Está en la página 1de 9

LA CO“La

columna vertebral y las


emociones – chakras compremetidos y
sanación”.LUMNA VERTEBRAL Y LAS EMOCIONES -
CHAKRAS COMPROMETIDOS (PRI
A nivel no verbal, la postura corresponde al sistema kinésico y depende
específicamente del nivel de salud emocional, física y actitud ante la
existencia de cada quien.
La postura adoptada da indicaciones sobre lo que vive cada quien y sobre la
forma en que asume tomar decisiones. Por ejemplo, cómo alguien en
particular reacciona frente a la autoridad, si busca tener siempre la razón o si
elige paralizarse por el miedo de afrontar situaciones especiales.

Cuando las personas son sumisas, tienen miedo, se sienten débiles o


esconden algo, tienden a curvar la espalda y cuanto más grandes son sus
preocupaciones la espalda y otras zonas del cuerpo comienzan a doler con
frecuencia.
En el campo de los estudios holísticos, identificar cómo las emociones, forma
de pensar y proceder afecta esta zona y chakras (centros energéticos)
específicos resulta esencial para decidir mirarse y hallar la sanación. Y hoy
desde Zéfiro comparto con ustedes del modo más sencillo posible aquello
que deben conocer para buscar mejorar cada día mente, cuerpo, alma y
espíritu.

1.- PARTE SUPERIOR DE LA ESPALDA


La parte superior de la espalda corresponde a la región del corazón y al
centro energético cardíaco. Los dolores de espalda están vinculado a las
primeras fases de la concepción, a las necesidades primordiales de cada ser.
Las 7 vértebras cervicales están particularmente referidas a esta situación
que tiene que ver con la forma en que cada quien se comunica, a la decisión
de ser abierto ante el crecer o elegir paralizarse.

Si un niño crece escuchando gritos, malos tonos de voz, intolerancia en sus


tutores y tiene la sensación de que se le juzga, critica o hiere
constantemente, se podrá notar con el tiempo (generalmente desde la
adolescencia) como esta zona de la columna va reaccionando y por ende la
persona es más introvertida, poco sociable y buscará el encierro para
protegerse.
Las cervicales C1, C2, y C3 están particularmente afectadas con malestares si
alguien se siente desvalorizado al nivel de su potencial intelectual y las
cervicales inferiores
reaccionarán ante la impotencia por injusticia que se siente experimentar
con tratos hostiles.

C1 = primera vértebra cervical que se llama el ATLAS y que lleva el número


C1, sirve de soporte a la cabeza. Es un pilar que mantiene la cabeza en
equilibrio.
Si me preocupo demasiado (no paro de pensar sobre lo mismo) frente a una
situación o a una persona, mi cabeza se hace más pesada hasta generar
dolores de cabeza y la C1 podrá tener dificultad en soportar la carga.

Si alguien es rígido en su forma de pensar, caprichoso (a), poco humilde la


C1 reaccionará dejando sus actividades y a nivel emocional se inicia la
llamada “procastinación” de actividades, es decir, se va postergando metas
importantes, llega la desidia y el cerebro se agota, creado ansiedad y
bloqueos en la forma de pensar. El miedo paralizará la vida, la negatividad y
la dificultad para expresar las emociones y sentimientos irán afectando la
cabeza, el cerebro y el sistema nervioso con diversas dolencias.

¿Qué hacer?

Aprender a escuchar el interior, anotar las actitudes recurrentes que traen


fracaso e investigar cómo se puede vivir de modo saludable decidiendo
cambios de estilo de vida, incorporando valores esenciales y rodeándose de
personas de alta frecuencia (personas bondadosas y de vida sana que saben
compartir y son de fe)

C2 = La segunda vértebra cervical trabaja en estrecha colaboración con C1.


Se la llama AXIS. Esta vértebra está conectada con los principales órganos de
los sentidos, es decir los ojos, la nariz, las orejas, la boca (lengua). Por ello,
dichos receptores pasarán a enfermar cuando la C2 tenga un malestar.

Si se es rígido en el modo de percibir la vida, si las viejas ideas dañinas y


convicciones que solo perjudican el camino no son evaluadas, si se vive en
constante alerta y defensa por ignorancia y miedo al qué dirán, etc, suelen
darse los siguientes síntomas: Incapacidad de llorar, reprimir el llanto,
insomnio, ojos secos, dolores de oído, rinitis, herpes, orzuelos, ampollas
(afta)

C3 = la Tercera vértebra cervical C3 tiene que ver con la forma en que cada
quien se siente apoyado en la vida o no. Por ello, quienes viven en ambientes
hostiles o cargados de ira, gritos o conflictos sienten que les tocó hacer todo
solos (as) y caer en apatía y flojera constante.

Además de ellos otros síntomas suelen ser evitar toda forma de


comunicación y desarrollar incapacidad de reciprocidad y compromiso
emocional con el prójimo.
Llega la irritabilidad, amargarse con una persona o una situación que no
consigo digerir y tampoco se está dispuesto a comprender. La soledad puede
tanto ser benéfica para recuperarse, hacer balance, ver claridades, como
puede ser un medio de huir de las emociones y de la realidad que se desea
evadir.

Una dolencia en C3 puede generar daños en el rostro (piel, huesos o nervios)


así como en las orejas y los dientes. Por ejemplo acné (vinculado a la
sensación de abandono, intransigencia de la madre o descalificación paterna
evidente por crítica destructiva constante), manchas, dolor de oídos, mareos
y gastritis.

C4, C5, C6 = las vértebras cuarta, quinta y sexta cervicales se ubican al nivel
de la tiroides y están en estrecha relación con ésta.
Juegan un papel mayor en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier
desarmonía en lo que a comunicación se refiere (cómo te expresas y cómo
recibes los mensajes). A veces alguien se enfurece pronto con lo que haya
oído, causando indignación e ira. C4, C5 y C6 reaccionan aún más fuertes si
además no se expresas las opiniones, mis frustraciones, corriendo el riesgo
de que la agresividad aumente y caiga sobre alguien en particular o entorno.

Es preciso aprender a expresarse (cursos de dicción, oratoria, expresión


corporal, redacción, música, la pintura, o cualquier otra forma de expresión
que permitirá “volverme a conectar” con la creatividad, con la belleza
interior. De este modo, todos los sentidos entonces estarán estimulados,
activados, lo cual activará la tiroides y permitirá que C4, C5 y C6 funcionen
normalmente.
C7, la última vértebra cervical C7 está influenciada altamente por todo el
lado moral, las creencias y el lado espiritual también. Si se vive en armonía
con las leyes de la naturaleza, si se escucha los mensajes que el cuerpo
manda y la vida en general la C7 va a funcionar mejor.

Al contrario, si se vive en ira, si se está cerrado a las opiniones y a los modos


de ver de las personas con quienes te relacionas, si te enfrentas con otras
ideologías sin respeto y una mente abierta, C7 reaccionará fuertemente y
podrá afectar las manos, codos y brazos que podrán inflamarse o tener
dificultades en moverse y el funcionamiento de la tiroides estará afectado.
Los remordimientos de consciencia con relación a una palabra dicha, un acto
hecho o un pensamiento mandado hacía una persona también van a afectar
C7 produciéndose el llamado “Karma boomerang”. Si se vive emociones
intensas en la vida, si existe decepción con queja, sin aprendizaje, si existe
miedo de ser rechazado, si se decide esconderse debajo de una caparazón
para evitar estar herido “otra vez”, C7 podrá estar afectada.

¿Qué hacer?

Debo aprender a discernir lo que es bueno para mí y lo que no lo es, soltar el


pasado, dejar lo que daña atrás con determinación, perdonar la ignorancia
emocional. Es importante respetar los puntos de vista de cada persona,
incluso si son diferentes de los propios porque el respeto es un valor que nos
hace sabios y generosos.

2.- PARTE CENTRAL DE LA ESPALDA (12 vértebras dorsales)

La parte central de la espalda representa la gran región torácica del cuerpo


comprendida entre el corazón y las vértebras lumbares. Es una región de
culpabilidad emocional y afectiva. Las 12 vértebras dorsales se relacionan
principalmente con esta región:
D1 = la primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando se
procede en extremo, ya sea en el trabajo, en el deporte, en las diversiones;
en todas las situaciones en que voy hasta el final de mis fuerzas mentales,
físicas o emocionales.

El daño puede manifestarse sobre todo en los gestos o en las palabras: por
ejemplo, tendencia de apartar a los demás por frialdad, ego, altanería.
Puede incluso manifestarse por falta de peso o exceso importante, también
puede esconder timidez actual, así como desarrollar nerviosismo constante.

Un mal estado de D1 puede traer dolencias en cualquier parte del cuerpo


situada entre los codos y la punta de los dedos, así como dificultades
respiratorias (tos, asma, etc.)
D2 = la segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando la
emotividad esté afectada. Si acumulo y ahogo las emociones, entonces D2
reaccionará aparecerá el “dolor de espalda”.

Si alguien siente que no posee su lugar en la vida y en la sociedad, que la


vida es “injusta” y que se es una víctima de los acontecimientos, D2 estará
afectada. Se puede presentar alta sensibilidad a todo lo que toca la familia, y
se vive situaciones de conflicto o desarmonía de un modo intenso.

También se puedo remover constantemente experiencias pasadas, sin


empuje para mirar hacia adelante.

¿Voy a tener demasiadas responsabilidades? ¿Voy a estar apoyado o cargaré


con el peso solo? ¿Cómo van a reaccionar la gente alrededor mío?
Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el
corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones. Es
importante aprender a pedir, a desarrollar confianza en sí mismo y tomar
decisiones identificando los talentos.

D3 = la tercera vértebra dorsal D3 está esencialmente relacionada con los


pulmones y el pecho. Todo lo que se percibe con los sentidos y que se siente
que roban paz afectarán esta vértebra.
Cuando ocurre se presenta una alta susceptibilidad, mal interpretación de las
expresiones de los y existe tendencia a juzgar cualquier persona o situación
que no ingrese en las creencias fijas. Se puede reaccionar fuertemente frente
a lo que considero ser una “injusticia”. Incluso volverse colérico, incluso
violento mientras no se esté de acuerdo con lo que se ve, percibe y escucha.

D4 = la cuarta vértebra dorsal D4 se refiere a los placeres, a los deseos, a las


tentaciones frecuentemente insatisfechos. A veces existen personas que
consideran que no merecen vivir sin satisfacer sus deseos o metas
específicas, no lo soportan y terminan sumidos en el mal humor o apatía en
actividades.
Suelen ser personas que sienten un vacío muy grande, generalmente
afectivo y el único modo que conocen de equilibrar este estado de ser y traer
algo “fuerte y determinante” en la vida será crear un estado de excitación de
modo natural o superficial. Por ejemplo, aquellas personas que ingresan a
estilos de vida donde la promiscuidad y adicciones de todo tipo les permite
evadir su vacío interior.

D5 = la quinta vértebra dorsal D5 está afectada cuando las personas se


encuentran en una situación en que creen pueden perder el control, surge la
inestabilidad, el pavor y hasta se puede llegar al llamado “pánico”

Si las cosas no suceden como se desea, llega la frustración, impaciencia e


incluso los incorrectos tonos de voz con el entorno. Se poseen grandes
ambiciones, necesidad de compararse con los demás y se busca vinculación
con personas y relaciones superficiales, viviendo decepción tras decepción,
porque el amor verdadero, sencillo no se conoce, no se ha cultivado, existe
ignorancia emocional.

Se debe observar que el mal estado de D5 frecuentemente está acompañado


de diversos malestares afectando mi hígado y mi circulación sanguínea.
D6 = la sexta vértebra dorsal D6, va a reaccionar cuando se es drástico en la
crítica consigo mismo y es posible que la educación recibida con rigidez sea el
detonante del malestar.
Existen personas que se crean preocupaciones inútilmente porque no dejan
de analizar cada uno de sus gestos, cada una de sus palabras, cada uno de sus
pensamientos para verificar que el proceder ha sido correcto. También ocurre
una afección con la culpa y el miedo acumulado que bloquea los chakras de
la zona que rodea órganos específicos.

Se vive en la frustración y la incomprensión, el resentimiento, destellando


envidia y celos en los demás. Por ello, una D6 en mal estado se suele
acompañar de malestar al nivel del estómago.
D7 = la séptima vértebra dorsal D7 es una trabajadora de trabajos forzados,
es decir, se ve afectada cuando no se permite al cuerpo descansar y suele
hacerse para evadir problemas emocionales o por miedo a ser sancionado en
algo.

Es importante recordar el derecho de tomar tiempo para relajarse,


entretenerse (arte, viajes, cine, caminar, deporte, cocinar, bailar, música,
tiempo con la pareja y afectos), deben recordar que tienen derecho de vivir
emociones en vez de dejarlas hervir y morir por dentro. Cuando se descuida
esto, los problemas en esta vértebra afectan el páncreas y duodeno.

D8 y D9 = las octava y novena vértebra dorsal se encuentran a la altura del


diafragma y están estrechamente vinculadas. Se afectan principalmente
cuando se vive en inseguridad debido a un miedo de perder el control en
una situación o con una persona. Se suele evadir los problemas, cumpliendo
patrones de vida de los grupos por miedo a ser criticado.

Una D8 lastimada puede acompañarse de dolores del diafragma y el bazo


(incluyendo los trastornos de la sangre) mientras que D9 en mal estado
estará acompañada de alergia o de un mal funcionamiento de las glándulas
suprarrenales o de urticaria, así como acné en la espalda o zonas pélvicas.

D10 = Cuando la décima vértebra dorsal D10 está afectada, esto suele
reflejar una profunda inseguridad y miedo a tomar decisiones. La confianza
está en su nivel más bajo y se puede evadir la realidad con un consumo más
grande de alcohol o de droga. Sin embargo, cuando vuelvo se vuelve al
estado normal se ve solo el lado negativo de las cosas.
Se suele estar preocupado por pequeñeces y se cae en enojos sin ser capaz
de manifestarlo y la sensibilidad está a flor de piel . Una D10 en mal estado
se acompaña frecuentemente de dolores en los riñones, reconocidos como la
sede del miedo.

D11 = Las anomalías en la onceava vértebra dorsal D11 vienen cuando el


sistema nervioso tiene dificultad en funcionar, se vive en mucha tensión
porque solo se piensa en problemas de modo obsesivo, sin ver la salida,
llegando incluso a tener ideas de suicidio porque se cree que se vive en la
incomprensión total.
Las dolencias en la D11 se acompañan frecuentemente de dolores en los
riñones así como de enfermedades de piel (eczema, acné, etc.).

D12 = la doceava vértebra dorsal D12 está afectada sobre todo cuando se
vive vive en un lugar cerrado, cuando todo está regado y muy junto
(elementos en desorden)
Existen entonces tendencia a criticar, juzgar, saltar fácilmente a conclusiones,
no porque se haya comprobado sino solamente porque se dejan guiar por
las observaciones aparentes, estereotipos
Una afección en el nivel de la D12 se acompaña frecuentemente de males
intestinales, dolores en las articulaciones, una circulación linfática deficiente
y a veces afecciones en las trompas de Falopio.

Los dolores en medio de la espalda son la señal clara de una relación difícil
con la vida y las situaciones de la existencia. Esta región de la espalda
corresponde también al movimiento de exteriorización de la energía de vivir
que fluye decisión de cada quien, dependiendo del nivel de madurez. Esto
significa que en período de madurez interior (cuando adquiero experiencia),
varias cualidades divinas tales como la confianza, el amor, el desapego (es
decir el libre albedrío) sobre todo en el plano afectivo) están puestas a
prueba y se requiere decidir ser humilde para mirarse y aprender.

Los dolores de espalda e incluso la espalda curvada pueden significar diversas


cosas: culpabilidad en unas situaciones, amargura o una débil confianza en sí
mismo vinculada a una vida pesada de sobrellevar.
En esta zona se denota un gran sentimiento de impotencia frente a una
situación presente difícil de tratar y en la cual se necesitaría ayuda. La
desesperación puede aparecer porque no se siente apoyo en el plano
afectivo; hay tendencia a retener las emociones y se vive mucho en el
pasado sin querer renovarse y postergando proyectos.

Como vemos Zeferinos, la forma en que se asumen las emociones, creencias


y convicciones se combinan para definir la personalidad están estrechamente
vinculadas con la salud física. Vivir no es sencillo y cuando un chakra está
bloqueado, existen especialistas que nada logran solo con medicación porque
si bien existen diversas técnicas para desbloquearlos (reiki, cromoterapia,
magnetoterapia, gemoterapia y mantras angélicos), si la persona no decide
mirarse con humildad, perdona, suelta el pasado y aprende a estudiar sus
emociones, sentirá que cada cierto tiempo retrocede.

Las creencias limitantes suelen ser que los demás deben ser como se espera,
que cada quien puede y tiene la obligación de comportarse como “lo
necesitas”, olvidando que las sanas relaciones humanas ocurren por afinidad
emocional y sobre todo por sincronismo en valores. Por otro lado, identificar
cómo las figuras progenitoras han contribuido con su proceder a incorporar
elementos positivos o negativos en la mente es necesario para determinar
cuáles deben reordenarse y cambiarse para el mayor bien.
La fe en el creador, la voluntad para aprender y ser feliz sin recetas de la
masa o de grupos es ser auténtico y las personas libres por dentro crean
pensamientos saludables, saben dejar el ayer con determinación y se
focalizan en la creación de sus sueños con esperanza y esmero. Vivir
rumiando el pasado o repetir errores por necedad solo traerá mayor
enfermedad a nivel físico, mental y espiritual.