan garantizar “su seguridad en un mundo anárquico”. La suposición aquí, sin
embargo, es que hay muchas razones además de la seguridad de por qué un estado podría comportarse
agresivamente hacia otro estado. De hecho, es la incertidumbre sobre si esas causas de guerra no relacionadas con
la seguridad están en juego, o podrían entrar en juego, lo que empuja a las grandes potencias a preocuparse por su
supervivencia y actuar ofensivamente. La posibilidad de que al menos un estado esté motivado por cálculos ajenos
a la seguridad es una condición necesaria para el realismo ofensivo, así como para cualquier otra teoría estructural
de la política internacional que predice la competencia de seguridad. bien: “Si se supone que los estados no buscan
nada más que su propia supervivencia, ¿por qué se sentirían amenazados? ¿Por qué se involucrarían en un
comportamiento equilibrado? En un mundo hipotético que tiene nunca experimentó el crimen, el concepto de
seguridad carece de sentido”. Schweller, “Estado del neorrealismo: quo sesgo”, página 91. Herbert Butterfield
afirma esencialmente lo mismo cuando escribe: “difícilmente las guerras ocurrirían si todos los hombres fueran
cristianos”. Los santos, que compiten entre sí en la nada, tal vez, salvo la auto-renuncia”. CT Mclntire, ed., Herbert
Butterfield: “Escritos sobre cristianismo e historia”. (Oxford: Oxford University Press, 1979), página 73. También
vea a Jack Donnelly, “Realismo y Relaciones Internacionales” (Cambridge: Cambridge University Press, 2000),
capítulo 2.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 26


Teoría de las Relaciones Internacionales.

“Podemos y debemos construir el socialismo en la [Unión Soviética]. Pero para lograrlo,


primero tenemos que existir”.9 Los Estados pueden y persiguen otros objetivos, por supuesto,
pero la seguridad es su objetivo más importante. La quinta suposición es que las grandes
potencias son actores racionales. Son conscientes del ambiente externo y piensan
estratégicamente sobre cómo sobrevivir en él. En particular, consideran las preferencias de
otros estados y cómo su propio comportamiento puede afectar el comportamiento de esos otros
estados, y cómo es probable que el comportamiento de esos otros estados afecte su propia
estrategia de supervivencia. Además, los estados prestan atención al largo plazo así como a las
consecuencias inmediatas de sus acciones. Como se enfatizó, ninguno de estos supuestos solo
dictamina que las grandes potencias como una regla general deben comportarse agresivamente
entre sí. Seguramente existe la posibilidad de que una determinada estatura tenga intenciones
hostiles, pero la única suposición que se trata de un motor específico que es común para todos
los estados dice que su principal objetivo es sobrevivir, lo que en sí mismo es un objetivo
bastante inofensivo. Sin embargo, cuando los cinco supuestos se casan juntos, crean incentivos
poderosos para que las grandes potencias piensen y actúen ofensivamente entre sí. En
particular, tres patrones generales de comportamiento resultan: miedo, autoayuda y
maximización de poder.

Comportamiento del Estado

Los grandes poderes se temen unos a otros. Se miran con sospecha y les preocupa que la
guerra esté a la vista. Anticipan peligro. Hay poco espacio para la confianza entre los estados.
Por supuesto, el nivel de miedo varía a través del tiempo y el espacio, pero no se puede
reducir a un nivel trivial. Promueve la perspectiva de cualquier gran potencia, todas las otras
grandes potencias son potencias enemigas. Este punto queda ilustrado por la reacción del Reino
Unido y Francia ante la reintegración alemana al final de la Guerra Fría. A pesar de que estos
tres estados habían sido lugares cercanos durante casi cuarenta y cinco años, tanto el Reino
Unido como Francia comenzaron inmediatamente a preocuparse por los peligros potenciales de
una Alemania unida.10 La base de este temor es que en un mundo donde las grandes potencias
tienen la capacidad para atacar a los demás y puede tener el motivo para hacerlo, cualquier
estado de supervivencia debe ser menos sospechoso de otros estados y reacios a confiar en
ellos. Añádase a esto el problema del “911” -la ausencia de una autoridad central a la que un
estado amenazado pueda acudir en busca de ayuda- y los estados tienen incluso un mayor
incentivo para temerse mutuamente. Además, no existe ningún mecanismo, aparte del posible
interés propio de terceros, para castigar a un agresor. Debido a que a veces es difícil disuadir a
posibles agresores, los estados tienen buenas razones para no confiar en otros estados y estar
preparados para la guerra con ellos.
Las posibles consecuencias de ser víctima de la agresión son una muestra de la importancia
del miedo como una fuerza motivadora en la política mundial. Los grandes poderes no

9
Citado en Jon Jacobson, “Cuando la Unión Soviética entró en la política mundial” (Berkeley: University of
California Press, 1994), pág. 271.
10
Ver Elizabeth Pond, Beyond the Wall: “El camino de Alemania hacia la unificación” (Washington, DC:
Brookings Institution Press, 1993), cap. 12; Margaret Thatcher, “Los años cuesta abajo”, (Nueva York:
HarperCollins, 1993), caps. 25-26; y Philip Zelikow y Condoleezza Rice, “Alemania Unificada y Europa
Transformada: un estudio de la Política (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1995), cap. 4.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 27


Teoría de las Relaciones Internacionales.

compiten entre sí como si la política internacional fuera meramente un mercado económico. La


competencia política entre los estados es un negocio mucho más peligroso que la mera relación
económica; el primero puede conducir a la guerra, y la guerra a menudo significa asesinatos en
masa en el campo de batalla, así como asesinatos en masa de civiles. En casos extremos, la
guerra puede incluso conducir a la destrucción de estados. Las horribles consecuencias de la
guerra a veces hacen que los estados se vean no solo como competidores, sino también como
enemigos potencialmente mortales. El antagonismo político, en resumen, tiende a ser intenso,
porque hay mucho en juego.
Los Estados en el sistema internacional también tienen como objetivo garantizar su propia
supervivencia. Debido a que otros estados son amenazas potenciales, y debido a que no existe
una autoridad superior para acudir a su rescate cuando marcan el 911, los estados no pueden
depender de otros para su propia seguridad. Cada estado tiende a verse a sí mismo como
vulnerable y solo, y por lo tanto tiene como objetivo proporcionar su propia supervivencia. En
política internacional, Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos. Este énfasis en la
autoayuda no impide que los estados formen alianzas.11 Pero las alianzas son solo matrimonios
temporales de conveniencia: el socio de la alianza de hoy podría ser el enemigo del mañana, y
el enemigo de hoy podría ser el aliado de la alianza del mañana. Por ejemplo, Estados Unidos
luchó con China y la Unión Soviética contra Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial,
pero poco después se volcó a los enemigos y socios y se alió con Alemania Occidental y Japón
contra China y la Unión Soviética durante la Guerra Fría.
Los Estados que operan en un mundo de autoayuda casi siempre actúan de acuerdo con sus
propios intereses y no subordinan sus intereses a los intereses de otros estados ni a los intereses
de la llamada comunidad internacional. La razón es simple: vale la pena ser egoísta en un
mundo de autoayuda. Esto es cierto, tanto a corto como a largo plazo, porque si un estado
pierde en el corto plazo, podría no estar disponible a largo plazo.
Preocupados por las intenciones últimas de otros estados y conscientes de que operan en un
sistema de autoayuda, los estados entienden rápidamente que la mejor manera de garantizar su
supervivencia es ser el estado más poderoso del sistema. Cuanto más fuerte es un estado en
relación con sus rivales potenciales, es menos probable que alguno de esos rivales lo ataque y
amenace su supervivencia. Los estados más débiles serán reacios a pelear con estados más
poderosos porque los estados más débiles probablemente sufrirán una derrota militar. De
hecho, cuanto mayor es la brecha de poder entre dos estados cualquiera, es menos probable que
los más débiles ataquen al más fuerte. Ni Canadá ni México, por ejemplo, apoyarían atacar a
los Estados Unidos, que es mucho más poderoso que sus vecinos. La situación ideal es ser el
hegemón en el sistema. Como dijo Immanuel Kant, “Es el deseo de cada estado, o de su
gobernante, llegar a una condición de paz perpetua mediante la conquista de todo el mundo, si
eso fuera posible”12. La supervivencia estaría entonces casi garantizada.13

11
Frederick Schuman introdujo el concepto de autoayuda en “Política Internacional: Una Introducción al Sistema
de Estado Occidental (Nueva York: McGraw-Hill, 1933), pp. 199-202, 514, aunque Waltz hizo famoso el
concepto en “Teoría de la Política internacional”, cap. 6. “Sobre el realismo y las alianzas”, ver Stephen M. Walt,
Los Orígenes de las Alianzas (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1987).
12
Citado en Martin Wight, “Poderes Politicos” (Londres: Royal Institute of International Affairs, 1946), p. 40.
13
Si un estado logra la hegemonía, el sistema deja de ser anárquico y se vuelve jerárquico. El realismo ofensivo,
que asume la anarquía internacional, tiene poco que decir sobre la política bajo jerarquía. Pero como se discutirá
más adelante, es muy poco probable que un estado se convierta en un hegemón global, aunque la hegemonía

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 28


Teoría de las Relaciones Internacionales.

En consecuencia, los estados prestan mucha atención a cómo se distribuye el poder entre
ellos, y hacen un esfuerzo especial para maximizar su participación en el poder mundial.
Específicamente, buscan oportunidades para alterar el equilibrio de poder mediante la
adquisición de incrementos adicionales de potencia a costa de los posibles rivales. Los estados
emplean una variedad de medios -económicos, diplomáticos y militares- para cambiar el
equilibrio de poder a su favor, incluso si hacerlo hace que otros estados sean sospechosos o
incluso hostiles. Debido a que la ganancia de un estado en el poder es la pérdida de otro estado,
los grandes poderes tienden a tener una mentalidad de suma cero cuando se enfrentan entre sí.
El truco, por supuesto, es ser el ganador en esta competencia y dominar a los otros estados en el
sistema. Por lo tanto, la afirmación de que los estados maximizan el poder relativo equivale a
argumentar que los estados están dispuestos a pensar ofensivamente hacia otros estados, a pesar
de que su único motivo es simplemente sobrevivir. En resumen, los grandes poderes tienen
intenciones agresivas.14
Incluso cuando un gran poder logra una clara ventaja militar sobre sus rivales, continúa
buscando oportunidades para obtener más poder. La búsqueda del poder se detiene solo cuando
se logra la hegemonía. La idea de que un gran poder puede sentirse seguro sin dominar el
sistema, siempre que tenga una “cantidad apropiada” de poder, no es persuasiva, por dos
razones.15 En primer lugar, es difícil evaluar cuánto poder relativo debe tener un estado sobre
sus rivales antes de que sea seguro. ¿El doble de potencia es un umbral apropiado? O es tres
veces más poderosa ¿número mágico? La raíz del problema es que los cálculos de poder por sí
solos, no determinan qué lado gana una guerra. Las estrategias inteligentes, por ejemplo, a
veces permiten que los estados menos poderosos derroten a los enemigos más poderosos.
En segundo lugar, determinar cuánto poder es suficiente se vuelve aún más complicado
cuando las grandes potencias contemplan cómo se distribuirá el poder entre ellos diez o veinte
años más adelante. Las capacidades de los estados individuales varían con el tiempo, a veces
notablemente, y a menudo es difícil predecir la dirección y el alcance del cambio en el
equilibrio de poder. Recuerde, pocos en Occidente anticiparon el colapso de la Unión Soviética
antes de que sucediera. De hecho, durante la primera mitad de la Guerra Fría, muchos en
Occidente temían que la economía soviética eventualmente generaría mayor riqueza que la
economía estadounidense, lo que causaría un marcado cambio de poder contra los Estados
Unidos y sus aliados. Lo que depara el futuro para China y Rusia y cómo será el equilibrio de
poder en 2020 es difícil de prever.
Dada la dificultad de determinar cuánto poder es suficiente para hoy y mañana, las grandes
potencias reconocen que la mejor manera de garantizar su seguridad es lograr la hegemonía
ahora, eliminando así cualquier posibilidad de desafío por parte de otra gran potencia. Solo un
estado equivocado dejaría pasar la oportunidad de ser el hegemón en el sistema porque pensó

regional es factible. Por lo tanto, es probable que el realismo proporcione ideas importantes sobre la política
mundial en el futuro previsible, salvo lo que sucede dentro de una región que está dominada por un hegemón.
14
Aunque las grandes potencias siempre tienen intenciones agresivas, no siempre son agresoras, principalmente
porque a veces no tienen la capacidad de comportarse de forma agresiva. Utilizo el término “agresor” a lo largo de
este libro para denotar grandes poderes que tienen el material necesario para actuar en función de sus intenciones
agresivas.
15
Kenneth Waltz sostiene que los grandes poderes no deben perseguir la hegemonía, sino que deben apuntar a
controlar una cantidad “apropiada” de poder mundial. Véase Waltz, “Los orígenes de la guerra en la teoría
neorrealista”, en Robert I. Rotberg y Theodore K. Rabb, eds., “Origen y la Prevención de la Gran Guerra”
(Cambridge: Cambridge University Press, 1989), pág. 40.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 29


Teoría de las Relaciones Internacionales.

que ya tenía suficiente poder para sobrevivir.16 Pero incluso si un gran poder no tiene los
medios para lograr la hegemonía (y ese suele ser el caso) , seguirá actuando ofensivamente para
acumular todo el poder que pueda, porque los estados casi siempre están mejor con más poder
en lugar de menos. En resumen, los estados no se convierten en poderes de status quo hasta que
dominen por completo el sistema.
Todos los estados están influenciados por esta lógica, lo que significa que no solo buscan
oportunidades para aprovecharse el uno del otro, sino que también trabajan para garantizar que
otros estados no los aprovechen. Después de todo, los estados rivales están impulsados por la
misma lógica, y es probable que la mayoría de los estados reconozcan sus propios motivos en
juego en las acciones de otros estados. En resumen, los estados finalmente prestan atención
tanto a la defensa como a la ofensa. Piensan en la conquista y trabajan para evitar que los
estados agresores obtengan poder a su costa. Esto conduce inexorablemente a un mundo de
constante competencia de seguridad, donde los estados están dispuestos a mentir, hacer trampa
y usar la fuerza bruta si los ayuda a obtener ventaja sobre sus rivales. La paz, si uno define ese
concepto como un estado de tranquilidad o concordia mutua, no es probable que estalle en este
mundo.
El “dilema de seguridad”, que es uno de los conceptos más conocidos en la literatura de
relaciones internacionales, refleja la lógica básica del realismo ofensivo. La esencia del dilema
es que las medidas que toma un estado para aumentar su propia seguridad generalmente
disminuyen la seguridad de otros estados. Por lo tanto, es difícil para un estado aumentar sus
propias posibilidades de supervivencia sin amenazar la supervivencia de otros estados. John
Herz introdujo por primera vez el dilema de seguridad en un artículo de 1950 en la revista
World Politics.17 Después de discutir la naturaleza anárquica de la política internacional,
escribe: “Al esforzarse por obtener seguridad de ... ataque, [los estados] se ven obligados a
adquirir más y más poder para escapar del impacto del poder de los demás. Esto, a su vez,
vuelve a los demás más inseguros y los obliga a prepararse para lo peor. Como ninguno puede
sentirse completamente seguro en un mundo de unidades competidoras, la competencia de
poder y el círculo vicioso de seguridad y acumulación de poder está en marcha”.18 La
implicación del análisis de Herz es clara: la mejor forma de que un estado sobreviva en la
anarquía es aprovecharse de otros estados y obtener poder a su costa. La mejor defensa es un
buen ataque. Dado que este mensaje es ampliamente entendido, se produce una incesante
competencia de seguridad. Desafortunadamente, poco se puede hacer para mejorar el dilema de
seguridad mientras los estados operen en anarquía.
De esta discusión debería deducirse que decir que los estados son maximizadores de poder
equivale a decir que les importa el poder relativo, no el poder absoluto. Aquí hay una distinción
16
El siguiente ejemplo hipotético ilustra este punto. Supongamos que los políticos estadounidenses se vieron
obligados a elegir entre dos equilibrios de poder diferentes en el Hemisferio Occidental. La primera es la
distribución actual del poder, según la cual Estados Unidos es un hegemón que ningún estado en la región se
atrevería a desafiar militarmente. En el segundo escenario, China reemplaza a Canadá y Alemania toma el lugar de
México. Aunque Estados Unidos tendría una ventaja militar significativa sobre China y Alemania, es difícil
imaginar a un estratega estadounidense que opte por este escenario sobre la hegemonía estadounidense en el
Hemisferio Occidental.
17
John H. Herz, “Internacionalismo idealista y el dilema de la seguridad”, World Politics 2, No. 2 (enero 1950),
pp. 157-80. Aunque Dickinson no usó el término “dilema de seguridad”, su lógica está claramente articulada en
European Anarchy, pp. 20, 88.
18
Herz, “Internacionalismo Idealista”, p. 157.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 30


Teoría de las Relaciones Internacionales.

importante, porque los estados preocupados por el poder relativo se comportan de manera
diferente que los estados interesados en el poder absoluto.19 Los estados que maximizan la
potencia relativa se ocupan principalmente de la distribución de las capacidades materiales. En
particular, intentan obtener la mayor ventaja de potencia posible sobre los potenciales rivales,
porque el poder es el mejor medio para sobrevivir en un mundo peligroso. Por lo tanto, es
probable que los estados motivados por preocupaciones relativas de poder renunciar a grandes
ganancias en su propio poder, si tales ganancias dan a los estados rivales aún mayor poder, para
obtener ganancias nacionales más pequeñas que, sin embargo, les otorgan una ventaja de poder
sobre sus rivales.20
Los estados que maximizan el poder absoluto, por otro lado, solo se preocupan por el
tamaño de sus propios logros, no por los de otros estados. No están motivados por la lógica del
equilibrio de poder, sino que están interesados en acumular poder sin importar cuánta energía
controlan otros estados. Brindarían la oportunidad de grandes ganancias, incluso si un rival
ganaba más en el trato. El poder, de acuerdo con esta lógica, no es una agresión calculada.
Obviamente, hay poco espacio para los poderes del status quo en un mundo donde los
estados tienden a buscar oportunidades para obtener más poder. Sin embargo, las grandes
potencias no siempre pueden actuar según sus intenciones ofensivas, porque el comportamiento
está influenciado no solo por lo que los Estados quieren, sino también por su capacidad para
realizar estos deseos. Cada estado puede querer ser el rey de la colina, pero no todos los estados
tienen los medios para competir por esa posición elevada, mucho menos lograrlo. Mucho
depende de cómo se distribuya el poder militar entre las grandes potencias. Es probable que un
gran poder que tenga una marcada ventaja de poder sobre sus rivales se comporte de manera
más agresiva, ya que tiene la capacidad y el incentivo para hacerlo.
Por el contrario, las grandes potencias que enfrentan oponentes poderosos estarán menos
inclinadas a considerar acciones ofensivas y más preocupadas por defender el equilibrio de
poder existente de las amenazas de sus oponentes más poderosos. Deje que haya una
oportunidad para que los estados más débiles revisen el equilibrio a su favor, sin embargo, y lo
aprovecharán. Stalin lo expresó bien al final de la Segunda Guerra Mundial: “Todo el mundo
impone su propio sistema en la medida en que su ejército pueda alcanzarlo. No puede ser de
otra manera”.21 Los Estados también podrían tener la capacidad de obtener ventaja sobre un
poder rival, pero sin embargo decidir que los costos percibidos de la ofensa son demasiado
altos y no justifican los beneficios esperados.
En resumen, los grandes poderes no son agresores sin sentido tan empeñados en obtener
poder que cargan de cabeza para perder guerras o perseguir victorias pírricas. Por el contrario,

19
Véase Joseph M. Grieco, “La anarquía y los límites de la cooperación: una crítica realista del más nuevo
institucionalismo liberal”, Organización Internacional 42, No. 3 (verano de 1988), pp. 485-507; Stephen D.
Krasner, “Comunicaciones globales y poder nacional: vida en la frontera de Pareto”, World Politics 43, No. 3
(abril de 1991), págs. 336-66; y Robert Powell, “Absoluto y Ganancias relativas en la teoría de las relaciones
internacionales”, American Political Science Review 85, No. 4 (diciembre de 1991), pp. 1303-20.
20
Véase Michael Mastanduno, “¿Importan los beneficios relativos? Respuesta de Estados Unidos a la política
industrial japonesa”, Seguridad internacional 16, n. ° 1 (verano de 1991), págs. 73-113.
21
Waltz sostiene que en la teoría de Hans Morgenthau, los estados buscan el poder como un fin en sí mismo; por
lo tanto, les preocupa el poder absoluto, no el poder relativo. Ver Waltz, “Orígenes de la Guerra”, pp. 40-41; y
Waltz, “Teoría de la Política Internacional”, págs. 126-27. Aunque Morgenthau a veces hace declaraciones que
parecen apoyar la acusación de Waltz, hay abundante evidencia en Morgenthau, “Política entre Naciones. La
lucha por el Poder y la paz”, 5th ed. (Nueva York: Knopf, 1973) que los estados se preocupan principalmente por
la búsqueda del poder relativo.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 31


Teoría de las Relaciones Internacionales.

antes de que los grandes poderes emprendan acciones ofensivas, piensan cuidadosamente sobre
el equilibrio de poder y sobre cómo otros estados reaccionarán a sus movimientos. Sopesan los
costos y riesgos de ofensa contra los posibles beneficios. Si los beneficios no superan los
riesgos, se quedan sentados y esperan un momento más propicio. Tampoco los estados
comienzan carreras de armamentos que es poco probable que mejoren su posición general.
Como se analiza con más detalle en el Capítulo 3, los estados a veces limitan el gasto en
defensa ya sea porque gastar más no traería ninguna ventaja estratégica o porque gastar más
debilitaría la economía y socavaría el poder del estado a largo plazo.22 Parafraseando a Clint
Eastwood, un estado ha de conocer sus limitaciones para sobrevivir en el sistema internacional.
Sin embargo, las grandes potencias calculan mal de vez en cuando porque invariablemente
toman decisiones importantes sobre la base de información imperfecta. Los estados rara vez
tienen información completa sobre cualquier situación que enfrentan. Hay dos dimensiones
para este problema. Los potenciales adversarios tienen incentivos para tergiversar su propia
fuerza o debilidad, y para ocultar sus verdaderos objetivos. 23 Por ejemplo, un estado más débil
que intenta disuadir a un estado más fuerte es probable que exagere su propio poder para
desalentar al agresor potencial de atacar. Por otro lado, un estado propenso a la agresión
probablemente enfatizará sus objetivos pacíficos mientras exagera su debilidad militar, de
modo que la víctima potencial no construya sus propias armas y por lo tanto se vuelva
vulnerable a los ataques. Probablemente ningún líder nacional era mejor practicando este tipo
de engaño que Adolf Hitler.
Pero incluso si la desinformación no fue un problema, las grandes potencias a menudo no
están seguras de cómo actuarán sus propias fuerzas militares, así como las del adversario, en el
campo de batalla. Por ejemplo, a veces es difícil determinar de antemano cómo nuevas armas y
unidades de combate no probadas se realizarán frente al fuego enemigo. Las maniobras de paz
y los juegos de guerra son útiles pero son indicadores imperfectos de lo que es probable que
suceda en un combate real. La lucha contra las guerras es una tarea complicada negocios en los
que a menudo es difícil predecir los resultados. Recuerde que aunque los Estados Unidos y sus
aliados obtuvieron una asombrosa y notable victoria fácil contra Iraq a principios de 1991, la
mayoría de los expertos creían que el ejército iraquí sería un enemigo formidable y resistiría
antes de sucumbir finalmente al poderío militar estadounidense.24
Las grandes potencias también a veces no están seguras de la resolución de los estados
opuestos, así como de los aliados. Por ejemplo, Alemania creía que si iba a la guerra contra
Francia y Rusia en el verano de 1914, el Reino Unido probablemente se mantendría fuera de la
lucha. Saddam Hussein esperaba que los Estados Unidos se mantuvieran a un lado cuando
invadió Kuwait en agosto de 1990. Ambos agresores supusieron que estaban equivocados, pero
cada uno tenía buenas razones para pensar que su juicio inicial era correcto. En la década de

22
Citado en Marc Trachtenberg, “Una paz construida: la realización del asentamiento europeo, 1945-1963”
(Princeton, NJ: Princeton University Press, 1999), p. 36.
23
En resumen, la cuestión clave para evaluar el realismo ofensivo no es si un estado intenta constantemente
conquistar otros países o hacer todo lo posible en términos de gasto de defensa, sino si las grandes potencias dejan
de lado oportunidades prometedoras para ganar poder sobre sus rivales.
24
Véase Richard K. Betts, “Ataque sorpresa: Lecciones para la planificación de la defensa” (Washington, DC:
Brookings Institution Press, 1982); James D. Fearon, “Explicaciones Relativistas sobre la Guerra”, Organización
Internacional 49, No. 3 (verano de 1995), pp. 390-401; Robert Jervis, “La lógica de las imágenes en las
Relaciones Internacionales”. (Princeton, NJ: Princeton University Press, 1970); y Stephen Van Evera, “Causas de
la guerra: el poder y las raíces del conflicto” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1999), pp. 45-51, 83, 137-42.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 32


Teoría de las Relaciones Internacionales.

1930, Adolf Hitler creía que sus rivales de gran potencia serían fáciles de explotar y aislar
porque cada uno tenía poco interés en luchar contra Alemania y estaba decidido a conseguir
que otra persona asumiera esa carga. Él adivinó bien. En resumen, los grandes poderes
constantemente se enfrentan a situaciones en las que tienen que tomar decisiones importantes
con información incompleta. No es de extrañar que a veces emitan juicios erróneos y terminen
causando graves daños.
Algunos realistas defensivos llegan a sugerir que las restricciones del sistema internacional
son tan poderosas que la ofensiva rara vez tiene éxito, y que las grandes potencias agresivas
invariablemente terminan siendo castigadas.25 Como se señaló, enfatizan que 1) amenazan a los
estados con el equilibrio contra los agresores y en última instancia, los aplastan, y 2) existe un
equilibrio ofensivo-defensivo que generalmente está muy inclinado hacia la defensa, lo que
hace que la conquista sea especialmente difícil. Las grandes potencias, por lo tanto, deben
contentarse con el equilibrio de poder existente y no tratar de cambiarlo por la fuerza. Después
de todo, tiene poco sentido para un estado iniciar una guerra que es probable que pierda; eso
sería un comportamiento contraproducente En cambio, es mejor concentrarse en preservar el
equilibrio de poder.26 Además, dado que los agresores rara vez tienen éxito, los Estados deben
comprender que la seguridad es abundante y, por lo tanto, no existe una buena razón estratégica
para querer obtener más poder en primer lugar. En un mundo donde la conquista rara vez paga,
los estados deberían tener intenciones relativamente benignas entre sí. Si no lo hacen,
argumentan estos realistas defensivos, la razón probablemente sea una política doméstica
venenosa, no cálculos inteligentes sobre cómo garantizar la seguridad en un mundo anárquico.
No hay duda de que los factores sistémicos limitan la agresión, especialmente el equilibrio
por estados amenazados. Pero los realistas defensivos exageran esas fuerzas restrictivas.27 De
hecho, el registro histórico proporciona poco apoyo para su afirmación de que la ofensa rara
vez tiene éxito. Un estudio estima que hubo 63 guerras entre 1815 y 1980, y el iniciador ganó
39 veces, lo que se traduce en una tasa de éxito del 60 por ciento.28 En cuanto a casos

25
Véase Joel Achenbach, “Los expertos en retiro: explicaciones después del hecho para las sombrías
predicciones”, Washington Post, 28 de febrero de 1991; y Jacob Weisberg, “Gulfballs: Cómo lo soplaron los
expertos, Big-Time”, Nueva República, 25 de marzo de 1991
26
Jack Snyder y Stephen Van Evera presentan este argumento en su forma más audaz. Ver Jack Snyder, “Los
Mitos del Imperio: política doméstica y ambición internacional” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1991), esp.
pp. 1, 307-8; y Van Evera, “Causas de la guerra”, esp. pp. 6, 9.
27
Relacionado, algunos realistas defensivos interpretan el dilema de seguridad para decir que las medidas
ofensivas que toma un estado para mejorar sus propios estados rivales de fuerzas de seguridad responden de la
misma manera, dejando a todos los estados en mejor situación que si no hubieran hecho nada y posiblemente
incluso peor apagado. Véase Charles L. Glaser, “Revisando el Dilema de la Seguridad”, World Politics 50, No. 1
(octubre de 1997), pp. 171-201. Dado este entendimiento del dilema de la seguridad, difícilmente debería existir
competencia de seguridad entre los estados racionales, porque sería inútil, incluso contraproducente, tratar de
obtener ventaja sobre los poderes rivales. De hecho, es difícil ver por qué los estados que operan en un mundo
donde el comportamiento agresivo es igual al comportamiento contraproducente se enfrentarían a un “dilema de
seguridad”. Parece lógico que todos los estados abandonen la guerra y vivan en paz. Por supuesto, Herz no
describió el dilema de seguridad de esta manera cuando lo presentó en 1950. Como se señaló, su versión original
del concepto es una declaración sinóptica de realismo ofensivo.
28
Aunque los estados amenazados a veces equilibran de manera eficiente a los agresores, a menudo no lo hacen,
creando así oportunidades para una ofensa exitosa. Este tema será discutido extensamente en los Capítulos 8 y 9.
Snyder parece ser consciente de este problema, ya que agrega el calificador importante “al menos a la larga” a su
afirmación de que “los estados típicamente forman alianzas de equilibrio para resistir a los agresores”. “Mitos
del Imperio”, p. 11. Los agresores, sin embargo, tendrán la tentación de ganar la victoria en el corto plazo, con la
esperanza de que puedan usar su éxito para dar forma al largo plazo en su beneficio. Con respecto al equilibrio
ofensa-defensa, es un concepto amorfo que es especialmente difícil de definir y medir para los académicos y los

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 33


Teoría de las Relaciones Internacionales.

específicos, Otto von Bismarck unificó a Alemania al ganar victorias militares contra
Dinamarca en 1864, Austria en 1866, y Francia en 1870, y los Estados Unidos como lo
conocemos hoy fueron creados en buena parte por la conquista en el siglo diecinueve. Conquest
ciertamente pagó grandes dividendos en estos casos. La Alemania Nazi ganó guerras contra
Polonia en 1939 y Francia en 1940, pero perdió contra la Unión Soviética entre 1941 y 1945.
La conquista finalmente no pagó por el Tercer Reich, pero si Hitler se había restringido después
de la caída de Francia y no había invadido el Unión Soviética, la conquista probablemente
habría pagado generosamente a los nazis. En resumen, el registro histórico muestra que a veces
la ofensa tiene éxito y otras no. El truco para un maximizador de potencia sofisticado es
averiguar cuándo levantar y cuándo doblar.29

Límites de Hegemonía

Las grandes potencias, como he enfatizado, se esfuerzan por ganar poder sobre sus rivales y
con suerte se vuelven hegemónicos. Una vez que un estado alcanza esa posición exaltada, se
convierte en un poder de status quo. Sin embargo, hay que decir más sobre el significado de la
hegemonía.
Un hegemón es un estado que es tan poderoso que domina a todos los demás estados del
sistema.30 Ningún otro estado tiene los medios militares para luchar seriamente contra él.
Enesencia, un hegemón es la única gran potencia en el sistema. Un estado que es
sustancialmente más poderoso que las otras grandes potencias en el sistema no es un hegemón,
porque se enfrenta, por definición, a otros grandes poderes. El Reino Unido a mediados del
siglo XIX, por ejemplo, a veces se denomina hegemón. Pero no era una hegemonía, porque
había otras cuatro grandes potencias en Europa en ese momento -Austria, Francia, Prusia y
Rusia- y el Reino Unido no las dominaba de ninguna manera significativa. De hecho, durante
ese período, el Reino Unido consideró que Francia era una grave amenaza para el equilibrio de
poder. Europa en el siglo XIX era multipolar, no unipolar.

legisladores. Véase “Correspondencia: Combatir la ofensiva-Teoría de la defensa”, Seguridad internacional 23,


No. 3 (Invierno 1998-99), págs. 179-206; Jack S. Levy, “El equilibrio ofensivo / defensivo de la tecnología militar:
un análisis teórico e histórico”, International Studies Quarterly 28, No. 2 (junio de 1984), págs. 219-38; Kier A.
Lieber, “Agarrando la Paz Tecnológica: El Equilibrio Defensa de la Ofensa y la Seguridad Internacional”,
Seguridad Internacional 25, No. 1 (verano 2000), pp. 71-104; Escanee a M. Lynn-Jones, “Teoría de la ofensiva y
sus críticos”, Security Studies 4, No. 4 (verano de 1995), págs. 672-74; John J. Mearsheimer, “Disuasión
Convencional” (Ithaca, NY: Cornell University Press, 1983), pp. 24-27; y Jonathan Shimshoni, “Tecnología,
ventaja militar y Primera Guerra Mundial: un caso para el espíritu empresarial militar”, Seguridad internacional
15, n. ° 3 (invierno 1990-91), pp. 187-215. Más importante, hay poca evidencia de que la defensa invariablemente
tenga una ventaja aplastante sobre la ofensiva. Como se discutió en el resto de este párrafo, los estados a veces
atacan y pierden, mientras que otras veces atacan y ganan.
29
John Arquilla, Dubious Battles: Aggression, “Derrota y el Sistema Internacional” (Washington, DC: Crane
Russak, 1992), p. 2. Ver también Brace Bueno de Mesquita, “La Trampa de la Guerra” en Haven, CT: Yale
University Press, 1981), págs. 21-22; y Kevin Wang y James Ray, “Principiantes y Ganadores: El Destino de los
Iniciadores de las Guerras Interestatales que Implican Grandes Poderes desde 1495”, International Studies
Quarterly 38, No. 1 (marzo de 1994), pp. 139-54.
30
Aunque Snyder y Van Evera sostienen que la conquista raramente paga, ambos conceden de manera sutil pero
importante que la agresión a veces tiene éxito. Snyder, por ejemplo, distingue entre expansión (ofensa exitosa) y
sobreexpansión (ofensa fracasada), que es el comportamiento que quiere explicar. Véase, por ejemplo, su
discusión sobre la expansión japonesa entre 1868 y 1945 en los “Mitos del Imperio”, pp. 114-16. Van Evera
permite la variación en el equilibrio ofensivo-defensivo, para incluir algunos períodos donde la conquista es
factible. Ver “Causas de la guerra”, cap. 6. Por supuesto, permitir una agresión exitosa contradice su afirmación
central de que la ofensa casi nunca tiene éxito.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 34


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Hegemonía significa dominación del sistema; que generalmente se interpreta como que
significa todo el mundo. Sin embargo, es posible aplicar el concepto de un sistema de forma
más restringida y utilizarlo para describir regiones particulares, como Europa, el noreste de
Asia y el hemisferio occidental. Por lo tanto, uno puede distinguir entre hegemones globales,
que dominan el mundo, y hegemones regionales, que dominan áreas geográficas distintas.
Estados Unidos ha sido un hegemón regional en el Hemisferio Occidental durante al menos los
últimos cien años. Ningún otro estado en las Américas tiene suficiente poder militar para
desafiarlo, por lo que Estados Unidos es ampliamente reconocido como la única gran potencia
en su región.
Mi argumento, que desarrollé extensamente en capítulos posteriores, es que, excepto en el
caso improbable de que un estado logre una superioridad nuclear nítida, es prácticamente
imposible para cualquier estado alcanzar la hegemonía global. El principal impedimento para la
dominación mundial es la dificultad de proyectar el poder a través de los océanos del mundo en
el territorio de una gran potencia rival. Los Estados Unidos, por ejemplo, es el estado más
poderoso del planeta hoy en día. Pero no domina Europa y el Noreste de Asia como lo hace el
Hemisferio Occidental, y no tiene la intención de intentar conquistar y controlar esas regiones
distantes, principalmente debido a la capacidad de detener el agua. De hecho, hay motivos para
pensar que el compromiso militar estadounidense con Europa y el noreste de Asia podría
desaparecer en la próxima década. En resumen, nunca ha habido una hegemonía global, y no es
probable que haya una en el corto plazo.
El mejor resultado que un gran poder puede esperar es ser un hegemón regional y
posiblemente controlar otra región cercana y accesible por tierra. Estados Unidos es el único
hegemón regional en la historia moderna, aunque otros estados han librado guerras importantes
en pos de la hegemonía regional: el Japón imperial en el noreste de Asia y la Francia
napoleónica, la Alemania alemana y la Alemania nazi en Europa. Pero ninguno tuvo éxito. La
Unión Soviética, que se encuentra en Europa y el noreste de Asia, amenazó con dominar ambas
regiones durante la Guerra Fría. La Unión Soviética también podría haber intentado conquistar
la región del Golfo Pérsico rica en petróleo, con la que compartía una frontera. Pero incluso si
Moscú hubiera podido dominar Europa, el noreste de Asia y el Golfo Pérsico, que nunca estuvo
cerca de hacer, aún no hubiera sido capaz de conquistar el Hemisferio Occidental y convertirse
en un verdadero hegemón global.
Los estados que logran la hegembonía regional buscan evitar que las grandes potencias en
otras regiones dupliquen su hazaña. Los hegemones regionales, en otras palabras, no quieren
compañeros. Así, los Estados Unidos, por ejemplo, desempeñaron un papel clave en la
prevención de que el Japón imperial, la Alemania de Wilhelmina, la Alemania nazi y la Unión
Soviética obtuvieran la supremacía regional. Los hegemónes regionales intentan controlar a los
aspirantes a hegemonios en otras regiones porque temen que un gran poder rival que domine su
propia región sea un enemigo especialmente poderoso que esencialmente es libre de causar
problemas en el patio trasero de la temible gran potencia. Los hegemónicos regionales prefieren
que haya al menos dos grandes potencias ubicadas juntas en otras regiones, porque su
proximidad les obligará a concentrar su atención en el otro más que en el hegemón distante.
Además, si un potencial hegemón emerge entre ellos, las otras grandes potencias en esa
región podrían ser capaces de contenerlo por sí solos, permitiendo que el hegemón distante
permanezca a salvo al margen. Por supuesto, si las grandes potencias locales no podían hacer el

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 35


Teoría de las Relaciones Internacionales.

trabajo, el hegemón distante tomaría las medidas apropiadas para enfrentar el estado
amenazante. Los Estados Unidos, como se señaló, han asumido esa carga en cuatro ocasiones
distintas en el siglo XX, por lo que se la conoce comúnmente como un “equilibrador
extraterritorial”.
En resumen, la situación ideal para cualquier gran potencia es ser el único hegemón regional
en el mundo. Ese estado sería un poder de status quo, y haría todo lo posible para preservar la
distribución de poder existente. Los Estados Unidos se encuentran hoy en esa posición
envidiable; domina el Hemisferio Occidental y no hay hegemón en ninguna otra área del
mundo. Pero si un hegemón regional se enfrenta con un competidor de pares, ya no sería un
poder de status quo. De hecho, haría todo lo posible para debilitar e incluso destruir a su rival
distante. Por supuesto, ambos hegemones regionales estarían motivados por esa lógica, lo que
crearía una feroz competencia de seguridad entre ellos.

Poder y miedo

Que los grandes poderes se temen unos a otros es un aspecto central de la vida en el sistema
internacional. Pero como se señaló, el nivel de miedo varía de un caso a otro. Por ejemplo, la
Unión Soviética se preocupó mucho menos por Alemania en 1930 de lo que lo hizo en 1939.
Cuánto temen los Estados entre sí importa mucho, porque la cantidad de miedo entre ellos
determina en gran medida la gravedad de su competencia de seguridad, así como la
probabilidad de que ellos pelearán una guerra. Cuanto más profundo es el miedo, más intensa
es la competencia de seguridad, y más probable es la guerra. La lógica es sencilla: un estado
asustado se verá especialmente difícil para mejorar su seguridad, y estará dispuesto a seguir
políticas arriesgadas para lograr ese fin. Por lo tanto, es importante comprender qué causa que
los estados se teman entre sí más o menos intensamente.
El miedo entre las grandes potencias se deriva del hecho de que invariablemente tienen
alguna capacidad militar ofensiva que pueden usar una contra la otra, y el hecho de que uno
nunca puede estar seguro de que otros estados no pretenden usar ese poder contra uno mismo.
Además, debido a que los estados operan en un sistema anárquico, no hay ningún vigilante
nocturno al que puedan acudir en busca de ayuda si otro gran poder los ataca. Aunque la
anarquía y la incertidumbre sobre las intenciones de otros estados crean un nivel irreductible de
temor entre los estados que conduce a un comportamiento que maximiza el poder, no pueden
explicar por qué a veces ese nivel de miedo es mayor que en otras ocasiones. La razón es que la
anarquía y la dificultad de discernir las intenciones del estado son hechos constantes de la vida,
y las constantes no pueden explicar la variación. Sin embargo, la capacidad que los estados
tienen para amenazarse entre sí varía de caso en caso, y es el factor clave que impulsa los
niveles de miedo hacia arriba y hacia abajo. Específicamente, cuanto más poder posee un
estado, más miedo genera entre sus rivales. Alemania, por ejemplo, fue mucho más poderosa a
fines de la década de 1930 que al comienzo de la década, razón por la cual los soviéticos
comenzaron a temer cada vez más a Alemania en el transcurso de esa década.
Esta discusión sobre cómo el poder afecta el miedo lleva a la pregunta: ¿Qué es el poder? Es
importante distinguir entre potencia potencial y real. El poder potencial de un estado se basa en
el tamaño de su población y el nivel de su riqueza. Estos dos activos son los principales
componentes de la potencia militar. Los rivales ricos con grandes poblaciones generalmente

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 36


Teoría de las Relaciones Internacionales.

pueden construir fuerzas militares formidables. El poder real de un estado está integrado
principalmente en su ejército y las fuerzas aéreas y navales que lo apoyan directamente. Los
ejércitos son el ingrediente central del poder militar, porque son el principal instrumento para
conquistar y controlar el territorio, el objetivo político primordial en un mundo de estados
territoriales. En resumen, el componente clave del poder militar, incluso en la era nuclear, es el
poder de la tierra.
Las consideraciones de poder afectan la intensidad del miedo entre los estados de tres
maneras principales. Primero, los estados rivales que poseen fuerzas nucleares que pueden
sobrevivir a un ataque nuclear y tomar represalias contra él probablemente se temen menos que
si estos mismos estados no tuvieran armas nucleares. Durante la Guerra Fría, por ejemplo, el
nivel de miedo entre las superpotencias probablemente habría sido sustancialmente mayor si las
armas nucleares no hubieran sido inventadas. La lógica aquí es simple: debido a que las armas
nucleares pueden infligir destrucción devastadora en un estado rival en un corto período de
tiempo, los rivales con armas nucleares van a ser reacios a luchar entre sí, lo que significa que
cada lado tendrá menos razones para temer el otro que de otro modo sería el caso. Pero como la
Guerra Fría demuestra que esto no significa que la guerra entre las potencias nucleares ya no
sea pensable; todavía tienen motivos para temerse.
En segundo lugar, cuando los grandes poderes están separados por grandes masas de agua,
generalmente no tienen mucha capacidad ofensiva entre sí, independientemente del tamaño
relativo de sus ejércitos. Las grandes masas de agua son obstáculos formidables que causan
importantes problemas de proyección de poder para atacar a los ejércitos. Por ejemplo, el poder
de detención del agua explica en buena parte por qué el Reino Unido y los Estados Unidos
(desde que se convirtieron en una gran potencia en 1898) nunca han sido invadidos por otra
gran potencia. También explica por qué los Estados Unidos nunca han intentado conquistar
territorio en Europa o el noreste de Asia, y por qué el Reino Unido nunca ha intentado dominar
el continente europeo. Las grandes potencias ubicadas en la misma tierra están en una posición
mucho mejor para atacar y conquistarse entre sí. Eso es especialmente cierto en estados que
comparten un límite común. Por lo tanto, es probable que las grandes potencias separadas por
el agua se teman menos que las grandes potencias que se pueden unir por tierra.
Tercero, la distribución del poder entre los estados en el sistema también afecta
marcadamente los niveles de miedo.31 La cuestión clave es si el poder se distribuye más o
menos uniformemente entre las grandes potencias o si hay asimetrías de poder agudas. La
configuración del poder que genera más miedo es un sistema multipolar que contiene un
potencial hegemón, lo que yo llamo “multipolaridad desequilibrada”.
Un hegemón potencial es más que el estado más poderoso del sistema. Es una gran potencia
con tanta capacidad militar real y tanto poder potencial que tiene una buena oportunidad de
dominar y controlar a todas las otras grandes potencias en su región del mundo. Un hegemón
potencial no necesita tener los medios para luchar contra todos sus rivales a la vez, pero debe
tener excelentes perspectivas de derrotar a cada oponente solo, y buenas perspectivas de
derrotar a algunos de ellos en tándem. La relación clave, sin embargo, es la brecha de poder
entre el hegemón potencial y el segundo estado más poderoso en el sistema: debe haber una

31
Véase Robert Gilpin, “Guerra y Cambio en las políticas mundiales”, (Cambridge: Cambridge University Press,
1981), p. 29; y William C. Wohlforth, “El Balance desequilibrado: Poder y Percepciones durante la Guerra Fría”
(Ithaca, NY: Cornell University Press, 1993), pp. 12-14.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 37


Teoría de las Relaciones Internacionales.

brecha marcada entre ellos. Para calificar como un hegemón potencial, un estado debe tener,
por un margen razonablemente grande, el ejército más formidable así como el poder más
latente entre todos los estados ubicados en su región.
La bipolaridad es la configuración de poder que produce la menor cantidad de miedo entre
las grandes potencias, aunque de ninguna manera es una cantidad insignificante. El miedo
tiende a ser menos agudo en la bipolaridad, porque generalmente hay un equilibrio aproximado
de poder entre los dos estados principales del sistema. Los sistemas multipolares sin hegemón
potencial, lo que yo llamo “multipolaridad equilibrada”, aún tienen asimetrías de poder entre
sus miembros, aunque estas asimetrías no serán tan pronunciadas como las brechas creadas por
la presencia de un aspirante a hegemón. Por lo tanto, es probable que la multipolaridad
equilibrada genere menos miedo que la multipolaridad desequilibrada, pero más miedo que la
bipolaridad.
Esta discusión sobre cómo varía el nivel de miedo entre las grandes potencias con los
cambios en la distribución del poder, no con las evaluaciones sobre las intenciones de los
demás, plantea un punto relacionado. Cuando un estado examina su entorno para determinar
qué estados representan una amenaza para su supervivencia, se centra principalmente en las
capacidades ofensivas de los posibles rivales, no en sus intenciones. Como se destacó
anteriormente, las intenciones son en última instancia incognoscibles, por lo que los estados
preocupados por su supervivencia deben hacer suposiciones en el peor de los casos sobre las
intenciones de sus rivales. Las capacidades, sin embargo, no solo se pueden medir sino que
también determinan si un estado rival es o no una amenaza seria. En resumen, los grandes
poderes se equilibran con las capacidades, no con las intenciones.32
Las grandes potencias, obviamente, se equilibran contra estados con formidables fuerzas
militares, porque esa capacidad militar ofensiva es la amenaza tangible para su supervivencia.
Pero las grandes potencias también prestan cuidadosa atención a la cantidad de poder latente
que controlan los estados rivales, porque los estados ricos y populosos generalmente pueden
construir ejércitos poderosos y lo hacen. Por lo tanto, las grandes potencias tienden a temer
estados con grandes poblaciones y economías en rápida expansión, incluso si estos estados aún
no han traducido su riqueza en poderío militar.

La jerarquía de los objetivos estatales

La supervivencia es el objetivo número uno de las grandes potencias, de acuerdo con mi


teoría. En la práctica, sin embargo, los estados también persiguen objetivos que no son de
seguridad. Por ejemplo, las grandes potencias invariablemente buscan una mayor prosperidad
económica para mejorar el bienestar de sus ciudadanos. A veces buscan promover una
ideología particular en el exterior, como sucedió durante la Guerra Fría cuando Estados Unidos
intentó extender la democracia alrededor del mundo y la Unión Soviética trató de vender el
comunismo. La unificación nacional es otro objetivo que a veces motiva a los Estados, como lo
hizo con Prusia e Italia en el siglo XIX y Alemania después de la Guerra Fría. Las grandes

32
En los capítulos siguientes, los problemas de proyección de potencia asociados con grandes masas de agua se
tienen en cuenta al medir la distribución de la potencia (véase el Capítulo 4). Esos dos factores se tratan por
separado aquí, sin embargo, simplemente para resaltar la profunda influencia que los océanos tienen sobre el
comportamiento de las grandes potencias.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 38


Teoría de las Relaciones Internacionales.

potencias también ocasionalmente intentan fomentar los derechos humanos en todo el mundo.
Los Estados podrían perseguir cualquiera de estos, así como una serie de otros objetivos no
relacionados con la seguridad.
El realismo ofensivo ciertamente reconoce que las grandes potencias pueden perseguir estos
objetivos no relacionados con la seguridad, pero tiene poco que decir sobre ellos, salvo por un
punto importante: los estados pueden perseguirlos siempre que el comportamiento requerido no
entre en conflicto con la lógica del equilibrio de poder, que a menudo es el caso.3433 De hecho,
la búsqueda de estos objetivos no relacionados con la seguridad a veces complementa la
búsqueda del poder relativo. Por ejemplo, la Alemania nazi se expandió hacia el este de Europa
por razones tanto ideológicas como realistas, y las superpotencias compitieron entre sí durante
la Guerra Fría por razones similares. Además, una mayor prosperidad económica significa
invariablemente una mayor riqueza, lo que tiene implicaciones significativas para la seguridad,
porque la riqueza es la base del poder militar. Los estados ricos pueden permitirse poderosas
fuerzas militares, que mejoran las perspectivas de supervivencia del estado. Como señaló el
economista político Jacob Viner hace más de cincuenta años, “existe una armonía a largo
plazo” entre la riqueza y el poder.34 La unificación nacional es otro objetivo que generalmente
complementa la búsqueda del poder. Por ejemplo, el estado unificado alemán que surgió en
1871 era más poderoso que el estado prusiano al que reemplazó.
A veces, la búsqueda de objetivos ajenos a la seguridad casi no tiene ningún efecto sobre el
equilibrio de poder, de una forma u otra. Las intervenciones de derechos humanos por lo
general se ajustan a esta descripción, porque tienden a ser operaciones de pequeña escala que
cuestan poco y no disminuyen las posibilidades de supervivencia de un gran poder. Para bien o
para mal, los Estados rara vez están dispuestos a gastar sangre y tesoros para proteger a las
poblaciones extranjeras de abusos graves, incluido el genocidio. Por ejemplo, a pesar de las
afirmaciones de que la política exterior estadounidense está impregnada de moralismo, Somalia
(1992-93) es la única instancia durante los últimos cien años en la que los soldados
estadounidenses fueron asesinados en acción en una misión humanitaria. Y en ese caso, la
pérdida de tan solo dieciocho soldados en un infame tiroteo en octubre de 1993 traumatizó
tanto a los políticos estadounidenses que inmediatamente sacaron a todas las tropas
estadounidenses de Somalia y luego se negaron a intervenir en Ruanda en la primavera de
1994, cuando la etnia hutu se retiró, en un ataque genocida contra sus vecinos tutsis.35 Detener
el genocidio habría sido relativamente fácil y prácticamente no habría tenido ningún efecto
sobre la posición de los Estados Unidos en el equilibrio de poder.36 Sin embargo, no se hizo
nada. En resumen, aunque el realismo no prescribe intervenciones de derechos humanos, no
necesariamente las proscribe.

33
Para un punto de vista opuesto, ver David M. Edelstein, “Elegir amigos y enemigos: percepciones de intenciones
en las relaciones internacionales”, Ph.D. diss., Universidad de Chicago, agosto de 2000; Andrew Kydd, “Por qué
los buscadores de seguridad no se pelean entre sí”, Estudios de seguridad 7, n. ° 1 (otoño de 1997), pp. 114-54; y
Waltz, “Los Orígenes de las Alianzas”.
34
Ver nota 8 en este capítulo
35
Jacob Viner, “El poder versus la abundancia como objetivos de la política exterior en los siglos XVII y XVIII”,
World Politics 1, No. 1 (octubre de 1948), pág. 10.
36
Ver Mark Bowden, “La caída del halcón negro: Una historia de guerra moderna (Londres: Penguin, 1999);
Alison Des Forges, “No deje nada para contar la historia: Genocidio en Ruanda (Nueva York: Human Rights
Watch, 1999), págs. 623-25; y Gerard Prunier, “La crisis de Ruanda: historia de un genocidio” (Nueva York:
Columbia University Press, 1995), pp. 274-75.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 39


Teoría de las Relaciones Internacionales.

Pero a veces la búsqueda de objetivos ajenos a la seguridad entra en conflicto con la lógica
del equilibrio de poder, en cuyo caso los estados suelen actuar de acuerdo con los dictados del
realismo. Por ejemplo, a pesar del compromiso de Estados Unidos de expandir la democracia
en todo el mundo, ayudó a derrocar gobiernos elegidos democráticamente y abrazó una serie de
regímenes autoritarios durante la Guerra Fría, cuando los legisladores estadounidenses
consideraron que estas acciones ayudarían a contener a la Unión Soviética.37 II, las
democracias liberales dejaron de lado su antipatía por el comunismo y formaron una alianza
con la Unión Soviética contra la Alemania nazi. “No puedo tomar el comunismo”, enfatizó
Franklin Roosevelt, pero para derrotar a Hitler “me daría la mano con el Demonio”.38 De la
misma manera, Stalin demostró repetidamente que cuando sus preferencias ideológicas
chocaban con consideraciones de poder, este último ganaba. Para tomar el ejemplo más
descarado de su realismo, la Unión Soviética formó un pacto de no agresión con la Alemania
nazi en agosto de 1939 -el infame Pacto Molotov-Ribbentrop- con la esperanza de que el
acuerdo al menos satisfaría temporalmente a Hitler.

37
Véase Scott R. Feil, “Prevención del genocidio: cómo el uso temprano de la fuerza podría haber tenido éxito en
Ruanda” (Nueva York: Carnegie Corporation, 1998); y John Mueller, “La banalidad de la 'guerra étnica'”,
Seguridad internacional 25, n. ° 1 (verano de 2000), págs. 58-62. Para una visión menos optimista de cuántas vidas
se habrían salvado si los Estados Unidos hubieran intervenido en Ruanda, véase Alan J. Kuperman, “Ruanda en
retrospectiva”, Foreign Affairs 79, No. 1 (enero-febrero de 2000), pág. 94 -118.
38
Ver David F. Schmitz, “Gracias a Dios están de nuestro lado: las dictaduras de los Estados Unidos y la derecha,
1921-1965 (Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1999), caps. 4-6; Gaddis Smith, “Los últimos años de
la Doctrina Monroe, 1945-1993” (Nueva York: Hill y Wang, 1994); Tony Smith, “Misión de Estados Unidos:
Estados Unidos y la lucha mundial por la democracia en el siglo XX” (Princeton, NJ: Princeton University Press,
1994); y Stephen Van Evera, “Por qué Europa importa, Por qué el Tercer Mundo no: Gran Estrategia
estadounidense después de la Guerra Fría”, Revista de Estudios Estratégicos 13, No. 2 (junio de 1990), pp. 25-30.

Mearsheimer. La Tragedia de los Grandes Poderes Políticos / 40